Navigation – Plan du site
Livraison juin

Aproximación al Diario de Lima (1790-1793) y a Jaime Bausate y Mesa, su autor

Jean-Pierre Clément

Résumés

Dans cet article, nous étudions la personnalité singulière de Jaime Bausate y Mesa (de son vrai nom Francisco Antonio Cabello y Mesa, personnage d’un orgueil assez exceptionnel qui dut s’exiler en France pour afrancesamiento en 1813, mais aussi véritable homme de presse, qui fit ses premiers pas dans le monde du journalisme au Diario de Madrid avant de créer le Diario de Lima en 1790, puis, en 1801 le Telégrafo mercantil de Buenos Aires. Nous analysons également ce Diario de Lima que Jaime Bausate y Mesa présentait abusivement comme le premier périodique fondé en Amérique, nous attachant notamment à l’étude de sa rivalité et complémentarité avec le prestigieux Mercurio peruano qui lui survécut pendant deux ans.

Haut de page

Texte intégral

1Aunque nació la prensa periódica en el siglo XVII, fue la centuria siguiente la que vio su verdadero despegue; ella, también portadora de las ideas nuevas, no dejó de acompañar el movimiento ilustrado, que fue marcado por el impacto de títulos como The Spectator y The Gazetteer, el Journal de Trévoux y el Mercure de France, el Pensador y el Espíritu de los mejores diarios…, etc. A este respecto, podemos decir que, si Hispanoamérica tuvo un desarrollo parecido al de Europa, fue con un ligero desfase, muy comprensible, por la intervención de factores propios del Nuevo Mundo: alejamiento y dificultuosas relaciones marítimas, debilidad tecnológica, falta de medios, corto número de lectores potenciales, etc.

2El Perú conoció una evolución paralela a la de la Península y de lo restante de América: después de un período en el que se publicaron hojas ocasionales o coyunturales, de tipo Noticia, Relación o Suceso, se iba a imprimir con cierta regularidad, aunque no perfecta, un auténtico periódico, la Gaceta de Lima. Cambiaron los autores y hubo interrupciones (en especial una, que se prolongó 25 años, en la segunda mitad del siglo XVIII), pero se editó de 1743 a 1821 (1743-1767, 1792-1793, 1795, 1798-1804, 1805-1810 y 1810-1821) y fue prácticamente el único periódico peruano durante la mayor parte del siglo. Sus dos características esenciales fueron su aspecto oficialista, que hacía de ella un instrumento al servicio del poder central, y su interés limitado hacia lo peruano, por lo menos en los comienzos.

3A fines de la centuria ilustrada, aparecieron, en pocos meses, periódicos muy nuevos, que no eran órganos oficiales y no daban sistemática y únicamente informaciones de las partes externas del país, sino ante todo noticias del Perú. Fueron los verdaderos primeros periódicos de la colonia y llevaron los nombres de Diario de Lima (1790-1793), Mercurio Peruano (1790-1795) y Semanario Crítico (1791). Como lo nota un contemporáneo,

  • 1 « Idea de un Nuevo papel Periódico […] con el título de Semanario Crítico », Mercurio Peruano, vol. (...)

Lima se ha puesto por fin al nivel de México en el tiempo de su mayor lustre: tiene un Diario, un Mercurio, y un Semanario Crítico. Si todos estos Papeles sobreviviesen igualmente á los desengaños del tiempo, se podia temer que algun nuevo Autor viniese á presentarse en este teatro literario, proponiéndo la idea de dar á luz un Espíritu de los mejores Papeles Periódicos de Lima1.

4El Diario de Lima fue el primer diario publicado con regularidad en el mundo hispanoamericano, puesto que sus homólogos coloniales no salieron a luz hasta comienzos del siglo xix: el Diario de México en 1805-1814, el Diario mercantil de Vera Cruz en 1807-1808, el Diario de La Habana en 1811. En cuanto a los otros dos periódicos peruanos, Mercurio y Semanario, fueron, a imitación de publicaciones como The Spectator en Inglaterra o El Censor en la Península, obras de reflexión y no de información (lo que también era gran novedad).

  • 2 El Mercurio Peruano, 1790-1795, Francfort : Vervuert ; Madrid : Iberoamericana, 1997-1998, 2 vols.
  • 3 B. N. Lima, signatura: XP 985 205 D6. Desgraciadamente esta colección ha padecido mucho del gran in (...)

5En otras ocasiones ya estudié detenidamente el Mercurio Peruano2, interesantísimo, tanto por su forma, su equipo redaccional y su público como por su contenido, porque prefigura la prensa del siglo XX ; ahora, me parece útil proseguir el panorama de la prensa peruana con el presente trabajo, que no es más que un primer paso hacia el estudio del Diario de Lima3, una presentación del mismo.

I - El Diario y su autor

  • 4 BAUSATE Y MASE, J., Representación de 16 de marzo de 1791, dirigida a Carlos IV -que llamaremos en (...)
  • 5 MEDINA, J. T., La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

6La aventura empezó cuando, a vista de un informe favorable al proyecto, presentado por Manuel de Arredondo, Regente de la Audiencia de Lima, y con fecha de 22 de julio de 1790, el virrey del Perú, Francisco Gil de Taboada y Lemos concedió a un tal Bausate y Mesa una licencia para imprimir el periódico4; el texto encomendaba también la vigilancia permanente de la publicación a José de Gorbea y Vadillo, fiscal del mismo tribunal5.

1. Presentación del Diario

  • 6 Análisis del Diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial, Que con privilegio de este Real y Supe (...)
  • 7 Análisis del Diario, t. I, págs. 1-8, así repartidas: título (p. 1), presentación del periódico (pp (...)

7Como solía pasar en aquellos tiempos, el periódico apareció primero bajo forma de lo que se llamaba un prospecto, especie de «preperiódico» en el cual los autores exponían al público las características esenciales de su futura publicación; según el éxito ganado por este anuncio (buena o mediana recepción del papel), se lanzaban o no a la aventura. En el caso que nos interesa ahora, se tituló tal ensayo Análisis del Diario y salió en agosto de 1790 (probablemente el día 1°)6. Ahí presentaba su editor, Jaime Bausate y Mesa, el concepto general de la obra, el plano de la misma (secciones y temas que iban a presentarse) y las condiciones de la suscripción7.

  • 8 Ver nota de Bausate en el Diario de 2 de enero de 1791, pág. 3. En el número del 17 del mismo mes, (...)

8El periódico propiamente dicho salió a luz por primera vez el viernes 1° de octubre de ese mismo año de 1790, de las prensas de la imprenta de Niños Expósitos, que ya habían fabricado el prospecto. Luego, desde enero de 1791 y hasta que desapareciese, el periódico se estampó en la imprenta que el propio autor había comprado, dos meses antes en la calle de las Campanas8. A partir de ahí, se publicó cada día, incluido el domingo, hasta su último número, de fecha 26 de septiembre de 1793. Cada entrega solía tener 4 páginas ; unos pocos números tuvieron 8.

  • 9 « Los Residentes en esta Corte no podrán suscribir por menos tiempo que el de un Mes, pagando adela (...)
  • 10 Manuel de Mendiburu, Diccionario histórico-biográfico del Perú. Lima: Impr. Enrique Palacios, 1931- (...)
  • 11 Diario de Lima,1° de diciembre de 1790, p. 4.
  • 12 Diario de Lima, 30 de enero de 1791, p. 4.
  • 13 Diario de Lima, 30 de enero de 1791, p. 4.
  • 14 Diario de Lima, Nota al final de la lista de suscriptores, t. I.

9La suscripción mensual fue, primero, fijada en 15 pesos para la gente que residía en Lima9, a quien un repartidor entregaba en casa, a partir de las 9 de la mañana, el número del día; en cuanto a los que vivían fuera de la capital, tenían el porte a su cargo. Hubo un total de 409 suscriptores10, pero parece que esta cifra no fue bastante exitosa («los nuevos [suscriptores] son pocos»), y el autor se vio obligado a bajar el precio y las condiciones para tratar de atraer más clientes: a partir del 1° de enero de 1791, la tarifa bajó a 12 pesos, y a 15 para los residentes foráneos11. Y es probable que no mejoró la situación, puesto que dos meses después se extendió la tarifa de 12 pesos a los clientes externos12. Además, el Diario se ofrecía a la venta en algunos lugares del centro de la ciudad, como la librería de José Romero, bajo los soportales del Cabildo13; se vendía también en otras ciudades del Perú: Arequipa, Cajamarca, El Cuzco, Huamanga, Huancavelica, Huanta, Huánuco, Ica, Moquegua, Nazca, Pasco, Tacna, Tarma, Trujillo, así como en el Alto Perú (La Paz, Potosí, y La Plata o Chuquisaca)14, pero el periódico llegaba muy probablemente, según el caso, con algún día (o algunos días) de retraso a causa de la lentitud del transporte.

  • 15 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, pág. 213. Repetirá la imagen en el Análisis del Diario, pág. (...)
  • 16 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. de 1790, pág. [2], y t. IV, n° de 1° de (...)
  • 17 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Bauzate y Mesa ».

10Último elemento que merece ser mentado ahora: el autor se apoyaba sobre una especie de academia, fundada por él mismo. La razón de su existencia proviene de que, al llegar a Lima, Bausate y Mesa consideró que esta capital estaba dormida. Él iba, pues, a tratar de despertarla de su «inacción letárgica»15 y de «ponerla en movimiento»16. Para lograrlo, constituyó una Sociedad Filopolita, de la que sólo conocemos los apodos de algunos de sus individuos: Aristarco, Midósolo, Filomito, Eumolpo, Arcadio, etc.17

11La investigación posterior pareció darle razón. Así el Dr Barreda Laos mostró muy acertadamente cómo la elección de José Villalta como rector de la Universidad de San Marcos, en 1783, significó el triunfo de la escolástica, es decir, el estancamiento de la vida intelectual en la capital virreinal:

  • 18 BARREDA LAOS, Felipe, Vida intelectual del virreinato del Perú [1909], Lima, Universidad Nacional M (...)

« Los proyectos de reforma fracasaron ante esta derrota irremediable; la Universidad, no obstante los esfuerzos que por reanimarla hicieron los virreyes Jáuregui y Croix, y el director de estudios José de Rezabal y Ugarte, siguió viviendo en lamentable abatimiento y absoluta inercia. »18

12O sea, que parece tener razón Bausate y Mesa al impugnar el adormecimiento de este grupo naciente de los intelectuales, que iba a volverse en uno de los motores de las sociedades modernas. Pero esta realidad se ha de matizar: en efecto, contra el inmovilismo de un Villalta se levantó el grupo de los partidarios de la modernidad (los que había perdido la elección universitaria), entre los cuales destacaban los nombres de José Baquíjano y Carrillo, Juan Egaña, Demetrio Guasque, José Hipólito Unanue, Tomás de Méndez y Lachica, Diego Cisneros, Francisco González Laguna, y otros más. Rebeldes en la derrota, se fueron reuniendo con regularidad y decidieron relanzar la difunta Academia de la Juventud Limana, creada unos años atrás por algunos de ellos. La nueva asociación fue la Academia Filarmónica (1787); pero, al año siguiente, por razones múltiples y concretas (viudez de uno, nombramientos externos de otros, enfermedades, etc.), el grupo se disgregó. Con los meses se aplanaron las dificultades y, en el primer trimestre de 1790, de nuevo reunidos los mismos, con algunos más, fundaban la Sociedad Académica de Amantes del País de Lima, que iba a animar la vida intelectual y cultural del virreinato durante cinco años, en particular merced a la publicación de su órgano, el Mercurio Peruano (1790-1795).

13En conclusión, podemos decir que Bausate y Mesa yerra al denunciar el letargo de los limeños, o mejor, pensamos que no comete error, sino que presenta así la situación para resaltar su propia iniciativa. La personalidad de este autor nos ayudará a entender la situación.

2. Jaime Bausate y Mesa, compositor del Diario de Madrid

  • 19 En su 1a Representación, dice ser « de edad de 26 años y oriundo de los reinos de España de la prov (...)
  • 20 Ver « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Esc (...)
  • 21 TERRONES NEGRETE, E., « El periodista Jaime Bausate y Mesa », p. 2.

14El editor del Diario de Lima, Jaime Bausate y Mesa, nació en Extremadura en 1765, como nos informa él mismo19. Pero, según consta del libro 38 de los del Cabildo de Lima, era hijo de Vicente Cavello y María Úrsula, y su verdadero nombre era Francisco Antonio Cavello y Mesa20: Jaime Bausate y Mesa, pues, sólo fue un seudónimo. Según Eudoro Terrones Negrete, «estudió Filosofía y Derecho en las universidades de Toledo y Salamanca»21.

  • 22 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Bauzate y Mesa ».
  • 23 HERR, Richard, España y la revolución del siglo xviii ; trad. del inglés por Elena Fernández Mel. M (...)

15Por otra parte, Mendiburu nos aprende que había sido catedrático de historia literaria en el Colegio Imperial de Madrid22; en realidad, formaba parte del grupo de profesores laicos que, con algunos religiosos, constituyó el cuerpo docente de este ex establecimiento jesuita, reformado según las ideas ilustradas por la Real Cédula de 19 de enero de 1770 e inaugurado, con el nuevo nombre de Reales Estudios de San Isidro, el 1° de noviembre de 177123.

16Entre otras actividades, Bausate tradujo en verso Las Aventuras de Telémaco, hijo de Úlises de Fénelon (Madrid: Benito Cano, 1787, 2 vols, 8°). De esta traducción, dice el Memorial Literario de diciembre de 1787 que está «en mal verso y peor lenguaje». Quizá sea por eso porque no aparece el nombre del traductor en el libro.

  • 24 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Diario de Lima ».
  • 25 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole de 1737 à 1791. Formation et signification d'un genre, París, (...)
  • 26 SEMPERE Y GUARINOS, Juan, Ensayo de una Biblioteca española de los mejores escritores del reynado d (...)
  • 27 Charles-Joseph Pankoucke (1736-1798) fue uno de los más importantes editores de su época. Se le deb (...)
  • 28 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, pp. 59 (sobre Thévin), 128-130 (sobre el Diario de Madrid) (...)

17Mendiburu añade que Bausate «fue allí [en Madrid] durante 15 meses editor del Diario por muerte de Santiago Tevín»24. El periódico del que habla, el Diario curioso, erudito y comercial, público y económico de Madrid, publicado a partir de 1758, tuvo inicialmente un gran éxito, probablemente gracias a su autor principal, Francisco Mariano Nipho25 ; al cabo de un año y medio, vendió su parte del privilegio a su asociado, Juan Antonio Lozano, quien continuó la publicación de la obra hasta su muerte en 1780 ; a partir de ahí, bajo la dirección de su hijo Pablo, decayó el periódico y desapareció en 1780. Después de un eclipse de algunos años, salió de nuevo a luz en 1786, con el título de Diario curioso, económico y comercial 26 y merced a un librero francés, Jacques Thévin (Santiago Tevín), que había recomprado la licencia como mandatario en España del famoso librero y editor Pankoucke27. Paul_J. Guinard, que nos informa sobre este punto28, precisa lo siguiente:

  • 29 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 224.

« Après la mort de Thévin en 1787, le Diario est plus ou moins bien géré par la veuve du Français, et contrôlé (on ne sait au juste à quel titre), par un Alcalde de Casa y Corte, Joseph Pérez Oliver. »29

18Este último personaje era probablemente lo que se llamaba el revisor, funcionario real encargado de vigilar la publicación. Más adelante, el investigador francés se interroga:

  • 30 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 225 n. Notemos de paso que el Mercurio Peruano reproduci (...)

« Qui rédigeait et composait le Diario ? Thévin, puis ses héritiers n’étaient que les propriétaires du journal. Quelques documents donnent les noms de compositores, ainsi, en 1788, Miguel de Manuel et Felipe David Otero (A.H.N., C[onsejos], 50 674); mais étaient-ils seuls ? En 1790, le compositor était P. A. Salanova […] »30

  • 31 Jurista de buen renombre, Miguel de Manuel y Rodríguez era además bibliotecario de los Reales Estud (...)

19Parece, pues, que Bausate fuera el eslabón ausente en la cadena de los compositores del Diario de Madrid mencionados por Guinard, entre Thévin y Miguel de Manuel31. Los 15 meses, de los que habla Mendiburu, y que Bausate ocupó en la redacción del periódico madrileño, se encajarían ahí, en los años 1787-1788.

3. Del Diario de Madrid al Diario de Lima

  • 32 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 230 n.
  • 33 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 55.
  • 34 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 57.

20Imagina muy lógicamente Paul-J. Guinard (excelente conocedor de la prensa dieciochesca) que «la fortuna del Diario debió de parecer tentadora a más de un publicista […]»32. Parece, en efecto, que Jaime Bausate y Mesa no haya podido renunciar al recuerdo (muy reciente, hay que confesarlo) del fascinante experimento que acababa de vivir y del que ignoramos totalmente por qué y cómo acabó para él. Probablemente, lo movió también el deseo de enriquecerse; en efecto, recuerda el profesor Guinard que la época, es decir, la que vivió nuestro compositor en la redacción del Diario de Madrid, fue «la segunda edad de oro de la prensa española»33 y que los periódicos dejaban en aquellos momentos buenas (y, a veces, excelentes) ganancias a sus dueños34. Parece probarlo el hecho de que, apenas desembarcado en Lima, decidió nuestro publicista lanzarse a la aventura, como si no hubiera pasado a América más que con este fin. Él mismo cuenta así lo sucedido en un documento que nos ofrece José Toribio Medina:

« […] hago presente: Que en 17 de Abril de 1790, llegué a este tan remoto clima, en donde advertí, que aun habiendo muchos sabios y doctores en toda materia, permanecían en una inacción letárgica, sin que ninguno se arrestase a publicar una obra periódica que los inquietase y pusiese en movimiento.

  • 35 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)

Visto esto determiné emprender la laboriosa tarea de un diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial, como el que corre en esa y demás Cortes de la Europa iluminada. »35

  • 36 En efecto el título preciso del periódico madrileño ha variado, siendo sucesivamente: Diario notici (...)

21Podemos notar que, por una parte, alude obviamente al Diario de Madrid («como el que corre en esa y demás Cortes de la Europa iluminada») y que, por otra parte, vuelve a utilizar, para su periódico limeño, exactamente el mismo título, con la misma serie de epítetos y el el mismo orden, que el que llevaba el periódico madrileño mientras lo atendía el propio Bausate36.

22Además, en su Análisis del Diario, en el cual, recordémoslo, expone sus intenciones, proclama la filiación estrecha que existe entre el Diario de Lima y su antecesor madrileño: después de explicar (pág. [1]) que la prensa periódica permite difundir las Luces y el progreso, anuncia en un segundo párrafo:

  • 37 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, p. [2].

« En la [Corte] de Madrid, a estímulos del gloriosísimo Señor Don Carlos III (que en paz reposa), el Real y Supremo Consejo de Castilla, presentó un Plan compuesto de los cuatro adjetivos, curioso, erudito, económico y comercial, y bajo de él se dio a la luz el Sábado 1. de Julio del año 86 el Diario que hasta hoy sigue con tanta aceptación como utilidad […] »37

23Tal presentación responde a la necesidad de ofrecer garantías al poder: puesto que su (nuevo) periódico es un descendiente o, mejor, un hermanito de aquel hermano mayor que fue el Diario de Madrid, el apoyo oficial del que pudo aprovecharse éste no le puede faltar a su homólogo limeño, para el cual el autor pide, por este texto, la licencia de imprenta.

4. El contenido del Diario : de las intenciones a la desaparición

24Toda la aventura había comenzado con grande y declaradas ambiciones:

  • 38 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, p. [3].

« Así, pues, en este Diario, cuyo fin es dispertar (sic) la aplicación y gusto al estudio, en todas clases [d]e Ciudadanos, está el diversificar la ins[tr]ucción, en mezclar lo serio con lo jo[co]so, lo árido con lo ameno, y lo peno[so] con lo deleitable: tratar hoy de las Cien[cias] y Artes mayores, y mañana de los [obje- / asun]tos del mayor mecanismo, como se [nota] en el siguiente Plan ».38

25El autor se siente listo para arrasar los obstáculos y llevar la Ilustración a los peruanos. Y su entusiasmo está compartido por otros: el dominico Fr. Mariano Albítez, por ejemplo, exaltó la iniciativa de Bausate y Mesa en una carta que le escribió y que éste se apresuró a publicar entre las primeras páginas (fols. 2 a 5) del tomo I. Y el propio virrey, claro que de manera más moderada, explicaba a posteriori en su Memoria de Gobierno :

  • 39 Cit. por J. T. MEDINA, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

« […] duró [el Diario de Lima] dos años y su editor dio a luz diferentes rasgos de educación, noticias curiosas y divertidas con otros monumentos inéditos, dando todo materia a instrucción, ocupación honesta y giro doméstico de los ciudadanos. En él se manifestaban las compras, ventas, alquileres, pérdidas y otras cosas que facilitaban los auxilios que por falta de noticia no disfrutaban. »39

26O sea, que la primera impresión que se desprendía era claramente favorable.

27El contenido del periódico venía anunciado en la segunda parte del Análisis, donde el autor precisaba que, después de la agenda (fecha, santo del día, datos meteorológicos y astronómicos), vendría una parte histórica sobre temas muy variados pero concretos:

  • 40 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, pág. [5]. - Se vuelve a encontrar ahí lo que existía en el (...)

« seguirá el rasgo Histórico-Crítico, siendo cada día diferente su materia, de forma que no hay Ciencia, Arte, Manufactura, Cálculo, Invento, etc. que se halle exento de este Papel. »40

  • 41 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, p. [6].

28Luego se ofrecerían informaciones locales: anuncios breves, espectáculos, entradas y salidas de los navíos, nombramientos civiles y eclesiásticos de interés, textos legales, resultados de la lotería (cada lunes), datos demográficos41. Finalmente, un periódico favorablemente recibido, como lo recalcaba la opinión del mercurista José Rossi y Rubí:

  • 42 « Prospecto », Mercurio Peruano, vol. I, 1° de dic. de 1790, p. [4].

« Tiene [Lima] un Diario Económico, que siguiendo la prudente direccion que se le está dando, extiende el Plan de los asuntos interesantes á la vida sociable ».42

29Y otro redactor del Mercurio Peruano, el gran médico ilustrado José Hipólito Unanue, en un informe al virrey Gil de Taboada de 15 de octubre de 1794 sobre la prensa periódica del virreinato, insiste en el aspecto útil del (entonces difunto) Diario :

« […] su principal utilidad consistía en la facilidad que daba al giro doméstico de esta capital. Las compras, ventas, los alquileres, pérdidas, etc., que para efectuar las primeras, o descubrirse las últimas, necesitaban de parte de los interesados dar mil pasos, las más veces infructuosos, se evitaban con sólo avisar el editor del Diario, quien al día inmediato hacía circular la noticia que se quería con todas las explicaciones posibles. Además, por este medio, ocurría con mucha más celeridad el tráfico interno; entretanto que las noticias de salida y entradas de barcos y el estado de sus cargamentos, que igualmente se apuntaban, hacían más expedita la comunicación del externo. »

  • 43 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Bauzate y Mesa ».

30Como se observa aquí, el plan anunciado fue respetado, pero no sirvió mucho, pues la empresa se vino abajo. A pesar de ser Bausate y Mesa reemplazado como compositor, en 1792, por Martín Saldaña43, el periódico no sobrevivió más allá del año, como lo atestigua el virrey Gil de Taboada en su Memoria de Gobierno :

  • 44 Cit. por J. T. MEDINA, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

« No obstante esta útil idea, no le fue preciso al editor continuarla, por no compensar los gastos a la utilidad […] »44

  • 45 Véase el caso del Mercurio Peruano que pasó de 220 suscriptores en el primer mes a 399 en el cuarto (...)

31Parece ser que los lectores perdían cada día más el interés por este periódico, cuyo autor no tenía, según palabras del virrey ya citadas, «la aptitud necesaria», y las ventas se derrumbaron. Cabe precisarse, sin embargo, que esto no es un fenómeno excepcional, ni mucho menos: lo conocieron todos o casi todos los periódicos de aquella época: a comienzos generalmente entusiastas, a los cuales concurrían muchos lectores, solía suceder un cruel reflujo que dejaba a los promotores sin los fondos suficientes para que siguiera adelante la empresa45.

32En el caso del Diario, fueron múltiples los motivos. Primero, se produjo un irresistible y habitual movimiento de moda, muy probablemente debido a que se publicaban entonces las listas de los suscriptores, lo que permitía que la gente socialmente mal considerada se codeara, por nombre interpuesto, con la aristocracia de la colonia, como lo corrobora Fray Mariano Albítez:

  • 46 Carta a Jayme Bausate y Mesa, en Diario de Lima, 1790, t. I. Notemos que, al referirse a sus propio (...)

« Los sabios, los ignorantes, la plebe, el siglo, los claustros, los dos sexos, todos votan á favor de una empresa que se hace por tantos títulos recomendable »46.

33De ahí que el fenómeno de adhesión al periódico fuera tan agudo como pasajero. Pero, en el caso del Diario, es probable que la razón principal de su decaimiento residiera en la baja de calidad de los artículos publicados, como lo evidencia una declaración del mercurista Demetrio Guasque quien exclamó, en 1794, a propósito de su muy amado periódico,

  • 47 « Oración fúnebre… », Mercurio Peruano, vol. XI, núm. 379, 21 de ag. de 1794, p. 266.

« ¡Infeliz Mercurio mio, […] ¿cómo, dime, veniste á ser más chabacano que el Diario […]? »47

34Por fin, por lo que toca a este último, se puede pensar que, en el origen de esos momentos decadentes, está el hecho de que muchos lectores fueron seducidos por la calidad superior de los textos del Mercurio Peruano, cuyo primer número había salido de prensas el 2 de enero de 1791. Y si algunos (130 personas en total) mantuvieron une suscripción a ambos periódicos, fue con toda verosimilitud muy superior el número de los que se eligieron en contra del Diario, y dejaron de suscribir para pasar a su competidor.

II - La personalidad de Bausate y Mesa

1) Un periodista de profesión

  • 48 Miguel de Manuel, por ejemplo, al cual ya aludimos y que fue su sucesor inmediato, era individuo de (...)
  • 49 En el Análisis del Diario, el autor anunciaba: « Este Diario empezó á correr desde el dia 1. del pr (...)

35No se sabe nada de las actividades profesionales de Jaime Bausate y Mesa. Como ya lo adelantamos, parece (pero carecemos de pruebas) que sólo haya pasado al Perú para lanzarse a la aventura del Diario. Probablemente después de un fracaso personal en Madrid, donde fue sustituido en la dirección del Diario por otros de más talentos 48. En efecto, no perdió tiempo, como si lo tuviera todo calculado de antemano: llegado a Lima el 17 de abril de 1790, publicó el prospecto (o Análisis) en agosto (probablemente el 1° del mes), y previó la salida del periódico para el 1° de septiembre49; pero, como era de prever, las licencias fueron más difíciles de obtener de lo que pensaba, de ahí que le fuera necesario retrasar la publicación del primer número hasta 1° de octubre. Sin embargo, todo esto fue bastante rápido (unos tres meses), y es evidente que tal trabajo de creación periodística no pudo ser obra de un novato en el oficio (basta examinar la habilidad de la argumentación de su Análisis); tampoco podía deberse a quien tuviera, por otra parte, una plena ocupación profesional, porque el tipo de periódico que es un diario significa estar cotidianamente atareado, como el propio Bausate y Mesa lo explicaba en una súplica al rey:

  • 50 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación …, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, (...)

« Por esta empresa tan gloriosa e interesante a la Corona, abandoné las principales atenciones de mi subsistencia. »50

  • 51 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)
  • 52 « el privilegio de que yo solo pueda imprimir y vender catecismos, catones, libros llamados de cuar (...)
  • 53 Felipe V, Real Cédula, confirmando el privilegio en la impresión de libros de rezo, concedida por F (...)

36El texto al cual aludimos es una Representación dirigida a Carlos IV, auténtica relación de méritos en la que, a cambio de su empresa (útil para la patria, piensa él), pedía la concesión de algunas mercedes. Así, solicitaba para su imprenta de la calle de las Campanas («mi oficina de imprenta»51) el título de Real ; también requería, además de la licencia para la impresión del periódico, un privilegio para la impresión y la venta de los catecismos y libros de educación moral52 ; pero tradicionalmente estos privilegios pertenecían a órdenes religiosas y, en particular, a los Jerónimos del Escorial53; estos últimos estaban representados en Lima por fray Diego Cisneros, uno de los más activos mercuristas, a quien nadie se atrevería a quitar el privilegio de que gozaba, porque estaba entonces protegido por la reina María Luisa, esposa de Carlos IV.

  • 54 Notemos que lo que él presenta como esfuerzos financieros fueron, en realidad, inversiones en una e (...)
  • 55 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)

37En este mismo texto, Bausate y Mesa también mencionaba los sacrificios económicos54 que había tenido que hacer para poder publicar el Diario de Lima; a consecuencia de ello, solicitaba un cargo en concordancia con sus cualidades o, como escribía, una « plaza correspondiente a [su] desempeño y circunstancias »55. En apoyo a su pretensión aducía dos argumentos: el primero era que él era el yerno de Miguel Blanco, « relator propietario » de la Audiencia de Lima, al haber casado con la hija de éste, María Dolores Rodríguez Blanco; el segundo, de más peso, era el que, en dos ocasiones, había gastado toda su hacienda para publicar el Diario : « no compensando las utilidades de su venta a los crecidos costos he suplido más de mil pesos ». Algunas líneas más lejos, se quejaba aún más:

  • 56 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)

« En esta empresa tan gloriosa ocupo los tiernos años de mi juventud -recordemos que no pasaba entonces de los 26 años-; y por mantenerla estoy para acabar con las cortas facultades que poseo, cuya degracia sintiera en mi corazón, por la falta que podría hacerle a mi esposa Doña María Dolores Blanco […] »56

2) Gran soberbia

  • 57 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)

38Se ve despuntar aquí («empresa tan gloriosa») un rasgo dominante del carácter de este autor: el orgullo. Es evidentemente lógico que, en un texto de este tipo, o sea, una relación de méritos, exponga el autor cuanto le puede ser favorable para obtener el justo pago de sus esfuerzos. Parece normal que diga (y no es afirmación totalmente errada o estrafalaria) que el Mercurio Peruano es su «hijuelo». Se puede aceptar que cite en su beneficio documentos, como esta carta de Fr. Mariano Albítez, en la cual el dominico dice, según la transcripción de Bausate y Mesa, que el Diario es « proyecto magnífico, designio grande, pensamiento brillante, empresa útil y necesaria, idea sublime y una obra digna de los aplausos públicos, de los elogios de los existentes, de una gloriosa memoria en los fastos de la posteridad […] »57, porque no es el elogiado quien lo dice.

39Pero es indecente que se haya atrevido a afirmar él mismo:

  • 58 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)

« Mas (¡oh amantísimo monarca!) tengo la gloria de que fui el primero que escribió periódicamente en este vasto imperio. Pizarro dio a España un crecido número de vasallos; pero bárbaros e infieles. Yo presento ahora a V. R. M. C. muchos más; pero racionales e idóneos para la inteligencia y observancia de los preceptos de ambas Majestades. »58

40Observaremos que no fue él el primero en publicar periódico, ni en América, ni en Lima; otros muchos hubo antes de que él se dedicara a esta actividad. Además, y es más fuerte la cosa, se compara con Pizarro de dos modos: primero implícitamente, porque abrió su carta diciendo que era extremeño (y todos los lectores saben que era éste el origen del conquistador), y luego, explícitamente, alegando que, como lo había hecho el famoso conquistador, él estaba dando nueva vida al Perú. Pero hay más todavía, y es que se las arreglaba para pintarse como superior a Pizarro, porque, si éste dio al rey de España vasallos nuevos, hace notar que sólo eran «bárbaros e infieles», mientras él, Bausate y Mesa, ofrecía al soberano «muchos más, pero racionales», o sea que cuando el aporte de Pizarro lo constituyen hombres salvajes (tradicionalmente situados entre los monstruos y los hombres), él proporciona hombres auténticos, dotados de razón y aptos para volverse súbditos obedientes.

41Por otra parte, es totalmente incongruente que haya expuesto la misma argumentación que en la Representación al rey, en un texto que no es una relación de méritos, sino el « Prólogo » al Diario, en el que se presentaba a sí mismo como el nuevo salvador del país:

  • 59 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. de 1790, pág. [2]. Recordemos que las l (...)

« ¿Y habiendo [en Lima] Almas tan bell[as] no ha salido una que (cuando no las ilustre) las inquie[te] y ponga en movimiento? ¿Que una de tantas y tan duras plumas, no haya dejado el rincón de su reposo? Se cre[ye]ra que esta gloria estaba sólo guardada para otro extremeño, que imitador de PIZARRO viniese a gan[ar] con su Pluma lo que éste con la Espada; No, no soy t[an] vano, aunque la suerte quiso que también fuese ext[re]meño: El acaso ha sido siempre origen de memorial[es] empresas. »59

  • 60 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)

42Sobre otro tema manifestaba una vanagloria tan ridícula: para defender su obra y probar su mérito, explicaba que su periódico era muy leído; lo que era verdad, ya que alcanzó el número muy respetable de 409 suscriptores. Pero en vez de decirlo muy llanamente, se creyó obligado a exclamar, de modo enfático, que se encontraba su Diario en los rincones más perdidos del mundo, ¡hasta «en el rancho del indio salvaje»60¡, lo que, dadas las condiciones de aquella época, resulta totalmente ridículo.

43Tal postura es habitual en el personaje, y coincidimos con Mónica P. Martini cuando ella escribe que

  • 61 Ya dijimos que el verdadero nombre de Jaime Bausate y Mesa era Francisco Antonio Cabello y Mesa.
  • 62 MARTINI, Mónica P., Francisco Antonio Cabello y Mesa. Un publicista ilustrado de dos mundos (1786-1 (...)

« un egocentrismo casi paranoico teñido de megalomanía mueve a don Francisco61 a dar a cuanto emprende un valor desmedido y a suponer, por ende, que debe ser ampliamente recompensado. »62

Firma de Jaime Bausate y Mesa (en José Toribio Medina, La Imprenta en Lima, 1584-1824, t. III.)

Firma de Jaime Bausate y Mesa (en José Toribio Medina, La Imprenta en Lima, 1584-1824, t. III.)

3) Consecuencias de tal postura

  • 63 BAUSATE Y MESA, J., Representación…, 5 de agosto de 1791, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol (...)
  • 64 BAUSATE Y MESA, J., 2a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)
  • 65 BAUSATE Y MESA, J., 2a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)
  • 66 BAUSATE Y MESA, J.; afrentosa también para el Mercurio Peruano, que dedicó la cuarta parte de sus p (...)
  • 67 BAUSATE Y MESA, J., 2a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)
  • 68 « El Rey, a quien he dado cuenta de esta instancia [de Bausate], quiere que sobre su contexto infor (...)

44Evidentemente, su actitud fue contraproducente y su requerimiento de 1791 al rey concluyó de manera inversa a la que esperaba y por la cual lo había presentado. Al cabo de algunos meses, como seguía sin tener respuesta, realizó un resumen de su súplica (5 de agosto de 1791), que mandó a Madrid para tratar de reactivar su trámite. Ahí repetía los argumentos de la primera Representación: él es el «primer escritor público que han tenido estos dominios desde su conquista»63, el Diario tiene buena aceptación («con general aplauso y provecho sigue hasta de presente»64), de él procede el Mercurio Peruano, cuyos autores reconocen públicamente este origen65. Añadía el autor que acababa de comenzar la publicación de una descripción del Perú por provincias, «que (sin pasión) será la más acertada que se lea»66. Concluía la súplica pidiendo el privilegio para la publicación del Diario de Lima67. Poco después, el virrey del Perú recibía orden del monarca de dar su opinión sobre Bausate y su empresa; ya estábamos a 30 de junio de 179268.

  • 69 Lo publicaron J. T. Medina (La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, pág. 216) y Guillermo Lohmann (...)

45Mientras tanto, Gil de Taboada había redactado el informe pedido por Madrid sobre el periodista, dirigiéndolo a Pedro de Acuña, ministro de Gracia y Justicia. Es texto asaz conocido69, pero merece citarse íntegramente:

« Excmo. Señor.

  • 70 Var.: « ha decaído como en el día » (en LOHMANN VILLENA, G., Documentación oficial española, p. 32)
  • 71 Var.: « se experimentaría » (en LOHMANN VILLENA, G, Documentación oficial española, p. 32).

Cumpliendo con lo mandado en Real Orden de treinta de Junio último, hago presente a V. E. que D. Jaime Bausate y Mesa, editor del Diario que se estableció en esta ciudad, no ha sido suficiente ni tiene la instrucción respectiva para que la obra saliese con la perfección que debía, por cuya causa ha decaído tanto en el día70, que ya no se costea y será preciso que la abandone, como lo espero, muy breve; mas no por eso se experimentará71 perjuicio alguno en la falta de noticias que dicho diario debía comunicar, por hallarse éstas con otros muchos rasgos de literatura en el Mercurio Peruano, cuya obra va cada día en mayor auge. En esta virtud y no siendo de consideración los servicios que en la publicación del expresado diario alega dicho Don Jaime, lo hago presente a V. E. en contestación a la indicada Real Orden. Dios guarde a V. E. muchos años.

Lima y Enero veinte de mil setecientos noventa y tres. »

46El 18 de agosto de 1793, el ministro Acuña respondía que había informado al rey y que éste le pedía que se vigilara de cerca el diario:

  • 72 J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 216.

« Por la carta de V. E. de veinte de Enero de este año queda el Rey enterado de que D. Jaime Bausate y Mesa, editor del diario que comenzó a publicarse en esa ciudad, no tiene la aptitud necesaria para continuar la publicación de dicho periódico; Su Majestad quiere que V. E. esté a la mira para que en el diario, caso que continúe, se impriman especies menos conducentes o perjudiciales al bien y tranquilidad de esas provincias […] »72

  • 73 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Diario de Lima ».
  • 74 MEDINA, J. T., La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

47Era una condena sin apelación posible. Antes de esto, nuestro autor había fundado, para sostener su empresa, la academia Filopolita, de la que hablamos anteriormente. Pero parece que el apoyo de esta institución privada no tuvo mucha eficacia, puesto que, durante el mismo año de 1792, Martín Saldaña sustituyó a Bausate en la dirección del Diario de Lima 73, lo que no impidió que antes de que el nuevo director cumpliera el año en el cargo, había desaparecido definitivamente el periódico, cuyo último número conocido salió el 26 de septiembre de 179374.

III - La competencia entre el Diario y el Mercurio Peruano

48La desaparición del diario se debe claramente a la condena de las autoridades. Pero, nos parece que intervinieron otros factores, como, por ejemplo, el hecho de que su progresivo decaimiento coincidió perfectamente con el auge paralelo del Mercurio Peruano. Esto nos lleva directamente al problema de las relaciones entre ambos periódicos limeños. En efecto, la prensa periódica era un producto comercial caro, difundido además en un medio socio-cultural bastante restringido, es decir, entre una clientela potencial poco numerosa; podría, por consiguiente, pensarse que cada título fuera un competidor de los demás y que todos hubieran de darse, para sobrevivir, una guerra a cuchillo. No fue, empero, lo que pasó entre el Diario y el Mercurio, por lo menos en los comienzos, ya que llegaron incluso a ayudarse mutuamente.

1) La “paternidad” de Bausate y la complementariedad de los dos periódicos

49Primero advertimos que, siendo el Diario anterior al otro, anunció, en su entrega de 1° de enero de 1791, la publicación del Mercurio para el día siguiente:

« EL EDITOR

  • 75 Bausate y Mesa puso estas palabras en cursiva, porque aludían al « Prólogo » que había escrito para (...)
  • 76 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, t. IV, núm. del sábado 1° de enero de 1791, p. [1-2].

Deseando Yo que las materias de que se componen los rasgos del Diario sean las más adaptables al gusto y carácter nacional, he procurado, examinando libros, recoger las que merecen esta atención, de suerte que si El Espíritu de los mejores Diarios que se publican en Europa es una reunión de especies esparcidas, tomando sólo las más importantes, el Diario que Yo presento, pues, toma y recopila el Espíritu de este y otros periódicos, ha de ser precisamente recomendable entre el partido de los sensatos patriotas, fuera de que aunque no tuviera otro mérito que el de haber inquietado y puesto en movimiento a mis amados Peruanos 75, ya había conseguido el feliz efecto que me propuse. El Mercurio Peruano, que dará principio el día de mañana, llenará los deseos de todos: aquel papel y éste (aunque cada uno tiene su ramo peculiar) concurrirán mutuamente a presentar materias de instrucción, economía y deleite. Lima no menos opulenta y feraz en ingenios que México, sabrá mantener en pie uno y otro con la reputación correspondiente a sus destinos. »76

  • 77 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. de 1790, p. [4].
  • 78 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p (...)
  • 79 La frase es la misma en ambos textos: BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. d (...)

50Se notará que, como ya lo mostramos, la vanagloria del autor hace que no puede abstenerse de autoalabarse y que, por otra parte, prácticamente no presenta al Mercurio en cuanto tal, sino sólo como una especie de complemento del Diario. Destaca manifiestamente en la personalidad de Bausate un rasgo dominador, un tono paternalista, confirmado por la elección de las palabras empleadas para designar el órgano de la Sociedad Académica de Lima. Ya, antes de que se conociera el proyecto de publicación del Mercurio, escribía en el prólogo al Diario que esperaba ver un día «algún hijito»77 y, una vez salido a luz el otro periódico, no vaciló en explicar que había sido realizado su voto : «a los dos meses que corría el Diario, produjo un hijuelo»78. En ambos casos, él explicaba que este recién nacido le iba a «ayud[ar] a llevar tan pesada carga»79 como era el informar el virreinato.

51En el número de 31 de enero de 1791, por fin, publicaba el siguiente poema, titulado « El Diario da las gracias a la Actriz Fernanda Beramendi, por haber elogiado a Mercurio en una chistosa cantinela »:

« DÉCIMAS

Fernanda, tan bien contaste

anoche que me quedé

del gozo, absorto, porque

a MERCURIO me alabaste.

Con justicia lo elogiaste,

pues juntos los dos extremos,

en sus papeles tenemos

mucho que admirar y ver,

y sólo siento no ser

  • 80 Clara alusión a la generosidad del virrey del Perú, Frey Francisco de Taboada y Lemos.

(para regalarte) un LEMOS.80

Siento no haberlo sabido

para ir con prevención,

y en tan crítica ocasión,

cien onzas haber vertido.

Me cogió desprevenido,

y así, hermosa ACTRIZ te ruego

dispongas ya de un TALEGO

  • 81 Esta riqueza que él ha encontrado el 27 -y que regala a la actriz por falta de dinero-, era la Soci (...)

que el 27 me hallé81

  • 82 En el número del día anterior, Bausate había publicado un « Suplemento al Diario y Crítica al Mercu (...)

porque aunque ayer lo azoté82

que soy su PADRE no niego.

Decid que viva MERCURIO,

Y la AMANTE SOCIEDAD,

Pues como a Hijo le deseo

  • 83 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, t. IV, 31 de en. de 1791.

SALUD Y PROSPERIDAD. »83

52Desde el principio, el autor del Diario puso de realce este aspecto de filiación y complementariedad, que los propios mercuristas confirmaron, al aceptar sin vacilar la deuda intelectual que tenían hacia Bausate y Mesa:

  • 84 « Historia de la Sociedad Académica de Amantes del País y principios del Mercurio Peruano », Mercur (...)

« Desde luego confesamos, que si este Papel hijo de nuestras solas meditaciones, y de nuestro solo exfuerzo (sic), llega á ser útil á la Patria y á la Nación, el principio de la gratitud es debido al Editor del Diario. »84

53Pero, si admitían lo que debían a su antecesor limeño, se aprovechaban de estos agradecimientos que le dirigían, para afirmar contundentemente que el Mercurio era hijo de sus propias obras («hijo de nuestras solas meditaciones y de nuestro solo exfuerzo»); lo que no era obstáculo para atribuirle a Bausate las alabanzas que merecía por haber tenido antes que ellos la idea, o mejor, el ánimo de publicar un periódico en Lima:

  • 85 « Historia de la Sociedad Académica de Amantes del País y principios del Mercurio Peruano », Mercur (...)

« […] el Análisis que Don Jayme Bausate hizo preceder á la publicacion de su Diario curioso, nos franqueó un camino plausible, para hacer públicas y útiles nuestras tareas. »85

54Sobre todo que se dieron rápidamente cuenta de que los temas que ellos querían abordar no los publicaba su predecesor, por ser éste más ligero; observaron que eran asuntos de los cuales, desde hacía meses, ellos trataban en las reuniones de la Sociedad Académica de Lima:

  • 86 « Historia de la Sociedad Académica de Amantes del País y principios del Mercurio Peruano », Mercur (...)

« Vímos, que aquella obra dexaba un hueco bastante para las materias que se agitaban en nuestros discursos Académicos. »86

55La complementariedad entre ambas publicaciones era evidente y fue proclamada por los mercuristas desde el Prospecto del Mercurio :

  • 87 ROSSI Y RUBÍ, José, « Prospecto », Mercurio Peruano, vol. I, 1° de dic. de 1790, p. [7].

« Quiero lisongearme -escribía ahí el autor-, que los Amantes de la felicidad, y de la ilustracion pública aceptarán con agrado los esfuerzos de mi empresa, y procurarán fomentarla con su adhesion. De este modo puede al mismo tiempo prosperar el Diario Curioso, que publica con el mejor acierto Don Jayme Bausate y Mesa. Aquel Papel, y este se dan la mano, y mutuamente se auxîlian: El uno con la publicacion diaria de las noticias del momento, y acaecimientos del Pais hará apreciables las ideas generales, y literarias de mi Proyecto; y este contribuirá al mas copioso despacho de aquellas nociones, que inmediatamente interesan al Público. Sin que seamos reciprocamente Plagiarios, ni Antagonistas, puede uno exforzarse por su parte en merecer la aprobacion de quien se digne leernos. »87

56Tal profesión de fe se hizo realidad. Tenemos un buen ejemplo con el caso de la academia del marqués de Castel-dos-Rius, a cuyo propósito anunciaba el Mercurio del 24 de febrero de 1791:

  • 88 « Noticia […] de las Academias privadas que tenía en su Gabinete el Excmo. Señor Marqués de Castel- (...)

57« El Diario Erudito se ocupa actualmente enriqueciendo al Público con dar á luz las obras poéticas que se componian en aquella Academia. Como los verdaderos Eruditos aprecian la coleccion de estos preciosos rasgos, nos hemos tomado la libertad de publicar esta noticia que servirá de esclarecimiento á las citadas poesias […] »88

  • 89 « Índice de las Cosas más Notables Comprehendidas en este quinto Tomo », Diario de Lima, t. V, febr (...)
  • 90 « Noticia […] de las Academias privadas que tenía en su Gabinete el Excmo. Señor Marqués de Castel- (...)

58Y efectivamente, mientras el diario publicaba, en febrero de 1791, una especie de antología89 de los mejores poemas leídos en las tertulias de literatos, que aquel virrey reunía en su palacio por los años 1709-1710, el Mercurio ofrecía a sus lectores (que en no pocos casos lo eran de ambos periódicos) la historia de la academia en la que fueron presentados por primera vez dichos textos90.

2) De las disensiones al triunfo del Mercurio

  • 91 Carta con fecha del 18 de enero, Diario de Lima, t. IV, 27 de en. de 1791, pp. 3-4.
  • 92 Carta con fecha del 18 de enero, Diario de Lima, t. IV, 27 de en. de 1791, p. 4.
  • 93 Diario de Lima, t. V, 7 de febr. de 1791, pp. 2-3.
  • 94 Ver el artículo de Aristio [J. H. Unanue], Diario de Lima, t. V, 20 de febr. de 1791, pp. 2-3.

59Pero duró poco dicha armonía. Ya, en el número de 27 de enero de 1791, el Diario había dado la palabra a un «Estudiante Novicio» que, muy probablemente, ni era estudiante ni novicio, pero sí fue el primer crítico del Mercurio Peruano91. Jaime Bausate y Mesa no vacilaba en avisar que, de ahí en adelante, aceptaría cuantas cartas se le dirigieran, que criticasen su propio periódico o su émulo92. Fue lo que hizo, diez días más tarde, al publicar otro ataque antimercurista firmado por un tal «Lanzarote Cascabeles»93. Por más que hiciera para abrir sus páginas a la Sociedad Académica para que ella se defiendiera94, quedaba envenenada para siempre la atmósfera entre ambos periódicos.

  • 95 Diario de Lima, 1°, 10, 14, 17 y 20 de jul. de 1791.
  • 96 « Carta de Don Juan Daniel Weber[,] Mineralogista pensionado por S. M. en respuesta a las del Pseud (...)
  • 97 Los sabios sajones llegaron a América por Montevideo; los acompañaba el elocuente mensaje siguiente (...)

60La ruptura se volvió definitiva con el caso del barril amalgatorio. Se trataba de una nueva técnica de depuración del mineral de plata que, a pedido del rey, intentaban implantar los mineralogistas alemanes de la expedición dirigida por el barón de Nordenflycht. El Mercurio, enemigo de la rutina y entusiasta con las novedades científicas y técnicas, publicaba con gran regularidad los resultados de los experimentos realizados en Potosí, aportando así su apoyo material y moral a la empresa. De su lado, el Diario de Lima publicó una serie de artículos, firmados por un tal «Pseudoserrano», en los que, a nombre de la tradición, considerada como más segura, el autor criticaba con cierta vehemencia los trabajos de los sabios sajones95. Durante algún tiempo, el Mercurio no hizo ningún comentario, pero, después de un largo silencio, contestó al Diario con la pluma de uno de los mineralogistas alemanes, Johann Daniel Weber, Director de las Minas de Potosí; la conclusión de este largo artículo96 era feroz para el diario y explica, quizás, parcialmente su desaparición, porque la expedición Nordenflycht, no lo olvidemos, había sido organizada y financiada por las autoridades peninsulares97:

  • 98 « Carta de Don Juan Daniel Weber… », Mercurio Peruano, vol. III, núm. 96, 24 de nov. de 1791, p. 24 (...)

« Yo me persuado se halla hoy lleno de lisonja con sus Diarios, imaginando ha hecho uno de los mejores servicios á la Nacion: pero yo le aseguro que apénas podrá servirle de un breve almanaque, capaz de formar unos hombres devotos, pero no mineralogistas. »98

  • 99 Sobre esta expedición científico-económica y su fracaso, ver Marie Helmer, « La mission Nordenflych (...)

61De hecho, tenía razón Bausate y Mesa, y sabemos ahora, gracias a la investigación, que esta empresa fue un fracaso99, pero lo que se ha de considerar es que, en una época en que las autoridades no dejaban de insistir sobre la noción de utilidad y reinaba el despotismo ilustrado, pronunciarse en contra de las opciones gubernamentales era suicida e implicaba condena sin apelación para el diario.

  • 100 « Oración fúnebre […] del Mercurio Peruano […] », Mercurio Peruano, vol. XI, núm. 379, 24 de ag. de (...)

62Todo esto permite, pues, entender por qué, unos años más tarde, el mercurista Demetrio Guasque llegó a tratar a su antiguo competidor de «chabacano»100. El virrey quien, ya lo vimos, había juzgado muy duramente a Bausate y Mesa, no hizo por consiguiente ningún gesto para sostener al Diario, que ya no le servía para nada al poder central, puesto que en el momento en que se iba abajo, estaba el Mercurio en su apogeo. Gil de Taboada lo admitía abiertamente en el informe ya citado, que dirigía al ministro Pedro de Acuña el 20 de enero de 1793:

  • 101 Documento publicado en LOHMANN VILLENA, G., Documentación oficial española, p. 33, y en MEDINA, J. (...)

« […] ha decaído tanto en el día que ya no se costea y será preciso que [esta obra] la abandone [su autor], como lo espero, muy en breve; mas, no por eso se experimentará perjuicio alguno en la falta de noticias que dicho diario debía comunicar, por hallarse éstas con otros muchos rasgos de literatura en El Mercurio Peruano, cuya obra va cada día en mayor auge. »101

  • 102 Ver MOLINA MARTÍNEZ, Miguel, « Ciencia y minería en las expediciones a América ».

63El Diario de Lima, pues, no sólo ya no presentaba cualquier interés para la autoridad, sino que, incluso, se había vuelto molestoso al atreverse a criticar proyectos oficiales, como la expedición Nordenflycht que, insistimos, gozaba de la real protección, y que, como toda la cuestión minera, merecía la minuciosa atención del ministro José de Gálvez102.

64A pesar de todo, queda obvio que el Diario fue, durante algún tiempo, un periódico útil, de buen aprecio, y complementario del Mercurio (como lo prueba el hecho de que buen número de suscriptores se encuentran en las listas de ambas publicaciones). Prueba a posteriori de su utilidad fue el proyecto, iniciado por los mercuristas, de publicar, tras la desaparición del diario, una hoja de avisos que daría al público limeño las informaciones locales que ofrecía hasta ahí el Diario :

« NOVEDAD

  • 103 « Novedad », Mercurio Peruano, vol. IX, núm. 280, 8 de sept. de 1793, p. 19[bis].

El Público reclama por la parte del Diario que contenia las noticias peculiares á esta Capital, porque no encuentra vehículos por donde enterarse de los esclavos, fincas, amas de leche, pérdidas de alhajas y muebles que necesita freqüentemente adquirir ó expender. Por tanto, deseando la Sociedad Académica ocurrir á este servicio, ha resuelto apropiarse la publicacion de semejantes noticias en una hoja suelta que dará á luz cada dia de Mercurio, si este su primordial Periódico recibe dentro de quince dias el pequeño aumento de 25 Subscriptores, con cuyo contingente pueda ocurrir á los costos de la pretendida hoja útil. »103

65Vemos ahí que el triunfo del Mercurio es completo, puesto que se complace en explicar que lo único que echa de menos el público limeño con la desaparición del Diario es su parte práctica; lo que sobreentiende que, por lo que se refiere a la parte narrativa y reflexiva, está el Mercurio para compensar. Como no se trató nunca más de este asunto, nos es forzoso pensar que falló el proyecto. Pero lo que es de notar es la voluntad de los mercuristas de sustituirse totalmente a su desgraciado rival.

Epílogo

1) Buenos Aires y el Telégrafo mercantil

  • 104 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación…, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, (...)
  • 105 « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Escuela (...)
  • 106 « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Escuela (...)

66Jaime Bausate y Mesa debió sentir muy amargamente la caída de una empresa a la que se había lanzado lleno de ilusiones, porque creía en su idea. Por otra parte, había hecho todo lo que podía para naturalizarse en el Perú, como lo prueban algunos hechos: al editar su periódico, se dirigió a sus «amadísimos Peruanos» y presentó como un deber patriótico el informarlos104; calificó la Sociedad que fundó para ayudarlo en su tarea de Filopolita, es decir, « amiga de la Ciudad », siendo ésta obiamente la Ciudad de los Reyes o Lima. Por otra parte, casó con una peruana, y, «a fines de 1792, se incorporó a las milicias locales, graduándose de coronel»105, obteniendo la dirección «del Regimiento Provincial de Infantería de Aragón en el reino del Perú»106.

  • 107 CLÉMENT, Jean-Pierre, Índices del « Mercurio Peruano », 1790-1795, Lima, Instituto Nacional de Cult (...)

67Ante este fracaso, emprendió una reconversión socioprofesional; además de ingresar en las filas de las milicias urbanas y subir los escalones hasta alcanzar el grado que acabamos de mencionar, se dio paralelamente a la carrera minera, según un esquema frecuente en aquella época: un personaje pedía el derecho de explotar un yacimiento, volviéndose así en minero, y al mismo tiempo tenía una actividad complementaria en las milicias o el ejército, como lo muestran, entre otros, los casos peruanos de Antonio Ramón de Aranda, Pedro Manuel Bazo, José Coquette y Fajardo, Juan Fermín de Errea, Francisco de la Fuente y Loayza, el marqués de la Real Confianza107 y otros.

  • 108 « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Escuela (...)

68El fracaso probable de su implantación personal y profesional lo impulsó a probar fortuna en otra región del imperio: pasó a Buenos Aires, recobrando en la circunstancia su verdadero nombre de Francisco Antonio Cavello y Mesa. El 6 de noviembre de 1800, recibía, por intermedio del Regente de la Audiencia, Benito de la Mata Linares, la licencia del virrey marqués de Avilés, para publicar un periódico108.

69Fue el Telégrafo mercantil, rural, político, económico e historiográfico del Río de la Plata, cuyo primer número salió a luz el 1° de abril de 1801 y del que se publicaron 110 números, hasta el 27 de octubre de 1802. Fue aleccionadora la experiencia periodística en el Perú, puesto que, si el autor seguía más o menos con la misma temática que con el Diario de Lima, adoptó, por otro lado, conceptos tomados del Mercurio Peruano, como la publicación bisemanal y la creación de una Sociedad Patriótica, cuyo fin consistía en agrupar a los ilustrados de la colonia, para tener, además de su respaldo social y económico, informadores y redactores para el periódico; y efectivamente, éste se aprovechó de textos escritos por preclaros escritores, poetas, pensadores, historiadores y científicos rioplatenses, como el deán Funes, Manuel José de Labardén, Manuel Belgrano, Tadeo Haenke, Pedro Vicente Cañete y otros muchos. Pese a estos esfuerzos y al apoyo de las autoridades locales, tampoco esta vez logró Cabello y Mesa el equilibrio financiero y tuvo que abandonar el periodismo, pasando a abogacía. Probablemente, desempeñó algún papel el hecho de que llegara a descubrirse que nuestro publicista era un plagiario. Apoyándose en los trabajos de Mónica P. Martini, Pablo Rodríguez Leirado resume así este aspecto del redactor del Diario de Lima:

  • 109 RODRÍGUEZ LEIRADO, Pablo, « Francisco Antonio Cabello y Mesa. El periodista camaleónico », sitio Al (...)

« Es notable la cantidad de artículos plagiados de periódicos europeos como el Diario de Madrid, el Espíritu de los mejores diarios, el Cajón de Sastre, el Memorial literario, o El Filósofo a la moda y otras fuentes como cartas o libros. […] Sin embargo, en el caso de Cabello, lo que fundamentalmente agrava su actuación es que hace pasar por propio textos ajenos. »109

70Si añadimos que parece haber sido también de genio bastante displicente y autor de letrillas satíricas, «de dudoso buen gusto», según palabras de una investigadora contemporánea110, se entiende mejor que con el Telégrafo mercantil haya reincidido en el fracaso periodístico.

  • 111 RODRÍGUEZ LEIRADO, Pablo, « Francisco Antonio Cabello y Mesa. El periodista camaleónico », sitio Al (...)

71Cuando se verificó la segunda invasión inglesa de Buenos Aires (agosto de 1807), se propuso Cabello y Mesa para ir a defender Montevideo ; herido durante el sitio, cayó en manos británicas, que lo llevaron prisionero a Inglaterra. Libertado en 1808, pasó a la Península, donde participó en la batalla de Bailén. Pero, al afianzar su trono José I°, nuestro ex-periodista se acercó al vencedor provisional y usurpador, que le otorgó la Orden Real de España y le concedió un cargo de administrador de las famosas minas de Almadén, donde se instaló hasta 1812. Al vencer los aliados, Cabello y Mesa tuvo que refugiarse en Francia, con los demás afrancesados: en Burdeos, primero (1813), y luego en París (1814)111. El final de su existencia es bastante incierto.

2) Un personaje ambiguo

72Lo que sobresale de la vida de este personaje es su cara misteriosa o ambigua. Fernando Sánchez Zinny dice respecto a esto:

  • 112 MARTINI, Mónica P., Francisco Antonio Cabello y Mesa. Un publicista ilustrado de dos mundos (1786-1 (...)
  • 113 SÁNCHEZ ZINNY, Fernando, « Doscientos años de periodismo argentino », Buenos Aires, Academia Nacion (...)

« Mónica P. Martini, en un completísimo trabajo reciente112 echa abundante luz sobre don Francisco y explica, casi sin lugar a dudas, las reticencias que porfiadamente han rodeado su memoria, a la vez que aclara ciertos equívocos tradicionales. Por ejemplo, que no era extremeño sino de Castilla la Nueva; que no pereció ejecutado sino que su rastro se pierde después de 1831 y que nada tuvo que ver con la redacción castellana de The Southern Cross, durante la ocupación británica de Montevideo »113.

73Añadiremos que las aproximaciones a su respecto empiezan con su fecha de nacimiento: de una declaración del propio Bausate y Mesa hemos deducido que había nacido en 1765, pero la profesora Martini descubrió que vino al mundo en el último cuarto de 1764. Estudió Filosofía y Derecho en universidades de la Península, pero ignoramos si obtuvo algún grado o si interrumpió la carrera. Viajó a América en la fragata mercante San Pedro, pero la misma investigadora dice no haber logrado ubicar su nombre en las listas de pasajeros a Indias conservadas tanto en el Archivo Histórico nacional de Lima como en el Archivo General de Indias de Sevilla. Podemos añadir que tampoco sabemos por qué ha dejado de redactar el Diario curioso de Madrid y el Diario de Lima, en qué circunstancias ha dejado España en 1790, por qué tomó el seudónimo de Jaime Bausate y Mesa al llegar al Perú y recobró su auténtico nombre al pasar a Buenos Aires, etc. Es decir que quedan todavía por resolver bastantes enigmas relativas a este personaje, amén de diseñar su ideario mediante un estudio apretado de los textos que escribió en los periódicos que se animó a publicar.

Haut de page

Bibliographie

ALBÍTEZ, Fray Mariano, Carta del Reverdo. Padre Regente Fray Mariano Alvites del Orden de Santo Domingo, al Señor Don Jayme Bausate y Mesa, Edictor del Diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial, en Jaime Bausate y Mesa, Diario de Lima, Lima, Imprenta de los Niños Expósitos, 1790, t. I, fols. 2-5.

BARREDA LAOS, Felipe, Vida intelectual del virreinato del Perú [1909], Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1964.

BAUSATE Y MESA, Jaime, Análisis del Diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial, Que con privilegio de este Real y Superior Gobierno, Da A Luz Don Jayme Bausate y Mesa. Lima, Impr. de Niños Expósitos, ag. de 1790, t. I.

BAUSATE Y MESA, Jaime, Diario de Lima, en realidad Diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial, Lima, Imprenta de los Niños Expósitos y luego Imprenta del Diario, calle de las Campanas, colección bastante completa, pero estropeada por el gran incendio de 1944, en la B. N. Lima (signatura: XP 985 205 D6).

BAUSATE Y MESA, Jaime, Representación de 16 de marzo de 1791, dirigida a Carlos IV (en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, pp. 212-214).

BAUZÁ, Carlos A., « El pasaje por Montevideo en 1788 de la expedición marítimo-terrestre mineralógica alemana al Perú del barón de Nordenflycht », en derroteros.perucultural.org.pe/textos/derroteros12/a.doc (Consulta: 25/01/2006).

BONATTI, María, « La época de Mayo en la Literatura Argentina (1800-1830) », en http://www.club.it/culture/maria.bonatti/corpo.tx.bonatti.html (Consulta: 23/12/2005).

CLÉMENT, Jean-Pierre, El Mercurio Peruano, 1790-1795, Francfort : Vervuert ; Madrid : Iberoamericana, 1997-1998, 2 vols.

CLÉMENT, Jean-Pierre, Índices del "Mercurio Peruano", 1790-1795, Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1979.

GUINARD, Paul-J, La presse espagnole de 1737 à 1791. Formation et signification d’un genre, París, Centre de Recherches Hispaniques, 1973, col. “Thèses, Mémoires et Travaux”, 22.

HELMER, Marie, « La mission Nordenflycht en Amérique espagnole (1788). Échec d’une technique nouvelle », en Asclepio, Madrid, CSIC, 1987, vol. XXXIX, fasc. 2, pp. 123-144.

HERR, Richard, España y la revolución del siglo XVIII; trad. del inglés por Elena Fernández Mel, Madrid, Aguilar, 1964.

LARRIBA, Elisabel, Le Public de la presse en Espagne à la fin du XVIII siècle (1781-1808), París, Honoré Champion, 1998.

LOHMANN Villena, Guillermo, Documentación oficial española, Lima, Comisión del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 1972.

MARTINI, Mónica P., Francisco Antonio Cabello y Mesa. Un publicista ilustrado de dos mundos (1786-1824), Buenos Aires, Universidad del Salvador, Instituto de Investigaciones sobre Identidad Cultural, 1998.

MEDINA, José Toribio, La Imprenta en Lima, 1584-1824, Santiago de Chile, Casa del autor, 1904-1907, 4 vols.

MENDIBURU, Manuel de, Diccionario histórico-biográfico del Perú, Lima, Impr. Enrique Palacios, 1931-1938 (2a ed. completada por Evaristo San Cristóval).

MOLINA MARTÍNEZ, Miguel, « Ciencia y minería en las expediciones a América », en R. Díez Torre, T. Mallo y D. Pacheco Fernández (coords.), De la Cencia ilustrada a la Ciencia romántica, Madrid, Doce Calles-Ateneo de Madrid, 1995, pp. 221-231.

Mercurio Peruano. Lima: Imprenta de los Niños Expósitos, 1791-1795, 12 vols. Ed. Facsímil, Lima, Biblioteca Nacional del Perú, 1964-1966, 12 vols.

RODRÍGUEZ LEIRADO, Pablo, « Francisco Antonio Cabello y Mesa. El periodista camaleónico », sitio Al margen, www.almargen.com.ar/sitio/seccion/historia/cabello (Consulta: 28/12/2005).

SÁNCHEZ ZINNY, Fernando, « Doscientos años de periodismo argentino », Buenos Aires, Academia Nacional de Periodismo, www.academiaperiodismo.org.ar (Consulta: 28/12/2005).

SEMPERE Y GUARINOS, Juan, Ensayo de una Biblioteca española de los mejores escritores del reynado de Carlos III. Madrid: Imprenta Real, 1785-1789, 6 t.

TERRONES NEGRETE, Eudoro, « El periodista Jaime Bausate y Mesa », www.arte-impressa.com/Eudoro/ARTICULO1.htm (Consulta: 23/12/2005).

Haut de page

Notes

1 « Idea de un Nuevo papel Periódico […] con el título de Semanario Crítico », Mercurio Peruano, vol. II, núm. 46, 9 de junio de 1791, p. 103. Se alude aquí al Espíritu de los mejores diarios literarios que se publican en Europa, lanzado por Cristóbal Cladera en 1787; hacía cuatro meses que había sido suspendido con los demás periódicos peninsulares por el gobierno de Floridablanca (cf. P.-J. Guinard, La Presse espagnole…, pp. 265-272).

2 El Mercurio Peruano, 1790-1795, Francfort : Vervuert ; Madrid : Iberoamericana, 1997-1998, 2 vols.

3 B. N. Lima, signatura: XP 985 205 D6. Desgraciadamente esta colección ha padecido mucho del gran incendio que ha devastado los edificios de la Biblioteca en 1944; muchas páginas del Diario están quemadas o chamuscadas en los bordes, lo que a veces nos obligará a emplear corchetes (o paréntesis cuadrados) para indicar las reconstituciones que proponemos.

4 BAUSATE Y MASE, J., Representación de 16 de marzo de 1791, dirigida a Carlos IV -que llamaremos en adelante 1a Representación- (en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 215)

5 MEDINA, J. T., La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

6 Análisis del Diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial, Que con privilegio de este Real y Superior Gobierno, Da A Luz Don Jayme Bausate y Mesa. Lima, Impr. de Niños Expósitos, ag. de 1790, t. I.

7 Análisis del Diario, t. I, págs. 1-8, así repartidas: título (p. 1), presentación del periódico (pp. 2-6), plan de la publicación (págs. 6-8), suscripciones (p. 8).

8 Ver nota de Bausate en el Diario de 2 de enero de 1791, pág. 3. En el número del 17 del mismo mes, indica que la oficina del periódico se ha trasladado a esta última dirección.

9 « Los Residentes en esta Corte no podrán suscribir por menos tiempo que el de un Mes, pagando adelantado quince reales cada uno […] » (Análisis del Diario, p. [7]). Tarifa repetida en el Diario de 25 de oct. de 1790.

10 Manuel de Mendiburu, Diccionario histórico-biográfico del Perú. Lima: Impr. Enrique Palacios, 1931-1938 (2a ed. completada por Evaristo San Cristóval), art. « Diario de Lima ».

11 Diario de Lima,1° de diciembre de 1790, p. 4.

12 Diario de Lima, 30 de enero de 1791, p. 4.

13 Diario de Lima, 30 de enero de 1791, p. 4.

14 Diario de Lima, Nota al final de la lista de suscriptores, t. I.

15 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, pág. 213. Repetirá la imagen en el Análisis del Diario, pág. [3]: « Los Autores de Aquel, ni Yo, no hemos intentado formar, con este Diario un Hombre docto; pero sí ilustrado, despertando a la mayor parte de la Nación del Letargo en que yace inaplicada y sin Instrucción civil ».

16 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. de 1790, pág. [2], y t. IV, n° de 1° de en. de 1791, pp. [1-2].

17 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Bauzate y Mesa ».

18 BARREDA LAOS, Felipe, Vida intelectual del virreinato del Perú [1909], Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1964, p. 225.

19 En su 1a Representación, dice ser « de edad de 26 años y oriundo de los reinos de España de la provincia de Extremadura» (en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 212).

20 Ver « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Escuela Nacional de Periodismo de Lima, p. 1 (www.arte-impressa.com/Eudoro/ARTICULO1.htm ; consulta de 24/12/2005).

21 TERRONES NEGRETE, E., « El periodista Jaime Bausate y Mesa », p. 2.

22 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Bauzate y Mesa ».

23 HERR, Richard, España y la revolución del siglo xviii ; trad. del inglés por Elena Fernández Mel. Madrid: Aguilar, 1964, p. 137.

24 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Diario de Lima ».

25 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole de 1737 à 1791. Formation et signification d'un genre, París, Centre de Recherches Hispaniques, 1973, passim y, en particular, págs. 102-104.

26 SEMPERE Y GUARINOS, Juan, Ensayo de una Biblioteca española de los mejores escritores del reynado de Carlos III, Madrid, Imprenta Real, t. IV (1787), pp. 183-185.

27 Charles-Joseph Pankoucke (1736-1798) fue uno de los más importantes editores de su época. Se le debe la publicación del Journal des Savants, del Mercure de France, del Année littéraire y de otros muchos títulos de periódicos o de libros. Fue uno de los primeros en internacionalizar su empresa, comprando licencias en varios países de Europa. Se enriqueció publicando los volúmenes suplementarios de la famosa Encyclopédie de Diderot y d'Alembert, pero se arruinó al lanzarse, desde 1782, en la edición de la Encyclopédie méthodique ; en 1794, le sucedió su yerno Henri Agasse, que murió en 1813 sin haber acabado la publicación de este monstruo editorial de más de cien volúmenes.

28 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, pp. 59 (sobre Thévin), 128-130 (sobre el Diario de Madrid) y 223-230 (sobre el Diario de Madrid, 2a serie).

29 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 224.

30 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 225 n. Notemos de paso que el Mercurio Peruano reproducirá un poema de este último autor, las Octavas sobre el incendio de Madrid (vol. I, Suplem. de marzo de 1791, págs. 193-200), poco tiempo después de su (primera) publicación en el Diario de Madrid (núms. 263-264 de los 20 y 21 de sept. de 1790).

31 Jurista de buen renombre, Miguel de Manuel y Rodríguez era además bibliotecario de los Reales Estudios de San Isidro, cuando Bausate y Mesa enseñaba en aquella institución (Juan Sempere y Guarinos, Ensayo de una Biblioteca española…, t. IV, 1787, pp. 6-8).

32 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 230 n.

33 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 55.

34 GUINARD, Paul-J., La Presse espagnole…, p. 57.

35 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, pp. 212-213.

36 En efecto el título preciso del periódico madrileño ha variado, siendo sucesivamente: Diario noticioso, curioso-erudito y comercial, público y económico (1° de febr. de 1758), Diario noticioso (abreviado desde el 3 de febrero), Diario curioso erudito, económico y comercial (1786-1788), y Diario de Madrid (1788-1918).

37 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, p. [2].

38 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, p. [3].

39 Cit. por J. T. MEDINA, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

40 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, pág. [5]. - Se vuelve a encontrar ahí lo que existía en el Diario madrileño, donde había noticias curiosas y eruditas, comerciales y económicas, artículos de vulgarización científica y literaria, informaciones locales, o sea, como lo anuncia el propio periódico, «trozos inconexos, resultando al cabo una como menestra de diferentes manjares, en que cada uno encuentre el plato que más se acomode a su gusto y paladar» (Diario de Madrid, 1786, t. I, p. 7, cit. por Elisabel Larriba, Le Public de la presse en Espagne à la fin du xviiie siècle (1781-1808). París: Honoré Champion, 1998, p. 160).

41 BAUSATE Y MESA, J., Análisis del Diario, p. [6].

42 « Prospecto », Mercurio Peruano, vol. I, 1° de dic. de 1790, p. [4].

43 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Bauzate y Mesa ».

44 Cit. por J. T. MEDINA, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

45 Véase el caso del Mercurio Peruano que pasó de 220 suscriptores en el primer mes a 399 en el cuarto, pero bajó a 306 al cabo de un año, para alcanzar los 258 en lo sucesivo (Jean-Pierre Clément, El Mercurio Peruano, 1790-1795, Francfort : Vervuert ; Madrid : Iberoamericana, 1997, vols. I, pp. 68-69).

46 Carta a Jayme Bausate y Mesa, en Diario de Lima, 1790, t. I. Notemos que, al referirse a sus propios primeros momentos, el Mercurio Peruano observaba irónicamente: « Se hubiera tenido por un drope el pulpero que no hubiese deseado ver su nombre escrito con letras de molde en la lista de señores subscriptores» (« Oración fúnebre… del Mercurio Peruano… », Mercurio Peruano, vol. XI, núm. 379, 21 de ag. de 1794, p. 265).

47 « Oración fúnebre… », Mercurio Peruano, vol. XI, núm. 379, 21 de ag. de 1794, p. 266.

48 Miguel de Manuel, por ejemplo, al cual ya aludimos y que fue su sucesor inmediato, era individuo de la Real Academia de la Historia y de la Sociedad Económica Matritense, en la que desempeñó los cargos de Secretario de la sección de Agricultura. Jurista, este hombre era el autor respetado (en colaboración con Asso y del Río) de una edición del Fuero Viejo de Castilla (Madrid: Ibarra, 1771, in-fol.), y de otros textos, en especial, de unas célebres Instituciones del Derecho Civil de Castilla, que tuvieron 4 ediciones (1771, 1775, 1780 y 1786). Publicó más tarde las Memorias para la vida del santo rey Don Fernando III del P. Andrés Marcos Burriel (Madrid: Viuda de Ibarra, 1800, in-fol.).

49 En el Análisis del Diario, el autor anunciaba: « Este Diario empezó á correr desde el dia 1. del proximo mes de Septiembre […] » (p. [6]).

50 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación …, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 213.

51 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 214.

52 « el privilegio de que yo solo pueda imprimir y vender catecismos, catones, libros llamados de cuarto, cartas de cofradías, convites de misas, papel sellado y suertes de lotería » (J. Bausate y Mesa, 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 214).

53 Felipe V, Real Cédula, confirmando el privilegio en la impresión de libros de rezo, concedida por Felipe II al Monasterio del Escorial. Madrid, 20 de julio de1713, en Real Academia de la Historia, col. “Mata Linares”, t. CI, núm. 5835, fols. 432-436.

54 Notemos que lo que él presenta como esfuerzos financieros fueron, en realidad, inversiones en una empresa que iba a fracasar económicamente por falta de clientes. bausate y Mesa se gloria de los riesgos que corre por el bien general, ¡pero quiere que la corona se los cubra!

55 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 214.

56 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 214.

57 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 213.

58 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 214.

59 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. de 1790, pág. [2]. Recordemos que las letras entre corchetes son las reconstituciones del texto estropeado por el incendio de la B.N. de Lima en 1944.

60 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 214.

61 Ya dijimos que el verdadero nombre de Jaime Bausate y Mesa era Francisco Antonio Cabello y Mesa.

62 MARTINI, Mónica P., Francisco Antonio Cabello y Mesa. Un publicista ilustrado de dos mundos (1786-1824), Buenos Aires, Universidad del Salvador, Instituto de Investigaciones sobre Identidad Cultural, 1998.

63 BAUSATE Y MESA, J., Representación…, 5 de agosto de 1791, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, pág. 214. Llamaremos ésta 2a Representación.

64 BAUSATE Y MESA, J., 2a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 214.

65 BAUSATE Y MESA, J., 2a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 215.

66 BAUSATE Y MESA, J.; afrentosa también para el Mercurio Peruano, que dedicó la cuarta parte de sus páginas a artículos en los cuales también se describían las principales provincias del virreinato (J.-P. Clément, El Mercurio Peruano, 1790-1795, vol. I, pp. 95-103 y 252-254).

67 BAUSATE Y MESA, J., 2a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 215.

68 « El Rey, a quien he dado cuenta de esta instancia [de Bausate], quiere que sobre su contexto informe V. E. lo que se le ofreciere, y lo participo a V. E. de su Real Orden, para el fin expresado. » (cit. por J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, pp. 215-216).

69 Lo publicaron J. T. Medina (La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, pág. 216) y Guillermo Lohmann Villena (Documentación oficial española. Lima: Comisión del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 1972, pp. 32-33).

70 Var.: « ha decaído como en el día » (en LOHMANN VILLENA, G., Documentación oficial española, p. 32).

71 Var.: « se experimentaría » (en LOHMANN VILLENA, G, Documentación oficial española, p. 32).

72 J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 216.

73 MENDIBURU, M. de, Diccionario…, art. « Diario de Lima ».

74 MEDINA, J. T., La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1716, p. 203.

75 Bausate y Mesa puso estas palabras en cursiva, porque aludían al « Prólogo » que había escrito para el Diario y que acababa por la siguiente frase: « Últimamente, yo quedaré muy co[m]placido si en algo acertase a servir a mis amados PERU[A]NOS. » (BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo", t. I, oct. de 1790, p. [4]).

76 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, t. IV, núm. del sábado 1° de enero de 1791, p. [1-2].

77 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. de 1790, p. [4].

78 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 213.

79 La frase es la misma en ambos textos: BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, « Prólogo », t. I, oct. de 1790, pág. [4], y Representación…, en MEDINA, J. T., La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 213.

80 Clara alusión a la generosidad del virrey del Perú, Frey Francisco de Taboada y Lemos.

81 Esta riqueza que él ha encontrado el 27 -y que regala a la actriz por falta de dinero-, era la Sociedad Filopolita, de la que ya hablamos y a cuya historia dedicó, en el Diario de 27 de enero de 1791, un artículo titulado « [His]toria de la Sociedad Académica del Dia[rio y] sus principios » (BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, t. IV, 27 de en. de 1791).

82 En el número del día anterior, Bausate había publicado un « Suplemento al Diario y Crítica al Mercurio Peruano » (BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, t. IV, 30 de en. de 1791.

83 BAUSATE Y MESA, J., Diario de Lima, t. IV, 31 de en. de 1791.

84 « Historia de la Sociedad Académica de Amantes del País y principios del Mercurio Peruano », Mercurio Peruano, vol. I, núm. 7, 23 de en. de 1791, p. 52.

85 « Historia de la Sociedad Académica de Amantes del País y principios del Mercurio Peruano », Mercurio Peruano, vol. I, núm. 7, 23 de en. de 1791, pág. 51. En efecto, algunas líneas antes, el mismo autor habla de la timidez de los futuros mercuristas, y escribe: «Nuestra humilde desconfianza negó siempre á estas obras el honor de la prensa» (ibid.).

86 « Historia de la Sociedad Académica de Amantes del País y principios del Mercurio Peruano », Mercurio Peruano, vol. I, núm. 7, 23 de en. de 1791, p. 51.

87 ROSSI Y RUBÍ, José, « Prospecto », Mercurio Peruano, vol. I, 1° de dic. de 1790, p. [7].

88 « Noticia […] de las Academias privadas que tenía en su Gabinete el Excmo. Señor Marqués de Castel-dos-Rius […] », Mercurio Peruano, vol. I, núm. 16, 24 de febr. de 1791, p. 141[ter] n.

89 « Índice de las Cosas más Notables Comprehendidas en este quinto Tomo », Diario de Lima, t. V, febr. de 1791.

90 « Noticia […] de las Academias privadas que tenía en su Gabinete el Excmo. Señor Marqués de Castel-dos-Rius […] », Mercurio Peruano, vol. I, núm. 16, 24 de febr. de 1791, pp. 141[bis]-144 y 17, pp. 148-151.

91 Carta con fecha del 18 de enero, Diario de Lima, t. IV, 27 de en. de 1791, pp. 3-4.

92 Carta con fecha del 18 de enero, Diario de Lima, t. IV, 27 de en. de 1791, p. 4.

93 Diario de Lima, t. V, 7 de febr. de 1791, pp. 2-3.

94 Ver el artículo de Aristio [J. H. Unanue], Diario de Lima, t. V, 20 de febr. de 1791, pp. 2-3.

95 Diario de Lima, 1°, 10, 14, 17 y 20 de jul. de 1791.

96 « Carta de Don Juan Daniel Weber[,] Mineralogista pensionado por S. M. en respuesta a las del Pseudo-serrano publicadas en el Diario Erudito contra las utilidades del Barril Amalgatorio », Mercurio Peruano, vol. III, nos 93-96, 24 de nov.-4 de dic. de 1791, pp. 217-223, 225-229, 233-239 y 241-248.

97 Los sabios sajones llegaron a América por Montevideo; los acompañaba el elocuente mensaje siguiente, transmitido a las autoridades del Nuevo Mundo:
« El Exmo. Señor Fr.le D. Antonio Valdes con fecha 9 de abril último me previene de orden de S.M lo siguiente:
Remitto a V.S. la adjunta Lista de Profesores de Mineralogía y Mineros Alemanes, que ha resuelto S. M pasen al Reyno del Perú para la Dirección, y arreglo de las labores de minas y Beneficio de Metales, y se han de embarcar en la fragata Correo próxima a salir para ese Puerto, afin de que mientras se mantengan en el hasta que pasen a Buenos Ayres, los proteja, y ampare V.S. en quanto necesiten. Sin permitir que se abran los cajones de sus Equipages, por los cuales no se han de exigir derechos algunos, en inteligencia de que los gastos de su manutención y viatico, deven ser de cuenta de la Real Hacienda sobre lo qual doy con esta fecha al Superintendente Subdelegado de esa Provincia la orden correspondiente. »
(Archivo General de la Nación (Montevideo), fondo ex Archivo General Administrativo, caja 163, carpeta 8, documento 124; citado por Carlos A. Bauzá, en « El pasaje por Montevideo en 1788 de la expedición marítimo-terrestre mineralógica alemana al Perú del barón de Nordenflycht », en derroteros.perucultural.org.pe/textos/derroteros12/a.doc (Consulta: 25/01/2006).

98 « Carta de Don Juan Daniel Weber… », Mercurio Peruano, vol. III, núm. 96, 24 de nov. de 1791, p. 248.

99 Sobre esta expedición científico-económica y su fracaso, ver Marie Helmer, « La mission Nordenflycht en Amérique espagnole (1788). Échec d'une technique nouvelle », pp. 123-144.

100 « Oración fúnebre […] del Mercurio Peruano […] », Mercurio Peruano, vol. XI, núm. 379, 24 de ag. de 1794, p. 266.

101 Documento publicado en LOHMANN VILLENA, G., Documentación oficial española, p. 33, y en MEDINA, J. T., La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 216.

102 Ver MOLINA MARTÍNEZ, Miguel, « Ciencia y minería en las expediciones a América ».

103 « Novedad », Mercurio Peruano, vol. IX, núm. 280, 8 de sept. de 1793, p. 19[bis].

104 BAUSATE Y MESA, J., 1a Representación…, en J. T. Medina, La Imprenta en Lima, vol. III, art. 1735, p. 213.

105 « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Escuela Nacional de Pedriodismo de Lima, p. 2.

106 « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Escuela Nacional de Pedriodismo de Lima, p. 3.

107 CLÉMENT, Jean-Pierre, Índices del « Mercurio Peruano », 1790-1795, Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1979, pp. 94-132.

108 « El periodista Jaime Bausate y Mesa », artículo de Eudoro Terrones Negrete, director de la Escuela Nacional de Periodismo de Lima, p. 7.

109 RODRÍGUEZ LEIRADO, Pablo, « Francisco Antonio Cabello y Mesa. El periodista camaleónico », sitio Al margen (www.almargen.com.ar/sitio/seccion/historia/cabello), p. 3 (Consulta de 28/12/2005).

110 BONATTI, Maria, « La época de Mayo en la Literatura Argentina (1800-1830)", en http://www.club.it/culture/maria.bonatti/corpo.tx.bonatti.html

111 RODRÍGUEZ LEIRADO, Pablo, « Francisco Antonio Cabello y Mesa. El periodista camaleónico », sitio Al margen (www.almargen.com.ar/sitio/seccion/historia/cabello), p. 5 (Consulta de 28/12/2005).

112 MARTINI, Mónica P., Francisco Antonio Cabello y Mesa. Un publicista ilustrado de dos mundos (1786-1824), Buenos Aires, Universidad del Salvador, Instituto de Investigaciones sobre Identidad Cultural, 1998.

113 SÁNCHEZ ZINNY, Fernando, « Doscientos años de periodismo argentino », Buenos Aires, Academia Nacional de Periodismo, www.academiaperiodismo.org.ar (Consulta de 28/12/2005), p. 1.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Firma de Jaime Bausate y Mesa (en José Toribio Medina, La Imprenta en Lima, 1584-1824, t. III.)
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/1001/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 11k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jean-Pierre Clément, « Aproximación al Diario de Lima (1790-1793) y a Jaime Bausate y Mesa, su autor », El Argonauta español [En ligne], 3 | 2006, mis en ligne le 15 juin 2006, consulté le 27 avril 2017. URL : http://argonauta.revues.org/1001 ; DOI : 10.4000/argonauta.1001

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org