Navigation – Plan du site
Livraison juin

El Correo de Jaén (1808-1810): un ejemplo de los pilares ideológicos de la Guerra de la Independencia desde la óptica de la prensa local

Emilio Luis Lara Lopez et María José Martinez Hernandez

Résumés

Au début de la Guerre d’Indépendance (1808-1814), la presse patriotique a déployé dans bon nombre de villes une activité débordante pour mobiliser la population contre les Français. Son programme idéologique repose sur trois axes : la défense du roi Ferdinand VII, celle de la religion catholique et celle de la patrie en raison de l’invasion par la Grande Armée de Napoléon. Le journal El Correo de Jaen (1808-1810) est un exemple au niveau local de cette propagande politique.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Hemos utilizado la colección reunida en los volúmenes 58 y 59 de la Colección del Fraile custodiada (...)
  • 2 El 23 de enero, el general Sebastián pone cerco a la ciudad de Jaén, dentro de la cual se habían he (...)
  • 3 Andalucía será conquistada por las tropas napoleónicas entre enero y abril de 1810 en una campaña r (...)
  • 4 Para hacerse una idea de la efervescencia social en Jaén en los prolegómenos de la decisiva batalla (...)
  • 5 Los números de este periódico pueden consultarse en el volumen 59 de la Colección Documental del Fr (...)

1El periódico El Correo de Jaén se publicó en la capital jiennense desde el 10 de agosto de 1808 hasta el 17 de enero de 18101, fecha que coincide con la entrada de las tropas bonapartistas en la ciudad2 y el comienzo del régimen josefino en la urbe y provincia andaluza3. Este periódico alcanzó el número 145, y en ocasiones solía ir acompañado de un Suplemento al Correo de Jaén. Dicho periódico sustituyó al Diario de Jaén, editado en la primera fase de la insurrección antinapoleónica, en concreto el 14 de julio de 18084 ­en vísperas de la batalla de Bailén-, y que tuvo una vida efímera, pues su último número salió a la luz el 9 de agosto de 18085.

  • 6 Sin embargo, John TONE, The Fatal Knot. The Guerrilla War in Navarre and the Defeat of Napoleón in (...)
  • 7 La administración josefina, con el eficaz concurso de los afrancesados, nada más ser conquistado un (...)
  • 8 Francisco CARANTOÑA ÁLVAREZ, « Poder e ideología en la guerra de la Independencia », en Ayer, nº 45 (...)

2Los tres pilotes conceptuales de la causa patriótica fueron: la defensa de la legitimidad de Fernando VII (el Deseado) frente a José I, tenido por rey intruso; en segundo lugar la defensa de la religión (léase católica), y por último la lucha por la patria española, en grave peligro al estar invadida por los ejércitos bonapartistas6. Esta tríada ideológica movilizará invariablemente en cada rincón del territorio nacional (peninsular, insular y americano) a los patriotas frente a los franceses y sus coaligados afrancesados, esto es, los españoles colaboradores (en mayor o menor grado) con el régimen josefino7. Si bien es preceptivo recordar que la complejidad dentro del bando patriota significaba que coexistiesen ultraconservadores con ilustrados moderados o liberales avanzados8.

  • 9 Fernando VII será objeto de una intensa campaña laudatoria merced a una pertinaz campaña de constru (...)

3El amor por Fernando VII es una constante en la propaganda patriótica9, y esta muestra de apoyo al rey preso en Francia reviste diversas fórmulas en los periódicos, alguna de ellas utilizada en El Correo de Jaén, como es el recurso a la iconografía áulica, las luminarias y rogativas para festejar algún hecho:

  • 10 El Correo de Jaén, nº 1, miércoles 10 de agosto de 1808.

« La Ciudad convidó por medio de una legacía a la Junta Suprema, cuyo Tribunal asistió, y además todos los prelados eclesiásticos y regulares, comunidades y un grande concurso de todas las clases. En las noches 6 y 7, hubo una magnífica y vistosa iluminación de vasos de colores en las Casas Consistoriales, habiendo colocado en la fachada un retrato de nuestro Soberano Fernando Séptimo en un magnífico dosel. También hubo iluminación en todo el Pueblo aquellas noches, y música a la entrada de las referidas Casas Consistoriales »10.

4O en este caso para implorar a la divinidad el restablecimiento en el trono del « amado » rey preso, según ordena la Junta Central Suprema en noviembre de 1808:

  • 11 Suplemento de El Correo de Jaén, miércoles 12 de noviembre de 1808.

« Igualmente se ha recibido la que se comunica a las provincias, a fin de que se celebre la instalación de esta Suprema Junta por que tanto suspirábamos, con tres noches de iluminaciones, mandando al mismo tiempo se hagan nueve días consecutivos de rogativas, el primero público, para implorar de Dios la pronta restauración en su trono de nuestro amado Fernando VII, el acierto en las determinaciones de la Junta, y la felicidad de nuestras armas »11.

  • 12 De hecho, una de las constantes de los memorialistas y de gran parte de la historiografía francesa (...)
  • 13 Este abono religioso en el ideario patriótico, en lo que atañe a la esfera local, puede comprobarse (...)
  • 14 Para aquilatar las relaciones existentes entre las mentalidades del Antiguo Régimen y la religiosid (...)

5La simbiosis de la esfera eclesiástica y de la causa fernandina (y de cualquiera de sus manifestaciones) es una constante del ideario patriótico, pues se llega a una identificación total entre la lucha contra los franceses (tenidos por impíos, anticristianos e iconoclastas) y la defensa a ultranza de la Iglesia12. Esta continuada vindicación religiosa13 se explicita en varias ocasiones en el fomento de la religiosidad popular14, canalizada a través de las cofradías laicales o pasionistas y focalizada en las imágenes religiosas que más devoción condensaban en la capital jiennense, es decir, las efigies de la Virgen de la Capilla y de Nuestro Padre Jesús Nazareno. El recurso a las rogativas y procesiones fue normal en la sociedad del Antiguo Régimen, bien fuera por motivos de acción de gracias, por una victoria militar, el nacimiento de un hijo de los reyes, el fin de una fase de crisis de cualquier índole, implorar la lluvia -« el santo rocío »- en época de sequías o el cese de temporales, solicitar ayuda ante el peligro de epidemias (la « medicina celestial »), etc. Antes de que las tropas napoleónicas ocupasen la ciudad (en enero de 1810), las imágenes sagradas más representativas fueron objeto de culto público y solemne, destacando la función religiosa promovidas por el cabildo municipal como consecuencia de la victoriosa batalla de Bailén y el repliegue del ejército bonapartista hacia la Meseta:

  • 15 El Correo de Jaén, nº 1, miércoles 10 de agosto de 1808.

« El muy Noble y muy Leal Ayuntamiento de esta Ciudad, deseando dar por sí mismo una prueba del interés que ha tomado en la victoria de Andalucía, acordó que se celebrase una función de Iglesia en acción de gracias a Nuestro Padre Jesús y a la Virgen de la Capilla, sacando a estas sagradas Imágenes de sus templos en procesión y llevándolas a la Catedral, donde había de ser la celebración: el Ilmo. Cabildo Eclesiástico no sólo accedió a esta providencia, sino que acordó también que fuesen dos funciones distintas, como en efecto se celebraron en los días 7 y 8 del corriente en la expresada Iglesia Catedral con la mayor magnificencia, cantando las Misas Solemnes el Sr. Chantre D. Luis Xavier de Garma y el Sr. Canónigo D. Pedro Tomás de Quesada.[…]En procesión general a que asistieron los mismos Cuerpos, fueron llevadas las imágenes de Nuestro Padre Jesús y de la Virgen de la Capilla, de sus respectivos templos a la Catedral, y de esta Santa Iglesia a ellos luego que fueron concluidas estas celebraciones »15.

6En otras ocasiones, el periódico insiste en presentar la impiedad de los franceses como una característica consustancial a su ideario revolucionario y furibundamente antirreligioso, pues se llegan a pormenorizar los ataques vandálicos y las rapiñas sufridas en algunas iglesias conventuales y parroquias durante el fragor de los combates de los tres primeros días de julio de 1808, cuando las tropas francesas fueron repelidas por las españolas tras dura refriega:

« Ya es notorio al público el atropellamiento, violación y gran destrozo que las infernales tropas francesas cometieron en algunas de las Iglesias de esta Ciudad. Aún todavía nos estremecemos al mirar el hermoso Templo del Convento de Padres Agustinos afeado y denegrido por el humo de las voraces llamas que incendiaron parte de dicho Convento, su sacristía y capilla mayor: aún nos horrorizamos al recordar los sacrilegios de que en el Convento de Madres Bernardas hicieron un fuego diabólico, llegando hasta el infame exceso de abrir a fusilazos el Sagrario y tratar con el mayor desprecio las sagradas formas: aún gemía el Prior de la Parroquial de San Pedro al ver su Iglesia saqueada, destrozadas las imágenes, y sin tener por muchos días vasos sagrados para reservar el adorable Sacramento y para el servicio del altar, hasta que con dolorosos y penosos esfuerzos han podido proporcionarse algunos, quedando el Señor celoso de su honra y queriendo reparar de algún modo la sacrílega profanación de la sagrada Eucaristía, a la que también habían hollado y escupido en esta Iglesia aquellos monstruos de las furias del abismo, desde el trono de su gloria envió un auxilio oportuno para mover el corazón de una persona desconocida que en la noche del 13 del presente llegó a las casas de la morada del referido prior, y sin querer dar su nombre, ni pasar de la puerta, le entregó un hermosísimo y bien labrado copón sin pedir más recompensa que ser partícipe en las oraciones de este digno Párroco. Semejante caso y en los mismos términos han sucedido en dicho Convento de Madres Bernardas: acabamos de saber con la mayor satisfacción que una persona conocida, pero que no quiere se publique su nombre, ha presentado un cáliz, una patena, plato con vinagreras y campanilla, todo de exquisito gusto y sobredorado, cuyo valor está regulado en cuatro mil reales.

  • 16 El Correo de Jaén, nº 14, domingo 16 de octubre de 1808.

¡Acciones grandes; acciones heroicas de piedad! Acciones en cuyo elogio deberíamos justamente expresar nuestros más gratos y cristianos sentimientos, y a las que deberíamos dar los encomios más lisonjeros y relevantes si lo permitieran los estrechos límites de un periódico. Baste decir que nunca serán dignamente ponderadas, y que ellas solas son suficientes para enseñar a todos los españoles el amor a la Religión y el desinterés con que deberán contribuir al desempeño de sus sagrados deberes »16.

  • 17 Este reforzamiento consistió en: la reparación de los lienzos de muralla y del castillo deteriorado (...)
  • 18 Luis Xavier de Garma y Moreno (Barcelona, 1752-Jaén, 1824), fue un destacado canónigo de la catedra (...)

7Habrá asimismo una simbiosis entre el acopio de objetos suntuarios y la causa patriótica, pues la entrega de estos objetos de metal precioso se destinará a sufragar los ingentes gastos (para las arcas municipales) de reforzamiento de las murallas de la ciudad jiennense e instalación de baterías en su perímetro17. El protagonista de la noticia publicada será el chantre de la catedral de Jaén Luis Xavier de Garma y Moreno18, una de las figuras más ideológicamente comprometidas con la causa fernandina:

« Un sujeto que no quiere dar su nombre al público ha entregado al Sr. D. Luis Xavier de Garma, Dignidad de Chantre de esta Santa Iglesia, y Tesorero de la Junta de Gobierno, para las urgencias actuales una caja de oro, una bandeja, salvilla, marcelina, un cubierto, cuatro candeleros, seis agujas y otra caja: cuyos utensilios todos de plata valen 4 mil rs. sin contar hechuras. Este es un rasgo de verdadero patriotismo que debe estimular a todos los pudientes a franquear sus caudales para la conclusión de las obras del Castillo, cuya fortaleza forma la verdadera defensa de Jaén y funda justamente la confianza de toda la Provincia. ¿Y cuál será su destino si no se concluye? ¿Dudará ninguno que con estos bienes que tanto se esconden y estos brazos que tanto se cuidan no darían fin esos bárbaros en un caso de sorpresa al mismo Castillo convirtiéndolo en un lugar de desolación y una caverna profunda de nuestra esclavitud?

  • 19 El Correo de Jaén, nº 83, miércoles 14 de junio de 1809.

¿Y las demás fortificaciones que se han hecho podrán contener al enemigo e impedirle subir a esta fortaleza que por todas partes puede escalar? ¿Y en esta caso ocupadas unas alturas tan eminentes por su ejército; no serían inútiles las demás baterías? Si estamos convencidos de esta verdad; ¿por qué como en el principio no concurrimos todos con nuestros donativos y trabajo personal para que se concluya su fortificación inmediatamente? »19.

8Esta contribución por parte de la población hacia las necesidades materiales del ejército alcanzó en momentos puntuales un carácter de urgencia, pues los pertrechos de los soldados eran escasos en el mejor de los casos cuando no inexistentes, debiendo suministrarles diversas entidades (ayuntamientos o cabildo catedralicio, que se encargaban de coordinar los donativos particulares) la vestimenta indispensable para que los combatientes no estuvieran en la más absoluta desnudez:

  • 20 El Correo de Jaén, nº 131, miércoles 29 de noviembre de 1809.

« Estimulados del verdadero patriotismo que anima a todos los naturales de esta Ciudad, varios particulares de ella cuyos nombres no quieren dar al público, han contribuido con diferentes cantidades para costear 80 camisas, que de muy buen lienzo se han hecho para socorrer la urgente necesidad de la partida de caballería que se halla aquí de Fernando VII; sólo el Sr. Deán de esta Santa Iglesia ha entregado con tan piadoso objeto 900 rs. y el Sr. D. Josef Benito Canónigo de la misma 1500 rs. Cuyas partidas se han invertido en zapatos. El pueblo de Begíjar ha contribuido también con otras 40 camisas; de modo que ya se ha socorrido en la mayor parte la desnudez de estos soldados: y ahora se presenta otra ocasión más urgente en que es preciso hacer nuevos sacrificios para remediar la desnudez de nuestros hermanos, que de resultas de la batalla última han quedado muy faltos de ropa, particularmente los individuos del Regimiento de Bailén que tan acreedores son a nuestra gratitud por ser nuestros compatricios: muchos de ellos se hallan con la sola camisa puesta, y suplicamos a todas las personas pudientes, que movidos del celo patriótico, que siempre contribuyan a esta urgentísima necesidad depositando en el Sr. D. Juan Josef Aranda, las cantidades que tuviesen a bien invertirlas en tan piadoso objeto »20.

9También se recuerda los actos impíos protagonizados por los franceses en Madrid, y ello para alertar de los posibles desmanes que se producirían caso de caer Jaén en manos bonapartistas. El desgarrado patriotismo y la apelación a la defensa de la religión se funden en la siguiente crónica:

« […]Se están haciendo reconocimientos de los pueblos y posiciones que han ocupado [los franceses], y se encuentran efectos de todas clases que se van conduciendo al cuartel general: en todos ellos han cometido las atrocidades que acostumbran, y a cada paso se ven señales de su ferocidad brutal.

  • 21 El Correo de Jaén, nº 65, domingo 9 de abril de 1809.

No dan un paso que no deba excitar nuestra indignación: han convertido en teatro público el magnífico Templo de San Felipe el Real de Madrid, sin embargo de los otros tres Coliseos que estaban habilitados: de modo que habiéndose quitado ya la máscara principian a realizar sus solapados proyectos de echar abajo la Santa Religión que profesamos: muchos de los demás Conventos están habilitados para cuarteles, y sus Religiosos perseguidos y despojados de sus bienes:= ¿a qué esperamos pues esforzados compatriotas? ¿Consentiremos que en la Andalucía vuelva a tremolar los estandartes ese ejército de salteadores, y que con mano sacrílega despoje segunda vez nuestros Templos? ¿Permitiremos que nuestras familias desoladas busquen asilo en los embreñados montes abandonando sus queridos hogares? ¿Daremos lugar con nuestra indiferencia a que esos mismos cañones que estamos colocando en las baterías de esta Ciudad sean los instrumentos de que se valga el enemigo para sujetarnos a la esclavitud, por no activar las fortificaciones y contribuir con cuanto cada uno pueda para luego concluirlas? ¿Quién de vosotros duda que todos los habitantes del Reino de Jaén no son los más interesados en la defensa de su Capital? ¿Qué punto más grande se ha conocido desde los Romanos para reunirse sus leales y valientes naturales, y escarmentar con sus salidas a cuantos enemigos se han atrevido en todos tiempos a penetrar la Sierra morena? ¿Pero es posible recelar que estos desfiladeros sean penetrados, habiendo tiradores Andaluces que congregados a la voz de un somatén general corean a defender sus embocaduras y principalmente los puertos del Rey y del Muladar? El Principado de Cataluña presenta al mundo entero el más hermoso ejemplo con sus somatenes, ellos incomodando siempre al enemigo, auxilian enérgicamente al ejército de línea y libertan sus pueblos de las correrías de estos salteadores infames. Los Andaluces, más prácticos por afición en el manejo del arma, cuánto podrían proteger al nuestro, y sin salir de la sierra, cuánto respeto impondrían a estos asesinos ¿Y cuántos aún de los sujetos más acomodados se pasan los meses enteros en estos ásperos sitios en la caza de los animales inocentes a los ojos del Cielo y de la Tierra pasarlos en la caza de estos animales venenosos e inmundos para salvarse y salvarnos? »21.

  • 22 Los detentadores de las virtudes y costumbres españolas (léase castizas), en sus escritos, criticab (...)

10En paralelo a la exaltación que se hace de los españoles patriotas, se acomete una ofensiva propagandística antifrancesa con un sustrato xenófobo -que en cierta medida subyacía en algunos estratos cultivados desde la Guerra de la Convención (1793-1795)-22, al contraponer los rasgos espirituales que adornan a los patriotas con las acciones inmorales de los « napoleones » (en expresión metonímica), conduciendo todo esto a una demonización de los franceses que, en ocasiones, reviste una carga satírica:

« Sres. Editores del periódico de Jaén.

He visto con sentimiento una receta para fabricar Napoleones, y aunque el facultativo que la ordena sabe poco de química, pues quiere que sus diabólicos ingredientes se alambiquen a fuego lento en un talego, temiendo que usando de ella puedan salir del horno semejantes entes endemoniados, cuando del primero estamos más que satisfechos, he compuesto la adjunta para desbaratarlos, la que se servirá V. incluir en su periódico a fin de que llegue a noticia de todos, y tengan este preservativo cuando se declare la epidemia Napoleónica.

El Doctor Pantoja.

Receta para deshacer Napoleones.

  • 23 Es un juego de palabras que se refiere al dios de la guerra Marte.
  • 24 El Correo de Jaén, nº 3, miércoles 7 de octubre de 1808.

Echarás en infusión/Del valor la quinta esencia,/Mucha dosis de prudencia,/De acero grande porción,/Muchísima munición,/Y unidas bien estas partes,/Podrás con cuidado en Martes23/Arrimarlas a un gran fuego,/Verás como luego luego/Disuelves los Bonapartes »24.

  • 25 A este particular ver Jean René AYMES, « La imagen de Francia y de los franceses en España en 1808  (...)

11El carácter francés será enjuiciado muy negativamente por la prensa patriótica, repitiéndose sin cesar un cúmulo de estereotipos (los franceses son jactanciosos, estúpidos, torpes, charlatanes, falsos, pérfidos, etc.)25, identificando a todos los franceses con Napoleón. Empero, también se ensalzan las actividades patrióticas de franceses residentes en Jaén ­y que formaban parte de la comunidad vecinal- durante el episodio de los ataques de los ejércitos napoleónicos a la ciudad los tres primeros días de julio de 1808. En la capital, y repartidas por la provincia, residían franceses que se exiliaron tras la fase del Terror jacobino de la Revolución Francesa y se asentaron en tierras jaenesas. De hecho, el periódico antecesor de El Correo de Jaén, es decir, el Diario de Jaén, alaba a uno de estos franceses emigrados que, en codo con codo con los ejércitos, partidas de guerrilleros y paisanos, luchó contra las fuerzas bonapartistas en los mencionados combates:

  • 26 Diario de Jaén, lunes 25 de julio de 1808.

« No deben omitirse en este diario las acciones de un francés avecindado en esta Ciudad de Jaén, que en las dos invasiones del enemigo ha contraído un mérito igual al de los más ardientes patriotas: Juan Bautista Fromajet de Bandeville, vino a refugiarse en nuestra nación de resultas de la revolución francesa, después de haber perdido a su padre que fue víctima en ella, según parece, por su empleo de Mayordomo de Luis 16; deseaba por momentos saciar su justa venganza, y desde que se presentó el enemigo en esta Capital ha manifestado con energía su odio positivo: se le ha visto siempre haciendo fuego en los puntos más arriesgados, y por mucho tino se ocupaba en tirar mientras otros le cargaban; se apostó en la calle del arroyo, y después en un terrado, haciendo mucho daño desde los dos puntos; avanzó al camino de San Roque, persiguiendo al enemigo con dos Voluntarios de Andalucía, y a pesar de haber recibido un balazo en un brazo disparó después cinco tiros, hasta que desangrado le condujeron a que fuese curado; ha presentado dos fusiles que quitó en las acciones, y ha sido tan público su ardimiento y valor, que una multitud de testigos han confirmado estos hechos, y no ha habido una persona que haya dudado del celo que le anima por la justa causa de la patria donde se ha acogido »26.

12El episodio de los combates sostenidos contra las tropas napoleónicas en los tres primeros días de julio excitaba el celo patriótico de los jiennenses, lo cual es utilizado para implementar la moral cuando la ciudad acomete la obra de fortificar su perímetro bien reforzando el circuito amurallado existente bien mediante nuevas obras de ingeniería poliorcética. Y este hecho es aprovechando para lanzar invectivas contra el ejército invasor y su Emperador:

  • 27 Suplemento de El Correo de Jaén, 2 de febrero de 1809.

« […]queda esta capital guarnecida como una plaza respetable; y pudiendo sostener y abrigar en su recinto cuadruplicado número de tropas, no siéndole al enemigo posible cortar sus aguas, colocarse en punto que la domine ni impedir la entrada de socorros, resueltos como estamos a defenderla en el caso de una invasión, ésta misma que el 20 de Junio próximo fue el recreo de unos pocos salteadores enmascarados en las voces de paz; y el 3 de Julio (aunque con grande pérdida de ellos, por haberles resistido) el blanco de los asesinos que vomita la Francia en traje de soldados; ésta misma será la que con los auxilios de su Provincia, descargue en ellos el golpe que merece la falta de fe, el latrocinio y piratería radicados por costumbre, y autorizados con el ejemplo de su execrable caudillo Napoleón »27.

13La pulsión de los sentimientos patrióticos se canaliza a través de una emotividad de alto voltaje expresada en las loas y alabanzas del ardor guerrero español en general y andaluz y jiennense en particular.

« La Junta Suprema de Gobierno de esta Capital, movida de su celo patriótico y deseosa de contribuir en lo posible al total exterminio de los enemigos del género humano, ha formado un Regimiento con el título de Bailén, compuesto de hombres escogidos que se sacarán del alistamiento de esta Capital y su reino, para darle todo aquel lustre, brillantez y honor que exige un título que eternamente hará la gloria de nuestra nación; por la famosa batalla del 19 de Julio, manifestó dicha Suprema Junta al Excmo. Sr. Duque de Osuna la satisfacción que le resultará de que se dignase admitir el cargo de Coronel de dicho Regimiento; S. E. ha condescendido en ello, indicando al mismo tiempo que su Teniente será el Excmo. Sr. Marqués de Camarasa y el Comandante el Sr. D. Juan de Silva.

  • 28 Suplemento de El Correo de Jaén, miércoles 12 de octubre de 1808.

Para conocer el mérito y lealtad del nuevo y dignísimo Coronel, nos basta el acordarnos de que este Sr., por no asistir al congreso de Bayona, se retiró a Cauteret a pretexto de tomar baños; y que por unirse a sus amados compatriotas vistió del traje humilde de pastor, conduciendo una manada de vacas, con cuyo ardid logró introducirse en nuestro territorio »28.

  • 29 Los médicos, al realizar sus tareas asistenciales, también se consideraba que cumplían con sus debe (...)
  • 30 Hay que tener en cuenta que, como consecuencia de la batalla de Bailén, comenzó a ensalzarse la ges (...)

14El patriotismo tiene varias formas de demostrarse según los arquetipos sociales29 y estamentales de la época, pues además de las acciones de armas protagonizadas por los militares y paisanos, los miembros del estado eclesiástico lo practican mediante rezos y donativos y las mujeres30 colaborando en servicios sanitarios:

« […]Aunque este oficio sólo habla de los 1500 rs. Que en esta última ocasión se ofrecieron, fueron remitidos sin embargo 178 rs., habiendo debido la mayor parte de estos auxilios a la generosidad y extraordinario patriotismo del Ilmo. Cabildo Eclesiástico, que además de haber ofrecido un donativo de que habrá pocos ejemplos, ha sido últimamente de los que más han contribuido para las últimas remesas de dinero. Este cuerpo y las personas acaudaladas de quienes la Junta se ha valido en estos apurados casos, no podrán menos de duplicar su satisfacción al ver que sus servicios y esfuerzos se han empleado en el lance más crítico en que se necesitaban.

  • 31 El Correo de Jaén, 13 de agosto de 1808. El periódico reproduce el oficio que el Intendente General (...)

Tratándose de presentar al Público una relación detallada de todos los servicios hechos a la Patria por esta Capital y su Reino, luego que se hayan evacuado los informes documentales pedidos sobre el asunto, suplica el Editor a las Señoras que se han ocupado en coser sábanas, facilitar hilas y otros auxilios de esta clase a los Hospitales, le comuniquen noticias circunstanciada del servicio que cada una hubiere hecho, para colocar en primer lugar el patriotismo acreditado por el bello sexo; pues sobre tener en ello el Editor una particular satisfacción, el público apreciará sobremanera unas obras que sobre ser de la mayor importancia a la Patria, tienen la particularidad de ser ejecutadas por personas que siempre excitan nuestra común afición »31.

15Una de las bases de la movilización de pulsiones patrióticas fue el hecho de que los paisanos formasen sus propias partidas militares para, junto con las unidades del ejército, combatir a los franceses. Estos contingentes de escopeteros (practicarían acciones de guerrilla) actuarían normalmente no en campo abierto, sino en escenarios urbanos y sobre todo en los desfiladeros de las serranías. La prensa se encargaría de animar a los hombres a unirse a estas partidas de escopeteros en lugar de quedarse en una cómoda retaguardia:

  • 32 El Correo de Jaén, nº 66, 12 de abril de 1809.

« ¡Aliento leales naturales de Jaén! La venganza de la Nación y del Gobierno prepara medios extraordinarios. Seguid venturosos vuestras empresas. Esos tiradores que convocáis en toda la Provincia para defender los desfiladeros de Sierra Morena van a oponer al pérfido enemigo una resistencia tan invencible y espantosa como incierta, y acaso insuficiente sería la que opusiereis en esas llanuras, si sin estas medidas penetrase los desfiladeros. ¡Unión, dichosos habitantes de este hermoso suelo! Esos patrióticos movimientos que presentáis en vuestras tertulias y hasta en las calles y que habéis llevado delante de vuestro gobierno tutelar para levantar en masa toda la Provincia, reciban nuevo impulso para organizar, disciplinar y proveer de cuanto pueda necesitar el general Somatén que ha de salvar la España. Nada os detenga: cuanto mayores sean los obstáculos, sean tanto mayores los esfuerzos. Vuestras haciendas, mujeres, hijos, personas, vuestro augusto altar y sus Ministros, la salvación de vuestras almas, la de todas vuestras generaciones, venerables Padres de familia, no tienen otra defensa que la de vuestros mismos brazos una corta ausencia de vuestros hogares »32.

  • 33 Para ver el proceso de robustecimiento del 2 de Mayo como festividad nacional clave, es fundamental (...)

16Con relativa rapidez, en el bando patriótico se fueron desarrollando iconos y fechas que conmemoraban el alzamiento antinapoleónico. Estas conmemoraciones aglutinadoras de los sentimientos nacionales serán una novedad en la historia española, pues anteriormente, como era característico en una sociedad del Antiguo Régimen, sólo se celebraban acontecimientos directamente relacionados con la figura del rey. La idea de patria, de nación española, es uno de los principios nucleadores (si no el que más) de la ideología sustentadora de la causa patriótica. Por todo ello, el 2 de mayo será sin lugar a dudas la fecha que articule las conmemoraciones del levantamiento y cristalice los esquemas ideológicos y sentimentales33 del bando patriota:

  • 34 El Correo de Jaén, nº 73, miércoles 10 de mayo de 1809.

« El día 2 del corriente celebró la Junta de Defensa de las Provincias de Andalucía, y la Mancha en la Real Carolina el aniversario del primer sacrificio de la lealtad y valentía española que en la presente revolución política puso el sello a la justicia de nuestra causa y a la barbarie de las legiones enemigas. La función que recordaba tan horrorosa y patética escena ha sido celebrada con la mayor magnificencia y suntuosidad. La Junta con sus Secretarios y Edecanes, todos los Jefes y Cuerpos militares que se hallaban en aquel cantón, el Intendente, Contador y Tesorero de ejército, con todos los Dependientes de Real Hacienda, las autoridades del pueblo, y una numerosa concurrencia de todas las clases solemnizaron tan religiosa y militar ceremonia en la Iglesia de dicho pueblo: una triple salva de artillería y fusilería, no sólo en La Carolina sino en todos los puntos de la línea explicó del modo más expresivo la grandeza del objeto que merecía empeñar las atenciones de la Nación Española, y se concluyó el acto con todas las demostraciones de gratitud hacia las primeras víctimas de nuestra libertad inmoladas a la ferocidad de unos desalmados asesinos »34.

  • 35 La defensa de la plaza de Gerona se le confió a Mariano Álvarez de Castro, quien contó con algo men (...)

17La caída de Gerona el 11 de diciembre de 1809 (tras el duro asedio) será un catalizador de los negros augurios para la causa patriótica, pues demostrará la eficacia de la maquinaria militar bonapartista y presagiará las dificultades que esperaban a las ciudades que soportaran el embate francés para luego ser conquistadas. De nuevo traemos a colación al chantre de la catedral jiennense, Luis Xavier de Garma y Moreno, pues a este canónigo dirige una epístola el gobernador de Gerona35 en la cual se ensalza la labor defensiva de los gerundenses y se describe el ambiente de extrema necesidad de la ciudad antes de caer:

« El Excmo. Sr. D. Mariano Álvarez Gobernador de Gerona ha dirigido a su íntimo amigo el Excmo. Sr. D. Luis Xavier de Garma dignidad de Chantre de la Santa Iglesia y Vocal de la Junta Superior de Gobierno de esta Ciudad el siguiente escrito, que insertamos a la letra para hacer ver las virtudes en grado heroico que inmortalizarán los nombres de los valientes defensores de aquella invicta Plaza terror de los franceses y asombro de la Europa toda.

Cuando la España toda se complace en nuestra libertad, cuando entona himnos en voz de nuestra constancia y cuando nos considera disfrutando del premio de nuestra lealtad libres ya de todo riesgo, es cuando nuestros trabajos y penas han llegado a su colmo. Hasta ahora habíamos tenido que combatir con un enemigo poderoso si, tenaz y cruel, pero que estábamos acostumbrados a rechazar con la fuerza: ahora es ya con la misma naturaleza contra quien lidiamos y a quien no podemos oponer otras armas que nuestra constancia, aquella constancia que tantas veces se ha opuesto al enemigo desde lo alto de las brechas. Más de un mes hace ya que este pueblo leal se mantiene con una estrechez y sobriedad que sería considerada muy rígida aún entre los Anacoretas; y sin embargo ni militar ni paisano han intentado desplegar sus labios para manifestar descontento. Ni la liberalidad del paisano en partir con el soldado hasta la parte más precisa de su sustento después de haberse generosamente desprendido de sus caudales y de sus muebles más preciosos ni las sabias y activas providencias del gobierno han podido evitar la miseria ni contener sus tan rápidos como funestos efectos. El hambre que desde largo y a un mismo tiempo introdujo en los cuarteles que en las casas de los particulares, llena excesivamente las cuadras de los hospitales y para colmar los sentimientos de la humanidad faltan aquí camas, ropa, medicinas y alimentos. El infeliz enfermo que se acoge a este asilo después que la languidez ha hecho caer el fusil de sus heroicas manos reclina su cuerpo doliente sobre el duro suelo, sin tener todavía el alivio de tenderlo sobre algunas pajas ni de abrigarlo con una manta, y para colmo de su desgracia en vez de encontrar un alimento adecuado a su dolencia, no halla otro que una ración muy escasa de pan, trigo cocido y agua caliente. En una parte se ve al amigo amparar al amigo en su desmayo, en otra al hijo caer desfallecido en el regazo de su amorosa madre, aquí a la esposa precipitarse en los brazos de su esposo con aquella languidez precursora de la muerte, y allí quizás el hijo que recibe los últimos alientos de su padre. La naturaleza cede al dolor más reflexionan que estos infortunios los origina la patria y que los exige por su independencia: el rostro se serena y se desvanece el llanto. Tal era días atrás el cuadro de Gerona y hubiera crecido todavía de punto si el Gobierno no echara mano de los caballos de los oficiales y paisanos y los destinara para alimento de los enfermos. No es menos triste el actual estado de Gerona al paso que algunos le suponen aliviado con la entrada de dos convoyes, siendo así que el primero que entró mes y medio ha, fue en gran parte consumido por los mismos que lo condujeron y el aumento de la guarnición y que el último del que entró una pequeña parte ha sido todavía gravoso, pues las Brigadas y la tropa que venía en su escolta sobre no haber hecho servicio alguno, han consumido el triple de lo que trajeron.

  • 36 El Correo de Jaén, nº 136, domingo 17 de diciembre de 1809.

Mas este relato de suma indigencia, ni ha detenido el curso de las obras, ni menos ha debilitado el ánimo imperturbable de esta guarnición y vecindario. En medio de tantos trabajos domésticos se ha manifestado en público un semblante sereno y se ha robado a la familia o al descanso el tiempo que ha sido preciso para reparar las brechas y formar dentro de la Plaza una nueva y más terrible fortificación. El soldado ha salido de una fatiga para entrar en otra más penosa, y ni aún sus compañeros más inmediatos le han oído prorrumpir en una queja. Morir o vencer por la Religión y por la Patria ha sido su grito constante en las calles y en los cuarteles, o ya cuando el enemigo ha intentado algo sobre las brechas. Entonces, fuese de día o ya en medio de la obscuridad de la noche, se ha visto al soldado anticiparse al toque de generala o a la voz de sus Jefes correr espontáneamente a las armas y a la formación; y aquellos mismos hombres que poco antes parecía no tener espíritu para articular una voz repetir en grito tumultuario= muramos todos antes de permitir que el enemigo sea dueño de esta Plaza. Hanse visto correr a porfía a los puntos de más riesgo con aquella serenidad fiel precursora de la victoria, y desayunarse a la noche con la satisfacción de haberla conseguido::: Aquí el soldado ha tenido parte en las penas del paisano y éste ha agotado sus últimos restos en beneficio de aquél. Hase visto la oficialidad de los cuerpos en la más absoluta indigencia. El Eclesiástico, el caballero, el comerciante y el artesano, se han apresurado luego a llevárselos a sus casas o a señalarles una módica pensión, y el oficial aceptarla a despecho de sus más íntimos sentimientos: Han sido insuficientes las tahonas para prestar al soldado el cuarterón de pan. El paisano ha presentado sus molinillos, aquellos molinillos que daban apenas para sustentar a su pobre familia. En medio de los mismos infortunios se han visto renacer aquí los decantados tiempos de la edad de oro, hallándose en todos el mismo interés, la misma disposición, los mismos sentimientos. ¡Ah cuanto diera por trasladar aquí aquellas almas miserables hijas de la avaricia que desconociendo todo sentimiento de humanidad y de patriotismo miran con ánimo sereno gemir en la indigencia al noble defensor de la Patria, y a ésta vacilar entre su salvación y su ruina! Aquí verán el desinterés, reconocerán la humanidad, y a despecho suyo exclamarán “Esta es la mansión de la virtud, esta es la morada del patriotismo »36.

  • 37 Un resumen clarificador y bien pertrechado académicamente es el de Giovanni Levi, « Sobre microhist (...)

18Como conclusión, el estudio de la prensa local, cuya ejemplificación es El Correo de Jaén, posibilita, de un lado, exprimir las fuentes del conocimiento locales desde un planteamiento microhistórico37 para extraer un sustancioso jugo de datos que han de contextualizarse a escala provincial, regional y nacional, y de otro lado, el mejor conocimiento de un periodo en la esfera local coadyuva a reinterpretar y a ajustar un proceso histórico, en este caso la construcción de los pilares ideológicos del bando patriota durante la Guerra de la Independencia, de manera que se pueden perfilar unos vectores historiográficos que vayan de abajo a arriba, es decir, que se proyecten desde el marco local hasta conformar una visión panorámica más nítida.

Haut de page

Notes

1 Hemos utilizado la colección reunida en los volúmenes 58 y 59 de la Colección del Fraile custodiada en el Archivo Histórico Militar.

2 El 23 de enero, el general Sebastián pone cerco a la ciudad de Jaén, dentro de la cual se habían hecho fuertes alrededor de 7.500 soldados patriotas capitaneados por Areizaga y que apostaron 48 cañones en las murallas (reforzadas y remodeladas tras varios meses de obras supervisadas por expertos en ingeniería militar). No obstante, cundió el desánimo como la pólvora, Areizaga abandona la capital junto con un escaso contingente militar camino a Guadix y Lacy, mientras el grueso de soldados se despoja de sus uniformes y se dispersa. El mismo 23 de enero, los franceses entran en Jaén sin encontrar resistencia alguna. Como nota curiosa, la única muerte producida fue la de una mujer, María Delgado, esposa de Luis Cano, que en las afueras de la ciudad, en el paraje de Pedro Codes, al ver aproximarse a las tropas francesas, murió de repente (probablemente de un infarto), según puede verse en Manuel LÓPEZ PÉREZ e Isidoro LARA MARTÍN-PORTUGUÉS, Entre la guerra y la paz. Jaén (1808-1814), Granada, Universidad de Granada, 1993, pp. 293-295.

3 Andalucía será conquistada por las tropas napoleónicas entre enero y abril de 1810 en una campaña relativamente fácil. El control de Sierra Morena por los franceses les abrirá las puertas de par en par para extenderse por el territorio andaluz una vez caídas las localidades de Andujar y Jaén. A continuación, Granada y Sevilla fueron controladas por el ejército bonapartista, y sólo, como es bien sabido, la plaza de Cádiz permanecerá libre de la invasión francesa debido al acantonamiento de tropas patriotas (procedentes del ejército de Extremadura) y a la protección dispensada por la Armada inglesa.

4 Para hacerse una idea de la efervescencia social en Jaén en los prolegómenos de la decisiva batalla de Bailén, ver Manuel LÓPEZ PÉREZ, « Jaén, 1808. Política, sociedad y milicia en vísperas de Bailén », en Bailén y la guerra contra Napoleón en Andalucía. Actas sobre las Segundas Jornadas sobre la Batalla de Bailén y la España Contemporánea, Jaén, Universidad de Jaén, 2001, pp.19-59. Asimismo, para conocer los entresijos de Jaén durante la Guerra de la Independencia, es imprescindible acudir a Manuel LÓPEZ PÉREZ e Isidoro LARA MARTÍN-PORTUGUÉS, Entre la guerra y la paz…, op. cit. Igualmente, para conectar los acontecimientos nacionales con los de corte local y provincial, es fundamental revisitar la obra de Gérard DUFOUR, La guerra de la Independencia, Madrid, Historia 16, 1989.

5 Los números de este periódico pueden consultarse en el volumen 59 de la Colección Documental del Fraile que se encuentra en el Archivo Histórico Militar.

6 Sin embargo, John TONE, The Fatal Knot. The Guerrilla War in Navarre and the Defeat of Napoleón in Spain, Carolina del Norte, University of North Carolina Press, 1994, sostiene la tesis de que en la Guerra de la Independencia hubo un predominio del patriotismo local sobre la unidad nacional, algo que recoge Álvarez Junco al esgrimir que más que « de sentimiento de identidad española, habría que hablar, pues, de vinculación comunitaria o de patriotismo local », según puede verse en José ÁLVAREZ JUNCO, Mater Dolorosa. La idea de España en el siglo XIX, Madrid, Taurus, 2001, p. 125. A nuestro juicio, esta argumentación es a todas luces errónea, pues el estudio de las fuentes y documentos locales coetáneos (Jaén sería un vivo ejemplo) no hace sino confirmar que el alzamiento contra los franceses de mayo de 1808 estuvo transversalizado por la idea y el sentimiento nacionales.

7 La administración josefina, con el eficaz concurso de los afrancesados, nada más ser conquistado un territorio o población de entidad, ponía en práctica su maquinaria propagandística para contrarrestar la propaganda enemiga. El régimen bonapartista, por medio de su propaganda, se esforzaba para controlar la opinión y someter a los españoles mediante la vía de la presión psicológica, haciéndoles ver lo inútil de la resistencia antifrancesa y lo pernicioso de ésta, pues la nueva monarquía prometía regeneración y felicidad. Un interesante artículo en este sentido es el de Manuel MORENO ALONSO, « La lucha por la opinión en la Guerra de la Independencia », en Historia 16, nº 208, 1993, pp. 25-36.

8 Francisco CARANTOÑA ÁLVAREZ, « Poder e ideología en la guerra de la Independencia », en Ayer, nº 45, p. 275-301. E incluso en el campo eclesiástico, había clérigos que defendían ideas diferentes, pues por ejemplo en la provincia jiennense, merced a la influencia de la Universidad de Baeza, en el último tercio del s. XVIII habían despuntado religiosos muy penetrados por las ideas ilustradas y reformistas debido al estudio de libros de texto que acataban los formulados regalistas que menoscababan el papel del papa a favor de una mayor intervención del Estado en los asuntos internos de la Iglesia en el plano nacional. En este sentido, es interesante ver Francisco Juan MARTÍNEZ ROJAS, « La diócesis jiennense en la era de la secularización (siglos XIX-XX) », en Historia de las diócesis españolas. Córdoba y Jaén, nº 8, Madrid-Córdoba, Biblioteca de Autores Cristianos-Cajasur, 2003, p. 302.

9 Fernando VII será objeto de una intensa campaña laudatoria merced a una pertinaz campaña de construcción de una imagen idílica de su persona. A este respecto ver Manuel MORENO ALONSO, « La fabricación de Fernando VII », en Ayer, nº 41, pp. 17-41 y La generación española de 1808, Madrid, Alianza, 1989.

10 El Correo de Jaén, nº 1, miércoles 10 de agosto de 1808.

11 Suplemento de El Correo de Jaén, miércoles 12 de noviembre de 1808.

12 De hecho, una de las constantes de los memorialistas y de gran parte de la historiografía francesa ha sido juzgar con dureza el papel de la Iglesia española, especialmente el bajo clero, que es considerado como uno de los agentes más activos en la radicalización del conflicto bélico, según recoge Jesús de HARO MALPESA, « El impacto de la Batalla de Bailén en Francia. La historiografía francesa », en La Batalla de Bailén. Actas de las Primeras Jornadas sobre la Batalla de Bailén y la España Contemporánea, Jaén, Universidad de Jaén, 1999, pp. 155-201.

13 Este abono religioso en el ideario patriótico, en lo que atañe a la esfera local, puede comprobarse en Emilio Luis LARA LÓPEZ, « Fuentes para el estudio de la Guerra de la Independencia en Jaén: Tomás Muñoz, prior de la iglesia de San Ildefonso, autor de la Relación Sucinta de hechos heroicos (1816) », en Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, nº 183, 2003, pp. 371-408.

14 Para aquilatar las relaciones existentes entre las mentalidades del Antiguo Régimen y la religiosidad popular, es recomendable acudir a José Andrés-Gallego, « Historia cultural e historia religiosa », en Ignacio Olábarri y Francisco Javier CASPISTEGUI (drs.), La “nueva” historia cultural: la influencia del postestructuralismo y el auge de la interdisciplinariedad, Madrid, Editorial Complutense, 1996, pp. 175-188. Las cofradías penitenciales venían sufriendo un acoso desde la época del valimiento de Godoy, pues se inician unas desamortizaciones que les privarán de buena parte de sus fincas rústicas y urbanas (procedentes de donaciones fundamentalmente), lo que precipitará la desaparición de muchas cofradías pasionistas o, en el mejor de los casos, las que sobrevivan, verán mermado enormemente su patrimonio económico; y además, las medidas adoptadas por el régimen josefino, irán encaminadas a profundizar en los procesos desamortizadores de las cofradías laicales y penitenciales. Esta etapa de zozobra puede verse, verbigracia, en Arturo MORGADO GARCÍA, « La difícil supervivencia de las cofradías penitenciales gaditanas en el primer tercio del siglo XIX », en Actas del III Congreso Nacional de Cofradías de Semana Santa, Córdoba, Cajasur, 1997, volumen I, pp. 201-208.

15 El Correo de Jaén, nº 1, miércoles 10 de agosto de 1808.

16 El Correo de Jaén, nº 14, domingo 16 de octubre de 1808.

17 Este reforzamiento consistió en: la reparación de los lienzos de muralla y del castillo deteriorados por mor del tiempo y de los combates de julio de 1808, el tapiado de portillos, la creación de puestos de guardia, construcción de fosos y parapetos con troneras para fusileros, levantamiento de plataformas para ubicar cañones y fortificación de determinados edificios del casco urbano considerados piezas básicas para la defensa intramuros. En el alcázar de Santa Catalina se situaron diversas piezas artilleras y se remodeló el patio de armas a la par que se reforzaba su guarnición, pues el castillo se consideró como el último baluarte defensivo en caso de ser conquistada la ciudad por los franceses. Para ver las obras de fortificación del antiguo alcázar musulmán a lo largo de 1808 y 1809, así como el uso militar que le dieron los franceses, ver Juan Carlos CASTILLO ARMENTEROS y María del Carmen PÉREZ MARTÍNEZ, « De castillo medieval a fortificación francesa. El castillo de Santa Catalina (Jaén) durante la Guerra de la Independencia », en La Guerra de la Independencia (1808-1814). Perspectivas desde Europa. Actas de las Terceras Jornadas sobre la Batalla de Bailén y la España Contemporánea, Jaén, Universidad de Jaén, 2002, pp. 171-238.

18 Luis Xavier de Garma y Moreno (Barcelona, 1752-Jaén, 1824), fue un destacado canónigo de la catedral jiennense. Si bien en la primera fase de su vida se inició en la carrera de las armas, su vocación religiosa se impuso a la castrense, lo que le valió ganar una canonjía en la catedral de Vich. Sus conocimientos de matemáticas e ingeniería le llevaron a diseñar obras de poliorcética, y su inclinación hacia la milicia le llevó a ser designado de forma interina Vicario General del Ejército capitaneado por el general Ricardos que invadió Francia en 1792 en la Guerra de la Convención. En 1794 recibe la dignidad de chantre de la catedral de Jaén, ciudad a la que llega en 1795, simultaneando su cargo con el de Comisario de la Inquisición (dependía del tribunal del Santo Oficio de Córdoba). En los inicios de la Guerra de la Independencia forma parte como vocal tesorero de la Junta Suprema de Jaén, y a lo largo de 1809 supervisó (en calidad de superintendente) las labores de fortificación de la capital jiennense para resistir el ataque de los ejércitos bonapartistas. Cuando las tropas francesas entran en la ciudad el 23 de enero de 1810, el chantre Garma es el único miembro de la Junta Suprema que no abandona Jaén, y las tensas relaciones que el chantre Luis Xavier de Garma mantuvo con la administración bonapartista estallarán el 15 de mayo de 1811, cuando al estar él oficiando misa en la catedral, fue sacado violentamente a la lonja exterior para propinarle cien azotes, siendo acto seguido conducido preso al castillo de Santa Catalina, fortaleza medieval reutilizada por el ejército francés como cuartel general y cárcel de patriotas. Luis Xavier de Garma, al término de la Guerra de la Independencia, se destacará por su ideología absolutista, y en el último período del Trienio Constitucional (1823), el Ayuntamiento liberal condenará al chantre Garma a la pena de destierro. La vuelta del absolutismo fernandino en 1823 motivará que Luis Xavier de Garma regrese (viejo y enfermo) a Jaén, ciudad en la que morirá en 1824. Para este particular ver Emilio Luis LARA LÓPEZ, « El chantre de la catedral de Jaén don Luis Xavier de Garma y Moreno », en Códice, nº 15, 1999, pp. 29-37.

19 El Correo de Jaén, nº 83, miércoles 14 de junio de 1809.

20 El Correo de Jaén, nº 131, miércoles 29 de noviembre de 1809.

21 El Correo de Jaén, nº 65, domingo 9 de abril de 1809.

22 Los detentadores de las virtudes y costumbres españolas (léase castizas), en sus escritos, criticaban descarnadamente la galomanía o afrancesamiento cultural en el que estaban inmersos determinados sectores de la elite, pues todo lo relacionado con Francia (literatura, moda, teatro, etc.), era reverenciado e imitado en España por esa porción de la elite cultural, social y económica. A este particular, ver Gérard DUFOUR, Los afrancesados, Madrid, Cuadernos de Historia 16, nº 121, 1985, p. 4. Por lo que respecta a la persecución a la que fueron sometidos los afrancesados jaeneses, ver Emilio Luis LARA LÓPEZ, « La represión de los afrancesados: condenas sociales, jurídicas y políticas. El caso de Jaén (1812-1820) », en Hispania Nova, nº 3, 2003, http://hispanianova.rediris.es/articulos/03_001.htm, y Emilio Luis LARA LÓPEZ y María José MARTÍNEZ HERNÁNDEZ, « El primer exilio político español: los afrancesados. Los emigrados jiennenses », en El Toro de Caña, nº 10, 2003, pp. 201-225.

23 Es un juego de palabras que se refiere al dios de la guerra Marte.

24 El Correo de Jaén, nº 3, miércoles 7 de octubre de 1808.

Un ejemplo sensu contrario es un soneto laudatorio dedicado a Reding, pues lejos de encerrar una carga xenófoba hacia el militar inglés, elogiaba sus virtudes castrenses (no en vano Inglaterra era la principal aliada de España contra Napoleón). Tras la victoria de Bailén, una legacía de notables jiennenses se desplazó hasta Baeza para ofrecerle a Reding sus respetos y darle una estampa del Santo Rostro (el icono con consideración de reliquia de la Pasión de Cristo más importante que se veneraba en la catedral de Jaén). Dicho poema, que aparece insertado en el suplemento de El Correo de Jaén de 23 de octubre de 1808 es: “Aunque eras conocido en toda España/Oh REDING esforzado y valeroso/Por soldado el más fuerte y animoso/Que desnudo el acero en la campaña:/La victoria más grande, y más extraña,/Que hoy consigue tu brazo victorioso/A la margen del Betis caudaloso,/Tu nombre inmortaliza en esta hazaña:/Resuene pues tu fama por el mundo,/Y tu nombre cual astro rutilante,/Ilumine del uno al otro Polo:/Y puesto que es mi numen infecundo/Para hacerte un elogio exorbitante,/Que te elogie, pues debe, el Dios Apolo”.

25 A este particular ver Jean René AYMES, « La imagen de Francia y de los franceses en España en 1808 », en La Guerra de la Independencia (1808-1814). Perspectivas desde Europa…, op. cit, pp. 83-117.

26 Diario de Jaén, lunes 25 de julio de 1808.

27 Suplemento de El Correo de Jaén, 2 de febrero de 1809.

28 Suplemento de El Correo de Jaén, miércoles 12 de octubre de 1808.

29 Los médicos, al realizar sus tareas asistenciales, también se consideraba que cumplían con sus deberes patrióticos, pues por ejemplo, cuando el galeno de la capital jiennense, Vicente de Texada, recibe el encargo de inspeccionar diariamente los hospitales de las poblaciones de Bailén y Mengíbar a finales de agosto de 1808, en los cuales convalecían « los gloriosos defensores de nuestra Patria », comprobó que los cuidados prestados a los heridos eran adecuados:
« […]sin haber hallado falta alguna que notar en orden a la buena asistencia, método curativo, alimentos, administración y conservación de ellos a beneficio de los enfermos; y en la relación que dio a esta Suprema Junta, expuso que los facultativos eran excelentes, las comidas abundantes y bien condimentadas, las dietas de caldo de gallina cuantas eran necesarias, los licores finos y comunes muy buenos, y las medicinas de la superior clase que caben en el botiquín del Ejército; añadiendo que sólo faltaba alguna ropa para mudarla con más frecuencia, la que inmediatamente se mandó habilitar, disponiendo se cosiese mayor número de camisas del que había indicado dicho Profesor ».
Esta noticia aparece publicada en El Correo de Jaén, número 4, miércoles 31 de agosto de 1808.

30 Hay que tener en cuenta que, como consecuencia de la batalla de Bailén, comenzó a ensalzarse la gesta heroica de María Bellido, apodada la culiancha, que tan destacada labor como aguadora de los fusileros tuvo bajo la canícula jiennense (los combates se desarrollaron el 19 de julio). Así, en la capital y en toda la provincia, se conocía el valor de esta mujer, utilizándose su ejemplo como algo digno de ser imitado por las féminas jaenesas. Para profundizar en los perfiles biográficos de María Bellido y en su ulterior mitificación a lo largo de la España liberal decimonónica, ver Manuel LÓPEZ PÉREZ, « María Bellido: una mujer para una batalla. Mito y realidad en la heroína de Bailén », en Conflicto y sociedad civil: la mujer en la guerra. Actas de las Cuartas Jornadas sobre la Batalla de Bailén y la España Contemporánea, Jaén, Universidad de Jaén, 2003, pp. 21-83.

31 El Correo de Jaén, 13 de agosto de 1808. El periódico reproduce el oficio que el Intendente General del Ejército de Andalucía remitió el 9 de agosto a la Junta Suprema jiennense.

32 El Correo de Jaén, nº 66, 12 de abril de 1809.

33 Para ver el proceso de robustecimiento del 2 de Mayo como festividad nacional clave, es fundamental ver Christian DEMANGE, « La fête nationale du Dos de Mayo dans la construction de l’ imaginaire nacional espagnol », en Carlos SERRANO (dir.) Nations en quête de passé. La péninsule ibérique (XIX-XX siècles), Ibérica-Essais, Presses de l’ Université de París-Sorbonne, 2000, pp. 95-108.

34 El Correo de Jaén, nº 73, miércoles 10 de mayo de 1809.

35 La defensa de la plaza de Gerona se le confió a Mariano Álvarez de Castro, quien contó con algo menos de 7.000 combatientes (casi todos integrados en el Ejército). El asedio duró desde mayo hasta diciembre de 1809. La ocupación de la capital gerundense, por su importancia estratégica, dejó expedito el camino para la penetración de los contingentes militares napoleónicos.

36 El Correo de Jaén, nº 136, domingo 17 de diciembre de 1809.

37 Un resumen clarificador y bien pertrechado académicamente es el de Giovanni Levi, « Sobre microhistoria », en Peter BURKE (ed.) Formas de hacer Historia, Madrid, Alianza Universidad, 1999, pp. 119-143.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Emilio Luis Lara Lopez et María José Martinez Hernandez, « El Correo de Jaén (1808-1810): un ejemplo de los pilares ideológicos de la Guerra de la Independencia desde la óptica de la prensa local », El Argonauta español [En ligne], 1 | 2004, mis en ligne le 15 juin 2004, consulté le 22 mars 2017. URL : http://argonauta.revues.org/1160 ; DOI : 10.4000/argonauta.1160

Haut de page

Auteurs

Emilio Luis Lara Lopez

E. S. El Valle (Jaén) HUM768 - Universidad de Jaén

María José Martinez Hernandez

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org