Navigation – Plan du site
Livraison janvier

Prensa, verdad y terrorismo : la lección política del 14-M

Miguel Catalán

Résumés

Cet article analyse la manière dont le gouvernement espagnol a géré l'information sur les attentats terroristes du 11 mars 2004, ainsi que l'impact de cette gestion sur les élections législatives qui se sont déroulées trois jours après.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Este artículo analiza, especialmente en el ámbito de la prensa, los términos de una relación causal: aquella que se produjo en España entre mentira política y resultados electorales durante el período de 72 horas que va de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid a las elecciones legislativas del día 14 del mismo mes y año.

2Los analistas e informadores, así como los propios partidos políticos, coinciden hoy en que la masacre del 11 de marzo ejerció una influencia decisiva en el resultado de las elecciones generales que se celebraron tres días después. Y, en efecto, todos los datos prospectivos de que se disponía antes del 11 de marzo, incluyendo encuestas y sondeos oficiales o de medios privados, coincidían en asignar al entonces gobernante Partido Popular un margen de victoria relativamente cómodo, si bien en los días previos al día de los atentados ese margen se había reducido en cierta medida. Me propongo inquirir por qué se produjo el giro electoral que terminó dando el gobierno al PSOE, y qué consecuencias podemos extraer del mismo en términos de comunicación y política.

3Casi desde el mismo momento en que tuvo lugar la masacre de Madrid se supo que la autoría de la misma beneficiaba con claridad a uno u otro de los dos principales partidos políticos en contienda electoral. Si ETA era la autora de los atentados, estos favorecerían las expectativas electorales del PP, que había luchado con notable eficacia contra la organización terrorista en todos sus años de gobierno, pero que también había utilizado el terrorismo etarra como arma de partido frente a su oponente principal, el PSOE, así como contra los partidos nacionalistas vascos y catalanes. Tras el encuentro secreto mantenido en vísperas electorales entre dos miembros de ETA y Josep Carod Rovira, presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, partido asociado al Partido Socialista de Catalunya en la coalición que gobernaba aquella comunidad, y en especial con el acuerdo subsiguiente de que ETA no matara en Cataluña, un atentado en Madrid significaba dar la razón al presidente del gobierno, José María Aznar, acerca de las veleidades proetarras de una parte del socialismo catalán, así como del apoyo del PSOE al Plan soberanista del lehendakari Ibarretxe para Euskadi. En cambio, si el autor de la masacre era algún grupo radical islámico, los votantes la verían como una respuesta islamista de guerra a la participación española, de la mano del PP, en la reciente invasión norteamericana de Iraq. El voto de castigo al PP beneficiaría en ese segundo caso al PSOE.

4Lo que sucedió de forma característica entre el 11 y el 14 de marzo de 2004 es que el Gobierno español no sólo quiso que la autoría fuera aquella que le beneficiaba, sino que mintió de forma sistemática desde las instancias oficiales y haciendo uso de todos sus medios para hacer creer al electorado que las cosas habían sucedido tal como convenía a su partido político de procedencia, y no tal como habían ocurrido en realidad. Lo hizo desde el principio hasta el final; es decir, desde el día 11 hasta el 14, y utilizó para ello las más diversas formas de engaño apoyadas en su posición de poder, de suerte que un buen número de ciudadanos se vio obligado a sintonizar emisoras de televisión y radio extranjeras para enterarse de lo que estaba ocurriendo en su propio país. Tres días de sostenida mentira gubernamental hicieron que el electorado diera la espalda al PP. Entre millón y medio y dos millones de electores, según distintos cálculos, se movilizaron en contra de ese partido.

5Expondremos de forma cronológica la gestión informativa que hizo el gobierno de la crisis poniendo el acento en la atribución de la autoría de los atentados a través de sus declaraciones oficiales y contrastando esta con la información de que iban disponiendo los medios de comunicación españoles y extranjeros, en especial la prensa escrita.

El día de los atentados

6Los atentados masivos de Madrid se produjeron en torno a las 7,40 h. de la mañana del 11 de marzo de 2004, jueves. A las 10 de la mañana, la cifra oficial de muertos ascendía ya a setenta. A las 9,30 horas, el lehendakari vasco Ibarretxe convocó a los periodistas y, con el rostro demudado, tildó a los miembros de ETA de alimañas y asesinos en su declaración institucional. Nada tenía de extraño. Además de la llamada de Ruíz Gallardón, alcalde de Madrid, que le había transmitido la versión oficial acerca de la segura autoría de ETA, en las tres primeras horas la mayoría de los españoles pensaba que había sido ETA, pues, aun cuando la organización se encontraba muy debilitada, un comando etarra había sido interceptado dos semanas antes en la provincia de Cuenca con 500 kilos de explosivos, y la Nochebuena anterior había pretendido atentar, también con mochilas, en otra estación de tren madrileña, la de Chamartín. Ahora bien, a las 10,30 horas, apenas tres horas después de los atentados, ya han sucedido dos cosas que advierten de una segunda pista; por un lado, la policía ya está registrando una furgoneta blanca robada en Alcalá de Henares, de donde han partido los trenes cargados con las bombas. Dentro de la furgoneta encuentran un teléfono portátil, siete detonadores y una cinta comercial con la carátula en árabe. Además, por la matrícula averiguan que ha sido robada en el barrio de Tetuán, donde vive un buen número de magrebíes. Las autoridades policiales son informadas al punto de estos indicios que apuntan al islamismo. Y sobre esa misma hora, por otra parte, Arnaldo Otegi, el líder de la ilegalizada Herri Batasuna, brazo político de ETA, hace una declaración pública en la que condena el atentado, niega en rotundo la autoría de ETA y señala textualmente a la resistencia árabe. Da en apoyo de su conjetura dos razones que después se demostrarán acertadas, pero que ya en ese momento son razones a tener en cuenta. Afirma: « Ni por los objetivos ni por el modus operandi la masacre puede ser responsabilidad de ETA ».

7A las 12 h. el ministro del Interior, Ángel Acebes, convoca una reunión con los mandos antiterroristas en el propio Ministerio. Los expertos policiales le confiesan sus dudas acerca de la autoría. Así lo ha señalado el principal responsable de la investigación policial, Jesús de la Morena, que fue convocado a esa reunión de análisis. De la Morena declara en la comisión parlamentaria de investigación del 11-M celebrada el 7 de julio de 2004: « Yo contemplaba esa posibilidad de ETA con cierto escepticismo », y después afirma que lo que da ventaja (no seguridad ni certeza) a la autoría de ETA es una llamada a las 13 h. del subdirector general operativo de la policía, Pedro Díaz Pintado, según la cual el explosivo utilizado era Tytadine, habitual de la organización independentista.

  • 1 HERNÁNDEZ, Enric, « Cronología del silencio », suplemento especial 11-M de El Periódico, 21 de marz (...)
  • 2 HERNÁNDEZ, Enric, « Cronología del silencio », suplemento especial 11-M de El Periódico, 21 de marz (...)

8También a mediodía, el candidato por el PP Mariano Rajoy pronuncia un mensaje institucional desde la sede de su partido. Al igual que Aznar más tarde, respecto a la autoría habla de « asesinos » y « terroristas », pero sin mencionar a ETA. Sin embargo, en declaraciones posteriores a Tele 5, se manifestó `convencido` de la autoría vasca. A las 12,13 h., una fuente policial informa a El Periódico de Catalunya que, tras hallar la furgoneta de los explosivos con la carátula en árabe, las pesquisas apuntan a la pista islámica1. Ocho minutos después, un responsable del mismo periódico telefonea a la directora de comunicación del Ministerio del Interior, que ha acompañado al ministro Acebes durante toda la mañana; cuando le pregunta si en el suplemento especial que están preparando sobre los atentados ya pueden dar por segura la autoría, la portavoz contesta: « Aguantad un poco, que no lo sabemos con seguridad »2. Sin embargo, a las 13 h. se reúne el Gabinete de Crisis en el Ministerio de Agricultura. De allí saldrán las declaraciones oficiales de la « certeza absoluta de que es ETA » manifestadas por Aznar, Acebes, Rajoy, Zaplana o Ana Palacio.

9Entre las 13,00 y las 13,30, Aznar llama por teléfono a los directores de los principales periódicos nacionales, que están preparando las ediciones especiales de tarde. Tales llamadas del presidente del gobierno son del todo excepcionales. Jesús Ceberio, por ejemplo, señalará que en todos sus años como director de El País, el periódico español de mayor tirada, nunca había recibido una llamada personal del presidente del gobierno. En todo caso, en esas llamadas Aznar asegura a los directores que ETA es sin duda la autora de la matanza. Enfatizo el « sin duda » que después evocarán algunos de los directores llamados. El propio Jesús Ceberio, que en la edición especial de tarde de su periódico atribuirá a ETA la matanza debido a la llamada el presidente, recordará después que Aznar utilizó las expresiones « sin ningún género de dudas », « con total rotundidad » y « tenemos la seguridad »; además, Aznar atribuyó a ETA y su entorno las « intoxicaciones» sobre la autoría del terrorismo islámico. « A todas luces -escribe Ceberio-, fue un grave error cambiar el título con el que había decidido encabezar la edición especial del jueves 11 de marzo ». Tales llamadas, teniendo en cuenta su excepcionalidad y su intención de ejercer una influencia sobre la determinación de la autoría, se demostrarán después de naturaleza principalmente intoxicadora. Pero no serán las de los periódicos españoles las únicas llamadas intoxicadoras del gobierno español; el diario Le Monde cuenta en su edición del 12 de marzo que durante la misma mañana del 11 una « fuente gubernamental española » llamó a la redacción para certificar que la responsable era ETA.

10A las 13,15 horas el ministro del Interior, Ángel Acebes, da su primera rueda de prensa. En una omisión deliberada de la información que le ha facilitado Ignacio Astarloa, secretario de Estado de Seguridad, según la cual la cinta con la carátula en árabe apunta a la posibilidad islámica, Acebes afirma : « No hay duda, ha sido ETA » (las cursivas sobre las expresiones de certeza son mías). Varios periodistas nacionales y extranjeros le preguntan, no obstante la rotundidad de la declaración, sobre la posibilidad de Al Quaeda. Contesta: « No tengo duda de que el responsable es ETA ». Y no sólo omite información, sino que miente al declarar: « En estos momentos, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y el Ministerio del Interior no tienen ninguna duda que el responsable de este atentado es la banda terrorista ETA ». En relación con el desmentido de Otegi, Acebes lo tacha de « parte de un proceso de intoxicación » y califica de ‘miserables’ a quienes ponen en duda la autoría de ETA.

11Esta primera comparecencia de Acebes es la mejor muestra de la dimensión de la campaña de mentira e intoxicación políticas que se ha acordado esa mañana y que llegará hasta el día de hoy, sólo cediendo aquí y allá un palmo de verdad cuando ya no haya más remedio que cederlo; el 29 de julio de 2004, más de cuatro meses después de los atentados y tras la acumulación de detenidos islamistas e incesantes nuevas pruebas que corroboran la culpabilidad internacional, Acebes todavía preguntará en la Comisión de Investigación del Congreso « quién está detrás del 11-M », dejando entender que ETA podría aún ser la respuesta tras el islamismo radical cuya autoría ya se encuentra a esas alturas mundialmente reconocida. Pero esa primera comparecencia de Acebes ofrece asimismo un muestrario de los errores de comunicación (no sólo se va a mentir, sino que se va a hacer torpemente) que van a sucederse hasta la misma noche del sábado.

  • 3 PARDO, Pablo, « Según los expertos de EEUU, los métodos son de Al Qaeda », en El mundo, viernes, 12 (...)

12No debemos pasar de este punto, no obstante, a la hora de examinar la « certeza » y la « ausencia de dudas » que los distintos representantes del gobierno se atribuyen (y atribuyen falazmente a sus informantes policiales) no sólo el jueves, sino el viernes, y luego el sábado y hasta el mismo domingo en la forma más defensiva de la « convicción moral ». La certeza objetiva excluye, como sabemos, toda duda. La certeza subjetiva, por su parte, es a su vez un estado mental que excluye cualquier posibilidad alternativa. Y la certeza de que la responsable fue ETA, entendida como informe de un estado mental de seguridad absoluta ante el grado de probabilidad de un hecho, implica esa misma mañana del jueves una falsedad meridiana; falsedad que se irá haciendo más flagrante conforme pasen las horas y los días para terminar convirtiéndose en clamorosa la noche del sábado, cuando ya se han producido las primeras detenciones. Los ciudadanos, incluyendo los periodistas y algunas autoridades autonómicas, pudieron experimentar durante las tres primeras horas del jueves la certeza subjetiva de que había sido ETA. Pero el Gobierno, y en especial su presidente, José María Aznar, sabe al poco de producirse las explosiones que quizá ha sido Al Qaeda. Lo sabe al menos tanto como aquellos medios británicos y norteamericanos que no sólo mencionan, sino que señalan a Al Qaeda la misma mañana de los hechos: entre ellos la CNN o la BBC. Pues las fuentes de información al respecto del gobierno español son las mismas que las fuentes de información de los gobiernos británico y norteamericano, embarcados como aquel en la aventura bélica de Iraq. Quizá la prensa española no disponía el jueves de los datos que sí tenían algunos medios de los países implicados en la guerra de Iraq; quizá se dejó influir por la información/desinformación oficial, incluyendo las llamadas de Aznar. Pero la BBC y la CNN, así como algunos medios escritos norteamericanos y británicos que atribuyeron a Al Quaeda los atentados desde el mismo jueves, se basaban en los informantes y expertos en antiterrorismo internacional de sus propios países, así como de otros como Israel. Esos servicios, y también los presidentes de esos países que impulsaron o apoyaron la guerra de Iraq junto al gobierno español, no han olvidado el 11 de marzo que España tiene tropas de ocupación en aquel país. Que España, como Estados Unidos o el Reino Unido, es retaguardia de una guerra ofensiva. Ni esos expertos ni esos presidentes, ni la prensa de esos países han olvidado la cinta de 17 minutos difundida el 18 de octubre anterior por la cadena Al Yazeera, donde una voz en representación de Al Qaeda amenaza a España de forma explícita: « Nos reservamos el derecho a responder en el momento y el sitio adecuado a todos los países participantes en esta guerra injusta, particularmente Reino Unido, España, Australia, Polonia, Japón e Italia ». Pero es que, además, España ya ha sido víctima de atentados de la Yihad islámica por su participación en la guerra de Iraq: los atentados de Casablanca de mayo de 2003; por el mismo motivo, conocido por el presidente Aznar, que los atentados de Madrid. Desde que Aznar refuerza la decisión que ha tomado George W. Bush de invadir Iraq, el nombre de España ha sido citado textualmente en la propaganda islamista como integrante del llamado « bando de los cruzados », en una lista muy breve de sólo cuatro países : Estados Unidos, el Reino Unido, Israel y España. Los expertos israelíes y norteamericanos, así como la Interpol y la Europol, saben además que Al Qaeda estaba planificando desde 1998 una espectacular acción terrorista en Europa, con acciones que luego resultaron frustradas en Estrasburgo y en París. Pero el gobierno de Aznar tiene también acceso a las informaciones de los expertos norteamericanos en terrorismo, vinculados o no al Pentágono; la principal actividad internacional del presidente Bush, con quien Aznar mantiene frecuentes conversaciones en función de su alianza bélica, es la denominada « lucha contra el terrorismo internacional», las agencias de inteligencia norteamericanas, de hecho, casi no se ocupan de otra cosa desde el 11-S. Opiniones de expertos norteamericanos en terrorismo internacional pudo obtener libremente, por ejemplo, Pablo Pardo, corresponsal del diario El Mundo en Washington, quien ese mismo jueves de la masacre entró en contacto con ellos en calidad de mero periodista. Esto es lo que le dijeron ya el jueves: « Todos los expertos en terrorismo contactados por este periódico en Estados Unidos coinciden en una cosa : a pesar de las declaraciones del gobierno, los primeros sospechosos son grupos integristas cercanos a Osama Ben Laden. La única posibilidad de que ETA fuera la culpable es la opción Omagh: un grupo terrorista debilitado y dividido que busca una accción espectacular y causa una masacre. La diferencia es que los disidentes del IRA mataron en 1998 en el pueblo norirlandés de Omagh a 29 personas. Ayer, en Madrid, murieron al menos 192 ». Una cifra propia de Al Qaeda y extraña a cualquier grupo nacionalista europeo. Peter Bergen, por su parte, especialista en terrorismo de la New American Foundation, no descarta que en la práctica ETA se haya puesto a imitar a Al Qaeda; ahora bien, para Bergen los principales sospechosos son los islamistas: « En octubre ­afirma Bergen-, Ben Laden amenazó a Italia, Turquía, Gran Bretaña, Japón, Australia, Holanda y España ». Desde entonces, « se han producido los atentados contra los policías italianos en Iraq, contra intereses británicos en Turquía y ahora, esto ». John Pike, director del centro de estudios Global Security y asesor del Pentágono, es de la misma opinión: « Yo empezaría a buscar por Al Quaeda. Este atentado es estilo checheno ». Para Jonathan Schanzer, del Instituto de Oriente Medio, « la acción pudo haber sido cometida por grupos terroristas argelinos »3 .

13Resulta difícil de creer que el presidente Aznar, en contacto estrecho con Bush y Blair en esos meses previos al atentado en calidad de aliado de guerra, ignorara todos estos antecedentes y conexiones; pero resulta hasta difícil de imaginar que Bush no se los hiciera saber en la conversación telefónica que mantuvieron la misma mañana del jueves. Sencillamente, no es creíble que Aznar ignore desde las primeras horas lo que opinan Richard Noble, el jefe estadounidense de Interpol, y Jurgen Storbeck, el jefe de Europol, quienes sospechan de Al Qaeda desde la mañana del jueves. Y, sin embargo, Aznar afirmará aún el sábado,16 de marzo, que « quien tenga dos dedos de frente » atribuirá a ETA los atentados.

14Con todos esos antecedentes; además de algunos indicios objetivos del atentado que apuntan al islamismo: la falta de aviso de las bombas, lo indiscriminado y masivo del objetivo, la multiplicidad de terroristas en lugares diversos actuando de forma simultánea, afirmar desde el Gobierno que ETA era sin duda alguna la culpable de la masacre de Madrid es una falsedad deliberada ya en el mismo momento en que se desencadenan; pero aumenta en gravedad a las tres horas, cuando se produce el desmentido de Herri Batasuna y se descubre la cinta con la carátula en árabe.

15Y, sin embargo de todo ello, Aznar decide junto a sus principales colaboradores la mañana del jueves dar la impresión de que no existe una sola de tales múltiples sospechas; de que no hay ninguna duda de la autoría de ETA; de ocultar los indicios y esconder los motivos de toda duda razonable, y en especial de ocultar el nombre de Al Qaeda. Se decide desde el principio y hasta el día de las elecciones dar la impresión a toda España, que seguirá de luto oficial hasta el domingo, de que sólo hay un camino, el que conduce a ETA. Por ese motivo afirmará Aznar que « sin ninguna duda » ha sido ETA ante los directores de periódicos; no sólo en la ronda de llamadas pasado el mediodía, sino en la segunda, al final de la tarde, cuando la pista de Al Qaeda ya tiene peso específico y el presidente sigue empeñando su palabra en falso.

16La falsedad radical de la certeza se verá agravada, además, por una táctica de amedrentamiento que conlleva graves peligros: la de tachar de ‘miserables’ a quienes ponga en duda la autoría de ETA. Esa acusación la formulará primero Acebes y después Aznar, cuando los indicios objetivos ya señalan la duda sobre la autoría como la única actitud mental razonable. Tachar de miserable a quien piense de forma distinta al Gobierno no es la primera vez que se hacía desde la cúpula del PP; pero tachar de miserable a quien ponga en duda una falsedad deliberada representa un salto adelante en el desprecio a la opinión pública y una invitación a las masas aclamatorias de los dictadores de todo tiempo y lugar. Dejaré aquí este punto que merecería sin duda un análisis más pormenorizado.

17Sobre las 14,00 h. se obtuvieron los primeros datos fiables del explosivo utilizado, que según la primera versión, por motivos todavía no aclarados, era Tytadine. Los análisis de las 14,00 h. mostraron que era dinamita, pero sin poder precisar su marca. A esa hora del mediodía ya se sabe que el explosivo no apunta a ETA, como al principio se pensaba.

  • 4 REKALDE, Ángel, « 11-M, El otro nervio de la guerra », p. 160, en VV. AA, 11-M, Tres días que engañ (...)

18Las autoridades españolas no sólo mintieron o incitaron a mentir a los medios de comunicación y a los ciudadanos españoles, sino también a las fuerzas de seguridad de otros países europeos. Un documento de la policía federal, citado por la televisión pública alemana, afirma que España retuvo información « ante la inminencia de las elecciones »; « facilitar información falsa entre servicios policiales amigos va más allá de todo lo imaginable », expuso un funcionario alemán; y el jueves, 18 de marzo por la noche, el ministro de Interior de aquel país, Otto Schily, aseguró en un programa de la televisión pública que « hubo retrasos, imprecisiones y quizá incluso cosas inciertas» en la información facilitada por el gobierno español tras los atentados del 11-M »4.

19A los pocos minutos de confirmarse que el explosivo utilizado no es Tytadine, sin embargo, Aznar hace una declaración institucional donde todas las referencias y sobreentendidos apuntan, sin nombrarla, a ETA: « Cumplirán íntegramente sus condenas. (...) Estamos del lado de la Constitución (...) Nunca permitiremos, no vamos a permitir nunca, que una minoría de fanáticos nos imponga nuestras decisiones sobre nuestro futuro nacional (...) No hay negociación posible ni deseable con estos asesinos que tantas veces han sembrado la muerte por toda la geografía de España ». Ninguna de sus palabras apunta a la posibilidad islámica. Y anuncia una manifestación para el día siguiente con un lema dirigido contra ETA, que había puesto en duda la Constitución española: « Con las víctimas, con la Constitución, por las víctimas del terrorismo ».

20Las ediciones especiales de esa tarde de los periódicos españoles atribuyen la matanza a ETA, en buena parte debido a la llamada orientadora de Aznar. ETA era la única organización nombrada en los titulares. En especial El País, el periódico nacional más favorable al PSOE, titula de forma llamativa « Matanza de ETA en Madrid »; y en el editorial se puede leer: « La hipótesis más probable apunta una vez más a ETA, que habría llegado así a la cima de su proceso de degeneración mafiosa ». La Razón titula « Asesinos », y subtitula: « Conmoción en España tras los salvajes atentados de ETA en Madrid ». ABC titula « Masacre en Madrid », y subtitula: « ETA asesina a más de 130 personas ». El editorial, también dando por supuesto que es ETA, reza: « Con España, con las Constitución y por las víctimas ». El Mundo titula: « Masacre etarra en Madrid », y subtitula con una cita del presidente: « Aznar: los han matado por ser españoles». Este periódico da a conocer las emisiones de los medios de comunicación internacionales que esa misma mañana ya comentan la posibilidad de Al Qaeda; sin embargo, los califica de especulaciones y afirma que todo apunta a ETA. La Vanguardia titula: ETA ocasiona la mayor matanza de su historia terrorista », y subtitula: « El gobierno exige a ETA su rendición sin condiciones ». El Periódico de Catalunya titula « El 11-M de ETA », también a partir de la llamada intoxicadora de Aznar; su director, Antonio Franco, recuerda así aquella llamada: « La verdad es que la palabra que yo utilicé hablando aquella noche con mi redacción, cuando conté lo ocurrido, es que me sentí “desinformado” ».Y en un artículo que publica en su periódico el martes, 16, escribe que en la edición especial del jueves, El Periódico de Catalunya atribuyó sin duda a ETA los atentados debido a la llamada de Aznar: « Se apoyaba [la atribución] en lo que me dijo textualmente José María Aznar como presidente del Gobierno en la conversación de aquella mañana. “Ha sido ETA, no tengas la menor duda”, precisó el presidente (...). Fue entonces, con la convicción de que el presidente del Gobierno de mi país era incapaz de, en el ejercicio de su cargo, darme seguridades sobre un tema sobre el que no estuviese seguro, cuando decidí el titular: “El 11-M de ETA” ». No es extraño que Franco se sintiera desinformado; el Corriere della sera, rotativo italiano que sacó una edición especial esa tarde, menciona ya las dos posibilidades; y además, coloca una junta a otra las declaraciones del gobierno: « El Gobierno: Atentado de ETA contra la democracia », y la pista islámica que da Otegi: « Batasuna: Ha sido la resistencia árabe ».

  • 5 SALES Ferrán, « Expertos israelíes creen que la cinta encontrada apunta a AL Qaeda », El País, 13 d (...)

21A las 15,45 h. la policía confirma que la cinta de la furgoneta blanca contiene, no sólo detonadores de fabricación española, nunca utilizados por ETA, sino sobre todo una grabación en árabe con versículos del Corán. Las autoridades políticas no comunican este hecho a la ciudadanía sino hasta mucho más tarde, siendo que este indicio objetivo es casi la prueba definitiva de la autoría islamista. El asesor del Gobierno de Ariel Sharon en Israel, Ely Karmon, investigador del Instituto Internacional de Contraterrorismo de la Universidad de Herzliya, declarará una vez informado del descubrimiento: « El hallazgo de la cinta con versículos islámicos es una prueba evidente de que hay implicado un grupo islámico. Es una prueba más clara y contundente que el mensaje enviado al periódico árabe en Londres. Fueron unas cintas idénticas con oraciones del Corán lo que permitió en su día a EE.UU. descubrir los primeros indicios de la pista de Al Qaeda en los atentados del 11 de septiembre »5. Y asegura que la cinta con los rezos del Corán es uno de los objetos imprescindibles que utilizan los activistas islámicos en los momentos previos al ataque, ya que con su audición « se fortalecen y se animan moralmente ».

22Exactamente a las 17.29 horas de ese jueves, la ministra de Exteriores Ana de Palacio cursa un telegrama urgente a todos los embajadores españoles en el extranjero, más de cien, ordenando que se difunda y confirme la autoría de ETA « en todas las ocasiones que se le presenten »; lo hace pese al hallazgo definitivo de los versos coránicos y a las crecientes dudas de los mandos policiales, así como al resto de indicios objetivos. El asombroso texto, que comentaremos por partes, dice lo siguiente:

« EN RELACIÓN CON EL BRUTAL ATENTADO QUE SE HA COMETIDO HOY EN MADRID Y LOS ESFUERZOS QUE DESDE ALGUNA FUERZA POLÍTICA SE HA (sic) HECHO PARA INTENTAR CONFUNDIR SOBRE LA AUTORIA DEL MISMO SEÑALO LO SIGUIENTE ».

23Este primer párrafo merece la atención por la valoración técnicamente cínica de las propias mentiras. Palacio es consciente de que va a mentir en su telegrama, también de que en general no está bien visto hacerlo, y asimismo de que por ello conviene transferir las propias mentiras al adversario; es una mentira metalingüística montada sobre la mentira lingüística del propio telegrama, que es la que viene a continuación.

« EL MINISTRO DEL INTERIOR HA CONFIRMADO LA AUTORIA DE ETA. ASI LO CONFIRMA EL EXPLOSIVO UTILIZADO Y EL PATRON UTILIZADO EN LOS MISMOS, QUE ES EL HABITUAL DE ETA, ASÍ COMO OTRAS INFORMACIONES QUE AÚN NO SE HAN HECHO PUBLICAS POR RAZONES OBVIAS ».

24En un registro difícil de igualar, las cuatro afirmaciones de este segundo párrafo son falsas. La primera es aparentemente veraz, pero sólo porque confirma la falsedad del ministro. La segunda se sabía falsa desde hacía más de cinco horas, cuando el análisis técnico confirmó que no podía afirmarse que el explosivo utilizado era Tytadine; la tercera fue siempre falsa, puesto que el « patrón » utilizado en los atentados fue siempre el de Al Quaeda; y la cuarta se sabría después que era falsa; pues todas las informaciones que aún no se habían hecho públicas iban a desacreditar sin excepción la autoría de ETA y acreditar la de Al Quaeda. El telegrama, compuesto sólo de afirmaciones falsas, concluye con una instrucción destinada de nuevo a confundir; con esa finalidad se acusa a los demás de aquello que el Gobierno estaba haciendo desde el principio y también en ese momento: actuar como « parte interesada »:

« (...) Deberá Vuestra Excelencia aprovechar aquellas ocasiones que se le presenten para confirmar la autoría de ETA de estos brutales atentados, ayudando así a disipar cualquier tipo de duda que ciertas partes interesadas puedan querer hacer surgir entorno (sic) a quien esta detrás de estos atentados ».

25Por si no fuera suficiente explícito lo de « aprovechar aquellas ocasiones que se le presenten», y por si hubiera en el embajador la tentación de quedarse en casa a que se le presentara la ocasión, el telegrama concluye:

« Y SI LO CONSIDERA OPORTUNO ACUDIR A LOS MEDIOS PARA EXPONER ESTOS HECHOS ».

26Una última mentira implícita para terminar, puesto que los « hechos» no son tales hechos.

27A modo de compendio y epítome de toda la estrategia comunicativa del Gobierno, este telegrama presenta el pequeño inconveniente de que está compuesto sólo de falsedades y proposiciones que incitan a la falsedad. No hay una sola verdad. Pero quizá esta abrumadora concordancia se deba a que tal telegrama, reproducido por distintos medios a partir de un documento oficial nunca existió. En efecto, preguntada Ana Palacio la noche del sábado, día 13, por el contenido del telegrama, su respuesta fue: « No comento bulos internos ». De manera que no sólo son falsas todas y cada una de las afirmaciones que contiene el telegrama, sino que el telegrama mismo... no existe.

  • 6 SALUTREGI, Javier; « 11-M: Tres días de engaño que cambiaron un Gobierno », p, 29, en VV. AA., 11-M (...)

28Pero no es ello todo: como se sabría el sábado, ese mismo jueves la Secretaría de Estado de Comunicación hizo una serie de llamadas a los corresponsales extranjeros destacados en Madrid, pidiéndoles que explicaran en sus medios que « ETA es la autora de los atentados de Madrid ». Algunos corresponsales declararían más tarde su sorpresa, pues nunca antes habían recibido una llamada del gobierno, por mucho que llevaban más de veinte años en el país. Steven Adolf, presidente del Círculo de Corresponsales Extranjeros, recordaba además que los argumentos del gobierno eran falaces, cuando no llanamente falsos, como le había expuesto Henk Boom, que trabajaba para el diario belga De Tijd y el holandés Het Financieele Dagblad : « Nos dio tres razones; la primera, que nadie había reivindicado y que ETA tarda varios días en hacerlo. La segunda, que el explosivo era el habitualmente utilizado por ETA. (...) La tercera, que ETA no avisa nunca antes de los atentados »6. Las tres razones eran, de nuevo, igualmente falsas. Los corresponsales se reúnen y envían el lunes una carta de protesta al titular del departamento, Alfredo Timermans, manifestando haberse sentido objeto de intento de manipulación. En la carta afirman: « El gobierno tiene el deber de informarnos y puede darnos sus opiniones. No hacen falta advertencias de cómo tenemos que redactar nuestras noticias. Eso es nuestra responsabilidad, no la del gobierno. Sobre todo cuando los hechos mencionados no se corresponden con la realidad o son conclusiones prematuras en relación de las investigaciones ».

29Desde las 18,15 h. hasta las 18,35 h. se produce un tenso contacto entre los mandos policiales y la cúpula de Interior, durante el cual Acebes es presionado sin éxito por los mandos policiales para que reconozca en público que se está trabajando en la pista islámica.

30Algunos de los investigadores policiales, irritados con el Gobierno y sabiendo que este no va a transmitir por su cuenta lo que sucede, deciden informar directamente de sus pesquisas a algunos medios de comunicación afines a la oposición, como la cadena Ser, y también a dirigentes del propio PSOE.

31Sobre las 20 horas, forzado por la policía y por la oposición política, que ya sabe la verdad, Acebes comparece en otra conferencia de prensa. Y afirma en ella: « La principal línea de investigación es la de la banda terrorista ETA y cuando aparecen estos nuevos datos, pues lo único que tenemos que hacer de manera responsable y seria es iniciar otra vía de investigación. Pero no tiene ningún nombre ni ningún apellido, ni se ha producido ningún tipo de reivindicación ni de información ». Acebes oculta el nombre de Al Qaeda; pero en la misma declaración no se conforma con ello, sino que mediante una pirueta retórica convierte a Al Qaeda en ETA; en efecto, puesto que ETA no ha reivindicado el atentado (Acebes pasa de puntillas sobre el desmentido de Otegi), entonces es ETA: « En estos momentos, nadie lo ha reivindicado, lo cual también es una práctica habitual, como esta mañana decía, de la banda terrorista ETA ».

  • 7 PEREIRA, Rui, « ¡No os inquietéis, es la realidad que se equivoca!  », pp. 47-50, en VV. AA., 11-M: (...)

32A las ocho de la tarde, la emisora de radio portuguesa TSF hará una sonada entrevista al embajador español en Lisboa, Carlos Carderera. Cuando el periodista le inquiere por las instrucciones del telegrama de Ana Palacio, el embajador corta la pregunta para dejar claro que a él no le hacían falta instrucciones para responsabilizar a ETA. Y añade que no es momento para detalles como el que está preguntándole. El periodista insiste, señalando que es una noticia que está circulando y que sólo pide la confirmación; añade: « Constato que usted, señor embajador, no ha negado la existencia del documento ». En ese momento Carlos Carderera pierde la paciencia; elevando el tono de voz, pregunta a su vez al reportero cómo puede dirigirle esa pregunta en momentos tan dolorosos. El periodista afirma que no está respaldando los rumores, sino sólo buscando su confirmación. Después de reiterar la inconveniencia de la pregunta, el embajador cuelga el teléfono sin despedirse. Era una entrevista en directo para toda Portugal emitida por la cadena de radio más oída del país7.

33Entre las 20,15 y las 20,45 horas Aznar entabla una nueva ronda de llamadas telefónicas a los directores de los diarios más importantes con el fin de orientar de nuevo sus informaciones. Les da cuenta de los avances de la investigación, los cuales, aunque no lo dice, apuntan al islamismo, pero insiste en que el atentado es obra de ETA con toda seguridad.

34A las 21.00 horas, Abu Hafs al Masri, un grupo islamista vinculado a Al Qaeda, reivindica el atentado en Al Quds Al Arabi, un periódico escrito en árabe y publicado en Londres. Afirma, entre otras cosas: « Esto es parte de un viejo ajuste de cuentas con España, cruzado y aliado de América en su guerra contra el Islam (...) Los pueblos de los aliados de Estados Unidos deben forzar a sus gobiernos a terminar esa alianza en la guerra contra el terrorismo, que significa guerra contra el Islam. Si cesáis la guerra, nosotros cesaremos la nuestra ». Pese a que su director, Abdel Bari Atwan, afirma que la carta puede ser auténtica porque utiliza un lenguaje similar a otros mensajes de ese grupo terrorista, los medios públicos españoles no difunden esta reivindicación. El gobierno, además, comunica que no le presta credibilidad alguna cuando es preguntado por ella.

El viernes 12 de marzo

35Vayamos con el viernes, 12 de marzo; empecemos por analizar los periódicos que salieron esa mañana con las informaciones redactadas la tarde-noche del día anterior. Como antes señalé, cierta prensa internacional apuntó a Al Qaeda desde el principio, al menos con tanta fuerza como a ETA. En Estados Unidos, The New York Times, pese a reproducir la atribución a ETA que le da su corresponsal en Madrid, señala por su cuenta que no conviene descartar la posibilidad de Al Qaeda. Indica que hay muchas incógnitas en la investigación, entre ellas la reducida operatividad de la banda ETA. Explica además en artículo de portada que algunos países europeos han elevado el mismo jueves la exigencia de sus controles y su nivel de alerta ante la posibilidad de ataques de terrorismo internacional. The Washington Post señala: « Las pistas de las explosiones apuntan al terrorismo islámico » y, citando a funcionarios estadounidenses, revela que hay pruebas circunstanciales de que alguna organización islámica se encuentra tras los atentados. Y además afirma textualmente que el Gobierno español « ha ignorado la posible relación del atentado con los extremistas islámicos y se ha centrado demasiado rápido en culpar al grupo separatista vasco ETA ». Respecto a la imputación a ETA, señala con claridad que procede « de algunos miembros del Gobierno y de los medios ».

36En el Reino Unido, ninguno de los cuatro diarios más importantes se atreve a asegurar la autoría. Es demasiado pronto, señalan los cuatro con una prudencia que llama la atención en España. The Guardian ofreció en su editorial los argumentos a favor y en contra de la responsabilidad islamista, y señala el alto número de fallecidos como indicio más fiable. En Alemania Bild Zeitung titula « Asesinos » y, al pie, bajo una foto con víctimas, se pregunta: « Diez bombas. ¿Fue Ben Laden? ». El influyente Süddeutsche Zeitung argumenta en su editorial que en caso de confirmarse que « los fanáticos de la organización de Ben Laden » se encuentran detrás de los atentados, « debería interpretarse el hecho como un acto de revancha por la participación de España en la guerra de Iraq al lado de los americanos ».

37En Francia todos los medios de comunicación dieron desde el principio la hipótesis islamista, bien como la principal, bien al menos como de igual importancia que la de ETA; Libération escribe en su editorial que «Al Qaeda, a la que parecen señalar los indicios (...) merece como mínimo ser considerada como la coautora moral de estos crímenes». Le Figaro dedicó esa mañana un amplio reportaje a explicar la infiltración de redes islamistas en España. « La proximidad de Marruecos y, sobre todo, de Argelia, ha hecho de España una base de retaguardia y un eje para los yihadistas magrebíes ». Le Monde incluye las declaraciones de Richard Evans, especialista en antiterrorismo, quien cree a ETA capaz de realizar el atentado, y apunta al regreso de ETA, pero en otro titular se lee: « La pista árabe gana terreno », y también escribe que Interpol y Europol estiman que se trata de una gran operación de Al Qaeda. El subtítulo de uno de sus artículos reza: « La molesta pista islámica ».

38En Alemania, el berlinés Der Tagesspiegel pregunta en su portada: «¿Fue Al Qaeda?». Y Christoph von Marschall afirma en una columna: « El terror de Madrid lleva el miedo a Europa, que hasta ahora ha permanecido libre de actos violentos de esta dimensión ».

39También en Italia todos los periódicos importantes coincidían ese día en que la pista del fundamentalismo islámico era cada vez más fuerte. La Repubblica menciona en el subtítulo de apertura del diario « La sombra de Al Qaeda ». Un artículo de Sandro Vitola afirma: « la magnitud de la masacre nos lleva hacia la firma islámica ». Y una de las noticias de este periódico titula: « Vuelve la pesadilla de Al Qaeda ». Anuncia, además, que el gobierno italiano ha redoblado las medidas de seguridad frente al terrorismo internacional. La Stampa ya habla de los « oídos sordos » de Aznar: «Tan grande era el espanto suscitado ante la idea de un 11-S islámico de signo europeo, en vísperas de las elecciones del domingo: porque ETA une a los españoles con sus gobernantes, mientras que Al Qaeda e Iraq les aleja de ellos (...) Las imágenes que se han visto en este jueves de muerte tienen todo el aire de ser el 11-S no sólo de España, sino de Europa».

  • 8 PEREIRA, Rui, « ¡No os inquietéis, es la realidad que se equivoca!  », p. 35, en VV. AA., op. cit., (...)
  • 9 ARTAL, Rosa María, 11-M - 14-m. Onda expansiva, , Madrid: Espejo de Tinta, 2004, p. 43.

40Vayamos con los periódicos españoles. Redactadas las noticias cuando ya se conoce entre otras cosas el hallazgo de los versos coránicos, las reivindicaciones islamistas y el hecho de que la policía excluye de facto la opción de ETA, llamará la atención que en algunos medios la « única opción» siga siendo ETA, y cómo ni siquiera se menciona la opción que realmente se está consolidando como la verídica. Algo parecido ocurre en Portugal por una especie de mimetismo oficialista respecto a la información institucional emanada desde Madrid. Rui Pereira8, al comentar que 17 de los 19 artículos del diario Público imputaban a ETA la autoría del atentado, ha apuntado la hipótesis de los anillos concéntricos según la cual la información será más rigurosa cuanto más nos alejemos del lugar de los hechos, pues la independencia del poder emisor de información oficial será mayor. Volviendo a España, El País subtitula en portada: «Interior investiga la pista de Al Qaeda sin descartar a ETA». Y también en portada se hace eco del hallazgo de los detonadores y la cinta con versos coránicos. En la entradilla de una noticia de interior refleja la distancia entre la versión oficial (gubernamental) y la policial: « La tesis oficial es ETA, pero gana fuerza Al Qaeda ». El Mundo, por su parte, subtitula en portada: « El Gobierno halla una furgoneta con detonadores y versículos del Corán tras acusar “sin ninguna duda” a ETA ». También en portada señala que el Gobierno, tras utilizar la expresión “sin ninguna duda” ha matizado que « no se descarta ninguna línea de investigación» a última hora de la tarde tras el hallazgo de los versos coránicos en la furgoneta de los explosivos. La intención retórica gubernamental al emplear la expresión “otras líneas de investigación” para la verdad oficial es clara: pareciera así como que a un lado se mantuviera la línea segura de ETA, y al otro un buen número de líneas de investigación sin cualificar, entre las cuales desde luego no se menciona la única pertinente y cada vez más hegemónica. El Mundo trae también en portada la reivindicación para Al Qaeda de la operación llamada « Trenes de la Muerte » del periódico inglés Al Arabi. En el editorial, destaca en negrilla « La hipótesis de ETA », aunque afirma en redonda que la opción de Al Qaeda « va creciendo en verosimilitud »9. En la sección Tribuna Libre, Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid por el PP, escribe un artículo titulado « No podrán con la libertad y la ley » en el que nuevo da por supuesta la autoría de ETA: « Porque, si cedemos una sola vez al chantaje o nos rebajamos a dialogar con los asesinos, estaremos siempre en sus manos. Ceder o dialogar con los terroristas sería insultar la memoria de las víctimas y despreciar el dolor que acompañará durante toda su vida a sus familiares ».

41La Razón se sigue haciendo eco de la posición oficial del Gobierno, aunque menciona a la organización Al Quaeda: « El Gobierno sigue apuntando a ETA, aunque no descarta otras hipótesis, como Al Qaeda ». En el editorial, sin embargo, da por sobreentendido que es ETA al citar en dos ocasiones la Constitución que quiere cambiar el terrorismo vasco. En la página 5, un texto sin firma al pie de una fotografía de Otegi dice lo siguiente: « Arnaldo Otegi intentó ayer una siniestra y deplorable pirueta para desligar a sus hermanos de sangre (...) de la matanza en la capital de España ». En su página 34 se hace eco de la comparecencia de Aznar del jueves y titula: « Aznar garantiza la derrota del terrorismo sin negociaciones», dando por sobreentendido de nuevo que son las tan solicitadas negociaciones con ETA. En cuanto a ABC, subtitula la portada: «El gobierno atribuye a ETA los cuatro atentados, pero no descarta otras líneas de investigación ». Menciona a ETA, y diluye la vía islamista en las indeterminadas ‘otras líneas de investigación’. El otro subtítulo todavía incide más en ETA: « Los servicios de información sospechan que los autores son de la “ línea dura” de la banda », refiriéndose a ETA. Se incluyen en portada unas declaraciones de Aznar que no sólo señalan a ETA, sino que descartan cualquier otra alternativa: « La Constitución es el gran acuerdo sobre nuestro régimen político. No vamos a cambiar de régimen ni porque los terroristas maten ni para que dejen de matar ». El título del editorial apunta directamente a ETA: « Con España, con la Constitución, con las víctimas ». Y uno de los destacados se lee: « No hay sitio para más planes de autodeterminación en los que ETA se reconforta, ni más reuniones para clases de geografía terrorista ». Emplea las siglas ETA en doce ocasiones a lo largo del editorial; no aparece por ningún lado la posibilidad islamista. La crónica de Dolores Martínez se titula, entre signos de admiración: «¡Muerte a ETA y a quienes le apoyan!», imprecación oída en la calle por la reportera y debida a unos vecinos del barrio de Santa Eugenia. Esta imprecación se reproduce otras dos veces en el cuerpo de la crónica. Miquel Porta escribe en la p. 45 que «después del duelo, no debe resucitar la indignidad del nacionalismo vasco».

42Vayamos ahora con lo ocurrido el viernes, 12. Según explicará el 7 de julio en la comisión de Investigación del 11-M Juan Jesús Manzano, jefe de los Tedax (Técnicos especialistas en desactivación de artefactos explosivos), a las 5 de la madrugada del 12 de marzo, tras desactivar una bomba encontrada dentro de bolsa de deporte en la estación de tren de El Pozo-Entrevías, se confirma que el explosivo empleado en los atentados es Goma 2-Eco, no utilizado por ETA desde hace años. Es el mismo explosivo que el encontrado en la furgoneta de Alcalá, la que contenía los versículos del Corán. Tampoco el detonador de cápsula de cobre hallado en la bolsa de deporte es de los utilizados por ETA. Asimismo hay en la bolsa un teléfono portátil de marca Motorola Triumph cuya alarma tenía que haber hecho de temporizador, con una tarjeta de prepago y un cargador válido para el teléfono. En ese momento, la vía islamista es ya la prioritaria.

43A las 11.00 horas, el presidente Aznar comparece en la Moncloa. Pese al descubrimiento realizado de madrugada por los Tedax y a todos los demás indicios, sigue acusando a ETA, no sólo como la principal sospechosa, sino como la organización cuya culpabilidad no se puede poner en duda. Vuelve, ahora con mayor sinrazón, la culpa de la duda y, lo que es peor, la culpabilidad de quien duda. Añade: « No concedo el beneficio de la duda a quien mantiene su voluntad criminal y ha estado siempre, y lo ha hecho, dispuesto a descargarla sobre personas inocentes ». Sin embargo, Aznar no da ningún nuevo dato sobre la supuesta « principal vía de investigación ». Aznar, además de mentir sobre la línea prioritaria de ETA, oculta el descubrimiento de la bolsa de deporte con el portátil listo para hacer de temporizador; no contento con ello, además, califica de “miserables” las críticas de que están ocultando información. Y amenaza: « Quien pronuncie palabras miserables será responsable de ellas ».

44A las 12 horas del viernes se confirma la responsabilidad islámica cuando Mariano Rayón, comisario jefe de la Unidad Central de Información Exterior de la Policía, es informado de que las tarjetas del teléfono portátil encontradas en una bolsa habían sido vendidas a un locutorio de Lavapiés regentado por tres personas de origen árabe. En declaraciones a la Comisión de Investigación, indicará de que ese último dato le da la ‘certeza’ de que los autores eran islamistas. El Gobierno es informado. A partir de este momento, la tesis de que ETA es la principal vía de investigación se convierte en un verdadero bulo gubernamental.

45Sobre las dos de la tarde, Mariano Rajoy declara tener la « convicción moral» de que ha sido ETA.

46Ese viernes se produce un enfrentamiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas entre Ana Menéndez, representante de la embajada de España, y el embajador ruso, Sergei Lavrorv, pues España estaba ejerciendo presión para que se nombrara a ETA en la condena del atentado. El País informa que Lavrorv « se resistía a aprobar una resolución sobre el atentado de Madrid en la que se condenaba a ETA con el argumento de que nunca se había hecho nada parecido, porque suele ser imposible demostrar la autoría de un acto terrorista el mismo día en que ha sido cometido ». Algunos embajadores extranjeros ante Naciones Unidas reconocerían después que se aprobó aquella resolución nominal porque el Consejo confió en la información transmitida por el Gobierno español en el sentido de que no cabía duda sobre la autoría de los atentados.

47El malestar en la ONU al conocer después lo precipitado de la atribución hace que un diplomático de uno de los países miembros se lamente diciendo que se aprobó la condena a ETA « porque es por lo que presionaba España »; « no teníamos evidencias para dudar de la buena fe de España », añade.

48Sobre las 17,30 horas, el ex comisario general de información, Jesús de la Morena, y el director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera, explican al ministro Acebes que la autoría de ETA no encaja, pues todos los indicios que van apareciendo apuntan en la dirección opuesta; tales indicios son de una naturaleza tan concluyente que, le anuncian ya esa reunión, tienen de hecho la intención de detener a dos españoles de origen indio para que colaboren en la pista islamista.

49Acebes da una conferencia de prensa a las 18,14 h. Afirma en público que los mandos policiales le han contado exactamente lo contrario de lo que en realidad le han contado; refiriéndose a ETA, Acebes afirma: « Sí, sigue siendo la principal línea de investigación. Así me lo han manifestado hace un momento las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, es decir, los responsables de la investigación. No hay, en estos momentos, ningún motivo para que no sea la principal línea de investigación ».

50A las 18.30 horas, la televisión pública vasca emite un comunicado de la propia ETA donde esta desmiente su participación en el atentado. Mediante una llamada telefónica al diario Gara y a la radiotelevisión pública vasca, ETA hace la siguiente declaración en euskera: «La organización ETA quiere hacer saber que no tiene ninguna responsabilidad en los atentados ocurridos ayer en Madrid». Con el fin de autentificar su llamada, el comunicante solicita que su voz sea grabada para contrastarla con la de uno de los portavoces habituales de ETA.

51Pocos minutos después de la emisión del comunicado de ETA por la televisión vasca, Acebes responderá afirmando a las 18,40 h.: « No nos lo creemos ».

52En la manifestación contra el terrorismo que se celebra sobre las 19,00 h, uno de los gritos más insistentes será: «¿Quién ha sido?».

53Esa noche del viernes, Telemadrid decide emitir la película Asesinato en febrero, sobre los asesinatos del socialista Fernando Buesa y su escolta a manos de ETA. El presidente del comité de empresa de la cadena autonómica, José Ángel Jiménez, denunciará la emisión por el propósito de influir en el electorado respecto a la autoría de los atentados. No será la última vez que un medio público haga uso de esta película con fines de intoxicación. Esa misma noche, Jesús de la Morena comunica al secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Astarloa, que al día siguiente va a detener a dos españoles de origen indio con el fin de obtener su colaboración. Pero vayamos ya con los periódicos del día siguiente, sábado.

El sábado 13 de marzo

  • 10 ARTALl, Rosa María, 11-M - 14-m. Onda expansiva, , Madrid: Espejo de Tinta, 2004, pp. 93-94.

54El 13 de marzo, sábado, el diario The New York Times pone en duda en su página 2 la transparencia informativa del gobierno español. Cita fuentes oficiales españolas que investigan los atentados, las cuales se muestran inquietas « ante el hecho de que el gobierno español se mostrase de forma repentina reacio a la hora de valorar las pruebas recopiladas hasta la fecha sobre los atentados ». Fuentes españolas de la investigación declaran: « Creo [que el Gobierno] puede estar reteniendo información para que no influya en las elecciones ». Y The New York Times concluye: « Algunas funcionarios españolas aseguraron que se sienten inquietos ante la insistencia del Gobierno en responsabilizar al grupo vasco, pese a las nuevas pruebas que apuntan a la implicación de militantes islamistas »10. The Washington Post, por su parte, tras dar cuenta de las detenciones de la víspera, indica que el descubrimiento de la autoría islamista implica « un cambio embarazoso para el gobierno y el PP una vez que sus autoridades, incluyendo a Acebes, garantizaron desde las primeras horas que los atentados habían sido obra de ETA ».

55En cuanto a los medios españoles, la portada de El País reza: «Aznar y Acebes insisten en apuntar a ETA y la banda lo desmiente». En su editorial se lee cómo crece la opción islamista con las nuevas pruebas, y cómo el Gobierno sigue en cambio manteniendo la opción de ETA como prioritaria.

56En ABC, en cambio, se lee en portada: « Acebes sostiene que la de ETA sigue siendo la primera vía de investigación ». Y, respecto al desmentido de ETA, emplea un adjetivo de uso peyorativo, ‘insólito’, que lo desacredita: «La banda niega haber cometido el atentado con un insólito desmentido». En el editorial se destaca: « Señalar a ETA como primer sospechoso del atentado no es una temeridad (...) ». El director del periódico, José Antonio Zarzalejos, utiliza en su artículo « Las certezas morales » (p. 5) en cinco ocasiones las siglas ETA, y no menciona en ninguna ni a Al Qaeda ni a ninguna organización alternativa. Para referirse a la tesis ya prioritaria de Al Quaeda, utiliza la expresión indeterminada ‘otras líneas de investigación’, entrecomillándola como toda alusión a los verdaderos responsables del atentado. En la influyente Tercera, el destacado de Carlos Martínez Gorriarán reza: « El triple atentado lleva la firma de ETA en el momento y la ciudad elegida, en el « modus operandi» general y, sobre todo, en los numerosos precedentes e intentos semejantes (...) ». Y en el interior leemos lo siguiente acerca de la posibilidad islamista apuntada por medios extranjeros: « La confusión de la CNN y de la BBC durante la tarde y noche del día 11 reflejaba perfectamente esa ceguera que mal puede llamarse “punto de vista” ». También el diario El Mundo se alinea el sábado con la tesis del Gobierno: no identifica en su portada al grupo responsable de los atentados ni hace referencia al mismo excepto en la alusión genérica a que el Gobierno « no quiere cerrar puertas », o « posibilidades » (en plural indeterminado), deseo que se presenta como una virtud, pues el Gobierno « quiere ser muy prudente ». En cambio, las siglas de ETA aparecen en portada en 5 ocasiones y el adjetivo ‘etarra’, en una. El titular principal refuerza la tesis oficial y el ‘convencimiento’ y la ‘certeza’ a favor de ETA que no dejan lugar a la duda: « Acebes convencido de que las nuevas pistas probarán la autoría de ETA ». En un recuadro que adelanta la entrevista con el candidato del PP Rajoy se lee más convicción, seguridad y certeza, en especial de carácter « moral »: « Tengo la convicción moral de que fue ETA ». Las páginas especiales dedicadas a la investigación presentan un título con escaso elemento investigador: « El Gobierno apunta a ETA ». Pero en la página 8 se muestran dos llamativos titulares: « Los expertos policiales señalan a ETA » y « La inteligencia europea descarta a Al Qaeda ». Cuando el lector accede al cuerpo de este segundo titular comprueba que la `inteligencia europea' no aparece identificado con nombre alguno, sino sólo con el de « fuentes de los servicios de inteligencia » y, en otro lugar, « una fuente bien informada ». El único nombre propio es el de Diego Muro, del King's College de Londres, el cual sin embargo, cuando leemos sus declaraciones, no descarta a Al Qaeda, sino sólo la colaboración entre Al Qaeda y ETA.

57En cuanto a los acontecimientos de ese sábado, el día de reflexión empieza pronto para el Gobierno. A las 11 de la mañana, José María Aznar insiste ante los micrófonos en que es ETA: « Es lógico pensar tras 30 años de terrorismo lógicamente, razonablemente, que tiene que ser ETA la autora ».

58Pese a que esa misma mañana los dos detenidos de origen indio han dado ya el nombre de Jamal Zougan, uno de los terroristas responsables de la planificación del atentado, y a que los mandos policiales vuelven a reunirse con Acebes para informarle de que avanza la investigación en la dirección única del terrorismo islámico, el ministro del Interior emplea a mediodía términos similares a los de Aznar: « a ningún español le puede extrañar que la prioridad sea la banda terrorista ETA ».

59A las 13,11 horas, cuando la Policía no sólo lleva más de 24 horas con la pista islámica como vía única de investigación, sino que ya se dispone materialmente a detener a los primeros terroristas islámicos, el ministro portavoz Eduardo Zaplana realizará la siguiente afirmación pública: « todo apunta a ETA ».

60A las 14.43 horas el ministro de Interior Acebes da la última rueda de prensa; ante la evidencia de que la autoría corresponde a Al Quaeda, sugiere entonces que los responsables podrían ser ETA y Al Qaeda juntos. Otra falsedad, esta vez duplicada, pues los terroristas islamistas que actúan en Occidente no colaboran, por principio, con cristianos, tal como responderán diversos expertos a preguntas de medios escritos. Preguntado Acebes por Al Qaeda, el nombre de esta organización parece cogerle por sorpresa: « Que sea Al Qaeda ... ningún responsable de las fuerzas y cuerpos de seguridad me ha dicho que en estos momentos tengan ninguna línea preferente respecto a esa organización terrorista ». Pese a que la investigación de ETA ya no existe, porque cada avance apunta a Al Quaeda sin excepción, Acebes declara: « En estos momentos, la investigación policial avanza, tal y como les dije ayer, en las dos vías que están fijadas desde que di la orden anteayer por la tarde y se sigue avanzando en cada una de ellas de una manera seria (...) Es una investigación compleja, pero que está produciendo avances ». En esta ocasión oculta cuál es la única línea que produce los únicos avances y miente sobre el hecho de que ambas líneas producen avances.

61A las 16,00 h. un teletipo de la Agencia oficial EFE firmado por Miguel Platón afirma que « las pistas apuntan a ETA y descartan a Al Qaeda ».

62A las 18.00 horas, convocadas mediante internet y mensajes cortos telefónicos SMS, entre 2.500 y 3.000 personas según la policía irán acudiendo frente a la sede del PP en la calle Génova de Madrid; reclaman al gobierno la verdad sobre la autoría de los atentados con gritos como: « Queremos la verdad antes de votar » y « Se nota, se siente, el Gobierno miente ». Ante otras sedes del PP empieza a suceder lo propio. Las imágenes de las manifestaciones se pueden ver a través de distintas cadenas internacionales, incluyendo la CNN, que conecta en directo con uno de sus reporteros más conocidos; a partir de ese momento se incrementa la afluencia de manifestantes a las sedes del PP. Las cadenas nacionales privadas conectan en directo; sólo TVE sigue emitiendo como si nada ocurriera Cine de barrio.

63A las 19.40 horas, Al Qaeda reivindica el atentado en un vídeo depositado en una papelera cercana a la mezquita de Madrid. Según la traducción facilitada por el Ministerio del Interior, el colaborador de Al Qaeda afirma en el vídeo: « Declaramos nuestra responsabilidad de lo que ha ocurrido en Madrid, justo dos años y medio después de los atentados de Nueva York y Washington. Es una respuesta a vuestra colaboración con los criminales Bush y sus aliados. Esto es como respuesta a los crímenes que habéis causado en el mundo y en concreto en Iraq y en Afganistán y habrá más, si Dios Quiere. Vosotros queréis la paz y nosotros la muerte, lo que da un ejemplo de lo que dijo el profeta Mahoma, si no paráis vuestras injusticias, la sangre irá a más y estos atentados son muy poco con lo que podrá ocurrir con lo que llamáis terrorismo ». Y termina: « Esto es un aviso del portavoz militar de Al Qaeda en Europa ».

64A las 21.00 h. se produce en Televisión Española un plante de la redacción del fin de semana porque los editores se niegan a emitir en el telediario de esa hora la noticia de las manifestaciones ante las sedes del PP. Quince minutos después, Rajoy comparece ante los medios para decir que se está produciendo « una manifestación ilegal e ilegítima en la que se imputan graves delitos al PP » e insinúa que ha sido organizada por el partido opositor. Explica también que ha denunciados los hechos ante la Junta Electoral. En relación con esa acusación, Pérez Rubalcaba, vicecoordinador del Comité Electoral del PSOE, comparece ante los medios a las 21,30 h. para declarar: « nunca hemos convocado y nunca convocaremos manifestaciones ante la sede de otros partidos ». También afirma: « Lamentamos que el Gobierno no haya mantenido el comportamiento ejemplar de los ciudadanos. Los ciudadanos se merecen un gobierno que no les mienta ». En Televisión Española, en el Canal de noticias 24 horas, se produce otro plante de los redactores ante la negativa de la dirección a ofrecer la comparecencia de Rubalcaba.

65Como si la expresión de la irritación de los ciudadanos en el día de reflexión por el hecho de ser tratados como menores de edad por sus gobernantes fuera más importante que las causas de la propia irritación, desde el PP se culpará más adelante a esas manifestaciones, ilegales por celebrarse el día de reflexión, del resultado adverso de las elecciones. Memorable por la exhibición involuntaria de su trasfondo político es el lamento del diputado electo del PP por la provincia de Pontevedra, Carlos Mantilla, quien aseguró a El Faro de Vigo que la derrota del PP se debió a causas ajenas, pues el grupo PRISA, concretó en un memorable einfall freudiano, « se dedicó a hacer reflexionar ilegalmente a muchos votantes ». La cursiva es mía.

66Ese sábado por la noche, cuando en los medios sociales informados ya se sabe que la pista de ETA no cuenta, TVE emite en horario de máxima audiencia Asesinato en febrero. Lo hace por sorpresa, pues esa película no aparecía en la programación semanal de la página web de TVE; lo que estaba anunciado para sea hora era el programa semanal Noche de fiesta habitual de los sábados. De nuevo la misma película sobre el terrorismo etarra que emitió Tele Madrid el día anterior, pero ahora ya sin ninguna duda sobre la intención de influir por vía irracional en el voto de la mañana siguiente. La Fundación Fernando Buesa denunció, de hecho, al día siguiente la emisión de la película por motivos de manipulación.

67Pasada la medianoche, el ministro del Interior comparece para informar de la existencia del video en que un portavoz militar de Al Qaeda en Europa revindica la autoría de la masacre de Madrid para la organización dirigida por Osama Ben Laden; Acebes advierte que es preciso tomar esta cinta « con toda cautela ». El ministro también da cuenta de las primeras detenciones islamistas: tres marroquíes.

El domingo 14 de marzo : día de las elecciones

68De madrugada, la Junta Electoral Central, tras tres horas de deliberación, declara contrarias a las reglas de la campaña electoral las manifestaciones ciudadanas ante las sedes del PP y acuerda remitir un informe a la Fiscalía por si fueran constitutivas de delito.

69El domingo por la mañana, con las urnas abiertas, Ana Palacio todavía afirma que se mantiene con fuerza la autoría de ETA, y concede como mucho la coautoría de ETA y Al Qaeda. Pero vayamos con los periódicos del domingo, día de elecciones.

70El Mundo, en contraste con el día anterior, declara ya abiertamente la vinculación de los nuevos indicios con Al Qaeda. Titula: « Las primeras detenciones vinculan la masacre con el terrorismo islámico »; y subtitula: « Tres marroquíes y dos indios capturados por su relación con el móvil encontrado en una mochila bomba », así como « Hallado un video en el que un varón, en árabe con acento marroquí, reivindica el atentado en nombre de Al Qaeda ». En un recuadro, a la derecha: « Embarazosa situación del Gobierno a pocas horas de la votación ». Y en el cuerpo de la noticia precisa que el Gobierno se encuentra « en una situación política embarazosa por la gestión de la crisis». En la parte inferior: «Rajoy denuncia actos de coacción organizados contra las sedes del PP ».

71El País titula a cinco columnas: « Todos los indicios señalan a Al Qaeda », y subtitula con las detenciones y la reivindicación en video del portavoz de Al Qaeda. Otro titular afirma respecto a la gestión informativa del atentado: « Miles de ciudadanos exigen en la calle que se les diga la verdad antes de votar ». En uno de los dos editoriales, se lee al mismo respecto: « Es inevitable que los electores tengan en cuenta la situación creada por los atentados a la hora de votar, incluyendo la más que dudosa actitud del Gobierno en relación a las vías de investigación abiertas ». Y en el otro editorial: « El mayor homenaje que se puede hacer a las víctimas es el conocimiento y la divulgación de la verdad ».

72La Razón titula: « Detenidos dos marroquíes y dos indios por su presunta relación con la matanza del 11-M », y subtitula: « La policía los acusa de falsificar la tarjeta y vender el teléfono móvil encontrado en la mochila que no llegó a estallar ». No se alude a que esos indicios apunten al terrorismo islámico. ABC, casi en un calco de La Razón, dice en portada: « Detenidos tres marroquíes y dos indios relacionados con la masacre en Madrid el 11-M », sin relacionarlos con Al Qaeda. Y en la parte inferior da la siguiente noticia, a primera vista irrelevante para información de portada de ese día: « Ocho muertos y más de sesenta heridos en los atentados del jueves eran musulmanes ». Puesto que no ofrece el cálculo correspondiente de judíos, europeos del este o gitanos heridos en el atentado, debemos deducir que ese dato en portada está pensado para inducir en el lector la idea de que sería extraño que unos musulmanes acabaran con la vida de otros musulmanes. Razonamiento inválido, pues el atentado fue, como es bien sabido, no sólo masivo, sino también indiscriminado. Otro de los titulares es no menos persuasivo; ante lo que es ya una certeza práctica a favor de Al Qaeda, se lee: « Bush recuerda que EE.UU. tardó algún tiempo en concretar la autoría de los ataques del 11-S ». Y el editorial afirma: « (...) El ejecutivo de José María Aznar se ha comportado de forma eficaz y transparente. Objetivamente es un éxito que, a los dos días de producirse el macroatentado de Atrocha, El Pozo y Santa Eugenia, los ciudadanos sepan que existe una vía fiable de investigación [se refiere ABC a la vía islamista]. Y que sepan también que, en esta tarde de esclarecimiento de los hechos, ni el proceso electoral ni la repercusión en votos han impuesto tiempos muertos. Desde la izquierda se aventaba la sospecha de que retenían información incómoda para darla a conocer después de las elecciones. A pesar de que los hechos desmentían esta insidia, desde la oposición se acusaba ayer al Ejecutivo de ocultar la verdad. Pero no lo ha hecho. Por el contrario, hasta el momento, las únicas informaciones fiables han sido las del Gobierno. Frente a ellas sólo se han urdido intoxicaciones y manipulaciones ». Entre esas intoxicaciones y manipulaciones deberíamos incluir también los titulares de los periódicos británicos de ese mismo día, pues The Guardian titula: « Bombardeamos Madrid, dice una cinta de Al Qaeda»; y The Observer: «Las nuevas amenazas requieren nuevos métodos ».

Conclusión

73Es tiempo de concluir este análisis sobre las vinculaciones entre el poder político y la información, especialmente de prensa, de estos cuatro días de marzo. El día 14, domingo, el PP perdió las elecciones que parecía tener ganadas tres días antes. El electorado le dio la espalda de una manera que ha sido calificada de “brutal”. Esta relación directa entre la gestión oficial de la información y el resultado electoral será considerada en el futuro como un caso en que la democracia española expulsó del poder al partido cuyas máximas autoridades mintieron de forma sistemática en beneficio propio pasando por encima de los cadáveres de casi doscientos ciudadanos anónimos haciendo uso de argumentos patrióticos y con la bandera española con crespón negro en segundo plano de pantalla. A lo largo de esos tres días el gobierno desinformó, ocultó datos, urdió patrañas, tergiversó, mintió de forma deliberada a los españoles e intentó inducirles a engaño sobre la autoría de los atentados haciendo uso de los servicios de inteligencia, de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, de los medios de comunicación de titularidad pública y del servicio exterior, entre otros medios de carácter público. Esa incesante cascada de mentiras políticas, cuando estaba en juego el valor básico de la vida y el respeto a los muertos y a sus deudos, fue castigada con la expulsión del gobierno.

  • 11 GIACOPUZZI, Giovanni, « La España del PP », p. 69, en VV. AA, 11-M, Tres días que engañaron al mund (...)

74El resultado de la profunda irritación de los ciudadanos para con sus dirigentes, del que las concentraciones del sábado fueron sólo un primer anticipo, se mostró el domingo con toda su fuerza. Se presentaron ante las urnas muchos más votantes de los esperados: el 77,2 % del censo. Un número particularmente alto teniendo en cuenta que las elecciones generales anteriores, las del año 2000, registraron el índice de participación más bajo desde la instauración de la democracia en España. En especial gentes que en otras circunstancias se hubieran abstenido de votar fueron a hacerlo con una sola idea: la de castigar las mentiras interesadas del PP tras el atentado más trágico de la historia europea votando al partido adversario. Y el PSOE, sin haber hecho grandes méritos en la oposición para llegar al poder, lo alcanzó de improviso por los errores del contrario. Se reproduce así una constante electoral española del posfranquismo; la de que el partido que arrebata el poder a su adversario no lo hace por méritos propios, sino por deméritos de ese adversario en el poder, incluyendo la victoria del PSOE en 1982 tras el intento de golpe de Estado del 23-F11.

  • 12 RODRÍGUEZ, Pepe, 11-M. Mentira de Estado, ed. cit., p. 24.

75Una vieja tendencia en la filosofía política tiende a desvincular ética y política. Se afirma que en política es válido todo aquello que resulta eficaz. Pero en ocasiones como la presente comprobamos que los votantes castigan la mentira, la crueldad o el partidismo inmoderado cuando afectan a cuestiones vitales; en tales casos, lo inmoral también resulta ineficaz si rebasa ciertos límites. Esta convergencia de moral y política, por esporádica que sea, resulta moral y políticamente saludable. Es bueno para la democracia que ética y política guarden ciertos vínculos; pues si ya sabemos que no se debe mentir por motivos morales desde muy antiguo, purgas del cuerpo gubernamental como la aquí analizada nos recuerdan que tampoco debe hacerse por motivos prudenciales, estratégicos o políticos. El análisis de Paul Ingendaay el 23 de marzo en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, que emplaza el motivo del vuelco electoral más en la gestión informativa del gobierno que en los propios atentados resulta digna de consideración: « La asombrosa cadena de errores -escribe Ingendaay- en la política informativa del gobierno (...) sólo deja abierta la pregunta de cómo es posible que pudieran producirse tantas equivocaciones y tonterías en el plazo de 72 horas ». José Rodríguez ha escrito en la misma dirección: « su intento desesperado [del Gobierno] de desinformar sobre la autoría del atentado del 11-M se realizó tan mal, que hasta las verdades parecían mentiras »12. La portada de Libération del lunes, 15, un día después de las elecciones, ponía el dedo en la llaga: «El precio de la mentira». Y en Le Monde, Aznar apareció dos voces con la nariz de Pinocho bajo un titular demoledor: « España castiga la mentira de Estado ». No es el único lugar en que Aznar aparece adornado con la nariz del muñeco de madera: también lo hace en el Corriere della sera. El inglés The Guardian titula: « Votantes furiosos exigieron la verdad » un reportaje de las manifestaciones del sábado; The Guardian relata la « forma espectacular » con que los electores han castigado al PP, y cuenta también que Aznar y Rajoy tuvieron que cruzarse con manifestantes que les increpaban llamándoles asesinos y mentirosos. Este mismo periódico reproduce la opinión del ex ministro británico de Asuntos Exteriores Robin Cook, el cual coloca « la maniobra manipuladora » del gobierno en el centro de la inesperada victoria del PSOE. Cook, que había dimitido de sus responsabilidades como ministro el 17 de marzo de 2003 por su desacuerdo con las razones dadas por su presidente, Tony Blair, para la invasión de Iraq, explica así el proceso comunicativo de mentiras sucesivas que llevó a la estrepitosa derrota del Partido Popular: « El PP abrió la operación para huir de los problemas. El partido tenía tres días para quitarse de encima la acusación de haber atraído a los que portaban las bombas (...) Apoyado en una máquina mediática estatal tan dúctil que haría la envidia de Vladimir Putin, el Gobierno empezó a maniobrar (...) Todo esto fue seguido de una serie de ruedas prensa del ministro de Interior en las que insistía en que ETA era la responsable, sin presentar ninguna evidencia concreta, al mismo tiempo que convertía en polvo a todos cuantos le contradijeran. A estos les llamaría « patéticos » y a sus teorías alternativas « envenenadoras ». Así fue como el Gobierno rehusó enterarse de la revolución copernicana que se desarrollaba en torno a él. Y la campaña prosiguió ». En cuanto a The Washington Post, señalaba que « (...) mientras cada vez había más evidencias que apuntaban a Al Qaeda, los españoles criticaban al Gobierno por retener información a fin de evitar una reacción pública en contra de la decisión de haber enviado tropas a Iraq ».

  • 13 Cit. en ARTAL, Rosa María, 11-M - 14-m. Onda expansiva, Madrid: Espejo de Tinta, 2004, p. 198.

76En resumen, la estrategia de la mentira de Estado, con la cohorte subsiguiente de embustes, patrañas y falacias que por fuerza hubieron de alegarse para llevarla a término con todas las consecuencias, no sólo no obtuvo el fin diseñado por sus responsables, sino que obró justo el efecto contrario. Entre un millón y medio y dos millones de votos se movilizaron en su contra, la mayoría procedentes de indecisos y de abstencionistas en las pasadas elecciones de 2000 que con anterioridad habían votado a Izquierda Unida y al PSOE, pero también de un pequeño número de electores del propio PP que hubieran votado a su partido aun sabiendo que el responsable de los atentados fue Al Qaeda; todos ellos optaron por castigarlo cuando se sintieron engañados; cuando hubieron de recurrir a los medios extranjeros para saber la verdad de lo que ocurría en su propio país. El hecho de que los autores fueran radicales islamistas influyó en las votaciones, porque hizo caer sobre Aznar la responsabilidad de su apoyo a la guerra de Iraq; pero influyó aún más la indignación moral de los electores, que se sintieron tratados como niños o adultos estúpidos ante la sucesión de mentiras organizadas y difundidas por los medios gubernamentales de que habían sido objeto. No hago en esta opinión sino corroborar la valoración sumaria del Financial Times unos días después de las elecciones: « Los políticos necesitan más que convencimiento para enfrentarse a una crisis de [la magnitud de los atentados de Madrid]. Necesitan gozar de un nivel excepcional de confianza por parte de su pueblo. Claro que las bombas influyeron en el resultado de las elecciones. Pero se pude argumentar que más importante fue que Aznar, que dio la impresión de ocultar o minimizar pistas que llevaban al terrorismo islámico, no vasco, perdió esa confianza »13.

Haut de page

Notes

1 HERNÁNDEZ, Enric, « Cronología del silencio », suplemento especial 11-M de El Periódico, 21 de marzo de 2004, p 4. Haré también uso en este artículo de, entre otras, las cronologías de Artal, Rosa María en su, 11-M - 14-m. Onda expansiva, Madrid: Espejo de Tinta, 2004, de Rodríguez, Pepe, 11-M. Mentira de Estado, Barcelona: Ediciones B, o de VV. AA, 11-M, Tres días que engañaron al mundo, Tafalla, Txalaparta, 2004, contrastadas a su vez con los datos de prensa respectivos de los principales diarios nacionales e internacionales.

2 HERNÁNDEZ, Enric, « Cronología del silencio », suplemento especial 11-M de El Periódico, 21 de marzo de 2004, p. 4.

3 PARDO, Pablo, « Según los expertos de EEUU, los métodos son de Al Qaeda », en El mundo, viernes, 12 de marzo de 2004, p. 13.

4 REKALDE, Ángel, « 11-M, El otro nervio de la guerra », p. 160, en VV. AA, 11-M, Tres días que engañaron al mundo, op. cit,. pp. 141-216.

5 SALES Ferrán, « Expertos israelíes creen que la cinta encontrada apunta a AL Qaeda », El País, 13 de marzo de 2004, p. 12.

6 SALUTREGI, Javier; « 11-M: Tres días de engaño que cambiaron un Gobierno », p, 29, en VV. AA., 11-M: Tres días que engañaron al mundo, op. cit.

7 PEREIRA, Rui, « ¡No os inquietéis, es la realidad que se equivoca!  », pp. 47-50, en VV. AA., 11-M: Tres días que engañaron al mundo, Tafalla, Txalaparta, 2004, pp. 33-68.

8 PEREIRA, Rui, « ¡No os inquietéis, es la realidad que se equivoca!  », p. 35, en VV. AA., op. cit., pp. 33-68.

9 ARTAL, Rosa María, 11-M - 14-m. Onda expansiva, , Madrid: Espejo de Tinta, 2004, p. 43.

10 ARTALl, Rosa María, 11-M - 14-m. Onda expansiva, , Madrid: Espejo de Tinta, 2004, pp. 93-94.

11 GIACOPUZZI, Giovanni, « La España del PP », p. 69, en VV. AA, 11-M, Tres días que engañaron al mundo, op. cit., pp. 69-102.

12 RODRÍGUEZ, Pepe, 11-M. Mentira de Estado, ed. cit., p. 24.

13 Cit. en ARTAL, Rosa María, 11-M - 14-m. Onda expansiva, Madrid: Espejo de Tinta, 2004, p. 198.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Miguel Catalán, « Prensa, verdad y terrorismo : la lección política del 14-M », El Argonauta español [En ligne], 2 | 2005, mis en ligne le 15 janvier 2005, consulté le 30 juin 2016. URL : http://argonauta.revues.org/1191

Haut de page

Auteur

Miguel Catalán

Universidad Cardenal Herrera-CEU (Valencia)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org