Navigation – Plan du site
Livraison janvier : Médecine et presse médicale en Espagne : entre les savoirs et les pouvoirs (XIXe siècle-premier tiers du XXe siècle)

La introducción del ‘606’ en España contada por la prensa diaria

José Luis Fresquet Febrer

Résumés

L’objectif de cette étude est de déterminer le traitement que réserva la presse espagnole à l’une des découvertes les plus significatives de l’Histoire de la thérapeutique pharmacologique : le salvarsan ou ‘606’. Il s’agit là d’un médicament efficace qui répondait au concept de « balle magique » formulé par son créateur, Paul Ehrlich. Il attaquait la cause de la maladie en produisant très peu d’effets secondaires sur celui qui en souffrait. Ce nouveau médicament, obtenu par chimiothérapie de synthèse, était une substance efficace contre l’une des maladies les plus courantes au monde : la syphilis. Une seule injection assurait la guérison. De ce fait, rien d’étonnant à ce que cette découverte ait été rapidement divulguée par les médias scientifiques, politiques et populaires. L’analyse de ces derniers, peu étudiés jusqu’alors, nous révèle divers aspects difficiles à percevoir dans les sources scientifiques. Notre regard s’est essentiellement porté sur les quotidiens à grand tirage de Madrid ainsi que sur un journal valencien, de tradition ancienne et à la longue histoire.

Haut de page

Texte intégral

Introducción1

  • 1 Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto de investigación del Ministerio de Educación (...)
  • 2 FRESQUET FEBRER, José L., « Del medicamento natural al medicamento de síntesis. Siglo XIX », in Cie (...)

1La terapéutica farmacológica fue, quizás, el área de la medicina que más tarde se incorporó a su fundamentación científica. El fenómeno que suele llamarse « de la materia médica a la farmacología experimental »2 comenzó a producirse a mediados del siglo XIX, cuando la química y la fisiología experimental estaban en pleno desarrollo. Hubo una primera etapa de aislamiento de los principios activos, una segunda de farmacología experimental resumida en la labor desarrollada por Oswald Schmiedeberg, y otra que llamamos quimioterapia de síntesis, después de que Wöhler demostrara que la materia orgánica podía producirse en el laboratorio de forma artificial.

  • 3 LAIN ENTRALGO, Pedro, « Farmacología, farmacoterapia y terapéutica general », in Historia Universal (...)

2La quimioterapia de síntesis proporcionó a los médicos sustancias que no provenían de la naturaleza y algunas con acciones curativas inéditas. Mediante manipulaciones en el laboratorio se intentaba producir moléculas con las acciones que de ellas se esperaba. Sin embargo, el largo número de estos nuevos fármacos que se lograron no curaban o aliviaban más que síntomas, como los febrífugos, los analgésicos y los hipnóticos, entre otros. Ésta venía a ser la situación hasta comienzos del siglo XX3.

  • 4 Un resumen de la biografía de Ehrlich puede encontrarse en: GARCÍA SÁNCHEZ (José Elías), GARCÍA (E. (...)

3En el año 1906 se inauguró en Frankfurt la Geor-Speyer-Haus für Chemoterapie, que la viuda del banquero Speyer fundó para el entonces conocido científico Paul Ehrlich (1854-1915). Éste había nacido en Strehlen (Silesia) en 1854. Estudió medicina en Breslau con figuras tan destacadas como Heidenhain, Cohnheim y Weigert. Leyó su tesis de doctorado sobre la teoría y práctica de la coloración histológica en Leipzig. Trabajó después como asistente de Frerichs en la Charité hasta que éste falleció en 1885. Tras una estancia en Egipto para restablecerse de una tuberculosis, regresó a Berlín para incorporarse al Instituto de Koch, donde fue nombrado profesor extraordinario. Dirigió después el Institut für Serumforschung und Serumprüfung, en Steglits. En 1899 marchó a Frankfurt para encargarse del Institut für experimentalle Therapie, un centro estatal para la comprobación de la eficacia de los sueros. En 1906, como hemos dicho, pasó a dirigir la Georg-Speyer-Haus que se equipó de manera excelente. Dos años más tarde le sería concedido el premio Nobel4.

  • 5 AZÚA, Juan de, «  Ceguera por el atoxil (atrofia papilar doble) », in Rev. clin. de Madrid, 1910, n (...)
  • 6 METCHNIKOFF (E.), ROUX, (E.), « Études expérimentales sur la syphilis », in Ann. de l’Inst. Pasteur (...)
  • 7 WASSERMANN (A.), NEISSER (A.), BRUCK (C.), « Eine serodiagnostische Reaktion bei Syphilis », in Deu (...)

4Ehrlich había trabajado en asuntos de histología, hematología, cáncer, fisiopatología, bacteriología e inmunología. Cuando se incorporó a la Speyer-Haus inició la que sería su última etapa, la de la quimioterapia y la de la terapéutica experimental. En terapéutica ya había precedentes de lucha contra las causas de enfermedad. En dermatología, por ejemplo, se usaban el ictiol y la resorcina. También se recurría al mercurio contra la sífilis. Unas décadas antes, en 1859, Antoine Béchamp (1816-1908) obtuvo el atoxil mediante una reacción química de la anilina y el ácido arsénico, y descubrió que era menos tóxico que el arsénico. Se utilizó para algunas enfermedades de la piel y para curar la tripanosomiasis o enfermedad del sueño. No obstante, seguía siendo un producto peligroso y poco conocido que podía provocar ceguera5. También llama la atención que algunos derivados del arsénico se venían utilizando conjuntamente con el mercurio contra la sífilis, entre otros por los conocidos Philippe Ricord (1800-1889), Jean Louis Anne Brocq (1856-1928), Henri-Alexandre Danlos (1844-1912) y Gaston Milian (1871–1945), entre otros. A finales del siglo XIX, otro especialista en el tema, Alfred Fournier (1832-1914), a raíz de la primera conferencia internacional para la prevención de la sífilis y otras enfermedades venéreas que se celebró en Bruselas, propuso la especialidad de la sifilografía. El uso de estadísticas y de técnicas epidemiológicas ponía de manifiesto que la enfermedad no sólo afectaba a personas de dudosa reputación sino que alcanzaba todos los estratos sociales. Otro hito importante tuvo lugar en marzo de 1905 cuando Fritz Schaudinn (1871-1906) descubrió al microscopio una espiroqueta diminuta y móvil en unas muestras de sangre de un sifilítico. Eric Achille Hoffmann (1868-1959) también la detectó en muestras extraídas de distintas partes del cuerpo de un enfermo de sífilis. La bautizaron con el nombre de Treponema pallidum. A principios del siglo XX Elie Metchnikoff (1845-1916) y Émile Roux (1853-1933) demostraron que la sífilis se podía transmitir de forma experimental al mono6. Poco después August Wassermann (1866-1925), Albert Neisser (1855-1916) y Carl Bruck (1879-1944)7 desarrollaron una prueba de detección de anticuerpos en personas infectadas, lo que proporcionó la base para el desarrollo del serodiagnóstico de la sífilis. A esta reacción se la conoce con el nombre de ‘Reacción de Wassermann’.

  • 8 SALMON, P., « L’anilarsinate de soude dans la syphilis », in Compt. red. Acad. de Sc. Paris. 1907, (...)
  • 9 HALLOPEAU, H., « Sur le traitement de la syphilis par l’anilarsinate de soude suivant le procédé de (...)
  • 10 MOUNYERAT, A., « Traitement de la syphilis par un nouveau dérivé arsenical; benzo-sulfone-para-amin (...)

5Parece que fue Paul Salmon quien estableció la hipótesis de la semejanza del tripanosoma con el treponema, razón por la cual podía ser de utilidad el uso del atoxil8. En 1907 presentó a la Academia de Ciencias los buenos resultados que obtuvo con el tratamiento de cuatro casos con el atoxil. Algunos conocidos sifilógrafos, como François Henri Hallopeau (1842-1919) lo incorporaron enseguida9. Sin embargo, pronto se reportaron en la prensa médica los graves efectos secundarios, especialmente los que producía en el aparato ocular. Se emplearon también otros derivados, como la ‘Hectina’ que elaboró Antoine Mouneyrat, un compuesto arsenical de menor toxicidad10.

6Paul Ehrlich comenzó a trabajar con el atoxil con la ayuda del japonés Sahachiro Hata (1873-1938) y el químico Alfred Bertheim (1879-1914). Su objetivo era obtener una sustancia máximamente parasitótropa, tóxica para el microbio patógeno, y mínimamente organótropa, inocua para el huésped enfermo. Por un procedimiento complejo que no abordaremos aquí, probó 605 sustancias hasta que llegó a la 606, el dioxidiamidoarsenobenzol, parasitótropo con una débil acción organótropa, que se acercaba mucho a su idea de « bala mágica ». Lo llamó Salvarsán (arsénico que salva). Se procedió después a una cautelosa comprobación clínica de sus propiedades antisifilíticas y a establecer normas y pautas para su administración.

La utilidad del nuevo medicamento ‘606’ salta a la prensa diaria

  • 11 Véase, por ejemplo, ALT, K., « Das neueste Ehrlich-Hatapräparat gegen Syphilis », in München. med. (...)
  • 12 MARAÑÓN, Gregorio, « El descubrimiento del salvarsán », in Estado actual de la terapéutica salvarsá (...)

7En abril de 1910 Ehrlich anunció su descubrimiento del ‘Preparado 606’. La noticia de su eficacia saltó a la prensa casi al mismo tiempo que a las revistas científicas11. Por esas fechas el médico español Gregorio Marañón (1887-1960) se encontraba en la ciudad de Frankfurt como agregado al Laboratorio de Biología de Gustav Georg Embden (1874-1933). Según dice « se hicieron públicos los estudios, que de años atrás venía realizando Ehrlich, acerca de un nuevo preparado arsenical contra la sífilis, el ‘606’. Pocas veces se ha conocido una emoción semejante en el público médico y en la masa de las gentes no técnicas »12.

8La noticia se propagó rápidamente por todo el mundo y pronto comenzaron a llegar a Frankfurt representantes de todos los países y médicos en busca del nuevo preparado y de la forma de administrarlo. Marañón dice que algunos lo hacían por el puro afán de saber y otros pensando en el éxito que les proporcionaría regresar a su país con el secreto de la curación de la sífilis. El ‘606’ no se encontraba aún en las farmacias y las cancillerías de muchos países se apresuraron a solicitarlo por la vía formal.

  • 13 MARAÑÓN (1936), op. cit., p. 6.

« El que lograba poseer un tubito medio lleno con el polvo de oro, lo mostraba con el mismo orgullo con que el explotador de la mina remota pudiera exhibir la áurea pepita, testimonio de un filón que algunos lograron en aquellas semanas primeras, convirtiendo en emolumentos fabulosos la droga escasísima, concedida con cuenta-gotas y a título de desinteresada exploración de la clínica humana »13.

La España de 1910, la sífilis y la prensa general

9Por entonces España se encontraba bajo la monarquía de Alfonso XIII que se abrió en el periodo de pesimismo provocado por el llamado « desastre del 98 ». La corriente crítica del regeneracionismo puso en evidencia una separación entre la España oficial, la de los políticos y la España real, que quedaba fuera del sistema. El 9 de febrero de ese año tomaba posesión de la presidencia del Consejo de Ministros José Canalejas, que representaba la tendencia más izquierdista de las familias políticas dinásticas. Lideraba el Partido Liberal Democrático. Su papel puede resumirse en la incorporación de dos variables características de la política europea de la época. Por un lado, un papel intervencionista y activo del Estado en materia social y laboral. Por otro, una secularización de la vida política mediante una separación efectiva entre la Iglesia y el estado. Su proyecto se vio truncado cuando el 12 de noviembre de 1912 moría asesinado mientras miraba el escaparate de la Librería San Martín, en la Puerta del Sol de Madrid.

  • 14 CARRERAS (Albert), TAFUNELL (X.) (Coords), Estadísticas históricas de España. Siglos XIX-XX. 2º ed. (...)

10Entre 1900 y 1930, la población española experimentó un crecimiento sostenido con la excepción de la crisis producida por la epidemia de gripe de 1918: pasó de 18,6 a 23,6 millones de habitantes. La cifra anual de defunciones y la tasa bruta de mortalidad tuvo una clara tendencia decreciente entre finales del siglo XIX hasta la década de 1950, con una alteración en 1885 a consecuencia del cólera; otra en 1918, como henos dicho, por la gripe; y, por último, durante la guerra civil. La esperanza de vida aumentó un 20 por cien entre 1900 y 1910. A principios del siglo XX España tenía un profundo retraso en los niveles y condiciones de vida de la población respecto a los países de Europa occidental14.

  • 15 CASTEJÓN BOLEA, R., « Enfermedades venéreas en la España del último tercio del siglo XIX. Una aprox (...)
  • 16 « Es una modalidad de la neurastenia, y consiste en la idea fija y constante que se apodera de cier (...)

11El conjunto de las enfermedades venéreas, y en especial la sífilis, constituían un problema importante en la transición de los siglos XIX al XX. El acercamiento cuantitativo es difícil por la poca fiabilidad de los registros y la variabilidad de los diagnósticos. Su declaración obligatoria fue muy discutida; fue apoyada por los higienistas y rechazada por moralistas y filósofos que argüían que era una violación del secreto médico15. Desde finales del siglo XX muchos médicos intentaron que la sífilis se desprendiera de los aspectos no científicos. El carácter de la enfermedad llevó a hablar de ‘sifilofobia’16. Había mucho miedo a contraer la afección y una de las causas era su incurabilidad. Por otro lado, exigía silencio porque era exclusiva de « viciosos e incorregibles ». En los primeros años del siglo XX comenzaron a abrirse sifilocomios u hospitales consagrados a las enfermedades venéreas y a la sífilis, o se dedicaban salas para tal fin en los hospitales de las principales capitales, y también se crearon dispensarios para las revisiones. No obstante, las normativas que se fueron promulgando evitaron en lo posible aceptar la realidad de la prostitución.

12Uno de los hospitales que tradicionalmente se había dedicado a las enfermedades venéreas fue el de San Juan de Dios, en Madrid. Dependiente de la Beneficencia desde 1856, se trasladó a un nuevo edificio en 1895. Las obras habían comenzado en 1890 en una amplia manzana de las calles Ibiza, Doctor Esquerdo y Doctor Castelo. Se construyó según el sistema del ingeniero francés Tollet, que consistía en varios pabellones aislados con el fin de reducir el hacinamiento y facilitar la limpieza enfrentándose así a las elevadas tasas de mortalidad de los edificios antiguos. Estaba integrado por varios pabellones para enfermos, algunos reservados para los infecciosos, y otros para laboratorios, depósito de cadáveres, servicios administrativos, etc. Fue demolido en la década de los años sesenta del siglo XX para construir el actual Hospital Gregorio Marañón. En este Hospital trabajaron destacados especialistas como Eusebio Castelo Serra (1825-1892), su hijo Fernando Castelo, José Eugenio Olavide (1836-1901), Juan de Azúa Suárez (1858-1922), y Fernando Bombín, entre otros.

  • 17 TUÑÓN DE LARA, Manuel (dir.), La Segunda República española: el primer bienio. III Coloquio de Sego (...)

13El historiador Manuel Tuñón de Lara17 señaló que no es posible hacer historia contemporánea sin contar con la historia de la prensa. Como fuente primaria, coetánea a los hechos que describe y comenta, se constituye como un elemento de gran utilidad para acercarse a la realidad social en la que está inmersa. Para la historia de la medicina es un excelente complemento de lo que ofrece el periodismo especializado o científico, ya que suele recoger aspectos que en éste no se incluyen. Por supuesto no está exenta de problemas y debe contrastarse con otro tipo de fuentes.

  • 18 CRUZ SEOANE, María, « La prensa », in Historia de España. Vol 39**: La Edad de Plata de la cultura (...)

14Como señala María Cruz Seoane18, bajo el marco legal favorable de la liberal Ley de Imprenta de 1883, en España la prensa ejerció en solitario la función de gran medio de comunicación social en el periodo en el que la sociedad española se transformó en una sociedad de masas, como consecuencia del proceso de industrialización, concentración urbana y alfabetización. Ya hemos dicho que este proceso fue lento, tardío y desigual, pero inequívoco. Así, se considera esta época excepcional para la prensa como una de sus edades de oro.

15A pesar de una relativa escasez de lectores coexistió gran número de cabeceras en las capitales españolas. Algunas estaban mantenidas por empresas sólidas dispuestas a invertir para cambiar la maquinaria y adaptarse tanto a las nuevas técnicas de impresión como al creciente número de lectores. Se trataba de la prensa de información que se adscribía a diferentes formas de independencia y a una cierta ambigüedad para atraer tanto a lectores como a anunciantes. Con ésta convivían los diarios de opinión, impregnados de ideología, que solían ser portavoces de los partidos políticos o de movimientos sociales, incluso de las personalidades que los sostenían. A diferencia de los anteriores, la precariedad fue su tendencia con los años.

El ‘606’ en la prensa diaria española

16Como hemos señalado, la noticia de la novedad del salvarsán o ‘606’ pasó a la prensa de inmediato. Para analizar el caso de España nos hemos centrado en los diarios más destacados del Madrid de la época y en uno de los más tradicionales y de larga trayectoria de la ciudad de Valencia.

  • 19 Sobre las características de los diarios que se mencionan véase: CRUZ SEOANE, María, Historia del p (...)

17Hemos seleccionado de Madrid los diarios19 El Imparcial, El Heraldo de Madrid, El Liberal y La Correspondencia de España. De Valencia, Las Provincias. El Imparcial fue fundado en 1867 por Eduado Gasset y Artime (1832-1884). Según Cruz Seoane, siempre marchó a la vanguardia de la renovación técnica. A lo largo de su vida fue un periódico de información, aunque no significó que renunciara a la opinión. De esta manera superó temporales y sobrevivió a los constantes cataclismos políticos de la época. La etapa en la que mayor respeto y estimación tuvo fue la de la década de los años noventa del siglo XIX. En la transición de los siglos XIX al XX su tirada estaba entre los 120 000 y 140 000 ejemplares. Después del periodo colonial el número de seguidores disminuyó. En 1906 formó parte del llamado trust o Sociedad Editorial de España junto con el Heraldo de Madrid y El Liberal. De los tres es el que mantenía una postura más conservadora, siendo su público una burguesía alejada de los movimientos obreros y de los nacionalismos. Una de sus características fue el suplemento Los lunes de El Imparcial que gozó de un extraordinario prestigio. En él publicaron las plumas más importantes de la llamada Generación del 98. El Imparcial dejó de publicarse en 1933.

18El Heraldo de Madrid se fundó en 1890 por el empresario y diputado Felipe Ducazcal y Lasheras (1845-1891). Era de ideología liberal. Como hemos dicho, en 1906 fue adquirido por los industriales Manuel y Juan Busquets y pasó a integrar la Sociedad Editorial de España. Desde 1909 el director fue el liberal seguidor de Canalejas, José Rocamora Fernández (1874-1936). Dejó de publicarse con la victoria de Franco.

19El Liberal fue el eterno rival de El Imparcial. Fue fundado el 31 de mayo de 1879 a partir de una escisión de republicanos de El Imparcial. Su línea defendía la democracia y el republicanismo moderado. Trató siempre de combinar la información con la amenidad. Fue muy popular; una de las causas fue la inclusión de los anuncios por palabras. A principios del siglo XX tuvo ediciones en Sevilla, Barcelona, Bilbao y Murcia. Se integró en 1906 en el trust, siendo de los tres el que más a la izquierda se situó. Los Busquets se deshicieron de él en 1916. Continuó publicándose hasta 1939. En 1913 era el de mayor tirada después de La Correspondencia de España.

20La Correspondencia de España fue fundado en 1859 por Manuel María Santa Ana, como una transformación de La Correspondencia Autógrafa. Su origen era un servicio de noticias que Santa Ana había fundado en 1848 y que se servía por correo a abonados, periódicos y grandes personajes. En este diario predominaba lo informativo, no tenía adscripción política alguna y huía de cuestiones doctrinales. Fue el primero en insertar esquelas, atrajo mucha publicidad y adquirió gran popularidad. Una de sus características era que se vendía por las calles. Sólo en la capital contaba con cuatrocientos repartidores, que eran una pieza fundamental en la venta del periódico. Por la noche era frecuente verlos por las esquinas pregonando su mercancía. En 1906 pasó a dirigirlo Leopoldo Romero quien, influido por el éxito que estaba tomando ABC, contrató jóvenes redactores para revitalizarlo. Entre 1905 y 1909 tuvo como corresponsal en Londres a Ramiro de Maeztu. Desapareció en 1925.

  • 20 Sobre Las Provincias, véase GARCÍA DE TORRES, Elvira, « La evolución de los contenidos de la prensa (...)

21Las Provincias, de Valencia, nació el 31 de enero de 1866 cuando el impresor Federico Doménech y el periodista Teodoro Llorente adquirieron La Opinión a José Campo Pérez, más conocido como Marqués de Campo. Una de las condiciones fue que se cambiara el nombre de la cabecera. El primer director fue Teodoro LLorente Olivares (1836-1911), quien desde el primer número señaló la identidad de la nueva publicación: independiente, conservador, defensor de los intereses del pueblo y regionalista. Sigue publicándose en la actualidad20.

22En Madrid, la cobertura que dieron los diarios seleccionados al hallazgo y difusión del ‘606’ por Paul Ehrlich, fue similar. Las primeras noticias aparecieron en agosto de 1910. La mayor parte de éstas así como de artículos sobre el tema, se concentró en la segunda quincena del mes de septiembre y durante el mes de octubre. Durante los meses de noviembre y diciembre disminuyeron en número y relevancia. No hemos consultado los primeros meses de 1911 a excepción de El Imparcial; por entonces, las noticias sobre el nuevo medicamento ya son muy esporádicas.

Llega la noticia

  • 21 Se trata de Luis Bonafoux Quintero (1855-1918), periodista y escritor español hijo de un francés y (...)
  • 22 BONAFOUX, Luis, « París al día. El duelo Doyen-Ehrlich », in El Imparcial, 24 de agosto 1910, p. 1
  • 23 Sobre Doyen véase: BIUM (Bibliothèque interuniversitaire de Médecine, Paris) - Medic@ - Eugène Loui (...)
  • 24 PULIDO MARTÍN, Ángel, Recuerdos de un médico, Madrid, Imp. de José Luis Cosano, 1962, p. 119.

23La primera noticia apareció el 24 de agosto en El Heraldo de Madrid. Se trata de un artículo no muy extenso, pero sí muy ácido, del periodista Luis Bonafoux21, conocido como ‘la víbora de Asnières’, que apareció en la primera página. Bajo el rótulo ‘París al día’, el título es El duelo Doyen-Ehrlich. En el mismo se da noticia de la polémica que ocasionó Éugene Doyen (1859-1916) cuando Le Journal publicó la noticia del hallazgo del nuevo medicamento. Se lanzó a escribir para la primera plana de Le Matin un artículo en el que criticaba a Ehrlich, Koch y Behring y señalaba a su remedio, la micolisina, como el único útil contra la sífilis. Bonafoux dice que Le Matin, visto lo que sucedía en otros países, tuvo que reconocer la importancia del ‘606’ de Ehrlich22. Doyen era un polémico cirujano de gran fama en su época. Fue uno de los primeros en utilizar el aspirador de sangre en el campo operatorio, diseñó mesas para las intervenciones, ideó ligaduras y varios instrumentos. Fue muy criticado por sus ideas e intervenciones sobre el cáncer. Su carácter, su estilo de vida y su rechazo de las instituciones lo condenaron al ostracismo23. Es interesante reproducir aquí cómo Angel Pulido Martín describe un día en la vida de Doyen24:

«A las ocho de la mañana ya estaba operando en su sanatorio de la rue du Prince. Desde allí emprendía su visita a su clientela de Ville, repartida entre los mejores hoteles y más suntuosos palacios. El almuerzo. En seguida, la consulta en su casa, y a última hora de la tarde, la visita a los operados. Viene luego la cena en un restaurante de moda con la exhibición de dos (¡) bellísimas damas. El palco en el teatro de más público. La estancia en un par de cabarets de lujo hasta horas avanzadas, y así todos los días y todas las noches…»

24Pulido se encontraba en París cuando se produjo el pleito de Doyen con el viudo de una americana que escandalizó a sus colegas.

  • 25 VERDES MONTENEGRO, José, « La lucha contra la avariosis. El 606 en Berlín », in El Imparcial, 28 de (...)
  • 26 La figura de Ehrlich ya era sobradamente conocida en España tanto en los círculos profesionales com (...)

25Cuatro días después en El Imparcial apareció un artículo del médico José Verdes Montenegro y Páramo (1860-1942) que lo remitió desde Berlín. Era colaborador habitual del diario. Su título es « La lucha contra la avariosis. El 606 en Berlín »25. En él ofrece un excelente resumen de lo que estaba sucediendo en Europa con el ‘606’. Dice que se trataba de un « importante progreso científico » que acaparaba la actualidad. Se refiere a la seriedad y reputación de Paul Ehrlich, figura apreciada en todo el mundo26. Informaba de que el producto se estaba probando en 3 300 enfermos y que en doscientos casos desesperados, había bastado una sola inyección para que curasen. Menciona cómo expertos españoles en el tema de la sífilis a Juan de Azúa y Suárez (1858-1922), Antonio Pardo Regidor, Nonell y José Sánchez Covisa (1881-1944). No obstante, se muestra prudente ante las virtudes de un nuevo medicamento del que habrá que extraer más experiencia.

  • 27 CAVIA, Mariano de, « Cháchara », in El Imparcial, 7 de septiembre 1910, p. 1.

26En El Imparcial el siguiente artículo que se publicó al respecto es uno que procede de la mano de un brillante escritor y periodista, Mariano de Cavia (1855-1920), en su columna habitual « Cháchara »27. Ofrece el agudo punto de vista del lego en la materia. El hecho de que uno de los comentaristas más reputados de su época se ocupe del tema es reflejo de la temprana popularidad del ‘606’.

  • 28 HUERTAS, « De Frankfurt. El nuevo tratamiento de Ehrlich », in El Imparcial, 10 de septiembre 1910, (...)
  • 29 Efectivamente, los primeros ensayos clínicos fueron reportados por K. Alt a la Sociedad Médica de M (...)
  • 30 « Noticias », in El Imparcial, 11 de septiembre 1910, p. 3.

27El Liberal dio su primera noticia sobre el ‘606’ en primera página, de la mano del doctor Huertas en un largo artículo que tituló « De Frankfurt. El nuevo tratamiento de Ehrlich »28, fechado el día 5. Se refiere a la visita que había realizado a las clínicas del conocido dermatólogo Karl Herxheimer (1861-1942) y a los laboratorios anejos donde se estaba probando la nueva sustancia. Explica de forma sencilla el proceso que siguió el alemán para obtener el producto que une « una máxima acción bactericida con una mínima acción nociva para el organismo humano ». Señala que se había probado en animales infectados con gran éxito. Después se ensayó en humanos, experiencia que recogen K. Alt y otros en publicaciones científicas29. En dos meses, dice, se han publicado más de sesenta trabajos que reflejan magníficos resultados. Huertas también se refiere a la peregrinación de médicos de todo el mundo que llegaban a Frankfurt para conocer de cerca los beneficios del ‘606’. Según dice, Herxheimer les atendía tres veces por semana y les mostraba a los enfermos que habían sido inyectados con el salvarsán. Huertas menciona además en su artículo a Marañón, de quien dice que se encontraba hacía tiempo en Alemania y que seguía de cerca los acontecimientos, así como de Alberto Bandelac. No podemos dejar de mencionar la emoción que Huertas dice que sentía cuando se paseaba por las salas de un hospital modelo, dispuesto en todos los sentidos según la ciencia, la higiene, la comodidad y la belleza. Por los jardines del Hospital, cuenta, « cuidados y risueños como el parque de un palacio, hemos ido a saludar a Ehrlich, en cuyo despacho esperaban muchos hombres de ciencia, universalmente conocidos algunos, como Salmon y como Pfeiffer, que iban a rendirle el homenaje de su admiración… ». Para terminar se refiere a [Albert Ludwig Sigesmund] Neisser (1855-1916), médico y bacteriólogo que era reticente a las excelencias del ‘606’ pero que, al probarlo tanto en animales como personas, en el Berliner Klinische Wochensrift afirmaba que « la curación de las lesiones específicas frescas es ya un hecho positivo y que, en todo enfermo de esta clase, se debe, en conciencia, apelar a este medio antes que a ningún otro ». El diario del día siguiente proporciona la breve noticia de que el médico de Sevilla José María de Puelles, estaba en Barcelona de camino a Frankfurt, donde se dirigía para conocer las bondades del ‘606’30. Comenzaba así el peregrinaje de médicos españoles hacia Frankfurt.

  • 31 BANDELAC DE PARIENTE, Alberto. « El 606 del profesor Ehrlich, de Frankfurt », in El Imparcial, 12 d (...)

28El Imparcial del 12 de septiembre se refiere a la importante noticia que les proporcionó José Verdes Montenegro, a la que unen ahora una carta que les envía Bandelac de Pariente, médico de S.M. en la Embajada de París, desde Frankfort. El título es « El 606 del profesor Ehrlich, de Frankfurt »31. Tras unos preliminares de contenido parecido a lo que ya llevamos visto, Bandelac señala que fue recibido de forma muy cordial por Ehrlich y que le manifestó su satisfacción de que los médicos españoles mostrasen al fin interés por el ‘606’. Esta afirmación es un tanto extraña, ya que sabemos que en ese momento había más de un español en Frankfurt. Bandelac añade que el propio Ehrlich le ha explicado todo acerca del ‘diamidoarsenobenzol’, sustancia de la que le dio varios tubos para que la ensayase. Después dice que le presentó y recomendó al profesor Herxheimer en cuya clínica permaneció varios días comprobando el valor del ‘606’. Hace notar que la curación « causa verdadera estupefacción por la rapidez de sus resultados y por la igualdad de éstos en los más diversos casos ». Así lo ha visto en recién nacidos, adultos hijos de sifilíticos y otros enfermos, todos con la reacción de de Wassermann positiva.

  • 32 GEREDA, Eduardo G., « Algo sobre el ‘606’« , in La Correspondencia de España, 12 de septiembre 1910 (...)

29El mismo día, La Correspondencia de España, en su primera página, bajo el rótulo de ‘Crónicas médicas’, ofrece el artículo « Algo sobre el 606 »32, que firma en Montreaux el doctor Eduardo G. Gereda y que está fechado el día 8 del mismo mes. El tono del mismo es la prudencia; « el 606 no restará ni un ápice a la fama del mejor de los medicamentos curativos, y por tanto la acción preponderante del mercurio, empleado en los primeros momentos, seguirá realizándose como siempre ». Lo mismo opinan, señala, Fournier y Émery. Finalmente alaba la actitud de Ehrlich cuando dice que parte de los beneficios que obtenga la casa fabricante, les corresponde a sus ayudantes Hata y Bertheim.

  • 33 El Imparcial, 17 de septiembre de 1910, p. 3.

30El Liberal del 17 de septiembre lleva una pequeña nota que informa de que Bandelac ha despachado con el rey para ofrecerle el balance de su visita a Frankfurt. Éste le remite al Hospital militar de Carabanchel para que realice las primeras pruebas33.

  • 34 CASTELO, Fernando, « El ‘606’« , in La Correspondencia de España, 18 de septiembre de 1910, p. 1.
  • 35 MARAÑÓN, Gregorio, Quemoterapia moderna según Ehrlich: Tratamiento de la sífilis por el 606, Madrid (...)

31El 18 de septiembre La Correspondencia de España publica en la primera un extenso artículo del dermatólogo Fernando Castelo, fechado el día anterior. De nuevo está bajo el rótulo genérico de ‘Notas Médicas’ con el título « El 606 ». Debajo, en negritas, lo más destacado: ‘El nuevo remedio de Ehrlich-Hata’, ‘Así se ha bautizado definitivamente’34. En la primera parte, bajo el epígrafe, ‘Antes de mi viaje’, señala que el artículo se lo ha pedido el director del diario, Leopoldo Romeo, « por el interés y la expectación que ha despertado tan transcendental asunto ». Aunque todavía no tiene un juicio propio, los médicos, dice, estamos obligados a satisfacer la curiosidad pública y a orientar a las gentes en temas transcendentales. Divide después el contenido en tres partes: « Lo que sabemos y lo que se dice », « Juicios detenidos y comparativos », y finalmente, « Mi propósito ». En la primera se refiere a la merecida fama de Ehrlich por todos sus trabajos, especialmente por su Contribución al estudio de la Patología experimental y Terapéutica química, que el doctor Madinaveitia acababa de reseñar de forma positiva en la Revista Clínica de Madrid. Otro tanto, señala, podría decir Gregorio Marañón que se encuentra en Frankfurt desde hace tres meses. También se refiere al artículo de Doyen contra Ehrlich, que mereció la censura de los científicos, en especial de Metchnikoff. Lo compara con aquéllos de tono parecido que recomiendan no fiarse del nuevo remedio porque detrás se esconden oscuros intereses económicos. Sin embargo, señala, ahí están los numerosos trabajos científicos que demuestran lo contrario, entre ellos los de Alt y Neisser. Castelo comenta, además, que Marañón ha hecho un resumen de los mismos en un libro que acababa de publicarse35. En la segunda parte hace referencia al mercurio, elemento del que algunos como Hoffman piensan que no se podrá prescindir. Sin embargo, Neisser afirma que prefiere el 606 a cualquier otro remedio. El acertado juicio que se forma Castelo es que, a partir de este hallazgo, la medicina emprendía nuevos derroteros. No obstante pide prudencia y que se eviten los optimismos ciegos. Finalmente, en la tercera parte, aunque sabe que el medicamento ya está en Madrid, quiere ir a Frankfurt para ver a Ehrlich y Hata y su técnica de aplicación del ‘606’. A la vuelta quiere pasar unos días en París para visitar a Salmon, que por encargo del Instituto Pasteur estaba probando el medicamento en su clínica. Castelo, hijo del también dermatólogo del Hospital San Juan de Dios, Eusebio Castelo, fue motu propio a Frankfurt.

  • 36 BANDELAC DE PARIENTE, Alberto, « El 606 en Madrid », in El Imparcial, 20 de septiembre 1910, p. 1

32El Imparcial, que se atribuye el haber sido el primero en dar la noticia del 606 en España, en la edición del 20 de septiembre, bajo el título « El 606 en Madrid »36, incluye un relato que solicitaron a Bandelac el día anterior en el que contara su experiencia en Frankfurt. Éste artículo nos proporciona nuevos datos de por qué Bandelac está en el centro de esta historia. Cuenta que cuando el rey regresaba de Inglaterra en uno de sus viajes, tuvo ocasión de saludarle. Le preguntó éste por las novedades científicas que se discutían en las clínicas y laboratorios europeos. Sin duda, dice, me estaba preguntando por la novedad que se comentaba en toda la prensa de Alemania, Inglaterra y Francia. El rey le encomendó a Bandelac que se dirigiera a Frankfurt a ver a Ehrlich para informarse de primera mano. Ese mismo día salió para la ciudad alemana. Se refiere después a lo ya publicado con anterioridad a la carta que remitió a este mismo diario. « El doctor Ehrlich dedicó al rey de España palabras de reconocimiento por la rapidez con la que había procurado enviarle a un médico español que lo informara de sus estudios ». Dice que allí encontró al doctor Huertas, al que alaba, y a Marañón. Describe después las características del 606: « un polvo amarillento, de apariencia semejante al azufre y con el que por manipulaciones delicadísimas, pero no difíciles, se prepara una emulsión en el momento mismo de la inyección ». También menciona que antes debía hacerse la reacción de Wassermann y la de Stern para asegurarse que el paciente padecía la enfermedad.

  • 37 VILLEGAS, Ramón, « Crónica médica. El doctor Bandelac y el ‘606’« , in El País, 25 de septiembre de (...)
  • 38 PULIDO MARTÍN, Ángel, Recuerdos de un médico, Madrid, Impr. de José Luis Cosano, 1962, pp. 130-132.

33Aunque no tenemos noticias directas, Bandelac debió despertar ciertos recelos entre algunos medios por el asunto del 606. Efectivamente, El País, diario republicano, se quejaba de que el rey lo hubiera nombrado a él, que no era un conocido sifilógrafo, para que fuera a Alemania a estudiar la nueva sustancia: « No parecía sino que en España nos halláramos tan faltos de médicos competentes que hubiera precisión de acudir a uno de Francia para que nos ilustrara »37. No se dispone de una biografía completa de este médico. Era un judío serfardita nacido en Tánger y nacionalizado español. Llevaba muchos años en París ejerciendo la medicina y como médico de la Embajada de España. Uno de sus grandes amigos, Ángel Pulido Martín38 dice de él que « derrochaba bondad, ternura, simpatía, paciencia, cordialidad, alegría ». Estar en la capital de Francia le procuró experiencia, muchas amistades influyentes y estar en el centro de grandes acontecimientos de la vida europea de la época. Atendió en varias ocasiones al rey de España, al rey Alejandro de Servia, a Jaime de Borbón, al general Primo de Rivera, etc. Según se dice, en su sala de espera se podía encontrar al obrero que iba en busca de trabajo, al técnico que iba a perfeccionar sus conocimientos, la bailarina española que había sido despedida, el médico que deseaba ampliar estudios en el Instituto Pasteur, al marquesito que iba unos días a París a divertirse, o al banquero que iba en busca de recomendación. Dirigió el Hospital español de París y creó becas para españoles que deseaban ampliar estudios en Francia y para franceses que quisieran estudiar en las universidades españolas. Fue fundador de la Asociación Hispano-Hebrea.

  • 39 VERDES MONTENEGRO, José, « La lucha por la avariosis. Más sobre el 606 », in El Imparcial, 21 de se (...)

34El 21 de septiembre El Imparcial dio cabida a un nuevo artículo de Verdes Montenegro39. En él dice que durante el tiempo que había transcurrido desde su crónica anterior, había adquirido nuevas informaciones sobre el tema. Hace referencia a los médicos españoles que se encontraban estudiando el 606. Después traza una breve historia del nuevo medicamento y recomienda el trabajo que Marañón había publicado en la Revista Clínica de Madrid para los que quisieran conocer más detalles. Dice que se trata de un acontecimiento de gran transcendencia social que iba a dar lugar a inesperadas derivaciones en la investigación médica.

  • 40 MARTÍN MIQUEL, Sixto, « El 606 en España », in El Liberal, 21 de septiembre de 1910, pp. 1-2.

35El mismo día El Liberal incluía una larga carta en portada del dermatólogo militar Sixto Martín Miquel40. Se trata del especialista que comisionó el gobierno en calidad de médico mayor del Cuerpo de Sanidad militar. Éste se formó años antes en Viena. Dice que hacía veinte días que había regresado a Madrid después de haber estado en Austria y Alemania desde el mes de junio. No pensaba publicar nada hasta haber finalizado la memoria que estaba escribiendo al respecto, pero que se vio obligado a hacerlo por las inexactitudes que contenía un artículo que se había publicado sobre el tema en el ABC. Quizás no fuera la única excusa ya que, como estamos viendo, el tema había saltado ya a las primeras páginas. Cuenta su experiencia en Viena, donde asistió a cursos y puso inyecciones. Después fue a Frankfurt donde encontró como otros a varios médicos españoles. Al final añade:

« Sólo quiero hacer constar para terminar, por el Cuerpo médico español en general y por el de Sanidad Militar en especial, que, afortunadamente, marcha la Medicina en España a la altura que pudiera ir en cualquier otro país; que esto no se debe más que al afán que todos tenemos en contribuir con nuestras fuerzas a levantar el nivel científico de nuestra Patria y que esto sólo se consigue acudiendo con toda presteza a donde hubiere algo que aprender, como ha ocurrido en esta ocasión, puesto que al hacerse en Julio los primeros ensayos en los hospitales, estábamos en Viena dos militares y en Berlín varios civiles, que estamos siempre dispuestos a dar a nuestra Patria lo que es suyo: nuestras fuerzas y nuestra inteligencia ».

  • 41 José López Pinillos - Wikipedia, la enciclopedia libre. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki (...)
  • 42 PARMENO. El de la suerte. Heraldo de Madrid, 21 de septiembre de 1910, p. 1.

36También el 21 de septiembre, en la primera página del Heraldo de Madrid, Parmeno, que es uno de los seudónimos utilizado por el periodista, escritor y dramaturgo José López Pinilla (1875-1922)41, publicó un comentario breve42 que nos proporciona una idea de la popularidad que había alcanzado el nuevo medicamento de Ehrlich:

«La gran masa charla por los codos en los tabernuchos, en las sacristías, en los Casinos, en los cafés, en los teatros, discutiendo la virtud curativa del 606 o afirmando que sus efectos son milagrosos; la gran masa espera que lleguen a Madrid los tubitos de Ehrlich como si estuviese hambrienta y aguardase el maná; la gran masa, revolucionados los nervios y epiléptica de ansiedad, devora cuanto se refiere a Ehrlich y a su descubrimiento. ¿Procede así la gente por desinteresada y noble curiosidad, por amor a la Ciencia?… No; procede así por egoísmo, por terror, por esperanza. La tercera parte de los españoles (ahora se ha demostrado) necesita inyectar en sus venas el preparado de Ehrlich; hay muchos miles de litros de sangre azul podrida (alégrense los rojos), y muchos millones de litros de sangre roja envenenada (alégrense los azules)».

Las primeras pruebas con el ‘606’ en Madrid

  • 43 « El 606 », in El Imparcial, 22 de septiembre de 1910, p. 1
  • 44 Gaceta de Instrucción Pública y Bellas Artes, Madrid, 23 de septiembre de 1910, p. 406. Nombramient (...)
  • 45 DEL RÍO, Emilio, « La introducción de la salvarsanterapia en España », in Homenaje a López de Villa (...)
  • 46 BLASCO, Ramón, « El Congreso médico de Koenigsberg », in El Imparcial, 22 de septiembre de 1910, p. (...)

37Los días que siguen despertaron gran atención por parte de la prensa. Bandelac iba a realizar las primeras inyecciones de ‘606’ en Madrid. El Imparcial recoge en primera página los preparativos43. Fue el día anterior a Carabanchel para seleccionar diez enfermos. Todos estaban graves. Por la tarde visitó al ministro de la gobernación para decirle que Ehrlich le había comunicado que le mandaba nuevas dosis de ‘606’. El artículo reproduce también una real orden del ministerio de instrucción pública44 que aparece en La Gaceta por la que, en atención a la excepcional importancia que las autoridades científicas y la prensa profesional y periódica de toda Europa atribuyen al descubrimiento de Ehrlich, se atiende la propuesta de la Junta de Ampliación de Estudios para enviar al sifilógrafo Juan de Azúa Suárez y al químico José Casares Gil a Alemania para estudiar las propiedades, aplicaciones y valor terapéutico del 606. En los trabajos científicos se suele mencionar a Azúa como el representante oficial del gobierno español, a pesar de que hemos visto que varias instancias estatales y gubernamentales enviaron a sus propios representantes45. Casi nadie menciona a Alberto Bandelac, comisionado del rey y un ejemplo de que Alfonso XIII intervenía habitualmente en la política y los asuntos del país. Junto a la nota mencionada El Imparcial reproduce la información que envía su corresponsal (Rafael Blasco) en París, sobre el Congreso de médicos que se estaba celebrando en Koenigsberg, al que asistía Ehrlich y en el que se iba a hablar del ‘606’46.

38El 22 fue el día de las inyecciones en el Hospital militar de Carabanchel. Estaban presentes el director del hospital Gregorio Ruíz Sánchez y los médicos Pedro Casabal, Higinio Peláez, Celestino Torremocha, Manuel Molins Bastes, José Valderrama, Luis Verdejo, Bartolomé Navarro, Manuel Puig, y el Sr. Fernández Victorio entre otros. El primer inyectado fue un soldado del regimiento de María Cristina que se encontraba en el segundo periodo de la enfermedad. Había estado sometido a tratamiento mercurial. La cura le produjo menos dolor del esperado y apenas experimentó reacción febril. Tuvieron que suspenderse las inyecciones ya que cayó la jeringuilla al suelo y se rompió.

  • 47 « El 606 en Madrid. La primera inyección », in El Liberal, 23 de septiembre de 1910, p. 1
  • 48 « El ‘606’. La primera inyección », in La Correspondencia de España, 23 de septiembre de 1910, p. 5

39Tanto El Imparcial como El Liberal del día 23 también recogen la noticia de la inyección en el Hospital militar y de que ese día Bandelac actuaría en el San Juan de Dios47. La Correspondencia de España también proporciona la noticia con algo más de detalle48. El vespertino El Heraldo de Madrid del día 23 recoge en una nota en la tercera página, que el enfermo inyectado se encontraba bien. En primera aparece un artículo largo del médico L. Álvarez Sainz de Aja cuyo objetivo es pedir moderación sobre la gran expectación levantada por el 606:

« Prematuramente lanzados a la publicidad los trabajos experimentales del tratamiento de la sífilis, fiebre recurrente, etc., por el dioxidiamidoarsenobenzol (606), han pasado a ser de público dominio cuantos detalles acerca de los mismos se consignan en los ya numerosos artículos consagrados a este asunto en la Prensa política. (llamémosla así). »

40Más adelante añade:

« Me explicaré; hoy día sabe la inmensa mayoría de gentes que saben leer y muchos que no saben, pero que lo han oído, que el 606 es un medicamento de efectos maravillosos en las enfermedades citadas; saben también que una sola inyección basta para obtener la curación; han podido leer que en unas horas se veía mejorar úlceras y otras lesiones sifilíticas, y que en pocos días la curación era radical. Por una parte, los médicos todos del hospital de San Juan de Dios y muchos más particulares (todos los especialistas) vamos a comenzar próximamente, en el próximo mes de Octubre, a usar inyecciones del 606.»

41El resto del artículo está dedicado a demostrar que los médicos están recogiendo experiencias sobre el uso y virtudes del nuevo medicamento y que publican sus resultados en la prensa científica. Acompaña al artículo una fotografía de Bandelac, el médico Bombín y el gobernador de la provincia junto a otros médicos del Hospital San Juan de Dios en uno de sus patios.

  • 49 « El 606 », in El Imparcial, 24 de septiembre de 1910, p. 1.
  • 50 « El 606 en Madrid. En el Hospital San Juan de Dios. Lo que dice el doctor Bombín », in La Correspo (...)

42El día 24 de septiembre, sábado, debían llevarse a cabo las inyecciones en el Hospital San Juan de Dios. La prensa daba noticia de que Bandelac había estado la jornada anterior en el Hospital sólo para seleccionar a los enfermos elegidos previamente por Sanz Bombín, Espina, Sainz de Aja y Mansilla. Se trataba de siete hombres y de una mujer49. Estuvo también el gobernador civil Luis Canalejas y el diputado visitador Vargas Machuca. La Correspondencia de España incluye además una pequeña entrevista al médico del Hospital Manuel Sanz Bombín50 en la que básicamente trata de moderar la enorme expectación levantada por el 606 y para incidir en el hecho de que era necesario que pasase el tiempo para recopilar experiencias.

  • 51 « El 606 », in El Imparcial, 25 de septiembre de 1910, p. 2.
  • 52 « El 606 en Madrid. Un aplazamiento », in La Correspondencia de España, 25 de septiembre de 1910, p (...)
  • 53 « El 606 en Madrid. En San Juan de Dios », in El Liberal, 25 de septiembre de 1910, p. 3.

43El doctor Bandelac llegó a las cuatro acompañado del ministro de gobernación y de los inspectores generales de sanidad Sres. Bejarano y Martínez Salazar. Fueron recibidos por el vicepresidente de la Diputación, el gobernador civil y el personal facultativo. El Imparcial proporcionó los nombres de los enfermos que se iban a inyectar: Gregorio Torres, Ramón Martínez, Esteban Carratalá, Luis París y Mariano Blanco51. Según dice La Correspondencia de España, en la puerta se habían concentrado numerosos periodistas y médicos a los que no se dejaba entrar52. Cuando llegó el doctor Bombín les permitió el acceso para que pudieran observar las pruebas que tanta expectación habían despertado. Cabían con dificultad todos en el Laboratorio. Bandelac, con la ayuda de Sainz de Aja hizo los preparativos. Mezcló en un mortero el ‘arsenobenzol’ con una disolución de sosa cáustica al 20 por cien y observó que el preparado estaba muy amarillento, lo que atribuyó a alguna condición anormal de la sosa53. Hizo traer la que había utilizado en Carabanchel, pero como tardaba en llegar, el ministro expuso la conveniencia de aplazar para el 25 la operación. Antes de marcharse, se fotografiaron todos.

  • 54 « El 606 en Madrid », in El Liberal, 26 de septiembre de 1910, p. 2.
  • 55 « El 606 en San Juan de Dios », in El Imparcial, 26 de septiembre de 1910, p. 2.
  • 56 « El 606 en Madrid. Aplicaciones en San Juan de Dios », in La Correspondencia de España, 26 de sept (...)

44Como la operación se aplazó, los diarios recogieron de nuevo la noticia al día siguiente. El Liberal se refiere al tema y se hizo eco de la protesta que algunos médicos formularon por no dejarles entrar54. El Imparcial añade que Bandelac fue ayudado por Sainz de Aja y el médico de sanidad militar Dr. Bastos. Señala que, vista la expectación del día anterior, se habían instalado unas gradillas para los observadores: el secretario del Gobierno civil, Sr. Novella, en representación del gobernador; los inspectores generales de Sanidad, señores Bejarano y Martín Salazar; doctores Muñoz y Paraíso, comisionados por la Diputación de Zaragoza; doctores Bombín, Hergueta, Mansilla, Pérez Obón, Lozano, Hernández Briz, Polo, Balsaín, Cuevas, Serrano y otros muchos. Por último añade que el ministro de la Gobernación había lamentado que algunos periódicos discutieran las intervenciones de Bandelac, tanto más cuanto que éste, sin interés ni remuneración alguna, ha venido aquí, a sus expensas, para dar cuenta a sus compañeros de este último adelanto de la ciencia, sin propósito ninguno de lucro y en el deseo de hacer un bien a sus compatriotas55. La Correspondencia de España del día 26 de septiembre dio cumplida cuenta de cómo había transcurrido la experiencia del día 25 en el San Juan de Dios56. Nada extraño sucedió esta vez. El primer inyectado fue el paciente Mariano Blanco con 60 centígramos de 606 diluidos en 8 cc de agua por vía intramuscular. Por una pequeña nota en la última página también sabemos que el Ayuntamiento iba a mandar al médico auxiliar del Laboratorio Bacteriológico Municipal a aprender la aplicación del 606.

  • 57 GEREDA, Eduardo G., « Tema del día. La medicación 606 », in La Correspondencia de España, 26 de sep (...)

45Ese mismo día, en primera página La Correspondencia de España publicó un artículo de Eduardo G. Gereda, redactor en París57. En él insiste en la popularidad del nuevo producto que, según dice, ocupa columnas enteras en toda la prensa. Ahora, con intención divulgadora, proporciona más detalles sobre la historia del nuevo preparado, de la expectación despertada en el Congreso de Koenigsberg y de la llamada a la prudencia por parte de todos los científicos. Se refiere también a las recidivas y a que Sanglier le había mostrado cinco casos. Quizás se deba, señala, a que no se inyectaron dosis suficientes. De todo el artículo llama la atención su referencia a dos conceptos clave en la terapéutica de la época: la inmunoterapia y la quimioterapia.

  • 58 « El 606 en San Juan de Dios », in Heraldo de Madrid, 27 de septiembre de 1910, p. 2. « El 606 », i (...)
  • 59 CASTELO, Fernando. « El 606 en París. Durante mi viaje », in La Correspondencia de España, 28 de se (...)
  • 60 Publicado en París por Octave Doin et fils, en 1911.

46El día 27 de septiembre se informa de que los enfermos del San Juan de Dios seguían bien, del control que de los mismos se llevaba a cabo y de que continuaban realizándose inyecciones a otros afectados tanto del Hospital militar como del San Juan de Dios58. El día 28 La Correspondencia de España trae un artículo en primera página del médico Fernando Castelo59 en forma de carta fechada en París el día 24. Se trata de la narración de su viaje. Se detuvo en París porque le avisaron de que Ehrlich se encontraba en el Congreso de Koenigsberg. En la capital francesa contactó con Salmon, del Instituto Pasteur, y con E. Émery, del Hospital Saint-Lazare. Primero quedó con Salmon para ir al día siguiente a ver algún enfermo en el Hospital Cochin. Lo hizo con Marañón, quien en esos momentos se encontraba en París, de regreso de Frankfurt. En lo que se refiere a las batallas de algunos franceses contra Ehrlich por ser judío y alemán, Salmon le dijo que estaba al margen. Lo único que le interesaba era hallar una fórmula que simplificara el procedimiento para preparar e inyectar el ‘606’. Le comunicó a Castelo que había comprobado la eficacia del nuevo medicamento en enfermos de sífilis primaria, secundaria y terciaria, que sanaban con una o dos inyecciones. Respecto a Émery también dice que era un convencido del remedio de Ehrlich. Dice que estuvo en Alemania y había escrito un folleto al respecto. Posiblemente se refiera a La préparation ‘606’. Traitement de la syphilis par la méthode d’Ehrlich; indications et contre-indications; ce que j’ai vu en Allemagne (París, 1910), ya que ese mismo año publicó otros trabajos sobre el tema. Todos ellos los resumió un año más tarde en La méthode d’Ehrlich. Traitement de la syphilis par le dioxydiamidoarsénobenzol (salvarsán). Étude clinique et thérapeutique, con prólogo del propio Ehrlich60.

47Más adelante Castelo señala que también habló con el reputado Hallopeau y que no vio en él tanto entusiasmo. Éste opinaba que la eficacia era semejante a la del atoxil. Castelo había conoció a Hallopeau en un Congreso de Dermatología en el año 1889 y, desde entonces, añade, eran muy amigos. También señala que su opinión es un tanto « ligera » ya que en estos momentos estaba entusiasmado con la hectina. Anuncia Castelo que de regreso de Frankfurt volvería a París para hablar con el discípulo de Alfred Fournier, Gaucher, y con Jullien y Thibierge.

Imágenes procedentes de la revista Nuevo Mundo (Madrid)

Imágenes procedentes de la revista Nuevo Mundo (Madrid)

Año XVII, número 873, jueves 29 de setiembre de 1910, pp. 12 y 13.

Nuevos comisionados para ir a Frankfurt

  • 61 « La cura de Ehrlich », in El Imparcial, 5 de octubre de 1910, p. 2. Se señala que: « No pudiendo d (...)
  • 62 « El 606. Nuevas experiencias », in La Correspondencia de España, 30 de septiembre de 1910, p. 5. « (...)
  • 63 Heraldo de Madrid, 3 de octubre de 1910, p. 3.
  • 64 « París. Hablando sobre Bandelac », El Liberal, 8 de octubre de 1910, p. 3.

48Los días siguientes la prensa siguió informando a través de noticias breves de la evolución de los inyectados61, de las nuevas intervenciones y de los diferentes médicos que eran comisionados para ir a Alemania. Así, mereció reseña el hecho de que Bandelac inyectara a una enferma de 45 años que padecía sífilis terciaria con grandes destrozos en los tejidos blandos62. El Heraldo de Madrid recogió una pequeña noticia en la que informaba de la visita de Bandelac al rey Alfonso XIII para contarle el desarrollo de las curas realizadas en el Hospital militar y en el San Juan de Dios63. El Liberal del 8 de octubre trae un artículo redactado en París por alguien que frecuentaba la tertulia de Bandelac. Se trata de una discusión entre quien lo firma, un médico egipcio y el escritor francés Paul Brulat (1866-1940). Se refieren al dinero que podía estar ganando en París. Los banqueros, marqueses y millonarios estában dispuestos a pagar lo que fuese por el 606. Brulat dice que quizás en Madrid Bandelac estuviera haciendo una fortuna, pero quien redacta el artículo les informa de que Bandelac lo hacía gratuitamente por el país64.

  • 65 « El 606 », in El Imparcial, 16 de octubre de 1910, p. 4.
  • 66 RUÍZ Albéniz, « Un folleto sobre el 606 », in El Liberal, 16 de octubre de 1910, p. 2.

49El día 16 de octubre El Imparcial publicó otra noticia que merece ser comentada. Aparte de recoger que se seguían administrando inyecciones, cuenta que un diputado de distrito solicitó a Bandelac que inyectara a un chico enfermo pobre de su distrito. Unos días después se presentaron ambos en el Hospital San Juan de Dios. Bandelac se negó porque, al explorarlo, pudo comprobar que se trataba de una persona con medios económicos más que suficientes. Finalmente, ante la insistencia, accedió a cambio de que la familia del muchacho diera 500 pesetas a beneficio de los pobres del Hospital de San Juan de Dios65. El mismo día en El Liberal, el médico Ruíz Albéniz, escribía una nota en la que comentaba distintos aspectos del nuevo folleto que sobre el ‘606’ acababa de publicar Gregorio Marañón66.

  • 67 « Última hora. Provincias. Palma de Mallorca », in La Correspondencia de España, 28 de septiembre d (...)
  • 68 La Correspondencia de España, 1 de octubre de 1910, p. 7.
  • 69 « El 606 », in El Imparcial, 3 de octubre de 1910, p. 4. « El 606 en San Juan de Dios », in El Libe (...)
  • 70 « El 606 en San Juan de Dios », in El Liberal, 1 de octubre de 1910, p. 3.

50El resto de las capitales españolas comenzaron a reaccionar. Conocemos el caso del Ayuntamiento de Palma de Mallorca que mandó a Alemania a los médicos Aris y Prontera, del Hospital provincial67. El Ayuntamiento de Sevilla al médico Juan Ruíz García y al farmacéutico Ramón Rodríguez de la Borbolla68. El ministerio de la Guerra envió a Angel Morales69 a visitar la clínica del Dr. Pynkus y, por indicación de Ehrlich, a la de E. Schreiber en Magdeburgo. La Beneficencia municipal de Madrid mandó al antiguo jefe clínico del Hospital de San Juan de Dios, Antonio Navarro Férnandez, y Jacinto Navarro Sánchez70. Más adelante veremos que hubo más.

  • 71 « Una carta de Bandelac. Los enfermos y el 606 », in Heraldo de Madrid, 17 de octubre de 1910, p. 2

51El Heraldo de Madrid del 17 de octubre publicó una carta muy correcta de Bandelac en la que anunciaba su regreso a París y aprovechaba la ocasión para dar las gracias a todos71:

« …Sin beneficios positivos de ningún género, a los cuales me negué escrupulosamente en absoluto, pero llevando grandes rendimientos morales que la consideración general me ha otorgado, abandono esta querida población para regresar a París, donde me reclaman mis enfermos y ocupaciones; pero antes de hacerlo quiero significar a las autoridades, público, Prensa, comprofesores y a cuantos me han significado su aprecio la expresión más sincera de mi gratitud… »

  • 72 AZÚA, Juan de, « El 606. Ehrlich aburrido », in Heraldo de Madrid, 9 de octubre de 1910, p. 4.

52Muchos médicos comenzaron a regresar de Alemania y otros seguían mandando noticias desde allí. Juan de Azúa, por ejemplo, publicó un artículo en el Heraldo de Madrid el 9 de octubre72. Lo envió desde Frankfurt el día 29 de septiembre. En él se refiere al cansancio de Ehrlich al verse obligado a recibir y atender a tantos médicos y a que se habían agotado las reservas de 606. « En tanto llegan los deseados polvos, bueno es apaciguar la ansiedad pública, poniendo las cosas en su punto », dice. En seis puntos resume la situación, que es una nueva llamada a la moderación y a la prudencia.

  • 73 NAVARRO FERNÁNDEZ, Antonio, « En busca del 606 », in El Liberal, 12 de octubre de 1910, p. 4 y 13 d (...)
  • 74 El Liberal, 27 de octubre de 1910, p. 4.

53El Liberal continuó recogiendo la actividad en torno al 606. Antonio Navarro Fernández envió una crónica de su viaje y de su estancia en Frankfurt que se publicó en dos partes los días 12 y 13 de octubre73. Aparte de todo lo relativo a los hospitales y clínicas, al 606, y a las diferencias entre Francia y Alemania, es de los pocos que comenta la dificultad del idioma alemán, que casi ningún médico español conocía, señala. Menciona a los que se encontró en Frankfurt: Rodríguez de la Borbolla, Sánchez Díaz, Pieras Roselló, Macau, Planas Figa, Gúdel, Serra, Aguiló y Colmer. Es interesante el comentario que ofrece sobre cómo pasaban el tiempo libre. Por ejemplo, fueron a ver a las bailarinas y cupletistas Paz Calzado y su hermana Rosarito que se encontraban de gira por Europa. Se reunían con el cónsul Alexander Brunch y también iban con frecuencia a la Spanische Weinhandlung. Navarro regresó a España el día 26 o 27 de octubre74.

  • 75 CASTELO, Fernando, « Crónicas médicas. El 606 en Alemania », in La Correspondencia de España, 21 de (...)

54Fernando Castelo, también en Alemania como hemos dicho, publicó en La Correspondencia de España un artículo en el que cuenta que había estado en las clínicas del Sancti Spiritus y el Bürgerhospital de Frankfurt así como en la del Dr. Weintrand de Wiesbaden. Proporciona información sobre las inyecciones intramusculares y las intravenosas administradas con la jeringa de Schreiber, así como de algún caso clínico concreto75.

El ‘606’ se prueba en otras capitales españolas

  • 76 « Noticias por telégrafo. Las Palmas », in El Imparcial, 27 de octubre de 1910, p. 3.
  • 77 La Correspondencia de España, 16 de noviembre de 1910, p. 3.
  • 78 La Correspondencia de España, 21 de noviembre de 1910, p. 3. « Por telégrafo », in El Imparcial, 21 (...)
  • 79 « De las Baleares por cable », in El Heraldo de Madrid, 10 de diciembre de 1910, p. 1. Previamente (...)
  • 80 « Información de Provincias », in La Correspondencia de España. 18 de diciembre de 1910, p. 3.
  • 81 La Correspondencia de España. 23 de diciembre de 1910, p. 3.
  • 82 « Información de Provincias », in La Correspondencia de España. 24 de diciembre de 1910, p. 3.
  • 83 « Noticias por telégrafo. Santander. Aplicación del 606 », in El Imparcial, 19 de diciembre de 1910 (...)

55Mientras tanto se tiene noticia de que en otras ciudades españolas se habían iniciado también las aplicaciones del ‘606’. En Las Palmas debió ser hacia el 26 de octubre76. En Valencia, según se dice, las realizaron los médicos Mauro Guillén, Alapont y Olaso ante un concurrido público formado por autoridades, catedráticos, químicos, inspector provincial de sanidad y personal del Laboratorio municipal. Eligieron el procedimiento intravenoso77. En Sevilla, Domínguez Adame inyectó a una mujer de 19 años y a una niña de 12 que padecía una sífilis hereditaria78. El 10 de diciembre El Heraldo de Madrid recoge la breve noticia de que en las Islas Baleares, Arís aplicó por vía intramuscular el ‘606’, y que el doctor Gaspar Berga también había realizado una aplicación en el Dispensario Ferrando79. En Zaragoza se encargó de supervisar las curas Royo Villanova. Las aplicaron los doctores Muñoz y Pérez Serrano80. El 23 de diciembre se anunció que el doctor Cabañas aplicaría por vez primera el 60681 en Cádiz. El 24 se amplia algo más la información señalando que fue en el Hospital Mora. Se inyectó a un enfermo, albañil de profesión, de 27 años de edad, que se encontraba en el periodo secundario. Una enferma, que también debía ser atendida huyó al observar los preparativos82. De unos días más tarde proceden las noticias de las aplicaciones del salvarsán en Santander. Las realizó el doctor Palacios tras dar una conferencia. Inyectó a un hombre y una mujer enfermos. Al acto asistieron muchos médicos y estudiantes de medicina83.

56Comienza la etapa de hacer balance y de difundir las bondades del ‘606’.

  • 84 La Correspondencia de España, 21 de octubre de 1910, p. 4.
  • 85 La Correspondencia de España, 23 de octubre de 1910, p. 4. Una reseña más amplia se encuentra en: O (...)
  • 86 El Liberal, 21 de diciembre de 1910, p. 4.
  • 87 ELEIZEGUI, José, « El 606. Hablando con el doctor Azúa », in El Heraldo de Madrid, 22 de noviembre (...)
  • 88 CASTELO, Fernando, « El 606. La Correspondencia de España », 24 de noviembre de 1910, p. 4.

57Se llevaba varias semanas hablando del ‘606’. Muchos médicos que estaban en Alemania habían regresado. Surgieron entonces artículos de síntesis y conferencias tanto para el gran público como para los profesionales. El Ateneo organizó dos. En la primera, a la que asistió el ministro de Instrucción, habló el químico José Gil Casares, quien trazó una breve historia de la terapéutica y se ocupó después de repasar las sustancias clave que se habían ensayado antes de llegar a la ‘606’84. La segunda la impartió Juan de Azúa que habló de trascendencia social y económica del ‘606’85. Después de haber comprobado varios casos de curación por sí mismo en Alemania y en España, afirmó que el valor del ‘606’ era innegable. El dermatólogo Sixto Martín dio una conferencia en el Instituto Rubio en la que habló del tratamiento de la avariosis con el ‘606’ y presentó varios casos86. Es interesante destacar la entrevista que el médico José de Eleizegui hizo a Juan de Azúa y que El Heraldo de Madrid insertó en primera página con una fotografía del mismo. Abordaba diversos temas: la experiencia desde que regresó de Frankfurt, los veintiséis casos tratados, las modificaciones de tipo práctico que hizo en las aplicaciones, su juicio comparativo con otros tratamientos, el porvenir que le aguardaba al salvarsán y, de forma más amplia, a la quimioterapia87. Dos días después Fernando Castelo publicaba otro artículo de síntesis en La Correspondencia de España. Aborda el asunto que más atención merecía esos días, el tipo de inyección que debía elegirse. Se refiere a todos los métodos, incluido el intradérmico, y explica con detalle las diferencias en lo que a la preparación se refiere, sus ventajas y sus inconvenientes. También menciona el tema de las dosis. Vuelve a insistir en la eficacia del producto y termina afirmando: « ¡Vengan en buena hora medicamentos como el 606, y plegue al Cielo que hubiera muchos sabios como Ehrlich, para bien de la humanidad! »88

  • 89 « Ehrlich y la quimioterapia », in El Heraldo de Madrid, 27 de octubre de 1910, p. 2.
  • 90 Debe referirse a EHRLICH, Paul, « Experimentelles und Klinisches über Thallin », in Deutsche med. W (...)
  • 91 La Correspondencia de España, 29 de octubre de 1910, p. 4.
  • 92 La Correspondencia de España, 28 de noviembre de 1910, p. 5.

58La prensa española siguió recogiendo noticias acerca de la animadversión de algunos franceses por Ehrlich. En « Ehrlich y la quimioterapia »89, publicado en El Heraldo de Madrid, se dice que un tal Mouneyrot publicó un artículo en el que decía que el ‘606’ no era más que un viejo descubrimiento francés que había sido abandonado por inútil. Esto produjo en el Laboratorio de Frankfurt revuelo e indignación. Ehrlich respondió apoyándose en su libro Experimentelle und Klinisches über Thallin90. La idea directriz era la observación de que las células vivientes de nuestro organismo poseen una afinidad especial por determinadas sustancias químicas, afinidad o facultad de absorberlas en distinto grado. Los parásitos, patógenos o no, poseen esta afinidad por otras sustancias. Repasa después el hallazgo del atoxil. De él partió para buscar una sustancia que fuera nociva para el parásito e inocua para el huésped. Mientras tanto se sucedieron los hallazgos de Shaudin, Metchnikoff y Roux, así como el de Wassermann. Tampoco comprende que Bouchard afirmara que no se conocía la composición del ‘606’ cuando ya había suficientes publicaciones que informaban de su fórmula química, su dosis e incluso su forma de preparación. El artículo opina que Ehrlich se defiende y lo hace bien, lo hace científicamente. Por otra parte, La Correspondencia de España, en un breve indica que en Odesa se prohibió el uso del 606 por ser Ehrlich judío y, por tanto, un charlatán. « ¡Admirable lógica! » señala el Diario91. El 28 de noviembre todavía aparecía en La Correspondencia de España una nota breve en la que se decía que Armand Gautier, profesor de la Facultad de Medicina, reclamaba para sí la invención del ‘606’ porque él había creado los arsenicales, siendo fácil encontrar uno de poca toxicidad92.

  • 93 « El 606 », in La Correspondencia de España, 26 de octubre de 1910, p. 4.

59El 26 de octubre se daba noticia en La Correspondencia de España del regreso de Ángel Morales, que había sido comisionado por el ministerio de la Guerra. También estuvo en Berlín, Magdeburgo, Wiesbaden y Frankfurt. Se anuncia, además, que se va a habilitar una clínica en el Hospital militar de Carabanchel en la que se trataría a los avariosos y se enseñaría a otros médicos a administrar el ‘606’93.

  • 94 « Sociedad de Dermatología », in La Correspondencia de España, 13 de octubre de 1910, p. 4.
  • 95 « Reuniones y sociedades. Academia de Obstetricia, Ginecología, Pediatría y Urología, de Madrid », (...)
  • 96 « Reuniones y sociedades. Sociedad Española de Dermatología », in El Imparcial, 3 de noviembre de 1 (...)
  • 97 « Reuniones y sociedades. Sociedad Española de Dermatología », in El Imparcial, 1 de diciembre de 1 (...)
  • 98 « Reuniones y sociedades. Colegio de Médicos », in El Imparcial, 30 de diciembre de 1910, p. 5. « E (...)

60En la Sociedad Dermatológica el doctor Quintana Luque, médico castrense habló de sus impresiones recogidas en el Hospital militar. El doctor Serrano hizo lo correspondiente con las recolectadas en el Hospital San Juan de Dios94. Días después, en la Academia de Obstetricia, Ginecología, Pediatría y Urología, de Madrid, Sainz de Aja daba una conferencia sobre el ‘606’ en embarazadas y lactantes95. A principios de noviembre también presentaron casos de avariosis tratadas con el salvarsán Juan de Azúa y Fernando Castelo96. El 1 de diciembre seguían presentándose casos en las sesiones científicas97. Antes de finalizar el año Juan de Azúa todavía impartió una conferencia. Tuvo lugar en el Colegio de Médicos de Madrid el 30 de diciembre. Básicamente trató de demostrar la superioridad de las inyecciones intravenosas frente a las intramusculares y mostró al público la jeringuilla que para tal fin utilizaba98.

Bandelac vuelve a Frankfurt

  • 99 « El 606. De nuestro corresponsal R. Blasco en París », in El Imparcial, 2 de noviembre de 1910, p. (...)
  • 100 BLASCO, Rafael, « El 606. París », in El Imparcial, 7 de noviembre de 1910, p. 2.
  • 101 BLASCO, Rafael. « El 606. El Dr. Bandelac, en Frankfurt », in El Imparcial, 22 de noviembre de 1910 (...)
  • 102 « El 606 », in El Imparcial, 23 de noviembre de 1910, p. 3.
  • 103 BLASCO, Rafael, « El 606. Por telégrafo », in El Imparcial, 6 de diciembre de 1910, p. 1. « El 606. (...)
  • 104 « Extranjero. Por teléfono », in El Imparcial, 18 de diciembre de 1910, p. 5.

61De nuevo hay que hablar de Bandelac. En noviembre Ehrlich le telegrafió a París para que fuera de nuevo a Frankfurt a ensayar un método de aplicación distinto del ‘606’99; lo hizo de inmediato. El Imparcial, que había dado la noticia, siguió informando. El 7 de noviembre el corresponsal Blasco anunció que regresaba a París100. A los pocos días le entrevistó.101. Dice Bandelac que fue muy bien recibido en Alemania otra vez. Explica que la nueva inyección, era más líquida y se absorbía con más rapidez. De esta manera se podía administrar una dosis de hasta 1 gr. a los individuos fuertes y de entre 60 y 70 centígramos al resto. La inyección debía repetirse a las cinco o seis semanas. Se administraba por vía intramuscular. Informó a Ehrlich de las experiencias llevadas a cabo en España. Bandelac estuvo largo rato con él, quien le mostró cartas de médicos de Rusia, Alemania y Austria, y hablaron del mejor método de administración. Se vieron otra vez en el hotel del médico español y otro día en el laboratorio del médico alemán. Allí, dice Bandela, Ehrlich le mostró mil quinientos registros clínicos. Le comentó, además, que había alguna reacción de Wassermann negativa en casos dudosos de avariosis. Al cabo de cuatro o cinco días la reacción se convertía en positiva y en las próximas jornadas volvía paulatinamente a ser negativa. Esto indicaba que había infección en los casos que previamente los clínicos habían considerado dudosos. Bandelac también cuenta su actividad en los hospitales y clínicas en los que había visto enfermos así como varios procedimientos de administración del ‘606’. Finalmente, con cierto orgullo, comenta la cena de despedida y los regalos que Ehrlich le entregó antes de su regreso. No tenemos noticia de si Bandelac regresó a España o no. Sí sabemos que el 23 de noviembre El Imparcial daba la noticia de que había aplicado el medicamento en el Hôpital Tenon ante numerosos médicos franceses y españoles102. También sabemos por el corresponsal del diario en París, Rafael Blasco, que Bandelac había puesto a disposición de las diputaciones provinciales españolas cierto número de tubos de ‘606’ para que se administraran de forma gratuita a enfermos pobres que no podían viajar hasta Madrid. Por otro lado, que recibiría encantado en París a los médicos españoles acreditados que quisieran aprender el nuevo método103. Finalmente, El Imparcial, a través de su corresponsal en París, informaba de que se había homenajeado al doctor Bandelac por sus éxitos científicos en un banquete al que acudieron numerosos amigos americanos, parisienses y de la colonia española104.

62A mediados de diciembre algunas farmacias anunciaban en la prensa que ya disponían del 606. Nos referimos a la de Ortega, calle León, 13; y la del Dr. Bustos, calle Montera, 11. Asimismo, en algunas clínicas privadas ya se administraba el nuevo medicamento tal como se recoge en los anuncios: la Clínica de enfermedades secretas, de la calle Fuencarral, 73 y Santa Bárbara, 2; y el Consultorio Médico-quirúrgico, de la calle Corredera Alta, 17. Estos anuncios aparecían con cierta frecuencia en los principales diarios.

  • 105 Por ejemplo, El Heraldo de Madrid, 25 de septiembre de 1910, p. 1.
  • 106 BUYLLA, Benito, «  606 », in Prometeo, 1910, nº 20, p. 532.
  • 107 El Liberal, 25 de octubre de 1910, p. 5.
  • 108 El Liberal, 18 de octubre de 1910, p.3.

63El tema del ‘606’ era por esos días muy popular. Fue objeto de alguna viñeta cómica en más de un diario105. La prestigiosa revista literaria Prometeo, fundada en 1908 por Javier Gómez de la Serna, padre del conocido Ramón Gómez de la Serna, insertó en el número veinte una poesía al ‘606’ del asturiano José Benito Álvarez-Buylla106. A finales de octubre de 1910 en el Teatro Royal-Kursaal, de Madrid, se estrenó un apropósito, es decir, una pieza teatral breve de circunstancias, con el título inequívoco ¡Dale con el 606!107 En el cine Romea de Madrid se anunciaba el pase de la Revista Pathé con informaciones importantes como la de la cura con ‘606’108.

  • 109 « La Actualidad Médica. En honor de Ehrlich », in El Heraldo de Madrid, 9 y 13 de diciembre de 1910 (...)

64Finalmente, en El Heraldo de Madrid del 9 de diciembre aparece una propuesta de José Eleizegui de que se pagase por suscripción las insignias de la Cruz de Alfonso XII que le otorgó el Gobierno a Paul Ehrlich. La idea fue bien recibida y durante los días siguientes aparecieron en el mismo diario cartas solidarizándose con la iniciativa109.

El ‘606’ en Las Provincias, de Valencia

  • 110 « El 606 », in Las Provincias, 25 de septiembre de 1910, p. 3.
  • 111 Las Provincias, 29 de septiembre de 1910, p. 3.

65La primera noticia que encontramos sobre el ‘606’ en Las Provincias es el estado de salud del soldado que había sido tratado en el Hospital de Carabanchel110. Unos días después se informa de que los enfermos seguían mejorando y de que el delegado de la Inspección de Sanidad de Valencia, Rafael Campillo, seguiría en Madrid atento a los acontecimientos111.

66El 13 de octubre Las Provincias inició la publicación de una serie de cartas en las que los hermanos José y Vicente García Donato narraban su viaje a Frankfurt. La primera está fechada el 3 de octubre. En ella cuentan su llegada, la visita al cónsul para que les diera una recomendación, y su visita al Königliches Institut für experimentelle Therapie. Mientras esperaban observaron las revistas profesionales que allí se encontraban. « Ni por casualidad una escrita en castellano ». Firmaron en un libro de honor en el que estaban los nombres de todos los que habían ido allí para estudiar el ‘606’. Ese día ellos llegaron los primeros. Poco a poco se les sumaron otros. En el libro de firmas encontraron la de Bandelac, « Médecin de S.M. le roi d’Espagne ». Les llamó la atención la de médicos llegados de todo el mundo: El Cairo, Esmirna, Montevideo, Nueva York, Tokio, etc. Al rato apareció Ehrlich « le reconocemos por haber visto su retrato en mil partes. Viejecillo y encorvado, nos mira con sus ojuelos grises y vivarachos a través de sus gafas de concha… En francés a unos, y en alemán a otros, nos ha dirigido frases de cariñosa bienvenida, prometiéndonos toda clase de facilidades para poder conseguir el mejor resultado en nuestra empresa, poniendo a nuestra disposición el extenso material existente en el hospital de la villa ».

  • 112 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El ‘606’.(Cartas de Alemania). El laboratorio de Ehrllich. Hojeand (...)

67Sin pérdida de tiempo se dirigieron al Städlisches Krankenhaus. Describen la majestuosidad del hospital. Les acompañó el parisino Fournier, que les sirvió de cicerone. Vieron a varios enfermos inyectados y a otros que se iba a tratar al día siguiente112.

  • 113 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El 606. (Cartas médicas de Francfort). El arsénico y la sífilis. L (...)

68En la carta siguiente de 6 de octubre cuentan algo de la historia del nuevo medicamento y lo describen: « El 606 es un polvillo amarillo limón dentro de ampollas de cristal cerradas a la lámpara. El diclorhidrato de diamidoarsenobenzol es muy inestable por lo que requiere el máximo cuidado en su manejo. La humedad lo reduce y lo convierte en producto venenoso ». Describen después con mucho acierto la forma de prepararlo, cosa que apenas hemos leído en el resto de trabajos que hemos comentado anteriormente. Finalmente la inyección113.

  • 114 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El 606. (Cartas médicas de Francfort). El 606 (Cartas de Alemania) (...)

69En la siguiente se ocupan de explicar el éxito del nuevo medicamento. Todas las maravillas que se cuentan del 606 son ciertas. « El remedio de la sífilis está encontrado, y ¡de qué manera!; bastan algunos días, y a costa tan solo de algunos sufrimientos insignificantes, para obtener la curación del mal que antes necesitaba años de intervención casi constante, de curas interminables y molestas ». Se refieren también a las curas mercuriales, a las recidivas, y a la necesidad de inyectar dosis suficientes114.

  • 115 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El 606. (Cartas de Alemania). Las afecciones parasifilíticas. La s (...)

70Con fecha 10 de octubre remitieron una nueva entrega. En ella abordan el discutido tema de si era adecuado inyectar a sifilíticos con graves lesiones nerviosas como la parasífilis, la tabes dorsal, etc. Señalan que en el Congreso de Koenigsberg se habían presentado varios casos de estos en los que se tuvo éxito. También comentan que los niños con heredosífilis habían comenzado a ser tratados sin que se hubieran observado efectos tóxicos adversos115.

  • 116 GARCÍA DONATO, José y Vicente. El 606 El ‘606’. El 606 en París. Viaje de comprobación. Los resulta (...)

71La última carta se envió desde París. Los hermanos García Donato estaban de regreso y se habían detenido en la capital francesa para comprobar los resultados de la inyección del ‘606’. Cuentan que visitaron el Hospital Saint-Louis, el Instituto Pasteur y el Hospital Cochin, donde los profesores Fournier y Salmon les habían brindado todo tipo de facilidades. Señalan que Fournier utilizaba la inyección intravenosa y con ello no es importante la neutralidad de la mezcla, permitiendo soluciones ácidas, alcalinas y también neutras. Los resultados, dicen, son los mismos que en Alemania: La mayor parte de enfermos tiene suficiente con una sola inyección. Se refieren después a las recidivas y hacen referencia a un caso de tabes, a uno de epilepsia con sífilis maligna y a otro con graves lesiones, que habían mejorado o curado con una sola inyección. Informan que al día siguiente observarían cómo se inyectaba a un niño con una sífilis avanzada con graves lesiones en los ojos y en la piel. También se refieren a que se veían obligados a volver de forma precipitada porque los trabajadores del ferrocarril habían anunciado una huelga116.

  • 117 « En el Ateneo científico. La conferencia de los doctores García Donato sobre el 606 », in Las Prov (...)

72Las Provincias del 5 de noviembre recoge la información de la conferencia que dieron los hermanos García Donato sobre el ‘606’ en el Ateneo de Valencia. Ofrecieron la perspectiva histórica del nuevo medicamento y se ocuparon después de explicar el tratamiento de Ehrlich-Hata117.

  • 118 GONZÁLEZ CASTELLANOS, Jaime, « El 606 en la lepra », in Las Provincias, 22 de noviembre de 1910, Su (...)
  • 119 « Telegramas y telefonemas. El 606 », in Las Provincias, 24 de noviembre de 1910, p. 3.
  • 120 « Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano. Juicio clínico que merece la aplicación del 6 (...)

73Las últimas noticias sobre el ‘606’ en Las Provincias se publicaron a finales de noviembre y diciembre. Una de ellas era un artículo breve del médico estudioso de la lepra, Jaime González Castellanos, de Jávea, que contiene un resumen de lo que estaba suponiendo el 606 en todo el mundo y de que nada se podía decir de su empleo para la lepra; faltaba experiencia118. Otra hacía referencia a que la Casa Hoesch estaba fabricando grandes cantidades de ‘606’ para poder hacer venta libre del producto en diciembre119. Finalmente, en el mes de diciembre el nuevo medicamento era objeto de análisis en el Instituto Médico Valenciano tal como indica una convocatoria del mismo en el diario120

A modo de conclusión

74Una selección de los principales diarios de Madrid y uno de la ciudad de Valencia nos han suministrado información valiosa sobre la introducción en España del salvarsán o ‘606’. Esta fuente nos ha permitido conocer los acontecimientos día a día y una serie de detalles que no suelen figurar en el periodismo científico. La popularidad que llegó a alcanzar el nuevo medicamento de Ehrlich queda demostrada. El asunto ocupó en varias ocasiones las primeras páginas y dio lugar a artículos y noticias breves de redactores, periodistas, escritores, divulgadores médicos y especialistas. Una buena parte de ellos fueron escritos en el extranjero y nos proporcionan datos de la actividad desplegada por los médicos que fueron comisionados por organismos gubernamentales para aprender todo lo relativo a la nueva sustancia de Ehrlich-Hata, así como de los que fueron motu propio.

75La reacción de España ante la novedad del ‘606’ puede compararse a la de otros países de nuestro entorno, y es un reflejo de las peculiaridades de nuestro país, entre ellas la poca planificación. El hecho es que no sólo en la prensa cotidiana sino también en la científica, el ‘606’ recibió la expectación y la atención que se merecía. El tema ha demostrado también las excelentes relaciones que nuestros principales médicos mantenían con los científicos europeos de la época, especialmente de Francia y Alemania, y su nada despreciable nivel intelectual. La medicina española comenzaba a despertar del profundo letargo a que se vio sometida una buena parte del siglo anterior.

76Desde que la noticia se difundió, apenas pasaron dos meses para que se hicieran las primeras pruebas en Madrid, y casi de inmediato, en el resto de las capitales. En diciembre las farmacias disponían ya del nuevo producto y se aplicaba tanto en los hospitales y clínicas de beneficencia como en las privadas.

77La popularidad del ‘606’ fue enorme. Los resultados de su aplicación fueron tan buenos que llevó a la gente a adoptar dos tipos de opiniones. Los que pensaban que se trataba de una exageración, por un lado, y los que desarrollaron una confianza ciega, por otro.

78La eficacia del salvarsán era tal, que muchos artículos fueron una llamada a la prudencia.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto de investigación del Ministerio de Educación ‘La imagen de la medicina a través de la prensa diaria’ [Proyecto HAR2008-04023].

2 FRESQUET FEBRER, José L., « Del medicamento natural al medicamento de síntesis. Siglo XIX », in Ciencias farmacéuticas. Del amuleto al ordenador, Valencia, Fundación Universitaria CEU, 1998, pp. 69-87.

3 LAIN ENTRALGO, Pedro, « Farmacología, farmacoterapia y terapéutica general », in Historia Universal de la Medicina. Vol 6, Barcelona, Salvat, 1974, pp. 259-267.

4 Un resumen de la biografía de Ehrlich puede encontrarse en: GARCÍA SÁNCHEZ (José Elías), GARCÍA (E.), MERINO (M. L.), « Cien años de la bala mágica del Dr. Ehrlich (1909-2009) », in Enferm Infecc Microbiol Clin., 2010, n° 28(8), pp. 521-533. FRESQUET FEBRER, José L., « Paul Ehrlich (1854-1915) ». Disponible en: http://www.historiadelamedicina.org/ehrlich.html [Accedido Diciembre 6, 2010].

5 AZÚA, Juan de, «  Ceguera por el atoxil (atrofia papilar doble) », in Rev. clin. de Madrid, 1910, n°17, p.13.

6 METCHNIKOFF (E.), ROUX, (E.), « Études expérimentales sur la syphilis », in Ann. de l’Inst. Pasteur, Paris, 1903, n° 17, p. 809; 1904, n° 18, pp. 1-6; 1905, n° 19, pp. 673-698.

7 WASSERMANN (A.), NEISSER (A.), BRUCK (C.), « Eine serodiagnostische Reaktion bei Syphilis », in Deutsche medicinische Wochenschrift, Berlin, 1906,n° 32, pp. 745-746.

8 SALMON, P., « L’anilarsinate de soude dans la syphilis », in Compt. red. Acad. de Sc. Paris. 1907, n° 145, pp. 684-686. Véase también: SÁENZ ALONSO (H.), CAMIÑA (R.), El ‘606’ en el tratamiento de la sífilis, San Sebastián, Est. Tip. de Martín Mena y Cía., 1911, pp. 1-5.

9 HALLOPEAU, H., « Sur le traitement de la syphilis par l’anilarsinate de soude suivant le procédé de Paul Salmon », in Bull. gén. de thérap. [etc.], Paris, 1907, n° 153, pp. 883-899.

10 MOUNYERAT, A., « Traitement de la syphilis par un nouveau dérivé arsenical; benzo-sulfone-para-aminophénylarsinate de soude », in Bull. et mém. Soc. méd. d. hôp. de Par. 3 sèr., n° 26, pp. 1042-1155. Véase también: SÁENZ ALONSO (H.), CAMIÑA (R.), El ‘606’ en el tratamiento de la sífilis, San Sebastián, Est. Tip. de Martín Mena y Cía., 1911, pp. 1-5.

11 Véase, por ejemplo, ALT, K., « Das neueste Ehrlich-Hatapräparat gegen Syphilis », in München. med. Wchnschr, n° LVII, pp. 561-564 (15 marzo) o EHRLICH (Paul), HATA (Sahachiro), Experimentelle Chemotherapie der Spirillosen (Syphilis Rückfallfieber, Hühnerspirillose, Frambösie). Mit Beiträgen von H. J. Nichols, J. Iversen, Bitter & Dreyer, Berlin, J. Springer, 1910.

12 MARAÑÓN, Gregorio, « El descubrimiento del salvarsán », in Estado actual de la terapéutica salvarsánica. Suplemento de la ‘Revista de Información Terapéutica, S.l., Laboratorios Bayer, 1936, pp. 5-15.

13 MARAÑÓN (1936), op. cit., p. 6.

14 CARRERAS (Albert), TAFUNELL (X.) (Coords), Estadísticas históricas de España. Siglos XIX-XX. 2º ed., Bilbao, Fundación BBVA, 2005.

15 CASTEJÓN BOLEA, R., « Enfermedades venéreas en la España del último tercio del siglo XIX. Una aproximación a los fundamentos morales de la higiene pública », in Dynamis, 1991, n° 11, pp. 239-261.

16 « Es una modalidad de la neurastenia, y consiste en la idea fija y constante que se apodera de ciertos sujetos creyéndose sifilíticos, cuando en realidad no tienen manifestación alguna de dicha enfermedad » GUTIÉRREZ GUTIÉRREZ, M., « La sifilofobia y los sifilófobos », in Revista Sanitaria militar, 1898, Año 12, n° 257, pp. 113-118.

17 TUÑÓN DE LARA, Manuel (dir.), La Segunda República española: el primer bienio. III Coloquio de Segovia sobre Historia Contemporánea de España, Madrid, Siglo XXI, 1987.

18 CRUZ SEOANE, María, « La prensa », in Historia de España. Vol 39**: La Edad de Plata de la cultura española (1898-1936), Madrid, Espasa Calpe, 1994, pp. 701-725.

19 Sobre las características de los diarios que se mencionan véase: CRUZ SEOANE, María, Historia del periodismo en España. 3 vols., 2º ed. Madrid, Alianza; 1989-1996.

20 Sobre Las Provincias, véase GARCÍA DE TORRES, Elvira, « La evolución de los contenidos de la prensa valenciana en el siglo XX: secciones y organización de la información. El Diario Las Provincias (1903-2003) », in Serie Histórica, 2004, nº 26, pp. 39-70.

21 Se trata de Luis Bonafoux Quintero (1855-1918), periodista y escritor español hijo de un francés y una venezolana.

22 BONAFOUX, Luis, « París al día. El duelo Doyen-Ehrlich », in El Imparcial, 24 de agosto 1910, p. 1

23 Sobre Doyen véase: BIUM (Bibliothèque interuniversitaire de Médecine, Paris) - Medic@ - Eugène Louis Doyen- Histoire de la Médecine. Disponible en: http://www.bium.univ-paris5.fr/histmed/medica/doyen_eng.htm [Accedido Diciembre 7, 2010].

24 PULIDO MARTÍN, Ángel, Recuerdos de un médico, Madrid, Imp. de José Luis Cosano, 1962, p. 119.

25 VERDES MONTENEGRO, José, « La lucha contra la avariosis. El 606 en Berlín », in El Imparcial, 28 de agosto 1910, p. 2.

26 La figura de Ehrlich ya era sobradamente conocida en España tanto en los círculos profesionales como públicos. Apenas unos meses antes se daba noticia en la prensa de su teoría de las cadenas laterales.

27 CAVIA, Mariano de, « Cháchara », in El Imparcial, 7 de septiembre 1910, p. 1.

28 HUERTAS, « De Frankfurt. El nuevo tratamiento de Ehrlich », in El Imparcial, 10 de septiembre 1910, p. 1.

29 Efectivamente, los primeros ensayos clínicos fueron reportados por K. Alt a la Sociedad Médica de Magderburgo el 3 de marzo de 1910 y se publicaron más tarde en el Münchener medizinische Wochenschrift, con el título « Das neuste Ehrlich-Hatapräparat gegen Syphilis ».

30 « Noticias », in El Imparcial, 11 de septiembre 1910, p. 3.

31 BANDELAC DE PARIENTE, Alberto. « El 606 del profesor Ehrlich, de Frankfurt », in El Imparcial, 12 de septiembre 1910, p. 5.

32 GEREDA, Eduardo G., « Algo sobre el ‘606’« , in La Correspondencia de España, 12 de septiembre 1910, p. 1.

33 El Imparcial, 17 de septiembre de 1910, p. 3.

34 CASTELO, Fernando, « El ‘606’« , in La Correspondencia de España, 18 de septiembre de 1910, p. 1.

35 MARAÑÓN, Gregorio, Quemoterapia moderna según Ehrlich: Tratamiento de la sífilis por el 606, Madrid, Casa Vidal, Imprenta Médica, 1910, 101 p.

36 BANDELAC DE PARIENTE, Alberto, « El 606 en Madrid », in El Imparcial, 20 de septiembre 1910, p. 1

37 VILLEGAS, Ramón, « Crónica médica. El doctor Bandelac y el ‘606’« , in El País, 25 de septiembre de 1910, p. 1.

38 PULIDO MARTÍN, Ángel, Recuerdos de un médico, Madrid, Impr. de José Luis Cosano, 1962, pp. 130-132.

39 VERDES MONTENEGRO, José, « La lucha por la avariosis. Más sobre el 606 », in El Imparcial, 21 de septiembre de 1910, p. 2.

40 MARTÍN MIQUEL, Sixto, « El 606 en España », in El Liberal, 21 de septiembre de 1910, pp. 1-2.

41 José López Pinillos - Wikipedia, la enciclopedia libre. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_L%C3%B3pez_Pinillos [Accedido Diciembre 3, 2010].

42 PARMENO. El de la suerte. Heraldo de Madrid, 21 de septiembre de 1910, p. 1.

43 « El 606 », in El Imparcial, 22 de septiembre de 1910, p. 1

44 Gaceta de Instrucción Pública y Bellas Artes, Madrid, 23 de septiembre de 1910, p. 406. Nombramiento del día 21.

45 DEL RÍO, Emilio, « La introducción de la salvarsanterapia en España », in Homenaje a López de Villa- lobos. V Centenario del Tratado de las Pestíferas Bubas (1498), Madrid, Saned, 2000, pp. 65-75.  

46 BLASCO, Ramón, « El Congreso médico de Koenigsberg », in El Imparcial, 22 de septiembre de 1910, p. 1

47 « El 606 en Madrid. La primera inyección », in El Liberal, 23 de septiembre de 1910, p. 1

48 « El ‘606’. La primera inyección », in La Correspondencia de España, 23 de septiembre de 1910, p. 5.

49 « El 606 », in El Imparcial, 24 de septiembre de 1910, p. 1.

50 « El 606 en Madrid. En el Hospital San Juan de Dios. Lo que dice el doctor Bombín », in La Correspondencia de España, 24 de septiembre de 1910, p. 5.

51 « El 606 », in El Imparcial, 25 de septiembre de 1910, p. 2.

52 « El 606 en Madrid. Un aplazamiento », in La Correspondencia de España, 25 de septiembre de 1910, p. 2.

53 « El 606 en Madrid. En San Juan de Dios », in El Liberal, 25 de septiembre de 1910, p. 3.

54 « El 606 en Madrid », in El Liberal, 26 de septiembre de 1910, p. 2.

55 « El 606 en San Juan de Dios », in El Imparcial, 26 de septiembre de 1910, p. 2.

56 « El 606 en Madrid. Aplicaciones en San Juan de Dios », in La Correspondencia de España, 26 de septiembre de 1910, p. 5.

57 GEREDA, Eduardo G., « Tema del día. La medicación 606 », in La Correspondencia de España, 26 de septiembre de 1910, p. 1. El artículo está fechado el 22 de septiembre.

58 « El 606 en San Juan de Dios », in Heraldo de Madrid, 27 de septiembre de 1910, p. 2. « El 606 », in El Imparcial, 27 de septiembre de 1910, p. 2.

59 CASTELO, Fernando. « El 606 en París. Durante mi viaje », in La Correspondencia de España, 28 de septiembre de 1910, p. 1.

60 Publicado en París por Octave Doin et fils, en 1911.

61 « La cura de Ehrlich », in El Imparcial, 5 de octubre de 1910, p. 2. Se señala que: « No pudiendo dar detalles técnicos del curso de la enfermedad en los pacientes operados, baste decir que, tanto en Carabanchel como en San Juan de Dios, las pruebas hechas con la fórmula de Ehrlich han respondido hasta ahora a los deseos de los más optimistas y parecen llamados a confirmar la fama del 606 como uno de los más grandes descubrimientos de la Ciencia ».

62 « El 606. Nuevas experiencias », in La Correspondencia de España, 30 de septiembre de 1910, p. 5. « El 606 », in El Imparcial, 29 de septiembre de 1910, p. 2. « El 606 », in El Imparcial, 3 de octubre de 1910, p. 4. Un resumen sobre los casos puede verse en: « La Cura Ehrlich », in El Imparcial, 5 de octubre de 1910, p. 2.

63 Heraldo de Madrid, 3 de octubre de 1910, p. 3.

64 « París. Hablando sobre Bandelac », El Liberal, 8 de octubre de 1910, p. 3.

65 « El 606 », in El Imparcial, 16 de octubre de 1910, p. 4.

66 RUÍZ Albéniz, « Un folleto sobre el 606 », in El Liberal, 16 de octubre de 1910, p. 2.

67 « Última hora. Provincias. Palma de Mallorca », in La Correspondencia de España, 28 de septiembre de 1910, p. 7.

68 La Correspondencia de España, 1 de octubre de 1910, p. 7.

69 « El 606 », in El Imparcial, 3 de octubre de 1910, p. 4. « El 606 en San Juan de Dios », in El Liberal, 1 de octubre de 1910, p. 3.

70 « El 606 en San Juan de Dios », in El Liberal, 1 de octubre de 1910, p. 3.

71 « Una carta de Bandelac. Los enfermos y el 606 », in Heraldo de Madrid, 17 de octubre de 1910, p. 2.

72 AZÚA, Juan de, « El 606. Ehrlich aburrido », in Heraldo de Madrid, 9 de octubre de 1910, p. 4.

73 NAVARRO FERNÁNDEZ, Antonio, « En busca del 606 », in El Liberal, 12 de octubre de 1910, p. 4 y 13 de octubre de 1910, p. 4.

74 El Liberal, 27 de octubre de 1910, p. 4.

75 CASTELO, Fernando, « Crónicas médicas. El 606 en Alemania », in La Correspondencia de España, 21 de octubre de 1910, p. 2.

76 « Noticias por telégrafo. Las Palmas », in El Imparcial, 27 de octubre de 1910, p. 3.

77 La Correspondencia de España, 16 de noviembre de 1910, p. 3.

78 La Correspondencia de España, 21 de noviembre de 1910, p. 3. « Por telégrafo », in El Imparcial, 21 de noviembre de 1910, p. 4.

79 « De las Baleares por cable », in El Heraldo de Madrid, 10 de diciembre de 1910, p. 1. Previamente el Dr. Berga estuvo el Hospital Provincial de Barcelona porque no había enfermos que inyectar el Palma (« Baleares. Telegrama », in La Correspondencia de España, 25 de noviembre de 1910, p. 3.)

80 « Información de Provincias », in La Correspondencia de España. 18 de diciembre de 1910, p. 3.

81 La Correspondencia de España. 23 de diciembre de 1910, p. 3.

82 « Información de Provincias », in La Correspondencia de España. 24 de diciembre de 1910, p. 3.

83 « Noticias por telégrafo. Santander. Aplicación del 606 », in El Imparcial, 19 de diciembre de 1910, p. 4.

84 La Correspondencia de España, 21 de octubre de 1910, p. 4.

85 La Correspondencia de España, 23 de octubre de 1910, p. 4. Una reseña más amplia se encuentra en: ORTÍZ DE PINEDO, Manuel, « Opinión del doctor Azúa sobre el 606 », in El Liberal, 24 de octubre de 1910, p. 2.

86 El Liberal, 21 de diciembre de 1910, p. 4.

87 ELEIZEGUI, José, « El 606. Hablando con el doctor Azúa », in El Heraldo de Madrid, 22 de noviembre de 1910, p. 1.

88 CASTELO, Fernando, « El 606. La Correspondencia de España », 24 de noviembre de 1910, p. 4.

89 « Ehrlich y la quimioterapia », in El Heraldo de Madrid, 27 de octubre de 1910, p. 2.

90 Debe referirse a EHRLICH, Paul, « Experimentelles und Klinisches über Thallin », in Deutsche med. Wchnschr, 1886;n° 12, p.849, p. 889.

91 La Correspondencia de España, 29 de octubre de 1910, p. 4.

92 La Correspondencia de España, 28 de noviembre de 1910, p. 5.

93 « El 606 », in La Correspondencia de España, 26 de octubre de 1910, p. 4.

94 « Sociedad de Dermatología », in La Correspondencia de España, 13 de octubre de 1910, p. 4.

95 « Reuniones y sociedades. Academia de Obstetricia, Ginecología, Pediatría y Urología, de Madrid », in El Imparcial, 23 de noviembre de 1910, p. 3.

96 « Reuniones y sociedades. Sociedad Española de Dermatología », in El Imparcial, 3 de noviembre de 1910, p. 3.

97 « Reuniones y sociedades. Sociedad Española de Dermatología », in El Imparcial, 1 de diciembre de 1910, p. 4. El Liberal, 1 de diciembre de 1910, p. 3.

98 « Reuniones y sociedades. Colegio de Médicos », in El Imparcial, 30 de diciembre de 1910, p. 5. « El 606. Conferencia de Azúa », in El Heraldo de Madrid, 31 de diciembre de 1910, p. 1.

99 « El 606. De nuestro corresponsal R. Blasco en París », in El Imparcial, 2 de noviembre de 1910, p. 1, El Imparcial, 7 de noviembre de 1910, p. 2.

100 BLASCO, Rafael, « El 606. París », in El Imparcial, 7 de noviembre de 1910, p. 2.

101 BLASCO, Rafael. « El 606. El Dr. Bandelac, en Frankfurt », in El Imparcial, 22 de noviembre de 1910, p. 4.

102 « El 606 », in El Imparcial, 23 de noviembre de 1910, p. 3.

103 BLASCO, Rafael, « El 606. Por telégrafo », in El Imparcial, 6 de diciembre de 1910, p. 1. « El 606. Por telégrafo. París », in El Liberal, 6 de diciembre de 1910, p. 1.

104 « Extranjero. Por teléfono », in El Imparcial, 18 de diciembre de 1910, p. 5.

105 Por ejemplo, El Heraldo de Madrid, 25 de septiembre de 1910, p. 1.

106 BUYLLA, Benito, «  606 », in Prometeo, 1910, nº 20, p. 532.

107 El Liberal, 25 de octubre de 1910, p. 5.

108 El Liberal, 18 de octubre de 1910, p.3.

109 « La Actualidad Médica. En honor de Ehrlich », in El Heraldo de Madrid, 9 y 13 de diciembre de 1910, p. 3.

110 « El 606 », in Las Provincias, 25 de septiembre de 1910, p. 3.

111 Las Provincias, 29 de septiembre de 1910, p. 3.

112 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El ‘606’.(Cartas de Alemania). El laboratorio de Ehrllich. Hojeando un álbum. En presencia de M. Ehrlich. Visitando el hospital », in Las Provincias, 13 de octubre de 1910, p. 1.

113 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El 606. (Cartas médicas de Francfort). El arsénico y la sífilis. Los Dres. Ehrlich y Hata. ¿Qué es el ‘606’? Preparación de las inyecciones. La operación: su sencillez », in Las Provincias, 14 de octubre de 1910, p. 1.

114 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El 606. (Cartas médicas de Francfort). El 606 (Cartas de Alemania). Los optimismos sobre el 606. Un reproche al Dr. Ehrlich. El remedio contra la sífilis es un hecho. Las enfermedades parasifilíticas. El Dr. Sevas. La sustitución del mercurio. El atoxil. Las experiencias que se realizan », in Las Provincias, 15 de octubre de 1910, p. 1.

115 GARCÍA DONATO, José y Vicente, « El 606. (Cartas de Alemania). Las afecciones parasifilíticas. La sífilis y la parasífilis. El ‘606’ en esta última. ¿Por qué no quiere aplicarlo Ehrlich? La heredosífilis », in Las Provincias, 17 de octubre de 1910, p. 1.

116 GARCÍA DONATO, José y Vicente. El 606 El ‘606’. El 606 en París. Viaje de comprobación. Los resultados prácticos han sido exactamente iguales en Francia que en Alemania. Varios casos curados por el ‘606’. Las Provincias, 18 de octubre de 1910, p. 1.

117 « En el Ateneo científico. La conferencia de los doctores García Donato sobre el 606 », in Las Provincias, 5 de noviembre de 1910, p. 2.

118 GONZÁLEZ CASTELLANOS, Jaime, « El 606 en la lepra », in Las Provincias, 22 de noviembre de 1910, Suplemento, p. 2.

119 « Telegramas y telefonemas. El 606 », in Las Provincias, 24 de noviembre de 1910, p. 3.

120 « Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano. Juicio clínico que merece la aplicación del 606 en la sífilis », in Las Provincias, 24 de diciembre de 1910, p. 2.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imágenes procedentes de la revista Nuevo Mundo (Madrid)
Légende Año XVII, número 873, jueves 29 de setiembre de 1910, pp. 12 y 13.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/122/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 709k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Luis Fresquet Febrer, « La introducción del ‘606’ en España contada por la prensa diaria », El Argonauta español [En ligne], 8 | 2011, mis en ligne le 15 janvier 2011, consulté le 27 avril 2017. URL : http://argonauta.revues.org/122 ; DOI : 10.4000/argonauta.122

Haut de page

Auteur

José Luis Fresquet Febrer

Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero (Universidad de Valencia – CSIC)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org