Navigation – Plan du site
Livraison juin

La Gaceta afrancesada de Sevilla

Manuel Moreno Alonso

Résumés

La Gazeta de Sevilla est un périodique afrancesado de Séville, dont la publication débuta quelques jours (février 1810) après l’entrée de l’armée napoléonienne dans la ville qui, jusqu’alors, avait été la capitale patriotique de l’Espagne. Ce nouveau périodique devint l’organe d’expression officiel du gouvernement de joséphin. Se distinguant par sa diversité et son grand intérêt informatif, il livre des articles politiques, des documents officiels, des rapports, des édits, des nouvelles du royaume et de l’étranger et comprend également un rubrique consacrée aux questions locales. Le rédacteur en fut, jusqu’à 1812, Alberto Lista.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 GÓMEZ ÍMAZ, Manuel, Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). Nueva edición (...)
  • 2 En la BNM se encuentra la colección en tres tomos reunida por el propio Gómez Ímaz, los dos primero (...)

1A los pocos días de la entrada de las tropas napoleónicas en Sevilla, el 1 de febrero de 1810, vio la luz la Gazeta de Sevilla. El primer número salió el martes 13 de febrero de 18101. El periódico salía los martes y viernes de cada semana, publicando, además, numerosos números extraordinarios y Suplementos, todos con paginación seguida, que fueron impresos primero en la Imprenta Mayor y, después, en la Imprenta Real2.

  • 3 La Gazeta Ministerial de Sevilla comenzó a publicarse el miércoles 1 de junio de 1808, y terminó co (...)
  • 4 La Gazeta del Gobierno fue el órgano de la Junta Central, a poco de su llegada a Sevilla, convertid (...)

2El nuevo periódico afrancesado tenía las mismas características de las Gazetas, que en la propia Sevilla había conocido desde el inicio de la guerra dos publicaciones diferentes por parte patriota : la Gazeta Ministerial3 primero y la Gazeta del Gobierno después4. La nueva publicación, órgano de los nuevos amos de la ciudad y fiel portavoz de su política, será bien diferente a las anteriores. Pero no por ello dejará de participar de sus mismas características en cuanto periódico oficial del gobierno. Asimismo será, igualmente, una publicación muy variada, con artículos políticos, documentos oficiales, partes, edictos, noticias del reino y extranjeras, noticias literarias y una sección referente a sucesos locales. El número suelto costaba siete cuartos, y el cuatrimestre 24 reales de vellón. La suscripción se hacía en la librería de Berard.

3El periódico surgió desde el principio con un carácter propagandístico a favor del Gobierno intruso, lo que le dio una consideración de papel « traidor » entre los patriotas. No en vano en él llegó a anunciarse las ejecuciones que sufrían en la plaza los que el periódico calificaba subversivamente de brigantes, insurgentes y bandidos.

  • 5 El Espectador Sevillano, impreso en Sevilla en la imprenta de Hidalgo, comenzó su primer número el (...)
  • 6 Sobre este particular el mismo Gómez Ímaz escribió un siglo después de los acontecimientos, en la é (...)
  • 7 Publicado con primor por la Imprenta Real en 1809, todavía en la tardía fecha de 22 de enero de 181 (...)

4El redactor del periódico fue para sorpresa de todos Alberto Lista, quien de ferviente patriota –celoso editor primero de la Gazeta Ministerial de Sevilla y después de El Espectador Sevillano5- se pasó al campo afrancesado con no poco escándalo en la ciudad6, en donde estaba tan reciente el Elogio que por encargo de la Junta Central hizo a la muerte del presidente de ésta, el Serenísimo Señor Don José Moñino, Conde de Floridablanca Presidente de la Suprema Junta Central Gubernativa de los Reynos de España e Indias7.

5Encargado Lista de la dirección y redacción de la Gazeta afrancesada, obra suya fue el Prospecto previo en el que expuso el plan y fines del diario oficial con la habitual destreza de su parte para, evidentemente, dar crédito y garantía de una imparcialidad imposible a la nueva publicación. En razón de lo cual, a la falta de una prensa apropiada y veraz achacará « lo que desgraciadamente hemos visto en nuestra infausta revolución ». A lo que atribuye que « la masa general de los españoles no ha tenido ni la más leve idea de sus fuerzas relativamente a las del enemigo que ha provocado, ni de sus intereses recíprocos ; ¡y hemos observado con indignación y muy de cerca, al frente de los Gobiernos que prometían libertar la España unos hombres a quienes eran absolutamente desconocidos los rudimentos de la Geografía ! »

6Con no poca habilidad y sutileza, el autor del Prospecto achacó a la ignorancia buena parte de lo acaecido en España en las circunstancias presentes. Un argumento que, en el fondo, no es otro que el esgrimido por los afrancesados en tantas ocasiones entonces y después. Que a no otra razón, a su parecer, se debía la causa de la persistencia por parte de los patriotas en seguir luchando inútilmente.

« ¡Y aun en el día se observan personas que no fiarían el menor deber de su profesión a quien no tuviese los conocimientos necesarios para desempeñarlos, hablar de los sucesos públicos con un atrevimiento igual a su ignorancia e incapacidad ! ».

7Afirmación con la que el editor ilusamente cree posible cambiar la mentalidad del pueblo con « este género de conocimientos (que) debe ser, pues, la base de un periódico que destina el Gobierno a esparcir las ideas útiles por todas las clases del Estado ». De donde el objetivo de la nueva publicación, que pretende dar a conocer las actas del Gobierno, las noticias de los sucesos de España, los extractos de los papeles extranjeros y las reflexiones políticas « más importantes » de Europa. Hasta tal extremo quedó Lista prendado de las posibilidades que, a comienzos del nuevo régimen josefino en la ciudad, prometía éste a jóvenes intelectuales inquietos como él. En unos momentos en los que no parece que pueda ponerse en cuestión su sinceridad.

8El autor del Prospecto no dudó en señalar que « en el artículo de las reflexiones que deberá ser el más interesante de todos », « se promete a los lectores la más exacta imparcialidad ». En su propósito expreso de fijar « la opinión pública » indica asimismo que « cualquier materia, cualquier objeto que en él se trate, se referirá a los primeros principios de toda buena y sana política », poniéndose la atención principal en que las bases de los razonamientos serán « verdades conocidas y confesadas universalmente, sea cual fuere la divergencia de las opiniones individuales ».

9Declarado el objetivo político como el principal de la publicación, ésta prometía no descuidar tampoco el interés por las ciencias y por las artes, dando noticias también de los descubrimientos y de los libros más interesantes que se publiquen nuevamente. Igualmente los artículos de historia y necrología, los análisis y exámenes de los libros recientemente publicados deberían « por lo menos » alternar con los artículos de reflexiones políticas. También en la parte literaria ocuparía un lugar « distinguido » el examen de las piezas nuevas que se representen en el teatro y las reflexiones y críticas a que den ocasión las ya conocidas.

« También se insertarán las noticias de los sucesos notables, de cualquier naturaleza que sean, que ocurran en la provincia, igualmente que las noticias y avisos particulares ; para que de este modo reúna la gazeta las ventajas de un periódico literario y político, a las de un mero diario ».

  • 8 Este último aspecto estaba en función de su nueva funcionalidad política, marcada por la difusión « (...)

10El prospecto señalaba que era voluntad del Gobierno, como órgano oficial de éste, dar al periódico « todo el grado de perfección que puede recibir » ; y que debían suscribirse a él « todas las autoridades, corporaciones y personas constituidas y personas constituidas en dignidad », no solamente para cortar « en su raíz » la ignorancia que había en los decretos, actas y determinaciones superiores, sino para impulsar « las luces de las artes y de las ciencias ». Evidentemente, en su primer paso, el nuevo periódico se situaba en la transición entre un periódico ilustrado de corte dieciochesco y un periódico político, cuya orientación futura apenas si entonces podía vislumbrarse8.

11El nuevo periódico de naturaleza eminentemente política, dirigido a orientar la opinión pública, prometía a los lectores por encima de todo tanto su deseo de imparcialidad como el « más escrupuloso » examen en las noticias. Es decir, que se presentaba como un nuevo tipo de publicación eminentemente crítico tanto en el examen de las noticias extraídas de otros periódicos como en el examen de los artículos de contenido literario.

« Las noticias, ya militares, ya políticas, que por su importancia e interés merezcan que se anticipe, se darán en Gazetas extraordinarias o en suplementos. Cuando la cantidad de materiales para la Gazeta sea excesiva, se dará a ésta mayor extensión que la común, sin subirse su precio para los suscriptores, a quienes se darán gratis los suplementos y las Gazetas extraordinarias ».

12La suscripción quedaba abierta en la misma imprenta de la Gazeta. No se admitían suscripciones sino por cuatrimestres, siendo su precio el de 24 reales de vellón. A los suscriptores se les remitiría la Gazeta franca de porte. Asimismo toda la correspondencia dirigida a la imprenta sobre asuntos de gazeta o de suscripción, debía ir franqueada. Los suscriptores de Sevilla debían acudir por la Gazeta a la librería de Berard, donde también se vendía. El prospecto informaba a este respecto que el procedimiento –» el método »- de remitir por las casas de los suscriptores los ejemplares por medio de los repartidores estaba expuesto a inconvenientes, no siendo el menor la desigualdad de las horas en que los mismos suscriptores recibían los ejemplares. El precio común de cada ejemplar para el público era el de 7 cuartos.

  • 9 No deja de ser sorprendente que en la relación de imprentas y librerías sevillanas publicadas en el (...)
  • 10 GÓMEZ ÍMAZ, Manuel, Los periódicos durante la guerra de la Independencia, p. 85.
  • 11 Poco antes de 1813 de los 20 impresores-libreros que había en Sevilla, doce se hallaban establecido (...)
  • 12 En 1814 redactaba Juan Verdades « Mirtilo Sicuritano », el Incógnito de la revolución de Sevilla en (...)

13Curioso es el nombre de la librería Berard, nombre de ascendencia francesa que en la Sevilla patriótica de 1808 representaba un punto de no escasa sorpresa9. Se trataba de Agustín Berard, impresor, en cuya imprenta-librería se vendería después la edición de las Obras póstumas del Conde de Floridablanca10. Era uno de los editores que convivieron durante la guerra, en la primera fase patriótica y en la posterior afrancesada, manteniendo su imprenta-librería en el número 60 de la calle Génova, al lado de la catedral11. Amigo muy probablemente de Alberto Lista el tal Berard desde tiempo atrás, sobrevivió a las vicisitudes de la guerra, continuando con su establecimiento en 1814, el año de la restauración fernandina. En esta última fecha, precisamente, en su casa se realizará la suscripción del periódico antirreformista Juan Verdades, que se imprimía en la Imprenta del Setabiense, en la plazuela de Santo Tomás12.

  • 13 Catecismo para el uso de todas las Iglesias del Imperio Francés & mandado publicar por el Emperador (...)
  • 14 Numerosas son las referencias al clero con el propósito de contar con él para atraerse a los reacio (...)
  • 15 Gazeta extraordinaria de Sevilla, miércoles 5 de septiembre de 1810, núm. 81, pp. 661-668. Todo el (...)

14El número 1º del 13 de febrero de 1810 comenzó publicando los primeros decretos con que el Gobierno de José Bonaparte pretendió llevar a cabo la reforma del reino. En el número se insertaba la forma de juramento que deberían prestar los agraciados para dignidades, beneficios y demás empleos eclesiásticos. Dada la condición eclesiástica del editor de la Gazeta, se advierte la sensibilidad y espacio dedicado tanto a los decretos de reforma del clero y sus bienes, como al de la política religiosa imperial13. Hasta se publicaba el decreto en que se declaraba « parroquia » el convento de San Isidoro del Campo, « que fue de los ex-regulares Jerónimos en la ciudad de Itálica », nombrando para la cura de almas a D. Manuel Pérez, ex-religioso del Orden de San Jerónimo14. Dada la importancia del clero y la condición de sacerdote del propio editor se comprende que, en algún caso, hasta todo un número de la Gazeta de Sevilla se dedicará exclusivamente a un asunto eclesiástico en concreto15.

15Dentro de este interés particular, y tan importante, concedido a la nueva política eclesiástica, se publicaba también el decreto por el que se prometía conservar en sus destinos civiles o eclesiásticos a quienes dentro del tercer día prestaran juramento de fidelidad a nuestra Real Persona. El « educador » Lista tampoco obviaba publicar en el periódico el decreto que trataba de restablecer las casas de educación en las capitales de provincia. Incluso terminará el número con un sainete como las antiguas representaciones de teatro, con el decidido empeño de hacer creer a los suscriptores el entusiasmo que inspiraba al pueblo el nuevo rey Bonaparte.

  • 16 Manuel Gómez Ímaz, insistiendo en el aspecto negativo, recarga las tintas sobre la « jerga o jerigo (...)

16El primer número del nuevo periódico, de 13 de febrero de 1810, narra con detalle las ocurrencias vividas por el rey y la ciudad el día anterior, 12 de febrero de 1810. Día en que José Napoleón I pasó revista en Sevilla a la Guardia cívica que se había formado en la ciudad de acuerdo con los decretos publicados los días 8 y 9 del mismo mes. A este efecto el editor publicó textualmente la arenga pronunciada por el rey con tal propósito sin rehuir los galicismos e italianismos del discurso real. Lo que dice mucho sobre el rigor y exactitud con que la publicación pretendió transcribir el texto16.

  • 17 Cfr. MORENO ALONSO, Manuelo, El Alcázar de Sevilla en la Guerra de la Independencia. Un lugar de me (...)

17El redactor publicaba cómo el día anterior hicieron guardia ante el rey en « su » Real Alcázar los Guardias de honor y, después, salieron acompañándole a caballo por el camino de Utrera por espacio de dos leguas, desde donde el rey volvió a enviarles a Sevilla. Motivo por el cual el rey nombró caballero de la Orden Real de España al comandante de la Guardia de Honor D. Pedro Serrano. El periódico señalaba que hacía días que el rey había dicho al Ayuntamiento que se proponía pasar alguna parte del año en Sevilla. A lo que se debía, sin duda, señalará el redactor, las obras que se habían principiado en el Real Alcázar « para ponerle en estado de recibir la Corte »17.

« Es imponderable –decía el redactor- el entusiasmo que esta ilimitada confianza ha pronunciado en los corazones de los sevillanos y el júbilo con que salieron de la revista, interrumpiendo cada una de las cláusulas de su soberano con vivas y con las más tiernas aclamaciones ».

18La autoría de Alberto Lista, con su fina sensibilidad política y su olfato por la noticia y por el efecto de ésta con una finalidad propagandística, está presente desde el principio hasta el final en las páginas del nuevo periódico sevillano. Desde luego a su iniciativa ha de atribuirse en primerísimo lugar la importancia concedida al clero como motor fundamental para la captación de voluntades a favor de la causa josefina. Todo ello desde el punto de vista de la lucha por el hallazgo y la práctica de una libertad hasta entonces inexistente. De donde la publicación de noticias o selección de documentos con esta finalidad.

  • 18 Gazeta de Sevilla, núm. 12, viernes 23 de marzo de 1810, p. 91.

19« Apenas habemos podido respirar libremente, cuando no se oye más que el grito unánime de execración contra los monstruos que preparaban nuestra ruina, bajo el velo del patriotismo », dice comentando noticias de Málaga de 8 de marzo de 181018. En el comentario no deja de mostrar su indignación contra el mal uso de este « nombre sagrado » por parte de los insurgentes, a quienes no duda en llamar « forajidos ». Apela para su desenmascaramiento a « las luces » esparcidas en varios escritos, el primero de los cuales, evidentemente, es su propio periódico, concebido por las autoridades josefinas para aclarar las cosas desde el punto de vista de la razón. De donde su recurso a « todos los sacerdotes seculares y regulares » de la diócesis de Málaga para contribuir a la difusión de los planes y proyectos del régimen josefino.

  • 19 DBDE (Diccionario biográfico de España, 1808-1833), de Alberto Gil Novales, Madrid, Fundación Mapfr (...)

20Con esta finalidad publicará la pastoral dada por el arcediano de Antequera y canónigo de su iglesia Francisco Javier Asenjo19, quien, al igual que el propio Lista, no duda en considerar como voluntad del Todopoderoso, « en cuyas manos están los destinos de las naciones », la « suerte de los imperios » y, en concreto, su disposición de que « reine sobre estas regiones el señor don José Napoleón Primero ». « La divina Providencia –señala-, haciendo marchar la victoria delante de sus ejércitos, ha allanado todos los obstáculos, ha facilitado todos los caminos para que así se verifique ; y el hombre de bien, el ciudadano tranquilo, el que ama su país, y no quiere verle perecer, debe conformarse sumiso a los adorables decretos del Altísimo, que en vano intentaría resistir la debilidad humana ».

21Un razonamiento de orden providencialista, que es común a no pocos clérigos que al igual que Lista abrazaron convencidamente la causa josefina, le hace decir que un solo pensamiento que desdiga de estas máximas « es ya un delito contra la patria, que agravando su patria podría acarrear su total exterminio ». Providencialismo por una parte y deseo de evitar males mayores por otra en la espiral irrefrenable de una guerra destructiva al máximo constituyen los dos elementos sobre los que el sacerdote justifica su toma de partido, que quiere hacer extensiva a los demás, particularmente al clero. Todo lo cual le lleva a justificar la solución napoleónica representada por el rey José.

« Es una temeridad infructuosa, digna del mayor castigo y cuantos abriguen máximas contrarias a la sumisión y lealtad al nuevo Monarca, deben reputarse como verdaderos destructores del reposo público, que solo puede recobrarse con la absoluta adhesión al gobierno que acaba de establecerse. Los planes de prosperidad que proveemos para en adelante, las artes y la industria, la agricultura y todas las fuentes de la prosperidad pública, ¿cómo podrán tener lugar entre el estrépito de las armas, el estruendo de los ejércitos y de las devastaciones, que indispensablemente acompañarían la infructuosa obstinación que las más viles pasiones han fomentado en los últimos días a costa del inocente sacrificio de todos los buenos ? »

  • 20 Ibídem, pp. 94-95.

22A tenor de ello, y dirigiéndose a los « sacerdotes del Dios de paz », el sacerdote afrancesado metido a periodista apela a estos, « que por la superioridad de nuestra educación y nuestras luces tenemos influencia sobre los demás fieles » para no omitir momento « en repetir a nuestros oyentes estas saludables máximas ». Para el periodista, « bastantes » son ya los desastres que ha producido ya « la resistencia inútil : los campos yermos y asolados, cubiertos de cadáveres, regados con sangre humana, fruto funesto de esta lucha desigual y desesperada ». De donde su mensaje de « paz, obediencia, sumisión a la potestad jurada, que desde el mismo momento empezó a ser legítima »20.

23Con motivo de las noticias publicadas por el periódico de las actuaciones de los patriotas, a quienes no duda en llamar « aquellos incorregibles agitadores », el editor de la Gazeta introduce una observación a pie de páginas que con toda seguridad es de Lista, quien escribe :

  • 21 Ibídem, p. 95.

« Este suceso nos da motivo a repetir una reflexión que mil veces se ha reproducido durante nuestras funestas turbulencias. ¿Cuándo acabarán de convencerse los españoles de que el fruto inevitable de sus rebeliones parciales no es posible sea otro que exasperar al vencedor, sin causarle pérdida que le pueda retraer a la prosecución de sus empresas militares, exponiendo así a los pueblos, que tan fatales consejos siguen, a su total exterminio ? »21.

  • 22 Cfr. Manuel Moreno Alonso, Sevilla napoleónica, nueva edición, Sevilla, Universidad, 2011, 430 págs (...)
  • 23 Gazeta extraordinaria de Sevilla, lunes 23 de abril de 1810, pp. 205-216.

24Dentro del carácter oficial de la Gazeta sevillana, el nuevo periódico se convirtió durante la estancia de José Napoleón I en Sevilla22, en el periódico oficial de Gobierno por el que se da a conocer las nuevas órdenes y decretos. Así el número extraordinario de la Gazeta del lunes de 23 de abril de 1810 dará un extracto detallado de las minutas de la Secretaría de Estado, con los decretos fechados en el Alcázar de Sevilla el 15 de abril de 1810. Todos ellos dados por Don José Napoleón por la gracia de Dios y por la Constitución del Estado, rey de las Españas y de las Indias”23.

  • 24 Ibídem, pp. 175-176.

25La Gazeta está abierta, de acuerdo con el Prospecto, a las noticias del extranjero. Frecuentes son las referencias a las ocurrencias en Suecia, Austria (especialmente tras hacerse público el matrimonio de la princesa María Luisa con el propio emperador), Holanda o el reino de Nápoles. En otros casos se darán noticias de Rusia, Prusia, Alemania, la Confederación del Rhin, Austria, Dinamarca, el Reino de Italia o hasta el Gran Ducado de Varsovia. Particular es el seguimiento de Gran Bretaña y de su participación en la guerra de España. Fechando la noticia en Londres el 27 de enero de 1810, da cuenta detallada de la sesión de la cámara alta del día 23 de enero en la que al Lord Grenville –que en la anterior había declamado contra los ministros, « por la ignorancia con que habían procedido en todas las operaciones militares y expediciones de Walcheren y España »- contestó Lord Harrowbi. No obstante lo cual, apoyaron su discurso los lores Simouth y Mulgrave, así como Lord Grey. Precisamente este último, en términos bien críticos, dijo de Lord Wellington que « es un oficial animoso y emprendedor ; pero en estas circunstancias su valentía degeneró en temeridad, pues se adelantó hasta el interior de la Península, sin asegurar antes los medios de subsistencia para el ejército »24.

  • 25 Ibídem, p. 177. Sobre Sanlúcar de Barrameda se dice que, enterada esta Sociedad Patriótica de los d (...)
  • 26 Ibídem, pp. 177-178. Noticia de Sevilla de 20 de abril de 1810, por la que el mariscal duque de Tre (...)

26Ciertamente el periódico es ágil y rico en la publicación de noticias sobre numerosos lugares del reino, particularmente de Andalucía. En el número 25, en que se publican las noticias del exterior señaladas, se publican simultáneamente otras sobre Granada, Sevilla o Sanlúcar de Barrameda25. Las noticias suelen ser interesantes y novedosas para el público, aunque como era de prever siempre favorables a la causa josefina26.

  • 27 Gazeta extraordinaria de Sevilla, miércoles 25 de abril de 1810, núm. 30, pp. 225-231.

27El periódico insiste en la idea, continuamente reiterada, de dar a conocer los engaños que se hacen en la España insurgente sobre el estado de la realidad. En el número 30 del miércoles 25 de abril de 1810, esta idea la sugiere un Manifiesto que el Comisario Regio de Sanlúcar, Joaquín María Sotelo –el gran amigo de Alberto Lista- da sobre el particular : « Ciudadanos, habéis sido engañados tantas veces por los gobiernos anteriores, que nadie se atreverá ya a proponeros la verdad con entera esperanza de ser creído. Los que os alucinaban por sus intereses, cuidaron bien de inspiraros una desconfianza eterna hacia la nueva dinastía, de imbuiros en las calumnias más groseras, y de llenar vuestra imaginación de quimeras espantosas ». De donde el consejo del comisario regio, un hombre tan querido en Sevilla : « Juzgad en buena hora por vosotros… ; pero cerrad los oídos a estos susurros y hablillas impostoras, que tuercen las más sanas intenciones, que recelan de las verdades más claras, que cavilan por traslucir fines siniestros en las más rectas disposiciones. A nadie escuchéis sino a vosotros mismos ; a nadie consultéis sino a vuestra experiencia y escarmientos »27.

  • 28 Cfr. Manuel Moreno Alonso, Blanco. La obsesión de España, Sevilla, Alfar, 1996, pp. 622 y ss.
  • 29 Gazeta, núm. 30, p. 226. Nada menos que Sotelo afrontaba la cuestión tan sensible en Sevilla, cuya (...)

28La publicación casi exclusivamente en este número extraordinario de la Gazeta del Manifiesto dado en Sanlúcar por el comisario regio Joaquín María Sotelo es revelador de muchas cosas. Ante todo de la voluntad de su amigo Lista de resaltar su importancia desde el punto de vista de evitar rendirse a la propaganda contraria con el testimonio de alguien tan bien considerado y apreciado en la ciudad desde tiempo atrás28. Pues, por sí mismo, el contenido del propio Manifiesto respondía a la política informativa de la propia gaceta, de exponer mediante testimonios fidedignos la « verdad » y la « razón » de la justa causa29.

29Con este propósito propagandístico, en algunas ocasiones especialmente la publicación de alguna noticia revistió un carácter de especial relevancia. Así un número extraordinario de la Gazeta, de 3 de mayo de 1810, dio la siguiente noticia, como procedente de Londres :

  • 30 Ibídem, p. 289.

« Las últimas noticias que hemos recibido del continente confirman lo que ya hemos anunciado antes de ahora sobre los grandes preparativos que hace Bonaparte para la conquista total de la España y del Portugal. En breve habrá en España 300.000 hombres de tropas francesas ; por manera que cualquiera resistencia de parte de los patriotas no surtirá otro efecto que el de empeorar su situación »30.

  • 31 Ibídem, p. 291.

30Desde luego para quien hubiera leído aquel número entre los patriotas, el efecto causado habría de ser desolador. Pues muy hábilmente el periódico, en ese mismo número, combinaba la publicación de esta noticia de carácter internacional, con otras del entorno provincial y local, fácilmente comprobables. Como era el caso de las diputaciones con el número de componentes y nombres -de Ronda, de El Puerto de Santa María, de Morón, de Arahal, de Jerez- que se habían presentado ante José I, para hacerle presente su « amor y lealtad »31.

31Mientras tanto en los números del periódico se publicaban con complacencia noticias varias del « Imperio Francés ». Con fecha de 28 de marzo de 1810 se revive en la distancia el encuentro de aquel día de SS. MM. el emperador y la emperatriz.

  • 32 Ibídem, p. 300.

« SS. MM… se habrán avistado hoy en las tres magníficas tiendas de campaña que se han dispuesto para el efecto a dos leguas de Soissons. La primera de dichas tiendas está destinada para el Emperador y para la familia imperial ; la segunda, que es la de en medio, para las vistas, y en ellas se han colocado dos sillones ; la tercera es la destinada para la Emperatriz. S.M. el Emperador entrará a la hora señalada en la tienda del medio por un lado y SS. La Emperatriz por el lado opuesto, la cual se arrodillará al llegar cerca del Emperador… »32.

32La Gazeta de Sevilla siguió de forma particular los asuntos militares en general en Europa y en concreto en la Península. Asimismo dio noticias de especial interés sobre lugares de la guerra próximos a Sevilla, que en el periódico aparece como el núcleo que centra su principal interés.

  • 33 Ibídem, p. 306.
  • 34 En el mismo número 40 de la Gazeta de Sevilla, del martes 8 de mayo de 1810 se decía con el mismo p (...)

33Que así es como se dieron las noticias, por ejemplo, del asedio de Cádiz, con buenas nuevas procedentes del cuartel del primer cuerpo del ejército. Según las cuales la posición del castillo de Matagorda es « muy ventajosa » al ejército francés para continuar sus operaciones relativas al sitio de Cádiz. El periódico decía que trabajaban diariamente 600 hombres para construir una « soberbia » batería, desde la que Cádiz podría ser bombardeada. Por cartas que se decían « fidedignas », que de Cádiz habían conducido algunos desertores del « ejército insurgente » publicaba la Gazeta que se había sabido que se habían reproducido « escandalosas desavenencias » entre la Junta llamada de Regencia y la Junta provincial de Cádiz. A lo que agregaba el periódico sevillano : « En este puerto desgraciado y en la Isla es general el disgusto de los hombres sensatos, pero estos son contenidos por la fuerza. La guadaña del terror ha conducido al cadalso a muchas víctimas inocentes »33. Noticias y reflexiones las publicadas por el periódico afrancesado que no podían ser más parciales a favor de la causa josefina34.

  • 35 Gazeta de Sevilla, viernes 18 de mayo de 1810, núm. 44, p. 339.

34La propaganda indirecta a favor de ésta es continua, y se pregona por parte del periódico afrancesado de mil formas. Por poner un ejemplo, en un solo artículo se transmite de varias maneras esta imagen. Al hablar de Córdoba –ciudad que había sido brutalmente saqueada por el general Dupont antes de Bailén– se dice que esta ciudad « se puede ofrecer como modelo a la imitación de todos los pueblos de la Península por el general sosiego que en ella reina, la confianza en el gobierno de S.M. y en los magistrados a quienes le ha cometido, el buen trato y confraternidad que con las tropas francesas se observa, la exactitud en satisfacer las contribuciones, la vigilancia de los vecinos en reprimir a los díscolos, y en fin el contento general que todos los semblantes al vivo retratan »35.

  • 36 Ibídem, p. 339.

35En el mismo artículo se ensalza igualmente el recibimiento tributado por la ciudad de Écija al rey José I a su paso por ella, con « muestras extraordinarias de satisfacción y júbilo », notándose « el mayor esmero de parte de todos los moradores en complacer a nuestro augusto Monarca »36.

36También en el mismo artículo se decía cómo el domingo 6 de mayo de 1810, al paso del gobernador general francés por Córdoba, después de pasar revista a las tropas francesas y españolas, condecoró con la insignia de la Real Orden española a D. Bartolomé Jurado, cabo de escuadra de la compañía franca de infantería de Córdoba. Asimismo el gobernador entregó la condecoración a D. Juan Bautista de Castro, encargado de la organización de los regimientos de nueva formación en el reino de Córdoba, « el cual se la colgó al pecho y el agradecido prestó juramento de fidelidad al Soberano, como caballero de su Real Orden ».

  • 37 Ibídem, p. 340.

37Por su parte, el periódico comentaba que esta ceremonia y la parada que le precedió habían llamado un « grandísimo concurso de paisanaje, que todos elogiaban a porfía a su Monarca y al nuevo orden de cosas que concedía al mérito prerrogativas, antiguamente perpetuo y exclusivo patrimonio del acaso de una ilustre cuna ». Evidente resultaba el deseo del periódico por subrayar las simpatías de las clases menos favorecidas en el antiguo orden de cosas37.

  • 38 Ibídem, p. 341.

38También en el mismo bloque de noticias se decía que en varios pueblos del Reino de Jaén se perseguía con la « mayor actividad y energía » a los « ladrones y perturbadores del pacífico sosiego », prendiendo a los que conseguían dar alcance. A este respecto, decía que las poblaciones que más se habían distinguido en « esta guerra contra los enemigos de la propiedad y del orden social », eran Baeza, Linares, Vilches, Baños y Guarromán. A lo que el periódico agregaba : « El Excmo. Sr. Gobernador general los felicita en nombre de las leyes, por cuyos adalides sus valientes moradores se han constituido »38.

  • 39 Cfr. MORENO ALONSO, Manuel, La batalla de Bailén. El surgimiento de una nación, Madrid, Sílex, 2008 (...)
  • 40 Ibídem, p. 341.

39Igualmente en el mismo artículo se elogiará la actitud de la villa de Montoro, cuyo comportamiento patriótico y antifrancés había sido tan grande y sonado durante la primera ocupación napoleónica, poco antes de la batalla de Bailén39. En este caso, la Gazeta relatará cómo Montoro había « solicitado » que el Soberano fuera a visitarla en su tránsito, y cómo éste accedió a « esta súplica ». « El recibimiento –agregaba el periódico– fue el de los hijos contentos con ver a un padre por quien ansiaban. Los vivas resonaban por toda la carrera, y los habitantes tendían las capas por el suelo por donde pasaba el Monarca ». A lo que añadía : « No ha manifestado el Carpio menos alborozo, y el Rey ha visto en estas muestras de cordial afecto, ni provocadas ni estudiadas, el espíritu que anima a los moradores del reino de Córdoba »40.

  • 41 Ibídem, 341.

40Por último, en este mismo bloque de noticias, se elogiaba el comportamiento del corregidor de Cabra, José de Toro y Aguilar, quien había tomado varias medidas para « afianzar el orden y sosiego público en su jurisdicción », las cuales habían merecido la aprobación del Gobernador general. De éste se elogiará el « infatigable celo » que constantemente mostraba en el desempeño de sus obligaciones, pues hasta había dado órdenes para que un edicto suyo se imprimiera y se remitiera en forma de circular a los corregidores de los pueblos cabezas de partido, a fin de que estos le siguieran como pauta, « con las modificaciones y variaciones que exijan las respectivas localidades »41.

  • 42 Cfr. MORENO ALONSO, Manuel, La verdadera historia del asedio napoleónico de Cádiz, Madrid, Sílex, 2 (...)

41De indiscutible efecto propagandístico es la descripción de la llegada a Sevilla, el día 22 de mayo de 1810, de 800 militares franceses, entre los cuales había 400 oficiales, 27 de ellos coroneles, mayores o tenientes coroneles, que en la noche del 15 al 16 de mayo cortaron el cable del pontón Castilla, en el que estaban prisioneros en la bahía de Cádiz, y lograron fugarse42.

  • 43 Gazeta de Sevilla, viernes 25 de mayo de 1810, núm. 48, pp. 377-379. La noticia elogiaba el caso de (...)

« No es posible describir el gozo de estos valientes militares, después de ver rotas sus cadenas, hallándose entre sus antiguos compañeros de armas, que les prodigan a porfía las demostraciones de la más tierna compasión por los males que han sufrido, y les ofrecen todos los socorros imaginables. Tampoco se puede oír la relación de lo que han padecido, sin enternecerse por estos infelices, y sin indignarse contra los bárbaros que se han complacido en atormentarlos y en insultar continuamente a sus desgracias. Se hace difícil de creer que unos españoles hayan tenido la atroz crueldad de negar por muchos días el menor alimento a 800 hombres de honor que se hallaban encerrados en un pontón, donde ni aun les era permitido tomar un poco de agua de la mar, ni presentarse un momento sobre el puente, aunque estaban rodeados por 20 navíos de línea ingleses y españoles, sin ser en el momento atravesados de metralla o fusilados por el primer español, oficial o soldado, que pasaba a tiro. La reclamación más justa provocaba una sentencia de muerte ; y los furiosos que gobiernan todavía el pueblo de Cádiz parece que estudiaban todos los días nuevos medios de hacerlos sufrir más, y de disminuir su número. Apenas les daban con que sostener la más penosa existencia, y sin embargo, de 8 en 8 días los visitaban para quitarles los miserables ahorros que se suponía podrían haber hecho, o para arrancarles los que no habían podido descubrir en sus primeras visitas. Bastaba que estos monstruos se acordasen de que había franceses sobre la bahía de Cádiz para señalar al momento nuevas víctimas, y entregar a la muerte nuevos inocentes »43.

42Descripción de la llegada de los prisioneros a Sevilla, muchos de ellos prisioneros de Bailén, y del trato inhumano infringido en Cádiz, que dice mucho de la compasión de los periodistas y de las autoridades josefinas. Por más que no nos den testimonio de la reacción que noticias como éstas podían ejercer en la población de las ciudades ocupadas, testigos de la dureza de la guerra desde el principio.

43En su mismo afán propagandístico y crítico contra los patriotas, « los enemigos », la Gazeta publica numerosos textos para convencer al lector de sus errores y fallos. Con este fin, el núm. 49 da a conocer la proclama del marqués de La Romana, cuando « los enemigos » quisieron aprovecharse del momento en que el segundo cuerpo se hallaba solo en Extremadura, para levantar a todos los habitantes de esta provincia para atacar a dicho cuerpo a un mismo tiempo en todos sus puntos, y cortar sus comunicaciones.

« Insertamos en los números sucesivos –decía el periódico afrancesado–, la proclama del feroz e insensato marqués de La Romana, que no contento con haber violado torpemente su palabra de honor, y arrastrado a otros muchos infelices con engaños e imposturas a que hiciesen lo mismo, trata ahora en su rabia y desesperación de emplear los medios más horribles para destrozar la patria ; pero bien pronto este monstruo y todos los demás que se les semejan serán lanzados del suelo español, que se horroriza y estremece con su execrable presencia ».

44A lo que se añade :

  • 44 Gazeta de Sevilla, martes 29 de mayo de 1810, núm. 49, Ibídem, pp. 382-383.

« A continuación de la proclama hemos insertado la instrucción dada por la Junta de Badajoz relativa al mismo asunto »44.

45Igualmente, con motivo de la campaña de Badajoz, el periódico publicó la siguiente nota de parecido contenido a la anterior :

  • 45 Ibídem, p. 385.

« Insertaremos en los números siguientes estas cartas, por las cuales puede cualquiera venir en conocimiento del estado de confusión y desorden en que se encuentran las tristes reliquias de los ejércitos insurgentes, la falta de oficiales que las gobiernan, y la escasez de armas, municiones, víveres y cuantos medios son necesarios para hacer la guerra. A pesar de todo esto los jefes de la insurrección todavía pretenden llevar a los infelices paisanos, arrancados a la fuerza del seno de sus familias y hogares, al campo de batalla, donde infaliblemente habrán de ser sacrificados peleando contra tropas disciplinadas y bien provistas de todos aquellos recursos que proporcionan la victoria »45.

  • 46 Gazeta de Sevilla, viernes 22 de junio de 1810, núm. 56, p. 446.

46La Gazeta sevillana puso el grito en el cielo, tras la fuga de los prisioneros de la bahía de Cádiz, cuando la Regencia publicó una orden imponiendo la pena de muerte a dos de los prisioneros franceses por cada uno de los que se fugasen. Ante las protestas manifestadas en una carta al presidente de la Regencia por los prisioneros, el periódico afrancesado subrayó que « sus enérgicas expresiones son tan dignas del honor que inspira una atrocidad semejante, como del valor de unos héroes ». « Tal vez nos engañaremos –afirmó el periódico–, pero creemos que el público hallará en esta carta aquella valentía de estilo que solo es dado a la sublimidad del talento, exaltado por las grandes pasiones »46.

47Con frecuencia, en las noticias del extranjero, el periódico afrancesado publicará extractos sobre la imposibilidad de la resistencia en España a las fuerzas del rey José I. De esta naturaleza era lo que manifestaban los periódicos de Nápoles a mitad de junio de 1810. En uno de ellos hasta se decía de forma coloquial :

  • 47 Ibídem, 563. El escrito termina así : « Hasta aquí, señor editor, lo más importante de dicha carta, (...)

« La España pues desde Navarra a Cádiz está sujeta, y quiere estarlo ya, y no dudes un punto que el arrojar de ella a los vencedores es un imposible que ya ni se intenta, ni se desea, ni se espera en casi toda la nación. Tal vez tú conoces estas cosas como yo mismo pero me dirás que debes seguir la suerte de tu empleo, defender tu patria, y si eres vencido ser prisionero o abandonarla antes. Todo el mundo conoce que Cádiz más o menos pronto, ha de rendirse. Su situación, y el éxito de todas las empresas del emperador Napoleón son garantes de esta verdad. A qué pues perpetuar los males de esta ciudad desgraciada hasta un punto que la imaginación se horroriza ? »47.

48La Gazeta de Sevilla informará también sin comentarios pero con una intención por completo desfavorable para el lector sobre la insubordinación de América frente al gobierno de Cádiz. Para ello es sólo suficiente la publicación de un extracto de la Gazeta de Caracas, del 23 de julio de 1810, en el que se rechazaba el que la Junta Central tuviera derecho alguno para « aspirar al carácter de representación nacional ». Toda vez que su autoridad no se deriva de una fuente legítima, « pues solo se funda sobre las deliberaciones tumultuarias de un corto número de capitales de provincia ; cuando los habitantes del nuevo mundo no tienen en el gobierno ninguna porción de poder que les pertenezca legítimamente ».

49La declaración expresa de la Junta Central por la cual miraba ésta « las posesiones americanas como parte integrante y esencial de la monarquía española », fue tajantemente rechazada por Caracas :

  • 48 Suplemento a la Gazeta de Sevilla, martes 4 de septiembre de 1810, pp. 654-660. Palacio del gobiern (...)

« La América ha visto forzosamente en esta declaración la fuente natural de los derechos de que ha debido gozar siempre y de que no puede ser privada sin la más evidente injusticia ; ha debido mirarla como una solemne confesión de despotismo, bajo el cual ha gemido desgraciadamente hasta ahora »48.

  • 49 Cfr. Manuel Moreno Alonso, en « La independencia de las colonias americanas y la política de Cádiz (...)

50La noticia va seguida del extracto de una carta del coronel Robertson, secretario del gobierno en Curazao, al teniente coronel Mothilla, de 2 de junio de 1810. Por la cual se informa de la llegada de un navío de Santo Tomás, que trae la « agradable » noticia de que Puerto Rico ha seguido el « glorioso » ejemplo de Caracas. Informaciones que hacen pensar en que la Gazeta de Sevilla, redactada por Lista, estuvo al tanto de la publicación en Londres por su gran amigo José María Blanco White del periódico El Español, que tanta importancia le concedió a la revolución de Caracas y a su influencia en América49.

51Ahora bien, la diferencia entre las interpretaciones de los dos amigos sobre el origen y carácter de la revolución americana no podía ser más opuesta. Pues Lista como buen afrancesado y a diferencia de su amigo Blanco, achacará la causa de todo a la perfidia de Albión. Así comentando la noticia de los sucesos dada por The Courier de Londres el 23 de junio de 1810, hizo un comentario a pie de página de las afirmaciones del mismo, atribuyendo el origen de la nueva situación a Inglaterra : « Los ingleses no deben sorprenderse de una revolución que ha tantos años que están madurando, como van a confesar en el momento ».

52Llevando el agua a su molino, el periódico afrancesado hizo igualmente un duro ataque contra los ingleses, enemigos de Napoleón y causantes, en su opinión, de la guerra de España. Su argumento es el siguiente :

« Hay pues en Caracas un partido por Inglaterra. ¿Por qué pues atribuir la revolución de aquellas colonias a los desastres de la metrópoli ? ¿No se ve en todo esto un plan, formado mucho tiempo hace, para separar la América de la España ? ¡Que los españoles aprendan ! He aquí el grande interés del ministerio británico en promover la revolución de España. No ha ignorado ni por un momento el éxito de la guerra en la Península, pero se ha lisonjeado de que nuestras colonias serían presa de su avaricia, y digno premio de sus consejos y socorros ! ¡Pérfidos consejos ! ¡Funestos e inútiles socorros ! La España ha sufrido, y esos pérfidos isleños tratan de devorar a su salvo la América, que juzgan ya incapaz de evitar su dominación. Elógiese, elógiese ahora la moderación, el desinterés y la generosidad de la Inglaterra ».

53La conclusión del discurso no era otra que la que podía esperarse :

  • 50 Gazeta de Sevilla, viernes 31 de agosto de 1810, núm. 79, pp. 637-640. El editor de la Gazeta en su (...)

« Los ingleses y sus partidarios deben perseguir mortalmente a los que traten de conservarle a España sus colonias, sean los que fueren los acontecimientos. En efecto, estos verdaderos patriotas, estos verdaderos amigos de una y otra patria, son precisamente los mayores contrarios del único plan que se ha propuesto la Inglaterra revolucionando la España. ¡Bueno sería, dirá el gabinete inglés, que después de tantas sumas gastadas en enviar subsidios, vestuarios, municiones etc. a España para completar la devastación de aquel país, perdiéramos el fruto de tantas perfidias y delitos, perdiendo la ocasión de apoderarnos de la América ! Volvemos a decirlo : todo amigo de la metrópoli y de las colonias será enemigo jurado de la Inglaterra »50.

  • 51 Sobre las ideas del amigo afrancesado de Lista y Blanco, Félix José Reinoso, cfr. El libro de éste, (...)

54A la altura de marzo de 1811, un año largo después de la ocupación de Andalucía, la Gazeta de Sevilla publicó un editorial, redactado por una mano hábil que no podía ser otra que la del « ciudadano » Alberto Lista, de contenido político sobre la situación de la otra España. Con el título de Variedades, en él se hacían unas « Reflexiones sobre la naturaleza de los gobiernos insurreccionales de España ». Reflexiones en las que se resume buena parte del ideario afrancesado representado por intelectuales del tipo de Lista51.

« Habiendo manifestado algunas personas el deseo de que se les hable seriamente sobre la situación política de la patria, es un deber de todo buen ciudadano exponer sus reflexiones sobre un asunto tan interesante. El más preocupado reconocerá en las que presentamos al público la imparcialidad más exacta, y nos lisonjeamos de que no echarán menos en ellas la seriedad. Escribimos para los que o engañados o desengañados nos han de leer de buena fe ; pero este pequeño discurso será muy útil para los que aprendan su lectura con ánimo resuelto de no escuchar la voz de la verdad, si es contraria a sus pasiones políticas.

Las presentes reflexiones se fundan sobre este sencillo e innegable principio, a saber : que ninguna nación puede sostener una guerra con esperanzas de feliz éxito, sino bajo los auspicios de un buen gobierno. Esta es una verdad demostrada por los principios más evidentes de la política, y por la historia de todas las guerras. Sería un charlatanismo insufrible tratar de emplear largos discursos, y una pedantería fuera del caso amontonar los hechos teóricos en su consideración (…).

No hablemos ya de las primeras juntas provinciales, formadas tumultuariamente y sometidas durante los primeros días de su instalación al odioso manejo de los intrigantes. Bien sabido es que su común ambición y su mutua desconfianza, la condición de sus movimientos viéndose precisadas a entregar una autoridad que no querían dejar, y en fin la imposibilidad de que un gran número de personas gobiernen bien, hicieron enteramente inútiles las primeras y efímeras ventajas que concedió la suerte a los principios de la revolución.

  • 52 Gazeta de Sevilla, viernes 10 de mayo de 1811, núm. 41, pp. 313-315. Después de hablar en los mismo (...)

La Junta Central reunió en su seno todas las semillas de tiranía que componían las juntas provinciales. Jamás sea visto un despotismo más grosero, más sórdido, ni más imbécil que el que desplegó aquel gobierno. La avaricia y el miedo guiaron todas sus operaciones. Temblando al menor movimiento de las tropas imperiales y a la menor señal de disgusto en el pueblo donde residían ; poniendo en salvo el fruto de sus rapiñas, causando la escasez del oro en una época en que estaban abiertos para nosotros los tesoros del nuevo mundo, engañando a la nación con sonadas victorias, desmoralizándola con la formación de guerrillas y colocando en clase de las virtudes la depredación y el asesinato, imponiendo silencio a los escritores que se atrevían a enunciar ideas liberales, esclavizando el pensamiento cuando se llamaban los libertadores de la patria, descuidando enteramente la disciplina de las tropas, y guiándose para la elección de los generales por la miserable rutina del antiguo gobierno, tuvieron la felicidad incomprensible de escapar con sus tesoros y sus vidas del abismo donde ellos mismos nos condujeron. Nos lisonjeamos de que no habrá nadie que niegue estos hechos, señaladamente entre los sevillanos, testigos y víctimas de su miserable administración »52.

55La conclusión del editor era bien clara. La opción de los llamados patriotas que se habían levantado en defensa de la libertad de la nación era falsa por completo. Mucho más libertad ofrecía y, sobre todo, garantizaba el régimen josefino. « Los españoles no hemos querido ser libres. No se ha tratado en toda la guerra sino de quién ha de ser nuestro señor. Si el objeto de los insurgentes hubiera sido la libertad, ¿cuándo podían esperar de los oligarcas de la revolución un régimen político tan liberal como el que gratuita y pacíficamente les ofrecía la Constitución de Bayona ? »

56Objeto de tratamiento en la sección de Variedades del periódico sevillano fue la cuestión que se tituló « Del verdadero sentido de la palabra traidor ». Editorial que comienza afirmando que « todas las facciones que han atormentado a los pueblos en las épocas de revolución, han tenido la odiosa política de inventar ciertas palabras, con que han designado al partido opuesto, las cuales, repetidas a los fáciles oídos del vulgo, lo mueven como con una fuerza mágica, le inspiran todos los furores del rencor, alimentan en los ánimos el fuego de la discordia, y los arrebatan a los asesinatos y a las violencias ».

57El editorial recuerda que las palabras güelfos y gibelinos en Italia y Alemania, la rosa blanca y la rosa encarnada en Inglaterra, papistas y hugonotes en Francia, causaron más muertes y ruinas por las venganzas y resentimientos particulares, que por las batallas sangrientas y numerosas en que aquellos partidos buscaron la decisión de su causa. De donde la invención de la palabra traidor por parte de los « jefes de la revolución de España » con un signo de « odio y proscripción ».

58Sobre la utilización del término con la finalidad de influir en los ánimos, el periódico afrancesado señalaba que cuando la Junta Central recibía una « noticia infausta » de los ejércitos como, por ejemplo, la rendición de Zaragoza, « al punto distraía de aquella desgracia la atención del pueblo, presentando un traidor sobre el cadalso ». No obstante lo cual el periódico sevillano sostendrá que quien verdaderamente había llevado muy adelante este « furor de hallar y matar traidores » era el gobierno de Cádiz, que lo había mirado « como uno de los grandes móviles de su política ».

« Es probable –decía el periódico– que haya querido suplir su falta de fuerzas con el influjo moral que esta palabra tiene en los ánimos del vulgo ». Y añadía : « Pero es cosa muy rara que nunca se haya insistido más sobre el delito de traición a la patria, que cuando la patria no existe sino en los que se llaman traidores ».

  • 53 Gazeta de Sevilla, viernes 24 de mayo de 1811, núm. 48, pp. 356-360.

59Considerando el editor que era necesario « apartar de nosotros este azote desolador », porque « bastante nos hace sufrir la guerra », proclamó : « No aumentemos nuestros males con odios injustos y sanguinarios ». De donde las presentes reflexiones sobre el « verdadero » sentido de la palabra traidor que, a juicio del editor, podían contribuir, « si se leen despreocupadamente, a ilustrar al público sobre la naturaleza de este delito, y la inocencia de los que la facción de Cádiz designa con este nombre »53.

  • 54 Gazeta extraordinaria de Sevilla, miércoles 5 de junio de 1811.

60Muchos son los aspectos tratados en plan de informaciones, noticias o editoriales en la Gazeta de Sevilla. En algunos casos no deja de ser peculiar su forma de presentarlas. Tal es el caso, en uno de sus números extraordinarios, dedicado todo él a rebatir con numerosas notas críticas y complementarias, en esta ocasión, la batalla de Albuera, contradiciendo la versión triunfal que de ella había dado la Gazeta de la Regencia el jueves 23 de mayo de 181154.

  • 55 Gazeta de Sevilla, viernes 21 de junio de 1811, núm. 54, pp. 429-430.

61No menos interesante, entre otras formas de colaboración, serán las cartas enviadas al periódico, particularmente la sección de Variedades, entre las cuales destaca la enviada por una religiosa de Cádiz a una hermana suya, « vecina de un pueblo sometido al rey D. José Napoleón, para que se sirva promover que la incluyan en la gaceta de esa ciudad en el artículo de Variedades, « pues no hay duda que será más útil que el estado del crédito comercial de Inglaterra ». Se trataba en este caso de una monja que nunca creyó « lo que nos decían del rey José, ni de los franceses », a los cuales siempre se les pintaba como « fieros y horrorosos »55.

  • 56 Real Decreto de 6 de marzo de 1809, en que se mandaba que las cenizas de los varones ilustres se co (...)
  • 57 Gazeta de Sevilla, viernes 28 de junio de 1811, núm. 57, pp. 448-453
  • 58 Ibídem, II, p. 454.

62En su deseo de respetabilidad y de honrar a los españoles egregios de otras épocas, de acuerdo, por otra parte, con las órdenes de José Napoleón I56, el periódico dará cuenta pormenorizada del traslado de los restos del gran humanista que se considera hispalense Benito Arias Montano, de quien el periódico hace hasta la correspondiente necrología57. Un asunto en el que desplegó gran actividad Alberto Lista, siendo ésta la única vez que figura con su nombre en la propia Gazeta, donde aparece en el acompañamiento del consejero de Estado y comisario regio Blas de Aranza, junto con otras personalidades como Antonio Cabrera, subprefecto de Sevilla, Fernando Miguel Hurtado, consultor de la prefectura, Juan Miguel Sánchez, escribano mayor de ella así como una diputación del Cabildo catedralicio compuesta por el canónigo José Isidoro Morales y el racionero Ángel María de Guzmán58.

63Sobre noticias acerca de la marcha de la guerra, la Gazeta insiste reiteradamente en su imparcialidad. Cuando lo hace en el verano de 1811, hace pensar en que, tras las exageraciones e incumplimientos de dicha promesa, pudiera haber perdido a ojos vistas credibilidad, y trataba de recuperarla. De aquí que, al informar sobre los asuntos de Cádiz, los hace preceder de una advertencia en la que se dice :

  • 59 Gazeta de Sevilla, viernes 26 de julio de 1811, II, pp. 518.

« Las noticias siguientes de aquella plaza, y las que en lo sucesivo publicaremos en este periódico, son adquiridas por conductos fidedignos, y serán examinadas con la crítica más severa e imparcial »59.

64Por supuesto, no se desaprovecha ocasión para criticar o juzgar con dureza a los enemigos. Hasta el periódico se permitirá acusar de irreligiosos a los patriotas, a propósito de una partida de tropas que entró a mediados de agosto de 1811 en Huelva y, tras exigir los inventarios de las iglesias, se llevaron toda su plata. La noticia terminaba con el siguiente colofón :

  • 60 Gazeta de Sevilla, viernes 9 de agosto de 1811, II, p. 558.

« Los que han querido que se considere la lucha actual como una guerra de religión, y han engañado a la religión, pintando a los franceses como enemigos de ella y de su culto público, tienen motivo para hacer serias reflexiones sobre este acontecimiento »60.

  • 61 Ibídem, II, p. 552.

65La Gazeta sevillana dará también noticias, como indicaba previamente el Prospecto, sobre la aparición de « libros nuevos ». El número 69, del 9 de agosto de 1811, anuncia la publicación de las Cartas de Abelardo y Eloisa en versión castellana, dadas a luz por D. Francisco de Tóxar, impresas en Salamanca. En la misma página se anunció otra novedad, un libro de reducción de moneda francesa a reales de vellón, añadido en impreso en Madrid. Ambas publicaciones estaban a la venta en la librería de Hidalgo, en donde también se vendía papel grabado de « muy buenos » dibujos para cartas61.

66Tras la liberación de la ciudad, el 27 de agosto de 1812, surgió una nueva etapa de la Gazeta de Sevilla, que volvió a aparecer por poco tiempo con el mismo nombre que hasta entonces había tenido la gaceta afrancesada. El nuevo periódico comenzó su andadura con el título ya señalado de Gazeta de Sevilla, el miércoles 2 de septiembre de 1812. Su número I comienza diciendo :

« Libre apenas Sevilla de la opresión de las tropas francesas, que por espacio de dos años y medio había sufrido con todas las vejaciones que les inspira el furor de sus jefes en las propiedades, en las subsistencias, en las habitaciones privadas, en los edificios públicos, profanos y sagrados, vio con admiración amanecer el día 27 del pasado, y entrar en su recinto las vencedoras tropas de la división expedicionaria del IV Ejército ».

  • 62 Gazeta de Sevilla, del viernes 18 de septiembre de 1812, núm. 7, p. 55. Este número publica una pro (...)

67La ocupación napoleónica de la ciudad había terminado, quedando su Gazeta para la posteridad como un periódico original del mayor interés de un período fundamental de la guerra de la Independencia62.

Haut de page

Notes

1 GÓMEZ ÍMAZ, Manuel, Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). Nueva edición, con prólogo de Manuel Moreno Alonso, Sevilla, Ed. Renacimiento, 2008, pp. 162 y ss.

2 En la BNM se encuentra la colección en tres tomos reunida por el propio Gómez Ímaz, los dos primeros en 4º y el tercero en folio. El número comienza con el Prospecto de suscripción a la Gaceta de Sevilla y 115 números, el primero del martes 13 de febrero de 1810 al 115 del viernes 28 de diciembre de 1810, con 932 págs. El segundo comienza con el número 1º del martes 1 de enero de 1811 al núm. 74 del 27 de agosto de 1811, con 592 páginas. El tercero en folio comienza con el número 75 del viernes 30 de agosto de 1811 hasta el número 111 de diciembre de 1811, con 164 págs., y continúa con numeración y paginación nueva del número primero del viernes 3 de enero de 1812 hasta el núm. 37 del viernes 1 de mayo de 1812, con 204 págs. El erudito sevillano ignoró si se publicó algún número más, toda vez que los franceses permanecieron en la ciudad hasta el 27 de agosto de 1812.

3 La Gazeta Ministerial de Sevilla comenzó a publicarse el miércoles 1 de junio de 1808, y terminó con el núm. 65, el martes 10 de enero de 1810. Salía los miércoles y sábados de cada semana, y desde el núm. 20 los viernes y martes. Se publicaba en la imprenta de la Viuda de Hidalgo y Sobrino. Obra de la Junta Suprema de Sevilla, fue redactada por Alberto Lista y Justino Matute bajo la inspiración del Padre Manuel Gil, miembro de la Junta. En el núm. 4 se insertó la famosa « Declaración de guerra al Emperador de la Francia Napoleón I » ; y en el núm. 5 el manifiesto a los Españoles, en el que la Junta Suprema los excitaba a la « santa » guerra, presentando a los españoles « como hombres libres e independientes de una autoridad extranjera ». Cfr. MORENO ALONSO, Manuel, La Junta Suprema de Sevilla, Sevilla, Ed. Alfar, 2001.

4 La Gazeta del Gobierno fue el órgano de la Junta Central, a poco de su llegada a Sevilla, convertida en capital de la España libre frente al Madrid napoleónico. La Gazeta del Gobierno –que puso fin a la anterior Gazeta ministerial, órgano hasta entonces de la Junta Suprema de Sevilla- comenzó a publicarse el 6 de enero de 1809, terminando el 23 de enero de 1810. Se imprimió en la Imprenta de la Calle de la Mar. Salía indistintamente uno, dos y aun tres días a la semana, publicando con mucha frecuencia Suplementos y números extraordinarios. Controlada por Quintana como miembro que era de la Secretaría del Gobierno, en ella colaboraron hombres como el mismo Lista o Matute.

5 El Espectador Sevillano, impreso en Sevilla en la imprenta de Hidalgo, comenzó su primer número el lunes 2 de octubre de 1809, terminando con el 119, del lunes 29 de enero de 1810. El tomo de la colección Gómez Ímaz, de 474 págs., consta de un minucioso índice de materias, realizado a mano, que probablemente fue hecho de puño y letra por el propio Lista, con su « pequeña y pulcra letra ». Al final de la publicación (núm. 114) el editor explicó la deriva experimentada por la publicación con su contenido esencialmente político : « Cuando empezamos este periódico, pensamos en dar un papelillo diario, en que ventilándose con ligereza y amenidad ciertas materias literarias y políticas, pudiéramos proporcionar al público español una instrucción agradable. A pesar de nuestro proyecto, la situación de las cosas y el impulso irresistible que lleva a los españoles a instruirse en las materias políticas con preferencia a las demás, ha hecho que nuestro papel se convierta imperceptiblemente en un periódico político ».

6 Sobre este particular el mismo Gómez Ímaz escribió un siglo después de los acontecimientos, en la época del I Centenario de la guerra de la Independencia, que « veleidad tan extraña en hombre como Lista no tiene explicación satisfactoria » (Los periódicos durante la guerra, p. 163). En el II Centenario lo entendemos mucho mejor. Cfr. Manuel Moreno Alonso, Sevilla napoleónica, Sevilla, nueva edición, Universidad, 2011.

7 Publicado con primor por la Imprenta Real en 1809, todavía en la tardía fecha de 22 de enero de 1810, a una semana de la entrada de los invasores en la ciudad, el propio Jovellanos se dirigió al secretario de la junta Central, Pedro Rivero, para que se gratificara a Lista –» bien conocido en esta ciudad por su excelencia en la Literatura, en las Matemáticas y en el Arte de escribir »- con doscientos doblones por la redacción del Elogio de Floridablanca. Pero, al reconocer que la penuria del erario no permitía tal cantidad, proponía la cesión a Lista de la mitad, cien doblones, y además la mitad de la edición del Elogio, entregándose a su disposición « para que la beneficie en su favor ».

8 Este último aspecto estaba en función de su nueva funcionalidad política, marcada por la difusión « en las Andalucías » de la opinión pública, que había de formarse « a costa de nuestros infortunios ». Razón por la cual su esencia era fundamentalmente política : cimentar « la sana política que acelerarán la creación del verdadero espíritu nacional ».

9 No deja de ser sorprendente que en la relación de imprentas y librerías sevillanas publicadas en el Índice bibliográfico de la colección documental del fraile, realizada por Ana María Freire López, Madrid, Servicio Histórico Militar, 1983, pp. 438-440, no aparezca su nombre.

10 GÓMEZ ÍMAZ, Manuel, Los periódicos durante la guerra de la Independencia, p. 85.

11 Poco antes de 1813 de los 20 impresores-libreros que había en Sevilla, doce se hallaban establecidos en la Calle Génova, según el padrón municipal de industriales : D. Fernando Pastor, en el número 23 ; Herederas de Padrino, en el número 4 ; D. Antonio Carrera, número 5 ; D. José Hidalgo, en el núm. 21 ; Dª María de los Dolores Romero, en el núm. 45 ; D. Bernabé Álvarez, en el núm. 47 ; D. Bartolomé Manuel Caro, en el núm. 29 ; Viuda de Vázquez y Compañía, en el núm. 33 ; y D. Agustín Berard, en el núm. 60

12 En 1814 redactaba Juan Verdades « Mirtilo Sicuritano », el Incógnito de la revolución de Sevilla en 1808, es decir Nicolás Tap y Núñez juntamente con el impresor denominado El Setabiense (cfr. MORENO ALONSO, Manuel, La revolución santa de Sevilla. La revuelta popular de 1808, Sevilla, Caja San Fernando, 1997).

13 Catecismo para el uso de todas las Iglesias del Imperio Francés & mandado publicar por el Emperador Napoleón, Madrid, Imp. De Villalpando, 1807. Un tomo en 8º con un retrato de Napoleón I, Emperador de Francia y Rey de Italia, dibujado por A. Rodríguez, y grabado por M. Albuerne.

14 Numerosas son las referencias al clero con el propósito de contar con él para atraerse a los reacios al nuevo régimen de José. En el núm. 31 de la Gazeta, del jueves 26 de abril de 1810, se publica con « reflexiones » el decreto de 21 de abril de 1810 por el que se dotaban varias parroquias de la ciudad, cuyo estado actual, después de las últimas medidas, se presenta como mucho más ventajoso que el anterior. « Compárese ahora el estado anterior de los curas de Sevilla y el de las fábricas de las iglesias, con el que el rey les proporciona por el citado decreto, y se admirará su vigilancia y solicitud paternal » (p. 235).

15 Gazeta extraordinaria de Sevilla, miércoles 5 de septiembre de 1810, núm. 81, pp. 661-668. Todo el número está dedicado a un Papel evangélico político, escrito por « un humilde y afectísimo compañero a los señores y venerables sacerdotes ». Publicación en la que se dice : « Reconozcamos ya como legítimo rey a José Napoleón, por haber conquistado con sus armas casi toda la península, y estar ya muy cerca de rendirse el resto de la nación ».

16 Manuel Gómez Ímaz, insistiendo en el aspecto negativo, recarga las tintas sobre la « jerga o jerigonza » pronunciada por el Intruso, y que el editor publicaba suponiéndola pronunciada por el rey. También es hipercrítico el citado autor desde el punto de su patriotismo con las Guardias cívicas, a las que ve compuestas de « unas cuantas docenas de socarrones, que tan luego se veían con uniforme y armamento y algunos reales de enganche y anticipos tomaban las de Villadiego e íbanse a engrosar las guerrillas » (Los periódicos durante la guerra, p. 166).

17 Cfr. MORENO ALONSO, Manuelo, El Alcázar de Sevilla en la Guerra de la Independencia. Un lugar de memoria nacional, Sevilla, Patronato del Alcázar, 2011.

18 Gazeta de Sevilla, núm. 12, viernes 23 de marzo de 1810, p. 91.

19 DBDE (Diccionario biográfico de España, 1808-1833), de Alberto Gil Novales, Madrid, Fundación Mapfre, 2011), I, 274. Francisco Javier Asenjo, arcediano de Antequera, fue patriota en 1808 como Lista y fervoroso afrancesado. Su pastoral A todos los sacerdotes, seculares y regulares, de la diócesis de Málaga, fue también publicada por la Gazeta Nacional de Zaragoza, núms. 33 y 36, 12 y 19 de abril de 1810. Fue luego consejero de Estado de José, y al acabar la guerra de la Independencia tuvo que emigrar a Francia. Expulsado de Málaga el 25 de enero de 1821 por servil, escribió una carta a sus conciudadanos, 5 de febrero de 1821, en la que atribuyó la expulsión a los facciosos enemigos de la Constitución, pues « la anarquía sólo sirve para que los amantes de la libertad acaben besando las cadenas del absolutismo ».

20 Ibídem, pp. 94-95.

21 Ibídem, p. 95.

22 Cfr. Manuel Moreno Alonso, Sevilla napoleónica, nueva edición, Sevilla, Universidad, 2011, 430 págs. Entre otras noticias sobre la estancia del rey en Sevilla, la Gazeta informa de cómo la fachada del gobernador se abrillantó « con multitud de vasos de colores », y en el balcón principal, bajo un majestuoso dosel, se expuso el retrato del propio rey. El poeta Lista no olvida copiar la octava -¿pudo haberla escrito él mismo- que figuró al lado del dosel : « El que veis, sevillanos, es el Justo,/ es vuestro amable rey, José Primero ;/ cuyo semblante plácido y augusto/ muestra su corazón grande y sincero ;/ ver su pueblo feliz solo es su gusto,/ pues dirige a este fin todo su esmero ;/ y cual a Egipto dio un José Ventura,/ otro José a España le asegura ».

23 Gazeta extraordinaria de Sevilla, lunes 23 de abril de 1810, pp. 205-216.

24 Ibídem, pp. 175-176.

25 Ibídem, p. 177. Sobre Sanlúcar de Barrameda se dice que, enterada esta Sociedad Patriótica de los deseos del Rey nuestro Señor, acerca de facilitar la navegación interior, poniendo expedita la del Guadalquivir con las ramificaciones del Genil, Guadalete y demás ríos que puedan comunicarse con él, esta empresa le fue comunicada a Joaquín María Sotelo, el gran amigo de Alberto Lista y sus íntimos José María Blanco White y Félix José Reinoso. Tras lo cual, éste acordó en su Junta de 26 de marzo premiar con la patente de socio de mérito a quienes en el término de tres meses presentase alguna memoria o comunicase algunas noticias importantes sobre la navegación del Guadalquivir, y sobre los medios más breves y mejores de realizarla.

26 Ibídem, pp. 177-178. Noticia de Sevilla de 20 de abril de 1810, por la que el mariscal duque de Treviso dirige al mariscal duque de Dalmacia desde Valverde del Camino, el detalle de la acción del 15 de abril, por el que las tropas del 5º cuerpo de ejército de su mando, yendo el mariscal a su frente, han deshecho « completamente » a Ballesteros en Zalamea la Real, a quien se presenta como « jefe de esta cuadrilla que tuvo la temeridad de querer defender el paso de Ríotinto ». En el núm.65 de la Gazeta, del martes 17 de julio de 1810, se detalla la persecución por las tropas imperiales, al mando del conde Gazzan, de Ballesteros, quien en su fuga se dirigió sobre Aracena, Alájar, Cortegana, Aroche, Paymogo y Barrancos. « Las bravatas de Ballesteros en las montañas del Reino de Sevilla han terminado, como debían, en ignominia suya » (p. 527).

27 Gazeta extraordinaria de Sevilla, miércoles 25 de abril de 1810, núm. 30, pp. 225-231.

28 Cfr. Manuel Moreno Alonso, Blanco. La obsesión de España, Sevilla, Alfar, 1996, pp. 622 y ss.

29 Gazeta, núm. 30, p. 226. Nada menos que Sotelo afrontaba la cuestión tan sensible en Sevilla, cuya Junta Suprema se arrogó la victoria de Bailén el 19 de julio de 1808, de que el fantasma de otro Bailén no se volvería a producir en contra de lo que aún anhelaban los insurgentes : « ¿Os dice la experiencia que podéis vencer a los franceses ? La victoria que una combinación maravillosa de casualidades dio al ejército de Bailén, ¿podrá todavía atolondrar al pueblo español después de casi dos años de derrotas ? ¿Cuál ha sido el éxito de tantas batallas, bajo diversos gobiernos, con distintos generales, en las coyunturas más favorables, en las más ventajosas posiciones ? Las acciones más empeñadas, las pocas en que se han sostenido los soldados, solamente han producido desastres, que un gobierno seductor os pintaba como victorias ».

30 Ibídem, p. 289.

31 Ibídem, p. 291.

32 Ibídem, p. 300.

33 Ibídem, p. 306.

34 En el mismo número 40 de la Gazeta de Sevilla, del martes 8 de mayo de 1810 se decía con el mismo propósito de minar el espíritu de resistencia patriótico que, con fecha de 30 de abril, acababa de llegar a El Puerto de Santa María un soldado del regimiento de la Patria, que había desertado de Cádiz, y decía que se carecía de hortaliza, de carbón, leña y aceite ; que los gaditanos estaban muy descontentos y llenos de terror por el que les había infundido el hecho de haber amanecido tres ciudadanos ahorcados, con las caras tapadas, cuyos nombres se ignoraban, y por el furor con que se perseguía a cuantos se quejaban de una situación « tan llena de privaciones, tan aflictiva y tan próxima a un absoluto exterminio ; pero que a pesar de este rigor se veían frecuentemente en las calles pasquines contra la Junta ».

35 Gazeta de Sevilla, viernes 18 de mayo de 1810, núm. 44, p. 339.

36 Ibídem, p. 339.

37 Ibídem, p. 340.

38 Ibídem, p. 341.

39 Cfr. MORENO ALONSO, Manuel, La batalla de Bailén. El surgimiento de una nación, Madrid, Sílex, 2008, p. 321 y ss.

40 Ibídem, p. 341.

41 Ibídem, 341.

42 Cfr. MORENO ALONSO, Manuel, La verdadera historia del asedio napoleónico de Cádiz, Madrid, Sílex, 2011, pp. 324 y ss.

43 Gazeta de Sevilla, viernes 25 de mayo de 1810, núm. 48, pp. 377-379. La noticia elogiaba el caso del sargento de infantería de marina Victoriano Arcos, encargado con 14 hombres de la policía interior del pontón Castilla, que supo el proyecto de fuga 15 horas antes de cortarse el cable, pero « se guardó muy bien de dar cuenta de él ». De donde el comentario : « Sin embargo debemos consolarnos con saber que todavía existen españoles, cuya guía es el honor, y que en circunstancias espinosas saben proteger a los desgraciados ». Del sargento Victoriano Arcos y del cabo que le ayudó, y entraron en Sevilla con los prisioneros, se dice que « pertenecen a muy buenas familias, y han declarado que había mucho tiempo que solicitaban libertarse de la horrible tiranía de los autores de la insurrección para venir a servir por la justa causa de S.M. el rey José Napoleón ».

44 Gazeta de Sevilla, martes 29 de mayo de 1810, núm. 49, Ibídem, pp. 382-383.

45 Ibídem, p. 385.

46 Gazeta de Sevilla, viernes 22 de junio de 1810, núm. 56, p. 446.

47 Ibídem, 563. El escrito termina así : « Hasta aquí, señor editor, lo más importante de dicha carta, la que es de esperar produzca buen efecto en el ánimo de a quien se dirige. Pocos hay que no conozcan las ventajas que se nos seguirán de la rendición de Cádiz, y el gran placer que recibirían aquellos infelices habitantes el día que se franqueen sus puertas a la libre comunicación con esta su España a la que pertenecen y de la que están tristemente separados por un equivocado pundonor más que por otra cosa. Éste sería un día de júbilo para España, y particularmente para la Andalucía, y para el mismo Cádiz… Sabemos que hay allí otros muchos que desean volver a disfrutar la paz que gozamos, y que será mucho más feliz luego que acaben de deponer las armas los necios que aun huyen con ellas. Quiera Dios esté próximo este día, en que abrazando a aquellos nuestros hermanos, podamos decirnos los unos a los otros : Ya pasaron los días de horror y del desorden. Vamos a obrar con empeño la felicidad de la patria bajo una dirección más sabia que la que causó nuestra desdicha » (p. 564).

48 Suplemento a la Gazeta de Sevilla, martes 4 de septiembre de 1810, pp. 654-660. Palacio del gobierno de Caracas, 3 de mayo de 1810. Firmado José de Llamosa y Martín Tovar Puente.

49 Cfr. Manuel Moreno Alonso, en « La independencia de las colonias americanas y la política de Cádiz (1810-1814) en El Español de Blanco White », en el libro del mismo autor, Divina Libertad. La aventura liberal de Don José María Blanco White, 1808-1824, Sevilla, Ed. Alfar, pp. 93-136.

50 Gazeta de Sevilla, viernes 31 de agosto de 1810, núm. 79, pp. 637-640. El editor de la Gazeta en sus apostillas en forma de notas a pié de página dice en la núm. 7 : « Ya pues confiesan el verdadero objeto de sus operaciones. El comercio libre con nuestras colonias ha sido, cuando menos, el fin que se han propuesto los ingleses en la guerra de España : esta guerra ha sido todavía una guerra de mercaderes. Los insurgentes creían pelear por la dinastía pasada, por su independencia, por su gloria etc. ¡Necios ! No hay tal cosa. No han peleado sino para que los ingleses comercien con libertad en nuestras colonias » (p. 640).

51 Sobre las ideas del amigo afrancesado de Lista y Blanco, Félix José Reinoso, cfr. El libro de éste, Examen de los delitos de infidelidad a la patria. Edición de Manuel Moreno Alonso, Sevilla, Ed. Alfar, 2009.

52 Gazeta de Sevilla, viernes 10 de mayo de 1811, núm. 41, pp. 313-315. Después de hablar en los mismos términos de la Regencia, con « las reliquias de la insurrección refugiada en Cádiz », dice de las Cortes de Cádiz : « Pero han juntado las Cortes. ¡Y qué Cortes, gran Dios ! ¡Unas Cortes empleadas en añadir nuevos versículos a las letanías de los santos, y en decir lo que se debería hacer si Fernando VI volviese a España bajo los auspicios del emperador de los franceses ! ¡Unas Cortes vendidas a la Regencia que las organizó a su placer ! ¿Pero qué se podía esperar cuando los individuos que las componen no pueden representar de la nación española más que la nación refugiada en Cádiz ? »

53 Gazeta de Sevilla, viernes 24 de mayo de 1811, núm. 48, pp. 356-360.

54 Gazeta extraordinaria de Sevilla, miércoles 5 de junio de 1811.

55 Gazeta de Sevilla, viernes 21 de junio de 1811, núm. 54, pp. 429-430.

56 Real Decreto de 6 de marzo de 1809, en que se mandaba que las cenizas de los varones ilustres se colocaran en las catedrales, « deseando contribuir a las miras de un monarca sabio, justo apreciador de los sabios y de los talentos, y que mira la gloria de su amada nación española como suya propia ».

57 Gazeta de Sevilla, viernes 28 de junio de 1811, núm. 57, pp. 448-453

58 Ibídem, II, p. 454.

59 Gazeta de Sevilla, viernes 26 de julio de 1811, II, pp. 518.

60 Gazeta de Sevilla, viernes 9 de agosto de 1811, II, p. 558.

61 Ibídem, II, p. 552.

62 Gazeta de Sevilla, del viernes 18 de septiembre de 1812, núm. 7, p. 55. Este número publica una proclama « a los habitantes de Andalucía » del general Ballesteros, capitán general de los cuatro reinos y jefe del IV Ejército, en la que decía : « Andaluces, después de tres años de la esclavitud más horrorosa respiráis al fin libres ».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Moreno Alonso, « La Gaceta afrancesada de Sevilla », El Argonauta español [En ligne], 9 | 2012, mis en ligne le 15 juin 2012, consulté le 23 septembre 2017. URL : http://argonauta.revues.org/1473 ; DOI : 10.4000/argonauta.1473

Haut de page

Auteur

Manuel Moreno Alonso

Universidad de Sevilla

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org