Navigation – Plan du site

La revista

Elisabel Larriba, Gérard Dufour et Severiano Rojo Hernandez

El Argonauta español es el título de un semanario que nació en Cádiz en 1790 y que fue condenado a muerte el 24 de febrero de 1791, fecha en que el conde de Floridablanca (por entonces Primer Secretario del Estado y del Despacho), al temer que los vientos revolucionarios procedentes de Francia contaminaran la Península, se olvidó, sin el menor remordimiento, que había sido un fervoroso defensor de la prensa y prohibió la publicación de todos los periódicos, exceptuando los oficiales (Gaceta de Madrid y Mercurio histórico y político) y el Diario de Madrid.

Al llamar nuestra revista El Argonauta español (con la esperanza de que conozca un destino más halagüeño que su lejano homónimo) hemos querido rendir un fervoroso homenaje a su autor Pedro Gatell y Carnicer (1745-1792) quien, tras ejercer durante algo más de veinte años como cirujano de la Real Armada, cambió la lanceta por la pluma y renunció a correr los océanos para navegar por los tumultuosos mares del mundo filosófico y periodístico, con el único afán de contribuir al saneamiento de una sociedad enfermiza. Pero, al sacar a Gatell (personaje a la vez singular y arquetípico) de las tinieblas del olvido, pensamos también en cuantos, famosos o no, escribieron las primeras páginas de la historia de la prensa, un género literario que practicaron con entusiasmo, llevados por la esperanza algo quijotesca de concurrir a la creación de un mundo mejor que ensalzara el saber, el progreso, la modernidad y la comunicación, valores esenciales a los que algunos de ellos sacrificaron hasta su libertad o su razón. Recordemos al respecto el destino trágico de Luis María Cañuelo o de Pedro Centeno, autores respectivos del prestigioso El Censor (1781-1787) y de su epígono El Apologista Universal (1786-1788). Siguiendo las pisadas de varios de sus colegas, el redactor del Correo literario de la Europa, quien en el discurso liminar (« Advertencia al Lector ») publicado en 1781 se presentaba bajo los rasgos de un español exiliado, se apresuró en subrayar lo arriesgado que era convertirse en acérrimo defensor de la verdad : « el asunto – decía – puede acarrearme algunas desgracias, siendo en mí el amor a la verdad una máxima estoica invenciblemente impresa en mi ánimo ; la que tal vez ha sido perniciosa a aquellos, que han querido interesarse en el bien de la patria ». Pero no le cabía la menor duda de que, por muy peligroso que fuese, merecía la pena seguir por esa noble senda. Así, en 1782 y desde esa misma tribuna, Joaquín Escartín, convencido de que la prensa constituía la base de un indispensable comercio del saber que implicaba a todas las naciones ilustradas, declaró con el mayor entusiasmo : « La rapidez en que vuelan por Europa los descubrimientos en estos papeles es inexplicable ; llevan la luz a todas partes ; enseñan en un instante lo que de otro modo no pudiera saberse sin mucho tiempo y unos trabajos inmensos. Las ideas ajenas se convierten en propias ; se conocen las leyes, costumbres, carácter, comercio de las naciones más remotas sin tratarlas. En fin, estos papeles periódicos han derramado más ciencias y noticias en el mundo literario que millares de tomos a folio » (Correo literario de la Europa…, n° 62, 30 de agosto de 1782, p. 75).

Por su pasión y su valor, estos « Don Quijotes del mundo filosófico » que, en una España marcada por una ingente (y a menudo desleal) pugna entre luces y tinieblas, se lanzaron en esa « agigantada expedición » por el ajetreado mar la prensa, contribuyeron con soberana maestría a la emergencia del « cuarto poder ».

Siguiendo sus pisadas, hemos querido (en una época en que, gracias al internet, nosotros también presenciamos una auténtica revolución del mundo de las comunicaciones) crear una revista que, mofándose de las distancias y de las fronteras, permitiera una difusión fácil y rápida de la información. Fieles al ideal de esos precursores del periodismo que deseaban convertir sus publicaciones en una obra « interactiva », en un lugar de intercambios culturales, pretendemos ofrecer mediante este nuevo Argonauta español un medio de expresión evolutivo, abierto a cuantos se interesan por la prensa española así como un instrumento de diálogo entre autores y lectores. Nuestro propósito es enfocar el tema desde una doble perspectiva : a la vez diacrónica y sincrónica. De ahí nuestra voluntad de cubrir un amplio espacio cronológico del que sólo queda claramente definida la fecha de inicio : el año de gracia de 1661 que vio nacer la Gaceta de Madrid. En cuanto al límite final, viene a ser hoy, o sea mañana.

Asimismo, en la medida en que la prensa constituye para el historiador una inagotable fuente de informaciones y permite por su carácter heterogéneo una multitud de enfoques, hemos optado por multiplicar les ejes de investigación e interesarnos tanto por el fondo como por la forma. Sea cual sea el periodo estudiado, nuestra mirada podrá tornarse hacia :

  • el concepto de prensa y su evolución a lo largo del tiempo,

  • los principales artífices de esta prensa : los periodistas (su perfil, su trayectoria, su concepción del oficio, sus técnicas…),

  • sus destinatarios : el público (emergencia, perfil, evolución…),

  • sus relaciones con el poder (censura, utilización, manipulación…),

  • los temas abarcados en la prensa.

Asimimo, por lo que se refiere a los siglos XVIII y XIX, se podrán abarcar las mismas problemáticas en cuanto a las publicaciones que salieron a luz del otro lado del Atlántico, en el Imperio colonial español. Por fin, también se aceptarán artículos que versen sobre el tratamiento de España en la prensa extranjera, y en particular en la francesa.

Reanudando con el espíritu de los publicistas de la España de las Luces, compartiendo sus esperanzas y sus sueños algo alocados nos embarcamos a nuestra vez en El Argonauta español y emprendemos una « aventura magna » que nos permitirá, confiamos en ello, dar cuerpo a un instrumento y una suma de informaciones útiles para cuantos se dedican al estudio de la prensa española.

Aix-en-Provence, 2004

  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org