Navigation – Plan du site
Livraison janvier : La Presse militaire. Naissance et évolution d’un genre

De periodistas improvisados a golpistas consumados : el ideario militar africanista de la Revista de Tropas Coloniales (1924-1936)

Rocío Velasco de Castro

Résumés

La Revue de Troupes Coloniales naît comme porte-parole de l'Armée d'Afrique dans la « campagne de pacification ». Avec Queipo de Llano comme directeur et Franco comme membre du conseil de direction, la publication constitue l'un des meilleurs moyens pour connaître de première main leur conception de ce qui devait être l'activité espagnole au Maroc. De l'analyse de ses pages se dégage l'importance de la revue pour étudier les aspirations d'une Armée de plus en plus influente dans la vie politique espagnole, et les contradictions de leur idéologie à l'égard du pragmatisme qui a caractérisé le comportement des putschistes durant la guerre civile et la politique des premières années du franquisme, concernant surtout, la prétendue « fraternité hispano-marocaine ».

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Para más información sobre la repercusión de las campañas de Marruecos en la opinión pública y soci (...)
  • 2 Sobre la ingente bibliografía existente en torno a Annual y las campañas del Rif, véase ALLOUH, Moh (...)

1En el verano de 1923, la inquietud entre los militares africanistas era generalizada debido a la confluencia de una serie de factores exógenos y endógenos. Entre los primeros, encontramos las crecientes críticas a su actuación en las campañas de Marruecos, considerada por diversos sectores de la sociedad como excesiva e irresponsable. Una opinión que llegó a alcanzar gran repercusión en la prensa de la época1, sobre todo tras conocerse algunos detalles de la campaña emprendida en 1921 contra el rifeño Abdelkrim que culminó con el catastrófico desenlace de Annual2.

  • 3 En el caso de Annual, gran parte de los autores estima entre 8.000 y 10.000 el número total de víct (...)
  • 4 Véase al respecto FUSI, Juan Pablo y NIÑO RODRÍGUEZ, Antonio (coords.), Antes del desastre: orígene (...)
  • 5 El buque Lázaro con destino a Melilla tuvo que ser acordonado cuando las guarniciones de Navarra, G (...)

2La pérdida de un elevadísimo número de vidas humanas3 y el despilfarro del gran montante económico destinado a financiar las diversas incursiones y operaciones militares que habían acabado en estrepitoso fracaso, recordaban cada vez más lo acontecido en Cuba4. Amotinamientos como el acaecido el 23 de agosto de 1923 en el puerto de Málaga, durante el cual un grupo de reclutas destinados a Marruecos opuso resistencia al negarse a embarcar5, reflejaba la oposición frontal y generalizada de la población y de la tropa ante la que el Gobierno tuvo que suspender momentáneamente el envío de contingentes al norte de África.

  • 6 Obsérvese la coincidencia entre las carencias señaladas por BENSUSAN, Samuel Levy, « Morocco, the P (...)

3Las carencias y limitaciones señaladas a raíz de la crisis del 98 no habían sido subsanadas6, y el ejército colonial había vuelto a sufrir en Marruecos los estragos de la falta de preparación de unos soldados que eran obligados a internarse en un territorio desconocido e inhóspito sin medios para subsistir, junto al desacierto de una serie de decisiones y estrategias militares mal calibradas de las que dimanaba una total falta de previsión para salvaguardar no sólo las posiciones conquistadas, sino la propia seguridad de la tropa.

  • 7 VV., El Expediente Picasso. Las sombras de Annual, Madrid, Almena, 2003.
  • 8 Como señalan HALL, Michael C., « El rey imaginado. La construcción política de la imagen de Alfonso (...)

4Éstos y otros muchos argumentos expuestos en el conocido informe Picasso7 pusieron en entredicho a los mandos del Ejército de África, a los responsables políticos coloniales y al mismísimo Alfonso XIII, cuya contribución al desastre de Annual suscitó gran indignación en amplios sectores de la población, incluyendo la intelectualidad y la clase política8, hasta el punto de resultar irreparable para la imagen y el futuro de la Monarquía.

  • 9 Para más información sobre la génesis y reivindicaciones de las Juntas, véase el capítulo 8 de PAYN (...)
  • 10 Entre los autores que recogen la brutalidad con la que se empleaban estos cuerpos del ejército espa (...)

5Entretanto, en el seno del Ejército, las Juntas de Defensa que desde 1917 habían mostrado su rechazo al sistema que primaba los ascensos y promociones por méritos de guerra al favorecer a los militares formados en África en detrimento de los que desarrollaban su carrera castrense en la Península9, se manifestaron ferozmente críticos con la actuación del Ejército de África, y muy especialmente con la de su núcleo duro : las llamadas fuerzas de choque, compuestas por la Legión y las harkas10.

  • 11 Para más información, remitimos a tres obras de referencia que no han perdido vigencia: QUEIPO DE L (...)

6Paralelamente, la desunión en el seno del Gobierno en torno a las campañas de Marruecos y a cómo debía actuarse en el protectorado tras lo acontecido era un fiel reflejo de la profunda crisis que sufría un sistema político a todas luces agotado. En consonancia con lo que sucedía en buena parte de Europa, donde comenzaban a sentirse los efectos de la decadencia del modelo político y económico liberal, en España dichos efectos se sumaron a los provocados por un sistema de Restauración desfasado, dando lugar a una inestabilidad creciente : revueltas obreras, una clase política abúlica sumida en prácticas atávicas, un desacertado gobierno de concentración liberal, un ejército africanista cada vez más enfrentado a las variables y desastrosas directrices que se tomaban con respecto a Marruecos, etc.11

  • 12 En este sentido, TUSELL, Javier, Radiografía de un golpe de Estado: el ascenso al poder del genera (...)
  • 13 En su afán conciliatorio y con la intención de causar los menos estragos posibles, la celeridad que (...)

7La convulsa situación política y social que imperaba en España, a la que sin duda coadyuvó la cuestión marroquí, desembocó, el 13 de septiembre, en el pronunciamiento militar del general Miguel Primo de Rivera12. Auspiciado por Alfonso XIII y con el beneplácito de buena parte del Ejército, incluyendo a los militares africanistas, sólo la llegada al poder del general fue capaz de ralentizar el imparable proceso de desafección al monarca al conseguir que la depuración de responsabilidades no alcanzara ni a los altos mandos militares ni al soberano13.

8Sin embargo, Primo era consciente de que había que cambiar de proceder con respecto a Marruecos y de que sus decisiones, aún muy alejadas de sus planteamientos iniciales, más cercanos al abandonismo y a las Juntas de Defensa, no contentarían a la plana mayor africanista.

  • 14 Para más información sobre el movimiento de resistencia armada del cherife y sus relaciones con los (...)
  • 15 Entre la ingente producción dedicada a la rebelión rifeña, traemos a colación las siguientes: AMIZY (...)

9La situación en el Protectorado no admitía más errores ni riesgos innecesarios. Había que recomponer la Comandancia de Melilla, reorganizar las maltrechas tropas y las exiguas posiciones que habían conseguido mantenerse, mejorar las condiciones de los soldados en el frente así como las infraestructuras, el sistema de comunicaciones y el avituallamiento, además de reponer los cuantiosos materiales y municiones que habían sido confiscados por los rifeños. Y como último reto pendiente, una vez se hubiera procedido con el repliegue táctico y asegurado la retaguardia, estaba el de acabar con los dos frentes abiertos por la resistencia marroquí : el liderado por el cherife Raisuni, en la zona occidental14, y el del emir Abdelkrim, en la oriental15. En sendos casos se intentaría agotar la vía diplomática, pero la captura de Raisuni a manos del rifeño y la negativa de este último a pactar con España, llevarían a lanzar una ofensiva militar a gran escala para controlar definitivamente el territorio. Se trataba del primer paso para poder ejercer una actuación colonial política y administrativamente eficaz que necesitaría de grandes inversiones, y a las que sólo podría destinarse un ajustado presupuesto.

  • 16 Como señala GARCÍA FIGUERAS, Tomás, Marruecos: la acción de España en el Norte de África, Barcel (...)
  • 17 GÓMEZ JORDANA-SOUZA, Francisco, La tramoya de nuestra actuación en Marruecos, Madrid, Editora Naci (...)

10Como colofón a todas estas cuestiones y problemas pendientes por resolver, la pugna entre los llamados civilistas y los militaristas16, presente desde la implantación del protectorado español, continuaba más candente que nunca. El cuestionamiento de la labor desarrollada por los militaristas jugaba a favor de las tesis civilistas, que abogaban por anteponer la acción política a la militar, y por situar en puestos de mayor responsabilidad a civiles para desmilitarizar la gestión de la empresa colonial española. Frente a esta tendencia, los militaristas propugnaban la necesidad de mantener e incluso aumentar el número de efectivos militares en el territorio y de dotarles del control de la Alta Comisaría, desde donde ejercerían una labor político-administrativa firme y de sometimiento de las cabilas rebeldes con el empleo de las armas como principal medio de acción y coacción. La posición intermedia entre ambas corrientes la encontramos representada en la actuación de Primo de Rivera17, y fue la que acabó imponiéndose durante su gobierno con gran acierto y sentido común, no sin solventar numerosos escollos y no pocas vicisitudes.

  • 18 La necesidad de conjugar la acción política con la militar en una línea continuista ajena a los vai (...)

11Todos estos temas fueron ampliamente abordados en las páginas de la Revista de Tropas Coloniales a través de los numerosos artículos rubricados por algunos de los máximos representantes de la oficialidad africanista. A través de sus páginas se pone de manifiesto que, a pesar de los continuos gestos y medidas para favorecer el entendimiento que realizó Primo de Rivera, su política colonial sufrió la incomprensión de estos hombres, quienes evidenciaron una más que patente incapacidad para asimilar la situación imperante tanto en el protectorado como en la metrópoli. Esta última, desangrada económica y socialmente, no podía seguir haciendo frente a una guerra iniciada hacía dos décadas si no era a través de una nueva estrategia en la que la milicia y la diplomacia pudieran conjugarse en beneficio de los intereses españoles18.

  • 19 Nos referimos al último número de su segunda etapa, a los que habría que añadir los nueve de la pri (...)

12Años más tarde, las medidas adoptadas por la II República llevarán a algunos de estos hombres a reconocer la labor desempeñada por Primo de Rivera en la política española nacional e internacional con respecto a Marruecos y a la defensa de los intereses españoles en el territorio. Asimismo, se intensificará la labor de oposición a los responsables de la política colonial republicana, de marcado carácter civilista, hasta desembocar en el golpe de Estado gestado, iniciado y promovido desde el Norte de África. Un mes antes, en junio de 1936, la revista editaba su último número, el 13819, de apenas 20 páginas. Todo un gesto que revelaba la inminencia de la rebelión. Había llegado el momento en el que las palabras de estos periodistas improvisados iban a ser reemplazadas por la fuerza de sus armas.

  • 20 Sobre esta cuestión, véase VELASCO DE CASTRO, Rocío, « La imagen del “moro” en la formulación e ins (...)
  • 21 Una de las mejores muestras de dicho pragmatismo la encontramos en las llamadas políticas de sustit (...)

13Con el estallido de la guerra civil, la necesidad de mantener la retaguardia de los sublevados : el protectorado español, llevó a que muchas de las consignas que habían sido publicadas en la Revista de Tropas Coloniales en torno a Marruecos y a sus habitantes fueran convenientemente silenciadas y relegadas del ideario militar africanista para dar paso a una pretendida « hermandad hispano-marroquí » con al-Andalus como símbolo recurrente20. Toda una muestra del pragmatismo que caracterizó a los golpistas y posteriormente a la política nacional e internacional del primer franquismo21.

Revista de Tropas Coloniales : mucho más que portavoz del Ejército de África

14Con un panorama tan convulso y poco propicio para las aspiraciones de los militares africanistas, en el verano de 1923, algunos de sus más destacados representantes acordaron fundar en Ceuta una revista que actuara como contra-propaganda de las tesis abandonistas y difundiera el sentir del Ejército de África : la visión que tenían de cuál debía ser la misión de España en Marruecos y el importante papel que los militares desempeñaban en ella, pese a los estrepitosos fracasos cosechados en los últimos años.

  • 22 Según WOOLMAN, David S., Abd el-Krim y la guerra del Rif, Barcelona, Oikos-Tau, 1988, p. 138.

15Cuando la revista no era más que un proyecto, Primo de Rivera llegaba al poder, y la publicación se hizo necesaria por una razón añadida. Aunque el golpe de estado fue bien recibido por la oficialidad de Marruecos, que era extremadamente crítica con la situación política de aquel tiempo, no resultaba menos cierto que el general había prometido una « sospechosa » solución, pronta y digna, del problema marroquí22.

  • 23 Alocución de 25 de marzo de 1917 con motivo de su recepción en la Real Academia Hispano Americana d (...)
  • 24 Intervención en el Senado el 25 de noviembre de 1927 del por entonces teniente general del Ejército (...)

16Además de las campañas de Cuba y Filipinas, Primo de Rivera había participado en las de Melilla (1893 y 1909) y, años después, en acciones ofensivas en la región oriental (1911) y occidental (1913) del protectorado marroquí. Formaba parte, por tanto, de la oficialidad africanista, pero al contrario que sus compañeros, su experiencia le llevó a partir de 1917, a adoptar públicamente posiciones favorables al abandono de Marruecos y al canje de Ceuta por Gibraltar. Unas opiniones que fueron ampliamente difundidas y criticadas por determinados sectores de la política y la prensa española23 del momento, y que serían reiteradas en intervenciones posteriores, como la que tuvo lugar en el Senado en noviembre de 1921 a raíz del desastre de Annual, para mayor preocupación de los militares africanistas24.

  • 25 Como menciona MORALES LEZCANO, Víctor, El colonialismo hispano-francés en Marruecos (1898-1927), Un (...)

17Si bien es cierto que se trataba de propuestas presentadas con anterioridad por la clase política española25, el hecho de que un reputado general que había combatido en las dos guerras coloniales las recuperara y defendiera públicamente, constituía sin duda una inquietante novedad para los sectores más tradicionalistas. De forma que, cuando en septiembre de 1923 llegó al poder, estas evidencias hacían presagiar un escenario totalmente opuesto al preconizado por el Ejército de África.

18En consecuencia, la futura publicación serviría también para articular y difundir las advertencias de este grupo a los nuevos responsables políticos con respecto al giro que se pretendía imprimir en la política colonial y su oposición a secundar las tesis abandonistas. Con esta doble finalidad, la de crear opinión favorable al colonialismo militarista, y la de alzar la voz en contra de las disposiciones gubernamentales que pudieran perjudicar sus aspiraciones en Marruecos, la reunión fundacional de la Revista de Tropas Coloniales tuvo lugar en Ceuta el 4 de noviembre de 1923. Apenas dos meses después, el 1 de enero de 1924, veía la luz su primer número.

19El compromiso adoptado con la línea editorial de la publicación por parte de estos militares resultaba más que elocuente al comprobar que buena parte de la plana mayor africanista participaba, directa o indirectamente, en sus páginas. Baste mencionar al comandante general de Ceuta, Gonzalo Queipo de Llano (director), al comandante de Infantería con destino en el Tercio José Valdés Martell (redactor jefe), al teniente coronel Francisco Franco y al coronel de ingenieros Silverio Cañadas (miembros del comité de dirección), o al capitán de artillería Martí Alonso (director artístico). De hecho, algunos como Valdés y Alonso perdieron su vida en los combates que se reiniciaron en 1924 y culminaron en 1927 con la rendición de Abdelkrim.

  • 26 FRANCO BAHAMONDE, Francisco, Papeles de la guerra de Marruecos: Diario de una bandera, La hora de X (...)
  • 27 Editada entre 1902 y 1949 por el Ministerio de la Guerra en París, Revue des Troupes Coloniales pre (...)

20Por lo que respecta al principal cometido con el que se presentaba oficialmente la publicación, consistía, tal y como rezaba su subtítulo, en hacer de ella una « propagadora de estudios hispano-africanos », lo cual debemos interpretar en clave militarista como el principal medio de expresión y difusión de la ideología colonial defendida por la práctica totalidad de los mandos que conformaban el Ejército de África. Con ello emulaban la propaganda colonialista de las publicaciones francesas26, y especialmente la de su homóloga : Revue des Troupes Coloniales27.

  • 28 En 1942, algunos antiguos colaboradores de la revista, como Gil Benumeya, retomaron el espíritu de (...)

21Al igual que sucedió con la publicación francesa, la revista sufrió un breve paréntesis en sus inicios (octubre – diciembre de 1924), reapareciendo en enero de 1925. Esta fecha inauguraría su segunda etapa, caracterizada por el estricto cumplimiento de la periodicidad mensual, que se mantuvo ininterrumpidamente hasta su último número, en junio de 193628, y por el cambio de director, puesto que fue ocupado por Franco.

22A lo largo de sus doce años de existencia (desde enero de 1924 hasta junio de 1936), la publicación cambió de denominación en tres ocasiones. En una primera fase, se tituló Revista de Tropas Coloniales (enero de 1924 – enero de 1926). A partir del número 14 de su segunda etapa pasó a llamarse África. Revista de Tropas Coloniales (febrero de 1926 – diciembre de 1928). Y desde el número 60 (enero de 1929 – junio de 1936), apareció simplemente con el nombre de África. En los tres casos conservó el subtítulo y el trasfondo ideológico de su línea editorial. Dicha modificación obedeció, en primer lugar a la sustitución de un término que políticamente podía resultar incorrecto y poco adecuado para la imagen que las autoridades españolas pretendían ofrecer de su gestión colonial. Y, en segundo término, a que la nueva denominación englobaba a la conocida desde 1926 como Guinea española, aglutinando así en sus páginas las informaciones de sendas colonias africanas.

  • 29 Esta información no fue publicada hasta el mes siguiente, en la última página, y junto al listado d (...)
  • 30 Baste el ejemplo de la sección « Ecos ». Aparecida por primera vez en el n° 48 (diciembre de 1928, (...)

23Por lo que se refiere a su estructura formal y de contenidos, la celeridad con la que fue editado el primer número hizo que no se incluyera el sumario ni la información referente a sus responsables directos (dirección, comité de redacción, etc.)29, lo cual denotaba la inquietud de los militares africanistas, quienes consideraban necesario hacer oír su voz cuanto antes. Esta circunstancia, a priori sin importancia, vino a reflejar una característica de la revista : la variación en la disposición de sus contenidos, que podemos definir si no arbitraria, al menos, carente de continuidad de unos números a otros30. De igual modo, la aparición o elisión del editorial, y de algunas otras secciones itinerantes, evidenciaban la evolución de la publicación, que no es objeto de este trabajo, pero también cierta desorganización en cuanto a la distribución de las distintas secciones. En cualquier caso, podría establecerse como columna vertebral una orientación, siempre hacia los mismos presupuestos ideológicos militaristas, que apenas sufriría una evolución sustancial tras culminarse la « campaña de pacificación », en 1927.

  • 31 El caso más llamativo es el de Gonzalo de Reparaz, cuyo estudio histórico sobre el Estrecho de Gibr (...)
  • 32 Sobre esta cuestión, véase ESSAOUD, Abdelaziz, « La Revista de Tropas Coloniales: una fuente sobre (...)

24A partir de ese momento, la presencia de análisis y estudios históricos aumentará en detrimento de artículos de opinión. Es entonces cuando el africanismo español intensifica su contribución a la revista con trabajos, a menudo publicados por entregas31, en los que se reafirma el papel que históricamente ha desempeñado España en el Norte de África, o bien se promociona la actuación militar y la gestión colonial con análisis sobre las mejoras introducidas en el país magrebí32. Ámbitos como el de la educación, la arquitectura, la agricultura y ganadería, etc., serán abordados desde esta óptica colonial africanista de carácter civilizador.

  • 33 Para más información sobre la diversidad ideológica que presentaba este movimiento, véase GIL GRIMA (...)

25De esta última afirmación, cabe colegirse que la Revista de Tropas Coloniales fue mucho más que el órgano portavoz de los militares africanistas. Constituyó uno de los principales medios de expresión del africanismo español de la época, de marcada tendencia marroquí, que propugnaba los éxitos de la labor civilizadora de España en el Norte de África y su papel de potencia colonial en virtud de sus lazos históricos y culturales con el mundo árabe. De forma que el ideario africanista, con sus diferentes corrientes y tendencias, también estuvo muy presente en la revista33.

  • 34 Sobre la fructífera participación de Rodolfo Gil Benumeya en la Revista de Tropas Coloniales, véase (...)
  • 35 Para más información, véase GIL GRIMAU, Rodolfo, « Evolución del pensamiento africanista español an (...)
  • 36 El comandante García Figueras rubricaba sus artículos unas veces con su nombre real y otras con su (...)
  • 37 Por su visión crítica de la política colonial, recomendamos la lectura de las siguientes monografía (...)
  • 38 En árabe « el médico cristiano », en referencia a su condición de extranjero en Marruecos.
  • 39 Véase al respecto MARTÍN CORRALES, Eloy, « Marruecos y los marroquíes en la propaganda oficial del (...)

26Incipientes figuras del africanismo español como Rodolfo Gil Benumeya34 y los que conformarían posteriormente, junto a José Mª Cordero Torres, la pléyade del africanismo franquista35 : Enrique Arqués, José Díaz de Villegas y Tomás García Figueras36 participaron activamente en sus páginas, aportando una dimensión academicista y menos militarista a los contenidos de la publicación. Se trata de un pequeño listado al que habría que añadir otros muchos nombres, como el del conocido médico militar Víctor Ruiz Albéniz37, que actuaba como corresponsal y firmaba sus crónicas con el pseudónimo de « el Tebib Arrumi »38. Y, por supuesto, el del afamado Mariano Bertuchi, el pintor de Marruecos y principal imagen propagandística del protectorado español durante el franquismo39, quien realizaría todas las portadas desde enero de 1924 hasta octubre de 1927. Bertuchi colaboró desde el primer momento al compartir buena parte de los presupuestos ideológicos de los responsables de la revista, y su contribución, incluyendo numerosas ilustraciones en páginas interiores, dotó a la publicación de calidad gráfica y, sobre todo, de un mayor atractivo al mensaje ideológico que se transmitía al lector.

27No obstante, son las « reflexiones militaristas », las crónicas y escritos redactados por este grupo de militares africanistas que posteriormente tendrán una destacada participación en el golpe de Estado de 1936 y la instauración del régimen franquista : Gonzalo Queipo de Llano, José Enrique Varela Iglesias, Emilio Mola y Francisco Franco Bahamonde, las que van a centrar nuestra atención.

Principales reflexiones militaristas durante el septenio primorriverista (1923-1930)

28Como hemos comentado, la revista nacía en un momento especialmente delicado para los militares africanistas, cuyo descontento con lo acontecido y con las medidas que podría adoptar el gobierno de Primo de Rivera condujo a que algunos de sus más conocidos representantes tomaran la pluma y, a modo de improvisados cronistas y periodistas, plasmaran sus quejas, pero también su ideario político, ideológico y militar con respecto al Protectorado.

29Hasta que no se hubo conseguido la pacificación completa del territorio (julio de 1927), la temática abordada en las páginas de la revista pueden resumirse en dos grandes cuestiones : ¿cuáles han sido las causas de la debacle española en Marruecos ? y ¿qué tipo de actuación debía impulsar el gobierno español en su protectorado ? La respuesta a sendos interrogantes admitía pocas dudas en la opinión de los africanistas : la decadencia de la clase política y sus titubeos con respecto al despliegue de una política colonial continuista y de corte militar habían resultado tan perjudiciales como el intentar llegar a acuerdos diplomáticos con los rebeldes. Ante la situación imperante desde Annual, la solución estribaba en reorganizar el Ejército, dotarles de mayores medios y relanzar la ofensiva en ambos frentes para derrotar al enemigo y vengar las afrentas sufridas. Esto sería, grosso modo, lo que cabría extraer de los testimonios de nuestros particulares cronistas.

  • 40 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « Nuestro propósito », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (enero de 19 (...)
  • 41 Ibídem.
  • 42 Ibídem.
  • 43 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « Nuestro propósito », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (enero de 19 (...)

30Así, en el primer editorial de la revista, Queipo de Llano establecía las líneas discursivas del resto de colaboradores. En primer lugar, defendía la figura del Rey, al que rendía « adhesión incondicional »40. De esta forma rechazaba que la actuación del soberano y de sus militares más allegados, entre ellos Fernández Silvestre, hubieran sido irresponsables. En segundo término, mostraba su público apoyo y cooperación al Directorio « en su labor de regeneración de las instituciones españolas »41, sin llegar a mencionar siquiera la política colonial. A continuación, apelaba a la experiencia para aprender de los errores cometidos en Marruecos y anunciaba el nacimiento de la revista como tribuna donde dicha experiencia tuviera la mayor difusión posible, con el fin de que los soldados que hubieran de llegar a Marruecos « adquirieran un concepto aproximado de la idiosincrasia »42 que imperaba en suelo marroquí. Es decir, abogaba por la remilitarización del protectorado. Finalmente, testimoniaba la « profunda veneración » por los que habían derramado su sangre, « cuya senda todos seguiremos sin vacilar, cuando la ocasión se presente »43. Con esta última alusión urgía a actuar y a reiniciar los combates.

31En un segundo editorial, Queipo arremetía contra todos aquellos que habían atribuido al Ejército la única responsabilidad de lo acontecido en las colonias americanas y en Marruecos : políticos, intelectuales y miembros de las Juntas de Defensa son recriminados por su actitud y por confundir a la opinión pública.

32En primer lugar, acusa a la clase política de la crisis del 98 y del anti-militarismo que suscitó entre la población española. Un anti-militarismo entendido como anti-patriotismo :

  • 44 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « El problema de Marruecos al aparecer la Revista de Tropas Coloniales », (...)

« El divorcio que los políticos parecían tener interés que existiese entre los gobiernos y el pueblo, al que engañaron tratándole como eterno menor de edad, fue la causa de que la pérdida de nuestro imperio colonial trajese consigo la enorme depresión que sufrió el espíritu español hasta entonces vigoroso y dispuesto siempre al sacrificio por la Patria ; espíritu que se procuró abatir aún más por algunos intelectuales »44.

33A estos últimos, que habían abogado por la necesidad de evitar un mayor derramamiento de sangre evitando nuevas aventuras coloniales, Queipo los interpreta en clave opositora, simplificando el discurso en una dialéctica de enfrentamiento personal : están contra el Ejército ; consideración bajo la que subyace la incapacidad para realizar un análisis más profundo de las causas y consecuencias de lo acontecido en Cuba y, sobre todo, en Marruecos. En su argumentación lineal, relaciona a sus « enemigos » : los intelectuales, los políticos y las Juntas de Defensa :

  • 45 Ibídem.

« Sea cual sea la causa de esta hostilidad de los intelectuales contra el Ejército, no hay duda que exacerbada por la actuación, caprichosamente interpretada, de las Juntas Militares, que cuando así convino a los políticos las hicieron cabalgar, como Santiago, aún después de muertas, fue otro de los factores que agravaron el problema »45.

34También los medios de comunicación y la información que se daba sobre las campañas es otro elemento criticado por Queipo. En su intervención, confunde la información veraz, por muy desoladora que sea para los intereses españoles, con el deseo de dañar y desanimar a las tropas y a la sociedad española. A ambas se las mediatiza contra un Ejército cuya autoridad se socava injustamente y contra unas operaciones militares que resultan, en su opinión, de obligado cumplimiento :

  • 46 Ibídem.

« Desde el principio de nuestra actuación en Marruecos en cumplimiento de honrosos e ineludibles compromisos internacionales nuestros escritores sintieron el prurito de poner al descubierto todas las lacras de nuestra organización, no para aplicarlas el medicamento apropiado, sino para emponzoñarlas como si tuviesen interés en debilitar el débil organismo en el que aparecían. Con informes equivocados, admitidos quizás con excesiva ligereza, extraviaron a la opinión pintándole la empresa que habíamos de acometer con los más negros colores, proclamando su absoluta ineficacia »46.

35Y va más allá :

  • 47 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « El problema de Marruecos al aparecer la Revista de Tropas Coloniales », (...)

« La prensa debe hacer examen de conciencia y disponerse a ayudar a conducir al pueblo, porque su asistencia es la más indispensable para la resolución del problema (…) Ese enorme poder debe ejercerse siempre haciendo escuela de Patriotismo »47.

36Este es, precisamente, el leitmotiv de la revista : enaltecer el espíritu de los españoles y unificarlo en torno a la necesidad de restaurar el honor perdido, cumplir con los compromisos internacionales y ejercer nuestra misión civilizadora como potencia colonial. En este contexto, la negociación política o la interrupción de las campañas son interpretados como debilidad :

  • 48 Ibídem.

« Sin darse cuenta, políticos e intelectuales, del gravísimo perjuicio que causaban haciendo endémico un mal que hubiera podido resolverse con la terapeútica de energía apropiada aplicada en momentos oportunos, indujeron a los gobiernos a salir del paso obligando al Mando a no tener bajas por ningún concepto ¡oh, debilidad eterna de nuestros gobiernos ! »48.

37Y continúa con un fragmento que explica con gran precisión el sentimiento de humillación que para ellos supone el repliegue o la retirada, aunque éstos formen parte de una estrategia a medio plazo. Una vez más, apreciamos la incapacidad de concebir una planificación más compleja, completa y garantista como fue la de Primo de Rivera, frente a la impetuosidad e irresponsabilidad de la campaña de 1921 y sus terribles consecuencias. A propósito de la prudencia que exigían a los altos mandos para evitar un derramamiento innecesario de sangre, Queipo responde :

  • 49 Ibídem.

« Eso era lo mismo que condenarnos a la inacción, a colocarnos a la defensiva ante un enemigo osado y aguerrido, eterno adorador de la bizarría, que sintió acrecentado su entusiasmo y su espíritu de acometividad a lo que contribuían las informaciones de prensa, propagadoras de las luchas intestinas de nuestras clases directoras en relación con este problema y la campaña abandonista fundada en nuestra supuesta impotencia »49.

38En la misma línea se expresaba el por aquel entonces teniente coronel Francico Franco. Los escritos que entre 1924 y 1928 publicó en las páginas de la revista mostraban su firme convicción de que el problema marroquí era de índole militar y que sólo utilizando esta vía podía alcanzarse la paz en el Protectorado :

  • 50 FRANCO, Francisco, « Pasividad e inacción », in Revista de Tropas Coloniales, nº 4 (abril de 1924), (...)

« Por más que queramos definir el protectorado marroquí, por mucho que ansiemos la paz de Marruecos, de hecho existe un problema militar que solucionar, una guerra en que vencer, y en ella, la inacción y la pasividad conducen irremisiblemente a ser vencidos (…) Aquellos procedimientos de atracción y política, aun útiles y necesarios, sometido el enemigo o vencidos sus focos de rebeldía, son perjudiciales cuando en nuestro frente se mantiene latente el fuego de la guerra (…) toda suavidad y política en esos momentos es dejar impunes las agresiones… »50.

39En consecuencia, reclamaba reiniciar las operaciones militares en la zona oriental y en la occidental :

  • 51 Ibídem.

« La derrota de Anual ha sido fatal enseñanza para los indígenas (…) La psicología de los pueblos beréberes, fanáticos e impresionables, imprime grandes cambios en la actitud de las kabilas, y basta un jefe prestigioso o Santón melenudo para turbar y aun levantar kabilas y aduares… Aceptan con resignación coránica el mando del más fuerte, pero aprovechan toda ocasión para recobrar su independencia. (…) el tiempo corre…, la historia se repite…, y lo mismo en las montañas del Atlas que en los riscos del Rif y de Yebala sigue perenne el odio de la raza, y sus rescoldos, solo esperan el viento de un azar para arrancar la llama… »51.

  • 52 Sobre el tenso encuentro mantenido el 18 de julio, véanse los análisis de GÓMEZ-JORDANA SOUZA, Fran (...)
  • 53 FRANCO, Francisco, « Xauen, la triste », in África. Revista de Tropas Coloniales, nº 19 (julio de 1 (...)

40La respuesta del Directorio no fue la esperada : Primo de Rivera seguía intentando la vía diplomática con Raisuni al tiempo que continuaba con la retirada de tropas en la zona occidental. Por lo que respecta a la oriental, cuando en julio de ese mismo año de 1924 realizó una visita oficial al campamento de Ben Tieb, base de la Legión, el recibimiento dispensado por Franco, Varela y otros compañeros, quienes le comunicaron su negativa a retroceder un ápice de terreno52, provocó que el general, consciente de que necesitaba el apoyo de los africanistas, realizara una nueva concesión : renunció parcialmente al repliegue de efectivos en la región. La creación de la llamada línea Primo de Rivera, entre septiembre y noviembre de ese mismo año, hizo que ciudades como Chauen pasaran a estar bajo dominio rifeño, generando el descontento de los africanistas y su reflejo en la publicación53.

  • 54 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « Hablemos de recompensas », in Revista de Tropas Coloniales, nº 3 (marzo (...)
  • 55 MOLA, Emilio, « Los primeros Regulares », in Revista de Tropas Coloniales, nº 6 (junio de 1924), s. (...)

41Este inestable equilibrio se mantuvo gracias al aislamiento en el que aún se encontraban los africanistas con respecto a la Península, y al talante conciliatorio de Primo, quien realizó una serie de gestos para atraerse al grupo. Así, tras publicar Queipo un artículo de opinión en marzo de 1924 en el que solicitaba que se restableciera el antiguo sistema de promociones y ascensos por méritos de guerra54, apenas dos meses más tarde, el Directorio derogaba la normativa vigente desde 1918. Del mismo modo, cuando Mola recordaba el importante papel de los Regulares en un artículo publicado en junio de 192455, menos de un año después, en abril de 1925, se decretaba el establecimiento de recompensas con el que se favorecía a las fuerzas de choque. Dos medidas de gran calado militar y político, a las que se sumaron, en agosto de 1925, que la Revista de Tropas Coloniales fuera declarada « de utilidad » por el Ministerio de la Guerra (D.O. 178 de 12 de agosto de 1925), y que en el mes de diciembre, un viejo conocido de los africanistas con el que compartían buena parte de sus posiciones con respecto a Marruecos, el general Sanjurjo, fuera designado nuevo Alto Comisario.

  • 56 GOICOECHEA, Antonio, « Alhucemas y los Beniurriaglis », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (ener (...)
  • 57 GOICOECHEA, Antonio, « Alhucemas y los Beniurriaglis », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (ener (...)
  • 58 FRANCO, Francisco, Papeles de la guerra de Marruecos: Diario de una bandera, La hora de Xauen, Diar (...)

42A pesar de estas y otras concesiones, las presiones para evitar el repliegue táctico y pasar directamente a una ofensiva a gran escala no cesaron desde el primer número de la publicación. En enero de 1924 se instaba a ocupar Alhucemas y vengar la afrenta infringida : « Hay que cumplir con la obligación de lealtad y de patriotismo de decir a la opinión pública la verdad. Y la verdad es que es necesario llegar a Alhucemas »56. Esta necesidad se argumentaba en base a factores militares, políticos y económicos. Desde el punto de vista militar, se aludía que « el germen eterno de insurrección está en Beni Urriaguel, y allí hay que ir a buscarle y vencerle (…) mientras ese vivero de odio subsista, la insurrección seguirá latente y no tendrá España paz »57. En la misma línea se expresaba Franco : « Alhucemas es el foco de la rebelión antiespañola, es el camino a Fez, la salida al Mediterráneo, y allí está la clave de muchas propagandas que terminarán el día que sentemos el pie en aquella costa »58.

  • 59 GOICOECHEA, Antonio, « Alhucemas y los Beniurriaglis », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (ener (...)

43En cuanto al factor político, además de romper la continuidad entre la zona oriental y la occidental, se aducía la « demostración de una superioridad militar y moral, que es requisito indispensable para el ejercicio del protectorado (…) Al alma musulmana no se la conquista por el camino del convencimiento suasorio, sino de las impresiones vivas y fuertes »59. Por lo que respecta al elemento económico, se justificaba por la fertilidad del terreno y la presencia de minas ferruginosas aún sin explotar, además de por ser el nexo entre los ferrocarriles que conectaban la zona occidental (Tetuán – Ceuta) con la oriental (Drius – Melilla).

44A pesar de las justificaciones anteriores, se trataba de una medida cuanto menos temeraria, dadas las circunstancias. El patriotismo y el espíritu de sacrificio, unidos a la aspiración de restaurar el honor del Ejército parecían estar por encima del sentido común, que dictaba prudencia, y de las enormes carencias que presentaban las tropas.

  • 60 El primer proyecto de desembarco se gestó en 1911, como recoge GODED, Manuel, Marruecos: las etapas (...)
  • 61 PRIMO DE RIVERA, Rocío, Los Primo de Rivera. Historia de una familia, Madrid, La Esfera de los Libr (...)

45La respuesta del Directorio a estas presiones fue conciliatoria pero firme en este punto. Era obvio que Alhucemas constituía un punto estratégico vital60 y que, como Primo de Rivera llegó a afirmar con un lacónico : « O se abandona Marruecos o se domina »61, había que optar por una solución definitiva. Ante la imposibilidad de llevar a cabo la política abandonista por la que él mismo había abogado antes de llegar al poder debido a las presiones internas, pero también a la coyuntura internacional del momento, llevó a concebir una nueva estrategia que pasaba por un repliegue táctico inicial para asegurar, en un futuro, el éxito de las operaciones ofensivas.

  • 62 Para más información sobre el proyecto y su ejecución, véase MARÍN ARCE, José Mª, « Proyecto de des (...)

46Consciente de que el problema rifeño lo había llevado al poder de la misma manera que podría apartarle de él, el general decidió actuar en el momento preciso y no delegar en nadie que pudiera poner en peligro las operaciones. Desde el 16 de octubre de 1924 hasta el 2 de diciembre de 1925, dirigió personalmente todas las maniobras en calidad de alto comisario y general en Jefe del ejército de África. El desembarco de Alhucemas se culminó con éxito, el 8 de septiembre de 1925, gracias a la organización pormenorizada orquestada por Primo y a la colaboración hispano-francesa entre el español y el general Pétain62.

  • 63 Anuncio publicado a toda página en África. Revista de Tropas Coloniales, nº 29 (mayo de 1927), p. 1 (...)

47Entretanto, los responsables de la publicación continuaban ejerciendo el proselitismo a través de atractivos llamamientos para alistarse en el Tercio, donde « podía llegarse a capitán con alimentación sana y abundante y vestuario de buena calidad, práctico y vistoso »63.

  • 64 Véase al respecto el artículo de VARELA, Enrique, « Temas militares de la Paz: las Intervenciones, (...)

48Finalmente, en julio de 1927, la revista abría su edición con la Orden General de 10 de julio con el comunicado de alto el fuego dando por concluida oficialmente la guerra de Marruecos. Comenzaba entonces una nueva lucha por consolidar las posiciones que estos militares habían conseguido ejercer en el organigrama político-militar del protectorado, frente al carácter civilista que se preconizaba para la Administración colonial. Artículos como el del entonces teniente coronel Varela exponían de nuevo las tesis ya conocidas de la importancia de los militares aun en tiempos de paz, debido a su experiencia y su conocimiento de la realidad marroquí, frente a un civil recién llegado de la Península64.

  • 65 Para más información, consúltese JACKSON, Gabriel, La República española y la Guerra Civil, Barcelo (...)
  • 66 Como ponen de manifiesto, entre otros, ALCARAZ, Ignacio, Entre España y Marruecos. Testimonio de un (...)
  • 67 Sobre el origen y la evolución del carácter de las intervenciones, véase VILLANOVA, José Luis, Los (...)
  • 68 Como recoge NERÍN, Gustau, La guerra que vino de África, Madrid, Crítica, 2005, p. 108, durante el (...)

49Los sucesivos gobiernos republicanos no hicieron sino fomentar la unidad y fortaleza de estos militares en tierras norteafricanas, pues desarrollaron una política diametralmente opuesta en la metrópoli y en la colonia. Mientras en la primera trataban de implantar un nuevo modelo social65, en el protectorado marroquí desarrollarían una política continuista con respecto a la política indígena66, y fracasarían en su intento de promocionar las intervenciones civiles frente a las militares67, al tiempo que autorizaban la concentración de militares africanistas en los puestos de poder de la Alta Comisaría y de las comandancias de Ceuta y Melilla68.

  • 69 PRESTON, Paul, Franco « Caudillo de España », Barcelona, Grijalbo Mondadori, 1998, p. 42.

50Desde 1934, año de la conquista de Ifni, de la abierta resistencia a la implantación de interventores civiles en detrimento de los militares, y de la represión de la revuelta obrera asturiana, el Protectorado se convirtió en el principal bastión de este grupo de africanistas. Como señalan algunos autores, desde octubre de este mismo año de 1934, el camino que condujo a la guerra civil no tenía marcha atrás posible69.

51Los últimos años de la revista en su segunda etapa desvelan una inusitada tranquilidad en sus reivindicaciones, antaño persistentes, que resulta especialmente significativa. Si la Revista de Tropas Coloniales nacía con la necesidad de dar a conocer la voz de los militares africanistas, una década después, su posición estaba mucho más consolidada hasta el punto de que no necesitaban de sus páginas para hacerse oír y respetar. En este sentido, la génesis y evolución de la publicación discurre paralela a la creciente preeminencia del Ejército de África en los destinos políticos del país. Una influencia que no puede entenderse, como tampoco el final de la Restauración, o el advenimiento de la dictadura primorriverista, sin el protectorado marroquí.

Haut de page

Document annexe

Haut de page

Notes

1 Para más información sobre la repercusión de las campañas de Marruecos en la opinión pública y sociedad españolas, consúltese BACHOUD, Andrée, Los españoles ante las campañas de Marruecos, Madrid, Espasa Calpe, 1988.

2 Sobre la ingente bibliografía existente en torno a Annual y las campañas del Rif, véase ALLOUH, Mohammed, Le Rif face aux visées coloniales: 1921-1927, Casablanca, Fondation du Roi Abdul-Aziz Al Saoud pour les études islamiques et les sciences humaines, 2004.

3 En el caso de Annual, gran parte de los autores estima entre 8.000 y 10.000 el número total de víctimas españolas en el territorio: BALFOUR, Sebastián, Abrazo mortal. De la guerra colonial a la Guerra Civil en España y Marruecos (1909-1939), Barcelona, Península, 2002, p. 146; BU‛AYYĀŠĪ, Aḥmad, Al-ḥarb al-Rif al-taḥrīrīya wa marāḥil al-niḍāl, Tánger, 1974, tomo 2, p. 108; RUIZ ALBÉNIZ, España en el Rif (1908-1921), UNED, Centro asociado de Melilla, 1999, p. 78; y VILLALOBOS, Federico, El sueño colonial. Las guerras de España en Marruecos, Barcelona, Ariel, 2004, p. 296. Este último se basa, aunque no lo cite, en los datos recogidos en el discurso pronunciado por Indalecio Prieto en el Congreso de los Diputados en octubre de 1921. En cuanto al número total de fallecidos durante las campañas del Rif, IBN ‛AZZŪZ ḤAKĪM, Muḥammad, Ma‛araka Anwāl (21 yūliūz 1921) bi-munāsiba dikra-hā al-sitīnīya, Rabat, al-Sāḥil, 1981, pp. 165-170, establece una cifra de 25.790 para el total de las bajas, incluyendo heridos, acaecidas en el bando español durante toda la campaña del Rif, también conocida en la historiografía marroquí como tercera guerra del Rif.

4 Véase al respecto FUSI, Juan Pablo y NIÑO RODRÍGUEZ, Antonio (coords.), Antes del desastre: orígenes y antecedentes de la crisis del 98, Madrid, Universidad Complutense, 1996.

5 El buque Lázaro con destino a Melilla tuvo que ser acordonado cuando las guarniciones de Navarra, Guipúzcoa y Vizcaya, se negaron a embarcar. El barco zarpó al día siguiente, pero los disturbios protagonizados por los contingentes de reclutas continuaron en la ciudad. Los detenidos fueron indultados por el Gobierno ante las presiones de algunos diputados y de buena parte de la sociedad española de la época. El episodio constituía una señal de aviso ante la que medios tan tradicionales como el ABC, en sus ediciones del 24, 25 y 26 de marzo, no escatimaron descalificativos a lo que consideraban una « insubordinación de tinte nacionalista ».

6 Obsérvese la coincidencia entre las carencias señaladas por BENSUSAN, Samuel Levy, « Morocco, the Powers and the Financiers », in Contemporary Review, nº 100 (1911), pp. 191-193, y las que una década más tarde se recogieron en la Comisión de Responsabilidades y en el informe Picasso, frutos ambos del desastre de Annual.

7 VV., El Expediente Picasso. Las sombras de Annual, Madrid, Almena, 2003.

8 Como señalan HALL, Michael C., « El rey imaginado. La construcción política de la imagen de Alfonso XIII », in MORENO LUZÓN, Javier (ed.), Alfonso XIII: un político en el trono, Madrid, Marcial Pons, 2003, p. 78 y MADARIAGA, Mª Rosa de, En el barranco del Lobo: las guerras de Marruecos, Madrid, Alianza, 2005, p. 161, además de los artículos de Unamuno y otros intelectuales de la época en los que se recogían los rumores de dicha implicación, en discursos como el del diputado socialista Julián Besteiro, pronunciado el 3 de noviembre de 1921, se acusaba abiertamente a la Monarquía de ser la máxima responsable del desastre.

9 Para más información sobre la génesis y reivindicaciones de las Juntas, véase el capítulo 8 de PAYNE, Stanley G., Politics and the Military in Modern Spain, Stanford University Press, 1967, pp. 123-151. Sobre la contribución de las Juntas a la convulsa situación política de la España de la época, consúltese GARCÍA QUEIPO DE LLANO, Genoveva, El reinado de Alfonso XIII. La modernización fallida, Madrid, Temas de Hoy, 1996, pp. 56-58 y SECO SERRANO, Carlos, Alfonso XIII y la crisis de la Restauración, Barcelona, Ariel, 1979, pp. 117-130.

10 Entre los autores que recogen la brutalidad con la que se empleaban estos cuerpos del ejército español, véase los testimonios recogidos por BALFOUR, Sebastian, Abrazo mortal. De la guerra colonial a la Guerra Civil en España y Marruecos (1909-1939), Barcelona, Península, 2002, pp. 242-243 y MADARIAGA, Mª Rosa de, Abd el-Krim el Jatabi. La lucha por la independencia, Madrid, Alianza, 2009, pp. 219-220. Las atrocidades cometidas fueron silenciadas durante muchos años y posteriormente justificadas con diversos y manidos argumentos, entre ellos el de la supuesta barbarie practicada por el enemigo y, sobre todo, el de impartir « justicia » a los responsables de Annual.

11 Para más información, remitimos a tres obras de referencia que no han perdido vigencia: QUEIPO DE LLANO, Genoveva, El reinado de Alfonso XIII. La modernización fallida, Madrid, Temas de Hoy, 1996 y SECO SERRANO, Carlos, Alfonso XIII y la crisis de la Restauración, Barcelona, Ariel, 1979 y SECO SERRANO, Carlos y TUSELL, Javier, La España de Alfonso XIII: El Estado y la política (1902-1931), vol. XXXVIII/1 de la Historia de España de Ramón Menéndez Pidal, Madrid, Espasa Calpe, 1995.

12 En este sentido, TUSELL, Javier, Radiografía de un golpe de Estado: el ascenso al poder del general Primo de Rivera, Madrid, Alianza, 1987, p. 267, subraya que cuando Primo se sublevó contra el Gobierno, éste hacía tiempo que había sido derrotado.

13 En su afán conciliatorio y con la intención de causar los menos estragos posibles, la celeridad que imprimió Primo de Rivera al proceso hizo que el expediente se archivara sin haberse podido depurar todas las responsabilidades y que permaneciera oculto a la opinión pública hasta el advenimiento de la II República. Fue entonces cuando, como medida propagandística del nuevo régimen, se hizo público junto con el informe de la Comisión de Responsabilidades. El Rey fue procesado y condenado in absentia en las Cortes el 19 y el 20 de noviembre de 1931, por el delito de haber incurrido en el delito de lesa majestad contra la soberanía del pueblo. Para más información, véase LEGUINECHE, Manuel, Annual. El desastre de España en el Rif (1921), Madrid, Alfaguara, 1997, pp. 102-103; PANDO, Juan, Historia secreta de Annual, Madrid, Temas de Hoy, 1999, p. 312; SECO SERRANO, Carlos, Alfonso XIII y la crisis de la Restauración, Barcelona, Ariel, 1979, p. 158 y SECO SERRANO, Carlos y TUSELL, Javier, La España de Alfonso XIII: El Estado y la política (1902-1931), vol. XXXVIII/1 de la Historia de España de Ramón Menéndez Pidal, Madrid, Espasa Calpe, 1995, p. 29.

14 Para más información sobre el movimiento de resistencia armada del cherife y sus relaciones con los responsables coloniales españoles, véase: HARRIS, Walter B., Morocco that Was, London, W. Blackwood and Sons, 1921, pp. 179-263; IBN ‛AZZŪZ ḤAKĪM, Muḥammad, Nadwa ‛alamīya ḥawla al- šarīf al-Raysūnī wa-l-muqāwama al-maslaḥa fī šamāl al-garbī (1913-1924), Rabat, Maṭba‛a Miṯāq al-Magrib, 1995 y TESSAINER Y TOMASICH, Carlos F., El Raisuni, aliado y enemigo de España, Málaga, Algazara, 1998.

15 Entre la ingente producción dedicada a la rebelión rifeña, traemos a colación las siguientes: AMIZYĀN, Muḥammad, Muḥammad ‛Abd al-Karīm al-Jaṭṭābī. Ā’rā’ wa mawāqif (1926-1963), Rabat, Manšūrāt Ijtilāf, 2002; IBN ‛AZZŪZ ḤAKĪM, Muḥammad, Ma‛ārik al-tawra al-rīfīya, Rabat, Mu'assasa ‛Abd al-Jāliq al-Ṭurrīs, al-Sāḥil, 1983; MADARIAGA, Mª Rosa de, España y el Rif: crónica de una historia casi olvidada, Ciudad Autónoma de Melilla, 1999; PENNELL, Charles R., La guerra del Rif. Abdelkrim el-Jattabi y su Estado rifeño, Consejería de Cultura de la Ciudad Autónoma de Melilla, Servicio de publicaciones, 2001 y TAHTAH, Mohamed, Entre pragmatisme, réformisme et modernisme: le rôle politico-religieux des Khattabi dans le Rif (Maroc) jusqu'à 1926, Lovaina, Peeters Publishers, 2000.

16 Como señala GARCÍA FIGUERAS, Tomás, Marruecos: la acción de España en el Norte de África, Barcelona, Ediciones Fe, 1944, p. 144, la dualidad existente entre la vertiente militar y la civil en los planteamientos de la política española en Marruecos fue una de las principales lacras que explicaría, en gran medida, la esterilidad de la política colonial española en su protectorado marroquí.

17 GÓMEZ JORDANA-SOUZA, Francisco, La tramoya de nuestra actuación en Marruecos, Madrid, Editora Nacional, 1976, p. 56, afirma que Primo se mostraba partidario de una acción militar no militarista. En este mismo sentido, SECO SERRANO en el prólogo a GÓMEZ-JORDANA PRATS, Rafael, Milicia y Diplomacia. Los diarios del Conde de Jordana (1936-1944), Burgos, Dossoles, 2002, p. 14, sostiene que el general consideraba que en ese momento las operaciones militares eran “ineludibles” para hacer posible el protectorado civil.

18 La necesidad de conjugar la acción política con la militar en una línea continuista ajena a los vaivenes políticos de la metrópoli ya había sido señalada por el general Gómez Jordana, alto comisario entre 1915 y 1918, como la única manera de dominar el territorio y de ejercer una auténtica política colonial en Marruecos. Para más información, véase GÓMEZ-JORDANA SOUZA, Francisco, La tramoya de nuestra actuación en Marruecos, Madrid, Editora Nacional, 1976.

19 Nos referimos al último número de su segunda etapa, a los que habría que añadir los nueve de la primera (enero – septiembre de 1924).

20 Sobre esta cuestión, véase VELASCO DE CASTRO, Rocío, « La imagen del “moro” en la formulación e instrumentalización del africanismo franquista », in Hispania vol. 73. En prensa.

21 Una de las mejores muestras de dicho pragmatismo la encontramos en las llamadas políticas de sustitución, como ponen de manifiesto ALGORA WEBER, Mª Dolores, « El aislamiento exterior de España: las “políticas de sustitución en el régimen de Franco », in Critica Storica-Bolletino, Arte, Scienze, Economia, vol. XXVIII (1990), pp. 881-892.

22 Según WOOLMAN, David S., Abd el-Krim y la guerra del Rif, Barcelona, Oikos-Tau, 1988, p. 138.

23 Alocución de 25 de marzo de 1917 con motivo de su recepción en la Real Academia Hispano Americana de Ciencias y Artes de Cádiz. La prensa recogía las declaraciones del por aquel entonces gobernador militar de la ciudad y alababa, matizaba o censuraba sus contenidos de manera directa o indirecta, en función de la línea editorial del medio. Así, el conservador moderado de mayor tirada en el país, La Correspondencia de España (26 de marzo de 1917, p. 1), mencionaba que había sido un « discurso elocuentísimo, que fue aplaudido justamente ». Más comedido se mostró el también conservador La Época (26 de marzo de 1917, p. 3), que lo describió como « interesante y delicado ». Al contrario que el republicano El Globo (27 de marzo de 1917, p. 1), que lo definía de manera entusiasta como « brillante discurso ». Entre las críticas, encontramos las del ultra-católico Siglo Futuro (26 de marzo de 1917, p. 1), que incluía fragmentos no recogidos en otros medios, y los tildaba de « atrevidas consideraciones sobre nuestra acción en Marruecos ». Y finalmente, las del liberal Heraldo de Madrid (27 de marzo de 1917, p. 2), que titulaba « ¿General relevado? », al censurar la defensa del abandonismo en África, lo que constituía una « campaña iniciada y sostenida por la extrema izquierda, y que hoy cuenta con un adalid entusiasta en el general Primo de Rivera ». No obstante, en la cuestión de Gibraltar, el rotativo reconocía que se trataba de « un tema interesante ».

24 Intervención en el Senado el 25 de noviembre de 1927 del por entonces teniente general del Ejército y flamante capitán general de Madrid con motivo de las discusiones iniciadas en el Parlamento acerca del desastre de Annual. Por lo que respecta a la valoración de la prensa, La Época (26 de noviembre de 1921, pp. 1-2), incluye completa la intervención, que considera « de una sinceridad inoportuna », aunque « no le falta razón y presta un gran servicio advirtiéndolo ». Por su parte, La Correspondencia de España (26 de noviembre de 1921, p. 5), publica las réplicas al discurso. Más conciliador se muestra el diario castrense de tendencia moderada La Correspondencia Militar (26 de noviembre de 1921, p. 1), al restar trascendencia a las palabras del general y defender su derecho a intervenir en la cuestión, aunque se muestra contrario a sus puntos de vista. En el otro extremo, el republicano La Voz (25 de noviembre de 1921, p. 3), lo califica de « sensacionalísimo discurso ». Y finalmente, el también republicano El Sol (26 de noviembre de 1921, p. 3), lo califica de « sorpresa desagradable para el Gobierno ». Nótese que el monárquico y conservador ABC evitó emitir tanto en 1917 como ahora, en 1921, cualquier juicio de valor al respecto.

25 Como menciona MORALES LEZCANO, Víctor, El colonialismo hispano-francés en Marruecos (1898-1927), Universidad de Granada, 2002, p. 173, n. 46, la idea del repliegue español a los puntos de la costa era de origen maurista. Por lo que respecta al canje definitivo de plazas, como recuerda CAJAL, Máximo, Ceuta, Melilla, Olivenza y Gibraltar: ¿dónde acaba España?, Madrid, Siglo XXI, 2003, pp. 15, 109 y 162, se remontaba a un cuarto de siglo antes, cuando el general Prim cursó idéntica propuesta al gobierno británico, quien la rechazó en sendas ocasiones. Para más información sobre la génesis y evolución de las tesis primorriveristas, véase SUEIRO, Susana, España en el Mediterráneo. Primo de Rivera y la “Cuestión Marroquí”, 1923-1930, Madrid, UNED, 1992.

26 FRANCO BAHAMONDE, Francisco, Papeles de la guerra de Marruecos: Diario de una bandera, La hora de Xauen, Diario de Alhucemas, Madrid, Fundación Nacional Francisco Franco, 1986, pp. 27-29.

27 Editada entre 1902 y 1949 por el Ministerio de la Guerra en París, Revue des Troupes Coloniales presenta algunas similitudes con la publicación española, ya que ambas eran de periodicidad mensual, fueron creadas y financiadas por el gobierno de las respectivas metrópolis, sirvieron como propaganda de las operaciones militares en las colonias y modificaron posteriormente el título original con sendos añadidos (África en el caso español, y Tropiques en el francés), sin que implicara cambio alguno en la línea editorial. Para una aproximación a los contenidos y trayectoria de la revista véase el artículo rubricado por la Section d’Études et d’Information des Troupes Coloniales (SEITC), « Histoire de la Revue des Troupes Coloniales: 1902-1949 ». URL: http://www.troupesdemarine-ancredor.org/Archives/archives-Tropiques/Pages2012/Fichiers/Revue-Troupes-colo.pdf. La colección completa puede consultarse en el Centre d’Histoire et d’Etudes des Troupes d’Outre-Mer (CHETOM), en Fréjus.

28 En 1942, algunos antiguos colaboradores de la revista, como Gil Benumeya, retomaron el espíritu de la publicación inaugurando su tercera época bajo el título África. Revista Española de Colonización, que subsistió hasta los años setenta.

29 Esta información no fue publicada hasta el mes siguiente, en la última página, y junto al listado de los participantes en el segundo número.

30 Baste el ejemplo de la sección « Ecos ». Aparecida por primera vez en el n° 48 (diciembre de 1928, pp. 25-26), precedía a « Revista de Libros », con la que solían culminar gran parte de los volúmenes. No obstante, en el nº 85 (enero de 1932, pp. 8-9), se incluía entre los primeros contenidos, inmediatamente después del estudio histórico preliminar.

31 El caso más llamativo es el de Gonzalo de Reparaz, cuyo estudio histórico sobre el Estrecho de Gibraltar, fue publicado en la revista a razón de dos páginas por volumen desde el nº 37 (enero de 1928) hasta el nº 132 (diciembre de 1935).

32 Sobre esta cuestión, véase ESSAOUD, Abdelaziz, « La Revista de Tropas Coloniales: una fuente sobre la acción militar durante el Protectorado español », in VV., Actas del Coloquio Tetuán en la Documentación española del Protectorado, Tetuán, Universidad Abdelmalek Essaadi, 1998, pp. 120-124.

33 Para más información sobre la diversidad ideológica que presentaba este movimiento, véase GIL GRIMAU, Rodolfo, « Corrientes ideológicas internas en el africanismo español », in VV., Actas del Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar, Ceuta, 1988, tomo III, pp. 277-285.

34 Sobre la fructífera participación de Rodolfo Gil Benumeya en la Revista de Tropas Coloniales, véase LÓPEZ ENAMORADO, Mª Dolores, « La mirada del otro: la visión del africanismo español (el Gil Benumeya de los años veinte) », in ZAMORA ACOSTA, Elías y MAYA ÁLVAREZ, Pedro (eds.), Relaciones Interétnicas y Multiculturalidad en el Mediterráneo Occidental, Melilla, V Centenario de Melilla, 1998, pp. 261-278.

35 Para más información, véase GIL GRIMAU, Rodolfo, « Evolución del pensamiento africanista español ante la descolonización del Magrib, durante el período 1945-1975 », in GIL GRIMAU, Rodolfo (ed.), La frontera al Sur de al-Andalus. Estudios sobre la Península Ibérica y sus relaciones históricas con Marruecos, Tánger, Asociación Tetuán Asmir, 2002, pp. 49-62 y RIUDOR, Luis, « Sueños imperiales y africanismo durante el franquismo (1939-1956) », in NOGUÉ, Joan y VILLANOVA, José Luis (eds.), España en Marruecos. Discursos geográficos e intervención territorial, Lleida, Milenio, 1999, pp. 249-278.

36 El comandante García Figueras rubricaba sus artículos unas veces con su nombre real y otras con su archiconocido pseudónimo: « Vial de Morla ». Habitualmente empleaba el primero para análisis histórico-políticos y el segundo para firmar reseñas de obras relacionadas con la historia y cultura del mundo árabe e islámico, con especial atención a las dedicadas a Marruecos. Véase como ejemplo de ambos usos las secciones: « Notas » y « Libros, Revistas, Conferencias », in Revista de Tropas Coloniales, nº 138 (junio de 1936), pp. 107 y 116.

37 Por su visión crítica de la política colonial, recomendamos la lectura de las siguientes monografías: RUIZ ALBÉNIZ, Víctor, Las responsabilidades del desastre. Ecce Homo: prueba documental y aportes inéditos sobre las causas del derrumbamiento y consecuencias de él, Madrid, Biblioteca Nueva, 1922; Tánger y la colaboración franco-española en Marruecos, Madrid, 1927 y España en el Rif (1908-1921), UNED, Centro asociado de Melilla, 1994.

38 En árabe « el médico cristiano », en referencia a su condición de extranjero en Marruecos.

39 Véase al respecto MARTÍN CORRALES, Eloy, « Marruecos y los marroquíes en la propaganda oficial del Protectorado (1912-1956) », in Mélanges de la Casa de Velázquez, nº 37-1 (2007). URL: http://mcv.revues.org/2942.

40 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « Nuestro propósito », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (enero de 1924), p. 1. Posteriormente, se publicaría un número especial conmemorativo del vigésimo quinto aniversario de la llegada al trono del soberano: África. Revista de Tropas Coloniales, nº 29 (mayo de 1927).

41 Ibídem.

42 Ibídem.

43 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « Nuestro propósito », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (enero de 1924), p. 2.

44 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « El problema de Marruecos al aparecer la Revista de Tropas Coloniales », in Revista de Tropas Coloniales, nº 2 (febrero de 1924), p. 1.

45 Ibídem.

46 Ibídem.

47 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « El problema de Marruecos al aparecer la Revista de Tropas Coloniales », in Revista de Tropas Coloniales, nº 2 (febrero de 1924), p. 2.

48 Ibídem.

49 Ibídem.

50 FRANCO, Francisco, « Pasividad e inacción », in Revista de Tropas Coloniales, nº 4 (abril de 1924), p4.

51 Ibídem.

52 Sobre el tenso encuentro mantenido el 18 de julio, véanse los análisis de GÓMEZ-JORDANA SOUZA, Francisco, La tramoya de nuestra actuación en Marruecos, Madrid, Editora Nacional, 1976, p. 67 y PAYNE, Stanley G., Politics and the Military in Modern Spain, Stanford University Press, 1967, pp. 211-212.

53 FRANCO, Francisco, « Xauen, la triste », in África. Revista de Tropas Coloniales, nº 19 (julio de 1926), pp. 145-147.

54 QUEIPO DE LLANO, Gonzalo, « Hablemos de recompensas », in Revista de Tropas Coloniales, nº 3 (marzo de 1924), pp. 1-3.

55 MOLA, Emilio, « Los primeros Regulares », in Revista de Tropas Coloniales, nº 6 (junio de 1924), s.p.

56 GOICOECHEA, Antonio, « Alhucemas y los Beniurriaglis », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (enero de 1924), p. 2.

57 GOICOECHEA, Antonio, « Alhucemas y los Beniurriaglis », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (enero de 1924), p. 3.

58 FRANCO, Francisco, Papeles de la guerra de Marruecos: Diario de una bandera, La hora de Xauen, Diario de Alhucemas, Madrid, Fundación Nacional Francisco Franco, 1986, p. 74.

59 GOICOECHEA, Antonio, « Alhucemas y los Beniurriaglis », in Revista de Tropas Coloniales, nº 1 (enero de 1924), p. 3.

60 El primer proyecto de desembarco se gestó en 1911, como recoge GODED, Manuel, Marruecos: las etapas de la pacificación, Madrid, Compañía Iberoamericana de Publicaciones, 1932, p. 137.

61 PRIMO DE RIVERA, Rocío, Los Primo de Rivera. Historia de una familia, Madrid, La Esfera de los Libros, 2003, p. 191.

62 Para más información sobre el proyecto y su ejecución, véase MARÍN ARCE, José Mª, « Proyecto de desembarco en Alhucemas (1923) », in VV., Actas del Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar, Ceuta, 1988, tomo III, pp. 439-454.

63 Anuncio publicado a toda página en África. Revista de Tropas Coloniales, nº 29 (mayo de 1927), p. 127, que incluía un cuadro con los emolumentos: 5,10 pesetas diarias y 400 pesetas como prima de enganche para los soldados.

64 Véase al respecto el artículo de VARELA, Enrique, « Temas militares de la Paz: las Intervenciones, las Mehal-las y los Regulares en Marruecos », in África. Revista de Tropas Coloniales, nº 50 (febrero de 1929), p. 33.

65 Para más información, consúltese JACKSON, Gabriel, La República española y la Guerra Civil, Barcelona, Crítica, 2008.

66 Como ponen de manifiesto, entre otros, ALCARAZ, Ignacio, Entre España y Marruecos. Testimonio de una época: 1923-1975, Madrid, Catriel, 1999, p. 28 e IBN AZZUZ HAKIM, Muhammad, El socialismo español y el nacionalismo marroquí de 1900 a 1939, Tetuán, Imprenta Minerva, 1979, p. 64.

67 Sobre el origen y la evolución del carácter de las intervenciones, véase VILLANOVA, José Luis, Los interventores: la piedra angular del Protectorado español en Marruecos, Barcelona, Bellaterra, 2006.

68 Como recoge NERÍN, Gustau, La guerra que vino de África, Madrid, Crítica, 2005, p. 108, durante el llamado « bienio negro », Lerroux no sólo amnistió a los detenidos por la « Sanjurjada », sino que autorizó a todos los que lo solicitaron a reincorporarse al Ejército y, en ciertos casos, incluso les facilitó el acceso a importantes cargos.

69 PRESTON, Paul, Franco « Caudillo de España », Barcelona, Grijalbo Mondadori, 1998, p. 42.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rocío Velasco de Castro, « De periodistas improvisados a golpistas consumados : el ideario militar africanista de la Revista de Tropas Coloniales (1924-1936) », El Argonauta español [En ligne], 10 | 2013, mis en ligne le 25 juin 2013, consulté le 26 juillet 2017. URL : http://argonauta.revues.org/1590 ; DOI : 10.4000/argonauta.1590

Haut de page

Auteur

Rocío Velasco de Castro

Universidad de Extremadura

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org