Navigation – Plan du site
Livraison janvier : Médecine et presse médicale en Espagne : entre les savoirs et les pouvoirs (XIXe siècle-premier tiers du XXe siècle)

Medicina y filantropía: la revista La lepra (1904-1910) y la construcción de la Colonia-Sanatorio para leprosos de Fontilles (Alicante)

Josep Bernabeu-Mestre

Résumés

Cet article analyse le contenu de la revue La lepra (1904-1909) en tant qu’organe d’expression d’une initiative philanthropique ayant permis la création d’un sanatorium pour lépreux à Fontilles (Alicante). Dans un premier temps, le projet de construction du sanatorium sera replacé dans le contexte épidémiologique et socio-politique de l’Espagne de la première décennie du XXe siècle et l’on traitera des principaux éléments qui ont façonné ce mouvement philanthropique. Dans un second temps, cette étude mettra en évidence le processus d’articulation établi entre discours scientifique et discours philanthropique face au problème de santé publique que représentait la lèpre.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «Le retour d’un péril: la lèpre dans l’Espagn (...)

1A lo largo del siglo XIX y de las primeras décadas del XX, el continente europeo padeció las consecuencias de una pandemia de lepra. El mal de San Lázaro, omnipresente en la Europa medieval, aparecía de nuevo en zonas importantes de la Europa nórdica y de la Europa del nordeste, y de modo muy especial, en la Europa mediterránea, donde se manifestó con virulencia en diversas regiones españolas, y, de forma muy particular en tierras valencianas (las comarcas del sur de la provincia de Valencia y las del norte de la de Alicante)1.

  • 2 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «De la repressió a la profilaxi: els inicis d (...)

2En el caso español, pese a la gravedad del problema de la lepra y su dimensión epidemiológica, la repercusión social que mostraba la enfermedad, o las circunstancias de abandono que rodeaban a la mayoría de los leprosos, las medidas de aislamiento que intentó poner en marcha la administración sanitaria se caracterizaron por su ineficacia y despertaron la crítica de los higienistas. La oferta asistencial de carácter público era mínima y no reunía unas condiciones adecuadas, circunstancia que provocaba el rechazo de los leprosos a recibir dicha asistencia2.

  • 3 Garrido Herrero, Samuel, El sindicalisme catòlic a la Safor, 1900-1936. Catolicisme social i políti (...)
  • 4 Sobre la biografía y la trayectoria de Joaquín Ballester Lloret merece ser destacada la monografía: (...)
  • 5 Sobre el proyecto Fontilles se han publicado en los últimos años dos monografías que aportan una vi (...)

3En aquel contexto, en el invierno de 1901, dos figuras destacadas del movimiento político filantrópico que sustentaba las actividades del catolicismo social en la comarca valenciana de la Safor3 (una de las más afectadas por el problema de la lepra), el jesuita Carlos Ferris y el abogado Joaquín Ballester4, decidieron poner en marcha el proyecto de construcción de una leprosería que fuese capaz de dar respuesta a las necesidades materiales y espirituales de los leprosos valencianos5.

Los orígenes del proyecto Fontilles

  • 6 BALLESTER ARTIGUES (Teresa), BERNABEU-MESTRE (Josep), «Entre la filantropía i l’activitat político- (...)

4Detrás de una iniciativa privada de carácter filantrópico como la que representaba la construcción de la leprosería de Fontilles, capaz de dar respuesta al problema de salud pública que representaba la lepra, existían factores y circunstancias de naturaleza muy diversa. Entre dichos factores, conviene destacar el papel que tuvieron algunas de las instituciones más emblemáticas de la actividad política y financiera del catolicismo social de principios del siglo XX: la Revista de Gandía y las cajas de ahorro. Como es conocido, las cajas tenían una finalidad benéfica y buscaban evitar las consecuencias de la usura, al mismo tiempo que se convirtieron en un elemento fundamental para la implantación del sindicalismo católico. El proyecto de construcción de un sanatorio para leprosos se hizo público por vez primera en una asamblea de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Gandía6.

  • 7 SOLANES, Felipe, El fundador de Fontilles. R.P. Carlos Ferris, S.J., Tarragona, Junta de Gobierno d (...)
  • 8 SOLANES, Felipe, El fundador de Fontilles…., op. cit, p. 142.

5El impulsor principal de la caja gandiense fue el padre Ferris. Antes de ingresar en 1893 en la Compañía de Jesús, había llevado a cabo una intensa actividad de carácter filantrópico y una no menos intensa actividad de apostolado entre la clase obrera7. En la fundación de la Caja de Ahorros de Gandía estuvo asesorado por Joaquín Ballester, el cofundador de Fontilles, un abogado que reunía además las condiciones de «católico práctico, experimentado en la cuestión social»8.

6La Revista de Gandia jugó un papel clave en la consolidación del proyecto Fontilles. Fundado también por Carlos Ferris, en dicho semanario católico se inició a partir de 1902 una campaña propagandística que pretendía conseguir que los lectores tomaran conciencia del aumento progresivo de la lepra y de la necesidad de construir un sanatorio donde los leprosos pudiesen recibir las atenciones adecuadas:

  • 9 Revista de Gandia, 22 de marzo de 1902.

«Nos comunica nuestro corresponsal de la Rectoría que estos días ha fallecido en uno de aquellos pueblos un joven de treinta tantos años víctima de la más asquerosa enfermedad, la lepra. Sin familia, el pobre leproso había de guisar, barrer, lavar [...]. No obstante nunca se tuvo noticia de que se desesperase. Sirva de ejemplo de consuelo a los pobres para conformarse y a los ricos de estímulo para hacer algún sacrificio por estos seres desgraciados»9.

  • 10 CODINA BAS, Juan Bautista, Jaime González Castellano El hombre que soñó Fontilles (Xàbia 1832-1917) (...)

7El médico de Jávea y experimentado dermatólogo, Jaime González Castellano10, publicaba una serie de artículos en dicho semanario dirigidos a demostrar el incremento de la enfermedad, el abandono en el que vivían los enfermos y la urgencia de disponer de un lugar adecuado para tratarlos.

  • 11 Revista de Gandia, 5 de abril de 1902.

8En abril de 1902, la misma revista informaba de la reunión del Patronato de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Gandia en la que se había tratado el tema de los enfermos leprosos. En aquella reunión se aprobó la constitución de una comisión de «personas respetables, todas ellas de prestigio y representación social», encargada de conducir el proyecto de la colonia-sanatorio para leprosos con la denominación de San Francisco de Borja11.

  • 12 En relación con la fundación y los objetivos de las revistas La Lepra y Revista de Gandía, ver: SOL (...)

9Un año después, en abril de 1903, cuando estaba previsto iniciar las obras de infraestructura del sanatorio, y ante el elevado volumen de noticias sobre lepra que se publicaban, la Revista de Gandia, se decidió a crear una sección denominada Boletín de la Colonia Nacional de San Francisco de Borja para leprosos. La finalidad de la nueva sección era la de dar a conocer el nombre de las personas e instituciones que de forma progresiva comenzaban a vincularse con la leprosería e informar de la marcha de las obras. La Revista de Gandia cumplió, así, las funciones de órgano de expresión del Patronato San Francisco de Borja hasta la aparición, en abril de 1904, de la revista La Lepra12.

  • 13 Caridad Heroica. Colonia-Sanatorio de San Francisco de Borja para los Pobres Leprosos, València, Ti (...)

10Junta a la creación de la nueva revista, la acción propagandística se vio reforzada con la aparición, a principios de aquel mismo año, de la monografía Caridad heroica. La publicación tuvo una tirada de tres mil quinientos ejemplares, y tenía como principal objetivo dar a conocer las dimensiones del problema de la lepra y justificar la oportunidad de construir una leprosería. En la segunda parte de la obra, con el título de «Lepra en España», se recogían algunos de los principales trabajos que fueron publicados en España a lo largo de las últimas décadas del siglo XIX y primeros años del XX. La monografía se completaba con un capítulo titulado «Remedio al mal de lepra o Sanatorio Nacional de San Francisco de Borja», en el que se explicaba la necesidad de construir una leprosería y se argumentaba la condición de obra caritativa que debía de tener13. Para reforzar la necesidad de su construcción se recogían los testimonios de «algunos hombres de ciencia». En sus testimonios se subrayaba la colaboración necesaria entre la ciencia y la caridad o la filantropía, aunque no faltaban las denuncias sobre el abandono en que se encontraban los enfermos y la ausencia de políticas de salud adecuadas. Así lo hacía constar el doctor Angel Pulido, senador y ex-director general de Sanidad:

  • 14 Caridad heroica, op. cit., p. 151. Ángel Pulido fue uno de los sanitaristas más activos de la Españ (...)

«Los gobiernos y toda clase de autoridades sanitarias tienen abandonada la lepra en nuestro país, y siendo cada día menor la atención que se presta a los temas sanitarios, formando lamentable contraste con el interés de día en día creciente que les consagran los demás pueblos, la iniciativa particular para acudir al remedio de estas plagas públicas es la única esperanza que nos queda»14.

11Tampoco faltaban las afirmaciones que defendían la reclusión. El médico Codina Castellví no podía resultar más explícito en sus manifestaciones:

  • 15 Caridad heroica, op. cit., p. 152.

«Proclámalo la higiene pública, no sólo desde el punto de vista estético, sino desde el profiláctico, puesto que con la reclusión apropiada se evitan las visiones de esos pobres seres deformados o mutilados por tan repugnante y tenaz enfermedad como la lepra y se reducen las posibilidades del contagio»15.

  • 16 Caridad heroica, op. cit., p. 156.
  • 17 Caridad heroica, op. cit., p. 161.

12Para el presidente de la Real Academia de Medicina de Valencia, el doctor Orts, «el acto más sublime de la caridad, la acción más noble y humanitaria, era la de socorrer y dar la mano al leproso, ser infeliz que reúne todas las desgracias que el hombre puede padecer en vida»16. Por su parte, el decano de la Facultad de Medicina de Sevilla, el doctor Ramón de la Sota y Lastra, insistía en la asociación entre ciencia y caridad: «el pobre no puede obtener los beneficios de la higiene más que en un asilo levantado por la Caridad, bajo la dirección de la Ciencia»17. Una asociación que también era destacada por Faustí Barberá, médico y colaborador del padre Ferris en otras iniciativas filantrópicas:

  • 18 Caridad heroica, op. cit., p. 165.

«[...] para ejecutarle se suman dos fuerzas de cuyo poderío no cabe dudar, la caridad y la ciencia, pues aquella aportando su calor divino y sus anhelos y ésta su reflexión y su saber, es seguro han de realizar la gigantesca empresa»18.

  • 19 Revista de Gandía, 25 de abril de 1903.

13Una vez constituida la Junta de Gobierno del Patronato San Francisco de Borja, institución filantrópica de carácter privado encargada de poner en marcha la futura leprosería, y aprobados los estatutos por las autoridades eclesiásticas y civiles, se tomó el acuerdo de crear juntas provinciales y locales en el mayor número posible de poblaciones. Dichas juntas tenían por objeto difundir el proyecto Fontilles y recaudar los fondos necesarios para llevar adelante las obras de la leprosería19. En una campaña de alcance nacional, se publicaron artículos sobre la futura leprosería en El Imparcial de Madrid, La Revista Popular de Barcelona, El Castellano de Burgos, El Siglo Católico de Alcoy, etc. Una de las publicaciones que más contribuyó a difundir la futura leprosería fue la revista El Mensajero del Corazón de Jesús a través de la sección «Cartas de otro mundo» que firmaba el jesuita Remigio Vilariño. Como él mismo reconocía:

  • 20 SOLANES, Felipe, El fundador de Fontilles…., op. cit, pp. 162-163.

«Cuando el año 1909 en que se inauguró el Sanatorio, hice yo allá mi “Viaje de Cascabeles”, y lo describí en “El Mensajero del Corazón de Jesús”, todos nuestros lectores quedaron conmovidos. Después he tenido la suerte de ir a visitar a aquellos pobres amigos del corazón todos los años; y creyendo que hacía un gran bien a los enfermos y a los sanos, he escrito en todos mis viajes las “Cartas de Otro Mundo”. Y puedo asegurar que nunca artículos del Mensajero han producido tan honda impresión en hombres y mujeres, niños y adultos, como estas Cartas»20.

  • 21 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «Disease as a Metaphorical Resource: The Font (...)
  • 22 Caridad heroica, op. cit., p. 187.

14Aquellas cartas contribuyeron a configurar la imaginería social del mal de San Lázaro que acompañó al proyecto Fontilles en su primera etapa21. Se trataba, como recogía la monografía Caridad heroica22, de provocar un auténtico certamen de la caridad. Pero al mismo tiempo que se estimulaba la idea cristiana de caridad, se alimentaba un discurso de carácter político dirigido a criticar los posicionamientos anticlericales de los llamados «nuevos demócratas». Así, al hablar de la falta de asistencia a los leprosos, se afirmaba:

  • 23 Caridad heroica, op. cit., pp. 186-187.

«¿Qué personal consuela el corazón atribulado por estas horribles desgracias? Aquí no se ven para remediarlas hombres de Parlamento, ni renombrados estadistas, ni exaltados demócratas, ni príncipes de la Banca, ni tampoco agitadores redentoristas del pueblo. Aquí no se ven más que frailes, monjas y capellanes [...] ¡Pueblo honrado y sencillo!, abre ya los ojos y cree más a las obras que a las palabras. Discierne a los que te aman de veras de los que te adulan y lisonjean para perderte. Sólo el que ama a Dios puede sacrificarse por su prójimo»23.

  • 24 MONTERO GARCÍA, Feliciano, «Justicia y caridad. Entre la beneficencia y la reforma social», in COME (...)

15Para poder entender dicho discurso, hay que tener en cuenta, además del talante conservador de los redactores de Caridad Heroica, el trasfondo político de la España de aquellos años24. Tras el desastre colonial de 1898, el sistema político de la Restauración entró en crisis. Entre 1901 y 1906 se alternaron en el poder gobiernos conservadores y liberales pero de muy corta duración. En aquel clima de inestabilidad, el clericalismo se convirtió en un instrumento de disputa política. Para muchos sectores de la sociedad española, liderados por los partidos republicanos, las fuerzas obreras y algunos sectores liberales, había que poner freno a la creciente expansión de la Iglesia, en la medida en que muchas órdenes religiosas iban tomando fuerza en sectores como la prensa, la educación (sobre todo la secundaria) o el mundo sindical.

  • 25 BORI, Pablo, Apuntes para la Historia de Fontilles, Valencia, Tipografía Moderna, 1930, pp. 14-16.

16Cuando parecía que el proceso de construcción de la leprosería ya no podía detenerse, en 1904 salía a la luz el primer movimiento organizado de oposición al sanatorio25. El argumento que hicieron servir fue el de evitar la aglomeración de enfermos de lepra y la aparición de un foco de infección que podía contagiar a todos los habitantes de las localidades vecinas. Junto a este argumento, se esgrimía el rechazo del mercado a los productos típicos de La Marina (la comarca alicantina donde se ubica el valle de Fontilles), y de forma particular, a la pansa.

17Al movimiento de oposición al futuro sanatorio se fueron incorporando diversos sectores, y entre ellos el de los políticos, como fue el caso del republicano de Pego, Camilo Pérez Pastor. Finalmente se tuvieron que suspender las obras. Entre las personas más activas dentro de aquel movimiento opositor, hay que destacar el papel del médico titular de Ondara, el doctor Ruano, quien llegó a publicar un folleto y diversos artículos en el periódico La Correspondencia de Alicante y otros medios de comunicación. Además de conseguir la suspensión de las obras, el médico de Ondara polemizó sobre la necesidad o no de disponer de un sanatorio en el terreno científico y retó al pediatra valenciano, el doctor Aguilar Jordán, a debatir la cuestión en sesión pública del Instituto Médico Valenciano. La opinión de la institución valenciana resultó favorable a la construcción de la leprosería, circunstancia que llevó a los partidarios de la paralización del proyecto a acentuar las argumentaciones económicas y sociales, además de acusar al Patronato de haber comprado el dictamen del Instituto Médico Valenciano.

  • 26 BORI, Pablo, Apuntes para la Historia de Fontilles, op. cit., p. 15.

18La polémica finalizó en la medida en que se consiguieron adhesiones tan significativas como la de la Junta de Comercio de Denia, lugar por donde se exportaban la mayoría de los productos de la comarca. Como señalaba uno de los cronistas de Fontilles26: «una solicitud del comercio de Denia, pidiendo a la Junta de Gobierno la reanudación de las obras fue el golpe de gracia para los adversarios de Fontilles».

  • 27 BORI, Pablo, Apuntes para la Historia de Fontilles, op. cit., p. 17. Véase también SIMÓN PERLA, Pur (...)

19En septiembre de 1908 ya se habían construido los cuatro edificios que conformaban el núcleo de la futura leprosería, aquello que los cronistas denominaban el «Fontilles primitivo». Se trataba del edificio de administración, del hostal o albergue, del pabellón para enfermos bautizado con el nombre de Virgen de los Desamparados y de un edificio para las monjas terciarias franciscanas de la Inmaculada, encargadas de la atención material de los enfermos27. El sanatorio se pudo inaugurar el 17 de enero de 1909, fecha en la que ingresaban los ocho primeros leprosos. A lo largo del año 1909 ingresaron un total de cuarenta y un enfermos.

Ciencia y caridad en el discurso informativo de la revista La lepra

La lepra (portada...La lepra (portada del n° 1, 8 de abril 1904)

La lepra (portada del n° 1, 8 de abril 1904)

  • 28 BERNABEU-MESTRE, Josep. «Fontilles», in BALLESTER ARTIGUES (Teresa), ESPINÓS (Antoni), MORENO (Fran (...)

20La revista La lepra tenía carácter mensual, y como se indicaba en la presentación de su primer ejemplar, adquiría también un carácter confesional, al destacar su condición de boletín «publicado en honor de María Inmaculada». La nueva revista se convertía en el órgano de expresión de la Colonia-Sanatorio Nacional de San Francisco de Borja para leprosos que se encontraba en proceso de construcción, en sustitución, como ya se ha indicado, de la sección que desde abril de 1903 venía publicando la Revista de Gandia con el título de Boletín de la Colonia Nacional de San Francisco de Borja para leprosos. En total se publicaron 65 números, el primero apareció el 8 de abril de 1904 y el último el 8 de enero de 1910. A partir de febrero de aquel año La lepra fue sustituida por la revista Fontilles28.

  • 29 La lepra, nº 1 (1904), p. 1.

21En su primer número se explicaban las secciones o principales contenidos de la publicación y los objetivos que se perseguían29. Una sección científica donde se buscaba la colaboración de «reputados doctores en el arte de curar». Una segunda sección, denominada de caridad, «en la que podían colaborar todas aquellas personas que pudiesen aportar alguna noticia que sirviera para mover los corazones y la compasión por los pobrecitos leprosos». Y una tercera sección, denominada administrativa, donde se informaba de los donativos y las limosnas enviadas para la construcción de la Colonia-Sanatorio.

  • 30 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «¿En nombre de la ciencia?: La defensa de la (...)

22En la sección administrativa también se daba noticia de los acuerdos de la Junta de Gobierno del Patronato San Francisco de Borja que era la encargada de liderar el proyecto Fontilles y de la posición oficial de sus responsables ante el movimiento opositor que como hemos comentado logró la suspensión temporal de las obras de la futura leprosería o la polémica que se suscitó a raíz de la contratación de Madame Pinelli, enfermera residente en Argel que afirmaba disponer de un tratamiento para curar la lepra30.

23En muchas de las noticias y colaboraciones que se publicaron para estímulo de la caridad y de la aportación de limosnas o ayudas materiales, era frecuente la utilización de metáforas que buscaban justificar un proyecto confesional como el que encerraba Fontilles. Así ocurría con la que establecía una comparación entre los leprosos del cuerpo y los leprosos del alma:

  • 31 «La lepra que corrompe el cuerpo, purifica el alma», in La lepra, nº 12 (1905), pp. 18-20.

«El dolor, sí el dolor y la resignación es lo que ha transformado el mundo de gentil en católico, de bárbaro en civilizado, ¿Qué mejor apostolado que un dolor sufrido con grandeza de alma? […] Y vosotros, los favorecidos de la fortuna, los que gastáis en coches y frivolidades sumas de consideración, acordaos también de que hay almas santas que no pueden satisfacer las ansias de su corazón, porque no está todavía construido el Sanatorio […] la limosna libra de la lepra del pecado y de la muerte eterna, dad pues limosna para las obras del Sanatorio»31.

  • 32 KAUFMANN (A. E.), SOTORRIO ROMERO (M.), VIDAL y XIFRE (C.), La lepra y sus imágenes. Enfermedad est (...)

24O con la que jugaba con la idea del otro mundo que representaría Fontilles. Metáfora en la que además de acentuar los aspectos estigmatizantes de la enfermedad, a través de la imagen del otro mundo, se reforzaba la idea de muerte social que solía asociarse a representaciones como las que genera la lepra32, tal como se recogía en la revista La lepra, en un artículo que llevaba el título de «impresiones»:

  • 33 La lepra, nº 60 (1909), pp. 406-407.

«El infeliz leproso no puede humanamente sentir alegría alguna; porque la vida se le ofrece siempre bajo el triste aspecto de una muerte lenta [...] al leproso del Sanatorio, sujeto a un régimen higiénico, recomendado por eminencias médicas y bajo la dirección de un facultativo [...] que diferencia del leproso privado de la abundancia de los auxilios espirituales que la iglesia tiene, para levantar el espíritu y fortalecerle con la consideración y esperanza del cielo [...] que diferencia de los leprosos aislados en chozas o hacinados en cuchitriles de hospital, a los leprosos que forman la colonia de Fontilles»33.

  • 34 Caridad heroica, op. cit., p. 9.

25La relación ciencia y caridad fue abordada de forma transversal en las diferentes secciones y apartados de la revista. Para los impulsores del proyecto Fontilles, como ya habían puesto de manifiesto en la monografía Caridad Heroica34, la ciencia, y de forma particular la ciencia médica, solo tenía sentido cuando aparecía asociada a la caridad, y por tanto, a la fe y a la religión. Establecían un orden jerárquico, la medicina podía curar el cuerpo, pero no podía curar al ser humano. La simbiosis entre ciencia y caridad era absoluta cuando ambas, como ocurría en el caso de la lepra, se dedicaban a la atención «del ser más repugnante y desgraciado de la tierra: el enfermo de lepra». Una hermandad y una asociación que sólo la Iglesia podía hacer realidad.

26Se trataba de un planteamiento que aparece reforzado en algunas de las colaboraciones científicas que aparecieron publicadas en La lepra, y en las que se solicitaba conmiseración con el leproso, al mismo tiempo que se denunciaba el abandono en el que se encontraban los enfermos y las limitaciones que mostraban las respuestas de la ciencia médica:

  • 35 Gómez Porta, Augusto, «La profilaxis de la lepra es injusta», in La lepra, nº 35, (1907), pp. 207-2 (...)

«Mientras la ciencia no diga cuál es la verdadera patogenia y etiología de la lepra, modo de transmisión y manera de curarla, siempre serán injustos, ilógicos e inhumanos los procedimientos que la sociedad actual emplea, fundados en una profilaxis cuya base principal es el miedo exagerado al contagio inmemorial, y gracias al que son rechazados de su seno, abandonados en absoluto, pobres enfermos, irresponsables de padecer una enfermedad horrorosa, cuya manera de adquirir desconocen, lo mismo, poco más o menos, que a la medicina le ocurre. El sifilítico, el tuberculoso, el alcohólico adquieren la mayoría de las veces su enfermedad porque quieren; su contacto para con los sanos, y hasta para con la sociedad, es peligroso, y sin embargo no se les aísla, no se les rechaza y los cuidamos física y moralmente […] Únicamente el pobre lazarino constituye excepción triste; cométese con él el delito de denegación de auxilio [...] nuestro deber como médicos, nuestro altruismo como hombres nos obliga a infundir a las gentes la conmiseración con el leproso, fundados en que no podemos afirmar de un modo cierto cómo y de qué manera se transmite la enfermedad, sin que, no obstante, dejemos de aconsejar aquellas medidas de precaución para los sanos que no sean vejatorias e inicuas para el leproso [...]»35.

27En lo relativo a las colaboraciones de carácter o naturaleza científico-médica (véase tabla 1), la mayoría eran reproducciones de trabajos o artículos publicados en revistas médicas, y en menor medida en la prensa generalista, así como reseñas de noticias relacionadas con la lepra y su tratamiento. Los principales colaboradores fueron los doctores González Castellano, Guillén, Zuriaga y Gómez Porta, todos ellos asesores científicos del proyecto Fontilles desde sus inicios, y en el caso de Mauro Guillén futuro director de la leprosería. También hay que destacar la presencia que tuvo en el apartado científico de la revista el leprólogo colombiano Juan de Dios Carrasquilla, o las referencias a autoridades o publicaciones de la medicina francesa.

Tabla 1. Principales contenidos científico-médicos publicados en la revista La lepra (1904-1910)

Autor

Año y número de la revista en el que se publicó la colaboración

Título de la colaboración

Jaime González Castellano

1904, 2

1905, 15

1908, 44

La higiene en la lepra

El contagio leproso

Notas clínicas sobre el contagio leprosoa

Manuel Zuriaga

1905, 19; 1906, 21 a 26

1907, 40

1907, 41

¿Es o no es contagiosa la lepra?b

Algunas ideas sobre la profilaxis de la lepra

Dictamen del Dr. Besnier a la Academia de Medicina de Parísd

Mauro Guillén

1904, 1

¿Hay lepra en España?

La lepra enfermedad curable

Augusto Gómez Porta

1905, 10

1907, 35

¿Hace falta el Sanatorio para leprosos?c

La profilaxis de la lepra es injusta

Juan de Dios Carrasquilla

1906, 25, 26

1907, 40

Sesión Científica. Contagio e infección

El estado actual de conocimientos acerca de la leprrae

Faustino Barberá et al

1904, 3

Colonia Sanatorio para leprososf

E. Mañueco Villadapierna

1904, 8

Represión internacional de la leprag

Joaquín Aguilar Jordán

1905, 11

Será regionalh

Consejo de redacción

1906, 22

El Dr. J. de D. Carrasquilla (Colombia)

Consejo de redacción

1906, 25

¿Conviene que venga Mad. Pinnelli para curar los leprosos de la Región Valenciana?

Consejo de redacción

1906, 26

¿Cuándo se empieza a curar en Fontilles?

Consejo de redacción

1906, 27

Mme Pinnelli, el Sanatorio y la Prensa

Consejo de redacción

1907, 33

Conferencia Nacional sobre leprai

Consejo de redacción

1907, 35

Interesantísimo para la ciencia y para los leprososj

Consejo de redacción

1907, 36

La necesidad del Sanatorio la reconocen todosk

Pablo García Medina

1907, 38

El tratamiento de la lepral

Consejo de redacción

1908, 43

Un caso de leprofobia colectivam

Maximino Rodríguez

1908, 44

El sanatorio de Fontilles para leprososn

Autores varios

1908, 45

Fontilleso

Consejo de redacción

1908, 50

Nuevo tratamiento de la lepra por la leprolinap

Consejo de redacción

1909, 55

Conferencia internacional sanitaria sobre la lepraq

a Trabajo publicado en la Revista de Higiene y de Tuberculosis.
b Memoria sobre la lepra en el distrito de Denia, preparada a instancias de la Inspección Provincial de Sanidad de Alicante.
c Reproducción del informe presentado al Ayuntamiento de Valencia en 1897 sobre la naturaleza contagiosa o no contagiosa de la lepra, y medios que conoce la ciencia para impedir el desarrollo y la generalización de esta enfermedad.
d Dictamen del Dr. Besnier a la Academia de Medicina de París, sobre un proyecto de creación de un Sanatorio privado (no del Estado) para leprosos en la Commune de Rouceaux cerca de Neufchateau (Vosges, Francia).
e Memoria presentada al 32 Congreso Latino-americano de Medicina.
f Informe pericial de los señores médicos acerca del establecimiento en el valle de Fontilles de una Colonia Sanatorio para leprosos.
g Carta de Berlín publicada en La Correspondencia de España el día 12 de noviembre de 1904.
h Dictamen presentado al Instituto Médico Valenciano sobre el carácter nacional o regional que debía tener la leprosería.
i Reseña de la Conferencia Nacional sobre lepra (Buenos Aires, Argentina, noviembre de 1906).
j Resumen del artículo publicado en la Revista de Terapéutica Médico-quirúrgica de Paris por el Dr. Morel Larallée sobre el tratamiento de la lepra del Dr. Unna de Hamburgo.
k Reseña de la visita de una comisión de médicos presidida por el director del Hospital Provincial de Valencia, y de los trabajos del doctor Zuriaga aplicando el método del doctor Unna a los leprosos de la comarca alicantina de La Marina.
l Prólogo a la traducción del trabajo del doctor Unna sobre el tratamiento de la lepra por el Doctor Juan de Dios Carrasquilla.
m Reproducción del artículo aparecido en la Revista Española de Dermatología donde se comentaba el folleto: La Leprosería Nacional. Criterio científico contrario a su instalación en Fontilles.
n Sesión del Ateneo científico escolar de Valencia, de 25 de enero de 1908.
o Reproducción del artículo aparecido en La Medicina Valenciana.
p Extracto del Boletín de la Sociedad Médica de los Hospitales de París de 6 de desembre de 1907.
q Anuncia de la convocatoria de la II Conferencia internacional sanitaria sobre la lepra en la ciudad noruega de Bergen (Agosto de 1909).

28Varios de los trabajos abordaban el llamado tratamiento higiénico de la enfermedad y su relación con las condiciones y posibilidades de un sanatorio como el que estaba previsto construir en Fontilles. Así lo expresaba el dermatólogo Mauro Guillén cuando hablaba de la “curabilidad” de la lepra y la necesidad de ofrecer a los enfermos unas condiciones higiénicas y sanitarias adecuadas, sin olvidar la importancia de proporcionarles los consuelos que sólo les podía prestar una iniciativa caritativa como la que les iba a aportar el «Sanatorio Nacional de San Francisco de Borja»:

  • 36 GUILLÉN, Mauro, «La lepra enfermedad curable», in La lepra, nº 1 (1904), pp. 2-3.

«[…] arránquese a los leprosos del foco miserable en que suelen vivir, háganse desaparecer para ellos las necesidades de la lucha por la existencia, proporcionándoles sana y abundante alimentación; practíquense las curas con la limpieza y asepsia esmeradas que son de rigor; diríjase convenientemente su tratamiento, no sólo por agentes farmacológicos, sino preferentemente físicos (baños, rayos X que se aplican hoy con éxito en el tratamiento de los tuberculosos leprosos), y sobre todo cúmplase esto en medio de una vida higiénica, reglamentada, vida en pleno aire libre, sin que falte el ejercicio necesario, empleando a veces a los leprosos en ocupaciones como la jardinería y cultivo de los árboles, que active en los enfermos la transpiración y circulación impidiendo al mismo tiempo los progresos de la atrofia muscular, y finalmente, dando consuelo al pobre leproso, hoy por todos despreciado, programa que se cumplirá, seguro estoy, en el gran Sanatorio Nacional de San Francisco de Borja, y no tardaremos en ver mejorar a los leprosos, cambiar de aspecto su dolencia, que de tuberculosa se hará nerviosa, forma más benigna que la otra, acabando por ser la lepra anestésica pura, que es considerada como la curación de la lepra por Armauer Hansen y Ehlers, y que hoy se consigue rara vez (cuento con un caso de curación de esta índole obtenido en una leprosa de Pego), y que en el Sanatorio, cuyos trabajos comienzan ahora, se conseguirá con frecuencia»36.

  • 37 González Castellano, Jaime, «La higiene en la lepra», in La lepra, nº 2, (1904), pp. 11-12.

29Aquel tratamiento higiénico también era defendido por el médico Jaime González Castellano37, quien recordaba que no existía una terapéutica específica y recordaba tanto los resultados negativos que habían tenido las experiencias con sueroterapia desarrolladas por el doctor Babés en Colombia, como las limitaciones de medicamentos a base de aceite de chaulmoogra, de ácido pirogálico, de ictiol, de mercuriales, de fenol y otros cuya «acción curativa no está confirmada todavía por hechos concluyentes».

  • 38 Gómez Porta, Augusto, «¿Hace falta el Sanatorio para leprosos?», in La lepra, nº 10 (1905), pp. 6-7 (...)
  • 39 GUILLÉN, Mauro, «¿Hay lepra en España?», in La lepra, nº 1, (1904), pp. 1-2.

30Otra de las cuestiones que aparece recogida en las colaboraciones de naturaleza científica es la relacionada con la dimensión epidemiológica de la lepra en tierras valencianas. Se trataba de una argumento fundamental en la justificación de la construcción de la leprosería y de la aplicación de las medidas de aislamiento consensuadas en el ámbito internacional y recordadas en algunas de las reseñas que se publicaron en la revista (Véase tabla 1). Junto a datos como los que aportaban los trabajos de Gómez Porta38 o Mauro Guillén39 sobre la gravedad que revestía el problema de la lepra en el Partido Judicial de Denia o sobre los más de 2.000 enfermos que existían en las tres provincias valencianas, también se publicaron testimonios como el del doctor Raynaud, dermatólogo francés residente en Argelia, quien advertía del peligro que representaban los leprosos valencianos que solían emigrar a aquellas tierras:

  • 40 Mañueco Villadepierna, E. «Represión internacional de la lepra », in La lepra, nº 8 (1904), pp. 62- (...)

«Aunque considerados, dice, en general como contagiosos, estos enfermos no viven aislados, ellos trabajan en los campos, cuidan rebaños y habitan frecuentemente bajo el mismo techo que los sanos. Se casan, y es raro que inspiren horror. La vida de estas gentes es bastante dura, trabajan mucho, se alimentan mal y desconocen en absoluto la higiene y el aseo, estando en las condiciones más apropiadas para propagar su enfermedad. Existe un gran peligro que es necesario conjurar lo más pronto posible, y el gobierno general de Argelia ha dirigido ya una circular a los directores de sanidad (17 de julio de 1897) encargándoles una inspección minuciosa de los barcos procedentes de Valencia y Alicante, y prohibiendo el desembarco de leprosos en Argelia»40.

A modo de conclusión

31En el presente trabajo nos hemos centrado en el análisis de los contenidos de la sección científica y de caridad de la revista La lepra, con el objeto, como hemos indicado, de analizar la articulación entre el discurso científico-médico y el filantrópico, en el momento de abordar el problema de salud pública que representaba la lepra y justificar la construcción de una colonia-sanatorio en una de las regiones españolas más afectada por la pandemia de lepra que afectó a Europa en el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX.

32Tanto la creación, como la línea editorial de la revista La lepra, deben situarse en el contexto de la campaña propagandística que pusieron en marcha los responsables de la iniciativa filantrópica que impulsó el proyecto Fontilles, y el carácter confesional que lo informaba.

33Como ocurrió con la monografía Caridad Heroica o la revista Fontilles, en la revista La lepra también se hizo uso de las metáforas para justificar las características que encerraba una Colonia-Sanatorio como la de Fontilles y estimular la caridad.

34Por lo que se refiera a las colaboraciones de contenido científico recogidas en la revista La lepra, además de reforzar la asociación entre ciencia y caridad, aportaban argumentos que justificaban tanto la construcción como las características de la Colonia-Sanatorio.

Haut de page

Notes

1 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «Le retour d’un péril: la lèpre dans l’Espagne contemporaine, 1878-1932. Aspects démographiques et socio-sanitaires», in Annales de démographie historique (1997), pp. 115-134.

2 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «De la repressió a la profilaxi: els inicis de la lluita contra la lepra al País Valencia contemporani, 1877-1914», in Aguaits, nº 15 (1998), pp. 51-68.

3 Garrido Herrero, Samuel, El sindicalisme catòlic a la Safor, 1900-1936. Catolicisme social i polític a una comarca del País Valencià, Gandia, CEIC Alfons el Vell, 1987.

4 Sobre la biografía y la trayectoria de Joaquín Ballester Lloret merece ser destacada la monografía: Lamet Moreno, Pedro Miguel Un hombre para los demás. Joaquín Ballester Lloret, fundador de Fontilles, Barcelona, Belacqva, 2005.

5 Sobre el proyecto Fontilles se han publicado en los últimos años dos monografías que aportan una visión de conjunto: BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), La ciutat del dolor: estigma, metàfores i exclusió social en la lluita contra la lepra, Fontilles (1904-1932), Teulada, Ajuntament de Teulada/Institut d’Estudis Comarcals de la Marina Alta, 2002; COMES IGLESIA, Vivent (dir), Cuidados y consuelos. Cien años de Fontilles, Valencia, Biblioteca Valenciana, 2009.

6 BALLESTER ARTIGUES (Teresa), BERNABEU-MESTRE (Josep), «Entre la filantropía i l’activitat político-social: el Patronato San Francisco de Borja para leprosos y la lluita contra la lepra a les comarques centrals del País Valencia», in. Espai Obert, nº 3, (1996), pp. 39-44.

7 SOLANES, Felipe, El fundador de Fontilles. R.P. Carlos Ferris, S.J., Tarragona, Junta de Gobierno de la Colonia Sanatorio de San Francisco de Borja para leprosos (Fontilles), 1945, pp. 27-44.

8 SOLANES, Felipe, El fundador de Fontilles…., op. cit, p. 142.

9 Revista de Gandia, 22 de marzo de 1902.

10 CODINA BAS, Juan Bautista, Jaime González Castellano El hombre que soñó Fontilles (Xàbia 1832-1917), Xàbia, Asociación Fontilles/ Instituto Médico Valenciano, 2010.

11 Revista de Gandia, 5 de abril de 1902.

12 En relación con la fundación y los objetivos de las revistas La Lepra y Revista de Gandía, ver: SOLANES, Felipe, El fundador de Fontilles…., op. cit, pp. 146-147.

13 Caridad Heroica. Colonia-Sanatorio de San Francisco de Borja para los Pobres Leprosos, València, Tipografia Miguel Gimeno, 1904, p. 165.

14 Caridad heroica, op. cit., p. 151. Ángel Pulido fue uno de los sanitaristas más activos de la España contemporánea. Para valorar la importancia de sus aportaciones se puede consultar el trabajo: GARCÍA GUERRA (Delfín), ALVÁREZ ANTUÑA (Víctor), «Regeneracionismo y Salud Pública. El bienio de Ángel Pulido al frente de la Dirección General de Sanidad (1901-1902)», in Dynamis, nº 14 (1994), pp. 23-41.

15 Caridad heroica, op. cit., p. 152.

16 Caridad heroica, op. cit., p. 156.

17 Caridad heroica, op. cit., p. 161.

18 Caridad heroica, op. cit., p. 165.

19 Revista de Gandía, 25 de abril de 1903.

20 SOLANES, Felipe, El fundador de Fontilles…., op. cit, pp. 162-163.

21 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «Disease as a Metaphorical Resource: The Fontilles Philantropic Initiative in the Fight against Leprosy», in Social History of Medicine, nº 17, (2004), pp. 409-421.

22 Caridad heroica, op. cit., p. 187.

23 Caridad heroica, op. cit., pp. 186-187.

24 MONTERO GARCÍA, Feliciano, «Justicia y caridad. Entre la beneficencia y la reforma social», in COMES IGLESIA, Cuidados y consuelos…, op. cit., pp. 31-49.

25 BORI, Pablo, Apuntes para la Historia de Fontilles, Valencia, Tipografía Moderna, 1930, pp. 14-16.

26 BORI, Pablo, Apuntes para la Historia de Fontilles, op. cit., p. 15.

27 BORI, Pablo, Apuntes para la Historia de Fontilles, op. cit., p. 17. Véase también SIMÓN PERLA, Purificación, Franciscanas de la Inmaculada 1909-2009, Valencia, Edicep, 2009.

28 BERNABEU-MESTRE, Josep. «Fontilles», in BALLESTER ARTIGUES (Teresa), ESPINÓS (Antoni), MORENO (Francisco) (dirs) La premsa a la Marina Alta (1840-1990), Alacant, Institut de Cultura Juan Gil-Albert, 1993, pp. 153-158.

29 La lepra, nº 1 (1904), p. 1.

30 BERNABEU-MESTRE (Josep), BALLESTER ARTIGUES (Teresa), «¿En nombre de la ciencia?: La defensa de la clase médica valenciana y el rechazo al tratamiento antileproso de Madame Pinelli (Argel/Valencia, 1906)», in BALLESTER AÑON, Rosa. (dir.) La medicina en España y en Francia y sus relaciones con la ciencia, la tradición y los saberes tradicionales (siglos XVIII a XX), Alacant, Institut de Cultura “Juan Gil-Albert”, 1998, pp. 277-293.

31 «La lepra que corrompe el cuerpo, purifica el alma», in La lepra, nº 12 (1905), pp. 18-20.

32 KAUFMANN (A. E.), SOTORRIO ROMERO (M.), VIDAL y XIFRE (C.), La lepra y sus imágenes. Enfermedad estigmática y muerte social, Madrid, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (Instituto Nacional de Servicios Sociales), 1985, p. 127.

33 La lepra, nº 60 (1909), pp. 406-407.

34 Caridad heroica, op. cit., p. 9.

35 Gómez Porta, Augusto, «La profilaxis de la lepra es injusta», in La lepra, nº 35, (1907), pp. 207-208.

36 GUILLÉN, Mauro, «La lepra enfermedad curable», in La lepra, nº 1 (1904), pp. 2-3.

37 González Castellano, Jaime, «La higiene en la lepra», in La lepra, nº 2, (1904), pp. 11-12.

38 Gómez Porta, Augusto, «¿Hace falta el Sanatorio para leprosos?», in La lepra, nº 10 (1905), pp. 6-7; Gómez Porta, Augusto, «La profilaxis de la lepra….», op. cit.

39 GUILLÉN, Mauro, «¿Hay lepra en España?», in La lepra, nº 1, (1904), pp. 1-2.

40 Mañueco Villadepierna, E. «Represión internacional de la lepra », in La lepra, nº 8 (1904), pp. 62-64.

Haut de page

Table des illustrations

Titre La lepra (portada del n° 1, 8 de abril 1904)
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/168/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Josep Bernabeu-Mestre, « Medicina y filantropía: la revista La lepra (1904-1910) y la construcción de la Colonia-Sanatorio para leprosos de Fontilles (Alicante) », El Argonauta español [En ligne], 8 | 2011, mis en ligne le 15 janvier 2011, consulté le 22 mars 2017. URL : http://argonauta.revues.org/168 ; DOI : 10.4000/argonauta.168

Haut de page

Auteur

Josep Bernabeu-Mestre

Grupo Balmis de Investigación en Salud Comunitaria e Historia de la Ciencia – Universidad de Alicante

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org