Navigation – Plan du site
Livraison juin : Varia

Miguel Domingo, editor de la Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813)

Felipe Rodríguez Morín

Résumés

Nous pensons que la personnalité de Miguel Domingo n’a pas été appréciée à sa juste valeur, ni lorsqu’il était à la tête de la Aurora Patriótica Mallorquina, ni par la suite. Il en va de même aujourd’hui, où il fait encore l’objet d’une indifférence généralisée et, à notre avis, injustifiée. L’objet de cette étude est de pallier cette carence en recherchant les traces qu’il a laissées dans la Aurora et qui constituent, de toute évidence, un legs bien plus important que ce que l’on croyait jusqu’ à présent. Ses efforts continuels pour chanter et diffuser les mérites de la Constitution, sa constante volonté de propager les droits et les libertés des citoyens, son combat, enfin, contre une religion mal comprise, font de lui l’un des principaux chantres du libéralisme, à cette époque, brève mais intense, où l’Espagne s’entrouvre sur la lumière de la liberté. Mettant à profit cette période, et pendant un peu plus d’un an et demi, la Aurora Patriótica Mallorquina, avec Miguel Domingo à sa tête, s’érige en un phare imposant du haut duquel est diffusée une idéologie politique rénovatrice.

Haut de page

Texte intégral

I - La luz liberal de la Aurora

  • 1 Esta brillante síntesis del bando servil con la que, creyendo descalificarlo, sin pretenderlo se en (...)

1La sosegada vida mallorquina sufrió el 15 de junio de 1812 tan severa convulsión que hizo que, a partir de entonces, muchas cosas ya no fueran igual que hasta ese momento. Tal detonante se debió, en gran medida, a una persona a la que creemos que la Historia, por centrarse en otras figuras de mayor renombre, ha soslayado en mucha parte. Nos estamos refiriendo al editor, impresor y librero Miguel Domingo, a « ese despavilador de la republica literaria trasplantada a Mallorca »1.

  • 2 « 4º, español. Sin guardar igualdad en los números, porque unos son de más y otros de menos páginas (...)
  • 3 « Verdadera tempestad ideológica fue la que despertó la Aurora Patriótica Mallorquina (1812—13), ac (...)
  • 4 « En Mallorca las luchas políticas tomaron un cariz virulento, que no tuvieron en otras partes de E (...)
  • 5 « Diario político de ideas muy avanzadas para la época en que se publicaba » (BOVER, Joaquín María, (...)

2Hemos señalado una fecha concreta, porque fue en ese día cuando comenzó a publicarse, en la imprenta de Miguel Domingo, la Aurora Patriótica Mallorquina2. Su aparición supuso, como queda apuntado, un significativo revulsivo entre las gentes de la capital balear3 (ciudad que ya de por sí reunía una serie de particulares circunstancias proclives al encrespamiento del clima político4), porque si de algo podía presumir la Aurora era de no morderse la lengua en lo tocante a la defensa de los presupuestos liberales, en cuya vanguardia sin duda debemos encuadrarla5. Y, si atendemos a las palabras del carmelita P. Traggia, aun podríamos adelantar a la antevíspera de la fecha fijada el inicio de las hostilidades con la facción conservadora, rancia o servil, asentada en Palma en muy franca mayoría :

  • 6 TRAGGIA, Manuel, 1813, Intriga filosófica contra el P. Traggia; o memoria para la historia de la re (...)

« El 13 de junio de 1812 salió el prospecto de la Aurora Patriótica Mallorquina, y esto fue como tocar a arrebato, y levantar el pendón de la revolución religiosa »6.

  • 7 Sobre el inesperado final de la Aurora puede consultarse: RODRÍGUEZ MORÍN, Felipe, « Las dos España (...)
  • 8 Respecto de estas tres fases de la Aurora comenta irónicamente el anónimo (aunque Joaquín María BOV (...)

3Por tal motivo su devenir será azaroso y su final, el 30 de diciembre de 1813, probablemente prematuro7. En sus 19 meses de existencia se pueden distinguir tres momentos, correspondientes a tres distintos inicios8.

  • 9 Quizá trajera causa esta modificación en el formato de la imitación del de su antagonista, el Seman (...)
  • 10 Tan drástica determinación fue seguramente consecuencia del clima político, extremadamente convulso (...)

4Abarca el primero de ellos, en el que la publicación era diaria, desde su nacimiento el 15 de junio de 1812, hasta el 30 de setiembre del mismo año. Al día siguiente, 1 de octubre, comenzó su segunda época y con ella una nueva numeración. La distribución se convierte en bisemanal, apareciendo únicamente los domingos y los jueves, aunque normalmente con el triple de páginas (por lo común 12, frente a las 4 con las que solía antes comparecer al público9). Esta etapa alcanza hasta el 29 de abril de 1813, en que se imprime el número 61 de esta segunda temporada, y en cuyo final se incluye una « Nota », con el siguiente aviso : « Con este número se da fin al tomo tercero, y se suspende la publicación de este periódico »10.

  • 11 Por eso, en términos formales, las épocas del periódico solo fueron dos. Para un análisis más porme (...)

5Queremos situar, por último, el arranque del tercer y postrer ciclo, en la salida del siguiente ejemplar (nº 62), tres semanas después, el día 20 de mayo, si bien prosigue con la misma disposición formal, frecuencia y numeración del período anterior11, concluyendo con el nº 127, en la fecha anteriormente apuntada de 30 de diciembre de 1813.

  • 12 « Advertencia del editor », in GARCÍA MALO, Ignacio, traducción de La política natural o discurso s (...)

6En cuanto a lo que atañe a los contenidos, sabido es que Miguel Domingo sentía una especial fascinación y embeleso por la Constitución española, en palabras suyas : « la obra mas sublime del entendimiento humano »12 ; complaciéndose en reflexionar, henchido de emoción, sobre cómo las excepcionales circunstancias de la guerra, entre cuyos brazos ha de nacer, añadirán un plus de perfección a la criatura, pues permitirá que su concepción sea más libre e independiente que las de otros países (cit., pp. 12-13).

  • 13 « En resumen, la Aurora Patriótica Mallorquina hace piedra de toque principal de la necesidad de ab (...)

7Consecuentemente, el cometido de la Aurora Patriótica Mallorquina se centrará en la difusión de tales principios constitucionales, especialmente en los relativos a la soberanía nacional y a las libertades públicas, así como en el empeño por proclamar la independencia del poder civil respecto del eclesiástico, o por discernir los elementos impostados o impostores de los auténticos en lo concerniente a puntos de religión. Todo ello era mucho, como se ve, para que no hubiera de llevarla indefectiblemente a chocar contra otras fuerzas más retrógradas de la sociedad13.

8En el « Prospecto del periódico intitulado Aurora Patriótica Mallorquina », que como queda dicho salió el 13 de junio de 1812, se apuntan las grandes líneas maestras por las que se guiará la publicación :

  • 14 Curiosamente en el « Prospecto » sí se antepone m a p o b, cuando en todos los números del periódic (...)

« Se insertarán en él las noticias interesantes que vengan de oficio tanto prósperas como adversas. Elegirá siempre14 las que mas conduzcan á manifestar el estado, que sucesivamente vayan teniendo los asuntos de la guerra en los diferentes exércitos de nuestra peninsula [...]. La verdad será su constante objeto » ;

recalcándose el particular interés y anhelo en propagar y difundir el texto jurídico fundamental que, tan célebremente, el Congreso había alumbrado escasos meses antes :

« Sobre todo se cuidará con el mayor esmero de ilustrar la opinion publica acerca de los sabios principios consignados en la constitución politica, que han sancionado las córtes, de cuyas sesiones se dará igualmente noticia ».

9Tal pretensión habría de acarrear al diario muchos disgustos, cuanto más que en su primer número, de 15 de junio de 2012, por nota al pie, probablemente del editor, se arremete contra algunos miembros del clero precisamente por no adaptarse al nuevo panorama político :

  • 15 En la propia Aurora hallamos un testimonio del particular ambiente reaccionario que gobernaba la ca (...)

« Sorprehende la osadía de ciertas personas en resistir la voluntad general y el voto de la nacion ; y mas aun el inconcebible odio con que ciertos ministros del evangelio miran las nuevas instituciones, y el empeño con que procuran desacreditarlas »15.

10En este sentido, ha de remarcarse la extraordinaria trascendencia que para el triunfo de lo nuevo habría de tener la extinción de lo viejo, y de un modo singular la supresión del Santo Oficio. Por eso, Miguel Domingo, en una « Nota del editor de la Aurora », de 18 de febrero de 1813, nº 41, se encargará de denunciar las maniobras dilatorias por parte de algunos sectores de la sociedad para aplazar el proyecto de ley que tenía por objeto su abolición.

  • 16 Los ataques, sin embargo, habían comenzado antes desde otros noticieros, como es el caso del Diario (...)

11Desde la trinchera contraria, como abanderado del bando servil, enemigo implacable de la Aurora, se erigió desde temprano el padre franciscano fray Raimundo Strauch y Vidau. Y así, firmado con sus iniciales el 15 de julio de 1812, publica Strauch un folleto titulado Carta a la Señora Aurora (Palma, Oficina de Brusi, 1812), que se cierra con unas terribles palabras contra la línea ideológica seguida por dicho diario16 :

  • 17 La Aurora de 19 de julio de 1812, nº 35, en un « Articulo comunicado » signado por S.D., se hace ec (...)

« eclipse de la religion, y de la razon : es un libelo infamatorio, que contiene proposiciones impìas, heréticas, cismáticas, sediciosas, capciosas y sofísticas respectivè [sic] ; y por lo mismo su lectura debe prohibirse absolutamente »17 (p. 10).

  • 18 El día antes la Aurora había alumbrado un « Artículo comunicado al editor de la Aurora Patriótica » (...)

12Ya con anterioridad, anticipándose al presumible hostigamiento que había de sufrir la Aurora, Miguel Domingo en el número 5 de su diario, correspondiente al 19 de junio, bajo el rótulo de « Contestacion a la carta del Sr. D. Simon Lanprea »18, firme en sus propósitos y seguro en su posición, aseveraba lo siguiente :

« En quanto á los tiros, que puedan dirigir contra mi los escritores rancios, penegiristas [sic] de la tirania y enemigos de la ilustracion ; crea vd. que no los temo ; ó me reiré de ellos con el buen humor, que por fortuna me ha concedido la providencia, o les responderé laconicamente, como ya tengo prometido ».

13Por otro lado, con esta última frase (que relaciona directamente a Miguel Domingo con la pretensión, que según él ya en otro momento expresó, de concisión en las réplicas de la Aurora a sus contrincantes), parece descubrirse al propio Domingo como autor del anteriormente reseñado prospecto del periódico, puesto que en él se avanzaba lo siguiente :

  • 19 Otra referencia más de Miguel Domingo respecto de su propósito de no enzarzarse en interminables y (...)

« Si algun enemigo del precioso codigo constitucional esparciere en escritos especies sediciosas contra las leyes fundamentales contenidas en él, se le responderá pronto aunque en pocas palabras ; pues la extension de este periodico no permite grandes discursos ni reñidas contiendas »19.

II - El papel de Miguel Domingo en la Aurora Patriótica Mallorquina

  • 20 Baste recordar ahora el largo proemio, « Advertencia del editor », a la traducción de La política n (...)
  • 21 Así en el Semanario Cristiano de 20 de agosto de 1812 encontramos la siguiente anotación sobre Domi (...)

14A pesar de la multitud de iniciativas puestas en marcha por Miguel Domingo en aras de la difusión de las ideas liberales, o de haber dedicado algún que otro escrito a reflexionar por lo menudo acerca de la situación política de España20, lo cierto es que durante muchos meses fue ignorada la vital importancia que creemos supuso su personalidad al frente de la Aurora Patriótica Mallorquina, mientras se atribuía el peso de la publicación (de la culpa, para sus enemigos) a Isidoro de Antillón, al menos durante un espacio de tiempo significativo en la vida del periódico, siguiendo una corriente de opinión iniciada por Semanario Cristiano-Político y que ha llegado prácticamente hasta nuestros días21.

  • 22 En un « Artículo comunicado » de la Aurora de 7 de enero de 1813, firmado por Antillón el 10 de dic (...)

15El propio Antillón se encargó de rebatir esta creencia con la muy fundada razón de que hubo de trasladarse a Mahón, por orden del general Coupigny, para desarrollar allí su función de magistrado22. Y respecto de la corta duración que el bando servil pronosticaba a la Aurora tras su marcha (« necia esperanza de estos miserables »), arguye :

« porque la Aurora, en vez de la corta ayuda que yo prestaba al editor, halló literatos patriotas, cuya pluma feliz ha sostenido sus doctrinas, y asegurado el triunfo contra los recios enbates del fanatismo en diarios, en pulpitos y probablemente en recintos mas reservados de la publicidad ».

16De igual modo, por un texto de la propia Aurora de 11 de abril de 1813, nº 56, « Estracto del semanario cristiano-político del juéves 8 del corriente » (sin firma), se infiere que el peso de Antillón en el periódico no era el que sus enemigos le asignaban :

« Qualquiera que lea el libelo, conocerá facilmente que las dos partes de que se conpone, fueron publicadas por unos mismos sugetos, conjurados con el perverso fin de mancillar la buena reputacion de un magistrado respetable, á quien ellos creian autor ó promovedor de un periodico que les incomodaba ».

17Todas las manifestaciones, o « imputaciones », de situar a Antillón a la cabeza de la Aurora no dejan de ir a despecho de la clara intención de Domingo de no desperdiciar ninguna ocasión para vindicar y reafirmar su posición en el, en aquellas fechas, todavía diario. Así en una « Nota del editor », de la Aurora de 14 de agosto de 1812, encontramos expresiones del tipo siguiente : « Los inpugnadores de mi aurora », « los escritos que se inserten en mi periódico », « impreso por primera vez en mi periódico », etc.

  • 23 En realidad lo que da a la luz pública la Aurora es un recurso, fechado el día antes, que Miguel Do (...)

18En la Aurora de 24 de setiembre de 1812, nº 102, encontramos otro escrito de Domingo23 en el que, al paso que denuncia la saña con que le ataca el P. Strauch, reclama nuevamente para sí su responsabilidad en la publicación :

« es atrozmente injurioso á los señores, que me han suministrado papeles para insertarlos en la Aurora, y particularmente ámi, que soy el editor y unico interesado en la publicacion de este periódico ».

19De otra parte, también algún amigo suyo, cobijado bajo el seudónimo de « El Observador » (¿Antillón ?), aprovecha este asunto del gobierno del periódico para darle la vuelta con grandes dosis de ironía, y realzar de ese modo la valía y sagacidad de Domingo. Nos estamos refiriendo concretamente a su « Artículo comunicado » publicado en la Aurora de 18 de agosto de 1812, nº 65, dirigido al « Señor don Miguel Domingo » :

  • 24 Alude humorísticamente el autor del artículo a la circunstancia de que la Aurora se vendía mejor co (...)

« á pesar de que no es vd.mas que un librero y un enquadernador que vende libros, por lo que no es regular haya seguido la carrera de las letras, veo que no le falta talento y mañas para despachar bien su periodico ; y sospecho que algunos que hablan pesimamente de él son tanbien paniaguados suyos »24.

20Con mayor énfasis aún saldrá Domingo a defender su cometido rector el 4 de octubre de 1812, fecha en la que responde a un impreso anónimo, de 8 páginas, alumbrado en las planchas de Felipe Guasp, titulado El divorcio de la Aurora. Miguel Domingo asevera ese día en la última página de su gaceta (« Diálogo ») que la comunión con los planteamientos ideológicos en ella propagados era total :

  • 25 El alegato finaliza en la misma línea: « desatentado ha andado [usted] en meter zizaña entre mi per (...)

« es sobre todo estraño el capricho de disputarme el derecho de poder yo buscar sugetos que me proporcionen escritos suyos ó escogidos inpresos, y publicarlos en un periodico, de que me declaro editor, dispuesto á ser responsable de su contenido, sienpre que los autores no quieran sacar la cara ni decir esta boca es mia »25.

21De poco le valieron, sin embargo, todas estas protestas porque, a la postre, sus enemigos se mantuvieron en sus trece durante esta época, como haciéndole de menos, y relegando su intervención a un comportamiento vicario. De hecho, las anteriores palabras del impresor son interpretadas como sinónimo, no de su deber al frente del periódico, sino de que actúa como simple paraguas de sus camaradas. Tal es el sentir del artículo « Descubrimiento y ocupaciones del club Holbach », inserto en el Semanario Cristiano de 12 de noviembre de 1812, nº 16, en donde después de transcribirse las palabras de Voltaire « Vos y vuestros amigos podriais componer muy buenos escritos y publicarlos sin comprometeros », se comenta por nota al pie : « Esta misma conducta observa escrupulosamente la invisible junta de la Aurora eclipse : Pero Miguel Domingo responderá por todo quanto diga ».

22Precisamente el número anterior del Semanario, de 5 de noviembre, por medio de un « Articulo comunicado » sin firma y con el título de « Caritativa fraternal insinuacion á la Señora Aurora Patriotica mallorquina », había ya tratado el tema, insinuando la sempiterna cantinela de que detrás de Domingo, en su opinión un simple artesano, cavilaba Antillón :

  • 26 En realidad las palabras exactas de Domingo habían sido las siguientes: « Este [el editor] ademas d (...)
  • 27 « Estafermo » es sinónimo de muñeco, de pelele, esto es, de dominguillo (para la ocasión diminutivo (...)

« ¿Con que es V. Señora Aurora la que ha levantado tanta polvoreda [sic] y ha hecho tanta riza en la paz de los literatos ? ¿Y Miguel Domingo quiere responder por todo quanto diga V. ? ¡Hay una cosa ! Yo tenia á este por un pobre hombre, impresor algo menos que adocenado, que entre virutas de papel y pergamino anda tras de los doblers : pero en tout bien, & en tout honeur, segun la frase de nuestros antiguos amigos y aliados, y en que habla castellano con muletas de aragonecismos, y nada mas : pero, ¡ó prodigiosa metamorfosis ! Tuvo Domingo la fortuna de rozarse con sugetos de superior instruccion, de juicioso discernimiento, y de fina crítica, según dixo en el prospecto26, y catate á mi hombre hecho editor autorado, permitame V. Madama, esta frase, que yo no soy de los que se tienen con las de testa ferrea, estafermo, y lo que mas siento, con el diminutivo de aquel apellido »27 (p. 176).

  • 28 Unas líneas después, añade sobre dos escritos que Domingo consideraba contrarios a la Constitución: (...)

23Otro descarga contra la labor de Domingo, a quien se tilda de mera voz de su amo, la hallamos de nuevo en el Semanario Cristiano-Político de 14 de enero de 1813, nº 25, cuando Strauch en una nota al pie del « Artículo comunicado en contextación al artículo comunicado á la Aurora » masculla lo siguiente : « Miguel Domingo, único interesado en la publicacion del periódico titulado Aurora patriótica mallorquina, y plenipotenciario (sin poderes) de los señores que le comunican papeles »28.

24Sin embargo, con el transcurso de los meses, algo parece ir cambiando en la cabeza de los adversarios políticos de Miguel Domingo en cuanto al verdadero alcance de su capacidad intelectual ; se trata de una calificación negativa, es verdad, pero al fin y al cabo supone para él una especie de « ascenso » en la consideración de aquellos ; lo cual de otra parte no dejará de acarrearle ciertas desventajas, como por ejemplo la de (ni más ni menos) pasar a constituir el centro de sus críticas.

25No sabemos si esta nueva visión del editor de la Aurora pudo tener su origen en determinada prédica cuaresmal que el P. Strauch realizó en la iglesia de San Nicolás el día 25 de marzo de 1813, y que acabó por atizar aún más el fuego entre la Aurora y el Semanario, puesto que el primero de dichos periódicos, en su nº 52, de 28 de marzo de 1813, se había hecho eco del sermón en los siguientes términos :

  • 29 Aquí pone la Aurora una nota especificando: « El padre Strauch en san Nicolas la tarde del 25 del c (...)
  • 30 El Semanario Cristiano de 1 de abril de 1813, nº 36, en un « Articulo comunicado » dice sobre dicha (...)

« Hay frayle tan desvergonzado29 que grita desde el púlpito, que en Mallorca existe una conspiracion contra la religion y el trono ; y las autoridades no le obligan á que manifieste los conspiradores, y los motivos que tiene para alarmar al pueblo con unas especies tan sediciosas »30.

26En una tirada extraordinaria, sin número, del periódico de Domingo, correspondiente al 7 de abril de 1813, encontramos una « Nota de la Aurora », en la que parece mencionarse otra vez el asunto :

« De nada sirven los sermones sediciosos, las falsas noticias, los ridículos chismes y quantos medios enplean en esta ciudad, los enemigos de las luces para que no tengan efecto las sábias determinaciones del congreso nacional ».

27Por su parte, el Semanario de 8 de abril de 1813, nº 37, a través de la « Advertencia patriotico-politica » (sin firma), aunque prosigue con aquella misma intención de humillar a Domingo, le reconoce ya explícitamente su potencia como activista liberal :

« la tal Aurora es vivarachisima, nimiamente sensible á toda contradiccion que se le hace, y por medio de su mayordomo Miguel Domingo (ese despavilador de la republica literaria trasplantada a Mallorca) se manifiesta agriamente resentida ».

28Un año después, el Semanario Cristiano-Político de 31 de marzo de 1814, aludiendo a aquel asunto de su famoso sermón, Strauch en una « Alocución » increpa, entre otros, sin duda, a Miguel Domingo :

« Incredulos libertinos [...] vuestra enemistad la mas encarnizada se desfogó contra mi por el sermon que prediqué en 25 de marzo de 1813 para preservar á este religioso pueblo de vuestras maquinaciones, que ya tenia bien conocidas y que el tiempo ya ha descubierto ».

29En relación con tales hechos, y a pesar de que fray Raimundo Strauch pretende negarlos, una veta inconsciente, una oculta ansiedad o rabia interior parece que pugna por reconocerlos como ciertos ante el pueblo de Mallorca, al que figuradamente se dirige, aunque eso sí culpando en parte por ello (¿quién habría de decirlo ?) a Miguel Domingo :

  • 31 El mismo número del Semanario incluía un suelto unas páginas más adelante, sin firma, pero de la pr (...)

« Sabes que para esta prision se me atribuyeron proposiciones, que no oiste, alguna de las quales podia muy bien haberla proferido, pues con el Pacto social de Rousseau, que por via reservada habia llegado á mis manos el 21 del mismo Marzo, comprado en casa de Miguel Domingo, tenia mas que suficientes motivos para decir : que en esta ciudad habia una conspiracion contra el altar y el trono. No lo dixe, quando podia decirlo, porque era la verdad »31.

30Con mayor dedicación a tronar contra nuestro impresor se había ya antes empleado el propio Strauch, con motivo de esa misma tan delicada cuestión, que le había hecho terminar con sus huesos en la cárcel. Ocurrió ello a través de un folleto dado a la estampa de Felipe Guasp, en fecha 1 de febrero de 1814, con el título deCarta de P. D. Fulgencio Palet C.R. al R. P. Fr. Raymundo Strauch franciscano. Notas de este que sirven de contestación a aquella.

31Publica así Strauch una carta manuscrita que circulaba por Palma de Mallorca con mucha profusión para, valiéndose de las anotaciones a pie de página dirigidas al P. Fulgencio Palet, irse defendiendo de lo expuesto por este en el texto principal. Pero por más que la cuestión judicial se iniciara a partir de las declaraciones del propio Palet, en cuanto a que de él surgió el testimonio de que Strauch había mencionado la reseñada conspiración en aquel sermón, el eje principal del alegato lo conforma la figura de Miguel Domingo, al que el fraile dedica un « especial recuerdo » :

« De quantos han declarado contra mi á ninguno me confieso mas obligado, que á este buen impresor, quien tuvo la rectitud de intencion y de execucion de insertar en su periódico el 28 de Marzo, núm. 5º aquel autentico testimonio, sobre que en esta capital habia una conspiracion contra el altar y el trono, en donde han bebido V.R. y contestes. ¡A y si yo pudiese corresponderle como se lo merece ! » (p. 6, nota 8).

32De todas formas, parece claro que a la altura de la segunda mitad de 1813 sus enemigos no le discutían ya su autoridad en el periódico ; más aún, lejos de tacharle de lacayo intelectual de otros, como antiguamente se sugería, se le viene a reconocer ahora como una especie de aglutinante de toda una serie de nombres que le ayudan en su misión, y que en algunos casos ciertamente pretenden pasar inadvertidos :

  • 32 Semanario Cristiano-Político de 9 de diciembre de 1813, n° 73.

« la aurora y su editor Miguel Domingo en nombre de los embozados que le apoyan, ha creido que unos cargos tan serios quedavan desvanecidos desde el momento que los representava como efectos de la intriguilla de algunFrayle. ¡Miserable tranpantojo [sic] de la gavilla auroriana ! »32

III - Algunas disputas periodísticas de Miguel Domingo

33A pesar de la modestia con la que el propio Domingo aludía, en la ya mencionada « Contestacion a la carta del Sr. D. Simón Lanprea », a su inclinación periodística, respecto de la que apuntaba que

« se reduce á entresecar de los papeles publicos lo que me parezca mas instructivo y selecto, poniendo de mi cosecha tal qual friolerita, que sugiera la cortedad de mis luces y conocimientos »,

creemos que muchas notas de la Aurora, algunas de cierta extensión son fruto de su minerva, aun cuando carezcan del rótulo identificativo de « nota del editor », empleado en otros casos. Punto este que nos incita a imaginar que tal vez más de un texto suyo le haya sido gratuitamente adjudicado a Antillón. Como el famoso artículo, publicado en la Aurora de 21 de agosto de 1812, con la firma Dixi, iniciado con un léxico « lumínico-tenebroso », tan del gusto de D. Miguel : « Excomunion á mata candelas ó mata-Auroras, pues toda se dirige á hacernos quedar a obscuras », y que el P. Traggia le adscribió al oidor de la Audiencia, cuando en realidad se hablaba de él, del propio Antillón, en tercera persona y se elogiaba su estilo literario (« la bien cortada pluma del señor don Isidoro de Antillon »), extremo que jamás se le hubiera ocurrido a este proclamar de sí mismo.

34Por lo que concierne al progresivo descubrimiento, por parte de sus adversarios ideológicos, del verdadero alcance de Domingo, ellos mismos nos lo van mostrando por medio del protagonismo que le otorgan en sus propios impresos. En este sentido, el anónimo defensor del diputado Llaneras dice respecto de él :

  • 33 Aunque la redacción parece ambigua, juzgamos, por el contexto, que la expresión « en cuyos labios » (...)
  • 34 Demostración de la verdad del manifiesto del diputado por Mallorca Don Antonio Llaneras, Palma, en (...)

« La sencillez de aquel buen hombre, siempre rodeado de cristianazos rancios, de catolicos de garrote y de sugetos de notoria probidad en cuyos Labios33 suenan siempre las amables expresiones : abusos, fanatismo, supresticion [sic], preocupacion, maximas eternas, disciplina primitiva, derechos imprescriptibles... taumaturgos, energumenos, panzoquis, bien cebados estómagos y otras semejantes »34.

35De este modo, vocablos que se suponían genuinos de Antillón le son transvasados ahora a Miguel Domingo, lo cual nos permite a nosotros poder adjudicar a este, si bien con las debidas cautelas, determinados artículos de la Aurora que, aunque sugerían la intervención de Miguel Domingo, no se le podían adscribir de plano por carecer de firma. Estamos pensando, por ejemplo, en el publicado el 21 de octubre de 1813, nº 106, rotulado « Sobre la devoción », en el que, manejando esta terminología antes expresada, una vez más la fe sincera de nuestro editor, así como su aversión a la pérdida de la sana lógica que debe regir la conducta de los ciudadanos, pugnan contra determinados extremismos en materia de religión :

« Los grandes errores á que arrastra la devocion mal entendida, son el fanatismo y la supersticion. No hay objeto mas horrible en el mundo que un hombre poseido del fanatismo [...]. La supersticion, que es el otro estremo á que suele conducir la devocion mal entendida, no es tan temible como el fanatismo ; pero hace á los honbres pusilánimes, abatidos y ridículos ».

36En la Aurora de 22 de agosto de 1812, n 69, en un solo artículo, sin título ni firma, concluido en el día siguiente, encontramos un buen puñado de estos términos : « imprescriptibles derechos », « superstición », « preocupación », « fanatismo », etc., a la par que se hace un canto a la nación española por haberse proporcionado una Constitución, tema recurrente y de tanto agrado, como ya antes hemos señalado, para Miguel Domingo. Aunque nos importa menos intuir quién pudo haber sido el autor concreto del artículo que conocer la plena identidad de ideas que reinaba en la redacción del periódico sobre tal capital asunto : « Sin constitución quedaríamos espuestos á ser el juguete de los caprichos de uno ó de muchos hombres, como lo hemos sido hasta ahora ». Y espanta la idea, patrocinada por algunas voces interesadas, de que dicho texto jurídico fuera contra la religión :

  • 35 El argumento ya había sido tratado por García Malo, gran amigo de Miguel Domingo, de Antillón y, en (...)

« Sí, españoles ; nuestra constitucion es enteramente conforme al evangelio ; la religion del evangelio es amable, justa, liberal y bienhechora. No deis crédito jamás á los discursos de los hombres perversos que os la representan continuamente terrible, inhumana, protectora del despotismo y enemiga de la libertad »35.

  • 36 XAMENA FIOL, Pere, Història de Mallorca, Palma de Mallorca, Editorial Moll, 1991, 3º edición, 1ª ed (...)
  • 37 En la Aurora de 3 de enero de 1813, nº 28, con motivo de editarse (quizá por Antillón) un fragmento (...)

37Por lo que atañe a la palabra « panzoqui » o « panzoki », su origen lo suponemos posible deformación del término « panza ». Varias son las ocasiones en las que Miguel Domingo clama contra la profusión enorme de frailes (alrededor de 3.000 se ha calculado que residían en la misma isla que él36), y contra la apatía de muchos de ellos que, a su juicio, únicamente pensaban en llenar bien la panza, quedando rebajados en su consideración al veredicto de clase improductiva37. En la Aurora de 14 de enero de 1813, nº 31, sin firma y bajo el título « Panza y religion son sinónimos para algunos », leemos :

  • 38 En la Aurora del 30 de mayo de 1813, nº 65, se incluye de nuevo esta voz provista de un sentido neg (...)

« Dice D. Prudencio que el tribunal de la inquisicion debe ser abolido, y que se forme otro tribunal adaptado á la constitucion y a nuestras circunstancias, y que no deshonre á la religion misma que profesamos y queremos profesar, al momento grita la panza de algunos “¡perece la religion !” »38.

38Curiosamente, en el Semanario Cristiano de 10 de marzo de 1814, nº 86, se establece una conexión entre este tipo de vocabulario y precisamente los libros que vendía Domingo, y ello a través de un comunicado « al redactor o redactores » del Diario político y mercantil de Palma (periódico patrocinado igualmente por Domingo) :

« si Vdes. son todo lo bueno y mejor de España, que para la ilustracion de esta isla ha reunido en esta dichosa capital el inflamado y purísimo zelo de esterminar la supersticion, la preocupacion, el fanatismo, el panzoquismo y servilismo ; si su religion es la mas pura, su política la mas legal, y su moral la mas arreglada como Vdes. nos dicen y demuestran el Pacto social de Rousseau, la cabaña indiana, la virtud al uso y mística á la moda, el pan y toros, el bosquejo de los fraudes&, la correspondencia de Abelardo y Eloisa [...] ».

39Para no dejar de la mano el ministerio de los vocablos ni tampoco el de la discordia con sus antagonistas, hemos de acudir a la Aurora de 11 de abril de 1813, nº 56, y en ella al« Estracto del semanario cristiano-político del juéves 8 del corriente », carente de firma, probablemente suscrito y alentado por toda la redacción del periódico, pero que creemos materializado en la práctica por la mano de Domingo :

« nosotros no queremos mas que una monarquia moderada, tal como se contiene en la constitucion que hemos jurado ; en la qual se halla tanbien sancionada solemnemente la perpetuidad de nuestra santa religion, que condena la supersticion y los abusos funestísimos, quevms. por sus miras particulares han introducido en ella ».

40Y lo aventuramos como de la autoría del editor de la publicación, aparte de por sus reverencias a la Constitución y de las anteriormente señaladas expresiones propias de su vocabulario, por la particular utilización del superlativo en la palabra « funesto », que conecta directamente con la misma voz, aparecida en una instancia firmada por Domingo el 18 de abril de 1814, y publicada al día siguiente en el Diario Político y Mercantil de Palma : « Peticion que se ha presentado al señor D. Mariano Canals, juez interino de primera instancia de esta capital ».

41En dicho memorial, tras clamar contra el P. Strauch y los demás frailes del Semanario Cristiano-Político, estampa Domingo lo siguiente :

« pido a V.S. con el debido respeto que no permita que quatro sediciosos, animados por la impunidad, sigan esparciendo en el pueblo el espiritu de desunion y discordia, que quizá nos producirá funestísimos resultados ».

42Circunstancia esta que le vale al Semanario de 21 de abril de 1814, nº 92, para, a su vez, titular así uno de sus artículos (carente de firma) : « Al Ciudadanísimo Miguelísimo Dominguísimo por su memorialísimo del 18 de abrilísimo.- Cuento del Alicantino ».

43Semejantemente sucede con la expresión « sugeto fidedigno », con la que se calificaba al padre Arbiol (sin ir más lejos en la anteriormente citada Aurora de 11 de abril de 1813), y que resulta mordazmente retomada por Strauch (sin dejar del todo el superlativo) en el « Suplemento a la breve y sumaria insinuación de D. Joaquín Pérez de Arrieta », incluido en el Semanario Cristiano de 23 de diciembre de 1813, nº 75 :

  • 39 Justo una semana después, en su nº 76, el Semanario de 30 de diciembre, firmado con las letras M. S (...)

« Quisiera saber porque el Dr. Arrieta no hace honorifica mencion de los fidedignos, D. Ramon Martinez, Miguel Domingo, D. Joaquin Antillon, D. Lorenzo Barceló Presbitero, y D. Pedro Geronimo Alemañy. Ya me presumo el motivo que ha tenido para suprimir á estos tres últimos [...] ¡Pero omitir á Miguel Domingo ! ¡No ponerle en la clase de los fidedignos !... Esta es una omision imperdonable. Las otras tres se deben disimular, y advertirlas caritativamente : pero esta, de ningun modo... Sea mas agradecido el Sr. de la Arrieta ; y ya que el buen Domingo le ha impreso gratis (como creo) su sumaria, debia honrarle con la antonomasia de fide-dignisimo »39.

  • 40 Al pie de la carta aparece el nombre de Miguel Domingo, reiterando su condición de « editor de la a (...)

44Pero no solo contra el P. Strauch batallará Miguel Domingo desde la tribuna de la Aurora. También hallamos famosos encontronazos suyos, en términos muy duros, con otros eclesiásticos, como fue el caso del P. Traggia ; así en la Aurora de 6 de agosto de 1812, nº 53, a través de una « Carta del editor de la Aurora al P. Fr. Manuel de sto. Tomas de Aquino (alias Traggia) »40, Domingo comenta entre la furia y el desconcierto :

« despues de hablar contra varios periódicos de los que se publican en Cadiz, dirigió tanbien sus invectivas contra el mio, diciendo que estaban escomulgados quantos tenian en él la menor parte. Sería tan escandaloso y tan contrario á la religion este proceder, que me es inposible creerle ».

  • 41 « Sembla ser que en una de les predicacions del P. Traggia a principi d´agost de 1812, el dia 4, va (...)

45Aduce luego don Miguel que el púlpito no debe utilizarse contra personas concretas, sino para reprender los vicios y las malas costumbres de forma genérica y, ante lo inverosímil del rumor, espera que Traggia lo desmienta en un número de su periódico El Amigo de la Verdad. Por manifestación de la Aurora de 8 de octubre de 1812, nº 3, « Nuevos apuntes para la historia de la junta de censura de Mallorca », al paso que se atiza a Traggia (« el mejor discípulo que quizá ha tenido el inconparable Fr. Gerundio »), sabemos que Miguel Domingo acabó denunciando los números 2, 6 y 11 de El Amigo de la Verdad41.

46En la Aurora de 24 de enero de 1813, nº 34, tras el epígrafe « Inpreso », creemos que es Domingo quien bufa así :

  • 42 En el número siguiente de la Aurora, de 28 de enero, un « Artículo comunicado » firmado por « T » c (...)

« El amigo de la verdad, ó Traggia, nún. I tom 2. Esperamos ver dentro de pocos dias recogido este papel de órden de la justicia [...]. Un escrito, en el qual se han estanpado unas espresiones tan obscenas y asquerosas, que es necesario para atraverse á inprimirlas tener toda la desvergüenza de un frayle despechado, y rabioso »42.

47De la muy probable autoría de Miguel Domingo resulta una nueva embestida contra cierta iniciativa de otro religioso, relativa esta vez a la aparición de un periódico. En el nº 71 de la Aurora, de 24 de agosto de 1812, bajo el rótulo « Inpreso », se reseña del modo siguiente la aparición del Diari de Buja :

  • 43 No iba equivocado desde luego, pues el nuevo periódico, impreso por Sebastián García, era fruto del (...)
  • 44 La repulsa hacia este periódico iba tan allá que, en alguna ocasión, se pone como ejemplo descalifi (...)

« Nueva produccion de los enemigos de la Aurora, modelo de mal gusto, y que huele á frayluno que apesta43 [...]. No merece critica ni elogio porque de puro tonto é insulso es regular que muera al nacer ó quando mas habiendo dado que reir á unos quantos que todo lo leen, y hacen bien [...]. Ladren en horabuena esos perros (pues que con ese dictado se honran) contra la Aurora, que ya les ha hecho ver que no les teme »44.

48No dejará, tampoco, pasar la oportunidad Domingo de mostrarse desafiante y retador frente a otro miembro del clero, en relación ahora con la venta en su tienda de La cabaña indiana, narración que, por cierto, habría de darle más de un dolor de cabeza ; y aquello a través de un « Aviso al público », signado por él y alumbrado en la Aurora de 18 de noviembre de 1813, nº 114 :

« En fin para dar al padre Manzaneda [acérrimo detractor de la obra] y á sus partidarios una respuesta terminante sobre el asunto, anuncio nuevamente la mencionada obrita, digna del mayor aprecio entre las de su clase, la que se hallará en mi librería para el que guste conprarla al precio de 8 reales vellón ».

IV - El amargo despertar de un sueño

  • 45 Con sorna se empleará el Semanario de 24 de febrero de 1814, nº 84, en un « Artículo comunicado », (...)
  • 46 « Los absolutistas buscaron ávidamente los ejemplares de este periódico para quemarlos, y de aquí l (...)
  • 47 El Semanario Cristiano de 9 de junio de 1814, nº 99, se complace detallando la magnitud de las hogu (...)

49Aunque el final de la Aurora el 30 de diciembre de 1813 no habría de suponer merma en la misión de Miguel Domingo de « predicar » la Constitución y las ideas liberales en Palma45, sí que se nos antoja como una especie de principio del fin de toda una serie de ilusiones, mortalmente sepultadas con el retorno a España de Fernando VII, especialmente tras su firma del decreto de 4 de mayo, por el que declaraba nula la Constitución y sin efecto las resoluciones de las Cortes. Montones de Auroras fueron quemadas en piras públicas46, junto con otros muchos libros y papeles, editados o vendidos, en su totalidad o en su inmensa mayor parte, por Miguel Domingo en su taller y librería ; sustrayéndole, incluso, obras de su tienda para entregarlas al fuego47.

50Los individuos de ideas liberales se vieron públicamente sometidos a burlas y vilipendio, mientras algunos de sus contrarios, del bando servil, no cesaban de ensañarse, a través de los periódicos afines a su ideología, con el enemigo vencido ; como fue el caso del Semanario Cristiano-Político de 19 de mayo de 1814, nº 96, que en un « Artículo comunicado », anónimo, se despacha así :

  • 48 Ha de recordarse al efecto que Miguel Domingo era el impresor del Diario Político y Mercantil de Pa (...)

« La España [...] se ha visto asi mismo inundada de unos seres malignos, de unos periodistas infames, y de unos escritos que propagan el veneno de la inmoralidad, de la irrreligion, y del odio á Dios y al Soberano. Esta isla [...] ha visto, con horror, las Auroras, las Antorchas, los últimos diarios de Palma, el infame Mercantil, y otros folletos, que han arrancado lagrimas á esta piadosa poblacion [...]. Con dos Semanarios y no mas, matarán Vdes. á ese embustero de Mercantil, tan bonitamente como han matado á la Aurora, á la Antorcha y al Diario de Palma »48.

51Final y fatídicamente resultó que la Aurora se encontraba en lo cierto en las denuncias que formulaba respecto del poco apego que sus enemigos mostraban por el texto constitucional. Buen testimonio de ello resulta el Semanario Cristiano de 9 de junio de 1814, nº 99, cuando relata rebosante de emoción :

« Militares, eclesiásticos, nobles, plebeyos todos iban mezclados, y todos se abrazaban y se daban mil parabienes aun sin conocerse, gritando acordes, viva la religion, viva FERNANDO VII, y muera y remuera la exêcrable Constitucion ».

  • 49 El propio Domingo refiere que bien se hubiera conformado con las pérdidas materiales causadas en su (...)

52Lamentablemente, el acoso no se circunscribió al terreno de los escritos e ideas, sino que de ahí se pasó luego a represalias de más agrio sabor49. Y si muchos componentes de la Aurora tuvieron mal final, el de Domingo no fue desde luego de los mejores, pues hubo de purgar por todo aquel enorme empuje desplegado en aras de su ideario político. Él mismo, en el memorial que acabamos de citar, nos narra sus vicisitudes tras su vuelta a Valencia, ciudad suya de origen :

  • 50 No deja pasar la cuestión Domingo, en la mentada representación a las Cortes, sin hacer hincapié en (...)

« el Regente seducido por un fiscal astuto y mal intencionado, y por media docena de eclesiásticos, deshonra de su augusto carácter, creyó a Domingo un delincuente de primer orden, tan solo por haber franqueado sus prensas y su industria á los amigos de la Constitucion. Se despacharon requisitorias á Valencia, se le arrancó de su casa, y de los brazos de su esposa y de sus hijos desconsolados, se destinó para conducirle una goleta de guerra, como si fuese un importante reo de estado, y se le sepultó en la cárcel pública de la capital de las Baleares [...]. En ella permaneció ocho meses, hasta que fue sentenciado á cuatro años de confinacion en la isla de Ibiza, y á no tener imprenta por el mismo tiempo, ademas de las costas del proceso »50.

53Y por medio de un impreso estampado en 1821, en su taller de Valencia, nos son dados a conocer los « crímenes » específicos por los que se le juzgó y por los que, finalmente, resultó condenado por el regente de la Audiencia, Josef Montemayor, el 4 de abril de 1815, a los mencionados cuatro años de destierro en Ibiza :

  • 51 Domingo antepone siempre la Constitución al rey. Respecto de la conexión entre aquella y este, el D (...)
  • 52 Egemplo de adhesión decidida al Sistema Constitucional, Valencia, Imprenta de Miguel Domingo, 1821. (...)

« En la ciudad de Palma de Mallorca, el 31 de mayo de 1814 por el Alcalde primero se mandó la formacion de causa criminal á Miguel Domingo, impresor y librero de la misma, por haber estampado en el diario : Viva Fernando Séptimo Rey Constitucional51 ; porque habia reimpreso la Cabaña indiana de Sain-Pierre ; por haber dado á luz el Eco de Reus ó Proclama á los labradores, y por haber insertado en el Diario la noticia de que al arrancarse en Valencia la lápida de la Constitucion, un padre decia á su hijo : Constitucion, serás vengada. Después que de resultas de tan injusta acusacion sufrió Domingo escandalosos atropellamientos, vejaciones y prision rigurosa »52.

54Paradójicamente, y como justo al inicio comentábamos, a Miguel Domingo había de quedarle el consuelo de que los cargos que se le imputaban, fogonazos de reprensión en boca de sus enemigos, resultaban, uno tras otro, deleite para sus oídos y verdaderos laureles y timbres de gloria para, quienes como él, amaban la libertad. O, si no, ahí está para comprobarlo el auto de condena, que el propio D. Miguel cita entre comillas :

« “Domingo, segun manifiesta la resultancia del proceso, ha sido en esta ciudad uno de ellos [de los liberales, « apóstoles espúrios de esta zizaña »], de los mas celosos, mas activos, y mas obcecados : su casa era, con escándalo del pueblo, el punto de reunion de los Antillones, de los Montis, de los Victoricas, de los Arrietas, y de los demás mastines de esta calaña” ».

55Y por si fuera poco, se continúa a renglón seguido con el rosario de lo que, que en su fuero interno, no dejarían de constituir bien apreciados elogios :

« “De todos estos medios se ha valido este reo para corromper, contaminar y democratizar los incautos, para sostener las Córtes y las nuevas instituciones, y para preparar al pueblo y alarmarse contra su Soberano, en el caso que este se negase á jurar la Constitucion decretada en su ausencia” ».

  • 53 « Miguel Domingo era el espíritu emprendedor que hallaba recursos para todo, entusiasta “por la bue (...)

56Ya que, en definitiva, la Constitución sancionada por las Cortes de Cádiz se erigía en su Norte, en la estrella Polar hacia la que constantemente orientaba el rumbo en puntos de ideología, y por la que fue capaz de sobrellevar los más penosos sacrificios. Su talento político probablemente no alcanzaba al de los amigos de los que se supo rodear, y que con menos esfuerzos recuerda la Historia : Antillón, García Malo, Montis, etc., pero creemos que suplió con creces esta carencia gracias al impulso descomunal que imprimió a su causa de las más variopintas maneras, con el entusiasmo y vitalidad propia de un activista plenamente convencido y con la energía desbordante de un hombre de acción53. Por eso no se nos ocurre colofón mejor para este trabajo que unas frases suyas, síntesis de la ilusión que le gobernaba, además de verdadero ejercicio de honestidad y de modestia :

  • 54 De la solicitud de Miguel Domingo, de 4 de setiembre de 1820, « A las Cortes », antes citada.

« Dedicandose casi exclusivamente á la impresion de papeles capaces de inspirar amor y respeto á las benéficas instituciones que sancionaron las Cortes generales y extraordinarias. Su imprenta podia llamarse la de la Constitucion, y en ella se daban á luz los escritos mas favorables á la causa de la libertad, particularmente los que publicaba el sabio y benemérito patriota Don Isidoro de Antillon. El principal fin de sus empresas tipográficas no fue en aquella época su interés personal, sino la defensa y propagacion de un sistema, en cuyo favor á pesar de sus cortes luces se sentia devorado del mas ardiente zelo »54.

Haut de page

Notes

1 Esta brillante síntesis del bando servil con la que, creyendo descalificarlo, sin pretenderlo se ensalzaba a su enemigo, apareció en el Semanario Cristiano-Político de Mallorca de 8 de abril de 1813, nº 37, « Advertencia patriótico-política » (sin firma). El propio Domingo, en una instancia de 1820 a la que más adelante nos referiremos, se jacta también del título que le asignó el fiscal de su causa en 1814, el cual, en el correspondiente escrito de acusación, « no tuvo reparo en honrar al que expone con el dictado de AGENTE Y APÓSTOL ESPUREO de las Córtes extraordinarias ».

2 « 4º, español. Sin guardar igualdad en los números, porque unos son de más y otros de menos páginas » (BOVER, Joaquín María, Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares, Palma, Imprenta de V. de Villalonga, 1862, p. 11); la suscripción mensual costaba 8 reales de vellón al mes, « cada numero se venderá suelto á 3 quartos. Los señores suscriptores recibirán el diario en sus casas por la mañana tempranito » (Prospecto del periódico intitulado Aurora Patriótica Mallorquina, s.n.).

3 « Verdadera tempestad ideológica fue la que despertó la Aurora Patriótica Mallorquina (1812—13), acérrima defensora de las ideas liberales y constitucionalistas » (ALTABELLA, José, « Notas urgentes para una historia de la prensa balear », in La Estafeta literaria, números 426-427-428, extra del 15 de septiembre de 1969. Madrid, Editora Nacional, pp. 92-102, p. 94a).

4 « En Mallorca las luchas políticas tomaron un cariz virulento, que no tuvieron en otras partes de España, debido a que los inmigrados peninsulares encontraron allí un campo propicio para su expresión ideológica y al predominio de las órdenes religiosas en la isla » (MOLINER PRADA, Antonio, « La prensa en los inicios de la revolución liberal en Mallorca: “La Aurora Patriótica Mallorquina” », in La prensa en la revolución liberal: España, Portugal y América Latina, Alberto Gil Novales (ed.), Actas del Coloquio Internacional que sobre dicho tema tuvo lugar en la Facultad de Ciencias de la Información, Universidad Complutense, los días 1, 2 y 3 de abril de 1982, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 1983, pp. 113-123, p. 115). En un estudio posterior Moliner se ratifica en esta tesis (p. 28) y apunta alguna de las claves del auge del periodismo político en Mallorca: « El fet que arribessin entre el contingent d´inmigrants coneguts editors, com els catalans J. Brusi i A. Roca o el valencià M. Domingo, juntament amb personalitats eclesiàstiques, como els bisbes catalans i altres religiosos, de tendència absolutista, o reconeguts liberals com Isidoro de Antillón, va fer possible l´eclosió de la premsa i la publicació d´obres de clar contingut polític » (Antoni MOLINER I PRADA, La guerra del francés a Mallorca (1808-1814), Edicions Documenta Balear, 2000, pp. 26-27).

5 « Diario político de ideas muy avanzadas para la época en que se publicaba » (BOVER, Joaquín María, Imprentas de las Islas Baleares, Palma, Imprenta de Pedro José Gelabert, 1862, p. 11). Demasiado adelantado a su tiempo debió de parecerle a más de uno, puesto que casi un siglo después de su aparición Gómez Imaz se permite hacerle reproches en ese sentido, tildándolo de «defensor avanzado y violento de las ideas liberales y Constitución de Cádiz, y mostrando abiertamente su repulsa por los « escritos violentos de aquel exaltado periódico » (GÓMEZ IMAZ, Manuel, Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) por Don —-. Ex Presidente de la Real Academia de Buenas Letras de Sevilla y de la Provincial de Bellas Artes, correspondiente de la Historia. Memoria premiada en el concurso público de 1908 por la Biblioteca Nacional e impresa a expensas del Estado, Madrid, Tipografía de la Revista de Arch., Bibl. y Museos, 1910, pp. 65b y 67a, respectivamente).

6 TRAGGIA, Manuel, 1813, Intriga filosófica contra el P. Traggia; o memoria para la historia de la revolución de España contra la religión y sus ministros Año 1812 y 1813, manuscrito, citamos aquí por VALENCIANO LÓPEZ, Valentí, La Mallorca de 1812 i el pare Traggia, Universitat de València, 2010, p. 125.

7 Sobre el inesperado final de la Aurora puede consultarse: RODRÍGUEZ MORÍN, Felipe, « Las dos Españas en su papel, en los albores del siglo XIX: La Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813) y el Semanario Cristiano-Político de Mallorca (1812-1814) », in Hispania Nova. Revista de Historia Contemporánea, nº 11, 2013, hispanianova@geo.uned.es, 33 pp., p. 28. En cuanto a la fecha exacta en que dejó de publicarse, se equivoca Gómez Imaz (cit., p. 66a) cuando apunta la del 26 de diciembre de 1813. Previamente Bover (Diccionario, cit., p. 14) había fijado, también erróneamente, el día 19 de diciembre de 1813 como el de su última entrega.

8 Respecto de estas tres fases de la Aurora comenta irónicamente el anónimo (aunque Joaquín María BOVER se la atribuye a Strauch; vid. Biblioteca de escritores baleares, Palma, Imprenta de P. J. Gelabert, 1868, p. 420) autor de los Consejos a la Aurora Patriótica Mallorquina en orden a su segundo matrimonio, Palma, Imprenta de Brusi 1813, p. 3, que la Aurora ha sido bautizada tres veces, a la vez que lo enlaza con una presunta triple autoría: « porque V. éra desde el principio un ente compuesto, concebido con tres pecados originales ».

9 Quizá trajera causa esta modificación en el formato de la imitación del de su antagonista, el Semanario Cristiano (del enemigo el consejo; aunque este apareciera, como su propio nombre indica, solo una vez a la semana), puesto que una mayor extensión del periódico y una menor urgencia en la salida propiciaban una elaboración argumental más densa y profunda, y no se tenía así « que interrumpir continuamente el hilo del discurso » (en palabras de determinado papel referidas a La Antorcha al año siguiente, después de la salida de su primer número: Mallorca, Melchor Guasp, 1813, h.s.n.).

10 Tan drástica determinación fue seguramente consecuencia del clima político, extremadamente convulso que agitaba por aquellos días la ciudad de Palma, con agresiones hacia diversas personas de ideas políticas afines a la Aurora incluidas: « Los desórdenes culminaron en unos alborotos el 30 de abril, atacando a un grupo de personas de la ciudad de talante liberal » (MOLINER PRADA, Antonio « La prensa en los inicios de la revolución liberal en Mallorca: “La Aurora Patriótica Mallorquina” », cit., p. 116).

11 Por eso, en términos formales, las épocas del periódico solo fueron dos. Para un análisis más pormenorizado de la estructura y contenidos de dicha publicación periódica puede examinarse: JAIME LORÉN, José María de, Isidoro de Antillón y Marzo. Epistolario (1790-1814). Otros escritos literarios, geográficos y políticos, Valencia, edición del autor, 1998, pp. 87-106.

12 « Advertencia del editor », in GARCÍA MALO, Ignacio, traducción de La política natural o discurso sobre los verdaderos principios del gobierno, Palma de Mallorca, Miguel Domingo, 1811, p. 12.

13 « En resumen, la Aurora Patriótica Mallorquina hace piedra de toque principal de la necesidad de abandonar los planteamientos religiosos en lo que respecta a las resoluciones económicas y civiles, así como la constante denuncia del poder de ciertos sectores de la nobleza y de la Iglesia, a quien considera responsable del mantenimiento del fanatismo y la superstición en el pueblo inculto, y contrarios a toda idea de justicia social y de progreso » (DÍAZ DE CASTRO, Francisco J., MANCHADO LOZANO, Josefina, MELIÁ GARI, Juan, MOLL SALLERAS, Miguel y SOCIAS ALBADALEJO, Mª Antonia, « Los orígenes de la prensa política en Mallorca (1812-1814) », in Mayurqa. Miscelánea de Estudios Humanísticos, nº 16, julio-diciembre de 1976, Universidad de Barcelona. Facultad de Filosofía y Letras de Palma de Mallorca, pp. 309-345, p. 344).

14 Curiosamente en el « Prospecto » sí se antepone m a p o b, cuando en todos los números del periódico propiamente dicho lo hará la n, en abierta discrepancia con el uso tradicional.

15 En la propia Aurora hallamos un testimonio del particular ambiente reaccionario que gobernaba la capital balear, pues en su número 24, de 8 de julio de 1812, posiblemente fruto de toda la redacción del periódico, se recoge el siguiente lamento: « de todas las provincias, incluso de las ocupadas, de todos los estamentos y aun de comunidades religiosas, se ha enviado felicitación al Congreso por la aprobación de la Constitución: solo de Mallorca no habia salido una linea (que sepamos) consagrada a objeto tan digno de la consideracion nacional ».

16 Los ataques, sin embargo, habían comenzado antes desde otros noticieros, como es el caso del Diario de Mallorca, donde en su « Suplemento interesante », de 24 de junio de 1812, cierto fraile franciscano, disfrazado con el nombre de Juan Bautista Álvarez Peligero, y bajo el epígrafe de « Al Autor principal de la Aurora patriótica mallorquina », arremetía con enojo contra Isidoro de Antillón.

17 La Aurora de 19 de julio de 1812, nº 35, en un « Articulo comunicado » signado por S.D., se hace eco de tan furibundo ataque de Strauch, con la indicación de que incluso parece mucho que hubiera tardado todo un mes en desfogar su rabia hacia el diario liberal: « Sr. editor; dicho y hecho: salió el mastin, el Goliat ó el F. R. S. V. [fray Raimundo Strauch y Vidal] que todo es uno, y despues de un mes que pasó haciendo colera, deja entrar lo fuerte del calor, se arremanga el brazo, coge la pluma viperina y zas, descarga el descomunal golpe contra la pobre aurora [...], ya que su reverencia concluye su carta con el tremendo fallo de que debe prohibirse la lectura de la citada y perseguida aurora ».
Precisamente las mismas palabras de Strauch, más arriba recogidas en el texto principal, son las que se insertaron en el
Semanario Cristiano de 29 de abril de 1813, nº 41, en un « Artículo interesante », sin firma, a raíz de que Miguel Domingo hubiera perdido su reclamación por injurias contra el Semanario por diversas descalificaciones efectuadas por este contra la Aurora; dichas frases de Strauch son inmediata continuación de las siguientes: « Moguel Dimingo [dos erratas seguidas que sugieren intención] editor de la Aurora, y Don Isidoro de Antillon, Autor de la carta de Lucio Veranio perdieron el derecho que tenian á su reputacion en esta determinada materia, no se les hace injuria diciendo: El periódico Aurora es un eclipse », etc.

18 El día antes la Aurora había alumbrado un « Artículo comunicado al editor de la Aurora Patriótica », en el que el firmante, Simón Lamprea (un seudónimo más de Antillón), prevenía a Domingo de la magnitud de las fuerzas que iba a tener en contra por parte de gentes a quienes « lo que inporta, es que las cosas sigan como hasta aquí ».

19 Otra referencia más de Miguel Domingo respecto de su propósito de no enzarzarse en interminables y estériles contiendas, la encontramos en la Aurora de 2 de julio de 1812, nº 73, a través de una « Advertencia interesante », en la que hablando Domingo precisamente del P. Strauch (al que llama el « Goliat de antaño »), así como de posibles tropiezos con él, afirma: « El editor de la Aurora protesta no perderá el tienpo ni dará lugar en su periodico á semejantes disputas, y constante en la marcha que se ha propuesto seguir, dará á su papel aquella variedad y alegre tono, que tambien ha acogido este público hasta el dia ».

20 Baste recordar ahora el largo proemio, « Advertencia del editor », a la traducción de La política natural, llevada a cabo por su amigo Ignacio García Malo, e impresa en el taller de Domingo en 1811.

21 Así en el Semanario Cristiano de 20 de agosto de 1812 encontramos la siguiente anotación sobre Domingo: « editor nominal de la Aurora » (« Respuesta al editor de la nota puesta en el n. 61 pag 264 de la Aurora », en el Semanario Cristiano); y en el siguiente número (5), de 27 de agosto, refiriéndose a su labor en la Aurora, se dice que: « es su impresor, ó editor ». Bastantes años más tarde, Pedro Salvá y Mallén en su Catálogo de la Biblioteca Salvá (y citamos por Beltrán y Rózpide) dirá respecto de la Aurora: « El fundador de este periódico fue D. Isidoro de Antillón; pero habiendo tenido que pasar a Mahón a los principios de su publicación, mi padre, que era su íntimo amigo, quedó encargado de continuarlo; por esta razón se encuentran tantos artículos con su iniciales V.S. ». La confusión de Salvá, pro domo sua, queda palmariamente de manifiesto con las palabras del mencionado Beltrán y Rózpide a renglón seguido de las anteriores: « hemos revisado hoja por hoja la colección de la Aurora, y no hemos visto ni un solo artículo con tales iniciales » (BELTRÁN Y RÓZPIDE, Ricardo, Discurso de Don —, en Discursos leídos ante la Real Academia de la Historia en la recepción pública de Don—, el día 31 de mayo de 1903. Madrid, Imprenta y Litografía del Depósito de la Guerra, 1903, « Apéndice 2º. Bibliografía ». Citamos aquí por HERNANDO, Agustín, Perfil de un geógrafo: Isidoro de Antillón (1778-1814), Zaragoza, Institución « Fernando el Católico », 1999, p. 143). Con anterioridad a Salvá, y expresándose en términos similares a los que luego él utiliza, incluido el detalle de la inserción de muchos artículos con las iniciales V. S., Bacaréshabia conferido la autoría de la Aurora a Vicente Salvá (vid. BACARÉS, J. M., Noticia biográfica de D. Vicente Salvá, Valencia, Imprenta de José Rius, 1849, p. 16).
Más extraña nos parece la postura de Miguel Oliver acerca de los oficios de Domingo en la
Aurora, al que (si bien calificándolo como « imprescindible ») le reputa solo de impresor de la misma, cuando es precisamente Oliver el principal divulgador del empuje inmenso que el carácter de Miguel Domingo imprimió a multitud de iniciativas liberales en la isla de Mallorca (OLIVER, Miguel de los Santos, Mallorca durante la primera revolución (1808 a 1814), Palma, Imprenta de Amengual y Muntaner, 1901, pp. 549-550).
En los tiempos actuales (y por escoger solo unos cuantos ejemplos de un repertorio que, de otro modo, se haría tedioso) ha de señalarse que GrosskeFiol
adjudica igualmente el papel de editor de la Aurora a Antillón (GROSSKE FIOL, Eberhard, « La libertad de prensa en Mallorca durante la Guerra de la Independencia », Mayurqa, 20 (1981-1984), pp. 277-292, p. 279). Más recientemente, Checa Godoy también atribuye tal función a Antillón y, si bien califica a Miguel Domingo de « figura clave » en la publicación, señala a Victorica como editor formal de la misma tras la marcha del referido Antillón a Mahón (CHECA GODOY, Antonio, La prensa española durante la Guerra de la Independencia, Cádiz, Quorum Editores, 2009, p. 268). Garcías Estelrich limita el rol de Domingo al de simple colaborador de la Aurora (GARCÍAS ESTELRICH, Domingo, El teatro en Mallorca en los albores del Romanticismo (1808-1824), Palma de Mallorca, Lleonard Muntaner, 2003, p. 25). Tampoco María Cruz Seoane concede a D. Miguel la importancia que nosotros suponemos tuvo en el periódico, puesto que no lo menciona cuando alude a esa publicación, nombrando en cambio a Victorica y a Montis y, por supuesto, a Antillón, a quien califica como « alma de la Aurora » (SEOANE, María Cruz, Historia del periodismo en España, II. El siglo XIX, Alianza Editorial, 1989, 1ª ed. de 1983, p. 57). Muy parecidos términos había empleado anteriormente la misma autora en Oratoria y periodismo en la España del siglo XIX, Valencia, Castalia, 1977, p. 59. Otro tanto sucede con Gil Novales, que solo nombra a Domingo como impresor del periódico (GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución. Los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Ediciones Doce Calles, 2009, p. 56).
En cambio, creemos que sí que se aproxima más a la realidad de los hechos José María de Jaime Lorén cuando, hablando de la
Aurora, reconoce lo siguiente: « estimamos que su verdadero autor es su editor, Miguel Domingo, o quizás sea más preciso atribuir su autoría a ambos [por Antillón] en el mismo plano de méritos » (Isidoro de Antillón, cit., p. 104).

22 En un « Artículo comunicado » de la Aurora de 7 de enero de 1813, firmado por Antillón el 10 de diciembre de 1812 en la referida localidad menorquina, constata D. Isidoro que « cinco meses hace que permanezco en esta isla »; esto es, más o menos desde mediados de julio.

23 En realidad lo que da a la luz pública la Aurora es un recurso, fechado el día antes, que Miguel Domingo interpuso ante el provincial de los franciscanos, orden a la que pertenecía Strauch, contra dos papeles escritos por este.

24 Alude humorísticamente el autor del artículo a la circunstancia de que la Aurora se vendía mejor con la propaganda negativa de sus enemigos, y pone como ejemplo de ello el que a resultas de la predicación del P. Desiderio en la iglesia de Santo Domingo, en donde entre otras lindezas había dicho que en la Aurora levantaba la cabeza el ateísmo, el periódico había vendido 100 ejemplares más que de ordinario, lo que le había reportado 40 reales extras de ganancia a Domingo. El texto arriba citado se halla también consignado por Luis del ARCO, en La prensa periódica en España durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). Apuntes bibliográficos, Castellón, Tipografía de Joaquín Barberá i Asensi, 1914, pp. 112-113.

25 El alegato finaliza en la misma línea: « desatentado ha andado [usted] en meter zizaña entre mi persona y mi periódico. Las injurias y calumnias que se levantan contra él, van ya dirigidas contra mí, puesto que me manifiesto su editor ».

26 En realidad las palabras exactas de Domingo habían sido las siguientes: « Este [el editor] ademas de tener á su disposicion los mejores periodicos, que se publican en la corte y en las provincias, tiene la fortuna de que algunas personas de instruccion y buena critica, que suelen recivir noticias frescas y seguras, se hayan ofrecido generosamente á comunicárselas » (« Prospecto del periódico intitulado Aurora Patriótica Mallorquina », h.s.n.).

27 « Estafermo » es sinónimo de muñeco, de pelele, esto es, de dominguillo (para la ocasión diminutivo de domingo: de Miguel Domingo). La conclusión, unas páginas más adelante (179) del largo artículo, reincidirá sobre estos mismos puntos de la absoluta dependencia de Domingo respecto de Antillón: « ¿Qué le parece al editor de nuevo cuño Miguel Domingo? Pienso que no le pareceria nada, mientras no se asesore, y entonces le parecerá lo que á su asesor; pues como que camina por terreno, que no conoce se dexa guiar mansamente ».

28 Unas líneas después, añade sobre dos escritos que Domingo consideraba contrarios a la Constitución: « Porque á Domingo, que no entiende de cánones ni de teología, le dixeron que se oponian á aquellos dos artículos ».

29 Aquí pone la Aurora una nota especificando: « El padre Strauch en san Nicolas la tarde del 25 del corriente ».

30 El Semanario Cristiano de 1 de abril de 1813, nº 36, en un « Articulo comunicado » dice sobre dicha predicación que: « En efecto, contra la maldita libertad é igualdad jacobinas declamó el Padre Strauch, no freneticamente, sino católica y patrióticamente ». El texto carece de firma, pero gracias a un folleto del propio Strauch sabemos que fue él mismo quien lo escribió, porque sobre la dichosa conspiración contra el altar y el trono aduce: « Esta es una atroz calumnia, inventada por la Aurora, á la que contexté, num. 36 del Semanario del I. de Abril, pag. 135 » (STRAUCH, fray Raimundo, El Fiscal fiscalizado, Mallorca, Imprenta de Felipe Guasp, 1813, p. 12).

31 El mismo número del Semanario incluía un suelto unas páginas más adelante, sin firma, pero de la probable mano de Strauch, titulado « Dos palabritas á la nota de Miguel Domingo », en el que le despachaba lindezas del estilo de las siguientes: « No chille tanto ese expendedor é impresor de tantos escritos impíos y sediciosos [...]. Un impresor y editor, que ha infamado á Santos, á Concilios, á Papas, á Obispos, al Clero, á los Religiosos ». El artículo no debió sentarle nada bien a Domingo, ya que se apresuró a denunciarlo en el juzgado. Así lo recoge el Diario Político y Mercantil de Palma de 1 de abril de 1814, a través de la « Peticion que se ha presentado ayer 31 en el tribunal de primer instancia de esta capital »: « Miguel Domingo ante V.S. como mas haya lugar en derecho me presento á delatar el articulo, Dos palabritas á la nota de Miguel Domingo, insertada en el Diario político mercantil del 29 del corriente marzo del Semanario cristiano político, nº 89, por ser atrozmente injurioso á mi reputación ».

32 Semanario Cristiano-Político de 9 de diciembre de 1813, n° 73.

33 Aunque la redacción parece ambigua, juzgamos, por el contexto, que la expresión « en cuyos labios » va referida a Miguel Domingo (« aquel buen hombre »), y no a los sujetos con los que se dice se juntaba.

34 Demostración de la verdad del manifiesto del diputado por Mallorca Don Antonio Llaneras, Palma, en la Imprenta de Brusi, 1813, p. 16. A este tenor, ha de significarse que existe un folleto de 1813, impreso en Palma por Miguel Domingo, titulado Contestación del juez de primera instancia D. Ignacio Pablo Sandino, al manifiesto de las ocurrencias de esta capital publicado por el diputado Llaneras, que se abre (antes de referir la respuesta de Sandino que avanza el título) con un « Artículo remitido » a El Tribuno del Pueblo Español, fechado el 30 de junio de 1813 en Cádiz, signado por « T », que alude a « los bien cebados estómagos de aquellos ignorantes taumaturgos ».
Por otro lado, en la página 6 de los mencionados
Consejos a la Aurora (obra que, como ya apuntamos Bover atribuye a Strauch), mentando a sus oponentes (filósofos afrancesados), se dispara así: « y escupe siete docenas de semejantes imprecaciones: fanatismo, hipocresia, fascinacion, embusteria de beatas &. Y con esto se va satisfecho, creyendo que es un doctor de la soborna [sic] ».

35 El argumento ya había sido tratado por García Malo, gran amigo de Miguel Domingo, de Antillón y, en general, de todo el grupo fundacional de la Aurora: « Detestad, españoles, á esos ambiciosos hipocritas que insensibles á vuestras miserias y desgracias, y atentos siempre á su prosperidad y fortuna, á costa de la vuestra y de vuestro sudor, tratan de persuadiros que son intereses del cielo los que no son sino de la tierra » (GARCÍA MALO, Ignacio, Los derechos de la soberanía nacional. Contra el despotismo y la hipocresía, Palma de Mallorca, Imprenta Real, 1810, p. 28).

36 XAMENA FIOL, Pere, Història de Mallorca, Palma de Mallorca, Editorial Moll, 1991, 3º edición, 1ª ed. de 1978, p. 290.Por su parte, Moliner, remitiéndose a Llabrés, consigna también esa misma cifra de religiosos (MOLINER PRADA, Antonio, « La prensa en los inicios de la revolución liberal en Mallorca: “La Aurora Patriótica Mallorquina” », cit., p. 113).

37 En la Aurora de 3 de enero de 1813, nº 28, con motivo de editarse (quizá por Antillón) un fragmento de la obra de José del Campillo y Cossío: Lo que hay de más y de menos en España para que esta sea lo que debe ser, y no lo que es, y a propósito de la sentencia: « hay de ménos fábricas; hay de mas frayles », incluye Miguel Domingo una « Nota del editor » en la que efectúa la precisión siguiente: « El primer punto, para otra ocasion; y vaya por ahora el segundo, que es del dia ».

38 En la Aurora del 30 de mayo de 1813, nº 65, se incluye de nuevo esta voz provista de un sentido negativo: « si no se hubiesen tomado medidas de precaucion, el corazon de los hipócritas panzoquis se hubieran [sic] salido con la suya ».
Por otra parte, este vocablo « panzoki » era a menudo utilizado en la
Abeja Española, periódico gaditano, también liberal, que gozaba de plena sintonía con la Aurora, la cual reimprimía muchos de sus artículos. Allí, en la Abeja, se habla del bajá o general Panzoki, célebre por su entendimiento de tortuga; figura esta que igualmente nos la encontramos en la AuroraPatriótica Mallorquina de 14 de marzo de 1813, nº 48: « Conpadézcannos entretanto los ilustres partidarios del general Panzoki ». Unos años después, el capuchino, obispo de Ceuta, Rafael de Vélez abundará al respecto: « El general Panzokiera el titulo que puso [la Abeja] á uno de los mas activos diputados en defensa de la Inquisicion » (VÉLEZ, Rafael de, Apología del altar y del trono, Madrid, Imprenta de Cano, 1818, tomo I, p. 238).

39 Justo una semana después, en su nº 76, el Semanario de 30 de diciembre, firmado con las letras M. S. un artículo encabezado con el rótulo de « Otro », se vuelve sobre el mismo asunto: « Sale el Señor de la Arrieta con su breve y sumaria insinuacion, que como intimo (¡qué cosa es tener buen corazon!) le insertó gratis en su Aurora del 16 el fidedigno Miguel Domingo ». Como se ve, ahora la Aurora sí que es ya de Domingo; claro, que a mayor estatus en enemigo, mayor celo en el ataque. Unos meses atrás, Strauch había dicho: « Cito para esta verdad á un testigo de mayor excepcion, este es el fidedigno Miguel Domingo. Este hombre célebre [...] » (El fiscal fiscalizado, cit., p. 9).

40 Al pie de la carta aparece el nombre de Miguel Domingo, reiterando su condición de « editor de la aurora patriotica mallorquina », por aquellas fechas tan en duda todavía.

41 « Sembla ser que en una de les predicacions del P. Traggia a principi d´agost de 1812, el dia 4, va dir que havia declarat excombregats a tots els lectors de l´Aurora. Després de ser pressionat per Miquel Domingo mitjançant el seudiari, perquè confirmés o es retractés; féu aixó darrer. Llavors, Miquel Domingo va treure un suplement amb la sevare tractació i una sèrie de notes a l´escrit de Traggia » (Valentí Valenciano López, cit., p. 93). A este respecto, Domingo en la Aurora de 11 de agosto de 1812, nº 58, por medio de la « Advertencia del editor de la Aurora », comunica lo siguiente: « Habiendose supeditado la contestacion entregada por el P. Traggia materia para unas largas é importantes notas, se hace ya irregular su publicacion en los cortos limites de este periódico, y así se verificará en papel separado a la mayor brevedad ».
De otra parte, el
Semanario de 27 de agosto de 1812, nº 5, se cierra con el siguiente anuncio: « Manifiesto á la Soberania de la Nacion del P. Traggia, contra las calumnias, acusaciones ó denuncias que el editor de la Aurora hace ó intenta hacer contra dicho Padre. Un quaderno de dos pliegos, á 12 quartos, que se vende en casa de Carbonell ». Y ese mismo jueves, 27 de agosto, la Aurora, en su número 74, da cuenta de la aparición del reseñado escrito de Traggia, apuntando que es fruto del miedo por la denuncia efectuada por Domingo respecto de los más arriba consignados ejemplares de El Amigo de la Verdad.
De todas formas, Traggia no cejará en su combate con el periódico liberal, porque tal y como reproduce el
Semanario Cristiano de 8 de abril de 1813, dicho fraile seguirá gastando opiniones del siguiente tenor: « De este papel Aurora digo, que no es mas que una coleccion de lo mas malo que se ha escrito en Cádiz, excepto las sesiones de Cortes [...]. El único papel que tiene salvo conducto para circular por donde hay franceses [...]. Es el basurero de todas las inmundicias ».

42 En el número siguiente de la Aurora, de 28 de enero, un « Artículo comunicado » firmado por « T » continúa con el asunto, recriminando a Traggia sus intenciones, puesto que: « no pretende otra cosa sino que el pueblo enfurecido se meriende en un dia á todos los escritores liberales que sostienen los sabios principios de nuestra constitución », para lo cual no duda en poner « en letra de molde unas espresiones que dice no son tolerables en las tabernas ni en los lugares de prostitución ».

43 No iba equivocado desde luego, pues el nuevo periódico, impreso por Sebastián García, era fruto del padre trinitario Miguel Ferrer y Bauca, quien posteriormente sacará también la Lluna Patriótica Mallorquina, en clara chanza de la Aurora (RENOM i FERRER, María Teresa, Miquel Ferrer i Bauçà, protagonista en la societat de Mallorca, Barcelona, Congregació Trinitàries de Mallorca, Publicaciones de l'Abadia de Monserrat, 1998, pp. 322 y ss., entre otras).

44 La repulsa hacia este periódico iba tan allá que, en alguna ocasión, se pone como ejemplo descalificatorio. Así, en la Aurora de 19 de setiembre de 1812, con el título « Desafío al P. Fr. R. S. V. », y la firma « Dixi » (posible disfraz de Domingo, según más atrás dejamos dicho), se advierte: « La Aurora de aqui en adelante tratará a los escritos de vd. [el P. Strauch] y de sus compañeros con el mismo desprecio, que al indecente Diario de Buja; pues no merecen otra cosa ».

45 Con sorna se empleará el Semanario de 24 de febrero de 1814, nº 84, en un « Artículo comunicado », firmado por Cristiano Ingenuo: « el insigne y famoso Miguel Domingo, quondam editor de la difunta Aurora patriotica Mallorquina ».

46 « Los absolutistas buscaron ávidamente los ejemplares de este periódico para quemarlos, y de aquí la rareza de sus colecciones, hasta el punto de que Bover sostiene que únicamente existían dos » (LLABRÉS BERNAL, Juan, Noticias y relaciones históricas de Mallorca. Siglo XIX, Palma de Mallorca, Sociedad Arqueológica Luliana, 1958, tomo I (1801-1820), p. 423).

47 El Semanario Cristiano de 9 de junio de 1814, nº 99, se complace detallando la magnitud de las hogueras alimentadas por muchedumbres de este género de escritos. En cuanto al expurgo de imprentas y librerías, Ferrer Flórez recoge una interesante información del alcalde José Desbrull, manifestando su intento por detener a las gentes que pretendían asaltar la industria de Miguel Domingo (FERRER FLÓREZ, Miguel, Política y represión en Mallorca (1800-1840). Sociedades secretas y liberalismo, Palma, Imprenta Politécnica, 2005, p. 161), aunque sin mucho éxito, según se infiere de las quejas del propio librero perjudicado: « En este asalto se le despojó de un considerable número de libros y papeles, de los cuales una parte fueron entregados á las llamas » (DOMINGO, Miguel, en una instancia fechada el 4 de setiembre de 1820 en Madrid, dirigida « A las Cortes ». El ejemplar examinado por nosotros, en letra de imprenta y sin firma, compuesto de cuatro folios sin numerar, se conserva en la Biblioteca Provincial de Cádiz, folletos CLXVIII-10).

48 Ha de recordarse al efecto que Miguel Domingo era el impresor del Diario Político y Mercantil de Palma (el cual se dejó de editar el día después, 20 de mayo); y no debemos olvidar, tampoco, que el primer número de La Antorcha había salido de sus planchas.

49 El propio Domingo refiere que bien se hubiera conformado con las pérdidas materiales causadas en su oficina, y « se hubiera dado por contento en aquella crisis horrorosa, si la persecución no hubiese pasado adelante » (DOMINGO, Miguel, « A las Cortes », cit., h. s. n.).

50 No deja pasar la cuestión Domingo, en la mentada representación a las Cortes, sin hacer hincapié en los criterios despóticos, injustificados y caprichosos que regían las altas instancias del Estado: « Cuando ya el exponente se había restituido á Valencia, dirigieron los jueces de policía de esta Corte al Regente de Mallorca una órden del ministro Macanaz para arrestar y formar causa al Gefe político de aquellas islas, y á cuantos lo mereciesen. Esta cláusula singular, que por sí sola marca la funesta arbitrariedad de los jueces del año 14, fue el origen de una nueva persecución ».
Aunque no con tanto detalle, Oliver ya nos había dado razón de la triste suerte que esperaba a nuestro impresor (Mallorca durante la primera revolución (1808 a 1814), cit., pp. 677-678).

51 Domingo antepone siempre la Constitución al rey. Respecto de la conexión entre aquella y este, el Diario Político y Mercantil de Palma, de 3 de abril de 1814, nº 92, y a propósito de una proclama del Ayuntamiento de Palma en favor de Fernando VII, efectuada el 1 de abril, advierte por nota al pie de página: « En esta proclama echamos de ménos que no se haga mencion, aunque fuera de paso, de nuestra Constitucion política, con la qual se halla identificada la persona de nuestro muy amado rey el señor D. Fernando VII. Ninguna ocasion parecia mas á proposito que esta, para que el ayuntamiento diese un testimonio visible de su adhesion al código fundamental del estado que debe producir nuestra felicidad y la de nuestros descendientes ».

52 Egemplo de adhesión decidida al Sistema Constitucional, Valencia, Imprenta de Miguel Domingo, 1821. Anónimo, aunque necesariamente ha de ser de Miguel Domingo o de alguien de su entorno más cercano, a quien él hubiera facilitado los datos; consta de 4 pp. s.n.

53 « Miguel Domingo era el espíritu emprendedor que hallaba recursos para todo, entusiasta “por la buena causa”, siempre dispuesto al sacrificio, el primero en las manifestaciones y en allegar fondos, propagandista y anunciador infatigable a la moderna, que diariamente llenaba las esquinas de cartelones pregonando el nuevo folleto o la nueva obrilla, corriendo de aquí para allá en toda clase de fregados políticos y patrióticos » (Miguel OLIVER, cit., p. 506).

54 De la solicitud de Miguel Domingo, de 4 de setiembre de 1820, « A las Cortes », antes citada.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Felipe Rodríguez Morín, « Miguel Domingo, editor de la Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813) », El Argonauta español [En ligne], 10 | 2013, mis en ligne le 15 septembre 2013, consulté le 25 novembre 2017. URL : http://argonauta.revues.org/1853 ; DOI : 10.4000/argonauta.1853

Haut de page

Auteur

Felipe Rodríguez Morín

Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org