Navigation – Plan du site
Livraison juin: Varia

La Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813) y el clero regular. Dos maneras contrapuestas de entender el patriotismo, la religión y la política1

Felipe Rodríguez Morín

Résumés

Malgré la modération des postulats du périodique libéral Aurora Patriótica Mallorquina (fondé en juin 1812), en ce qui concerne sa vision des ordres réguliers et la nécessité de leur modernisation et réforme afin qu'ils se consacrent à des tâches plus utiles et solidaires, cette publication et ses rédacteurs furent dénigré par les absolutistes qui les traitèrent, sans la moindre preuve, d'apostats et de mécréants, ce qui dans leur esprit équivalait à la condition de mauvais espagnols. En fait, la nouvelle vision de la religion et la conception de l'Etat prônées par les libéraux et donc par la Aurora Patriótica Mallorquina commençaient à se superposer ou plutôt à se juxtaposer à l'ancienne qui avait toujours régné en Espagne. Aussi les réactionnaires, dont les prédicateurs étaient les principaux porte-paroles, ne pouvaient en aucun cas autoriser des changements aussi importants, en particulier quand ils entraînaient la perte de privilèges ancestraux.

Haut de page

Texte intégral

I - La pésima relación entre la Aurora Patriótica y los frailes de Mallorca

  • 1 En relación con la expresión aquí empleada de « clero regular », como al igual que, cuando a lo lar (...)
  • 2 LONGARES ALONSO, Jesús, « Los canales de difusión de ideas en los comienzos del liberalismo español (...)

1Las constantes y reiteradas críticas lanzadas desde los púlpitos contra las reformas de las Cortes de Cádiz abonarán el terreno para que desde posiciones opuestas se recurra a un medio que, tanto por su agilidad como por el arrimo a la actualidad que solía exhibir, se revelaba óptimo para la pugna dialéctica en el ámbito público. Nos estamos refiriendo, cómo no, a la prensa periódica, puesto que, conforme atinadamente advierte Longares Alonso, « el periódico del momento será una forma de catequesis y difusión de ideas. La función de la prensa no será informar, sino glosar la realidad sucedida; es decir, un órgano abiertamente estatuido para orientar en una determinada opinión »2.

  • 3 Una muestra de esta ascendencia de los frailes respecto de un pueblo fácil de seducir la proporcion (...)

2En esta carrera por ganarse y convencer al auditorio, los predicadores partían con la indudable ventaja que les otorgaban siglos de experiencia hablando en público y de saber conmover por esta vía a sus oyentes; fuera, además, de que el carácter sagrado de su ministerio parecía imprimirle un plus de autoridad y de veracidad a sus palabras3.

  • 4 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 52 (28 de marzo de 1813), p. 322. En semejantes términos se había (...)
  • 5 El relevante papel desempeñado por Miguel Domingo en la Aurora Patriótica, en la que, además de imp (...)

3Más en concreto, y para lo que ahora nos importa, creemos que gracias en mucha parte a aquella intención de contrarrestar la corriente de opinión generada desde los estrados eclesiales nació la Aurora Patriótica Mallorquina, porque como ella misma denuncia: « Es muy estraño el abandono con que las autoridades de esta ciudad permiten que los frayles declamen frenéticamente en los púlpitos contra los principios sancionados en nuestra constitución »4. Y hasta juzgamos que su aparición llegó con algo de retraso si tenemos en cuenta que la ley promulgando la libertad de imprenta había entrado en vigor en el mes de noviembre de 1810, y que el núcleo principal del mencionado periódico, esto es, Antillón y Miguel Domingo, llevaba instalado en Palma de Mallorca desde el verano de aquel mismo 18105.

  • 6 « Al Editor del Espíritu de los mejores Diarios », in Diario de Mallorca, nº 316 (5 de agosto de 18 (...)

4A este respecto, puede suponer un valioso indicio que revele por qué la Aurora no salió a la luz hasta el 15 de junio de 1812 aquellas palabras emitidas por el « Ingenuo » (tal vez otro seudónimo de García Malo), cuando, a cuenta del fracaso de El Espíritu de los Mejores Diarios de la Corte (promovido igualmente por Domingo y Antillón, que solo sacó el número del 28 de julio de 1811), resaltaba el poco arraigo que aún tenían las nuevas ideas entre los habitantes de Mallorca6.

  • 7 Esta circunstancia constituye una de las peculiaridades de lugares como las Baleares, Cádiz y otros (...)

5El caso fue que sí resultó fecha más propicia aquella de mediados de 1812, con la Constitución prácticamente recién aprobada después de intensas controversias parlamentarias, y el consiguiente fomento en la opinión pública de la costumbre del debate. Debe añadirse, además, a esta circunstancia la del transvase en el interés y en la inquietud que hubo de producirse en muchos españoles residentes en zonas no ocupadas hacia la política nacional cuando decayó el peligro francés, tras la retirada masiva de tropas del territorio hispano para la campaña de Napoleón en Rusia. La preocupación por el enemigo externo fue sustituida, de algún modo, por la del interno, configurado por la ideología7.

6Por lo tanto, parece que fue el año 1812 el de la eclosión de los programas doctrinales de forma más intensa, y hasta en ocasiones radical; una iniciativa que comenzó corriendo a cargo del grupo liberal, en su demanda por que se reformasen ancestrales privilegios y prebendas del altar y del trono. Así lo manifiesta, sin fingir su repugnancia, un miembro de los rancios:

  • 8 Relación sucinta, pero verídica de las extraordinarias demonstraciones de alegría con que se ha dis (...)

« A este fin ya en el año 1812 se dexaron oir las voces de libertad, igualdad, independencia, soberania del pueblo, fanatismo, supersticion, y otras de igual ó peor significado, y empezaron á publicarse por medio de la prensa un gran número de folletos, tan antireligiosos como antimonarquicos »8.

7De todas maneras, aunque se le pudiera achacar tardanza en su aparición, de ningún modo habría de reprochársele a la Aurora patriótica mallorquina tibieza o falta de convicción en sus postulados, ni menos aún de rotundo entusiasmo en la propagación de los mismos. En un artículo de 1813 el sacerdote y diputado absolutista Antonio Llaneras, claro que desde la parcialidad de su punto de vista, nos describe así la convulsión causada por aquella publicación:

  • 9 LLANERAS, Antonio, « Manifiesto de las ocurrencias de la ciudad de Palma en Mallorca, de que con ta (...)

« Salio al público por un abuso el mas criminal y escandaloso de la libertad de la imprenta el periódico titulado Aurora patriótica mallorquina; y apenas salió el primer número [...], se empezó á perturbar aquella concertada armonía consiguiente á la conformidad de opiniones, y se comenzo á sospechar que se querian introducir en aquel cristiano pais las perniciosas máximas de la irreligion y de la inmoralidad »9.

  • 10 El dominico Julián Bordoy coincide con Llaneras en imputar a la Aurora esta fractura en la ciudadan (...)

8La aparición de la Aurora provocó, en fin, una potente agitación del panorama social mallorquín, y por supuesto la consecuente reacción en contra por parte del bando más conservador. El propio Llaneras, a renglón seguido de lo anterior, nos da cuenta de la brecha que quedó abierta a partir de entonces: « resultó en los ánimos una especie de alarma general, dividiéndose en partidos, cuyas consecuencias debian ser desagradables »10.

  • 11 Ya unas fechas antes de la aparición del Semanario Cristiano, se había adelantado Strauch a dispara (...)
  • 12 VALENCIANO I LÓPEZ, Valentí, El primer liberalisme a Mallorca. Els debats polítics en el setmanari (...)
  • 13 Con razón advierte Javier Herrero: « Desde su primer número el Semanario es fiel a su propósito, y (...)
  • 14 El ya mencionado P. Bordoy se encarga de ratificar este aserto, cuando hablando de la intención que (...)

9De ahí a que el clan de los retrógrados palmesanos se aglutinara alrededor de otro periódico no mediaba más que un paso. Y es esa una bandera que va a levantar desde su primer número, de 30 de julio de 1812, el Semanario Cristiano-Político de Mallorca, impreso por Felipe Guasp, cuyas riendas habría de manejar el franciscano fray Raimundo Strauch11, auxiliado por los dominicos hermanos Lladó, fray Domingo y fray Miguel, así como por el mencionado P. Antonio Togores, de la Congregación de San Felipe Neri. La principal misión de esta publicación (« dirigit essencialment en contra de La Aurora »12) fue la de neutralizar en lo posible la, a su juicio, perniciosa influencia de esta en los lectores. Por eso, a través de los primeros renglones de tinta de la « Suscripsion » [sic] que antecede al propio ejemplar inaugural, comienza el Semanario Cristiano… a arrojar sus dardos, y con ellos un reto: « Al cabo de mas de un mes de Aurora no ha visto todavia el pueblo de Mallorca al Sol: ya es tiempo de que lo vea »13. También desde el artículo que abría el nº 1 de la publicación, titulado « Crepúsculos de la Aurora ó manantiales del periódico titulado Aurora Patriótica Mallorquina », que aunque sin firma fue, más que probablemente, obra de fray Raimundo Strauch, se objetaba del periódico enemigo la desenvoltura con la que se tiraba a denigrar a reyes y a miembros del clero14, maliciándose en el fondo que la Aurora… ejercía como alargado brazo de los intereses de Francia: « A ver ahora en que manantiales ó charcos ha bebido esta madama, que con algunas apariencias de española, es en la realidad francesa » (p. 7).

10Pero el combate del Semanario Cristiano… contra la Aurora… no transitó únicamente por los ámbitos refinados de los tronos o de la alta política eclesiástica, sino que a veces se precipitó por los terrenos escabrosos de la descalificación en el entorno de la decencia, para particular disgusto, según conjeturamos, de los responsables de la publicación liberal. Fue este el caso de, por ejemplo, el Semanario Cristiano… del 24 de diciembre de 1812, nº 22, donde con el rótulo « Dos palabras al editor de la Aurora » el anónimo colaborador se despacha así: « Padres y madres incautos, que permitís á vuestros hijos la lectura de un periodico irreligioso é inmoral, mirad las liciones practicas de la prostitucion y desonrra, que por medio de esa fatal Aurora les dais; reflexîonadlas » (p. 262).

11Por todo ello, Juan Ferrá, fiscal acusador en la causa del tumulto ocurrido en Palma de Mallorca el 30 de abril de 1813, y persona de no ocultas simpatías liberales, atribuirá aquella fragmentación en dos bandos experimentada en la sociedad mallorquina, que los reaccionarios imputaban al advenimiento de la Aurora…, justo a la causa contraria, es decir, a la permanente inquina que mostraban los autores del Semanario Cristiano… hacia el periódico reformador:

  • 15 FERRÁ, Juan, Acusación fiscal a los reos de los alborotos [...], firmada el 29 de octubre de 1813, (...)

« se empeñaron los redactores del primero en hacer odiosos á los del segundo y á todos sus adictos, excitando de este modo la formacion de dos partidos, graduando el suyo de cristiano y religioso, y al contrario, al de los afectos al gobierno, de irreligioso »15.

  • 16 « Un Apologista de los Predicadores », in Ensayo de un cotejo de la carta circular que ha pasado el (...)
  • 17 Hablando de las órdenes regulares y de la inquietud de sus componentes respecto de la realidad circ (...)

12Sin embargo, los varapalos en letra de molde no le fueron propinados a la Aurora… solo por los frailes a cargo del Semanario Cristiano…, sino también por otros que, a través de sus folletos, según iremos comprobando, pretendían convencer a la opinión pública de la impudicia y descaro con que se desenvolvía aquel papel periódico, « manantial de impiedad »16, respecto de los símbolos sempiternos de la autoridad17.

  • 18 MANZANEDA, Fray Daniel de, La verdad, o la conducta de los predicadores [...], Palma, Brusi, 1813, (...)

13De todos modos, creemos que la ofensiva desplegada a través de este tipo de impresos no dejaba de ser más que la punta de un iceberg, cuya parte mayor se hallaba constituida por la predicación desde los púlpitos. La causa de que la Aurora… se vea censurada desde los ambones de las iglesias se adivina a partir de las palabras de fray Dionisio de Manzaneda, quien englobando (como tal hacían otras muchas gentes chapadas a la antigua) ese periódico en el conjunto de « papeles seductores, infamatorios de cuerpos eclesiásticos y órdenes religiosas, contrarios al Evangelio, á la sana moral y á la decencia »18, no puede por menos que argumentar que si las autoridades se hubiesen empleado a fondo en poner freno a este desmán de publicaciones, los religiosos no los hubiesen atacado desde sus sermones en las iglesias, pero al no haber sido ese el caso « los Predicadores han hecho lo que debian; predicar la verdad sin temor » (cit., p. 10).

  • 19 MUNTANER GARCÍA, Juan, Reflexiones sobre una carta que se atribuye al Señor Obispo de Mallorca D. B (...)
  • 20 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 105 (17 de octubre de 1813), p. 175, nota al pie del periódico. Y (...)

14A tales extremos llegó el asunto (« que no haya sermon sin Aurora, como no hay sin tocino olla »: Aurora Patriótica… de 20 de agosto de 1812, nº 67, p. 279), que hasta el obispo de Mallorca creyó necesario tomar cartas en la materia, advirtiendo severamente a los predicadores que se abstuviesen de condenar a la Aurora… desde el púlpito. El vicario general de la diócesis de Mallorca, Juan Muntaner, gobernador de la mitra, refiere las instrucciones que su obispo Nadal le había remitido desde Cádiz, en donde ejercía sus funciones como diputado en Cortes: « Si quieren esos frayles, verdugos de sí mismos, impugnar la Aurora, ú otro papel, tienen expedito el uso de la imprenta. Cierre V. los oidos á todos los clamores de los apasionados á los profanadores del púlpito. No han de volver á predicar »19; añadiendo a la par un más que riguroso apercibimiento: « Si vuelve á desbarrar, por poco que sea, en el púlpito, algun frayle, ó clérigo, quítele V. para siempre las cartillas » (p. 10). Por su parte, la Aurora Patriótica… mostraba también su queja respecto de ese « espíritu sedicioso y anti-social que por desgracia ha resaltado tanto en los sermones de algunos acalorados eclesiásticos que han querido convertir el lugar santo de la verdad en palestra de venganza y sedicion »20.

  • 21 FERRÁ, Juan, Acusación fiscal, op. cit., p. 55.
  • 22 STRAUCH, fray Raimundo, El fiscal fiscalizado [...], Palma, Felipe Guasp, 1813, p. 8, nota h. Preci (...)

15De esta polémica no podía hallarse exento, lógicamente, el P. Strauch, quien al parecer sumaba a sus reprobaciones a la Aurora… desde su Semanario Cristiano… las que se le terciaban dirigir en el recinto parroquial a los feligreses; punto este que, aunque constatado por el fiscal de su causa (« declama incesantemente contra la impiedad y el libertinage de los escritos del dia, sin distinguir personas, ni entrar en calificaciones, pero señalando como uno de los mas perjudiciales la Aurora Patriótica Mallorquina »21), es matizado por el interesado de muy chusca manera: « No la nombré, como podia hacerlo, porque me hace asco, y si la señalé, bien lo merecia por sus selectas doctrinas »22.

  • 23 « El enemigo de los gali-hispanos Monsieures », in La verdad sin disfraz. Impugnación a la insinuac (...)
  • 24 « Un Apologista de los Predicadores », op. cit., p. 3. Por eso nada extraña que Antonio Llaneras, e (...)

16Por si fuera poco pecado el de sus contenidos, cargaba la Aurora Patriótica… con el estigma añadido de su origen: el taller de Miguel Domingo, « que es lo mismo que decir, sacado del albañal de Apolo, ó del lupanar de Minerva »23; una marca genuina que, en definitiva, etiquetaba sus impresos a los ojos de sus enemigos sin necesidad de ser leídos, como fruto podrido que para ellos era de « la imprenta mas abominable, verdugo de la piedad, de la moralidad y de la religiosidad de todo el pueblo cristiano »24.

  • 25 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 53 (6 de agosto de 1812), p. 221.

17Ya fuera por unas u otras razones, es lo cierto que hubo clérigos que no se contentaron únicamente con vituperar el periódico de Miguel Domingo, y que, arrebatados de un celo ferviente, alcanzaron el extremo que el promotor fiscal, Juan Ferrá, imputaba en su Acusación fiscal al mercedario fray José Roig, quien, « hablando sobre el periódico titulado Aurora Patriótica Mallorquina, dixo: que todo el que la leyese debia estar excomulgado, y que él á ninguno que supiese que la leia le daria la absolucion » (p. 20). En términos similares parece que se había pronunciado también el P. Traggia, pues según relata Miguel Domingo en su « Carta del editor de la Aurora al P. Fr. Manuel de sto. Tomas de Aquino (alias Traggia) »25, le habían llegado rumores de que, refiriéndose a su periódico, el reseñado fraile había predicado en la iglesia de Santa Catalina de Siena que « estaban escomulgados quantos tenian en él la menor parte ».

18Todas estas declaraciones, por más radicales que puedan aparentar, palidecían sin embargo ante otras intenciones que trascendían de la jurisdicción de la palabra o de la alusión a penas espirituales, para pasar a suponer ya un verdadero riesgo en cuanto a la integridad física de los redactores de la Aurora…. Cuestión esta que se pone de manifiesto en la reiterada Acusación fiscal, donde, por un lado, se recuerda « la exhôrtacion que hizo un frayle á varios ciudadanos para que se juntasen hasta unos 40 y acabasen con los auroristas » (p. 6), y que, por otra parte, conduce a Juan Ferrá a inculpar al capuchino fray Dionisio de Manzaneda, por « los quatro mil puñales que le dixo Manzaneda á D. Jayme Mas tenia á su disposicion en el momento en que alzara el dedo para quitar el papel periodico titulado Aurora Patriótica Mallorquina » (p. 49).

II - Los frailes mallorquines contra la Aurora Patriótica… por su distanciamiento de la tradición

  • 26 VÉLEZ, fray Rafael de, Apología del altar y del trono [...], tomo I, Madrid, Imprenta de Cano, 1818 (...)
  • 27 Era ese el caso del P. Strauch, que, según el testimonio de quien lo oyó predicar, había utilizado (...)

19Ha de reconocerse, respecto del tema de los conventuales, que los negros presentimientos que la facción más conservadora había anunciado sobre la libertad de las prensas, se vieron confirmados en sus peores expectativas cuando aquella se aprobó. Así lo denunciaba el capuchino P. Vélez: « un sin número de escritos vomitan las prensas de Granada, Madrid, Sevilla, Palma, Cádiz, la Coruña, Alicante; en todos se mofan de las religiones, de sus estatutos, de sus hábitos », considerando que, en definitiva « la imprenta siembra el desprecio, el odio, el furor contra todo instituto religioso »26. Tales novedades debían rechinar con fuerza en muchas mentalidades ahormadas a la antigua usanza, para quienes la Iglesia ostentaba por derecho divino la facultad legítima de censurar escritos, y no como al contrario sucedía ahora, donde eran precisamente esos impresos los que regularmente se dedicaban a reprobar diversas prácticas de dicha institución27.

  • 28 SANTO TOMÁS, fray Manuel de, El amigo de la verdad. Diálogos y discursos políticos sobre los asunto (...)

20Y no solo eso, sino que, a juicio de estos frailes reaccionarios, lejos de existir un equilibrio entre los papeles publicados, se hallaban las prensas prácticamente monopolizadas por el bando liberal de una manera abusiva, pues « se vieron las prensas ocupadas por estos filósofos malvados, siguiendo los pasos de la revolucion francesa, sin hallar apenas quien imprimiera un papel religioso. Se vió calumniar y desacreditar los Cleros »28.

21En este sentido, muchos monásticos sospechaban que sus adversarios ideológicos se valían del método de denostarlos, a modo de puerta de entrada para continuar censurando al clero en su conjunto y concluir combatiendo por entero la religión cristiana. Es el caso del antes mencionado P. Vélez, cuando, aludiendo a los frailes, sostiene lo siguiente:

  • 29 VÉLEZ, fray Rafael de, Apología del altar y del trono [...], tomo I, op. cit., p. 365.

« Ridiculizarlos, ponderar sus relajaciones, públicar sus inutilidades, exagerar su número, clamar contra sus riquezas, y poner sus faltas á la vista de la publicidad... estos son los medios adoptados por la filosofia para destruir los regulares, y despues embestir á los obispos, al clero, á toda la Iglesia de Dios »29.

  • 30 « Representacion que el religioso Ayuntamiento de esta Ciudad de Palma hizo al Rey nuestro Señor pi (...)

22A pesar de ello, y de las ocasiones en las que desde las filas retrógradas se tilda de herejes a los reformistas, no terminan estos ataques de cuajar en ninguna vulneración concreta del dogma, sino que, todo lo más, se diluye la cosa en acusaciones genéricas, difusas, evanescentes, y ello incluso en los tiempos en los que, habiendo retornado el absolutismo a España, se haría impensable una contundente respuesta por la parte afectada: « el mismo Dios, su adorable providencia y soberanos atributos no han estado libres de su escandalosa crítica: de modo, Señor, que no parece sino que [...] Lucifer era el que les dictaba »30. Previamente, el 2 de junio anterior, había sacado también el Semanario Cristiano… una larga lista de agravios, en la que su autor sin duda se debió de emplear a fondo, pero, aun así, por más que se devanara los sesos en tal empeño continúa sin mostrar ninguna transgresión de los liberales en materia de fe:

  • 31 « A los españoles especialmente á los de Reus », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 98 (...)

« quitando, baldonando, y maldeciendo el Santo Tribunal de la Inquisicion [...]; desterraron sin oir, y llenaron de calumnias á los mas ilustres Prelados de España [...]: anularon con manifiesta injusticia el voto de Santiago: hablaron con descaro de las instituciones religiosas [...]: violáron el patrimonio de Jesu-Cristo, metiendo en él sus profanas manos: apadrináron el abuso de la libertad de imprenta »31.

  • 32 Respecto de las creencias personales de los renovadores, indica La Parra: « son los liberales hombr (...)

23El fiscal Juan Ferrá, centrándose en el caso concreto de Strauch, atribuye esta imputación de renegados de la religión cristiana con la que se presenta a los liberales a una simple añagaza, a una técnica empleada por parte de los rancios para ganarse al pueblo llano « mezclando con extraña confusion las doctrinas y los sugetos, con el fin de hacerlos odiosos á la incauta muchedumbre »32 (Acusación fiscal a los reos, cit., p. 55).

  • 33 En muy semejantes términos se mostrará Strauch en otros papeles: « ¿ Ignora V. R. que aquella valie (...)
  • 34 Contra este difuso proceder ya se había protestado en un artículo suscrito por « P. R. » en la Auro (...)
  • 35 No tarda Miguel Domingo en impugnar este papel de Strauch, a quien califica de « impostor », aducie (...)

24Todas estas reconvenciones proferidas contra el clan renovador en general fueron utilizadas también, desde luego, contra los autores de la Aurora Patriótica... El P. Strauch no podía faltar de ninguna manera a esa cita, y así en el Semanario Cristiano… (nº 3, de 13 de agosto de 1812, p. 38), comienza a tirar por elevación cuando, quejándose del discurso de la Aurora sobre las órdenes monásticas, manifiesta lo siguiente: « se zahiere, no solo á los individuos que componen estas corporaciones [...], sino tambien á sus institutos, á sus santos fundadores, á los sumos pontífices y concilios »33. Y se aplica con bastante mayor dureza cuando inculpa a dicha publicación de abjurar del credo católico, aunque como en las ocasiones anteriores de una forma difuminada, sin señalar el dogma pretendidamente infringido, ni reflejar el texto en el que se plasma34: « eclipse de la religion, y de la razon: es un libelo infamatorio, que contiene proposiciones impìas, heréticas, cismáticas, sediciosas, capciosas y sofísticas respectivè [sic]; y por lo mismo su lectura debe prohibirse absolutamente » (Carta a la Señora Aurora35, cit., p. 10).

  • 36 Se trataba de los prelados de Barcelona, Cartagena, Lérida, Pamplona, Tarragona, Teruel, Tortosa y (...)
  • 37 Ensayo de un cotejo de la carta circular que ha pasado el Muy Ilustre Señor Vicario General, gobern (...)
  • 38 BORDOY, fray Julián, La verdad desnuda, op. cit., p. 27.

25Pero no únicamente Strauch se ensaña por este flanco con la Aurora Patriótica…, sino que también otros colegas suyos se hacen eco del asunto. Así por ejemplo, quien se embosca tras el rótulo de « Un Apologista de los Predicadores » emplea ese mismo discurso de tomar las censuras al clero regular, o a los obispos refugiados en Palma36, como estribo en el que apoyarse para acabar acusando de heterodoxia a la Aurora…: « ha intentado infamar á Santos, Concilios, Papas, Obispos, Clero y Frayles; ha atacado el dogma, la moral, las disciplinas... »37. Por su parte, el dominico Julián Bordoy tampoco se anda con remilgos en este menester: « se demuestra que la Aurora ataca la religion Católica Apostólica Romana, y que su objeto era minarla por los mismos medios y caminos que los impíos filósofos de Francia »38.

  • 39 Semanario Cristiano, nº 2 (6 de agosto de 1812), p. 23.
  • 40 Aurora Patriótica, nº 54 (7 de agosto de 1812), p. 227.
  • 41 El propio D. Isidoro nos había dado sobre su fe unas pinceladas en el « Suplemento » a la Aurora Pa (...)
  • 42 « Al desvergonzado calumniador M.M.I. » (remite al Semanario Cristiano nº 26, pp. 11 y siguientes), (...)

26Una única vez hemos visto concentrar el estigma herético sobre una precisa proposición de las publicadas en la Aurora Patriótica…, y es cuando en el parecer de sus enemigos esta había manifestado que el derecho natural era un derecho humano; lo cual propició las siguientes filosofías de adverso: « ergo en lo que es de derecho natural los Concilios generales son congresos de hombres sugetos á todas sus pasiones, ó á las agenas que el cielo no ha prometido fomentar: ergo pueden errar en lo que es de derecho natural. Sed sic est, que esto es una heregia »39. Todo el silogismo del papel de Strauch es abatido al día siguiente por la Aurora… de un solo plumazo, a través de la « Respuesta del editor de la aurora al semanario cristiano-politico de ayer »: « Qualquier principiante de filosofia moral sabe que el derecho natural es divino, y sobre este punto jamas ha habido disputas en el mundo. Todo este numero segundo del semanario, esta escrito con tanta mala fe, que da lastima »40. Y es que a pesar de toda la sarta de descalificaciones que los reaccionarios volcaron sobre el periódico de Domingo, existen testimonios más que sobrados que permiten defender la estricta ortodoxia de la Aurora Patriótica Mallorquina, no solo en lo que concierne a los artículos de fe, sino también en lo relativo a muchas de las costumbres y tradiciones observadas por la Iglesia. Sucedía que la interpretación de la doctrina católica por los liberales difería sustancialmente de la llevada a cabo por el grupo más conservador, y así podía darse la circunstancia que comenta Antillón41: « El P. Strauch, y paniaguados, cuya grosería se ha desenvuelto tan escandalosamente en sus ultimos papeles, clamarán que soy irreligioso. Tienen razon á su modo. Mi religion y la de estos frayles solo el nombre tienen de comun »42. En una nota al pie de su página 258, la Aurora Patriótica… de 15 de agosto de 1812, nº 62, resumía dicho conflicto así: « Esta graciosa mania de creerse ellos solos los catolicos y de llamar hereges á los de contraria opinion, es un requisito esencial en los antiliberales ».

  • 43 « Al cristiano-político de hoy », de la posible minerva de su editor, aparecido tras el « Suplement (...)
  • 44 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 39 (11 de febrero de 1813), p. 166, sin título, firmado por « El (...)

27No resulta infrecuente, tampoco, que la Aurora… se permitiera disparar dentro del coto mismo de sus adversarios, discutiéndoles la autenticidad de sus creencias: « Tanbien la pobre AURORA, tan mordida por los rabiosos dientes del semanarista, llamado por apodo cristiano-político, pues falta en todas ocasiones á las máximas evangélicas que solo conoce para despreciar [...] »43; o que invoque la regeneración de algunos conventuales para que se deje de degradar la doctrina de Jesucristo: « Cada dia me confirmo mas en la idea de que si a estos frayles no se les pone freno, han de desfigurar la religion de tal modo, que si volvieran al mundo los primeros discípulos del Salvador, seguramente no la conocerían »44. Las prácticas religiosas propugnadas por la Aurora Patriótica… procedían en el fondo de aquella idea de moderación y sentido común que había destilado el siglo ilustrado, de aquella pretensión por alcanzar un mundo ordenado y en paz a través del equilibrio en el juicio, a todo extremo esquivo y enteramente concertado con las enseñanzas del Evangelio. Oigamos, en prueba, su voz por medio de una « Nota de la Aurora », esto es de un mensaje indisolublemente unido a su línea editorial:

  • 45 « Nota de la Aurora », in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 94 (16 de setiembre de 1812), p. 390. D (...)

« Apenas puede encontrarse un espectaculo tan interesante á los ojos de la religion y de la filosofia, como un parroco instruido, esplicando á sus feligreses con claridad y sencillez los sublimes preceptos de la moral evengelica [...], y el modo de desenpeñar cada uno las obligaciones de su estado »45.

28De parejo modo torna nuevamente la Aurora…, trece meses después, a alabar las prédicas de un presbítero, en este caso Antonio Valcárcel, mediante otra nota al pie de página, que le sirve también para loar su ejemplo, modélico, de sabia conjugación de las virtudes cristianas con el respeto a la autoridad de las Cortes de Cádiz, así como para contrastarlo con las abyectas prácticas de quienes se prevalen de los púlpitos para fines particulares:

  • 46 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 105 (17 de octubre de 1813), p. 175.

« Así hablan los verdaderos discípulos de un Dios de paz, cuya doctrina y ejemplos distan tanto del espíritu sedicioso y anti-social que por desgracia ha resaltado tanto en los sermones de algunos acalorados eclesiásticos que han querido convertir el lugar santo de la verdad en palestra de venganza y sedicion »46.

  • 47 El editor de la Aurora Patriótica…, Miguel Domingo, publicó en Palma, dentro aún de 1813, un follet (...)

29No debemos olvidar tampoco en aras de reconocer en los auroristas una devoción sincera el hecho de que fuese encargada por ellos y otros amigos de Antillón una misa el 21 de diciembre de 1813, en agradecimiento por haber « preservado el Altísimo la vida de este acérrimo defensor de los derechos del pueblo español », tras el intento de asesinato que aquel había sufrido en Cádiz el 3 de noviembre de ese mismo 1813, ciudad en la que desempeñaba su cargo de diputado47.

  • 48 « Al redactor de la Antorcha advertencia caritativa », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, (...)
  • 49 « Religion » (sin firma), in Semanario Cristiano, nº 28 (4 de febrero de 1813), p. 39.
  • 50 « Introduccion de la voz liberal en España segun la acepcion ó significado que tiene en el dia », i (...)

30De otra parte, existía entre los rancios la firme convicción de que el catolicismo y el patriotismo se encontraban indisolublemente unidos: « Vayase pues V. con tiento Señor Alumbrante, dexese de zaherir la iglesia, sus ministros y su disciplina, que no conseguirá otra cosa por este camino que desacreditar su católicismo y patriotismo de V. á los ojos de los católicos »48. En su percepción, dicho nexo se da de sobra por sentado: « La religion católica apostólica romana, que por la gracia de Dios profesamos, y deben profesar todos los Españoles [...] »49. Por eso no dudan en tildar de extranjerizantes a aquellos que no conserven en materia religiosa los mismos hábitos seculares que se venían observando en España desde tiempo inmemorial. Las novedades en ese terreno equivaldrán, por tanto, a algo forastero, intruso, y sobre todo, y más específicamente, olerán a invento de Francia, « que liberal y frances por lo mismo si no son sinonomos [sic], son á lo menos cosas muy parecidas »50.

  • 51 Relación sucinta pero verídica, op. cit., p. 12.
  • 52 CANET, José, Delación a Su Magestad las Cortes de España de los verdaderos enemigos de la Constituc (...)

31Y no era ese de francés remoquete inocente en los tiempos que entonces corrían, pues en plena guerra contra las tropas napoleónicas bien podía resultar equiparable a ser apellidado de antipatriota o incluso de traidor: « de los agentes del infame Napoleon, de los Vandalos de la España, de los conspiradores contra el trono y el altar, de los Jacobinos, Fracmazones [sic], Jansenistas, de ... de los liberales todos »51. José Canet irá más lejos todavía en esa actitud, cuando sin tapujos declara en unas líneas particularmente destinadas a la Aurora Patriótica… (conforme se aclara en la nota 12, p. 35), a la que llama « mono » del Redactor General, que estos reformadores « son emisarios de Bonaparte: son enemígos de la religion, y de lo que le está tan enlazado y fundado, que es la constitucion. Lo mismo decimos de los editores, é impresores de tales escritos. ¡Qué lástima! ¡Qué miseria! »52.

  • 53 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 63 (16 de agosto de 1812), p. 263, n. 6, y nº 62 (15 de agosto de (...)
  • 54 En el folleto anónimo, aunque quizá de la posible autoría de Antonio Oliver y Nadal, secretario del (...)

32De ahí que la Aurora…, ante estos excesos verbales, se apreste a responder con contundencia: « Sediciosos llama la junta de Cadiz á los que quieren persuadir que los liberales son afectos á Napoleon, estratagema bastante comun en los enemigos de las reformas », así como a argüir con ironía: « ¿Hablas contra los abusos de los frayles? Ergo eres herege, filosofo frances, enemigo de Dios y de la iglesia »53. El propio fiscal Juan Ferrá se encarga de recoger esas incriminaciones de que son víctima los colaboradores de la Aurora…, en las que la presunta heterodoxia en la fe se asocia de manera muy estrecha con la condición de elemento foráneo, alejado de la idiosincrasia hispana: « todos los quales son tratados en ellas de libertinos54, protestantes, luteranos, fracmasones [sic], afrancesados; y en una palabra, de contrarios á la fe y á nuestra santa religion » (Acusación fiscal, cit., p. 9).

  • 55 Sin abandonar la isla de Mallorca, ni la atmósfera que, acerca de este asunto, se respiraba en ella (...)

33Por su parte, el periódico de Miguel Domingo protestará contra tales injurias con argumentos que, de paso, reclamarán precisamente la necesidad de hacerse liberal, para contribuir así a desterrar de una vez las perennes injusticias y atropellos de la clase privilegiada. De ahí que, si, como más arriba hemos apuntado, lo políticamente novedoso les parecía a los reaccionarios poco o nada español, para los renovadores, en cambio, significará una señal de liberación55:

  • 56 « Los liberales de las provincias á los liberales de Cádiz » (sin firma), in Aurora Patriótica Mall (...)

« El respetable nonbre de patriotas ha sido usurpado por multitud de frayles, de clérigos, de togados y de señores, infautados con todos los errores de los tienpos antiguos, defensores obstinados de todos los abusos y pretensiones que nos han afligido; ignorantes, altivos, holgazanes de profesion, hipócritas arteros »56.

34En otras ocasiones, será la propia redacción de la Aurora Patriótica… quien directamente reivindicará la condición de patriotas genuinos para sus miembros; como así sucede en la « Nota de la Aurora », estampada al pie de la página 410, en el nº 124, de 19 de diciembre de 1813, y que a la vez aprovecha, en su parte final, para atacar de nuevo a sus declarados enemigos políticos:

  • 57 Bastantes meses atrás Miguel Domingo había formulado sobre esta cuestión su airada protesta, a la v (...)

« Como somos españoles verdaderos, y amamos sobre todas las cosas de la tierra la felicidad y gloria de nuestra patria, insertamos con el mayor gusto quantos artículos puedan contribuir á conservar y fomentar entre nuestros conciudadanos el pundonor nacional; dejando para los frayles redactores del Semanario [...] el honorífico destino de captarse con viles adulaciones la benevolencia y proteccion de los estrangeros »57.

III - La Aurora Patriótica Mallorquina contra la falta de evolución del clero regular

  • 58 Algún lector de la Aurora… se dirige a Miguel Domingo para que actúe en consecuencia. Es el caso de (...)

35Después de lo que acabamos de relatar, no se puede dudar de que, aun prescindiendo de argumentos ideológicos, no habría carecido de razones la Aurora para arremeter contra una buena parte de los frailes mallorquines58. El asunto se hace más evidente cuando los ataques se dirigían hacia personas señaladamente cercanas al periódico liberal, como ocurrió en su nº 58 (de 18 de abril de 1813, p. 405), donde, tras el epígrafe « Inpreso », se da cuenta en los términos siguientes de la publicación de El fraile y el togado, folleto del P. Altemir dirigido contra Antillón:

« Este papel infernal, publicado el JUEVES SANTO!! por el libelista de profesion fray Bartolomé Altemir, es el panegírico mas elocuente que pudiera hacerse del integro, sabio y virtuoso magistrado D. Isidoro de Antillon, [...]; y nos confirma en el propósito que hemos hecho de mirar sienpre con el mayor desprecio á estos honbres degradados, incapaces de ningun sentimiento de honor, y oprobio de la sociedad que los tolera en su seno ».

  • 59 OLIVER, Miguel de los Santos, op. cit., p. 605.

36Hasta qué punto influyeron las cuestiones personales en la cólera de la Aurora… frente a sus oponentes, es algo que no puede valorarse ni siquiera por aproximación, pero sí creemos que tuvo sus puntos de relevancia (« al par que crecía el ardor de los predicadores subía el tono de las réplicas de los auroristas »59); como, a contrario sensu, sucedió en el bando opuesto, pues de todos los temas en los que entró en polémica el periódico de Miguel Domingo ninguno seguramente tocaba más de cerca los intereses particulares de sus refutadores que el concerniente a la crítica de las órdenes regulares, habida cuenta de que la mayor parte de aquellos eran miembros de estas. Aunque, de todas formas, pensamos que dicho asunto no influyó en la Aurora… más que de forma tangencial, esto es, limitado si acaso a un tono desabrido en algunas réplicas a sus detractores, pero sin llegar a contaminar o radicalizar sus premisas de partida en cuanto a las decisiones que el Estado debía tomar sobre las órdenes religiosas.

  • 60 Rodríguez López-Brea anota, al propósito, lo siguiente: « A partir de la ley de libertad de imprent (...)

37Por otra parte, la disposición de la Aurora Patriótica… de abogar desde sus páginas por una sustancial reestructuración de este clero no fue ni mucho menos un fenómeno singular o localmente focalizado en sus páginas, sino que a raíz de la libertad de prensa y, con más intensidad, seguramente, a partir de que en octubre de 1812 las comisiones de las Cortes comenzaran a tratar el asunto, muchos periódicos se habían interesado ya por ese tema60. Pues como asevera la propia Aurora…, en su nº 4 de la segunda época, de 11 de octubre de 1812, ahora: « se puede por tanto escribir sobre la reforma de los frayles, y sobre si son útiles ó perjudiciales al estado [...], sin que sea necesario el permiso del ordinario eclesiástico » (p. 47).

  • 61 PUIGBLANCH, Antonio, La Inquisición sin máscara, Cádiz, 1811, imprenta de José Niel, publicado con (...)

38Respecto de esta materia, y de muy sintética manera, podemos considerar que las querellas de los liberales hacia las órdenes religiosas se centraban en un triple exceso: individuos, privilegios y riquezas. Así lo expone la Aurora Patriótica… (nº 125, de 23 de diciembre de 1813, p. 425), comentando los epígrafes 15 y 16 de La Inquisición sin máscara, de Puigblanch61:

« Esta prepotencia clerical estriba en tres puntos, de los quales no permitia hablar sino con gran dificultad la inquisicion; y son: el escesivo número de eclesiásticos, sus exhorbitantes riquezas, y sus privilegios, debidos ó á la munificencia de los príncipes ó á la usurpacion... Prueba el autor con el testimonio de escritores nacionales estos tres estremos, inculcando la necesidad de rebajar el número de individuos del clero, minorar sus rentas, y privarle toda jurisdiccion civil ».

  • 62 De la « Carta » de Gregorio Mayáns y Siscar a Assensio Sales, fechada en Oliva el 23 de abril de 17 (...)

39Esta clase de reparos no había surgido de la nada, sino que se hallaba ya presente bastantes décadas atrás. Así es que, casi cincuenta años antes del nacimiento de la Aurora Patriótica…, Mayáns comentaba a propósito de los frailes: « se experimenta que es mui excesivo [el número de componentes] ». « Su muchedumbre es gravosa al público [...]. Los conventos se han hecho tributarios de los provinciales i de los padres de provincias [...]. Los monasterios de los monges están riquíssimos »62.

  • 63 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 28 (3 de enero de 1813), p. 9.

40En cuanto a los problemas que acarreaba el primero de los tres señalados puntos, el de la profusión de frailes, las críticas de los liberales se asentaban preferentemente en la carga económica que suponía para el reino la improductividad de tanta gente. De ahí que aprovechando el anuncio de la obra manuscrita de José del Campillo y Cossío, Lo que hay de más y de menos en España [...], o más concretamente del título de uno de sus epígrafes: « Hay de ménos fábricas; hay de mas frayles », el editor de la Aurora… introduzca la siguiente nota al pie: « El primer punto, para otra ocasion; y vaya por ahora el segundo, que es del dia »63.

  • 64 Observaciones historico-criticas sobre el monaquismo, los monges, y la necesidad de su reforma. Ilu (...)
  • 65 Desde el bando servil se replican las opiniones contenidas en ese número de la Aurora…: « además de (...)

41Por su parte, el autor que se enmascara tras las letras P.U.P.Z., tras referir que en el censo de 1797 había 77 662 personas de ambos sexos « reclusas », objeta que « el trabajo de los cartuxos es puramente de entretenimiento para ellos [...], pero inútil para el resto de la sociedad, porque sus obras no salen jamas del claustro »64. De este impreso la Aurora Patriótica… (nº 41, de 25 de julio de 1812, p. 171) resaltará, entre otros aspectos, el siguiente: « El autor examina despues los enormes males de que enpezó á resentirse el estado con la acumulacion de tantos bienes en manos muertas, al paso que los parrocos se veian sindotados y aun incongruos »65.

42Aun en las tempranas fechas del amanecer de 1813, más concretamente a la altura del 17 de enero, la Aurora Patriótica…, en su artículo « Los escritores serviles son verdaderos enemigos del pueblo español » (sin firma), atisbando ya una España exenta de tropas francesas, argumenta que nada adelantará el país si, aunque libre ya de tal yugo, se empeña en persistir en sus defectos tradicionales:

  • 66 Sin abandonar el tema del rendimiento económico de los frailes, y abundando en esta inversa correla (...)

« si no aumentamos la masa de la riqueza nacional, disminuyendo las clases improductivas; finalmente, si no damos una nueva vida al viciado cuerpo del estado, purificándole de los funestos resabios del fanatismo, de la holgazanería, de la prepotencia injusta de la autoridad, ¿podremos cantar victoria? »66 (nº 32, pp. 53-54),

  • 67 « Enpleados » (sin firma), in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 21 (10 de diciembre de 1812), 2ª ép (...)

43pues aspira dicha publicación periódica a remozar la patria y a que, una vez libre de sus lacras antañonas, se homologue con el resto de países europeos, « entonces seremos seguramente mas felices, y no se dirá por los estrangeros con mengua nuestra, pero con alguna razón: que la nación española se conpone de frailes, de pretendientes y de enpleados »67.

  • 68 « Reflexiones sobre el gobierno interior de las comunidades religiosas, publicadas en Valencia por (...)

44El sector políticamente renovador pretende, por tanto, que los clérigos regulares ejerzan una función provechosa para la sociedad, única vía de supervivencia para tal colectivo. Así lo leemos en el periódico de Miguel Domingo: « Ó la nacion quiere frayles útiles al estado y á la religion, ó corporaciones degradadas en la opinion de muchos por los vicios de su gobierno, qual están en el dia las mas, y por consiguiente inútiles ya para influir en la mejora de la moral y de la política »68.

  • 69 ARTOLA, Miguel, La España de Fernando VII, Barcelona, RBA, 2005 (1ª edición de 1968), p. 394. En se (...)

45Esta idea de utilidad no era tampoco nada original, pues provenía también de la época de la Ilustración, como acertadamente señala Artola, quien, hablando del programa de reformas para las referidas comunidades eclesiales, dice: « En cuanto a los regulares, no se concibe su existencia sino bajo tres únicos módulos: que presten asistencia espiritual, que den enseñanza o que acojan a los desvalidos, todos tres de indudable utilidad social »69.

46Precisamente amparándose en esa triple fórmula de contribuir al beneficio común, fray Rafael de Vélez desenvaina la siguiente argumentación en defensa de los suyos:

  • 70 VÉLEZ, fray Rafael de, La arbitrariedad e injusticia del odio de los filósofos de España a los inst (...)

« á excepcion de un cortisimo número de cenobitas meramente contemplativos, todos los demas institutos deben considerarse como cuerpos de Sacerdotes regulares, que en union con los seculares contribuyen con estos á dar el abasto espiritual à las ovejas de Jesu Christo con la enseñanza en las escuelas, con la predicacion en los pulpitos, con la administracion de los Sacramentos, con el auxîlio dado á los moribundos, á los ajusticiados, á los cautivos, y á toda especie de necesitados »70.

47Otro de los motivos de censura del bando reformador hacia las órdenes religiosas, según hemos expuesto, era el de las especiales prerrogativas que gozaban. De entre ellas, la Aurora Patriótica Mallorquina fija su vista de modo particular en la independencia de los sujetos que las componen respecto del obispo de la diócesis correspondiente. En una nota a pie de página, de la probable autoría de su editor, Miguel Domingo, se lamenta la Aurora… del fuero especial que protegía a los conventuales hasta extremos que los convertía, en su opinión, en seres prácticamente inmunes, al menos en algunas causas judiciales. Particularidad esta que para los auroristas no se quedaba en una simple disquisición teórica, ya que la dificultad en la sanción parecía invitar a aquellos a la insistencia y contumacia, y a estos a sufrir tales efectos en sus carnes:

  • 71 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 37 (4 de febrero de 1813), p. 123.

« Miéntras los frayles que salen de su celda á insultar á los ciudadanos honrados, no puedan ser traidos á sufrir el castigo de su calumnia ante el mismo tribunal donde los demas ciudadanos conparecen, ó á lo menos ante el tribunal eclesiástico del obispo, podrán arrojar veneno inpunemente »71.

48En análogos términos, un mes después (nº 48, de 14 de marzo de 1813, por medio de una nota al pie en la página 274, posiblemente de la mano otra vez de Miguel Domingo), se reprobaba desde la Aurora… a los franciscanos Strauch y Altamir, a causa de lo que consideraba un libelo contra Antillón, publicado como suplemento al Diario de Mallorca de 24 de junio de 1812, y sobre todo deploraba aquella glosa del periódico los privilegios jurídicos que disfrutaban los dichos en su condición de frailes: « Los desvergonzados autores de aquel abominable escrito no han recibido todavía el castigo que merecen, por los enbrollos y dilaciones interminables, que ocasiona la monstruosa esencion de la autoridad episcopal, que disfrutan los regulares ».

  • 72 CORTÉS PEÑA, Antonio Luis, La política religiosa de Carlos III, Granada, Universidad de Granada, 19 (...)

49Tal intención de poner a los frailes bajo la jurisdicción del ordinario diocesano no resultaba novedad tampoco, pues al igual que sucedía con el concepto de utilidad era hija también del Siglo de las Luces. Precisamente examinando estos puntos de que, en el criterio de los ilustrados, el obispo debía constituir la piedra angular sobre la cual tenía que construirse la organización eclesiástica, recuerda Cortés Peña que la figura del prelado debía erigirse en « la pieza clave dentro de la jerarquía de la Iglesia, a la cual debían estar sometidos todos los sectores eclesiásticos, incluidas, por tanto, las Órdenes religiosas de sus respectivas diócesis »72.

  • 73 Sobre este discurso favorable a los obispos y sacerdotes seculares por parte del Congreso, anota Re (...)

50Ese legado será recogido en las Cortes de Cádiz por los diputados del ala renovadora, quienes veían con simpatía los provechos sociales dimanantes del clero secular, y de su contribución al bien común con muchas de las obras llevadas a cabo por ellos73. Es la misma línea de pensamiento suscrita por la Aurora Patriótica…, a cuyos redactores no les venía nada mal, por otra parte, intentar enjugar en la medida de lo posible a los ojos de la opinión pública la tacha de impíos y hasta de herejes con la que, según hemos indicado anteriormente, el bando retrógrado los zahería. De ahí que la publicación de Miguel Domingo no desperdicie ninguna oportunidad para exonerarse de tal baldón, y de reclamar para sus miembros la cualidad de hijos sinceros de la Iglesia oficial; no de la que, a su conveniencia, pretendían algunos:

  • 74 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 74 (1 de julio de 1813), nota al pie puesta por el periódico al a (...)

« La verdad triunfa por fin del error, como la luz disipa las tinieblas, y los venerables obispos de Canarias, Jaen, Barbastro, Mallorca, y otros dignos prelados, así como los nonbres respetables de Padron, Villanueva, Oliveros, Espiga, Torreros, y otros sabios eclesiásticos nos dejan convencidos de que Dios no nos ha abandonado, pues todavía existen doctores en Israel y pastores en Judá »74.

  • 75 Por lo que atañe al primer debate de cierta importancia en la prensa periódica mallorquina sobre lo (...)
  • 76 Versos pertenecientes a un impreso, anónimo, que ya desde su misma portada tira contra el P. fray R (...)
  • 77 GRASSET DE SAINT SAUVEUR, André, Viaje a las islas Baleares y Pithiusas. Escrito durante los años 1 (...)

51La tercera cuestión objeto de las críticas de los liberales hacia los religiosos se centraba en la vasta fortuna de que disponían75, circunstancia del todo ajena, en la opinión de aquellos, a los propósitos divinos e, incluso, a la esencia de la verdadera Iglesia, pues « ¿El ser divino y supremo/ ni la iglesia nuestra madre/ institutos dispusieron/ para rentas tan quantiosas/ como disfruta hoy el clero/ en ciertas clases? ¡que asombro!/ ¡que abuso y que mal exemplo! »76. Grasset de Saint-Sauveur, en su libro publicado en 1807, apunta lo que, al respecto, descubrió en la ciudad de Palma: « Los frailes, sobre todo, tienen un caudal inagotable en la devoción mal entendida de los fieles, sus riquezas, tanto como su escasa moralidad, han llamado algunas veces la atención del gobierno »77.

  • 78 « Panza y religion son sinónimos para algunos » (sin firma), in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 3 (...)
  • 79 Aurora Patriótica, nº 32 (17 de enero de 1813), p. 57: « Los escritores serviles son verdaderos ene (...)

52En lo relativo al tono de la Aurora Patriótica… en este ámbito, ha de subrayarse que, al igual que en las materias anteriores, se corresponde con el de la moderación y el comedimiento. Por eso se encarga de recordar desde sus páginas que los ministros de Dios « no deben ir con zapatos rotos, ni calzones rasgados, pero tanpoco deben andar en coche de lujo ni habitar en palacios, y que la superflua renta de unos se reparta entre la escasísima de otros »78. Además, de sobra sabía la Aurora… que nada tenía que ganar, y menos aún adeptos o lectores, si se dedicaba a verter desde sus ejemplares un discurso radical. Su estrategia, por contra, creemos que pasa en este campo por procurar persuadir mediante la mesura de sus opiniones al mayor número de ciudadanos de « buen juicio » posible; y junto con ello, resaltar que las críticas de sus enemigos se hallaban manifiestamente contaminadas por un interés particular: « Oidlos apellidar inpíos á los que piden que se aplique al estado alguna parte de los quantiosos bienes del clero; ¿y por que creeis que muestran tanto celo por la causa de Dios? Porque temen perder las gruesas rentas de sus canongías, de sus abadías »79.

53De ahí que fuera muy prudente y astuta manera de responderles la del P. Basa, que no olvida enarbolar como sólido argumento los tan aireados fines de utilidad, ni se deja en el tintero asunto tan sensible para los liberales como el de la productividad agraria:

  • 80 BASSA, Joséf, Reflexiones en carta que, sobre un dictamen dado por las comisiones encargadas del in (...)

« con las mismas [rentas] con que un secular no mantiene sino su muger y alguna extraña con algun hijo y quatro ociosos y viciosos criados, se mantiene una Comunidad numerosa, se hospéda a muchos forasteros, y se alimenta un crecído número de pobres y de criados aplicados á la labranza y otras labores »80.

  • 81 « Al desvergonzado calumniador M.M.I. », in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 36 (31 de enero de 18 (...)

54Junto a los tres reseñados elementos que, con carácter general, solían constituirse en los puntos principales de desaprobación por parte de los liberales hacia las congregaciones religiosas, la Aurora Patriótica… da cabida de forma más profusa todavía a un ingrediente añadido, el de la falta de solidaridad de muchos frailes para con el pueblo, a cuya costa se ganaban el sustento de manera regalada (« vida regalona », para la Aurora… de 17 de enero de 1813, p. 57). Así censura Antillón tales prácticas desde la nombrada gaceta: « que dosis de caridad, de amor al prógimo, de tolerancia y dulzura es la de estos hombres, quienes suponiendose abstraidos del mundo viven en medio de él para atormentar á todos los buenos, y comen descansados el fruto del sudor ageno »81.

  • 82 « Carta interceptada de un frayle á otro, escrita á 16 de dicienbre de 1812 », in Aurora Patriótica (...)

55A este tenor, ha de significarse que el periódico de Domingo pone buen cuidado en remarcar que no todos los religiosos deben ser metidos en el mismo saco, y valiéndose de un ficticio conventual, fray Ingenuo, se describen dos clases de individuos: una primera y más numerosa, que ha ingresado en los claustros para asegurarse la supervivencia sin mucho trabajo, y una segunda categoría compuesta por « los pocos verdaderos religiosos », « unos y otros hemos conseguido lo que nos habíamos propuesto al entrar en la religion, progresando estos en la carrera de la virtud, y nosotros en la de las comodidades á nuestras anchuras »82.

  • 83 « Al cristiano-político de hoy », op. cit. [Respecto de este particular, no resultará ocioso record (...)

56En la percepción de los liberales, existían religiosos que, como al principio de este trabajo hemos señalado, se prevalían de su crédito e influencia entre el pueblo llano gracias a la eficaz herramienta de un verbo despierto y convincente, amenazador si llegaba el caso, para medrar, o para, como denuncia la Aurora Patriótica…: « sostener la pitanza, á costa del infeliz, sin mas trabajo que seguir embaucando a los sencillos, y amedrentando á los débiles »83.

  • 84 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 58 (18 de abril de 1813), p. 405.
  • 85 « E. C. P. », in Breve contestación que dá un amigo del Predicador de San Lorenzo, á las invectivas (...)

57Enardecida por el ansia de poner cerco a estas malas praxis, la Aurora Patriótica… se permite apremiar al Congreso para que les ponga remedio a la mayor brevedad: « Penetrad quanto ántes, ¡ó padres de la patria! en las oscuras cavernas donde se abrigan esos monstruos [...]: destruid los iniquos privilegios de que disfrutan; hacedlos trabajar y ser ùtiles á la nacion »84. Constituyen estos un tipo de ataques que en ocasiones puede conducir a la perplejidad en el territorio contrario, desde donde se les refuta así: « Al Sacerdote, que predica y confiesa, se le llama Hipócrita en estos tiempos; al que no hace ni uno ni otro Holgazan. ¿Pues qué partido podrán tomar los Ministros de Dios para agradar à esta clase de reformadores? »85.

  • 86 « Artículo comunicado », firmado en Sevilla por « Un patriota sevillano », in Aurora Patriótica Mal (...)
  • 87 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 125 (23 de diciembre de 1813), p. 429, rubricado por « El ciudada (...)

58En conexión con ese de la holgazanería, le gusta jugar a la Aurora… con el concepto de destacar la barriga como el centro vital del fraile indigno, a cuyo alrededor orbitan el resto de sus acciones. Ese « dios Panza », según denominación recogida en dicho periódico86, es el que preside la vida de no pocos miembros del clero regular, pues anteponen el deleite del cuerpo al mundo espiritual. Por eso, con un título en el que queda sintetizado su contenido, saca a la luz dicha publicación liberal (nº 31, de 14 de enero de 1813, p. 52, sin firma) un texto con el rótulo de « Panza y religion son sinónimos para algunos ». Y en idéntico sentido, puso fin la Aurora a un chusco « Diálogo. Entre fray Chascon y fray Castrado » con un « Epitafio » a la muerte de los liberales, en el que uno de aquellos religiosos concluye proclamando ufano: « Querian acortarnos la pitanza, / Pero triunfó la causa de la panza »87.

  • 88 Aurora Patriótica Mallorquina, n° 88 (19 de agosto de 1813), p. 350: « Proclama á los refectorios d (...)
  • 89 « Panzoqui » es igualmente el término que designa a los seguidores de ese mismo general: « si no se (...)

59Ha de indicarse, por otra parte, que entre las filas renovadoras se utilizó recurrentemente un símil militar para pintar a un sector de los conventuales como una especie de ejército de figuras preocupadas solamente por llenar sin esfuerzo su estómago. Un rastro de ello lo encontramos en la Aurora Patriótica… de 19 de agosto de 1813: « A las armas, pancistas, pitanza entera y cayga el que cayga [...]; quando con fervor edificante se arrojan los padres á los colmados platos para reparar con la gazofia las fuerzas aniquiladas en los canticios y demas penosas tareas á que viven consagrados? »88. Igualmente son muestras de ello las diversas alusiones al « general panzoki », o « panzoqui », que se encuentran en la Aurora Patriótica Mallorquina, y que parece ser vocablo originado en el periódico gaditano, también liberal, Abeja Española89.

60Muy próximo a las tesis de la Aurora… en este asunto de la conducta deseable en los frailes, existe un impreso, el Tapaboca al redactor de la Gazeta de la Mancha, publicado también por Miguel Domingo, donde aquella es sintetizada de la siguiente manera:

  • 90 Anónimo, Tapaboca al redactor de la Gazeta de la Mancha, que puede servir con igual objeto al que l (...)

« los liberales y los pueblos quieren que haya recogimiento: que renuncien Vds. enteramente los afanes y trato del siglo: que se mantengan quedos, luego que esten restablecidos en sus conventos, sin salir á este mundo á gobernar las casas y á inquietarse las familias: que les rueguen alli á Dios por ellos: que les den exemplos de penitencia, de abstraccion y retiro: que se los den tambien de desinteres y aversion al dinero »90.

  • 91 « Concluyen las Variedades del número anterior », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 4 (...)

61Sin embargo, esta aparente templanza, con la que se aconsejaba desde el referido folleto, no encerraba sino más de lo mismo en valoración de la facción rancia, esto es: « Lo que V. quiere, señor tapador de bocas, está bien claro. Prohibase á las religiones que den ábitos; ciérrenseles los conventos; ocupenseles las propiedades »91.

  • 92 LÓPEZ DEL CEPERO, Manuel, A Sevilla libre, Cádiz, Imprenta Tormentaria, 1812, reimpreso en Palma po (...)
  • 93 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 24 (7 de enero de 1813), p. 286.
  • 94 Muy duras condenas serán pronunciadas contra este papel desde el bando contrario, en ejemplo de las (...)

62Ha de remarcarse, finalmente, que por mucho que sus enemigos achacasen a la Aurora… una posición extrema en lo relativo a la reforma de los monacales, es lo cierto que sus puntos de vista en esta materia resultaban harto discretos si los comparamos con otros impresos surgidos por esos años desde el mismo bando liberal, y hasta alguno quizá elaborado por gente ligada a la redacción del propio periódico. Entre ese género de folletos, se puede contar A Sevilla libre, del sacerdote Manuel López del Cepero92, compuesto de 8 páginas, que levantó ampollas entre sus contrarios (« escrito que ha escandalizado á todos los buenos »93), con la consiguiente catarata de papeles refutándolo. Bastante mayor repercusión en el entorno mallorquín, en el que se movía la Aurora Patriótica…, tuvo el impreso titulado: Un bosquejo de los fraudes que las pasiones de los hombres han introducido en nuestra santa religión (Palma, Miguel Domingo, 1813), en la que su autor, el indeterminado « M. D. B. » (para algunos iniciales de fray Marcelino de Barcelona: José Badía, miembro de la Aurora), gradúa a los frailes (obligados por sus « temerarios » votos de por vida) de esclavos sometidos « á un soberano estrangero en un reyno donde la nacion sola es el soberano, y donde los ciudadanos deben obedecer solamente á las leyes » (cit., p. 16). Y tras llegar a decir de la Iglesia, si bien referida a tiempos pretéritos, que « vendiendo el cielo para comprar la tierra, canonizó al crímen mismo con tal que fuese generoso » (p. 11), termina con la siguiente exhortación a los diputados: « Si, padres de la patria [...]: asalariad el clero, y abolir los frailes es lo que falta á vuestra gloria »; a la par que lanza un serio apercibimiento, remarcado por la letra cursiva: « No olvideis que mientras haya frailes en España, habrá enemigos de la constitucion »94 (p. 16).

  • 95 Si estas palabras parecen contundentes, atendamos a las de « El enemigo de los gali-hispanos Monsie (...)

63Sin embargo, todas estas prevenciones frente a los regulares se quedaban en flores de cantueso en comparación con las « lindezas » proferidas por el propietario del seudónimo « Monsieur Malatesta » en su Insinuación patriótica (Palma de Mallorca, Miguel Domingo, 1812), que quedan resumidas en su subtítulo: sobre los perjuicios que acarrearía al Estado el restablecimiento de los frailes: o por mejor decir, sobre lo útil y ventajosa que resultaría su total extinción. Culpándolas en buena parte de la calamitosa situación económica por la que estaba atravesando España, el autor de este impreso no se conforma con menos que la inminente disolución de las órdenes regulares: « es preciso, absolutamente preciso, extinguirlos totalmente ántes de que consumen nuestra ruina, de la que han sido no pequeña causa »95 (p. 7). Eso tras haber dejado, previamente, constancia de la terrible opinión que mantenía respecto de los referidos frailes:

« Ellos corrompen las costumbres de los pueblos donde residen en comunidad, seduciendo las mugeres y embruteciendo á los maridos, hasta hacerles olvidar todo sentimiento de honor y de vergüenza [...]. Forman una sociedad particular, rica y poderosa, que puede llamarse una repùblica en el estado: ninguna autoridad reconocen » (p. 6).

64Más lejos, incluso, que « Monsieur Malatesta » había ido un año antes Bartolomé José Gallardo, por medio de su Diccionario crítico-burlesco, en el que se asignaba para el término « Frailes » la siguiente acepción:

  • 96 Diccionario crítico-burlesco del que se titula Diccionario razonado manual, Cádiz, Imprenta del Est (...)

« Una especie de animales viles y despreciables que viven en la ociosidad y holganza, á costa de los sudores del vecino, en una especie de café-fondas (así llama á los conventos el diccionarista en el artìculo Monasterio) donde se entregan á todo género de placeres y deleites, sin mas hacer que rascarse la barriga »96.

  • 97 Así nos lo recuerda La Parra: « El destino de las órdenes religiosas era especialmente importante p (...)

Aunque el Semanario Cristiano… en su nº 2, de 6 de agosto de 1812, por mano probablemente de Strauch, dedica prácticamente las 11 páginas (15-25) de su artículo « Un rayo de luz para la Aurora Patriótica Mallorquina » a poner de manifiesto las similitudes entre el citado Diccionario de Gallardo y la Aurora Patriótica…, declarando que incluso en algunos puntos esta excedía a aquel, de ningún modo puede ser aceptada tal conclusión, puesto que la distancia entre los planteamientos y pareceres de ambos impresos se nos antoja más que considerable; fuera de que jamás el periódico de Miguel Domingo se hubiera atrevido a separarse tanto de la opinión mayoritaria, la cual, en términos generales, continuaba mostrando simpatía y respeto hacia los regulares97.

IV - En conclusión

65Conforme a lo que en las anteriores páginas hemos expuesto, creemos que la Aurora Patriótica Mallorquina observó durante toda su existencia una clara actitud de prudencia y cordura hacia el clero regular, y su tan traída y llevada reforma, notoriamente alejada de la de otras muchas obras de corte liberal que aparecieron por aquellos mismos años reclamando drásticas medidas contra los conventuales. Una serenidad de juicio que mantuvo a pesar de los severos varapalos verbales, injurias y hasta amenazas que a menudo le llovieron desde el gremio de los predicadores mallorquines, quienes tachaban a sus redactores de descreídos, de apóstatas o, cuando poco, de herejes.

66En esa filosofía de la moderación, tal vez desempeñó papel no menor la circunstancia de que, como publicación periódica que era, se dirigía en principio a una pluralidad de tipos de lector, a un amplio abanico que procuraba conservar y, a ser posible, aumentar, con el fin último de ganar adeptos para la, en realidad, incipiente causa liberal. Por eso, lo que en un folleto, por más radical que pareciese, podía resultar apropiado por ser su destinatario natural persona que de antemano solía comulgar con la procedencia ideológica de dicho papel, no tenía por qué ser igual de oportuno ostentar esa misma contundencia en un periódico que en un principio salía a la calle todos los días, y luego dos veces por semana, y que no podía gastarse el lujo de perder para siempre a un simpatizante por culpa de un exceso esporádico. No debemos olvidar, a este respecto, lo registrado unas líneas más atrás acerca de la estima que la ciudadanía solía profesar a los frailes.

  • 98 Instancia « A las Cortes », firmada por Miguel Domingo el 4 de setiembre de 1820, solicitando un pr (...)

67Ni qué decir tiene, desde luego, que tales precauciones, freno de posturas más extremas, no resultaron de ningún modo óbice para que la Aurora… se exhibiese en toda su verdadera esencia de publicación liberal, en plena sintonía siempre con las resoluciones adoptadas por las Cortes de Cádiz, pues se erigieron estas en el sol en el que de continuo se miraba la Aurora… de Miguel Domingo. Así lo atestigua la multitud de obras que en apoyo de sus reformas alumbraron las prensas de su taller mallorquín, las cuales se dedicaron en aquella época (según él mismo confesará unos años más tarde) « casi exclusivamente á la impresion de papeles capaces de inspirar amor y respeto á las benéficas instituciones que sancionaron las Córtes generales y extraordinarias »; por eso « su imprenta podia llamarse la de la Constitucion »98.

68Pasando de lo general a lo más específico, ha de reseñarse que posiblemente la posición oficial de la Aurora Patriótica… con relación a las órdenes monásticas se hallara muy cerca de la que quedó expresada en sus números 96 y 97, de 16 y 19 de setiembre de 1813, tras el encabezamiento « Reforma de los regulares de España. (Artículo copiado de un periódico de Lóndres.) », que se imprimió también por Domingo en 1813 como folleto aparte (por el que ahora citaremos), compuesto de 11 páginas, con idéntico título, aunque sin hacer referencia a la fuente inglesa, y manteniendo el mismo distintivo ortográfico observado por la Aurora… de anteponer la letra « n » ante la « b » y la « p », característica que, de ordinario, suele apuntar al « matrimonio editorial » Antillón/Domingo.

69Proponía ese texto la confección de un plan « que remedie los gravisimos inconvenientes del estado religioso, sin estinguirlo » (p. 8); y primaban en él, por encima de los principios teóricos del autor (« si á mí, se me preguntase en abstracto ¿si debian existir frayles? no dudaria un momento en decir que no »), factores históricos y hasta emocionales que aconsejaban su preservación, y que a renglón seguido de lo anterior enuncia:

« Pero quando contenplo á una nacion como España en donde han existido por siglos, sostenidos y apadrinados por las leyes, respetados de los pueblos, y consagrados por la religion, y veo que de repente son acometidos, é insultados indistintamente; la equidad y la conpasion me mueven á ponerme, en cierto modo, de su parte » (p. 3).

70Por otro lado, la argumentación ahí sustentada, de comedimiento, crítica constructiva y hasta de tributo al pasado, se avenía y complementaba de maravilla con la que ya en los primeros meses de la Aurora Patriótica… esta había reflejado en sus páginas, a las que directamente transvasó las de las de los números 96 y 97 del Semanario Patriótico, y que dio a luz la entre los días 6 y 11 de agosto de 1812 en un artículo, « Sobre las instituciones religiosas », finalizado en su nº 58 con las siguientes consideraciones:

« nada tenemos contra individuo alguno de las ordenes regulares; que nuestro animo ha sido unicamente atacar los vicios de dichas ordenes, é indicar los malos efectos que de ellos se siguen al cuerpo de la sociedad ». « Respetamos en sí unas instituciones venerables por su antiguedad y apreciables por los importantes servicios que en otros tiempos hicieron á la iglesia » (pp. 241-242).

71Pero, aunque la opinión sostenida en la Aurora Patriótica… era favorable al mantenimiento de los institutos religiosos, la modernidad y el anhelo por equiparar a España con el resto de naciones europeas, materias a las que tanto tributo rindió la revista de Miguel Domingo, exigían reformas profundas en ese ámbito de la clerecía regular; algo que una gran parte de los afectados no estaba por la labor de aceptar sin más ni más. Para estos, ha de reconocerse, que no debió resultar cosa fácil, ni en el plano espiritual de sus creencias, que en último término podían llegar a presagiar en peligro, ni en el meramente personal, por el cambio de hábitos (valga la expresión) a que se sospechaban abocados.

72Transitando durante siglos por terrenos de privilegio, en su calidad de individuos consagrados a un ministerio divino, se comenzó a gestar con los nuevos aires, y por medio de la libertad de imprenta, un progresivo deterioro en la imagen de la que prácticamente hasta aquel momento habían gozado en el grueso de la opinión pública, y a resquebrajarse de algún modo por esa vía su incontestable influencia social. Por si fuera poco, la Constitución, primero, y todavía más luego la abolición del Santo Oficio, con la consiguiente supresión de las competencias y potestades aparejadas a dicha institución, vinieron a agravar aun más su trastocado sistema de referencias.

  • 99 A título de simple ejemplo y por no remontarnos más que a unas pocas líneas atrás, hemos de consign (...)

73De un cambio a otro, de sobresalto en sobresalto, fueron los frailes dejándose en el itinerario trazado por la asamblea gaditana una parte de sus antiguas y frecuentemente desfasadas prebendas. El miedo a cuenta de estas vertiginosas mudanzas, en las que a despecho de su voluntad se hallaron inmersos, a buen seguro que los acompañó de continuo durante aquellas fechas para ellos desdichadas, haciéndoles ver a menudo sombras anticristianas en cada una de las proposiciones de signo liberal, por más ponderadas que estas fuesen99. Y también, cómo no, podía llamar a muchos de sus miembros a pensar que se estaba fraguando una confabulación global entre los impíos para desterrar de la patria la religión cristiana y por supuesto a las órdenes regulares. En este sentido, ha de remarcarse que en la percepción de algunos integrantes de ese colectivo en Mallorca desempeñaba un papel no menor en dicha conspiración, « maquinación de la impiedad », el editor, impresor y comercializador de la Aurora Patriótica Mallorquina:

  • 100 ABRAM, fray Miguel, Defensa que en el Tribunal de Primera Instancia de esta ciudad de Palma present (...)

« combinese pues ahora, y combinese escrupulosamente la época de la abolicion de Tribunal de la Inquisicion, y de la felicitacion por ella al Soberano Congreso, con la introduccion, propagacion, y avenida del infernal pacto social de Rousseau [...]; no se olvide que el expendedor de este exêcrable libro fué Miguel Domingo editor de la Aurora, subscriptor á la felicitacion, y receptor el mismo, y en su propia tienda de los demás subscriptores [...]; averiguese quantos son los que están complicados en esta maquinacion de la impiedad »100.

74Y es que, si bien muchos conceptos y postulados que ahora se estaban planeando implantar en las órdenes regulares procedían de la etapa de la Ilustración, nunca hasta aquel momento se había percibido el peligro de que la transformación fuera a ser tan inminente. Para los monásticos, como para los reaccionarios en general, esa España no era ya su España, de ahí que algunos motejasen a sus adversarios ideológicos de extranjeros, de afrancesados, y hasta de heraldos de Napoleón que, en lugar de utilizar la espada en el campo de batalla, invadían la Península con el manejo de la pluma en los periódicos.

75Todavía casi medio año después de su desaparición, cuando de nuevo, tras la llegada de Fernando VII y la consiguiente derogación de las reformas promovidas por las Cortes, todo volvió a ser igual que antes, era aún recordada la Aurora Patriótica Mallorquina, junto con varias otras publicaciones, por los religiosos del Semanario Cristiano-Político de Mallorca con el espanto propio de quienes reviven los tiempos y las causas que les hicieron sufrir profundamente:

  • 101 « Artículo comunicado » (sin firma), in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 96 (19 de mayo (...)

« La España [...] se ha visto asi mismo inundada de unos seres malignos, de unos periodistas infames, y de unos escritos que propagan el veneno de la inmoralidad, de la irrreligion, y del odio á Dios y al Soberano. Esta isla [...] ha visto, con horror, las Auroras, las Antorchas, los últimos diarios de Palma, el infame Mercantil, y otros folletos, que han arrancado lagrimas á esta piadosa poblacion [...] »101.

76En definitiva, considerarse liberal, o pertenecer a una orden regular o, por extensión de una buena parte de sus ideas, al sector absolutista, fueron a partir de principios del siglo XIX, y hasta muchos años después, dos formas distintas, y hasta excluyentes, de sentirse auténticamente español y cristiano.

Haut de page

Notes

1 En relación con la expresión aquí empleada de « clero regular », como al igual que, cuando a lo largo del trabajo, aludimos de forma genérica a los frailes, conventuales, predicadores, etc., y a sus opiniones y actitudes, pretendemos en realidad referirnos únicamente al conjunto de aquellos de los que hemos traído testimonio de sus ideas, en este caso siempre de corte reaccionario, así como a los que se sentían representados en ellas.

2 LONGARES ALONSO, Jesús, « Los canales de difusión de ideas en los comienzos del liberalismo español », VV. AA., in Aproximación a la historia social de la Iglesia española contemporánea, Madrid, Real Monasterio del Escorial, 1978, pp. 163-180, p. 170.

3 Una muestra de esta ascendencia de los frailes respecto de un pueblo fácil de seducir la proporciona el anónimo autor inglés de Fernando, el Deseado, o un mes en España, recogido por Ricardo Blasco en Los albores de la España fernandina (Madrid, Taurus, 1969, p. 139): « Emisarios de Palacio se desparramaron entre las filas del pueblo y persuadieron a los hombres crédulos, ignorantes y fanáticos, que las Cortes eran el enemigo jurado del Estado; que su finalidad era pisotear la religión y establecer sobre las ruinas del trono una república infiel. Los predicadores añadieron a tan mentirosas insinuaciones la autoridad de sus palabras sagradas, y pronto una multitud de espíritus sin luces y de almas ardientes no sintieron otra cosa que odio hacia los representantes elegidos por España. »

4 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 52 (28 de marzo de 1813), p. 322. En semejantes términos se había expresado Antillón desde la misma Aurora Patriótica: « No es nuevo que los frayles revuelvan y atizen sediciones desde el pulpito » (« Artículo comunicado », nº 29 (7 de enero de 1813), p. 20, nota al pie).

5 El relevante papel desempeñado por Miguel Domingo en la Aurora Patriótica, en la que, además de impresor, ejercía de editor, puede constatarse en: RODRÍGUEZ MORÍN, Felipe, « Miguel Domingo, editor de la Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813) »,in El Argonauta Español. Revue bilingue, franco-espagnole consacrée à l’étude de la presse espagnole de ses origines à nos jours (XVII°-XXI° siècles), numéro 10 (2013), http://argonauta.revues.org/1853

6 « Al Editor del Espíritu de los mejores Diarios », in Diario de Mallorca, nº 316 (5 de agosto de 1811), p. 868.

7 Esta circunstancia constituye una de las peculiaridades de lugares como las Baleares, Cádiz y otros puntos de la geografía nacional libres de las tropas galas; así lo señala acertadamente Piña Homs: « Cádiz y Mallorca, ambas lugar de refugio de miles y miles de influyentes españoles de la época, constituyen los únicos territorios de la metrópoli donde bulle la creciente tensión política y donde se explicitan las ideas a través de la recién establecida ley de imprenta, ofreciendo un inusitado debate periodístico; un debate que en el resto de las regiones y ciudades españolas, por razón de « territorios ocupados », resulta solapado, cuando no inexistente, y, en cualquier caso, un debate inimaginable antes de la tremenda confrontación bélica » (PIÑA HOMS, Román, « El reino de Mallorca en la génesis del liberalismo. Sus diputados a Cortes de Cádiz », in Memòires de la Reial Acadèmia Mallorquina d´Estudis Genealògics, Heràldics i Històrics, 20 (2010), pp. 199-212, p. 212). Por su parte, Roura i Aulinas señala también que « Mallorca resultaria especialment sensible als debats ideòlogics i polítics que s´estaven produint a Cadis, amb un notable ressò a tota la Península, i hi jugaria un paper particularment destacat » (ROURA I AULINAS, LLuís, « A qui representaven els diputas mallorquins a les Corts de Cadis », in RAMÍREZ ALEDÓN, Germán (coord.), Afers, fulls de recerca i pensament, nº 68, Valencians, mallorquins i catalans a les Corts de Cadis, vol. XXVI, Catarroja, 2011, pp. 143-163, p. 144).

8 Relación sucinta, pero verídica de las extraordinarias demonstraciones de alegría con que se ha distinguido esta ciudad de Palma [...], Palma, Imprenta de Felipe Guasp, 1814, de la posible autoría de Antonio Togores, p. 3.

9 LLANERAS, Antonio, « Manifiesto de las ocurrencias de la ciudad de Palma en Mallorca, de que con tan injusta exageracion han hablado en sus periódicos el Tribuno y el Redactor », firmado en Cádiz el 23 de junio de 1813, y alumbrado en El Procurador General de la Nación y del Rey el 26 de junio, nº 269, p. 3112. En parejos términos dibujaba el anónimo autor de la Demostración de la verdad del manifiesto del diputado por Mallorca Don Antonio Llaneras la calma y concordia que presidía la vida mallorquina: « La tranquilidad en que se hallaba esta provincia, antes de la aparicion de aquel meteoro [la Aurora], era tan general, que con toda verdad podia llamarse inmensa, porque se hallaba en todas partes » (Palma, Imprenta de Brusi, 1813, p. 3).

10 El dominico Julián Bordoy coincide con Llaneras en imputar a la Aurora esta fractura en la ciudadanía: « Es bien público que en Mallorca hay dos partidos desde que la Aurora patriótica mallorquina comenzó á difundir en este pais las impiedades y errores que arriba quedan indicados » (BORDOY, fray Julián, La verdad desnuda o sea el pro y el contra de lo actuado, Mallorca, Felipe Guasp, 1813, p. 39).

11 Ya unas fechas antes de la aparición del Semanario Cristiano, se había adelantado Strauch a disparar una andanada contra la Aurora Patriótica por medio de su « Carta a la señora Aurora », firmada el 15 de julio de 1812 (Palma, Brusi, 1812, p. 6): « Tanta solicitud y empeño en propagar libelos los mas infamatorios y soeces, y satiras las mas desvergonzadas é impias contra el tribunal de la fé, los clerigos, los frayles &c. [...] ». Y la tachaba, en la página siguiente, de « impía y herege », además de « pública y maligna infamadora ». Sobre las agrias porfías mantenidas entre ambas publicaciones periódicas, puede consultarse RODRÍGUEZ MORÍN, Felipe, « Las dos Españas en su papel, en los albores del siglo XIX: La Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813) y el Semanario Cristiano-Político de Mallorca (1812-1814) », in Hispania Nova. Revista de Historia Contemporánea, nº 11 (2013), 33 pp.

12 VALENCIANO I LÓPEZ, Valentí, El primer liberalisme a Mallorca. Els debats polítics en el setmanari de la Societat Econòmica Mallorquina d`Amics del País i a la premsa diària de Palma, 1779-1814, Barcelona, Publicaciones de l’Abadia de Montserrat, 2008, p. 186.

13 Con razón advierte Javier Herrero: « Desde su primer número el Semanario es fiel a su propósito, y comienza por atacar a la Aurora, el órgano liberal de la prensa mallorquina » (HERRERO, Javier, Los orígenes del pensamiento reaccionario español, Madrid, Editorial Cuadernos para el Diálogo, 1971, p. 359).

14 El ya mencionado P. Bordoy se encarga de ratificar este aserto, cuando hablando de la intención que guiaba a los redactores del Semanario Cristiano, miembros del clero regular, dice que « ha sido constantemente impugnar con las armas de la verdad y de la moderacion, los errores politicos y religiosos del periódico Aurora » (BORDOY, fray Julián, La verdad desnuda, op. cit., p. 26).

15 FERRÁ, Juan, Acusación fiscal a los reos de los alborotos [...], firmada el 29 de octubre de 1813, Palma, Imprenta de Miguel Domingo, 1813, p. 6.

16 « Un Apologista de los Predicadores », in Ensayo de un cotejo de la carta circular que ha pasado el Muy Ilustre Señor Vicario General, gobernador de este obispado, Palma, Felipe Guasp, 1813, p. 5.

17 Hablando de las órdenes regulares y de la inquietud de sus componentes respecto de la realidad circundante, anota Pérez Ramos: « Inmerso como el que más este clero en la vorágine de ideologías e intereses encontrados político-religiosos que se agitaban, se constituyó en promotor, en buena medida, de un confusionismo y malestar generalizados. A tal fin manejó la prensa periódica fundada en aquel hervidero de ideas y, bien colaborando en ella o incluso dirigiéndola, alentó eficazmente el mito reaccionario y el fanatismo retrógrado, haciendo pública confesión de conservadurismo frente a los aires liberales y progresistas » (PÉREZ RAMOS, Antonio, « Iglesia y pueblo de Mallorca ante la supresión del Santo Oficio (1813-1814) », in Cuadernos de la Facultad de Derecho, 13 (1986), Palma de Mallorca, pp. 61-84, p. 77.

18 MANZANEDA, Fray Daniel de, La verdad, o la conducta de los predicadores [...], Palma, Brusi, 1813, pp. 17-18.

19 MUNTANER GARCÍA, Juan, Reflexiones sobre una carta que se atribuye al Señor Obispo de Mallorca D. Bernardo Nadal, firmadas el 23 de octubre de 1813, Palma, Imprenta de Villalonga, 1813, p. 9. El mismo Manzaneda nos revela una conversación mantenida con el obispo, en la que este le insta a no mencionar por su nombre a la Aurora: « procure V. no predicar nominadamente contra la Aurora y esos papeles que aun no estan prohibidos: no me acomodan muchos predicadores que van á predicar v.g. de S. Antonio, y olvidados del Santo, solo predican sobre la Aurora: si quieren impugnarla, que lo hagan por medio de la imprenta, supuesto que hay libertad » (MANZANEDA, fray Daniel de, El desengaño. Respuesta a las reflexiones sobre una carta que se atribuye al Ilmo. S. Obispo de Mallorca, Palma, Felipe Guasp, 1813, pp. 4-5).

20 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 105 (17 de octubre de 1813), p. 175, nota al pie del periódico. Ya un año antes se habían plasmado en la Aurora, por medio de un artículo comunicado, carente de firma, expresiones de corte similar: « ¿hasta quando permitiris que se profane la catedra de la verdad por esos atrevidos bufones, que convierten el sagrado de los tenplos y la magestad de los púlpitos en palenque de personalidades y en desfogue de pasiones? » (Aurora Patriótica, nº 108 (30 de setiembre de 1812), p. 448. Por lo que concierne a la ortografía de esta cita, ha de significarse que la Aurora siempre emplea « n » ante « p » y « b »).

21 FERRÁ, Juan, Acusación fiscal, op. cit., p. 55.

22 STRAUCH, fray Raimundo, El fiscal fiscalizado [...], Palma, Felipe Guasp, 1813, p. 8, nota h. Precisamente contra este papel de Strauch se arremete en la Aurora Patriótica de 9 de diciembre de 1813, nº 121, por parte del firmante: « K. W. », quien en un artículo comunicado resalta el descaro que ostentaba dicho franciscano (p. 374). Y de nuevo, una semana más tarde, se vuelve a la carga contra el referido impreso en la misma revista, el 16 de diciembre de 1813, nº 123, pp. 389-402, a través de la pluma ahora de Joaquín Pérez de Arrieta, en el artículo « Breve y sumaria insinuacion [...] ».

23 « El enemigo de los gali-hispanos Monsieures », in La verdad sin disfraz. Impugnación a la insinuación patriótica de (M.M.) Monsieur Malatesta, Palma, Brusi, 1812, p. 3.

24 « Un Apologista de los Predicadores », op. cit., p. 3. Por eso nada extraña que Antonio Llaneras, en su ya mentado artículo de El Procurador General de la Nación y del Rey de 26 de junio de 1813, comentando el grave perjuicio que para la religión y las buenas costumbres suponía la Aurora, recoja la siguiente reflexión: « aumentàndose estos temores quando se comenzo á decir quienes eran los autores y editores de semejante periódico » (p. 3112).

25 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 53 (6 de agosto de 1812), p. 221.

26 VÉLEZ, fray Rafael de, Apología del altar y del trono [...], tomo I, Madrid, Imprenta de Cano, 1818, p. 163. Es la misma tesis que sostiene el P. Alvarado: « Los impíos llamados filósofos, francmasones, iluminados, jansenistas, espíritus fuertes &c., tienen por la primera ó segunda de sus reglas quitar del mundo hasta la memoria de los frailes, como ya lo llevan hecho en la mayor parte de la Europa » (ALVARADO, fray Francisco, Cartas críticas que escribió el Rmo. padre maestro —, del orden de predicadores, ó sea el Filósofo Rancio [...], citamos por la edición de Madrid, Imprenta de E. Aguado, 1825, t. III, carta XXVII, firmada el 18 de noviembre de 1812, p. 101). Por otro lado, constituiría ese de la difusión pública un paso más en el declive en la popularidad de los regulares, iniciado ya en el siglo XVIII, cuando « las valoraciones que sobre ellos se hicieron trascendieron el ámbito de las élites intelectuales y gobernantes » (ATIENZA LÓPEZ, Ángela, « El clero regular mendicante frente al reformismo borbónico. Política, opinión y sociedad », in Obradoiro de Historia Moderna, nº 21 (2012), pp. 191-217, p. 217). De ahí que, llegado su momento, los frailes vean necesario, para contrarrestar la referida ofensiva liberal, divulgar entre el mayor número posible de compatriotas una contrarréplica a las críticas de las que habían sido objeto: « Tras la retirada de los franceses y la vuelta de los religiosos a sus conventos, los regulares inician una campaña para conquistar la opinión pública en la que se presentan como víctimas del despotismo del gobierno de José I y de las Cortes de Cádiz, y mártires de un contubernio contra la religión » (BARRIO GOZALO, Maximiliano, « Reforma y supresión de los regulares en España al final del Antiguo Régimen (1759-1836) », in Investigaciones Históricas. Época moderna y contemporánea, nº 20 (2000), pp. 89-118, p. 94).

27 Era ese el caso del P. Strauch, que, según el testimonio de quien lo oyó predicar, había utilizado desde el púlpito « varias espresiones preparatorias del furor popular contra los papeles y doctrinas de las córtes, suponiéndolos contrarios á la escritura sagrada; como por exemplo, que los pastores tenian por Dios el derecho absoluto de prohibir libros y papeles, y tambien el derecho de castigar con penas temporales á los inobedientes y á los hereges; añadiendo que el pueblo, el mismo pueblo debía oponerse á todos aquellos que dicen lo contrario » (Acusación fiscal a los reos de los alborotos, op. cit., p. 56).

28 SANTO TOMÁS, fray Manuel de, El amigo de la verdad. Diálogos y discursos políticos sobre los asuntos interesantes del día, por el P.—, carmelita descalzo, Traggia. Nº Iº, Valencia, Francisco Brusòla, 1811, « Prólogo », p. 4. En un artículo comunicado que alumbró el Semanario Cristiano… de 27 de enero de 1814, nº 80, rubricado por « El preguntón no liberal », se denunciaba el trato de favor del que gozaba la Aurora Patriótica en estas cuestiones de imprenta, tachando incluso de anticonstitucional la parcialidad con la que solía proceder la autoridad pertinente en beneficio de dicha gaceta (p. 730).

29 VÉLEZ, fray Rafael de, Apología del altar y del trono [...], tomo I, op. cit., p. 365.

30 « Representacion que el religioso Ayuntamiento de esta Ciudad de Palma hizo al Rey nuestro Señor pidiendo el restablecimiento del Santo Tribunal de la Inquisicion », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 105 (21 de julio de 1814), pp. 277-279, firmada por los miembros de dicha corporación, p. 277.

31 « A los españoles especialmente á los de Reus », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 98 (2 de junio de 1814), p. 197.

32 Respecto de las creencias personales de los renovadores, indica La Parra: « son los liberales hombres religiosos que, no estando de acuerdo con el ordenamiento social de la época, pugnan por cambiarlo. Así surgen las reformas, por cuya causa se suscitan las iras de quienes ven desvanecerse antiguos privilegios » (LA PARRA LÓPEZ, Emilio, El primer liberalismo español y la Iglesia. Las Cortes de Cádiz, Alicante, Instituto de Estudios Juan Gil-Albert, 1985, p. 62).

33 En muy semejantes términos se mostrará Strauch en otros papeles: « ¿ Ignora V. R. que aquella valiente madama sacudia retemblantes palos á los Santos, Concilios, Papas, Obispos (apandillados) clerigalla, fraylería, y al mismo Rey, ni mas, ni menos, que el iluminado mas consumado ? » (Carta de P. D. Fulgencio Palet C. R. al R. P. Fr. Raymundo Strauch, franciscano. Notas de este que sirven de contestación a aquella, firmada el 1 de febrero de 1814, Palma de Mallorca, Felipe Guasp, 1814, p. 11, nota 17). Respecto a alguno de los términos utilizados aquí por Strauch, ha de reseñarse que en la Aurora Patriótica… de 4 de octubre de 1812, nº 2 de la segunda época, se reproduce un artículo de la Gaceta de Madrid del 15 de setiembre de ese mismo año titulado « Espíritu público », en el que hablándose de « clerigalla y frailería », por nota al pie de la página 22, se precisa que « Por esta voz clerigalla y fraylería entendemos aquella parte viciosa del clero secular y regular, que ha dado á los franceses tantos espías, delatores y partidarios; que solo respira por su torpe egoísmo; que se vale del sagrado carácter que deshonran para seducir á los crédulos, y hacerles creer que el atacarlos á ellos es atacar la religion y la iglesia. »

34 Contra este difuso proceder ya se había protestado en un artículo suscrito por « P. R. » en la Aurora Patriótica Mallorquina, nº 51 (4 de agosto de 1812), p. 211: « Si la aurora contiene heregias, ¿ porque no las señala y denuncia donde corresponde ? [...]. ¿ Quien debe señalar las heregias de un papel, el que dice que las hay, ó el que las ha publicado ? Claro está que el primero? »

35 No tarda Miguel Domingo en impugnar este papel de Strauch, a quien califica de « impostor », aduciendo a la vez que, si fuera cierto lo que en él se verifica, constituiría una atroz injuria contra las autoridades, puesto que permiten la publicación de la Aurora…, « suponiendo que miran con indiferencia la propagacion de inpiedades, heregias y cismas » (« El editor á los lectores », in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 34 (18 de julio de 1812), p. 140).

36 Se trataba de los prelados de Barcelona, Cartagena, Lérida, Pamplona, Tarragona, Teruel, Tortosa y Urgel, quienes habían firmado varios escritos en los que se revolvían contra otros procedentes del ámbito liberal y que, conforme apunta Oliver, habían solicitado también el restablecimiento de la Inquisición (vid. OLIVER, Miguel de los Santos, Mallorca durante la primera revolución (1808-1814), Palma, Imprenta de Amengual y Muntaner, 1901, p. 564).

37 Ensayo de un cotejo de la carta circular que ha pasado el Muy Ilustre Señor Vicario General, gobernador de este obispado, signado el 6 de mayo de 1813, Palma, Felipe Guasp, 1813, p. 4.

38 BORDOY, fray Julián, La verdad desnuda, op. cit., p. 27.

39 Semanario Cristiano, nº 2 (6 de agosto de 1812), p. 23.

40 Aurora Patriótica, nº 54 (7 de agosto de 1812), p. 227.

41 El propio D. Isidoro nos había dado sobre su fe unas pinceladas en el « Suplemento » a la Aurora Patriótica de 25 de junio de 1812, con las que proclamaba su plena sintonía con la doctrina de Cristo: « En quanto á religion; distante de la hipocresia, tengo acreditado con mas ilustres egenplos que todos los sectarios del error, mi adhesion firme y mi amor tierno á la divina moral y preceptos del evangelio, que llevo constantemente por modelo ante mi vista » (p. 46).

42 « Al desvergonzado calumniador M.M.I. » (remite al Semanario Cristiano nº 26, pp. 11 y siguientes), in Aurora Patriótica, nº 36 (31 de enero de 1813), pp. 120-122 (concluido y firmado por Antillón en el número siguiente: 37, de 4 de febrero de 1813), p. 122. En cuanto a las particularidades de la religiosidad en los reformadores, anota Revuelta González: « Los liberales tienden a resaltar el aspecto personal de la religión, como un valor que debe ser libremente aceptado y en ningún modo ha de ser impuesto con coacción. La libertad individual es un don sagrado que el hombre ha recibido de Dios, y por eso tiene que ser compatible con el don de la revelación, cuyo estadio más perfecto piensan que es la religión católica » (REVUELTA GONZÁLEZ, Manuel, « Discrepancias de liberales y absolutistas en la configuración de la Iglesia », in Aproximación a la historia social de la Iglesia española contemporánea, op. cit., pp. 9-44, p. 30).

43 « Al cristiano-político de hoy », de la posible minerva de su editor, aparecido tras el « Suplemento a la Aurora Patriótica Mallorquina » de 17 de junio de 1813, sin paginar.

44 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 39 (11 de febrero de 1813), p. 166, sin título, firmado por « El observador ».

45 « Nota de la Aurora », in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 94 (16 de setiembre de 1812), p. 390. De similar manera, la Aurora… de 10 de enero de 1813, nº 30, pp. 27-28, se recrea pensando lo feliz que sería la nación española si se hallaran penetrados de idénticos principios que el sacerdote José María de Miera todos los componentes de su misma clase eclesiástica.

46 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 105 (17 de octubre de 1813), p. 175.

47 El editor de la Aurora Patriótica…, Miguel Domingo, publicó en Palma, dentro aún de 1813, un folleto conteniendo la homilía pronunciada por el sacerdote Manuel Rullán: Acción de gracias que en la solemnísima fiesta consagrada a nuestra Señora del Pilar [...] dixo D.—, presbítero.

48 « Al redactor de la Antorcha advertencia caritativa », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 47 (10 de junio de 1813), p. 264.

49 « Religion » (sin firma), in Semanario Cristiano, nº 28 (4 de febrero de 1813), p. 39.

50 « Introduccion de la voz liberal en España segun la acepcion ó significado que tiene en el dia », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 66 (21 de octubre de 1813), p. 566, artículo reproducido del nº 322 de El Procurador General. Sobre el tema, dice Javier Herrero: « Esa anti-España es, esencialmente, liberal, culta y reformadora. La España auténtica debe exterminarla. En este momento crítico en que, por influencia de una ideología conservadora, la ira nacionalista se transforma en pasión religiosa se produce esa escisión de España en dos bandos irreconciliables » (HERRERO, Javier, Los orígenes del pensamiento reaccionario español, Madrid, Editorial Cuadernos para el Diálogo, 1971, p. 251).

51 Relación sucinta pero verídica, op. cit., p. 12.

52 CANET, José, Delación a Su Magestad las Cortes de España de los verdaderos enemigos de la Constitución. Coloquio IV [...], Palma, Imprenta de Brusi, 1812, p. 25.

53 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 63 (16 de agosto de 1812), p. 263, n. 6, y nº 62 (15 de agosto de 1812), p. 259, n. 4, respectivamente.

54 En el folleto anónimo, aunque quizá de la posible autoría de Antonio Oliver y Nadal, secretario del obispo de Mallorca, El verdadero filosofismo en defensa de la religión, que para confusion de los libertinos da á la luz pública un filósofo liberal (Mallorca, Imprenta de Buenaventura Villalonga, 1813), se efectúa la siguiente observación respecto de este vocablo: « hay muchos rancios ó servíles, que por su crasa ignorancia ú otros fines siniestros, confunden a los liberales con los libertinos, no faltando tambien algunos fanáticos que [...] tienen la osadía de decir que para ellos es lo mismo liberal que libertino » (p.  3).

55 Sin abandonar la isla de Mallorca, ni la atmósfera que, acerca de este asunto, se respiraba en ella, señala Luis Barbastro lo que sigue, hablando de la postura plasmada en una Instrucción pastoral por siete (faltó el de Cartagena) de los ocho obispos asilados allí: « Principios esenciales del liberalismo como la libertad individual, la igualdad ante la ley, la libertad de imprenta y la soberanía nacional, eran considerados por los eclesiásticos mencionados como intolerables y contrarios a la Religión Católica y a las leyes tradicionales de España, única referencia ideológica del clero reaccionario » (BARBASTRO GIL, Luis, Revolución liberal y reacción (1808-1833). Protagonismo ideológico del clero en la sociedad valenciana, Alicante, Caja de Ahorros Provincial de Alicante, 1987, p. 68).

56 « Los liberales de las provincias á los liberales de Cádiz » (sin firma), in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 34 (24 de enero de 1813), p. 77.

57 Bastantes meses atrás Miguel Domingo había formulado sobre esta cuestión su airada protesta, a la vez que su denuncia ante el provincial de los franciscanos de Mallorca, por la conducta de fray Raimundo Strauch: « La qualidad de agentes de Napoleon que nos atribuye el P. Strauch, hace que su escrito merezca ademas la calificacion de sedicioso » (Aurora Patriótica Mallorquina, nº 102 (24 de setiembre de 1812), p. 424: « Recurso, que ha presentado el editor de la Aurora al reverendisimo padre provincial de S. Francisco de Asís »).

58 Algún lector de la Aurora… se dirige a Miguel Domingo para que actúe en consecuencia. Es el caso de quien firma como « El observador », en el nº 39, de 11 de febrero de 1813, p. 166: « por su parte, señor editor, si vuelven otra vez los frayles á proferir en el pulpito especies sediciosas contra su periódico, sacúdales vd. de recio. »

59 OLIVER, Miguel de los Santos, op. cit., p. 605.

60 Rodríguez López-Brea anota, al propósito, lo siguiente: « A partir de la ley de libertad de imprenta de 1810, la prensa también pasó a desempeñar un papel protagonista en el proceso reformador. Raro era el periódico que no tenía su propia opinión sobre la reforma del clero regular. Los más extremistas llegaron a publicar que los religiosos eran gravosos al Estado, inútiles a la población, y corruptos en sus costumbres, por lo que se animaba al poder político a plantearse su total extinción » (RODRÍGUEZ LÓPEZ-BREA, Carlos M., Frailes y revolución liberal. El Clero Regular en España a comienzos del siglo XIX (1808-1814), Toledo, Editorial Azacanes, 1996, p. 132).

El 5 de noviembre de 1812, en su nº 11, dedica la Aurora…, de sus 12 páginas, casi 11 (125-135) a reproducir un « Estracto » « De la esposicion del Sr. ministro de gracia y justicia sobre el restablecimiento de los regulares, leída en las córtes en sesion pública ».

61 PUIGBLANCH, Antonio, La Inquisición sin máscara, Cádiz, 1811, imprenta de José Niel, publicado con un seudónimo de resonancia hebrea, « Natanael Jomtob », no sabemos si en homenaje a las víctimas judías del Santo Oficio.

62 De la « Carta » de Gregorio Mayáns y Siscar a Assensio Sales, fechada en Oliva el 23 de abril de 1764, citamos por: MESTRE, Antonio, Ilustración y reforma de la Iglesia. Pensamiento político-religioso de don Gregorio Mayáns y Siscar (1699-1781), Valencia, Ayuntamiento de Oliva y la revista Anales del Seminario de Valencia, 1968, pp. 247-248.

63 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 28 (3 de enero de 1813), p. 9.

64 Observaciones historico-criticas sobre el monaquismo, los monges, y la necesidad de su reforma. Ilustradas con notas, Cádiz, Imprenta Tormentaria, 1812. Citamos por la reimpresión de Madrid, Ibarra, setiembre de 1812, p. 27, nota 1. La Aurora Patriótica publicó un « Estracto » de este texto en su número 108, de 28 de octubre de 1813, pp. 219-221.

65 Desde el bando servil se replican las opiniones contenidas en ese número de la Aurora…: « además de hacer muy poco honor á la humanidad seglar, que supone ha sido la contaminadora de los monacales, &. indica avisos de muy mala intención » (Canet, José, Delación a Su Magestad las Cortes, op. cit., p. 22).

66 Sin abandonar el tema del rendimiento económico de los frailes, y abundando en esta inversa correlación entre ellos y el ejército de Napoleón, considera Callahan que, a medida que retrocedían las huestes galas, avanzaba la guerra civil dentro de la Iglesia española: « En Sevilla, durante el otoño de 1812, los reformadores, encabezados por el deán de la catedral, López Cepero, atacaron a los frailes que acudían a la ciudad, considerándoles una clase ociosa de gandules, y criticaron las excesivas riquezas de los monasterios » (CALLAHAN, Wiliam J., Iglesia, poder y sociedad en España, 1850-1874, Madrid, Nerea, 1989, p. 109).

67 « Enpleados » (sin firma), in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 21 (10 de diciembre de 1812), 2ª época, p. 252.

68 « Reflexiones sobre el gobierno interior de las comunidades religiosas, publicadas en Valencia por un verdadero amigo de los frayles », sin firma, in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 111 (7 de noviembre de 1813), p. 257.

69 ARTOLA, Miguel, La España de Fernando VII, Barcelona, RBA, 2005 (1ª edición de 1968), p. 394. En semejantes términos se expresa también La Parra: « Es cierto, con todo, que en la época se tiende a contemplar el tema de la vida religiosa en términos de utilidad social. Hay poco lugar para el misticismo, mientras se insiste sobre manera en la acción social » (LA PARRA LÓPEZ, Emilio « La opinión nacional sobre la reforma eclesiástica ante la convocatoria de Cortes (« La consulta al país » de 1809) », in Boletín de la Real Academia de la Historia, t. 181, cuaderno III (1984), pp. 229-251, p. 247).

70 VÉLEZ, fray Rafael de, La arbitrariedad e injusticia del odio de los filósofos de España a los institutos regulares [...], Manresa, Imprenta de Abadal, 1813, p. 10. Con bastante menos aparato lógico y algo más de intención ofensiva hacia sus oponentes, a los que viene a tachar de ignorantes, se desenvuelve la persona que con la rúbrica de « El buen clérigo » se despacha así: « Y si pasamos á la que llaman frayles en estos que se precian de literatos, veremos que los frayles ni son perjudiciales á la sociedad ni trastos inútiles á la casa de Dios. Los claustros han sido siempre el asilo de la virtud en sentir de los hombres mas juiciosos, y no el taller de la holgazanerîa, como dicen estos saltimbanquis, ó llámense sabios de índice, que sin haber exâminado imparcialmente y de cerca la vida religiosa, la pintan con los mas infames coloridos » (« Artículo comunicado », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 58 (26 de agosto de 1813), pp. 396-397).

71 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 37 (4 de febrero de 1813), p. 123.

72 CORTÉS PEÑA, Antonio Luis, La política religiosa de Carlos III, Granada, Universidad de Granada, 1989, p. 321.

73 Sobre este discurso favorable a los obispos y sacerdotes seculares por parte del Congreso, anota Regueiro García: « Conviene dejar constancia de que una de las ideas que con más insistencia sostuvieron los liberales doceañistas a lo largo del periodo de sesiones de las Cortes fue también la defensa, al igual que de los obispos, del clero parroquial » (REGUEIRO GARCÍA, M. T., « Liberales de 1812 y relaciones Iglesia-Estado », in Revista de Derecho Político, nº 82 (septiembre-diciembre de 2011), pp. 391-428, p. 421).

74 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 74 (1 de julio de 1813), nota al pie puesta por el periódico al artículo « Estracto del London moderator de 7 de abril de 1813 », p. 179. Con respecto a la concreta situación en Palma de Mallorca de los regulares y de su comportamiento, dice Antonio Pérez Ramos: « La actuación de los Religiosos — no todos, por fortuna —, autoconstituidos en conductores de la masa popular, de la opinión pública en buena medida, fue desmadrada, incontenida, desdeñosa de la autoridad episcopal en un principio y luego positivamente en contra de las instrucciones recibidas de la misma. En definitiva, desempeñaron una labor negativa, desdibujadora del verdadero rostro de la Iglesia a la que entonces prestaron un flaco servicio » (PÉREZ RAMOS, Antonio, « Iglesia y pueblo de Mallorca ante la supresión del Santo Oficio (1813-1814) », op. cit., p. 82, conclusión nº 12).

75 Por lo que atañe al primer debate de cierta importancia en la prensa periódica mallorquina sobre los bienes eclesiásticos, llevado a cabo en el otoño de 1811, a través, principalmente, del Diario de Mallorca, puede consultarse: VALENCIANO LÓPEZ, Valentí, La Mallorca de 1812 i el pare Traggia, Universitat de Valencia, 2010, pp. 65-68.

76 Versos pertenecientes a un impreso, anónimo, que ya desde su misma portada tira contra el P. fray Raimundo Strauch y Vidal: Diálogo entre el cura de Tortuera y el tío Perales, alcalde del mismo pueblo. Que se recibio por el último correo de Valencia y se dirige al P. F. R. S. V., Palma, Miguel Domingo, 1811 (aunque sin numerar las ocho páginas de este folleto, correspondería la cita a la 5a).

77 GRASSET DE SAINT SAUVEUR, André, Viaje a las islas Baleares y Pithiusas. Escrito durante los años 1801 a 1805, citamos por la traducción española: Palma de Mallorca, Ediciones R.O.D.A., 1952, tomo I, p. 91, n.

78 « Panza y religion son sinónimos para algunos » (sin firma), in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 31 (14 de enero de 1813), p. 52.

79 Aurora Patriótica, nº 32 (17 de enero de 1813), p. 57: « Los escritores serviles son verdaderos enemigos del pueblo español. »

80 BASSA, Joséf, Reflexiones en carta que, sobre un dictamen dado por las comisiones encargadas del informe acerca Reforma [sic] de regulares, Tarragona, Puigrubí, 1814, p. 34.

81 « Al desvergonzado calumniador M.M.I. », in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 36 (31 de enero de 1813), p. 121.

82 « Carta interceptada de un frayle á otro, escrita á 16 de dicienbre de 1812 », in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 30 (10 de enero de 1813), pp. 33-37, p. 34.

83 « Al cristiano-político de hoy », op. cit. [Respecto de este particular, no resultará ocioso recordar la siguiente reflexión de La Parra: « la mentalidad acrítica de la mayoría de los españoles y su sentido de sumisión a la autoridad religiosa encarnada por los frailes impedían una toma de conciencia general » (LA PARRA LÓPEZ, Emilio, El primer liberalismo español y la Iglesia. Las Cortes de Cádiz, op. cit., p. 143).

84 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 58 (18 de abril de 1813), p. 405.

85 « E. C. P. », in Breve contestación que dá un amigo del Predicador de San Lorenzo, á las invectivas y falsedades que se le imputan en el Diario Mercantil del 19 de Abril, Cádiz, Nicolás Gómez de Requena, 1812, p. 7, nota al pie.

86 « Artículo comunicado », firmado en Sevilla por « Un patriota sevillano », in Aurora Patriótica Mallorquina, nº 84 (5 de agosto de 1813), p. 299.

87 Aurora Patriótica Mallorquina, nº 125 (23 de diciembre de 1813), p. 429, rubricado por « El ciudadano por la constitución ».

88 Aurora Patriótica Mallorquina, n° 88 (19 de agosto de 1813), p. 350: « Proclama á los refectorios de Palma », signado por « El ex-antorcho ».

89 « Panzoqui » es igualmente el término que designa a los seguidores de ese mismo general: « si no se hubiesen tomado medidas de precaucion, el corazon de los hipócritas panzoquis se hubieran [sic] salido con la suya » (Aurora Patriótica Mallorquina, nº 65 (30 de mayo de 1813), p. 54).

90 Anónimo, Tapaboca al redactor de la Gazeta de la Mancha, que puede servir con igual objeto al que lo es del que titulan Semanario cristiano político de Mallorca, Palma, Imprenta de Miguel Domingo, 1813, pp. 3-4.

91 « Concluyen las Variedades del número anterior », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 45 (27 de mayo de 1813), p. 233, final del artículo « Al autor del Tapaboca [...] », iniciado en su número anterior, de 20 de mayo.

92 LÓPEZ DEL CEPERO, Manuel, A Sevilla libre, Cádiz, Imprenta Tormentaria, 1812, reimpreso en Palma por Miguel Domingo ese mismo año. De él entresacamos unas cuantas líneas: « Si la reparacion de conventos y reunion de comunidades sobre que los frayles trabajan, no tuviera mas objeto que el de retirarse del bullicio de la sociedad, y vivir segun la regla que profesaron, seria laudable su conducta religiosa, aunque la patria podria reprenderlos como egoistas; pero como quando debian vivir baxo este sistema de observancia, eran tantos los escándalos, tal el disgusto, y tan general la relaxacion [...] » (aunque sin numerar, correspondería este fragmento a las pp. 6-7).

93 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 24 (7 de enero de 1813), p. 286.

94 Muy duras condenas serán pronunciadas contra este papel desde el bando contrario, en ejemplo de las cuales traemos aquí las efectuadas por el Semanario Cristiano…, aunque tampoco ahora se consigna en ellas falta alguna contra ningún principio básico del cristianismo, por más que, a su juicio, se proponga el tal folleto « abominar los sacerdotes y hacerlos despreciables, llamar tinieblas á su doctrina y hacerlos autores ó defensores de la tirania, venerar como antorchas, auroras, soles é ilustradores del mundo y restauradores de su libertad á los Lokes, Montesquieus, Rousseaus y á otros impios é incredulos de la misma calaña, abolir los institutos religiosos y proscribir los votos monasticos, despojar la Iglesia de todos sus bienes y asalariar el clero [...] » (« El jacobinismo liberal descubierto en el folleto titulado: Un bosquejo de los fraudes... » (sin firma), in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 66 (21 de octubre de 1813), p. 561).

95 Si estas palabras parecen contundentes, atendamos a las de « El enemigo de los gali-hispanos Monsieures » (La verdad sin disfraz, op. cit., p. 6), desde la trinchera contraria: « Sea quien fuere este avechucho [por M. Malatesta] ha de ver, aunque jamas confesar, que no los Frayles, sino él y otros como él, son los que acarrean perjuicios á la Religion y al Estado; y que su total extincion de medio de una hoguera, como Servet en Ginebra, seria el restablecimiento de la Patria. »

96 Diccionario crítico-burlesco del que se titula Diccionario razonado manual, Cádiz, Imprenta del Estado Mayor General, 1811, p. 79.

97 Así nos lo recuerda La Parra: « El destino de las órdenes religiosas era especialmente importante porque sus miembros gozaban de amplia popularidad en la sociedad de la época. El pueblo español entendía a los frailes, los consideraba algo suyo y, sobre todo, los había erigido en sus jefes espirituales » (LA PARRA LÓPEZ, Emilio, El primer liberalismo español y la Iglesia. Las Cortes de Cádiz, op. cit., p. 143).

98 Instancia « A las Cortes », firmada por Miguel Domingo el 4 de setiembre de 1820, solicitando un premio por sus empresas en beneficio de la libertad (Biblioteca Provincial de Cádiz, folletos CLXVIII-10). Sobre esta especial conexión, fundamental para el periódico, entre la Aurora Patriótica y el Congreso de Cádiz, afirma Roura i Aulinas: « és interessant constatar la importància que hi adquireix la referència a les Corts de Cadis — evidentment el seu principal escut enfront de la Reacció » (ROURA i AULINAS, Lluis, L´Antic Règim a Mallorca. Abast de la commoció dels anys 1808-1814, Barcelona, Conselleria d´Educació i Cultura de les Illes Balears, 1985, p. 275).

99 A título de simple ejemplo y por no remontarnos más que a unas pocas líneas atrás, hemos de consignar que el artículo de la Aurora, desglosado del Semanario Patriótico… que acabamos de mencionar, y que tan prudente y templado nos semejaba, se convierte, en la visión de ellos, en un documento herético y vitando: « es un escrito contrario á la religion católica [...], pues contiene muchas proposiciones impías, escandalosas, cismáticas, sapientes heresim, falsas y calumniosas » (« Respuesta interina al discurso de la Aurora sobre las instituciones religiosas », in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 3 (13 de agosto de 1812), p. 38).

100 ABRAM, fray Miguel, Defensa que en el Tribunal de Primera Instancia de esta ciudad de Palma presentó el padre —, agustino, Mallorca, Felipe Guasp, 1813, pp. 24-25).

101 « Artículo comunicado » (sin firma), in Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 96 (19 de mayo de 1814), p. 164.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Felipe Rodríguez Morín, « La Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813) y el clero regular. Dos maneras contrapuestas de entender el patriotismo, la religión y la política », El Argonauta español [En ligne], 11 | 2014, mis en ligne le 30 juin 2014, consulté le 24 avril 2017. URL : http://argonauta.revues.org/2045 ; DOI : 10.4000/argonauta.2045

Haut de page

Auteur

Felipe Rodríguez Morín

Instituto Feijoo del Siglo XVIII - Oviedo

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org