Navigation – Plan du site
Livraison juin

El papel de la prensa en la Renaixença cultural de la Cataluña Occidental (1808-1874)

Quintí Casals Bergés

Résumés

Ce travail est un état actualisé des publications périodiques apparues en Catalogne Occidentale pendant la période comprise entre 1808 et 1874. Il y a deux raisons à cela. Du point de vue politique, pendant ces années se développe la Révolution libérale bourgeoise, qui détruit l’Ancien Régime absolutiste et construit les bases d’un État monarchiste libéral et constitutionnel. En outre, en Catalogne commence à se développer la Renaixença, le mouvement politique et culturel qui déterminera le contenu et les bases sociales du futur nationalisme catalan.

Haut de page

Texte intégral

I – Los estudios precedentes y nuestra intención

  • 1 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964. Romà Sol Clot (Lérida, 12 (...)
  • 2 La Impremta Sol, fundada en 1840 por el que fuera alcalde progresista de Lleida de 1863 a 1864 Jose (...)

1En la Cataluña Occidental no hay muchos estudios elaborados sobre la prensa del siglo XIX. El más exhaustivo y completo sigue siendo el clásico de Romà Sol, 150 años de prensa leridana (1964)1. Romà Sol era descendiente de una destacada familia leridana de libreros e impresores del siglo XIX, que tuvo también una enorme notoriedad política en esta centuria2. En su casa conservaba, junto a su mujer, la historiadora Carme Torres, el archivo de prensa del siglo XIX y XX más completo de la ciudad que traspasó a la Universitat de Lleida antes de su muerte en 2004. La proximidad de este material posibilitó, sin duda, que este autor pudiese elaborar el catálogo más completo sobre la génesis y desarrollo de la prensa leridana del siglo XIX.

  • 3 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 220.
  • 4 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), pp. 83-90.

2El mismo Romà Sol citaba en su monografía el trabajo del abogado Felipe Montull Biscarri, Efemérides de Lérida. Apuntes sobre el periodismo leridano (Manuscrito), elaborado en la segunda mitad del XIX, que a él le sirvió para mejorar su trabajo3. En el mismo manuscrito de Felipe Montull se había basado antes uno de sus descendientes, el escritor Luís Montull, para elaborar un artículo de prensa para la revista Lleida en 1926 titulado « Memorias Leridanas », que no era otra cosa que la publicación sintetizada del documento previo elaborado por su antecesor. Sin embargo, en esta síntesis hay olvidos y algunas equivocaciones, por lo que debemos ir con precauciones a su consulta4.

  • 5 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), pp. 13- (...)

3Posterior al escrito de Montull, podemos citar, a modo de catálogo, la relación de publicaciones periódicas leridanas aparecidas hasta la fecha del artículo « Una llista de periodics lleidatans », publicado en la revista Lleida, números 84 y 85, elaborada por el abogado y activista cultural catalán Alfred Perenya Reixachs en 1928. Al contrario que el artículo de Montull, éste de Perenya es mucho más completo y fiable. Así, aunque también hemos localizado alguna omisión, podemos considerarlo como el primero a tener en cuenta en este aspecto para la bibliografía leridana del XIX5.

  • 6 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964; BOTARGUES, Meritxell, Con (...)
  • 7 LLADONOSA, Josep, Història de Lleida, Tárrega, Camps i Calmet, 1972-1975; Coneixes la teva ciutat.. (...)

4Finalmente, podemos citar las aportaciones más recientes hechas por la historiadora leridana Meritxell Botargues, Consumo cultural en la ciudad de Lleida (1808-1874), publicado en 2000, que por primera vez analiza de forma específica algunos de los periódicos de la época como El Pasatiempo (1845); el de la profesora de la Universitat de Lleida Marta Giné, Premsa hispànica i literatura francesa al segle XIX: petites i grans ciutats (2004), y la más concreta del historiador Antoni Sánchez Carcelen, sobre el Semi-Semanario Ilerdense (1822) en El Argonauta Español (2009)6. Además otros autores se han referido de forma tangencial a la prensa leridana del siglo XIX, enmarcados en estudios más ambiciosos que no han aportado nada especial al análisis concreto de este tema7.

  • 8 La Renaixença es un movimiento cultural catalán del siglo XIX. Su nombre surge de la voluntad de ha (...)

5Nuestra intención, por tanto, será la de poner al día lo que se conoce en 2011 sobre este concepto y aprovecharemos la coyuntura para evaluar su influencia en el desarrollo político y, sobre todo, cultural en los primeros momentos de la Renaixença en la Cataluña Occidental8.

6La cronología responde a una época concreta que empieza en 1808 con la primera fase de la Revolución Liberal burguesa (1808-1814) y acaba con la substitución de la Primera República (1873-1874) y la Restauración Borbónica en 1875, acontecimientos que, indudablemente, marcaron un ritmo diferente en el desarrollo de la nación española.

  • 9 En este punto precisamos que en nuestro sumatorio solo hemos tenido en cuenta un título aunque haya (...)
  • 10 En este punto solo situaremos a los periódicos públicos e institucionales, con el año de su aparici (...)

7De esta manera, de 1808 a 1874 se publicaron en la Cataluña Occidental 50 periódicos con títulos distintos de variada tipología, periodicidad y temática9. Una primera división en función de la iniciativa privada, institucional o pública que posibilitó su aparición, nos dice que los rotativos oficiales fueron seis, los de iniciativa institucional nueve y los exclusivamente privados 35, datos que, en conjunto, determinaban una hegemonía de la voluntad privada, individual o de grupo, a la hora de fundar un periódico, pero no su éxito10. Efectivamente, los rotativos con más longevidad fueron los oficiales, seguidos de los institucionales y en último lugar los de iniciativa privada.

II – La primera época; prensa durante la Revolución liberal (1808-1858)

8Si exceptuamos algunos boletines de ámbito oficial ligados a corporaciones de gobierno civil o religioso, la publicación de prensa escrita en Lérida durante la primera mitad del siglo XIX sigue tres pautas concretas. En primer lugar fue muy esporádica en el tiempo. En segundo lugar, cuando surgió algún rotativo, éste prolongó su publicación durante muy poco tiempo. Finalmente, en tercer lugar, la aparición de periódicos se circunscribe a épocas de Gobierno liberal, de manera que cuando se impuso el sistema absolutista (1814-1820 y 1823-1833) no se publicó ningún periódico en Lérida. En este sentido, podemos afirmar que la prensa en la Cataluña Occidental de todo este primer periodo es, como en gran parte del territorio español, un instrumento de comunicación y divulgación de, en primer lugar, la burguesía revolucionaria y, más adelante en el tiempo, de las diversas alternativas políticas que fueron desarrollándose en España al amparo del liberalismo y sus oponentes. Por tanto, en este primer periodo la prensa fue mayoritariamente una alternativa liberal de comunicación en oposición a los tradicionales medios religiosos y educativos en manos del poder establecido del Antiguo Régimen absolutista11. Aunque también es cierto que en este periodo, tras la promulgación de la Constitución de Cádiz en 1812, aparecieron varios periódicos de carácter absolutista o servil, que salieron al paso en defensa del tradicionalismo y en oposición al liberalismo12. Quizá el ejemplo más ilustrativo fue el del Tio Tremenda o los Críticos del malecón, publicado en Sevilla tras la salida de las tropas napoleónicas en 1812, que se manifestaba anticonstitucional y adicto a Fernando VII, pero hubo otros13.

  • 14 MEJÍAS ALONSO, Almudena y ARIAS COELLO, Alicia, « La prensa del siglo XIX como medio de difusión de (...)

9En otro orden, la prensa del XIX, y en la Cataluña Occidental hubo varias manifestaciones de este tipo, fue en segundo lugar un medio de divulgación y formación literario y de conocimientos, especialmente de temática histórica, muy usado y valorado por los escritores y su público14.

  • 15 En el Espai Sol-Torres de la Biblioteca de la Universitat de Lleida se conservan 4 números de este (...)

10En total, en estos 50 años (1808-1858), se publicaron 14 títulos: tres oficiales, tres institucionales y ocho de iniciativa privada. En este sentido, el primer periódico en aparecer fue el Diario de la Ciudad de Lérida en 1808, el cual no deja de ser una excepción a nuestro razonamiento inicial, ya que publicó un mínimo de 222 números en 1808 y 90 más en 1809, durante una época en que la ciudad estaba asediada por el ejército francés15. Su temática era bélica, por un lado, pues narraba el desarrollo de los acontecimientos relacionados con la ocupación francesa de Cataluña, e informativa por otro, ya que relacionaba las acciones de la Junta Suprema del Principado de Cataluña que tenía su sede inicial en Lérida.

  • 16 Un estudio concreto sobre esta publicación SÁNCHEZ CARCELÉN, Antoni, « El Semi-Semanario Ilerdense (...)
  • 17 En España, en 1803, el analfabetismo se situaba en torno al 94% y en la década de 1820 bordeaba el (...)

11La siguiente publicación leridana en aparecer, el Semi-semanario ilerdense, no se publicó hasta 1822, en la madurez del Trienio Liberal (1820-1823), y sólo se editaron 8 números entre mayo y junio de 182216. En descarga de esta poca productividad en el tiempo y corta vigencia temporal, podemos decir que influyó el hecho de que estas dos publicaciones aparecieron en momentos políticos muy puntuales, favorecidas y al servicio, ambas, del cambio político que los liberales querían operar en la nación. Eso, sin perder de vista la falta de recursos económicos, pues la población analfabeta de la ciudad superaba el 90 % entonces, con lo que se limitaba a la mínima expresión humana el potencial del público lector. Además, el Semi-semanario recibió muy poco apoyo por parte de las instituciones de gobierno local, ya que un portavoz del Ayuntamiento de Lérida afirmó que « No vale nada el diario », y también que no querían la recepción de este periódico en la corporación, renunciando así a su suscripción. Curiosa conclusión en una época de gobierno liberal en la que el diario se dedicaba entre otras cosas a divulgar la Constitución e intentar la consolidación del nuevo régimen17.

  • 18 La colección, casi completa, se puede consultar a través de internet en la página oficial de la Dip (...)

12Más adelante en el tiempo, una vez había empezado la fase definitiva de la Revolución Liberal en 1833, el primer periódico en aparecer a la escena pública fue de cariz oficial: el Boletin Oficial de la Provincia de Lérida en 1834, un periódico bisemanal de difusión de las noticias gubernamentales, principalmente a través de los jefes político y militar, pero donde también tenían cabida algunas iniciativas locales, como fue, por ejemplo, la noticia sobre la fundación del Liceo Literario en 1841, que de otra manera quizá ahora no conoceríamos. El Boletín no se dejó de publicar durante todo el XIX18.

  • 19 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 341.

13Enmarcado en el proceso de la Revolución Liberal apareció también El Miguelete Leridano, del cual sólo se conserva una hoja volante que informaba al público de la próxima aparición de un rotativo bimensual que pretendía « la explicación de los principios de libertad y fijar la opinión general en favor del régimen constitucional »19.

  • 20 Todos los autores consultados dan una periodicidad diferente. Romà Sol, por quien nos decantamos, d (...)
  • 21 Archivo Comarcal del Pallars Jussà (Tremp), El Pronunciamiento, número 1 (02.07.1843).

14Finalmente, en esta primera época ya plenamente liberal (1833-1843) constatamos la aparición de El Amigo de la Civilización, el 3 de abril de 1838, de carácter trimestral, que fue el primer intento de divulgar los progresos científicos y las creaciones literarias en Lérida20; y El Pronunciamiento, una publicación política circunstancial de la que solo se conoce un número, que apareció el 2 de julio de 1843 al amparo de la Junta de Gobierno de Lérida presidida por Pascual Madoz. Esta última publicación era divulgativa de los actos de la junta que se había levantado contra el general Espartero en la provincia y editó este número en Tremp (Pallars Jussà, Lérida), donde tuvo su sede temporal hasta la huida de los esparteristas de la capital ese mismo mes21.

15Posteriormente, entre 1845 y 1858 aparecía un segundo grupo de publicaciones, de las que si exceptuamos El Pasatiempo (1845), que se ha conservado completo en el archivo del Instituto de Estudios Ilerdenses, en la mayoría de casos sólo tenemos referencias parciales. Este hecho ha determinado el consenso cultural general que hasta el año 1859 no se produjo el auténtico impulso de la prensa en Lérida con el inicio de la publicación de El Alba Leridana y Aquí Estoy.

  • 22 Arxiu de l’Institut d’Estudis Ilerdencs, El Pasatiempo: semanario de intereses materiales y de lite (...)
  • 23 Ramón Ferrer Garcés: (Aitona, 18.10.1803–Barcelona, 01.01.1872), médico y profesor de la Universida (...)

16Sin embargo, El Pasatiempo, que sólo duró unos meses22, merece mayor consideración de la que ha gozado hasta ahora en la crítica, pues esta revista, en una época liberal moderada muy complicada para la libertad de expresión, es la primera que podemos consultar sobre la divulgación cultural en Lérida. Publicó su primer número el 11 de mayo de 1845 y 14 después, el 10 de agosto de 1845, cerraba por « circunstancias del todo independientes de nuestra voluntad » (p. 224), que podrían ir asociadas a la época liberal moderada que vivía el país (1844-1854). No en balde, los editoriales de la revista solían introducir, por primera vez en Lérida, contenidos reivindicativos de la cultura catalana, cosa que no debió ser bien vista por los delegados moderados que apostaban por la opción política centralista española. Se puede suponer que entre los editores figuraran los hermanos Ferrer Garcés, progresistas en este momento, ya que entre los pocos autores que firmaron sus artículos o poemas encontramos a Anastasi y Ramon Ferrer Garcés23.

17Como dato a tener en cuenta, en las páginas de El Pasatiempo encontramos el primer manifiesto leridano de reivindicación de la cultura catalana. Efectivamente, en el editorial del número 8, publicado el 29 de junio de 1845, bajo el título « De la Lengua Catalana », los redactores se quejaban de la decadencia y

  • 24 El Pasatiempo, núm. 8 (29.06.1845), p. 122.

«el completo descuido en que yace el estudio de la literatura catalana que ha dado lugar á que se fomente y generalice la equivocada opinión de que nuestra lengua no pase de un dialecto insignificante, muy poco digno de la atención de los filólogos, duro y áspero en extremo, y el menos apto en consecuencia para la expresión de pensamientos tiernos, dulces y apacibles. Nos consideramos con el deber de defender nuestro idioma nativo de esta ligera é infundada preocupación, que vemos con dolor adoptada por muchos de nuestros paisanos, y nos proponemos hacerlo en una serie de artículos que verán la luz pública en el Pasatiempo (...) Por hoy y a guisa de protesta anticipada contra los que lo contrario piensen ó sostengan, nos contentamos con insertar la siguiente composición, con que su apreciable autor D. Carlos Aribau felicitó en 1833 al señor D. Gaspar Remisa. Leanla nuestros suscriptores, y dígannos si la lengua que adquiriera tanta fama en la antigua Corte de los Berengueres, y que se presta hoy día á los bellísimos versos del Sr. Aribau tiene mucho de envidiar a la de los Garcilasos, Leones y Meléndez»24.

  • 25 Bonaventura Carles Aribau Farriols escribió este poema en Madrid en 1832 para felicitar al banquero (...)

18Seguidamente, la revista incluía la versión más larga del poema « Oda a la Pàtria » de Bonaventura Carles Aribau (1798-1862), publicado en la revista El Vapor el 24 de agosto de 1833, el cual se había convertido en la espoleta del movimiento romántico catalán conocido como la Renaixença, por lo que podemos considerar que una parte de la intelectualidad leridana no solo apoyaba el movimiento, sino que se unía a él como miembro de pleno derecho25.

19En este sentido, suponemos que la gran cantidad de artículos de cariz histórico firmados por la redacción del Pasatiempo debieron recibir el asesoramiento de Miquel Ferrer Garcés que, no obstante, no firmó ninguna de sus colaboraciones. A modo de ejemplo, creemos que, Miguel Ferrer, profesor de historia en el instituto, podría ser el autor de este escrito sobre el absolutismo:

  • 26 El Pasatiempo, número 12 (27.07.1845), pp. 4-5.

«dominada la sociedad de este modo, huérfana de representación y sin más escudo que la buena voluntad de algunos soberanos, dicho está que el favoritismo disponía de los destinos públicos y que los magnates escudados por sus protectores cometían a mansalva todas las arbitrariedades y vejaciones que suelen los hombres cuando no hay ningún freno que les contenga y cuando la impunidad les ofrece su asilo»26.

  • 27 El Pasatiempo, número 12 (27.07.1845), pp. 4-5.
  • 28 Miguel Ferrer Garcés, (Lérida, 1816-1896), abogado y maestro de geografía e historia en el institut (...)

20El citado articulista concluía afirmando que « ilustrada la conciencia del país sobre ciertos puntos gracias á la discusión pública, se espera con anhelo las medidas de justicia y protección que reclaman los intereses de las clases numerosas ofendidas para tantos años de olvido y calamidades »27. El anonimato, dada la época de represión que vivía el país contra los progresistas, casi era obligado, pero el contenido social y la calidad del escrito delataban la pluma de Miquel Ferrer Garcés, uno de los pocos autores capaces de escribir en este tono y con esta calidad en la Cataluña Occidental de 184528.

  • 29 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 180. Este mismo autor, (...)

21Más adelante, Romà Sol suponía que en 1850 vio la luz el Diario Cómico, aunque no es del todo seguro que se llegara a publicar este rotativo porque nadie había visto ningún número ni aparecía en ninguna relación de prensa anterior a su publicación29.

  • 30 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 200.

22También debiera merecer mayor consideración el Eco del Segre, que fue un bisemanal eminentemente político, que apareció por primera vez, en una época inicial, del 1 de abril de 1850 al 15 de noviembre de ese mismo año, pero del cual no se conserva ningún ejemplar de esta primera fase. Después, en 1854, arrancó una segunda época en que la publicación apareció con una periodicidad diaria entre el 1 de agosto y el 1 de septiembre, y de la que se supuso durante mucho tiempo que tampoco quedaban ejemplares30. Sin embargo, el historiador Josep Maria Pons localizó los números de la segunda época en la Hemeroteca Municipal de Madrid en 1999. Pons hizo una copia que donó al Institut d’Estudis Ilerdencs, y ahora se pueden consultar en el fondo de su hemeroteca.

23El director del rotativo fue el profesor de matemáticas del Instituto de Lérida Juan Miguel Sánchez de la Campa, quien en 1854 escribía que

  • 31 Eco del Segre, número 1, (01.08.1854), p. 1.

«el 15 de noviembre de 1850 decíamos El Eco del Segre suspende desde hoy sus tareas, su director deja su pluma y vuelve a ocupar el lugar que le corresponde entre los que miran impasibles cuanto se agita a su alrededor (...) por el bienestar de la provincia de Lérida se retira de la escena El Eco del Segre»31.

  • 32 Eco del Segre, número 1, (01.08.1854), p. 1. Juan Miguel Sánchez de la Campa, (1809 - Burgos, 1885) (...)

24Como en el caso de El Pasatiempo, es muy probable que El Eco del Segre tuviera que suspender su publicación presionado por una de las épocas liberales más conservadoras del siglo XIX que le tocó vivir, por lo que Sánchez de la Campa, después de la revolución del junio-julio de 1854, manifestaba que « la marcha de los acontecimientos ha conducido al país a un punto que puede y debe considerarse como límite de una época, como principio de otra completamente nueva ». El director era consciente que « hoy se presenta un nuevo periodo, una época que debe ser de reparación y de justicia, hoy aparece en la patria la aurora de un nuevo día »32.

  • 33 SÁNCHEZ DE LA CAMPA, Juan Miguel, in Eco del Segre, segunda época, número 1 (01.08.1854), presentac (...)
  • 34 SÁNCHEZ DE LA CAMPA, Juan Miguel, in Eco del Segre, segunda época, número 21 (24.08.1854), pp. 1-2.

25El ideario de Sánchez y su Eco del Segre era demócrata federal. Para su director « la libertad de cada individuo tiene, según nuestro entender, por límite el derecho de otro y el derecho de todos la libertad del individuo; en este principio y fundándose en él, el rico debe confiar en conservar sus bienes y el pobre salir de su mísero estado »33. Sánchez fue el activista político y cultural leridano más avanzado en propuestas y el analista social más lúcido de la Lérida de mediados del XIX. El profesor de matemáticas del instituto concluía en el verano de 1854 que « el pueblo hace una revolución y los llamados hombres de importancia la explotan en provecho propio », por lo que proponía que « el pueblo ponga en la vanguardia y á pecho descubierto á los hombres de importancia »; o que « entendimos que nos exhortaba a trabajar en pro de la unión Ibérica bajo la base federal »34.

  • 35 Universitat de Lleida, Fons Sol-Torres, El Correo de Lérida, número especial (1855).

26Seguidamente apareció El Correo de Lérida, del cual sólo se conserva el número inicial de promoción de primeros de 1855 en el fondo Sol-Torres que custodia el Servicio de Biblioteca de la Universidad de Lérida. En aquel número, el editor e impresor José Sol Bertrán informaba al público que « vamos á publicar un periódico el día primero de febrero que no dudamos merecerá el aprecio del público de esta capital y provincia (...) El Correo de Lérida no será una de tantas publicaciones sin condiciones de estabilidad; antes por el contrario, creemos que está destinado por su índole especial á arraigarse entre nosotros ». A pesar de este buen propósito inicial, no nos ha llegado constancia documental a día de hoy del deseo del editor de publicar un diario « de todos los sucesos de alguna importancia que ocurran en esta población y en el resto de la provincia, y en fin, de todo cuanto pueda contribuir a excitar la atención y dar amenidad á un periódico con el cual creemos hacer un verdadero servicio á nuestros paisanos »35.

  • 36 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 13. (...)

27Por otro lado, la delegación de Hacienda de Lérida publicó el Boletín Oficial de las ventas de Bienes Nacionales de la Provincia de Lérida, que en 1855 era de carácter semanal pero que durante el transcurso del siglo varió su periodicidad. Tenemos constancia de su publicación hasta 1897, año del cual se conserva el último número. Este boletín era una relación exhaustiva de las ventas que se operaban en la provincia de Lérida por subasta de los bienes nacionales desamortizados36.

  • 37 Una colección casi completa en el Archivo del Obispado de Lérida.

28Un año después, en 1856 aparecía otro periódico de carácter oficial que es importantísimo para seguir la historia de la Iglesia en Lérida, el Boletín Eclesiástico de la Diócesis de Lérida, que era de carácter semanal y no se ha dejado de publicar, aunque con diferentes nombres, hasta nuestros días37.

  • 38 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 200. En el Fons Sol- T (...)

29Finalmente, para esta primera fase de análisis, en 1858 aparecía El Eco de la Instrucción Primaria, una revista trimensual de carácter profesional, que informaba sobre la instrucción general que iba implementando el liberalismo tras la aprobación de la Ley Moyano (1857). Su director, quizá por eso, era el inspector de enseñanza de la provincia Rafael Monroy y, aunque se conservan pocos números, tuvo una gran longevidad para la época que analizamos y alargó su vida 11 años, ya que se dejó de publicar el 1 de octubre de 186938.

III – La normalización periodística (1859-1867)

30Sin embargo, como hemos dicho más arriba, el estallido de la prensa leridana se produjo en torno a la década de 1860 y los años posteriores hasta la Revolución progresista y demócrata de septiembre de 1868. Entre 1859 y 1867, en tan solo nueve años, aparecieron 15 periódicos nuevos, es decir, uno más que en los 50 años precedentes. De estos podemos considerar dos oficiales (El Eco Administrativo, 1865, y Gaceta de la Instrucción Primaria, 1866); dos institucionales (Anales de la Academia Bibliográfica Mariana y Observatorio Meteorológico del Instituto Provincial de Lérida); y los 11 restantes privados.

  • 39 Sobre esta cuestión se puede consultar a LLADONOSA (Manuel), CASALS (Quintí) y PONS (Josep Maria), (...)
  • 40 Se puede consultar la colección completa del periódico en el Fons Sol- Torres de la Universitat de (...)
  • 41 Diego Joaquín Ballester (Lérida, 1824-1865) fue abogado y trabajó un tiempo de profesor de historia (...)

31Esta fructífera época se inició en 1859, ya que con muy poca tradición aparecieron de sopetón dos publicaciones emblemáticas para la Renaixença del ochocientos en la Cataluña Occidental: El Alba Leridana y Aquí Estoy. Este hecho se ha considerado uno de los factores del desarrollo moderno de la ciudad y explicaría, en parte, su recuperación cultural propia39. Así, a primeros de octubre de 1859 aparecía, con una periodicidad trisemanal, El Alba leridana: periódico de intereses morales, intelectuales y materiales, de tendencias liberales, pues sus principales redactores pertenecían al partido de la Unión Liberal de Leopoldo O’Donnell que gobernó en la ciudad entre 1859 y 1866. Las páginas de El Alba Léridana estuvieron empapadas de un romanticismo paternal burgués que buscaba la educación del pueblo para mejorar sus costumbres. El periódico gozó de cierta popularidad, sobre todo entre las clases medias, pues publicó cerca de 150 números durante dos años (1859-1860)40. La publicación fue dirigida por el abogado, historiador y gran propietario Diego Joaquín Ballester y el médico poeta Luís Roca, que fueron, también, dos de sus principales redactores, actuando José Pifarré como administrador41. A finales de 1860 El Alba fue continuada por el Diario de Lérida hasta mediados de 1861.

32Como hemos dicho, El Alba fue el portavoz de la Unión Liberal, y alguno de sus principales redactores, como el citado Diego Joaquín Ballester que fue teniente de alcalde primero en 1859-1860, participaron en el gobierno consistorial, por lo que en sus páginas se dieron a conocer públicamente muchos de los proyectos que quería emprender el ayuntamiento o el gobierno central. Es cierto, que también participaron algunos radicales como el médico Martín Castells y el abogado Miguel Ferrer como redactores, pero también lo es que fueran mayoría los redactores del clero como los canónigos Manuel Mercader y Francisco González o los presbíteros Pedro Morell y Juan Oliver. En general diríamos que, a pesar de que la voluntad del periódico fue la de ofrecer una imagen plural en la reconstrucción política y cultural de Lérida, predominaban entre sus redactores los elementos conservadores frente a los progresistas. Así, por ejemplo, en el Alba también escribieron con asiduidad el profesor de gimnasia Tomás Casals, muy conservador y miembro de la Academia Mariana fundada en 1862, el maestro Juan Calahorra o, incluso, alguno de los políticos con un currículo más absolutista detrás como el noble Domingo de Gomar.

  • 42 En el Instituto d’Estudis Ilerdencs y en el Fons Sol-Torres de la Universitat de Lleida hay también (...)

33Con la voluntad de aparecer como una alternativa política y cultural en la ciudad, unos días después de la aparición del Alba, aquél mismo octubre de 1859, nacía su contrapunto periodístico, el semanario Aquí estoy: periódico semanal, no se ocupará ni de religión ni de política, de cariz demócrata federal, el cual no rehuyó la polémica con El Alba y se prolongó un poco más en el tiempo, ya que publicó 185 números también entre 1859 y 186042.

  • 43 Véase BORRELL, Josep y SANVICÉN, Paquita, La Renaixença a Lleida. Lluís Roca i Florejachs – Josep P (...)

34A diferencia de lo que opinan los estudiosos leridanos Josep Borrell y Paquita Sanvicens, para los cuales la aparición del periódico El Alba Leridana fue la espoleta que activó La Renaixença en Lérida, nos unimos a la corriente de opinión iniciada por el historiador Josep Maria Pons en su tesis doctoral, en la cual, aparte de la contribución de El Alba, destacó el papel del diario demócrata republicano Aquí Estoy concluyendo que « els sectors progressistes de la ciutat també van participar d’aquell corrent favorable a la cultura catalana, tan divers com ho era la pròpia societat »43.

  • 44 PÉREZ, Pedro, « Aquí Estoy », in Aquí Estoy, número 1 (16.10.1859), pp. 1-3.
  • 45 Así, por ejemplo, el Aquí Estoy se hacía eco del hallazgo « en un rincón de uno de los patios del P (...)

35Dirigido por el funcionario de Hacienda Pedro Pérez y el poeta Antonio Mestres Cendrós y actuando el periodista Agustín Mariano Alió como administrador, estos tres fueron los principales redactores del periódico. Los redactores del Aquí Estoy se identificaban como demócratas federales y podemos considerar el rotativo como el primer órgano divulgativo realmente rompedor con la ideología liberal burguesa dominante en Lérida. Concretamente, el día de su presentación, el 16 de octubre de 1859, Aquí Estoy manifestaba su deseo de dar publicidad a « las páginas de la Historia particularmente de Cataluña y os presentaré en breves cuadros la serie de hechos notables, que, enalteciendo el carácter de los antiguos habitantes de este país, dan testimonio imperecedero de su constancia y tesón para defender sus derechos ». Además, « la bella literatura también merecerá de mi un culto especial. Si desgraciadamente somos pobres de producciones originales, quédanos el recurso, poco explotado por cierto, de dar a conocer los ingenios de los buenos tiempos de la literatura catalana; y así me propongo hacerlo, persuadido de que será de vuestro agrado »44. En esta línea, hay que decir que fueron abundantes las noticias de tema cultural y divulgativo de la ciencia en los dos periódicos, por lo que su lectura es obligada para los historiadores actuales45.

36Sin embargo las disputas entre estos dos rotativos aparecieron pronto, fruto en gran parte de su distinta adscripción política y social, pues unos eran burgueses liberales acomodados en la madurez de la vida, los redactores de El Alba, y otros jóvenes federales de clase media abriéndose camino en la vida, los del Aquí Estoy. La lucha generacional entre los dos grupos fue enconada y cruenta durante muchos de los meses que compartieron escena pública. A título de ejemplo, la semana del 29 de enero al 5 de febrero de 1860 fue especialmente conflictiva entre las redacciones de El Alba Leridana y el Aquí Estoy. Así, Aquí Estoy, editó un suplemento en su número 16 en que contestaba otro malicioso escrito del Alba anónimo sobre « Nuestra sociedad », publicado en el número 39, en que sus redactores afirmaban que

  • 46 El Alba Leridana, número 39 (29.01.1860), p. 1.

«en esta provincia puede decirse que no se conoce la sociedad; sus habitantes huyen del trato y se reúnen en denegrido hogar, consumiéndose en la ignorancia, en la murmuración, en el juego ilícito; de ahí las maneras zafias y rústicas, las envidias, los celos, los odios y quizás las acechanzas a todo el que no es de la familia o no proporciona con su trato alguna utilidad pecuniaria: los partidos políticos han sido hasta ahora en este país, como en ningún otro que conozcamos, fanáticos, intolerantes, malévolos, rencorosos, vengativos y también sanguinarios»46.

37Aquí Estoy no daba crédito al escrito, ya que según su colega « ni las clases distinguidas, ni las medias, ni el pueblo trabajador, ninguno en fin de los habitantes de esta provincia es digno de vivir, no digamos en un país civilizado, pero ni entre los degradados hotentotes ». Más adelante, se extrañaba que El Alba reflejase este tipo de contenidos en sus páginas, pues

  • 47 Aquí Estoy, Suplemento número 16 (29.01.1860), pp. 1-2.

«en un periódico que quiera hacerse eco de las aspiraciones de la misma provincia que tales lindezas le inspira, sino en un mal libelo, en uno de esos romances tejidos de embustes y de patrañas de mal género, no se habrían atrevido á estampar tan irritantes é injustos calificativos. Ya lo sabéis forasteros todos los que en este momento tengáis la desgracia de hallaros en esta provincia. Os encontráis en un país de cafres y debéis apresuraros a huir ». Por lo tanto, «por respeto a cuantos particulares y corporaciones se hallan en el caso de darse por agraviados en favor del bien y del estado de esta provincia, sino tan floreciente como el de otras más adelantadas, al nivel de muchas que se glorían de marchar con las ideas de este siglo; suplicamos, encarecemos al Alba que rectifique lo que ha tenido la ligereza de insertar»47.

  • 48 Aquí Estoy, Suplemento número 16 (29.01.1860), pp. 1-2.

38En este sentido, los redactores del Aquí Estoy manifestaron con claridad su opción política y la aceptación de las reglas del juego liberales: « por nuestra parte no conocemos el odio y que el partido liberal, á que nos gloriamos de pertenecer, no aborrece ni aun a sus más opuestos adversarios, sino que respeta sus convicciones, y las respeta tanto más cuanto con mayor decisión y sinceridad las profesan y sostienen »48.

39A partir de aquel momento, las relaciones entre El Alba Leridana y Aquí Estoy iniciaron un camino sin retorno hacia la ruptura y el ataque mutuo continuo. Este enfrentamiento debilitó los argumentos del diario federal, que se centró excesivamente en la contienda y dejó de lado la tarea socializadora y formativa que se había propuesto en sus primeros números. Con la perspectiva del tiempo como testigo, podemos decir que, a pesar de que Aquí Estoy sobrevivió a El Alba Leridana, ambos perdieron con su enfrentamiento, en un escenario donde la persistencia de dos periódicos publicando sus números durante prácticamente un año no se había producido nunca.

  • 49 Aquí Estoy, número 134 (03.10.1860), p. 1.

40Después de la batalla, en octubre de 1860 el Aquí Estoy anunciaba triunfante a sus lectores que « El Alba Leridana ha desaparecido. Séale la tierra ligera. No queremos ni debemos decir más de nuestro difunto cofrade. El lugar que este ocupaba ha venido a llenarlo un nuevo colega, El Diario de Lérida », al que animaba « a contribuir a la propagación de las ideas que en alas de la publicidad y siguiendo la inflexible ley del progreso, acabarán por mudar completamente la faz de las modernas sociedades »49.

  • 50 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87.

41La vida de El Diario de Lérida fue corta y exenta de trascendencia pública, pues cesó el 10 de febrero de 186150; mientras que la persistencia del Aquí Estoy no superó el 31 de diciembre de 1860. El día del cierre, Antonio Mestres, su principal redactor, explicaba que

  • 51 MESTRES, Antoni, « Aquí Estoy. Su nacimiento, su vida, su muerte », in Aquí Estoy, número 208 (30.1 (...)

«cuando Aquí Estoy no dormía, cogía la trompeta y el látigo; la trompeta, cuyos sonidos siquiera débiles, anunciaban algo; con el cual se abría paso sacudiendo las espaldas á los enemigos de la juventud, á los que apagaban su férvido entusiasmo diciendo: no hay mas allá; esto que ha traído aquí estoy del otro mundo es mentira, es, todo lo mas, una ilusión»51.

42Mestres, posteriormente, identificaba claramente a los enemigos de su diario:

  • 52 MESTRES, Antoni, « Aquí Estoy. Su nacimiento, su vida, su muerte », in Aquí Estoy, número 208 (30.1 (...)

«por esto cobró tema á los sabios y declaró la guerra á lo pasado, venciendo en singular combate á un campeón que, con traje y nombre de mujer (El Alba Leridana), salió á la liza; al cual, después de una lucha sangrienta, se le escapó el alma por sus heridas al tiempo que coronaba su cabeza el alba, la aureola de la muerte. Aquí estoy exclamó entonces, vosotros lo oísteis; séale á esa ilusa mujer la tierra ligera ¡Paz á los muertos!»52.

  • 53 Aquí Estoy, número 208, segunda época (30.12.1860), p. 4.

43El episodio, reiteramos, evidenciaba los límites culturales y políticos en la Lérida de mediados del XIX, pues las dos publicaciones debieron cerrar sus redacciones un año después de su aparición agotadas, en parte, por sus disputas. Además, en el cierre de El Alba Leridana fue evidente su falta de recursos económicos, y en el de Aquí Estoy por los problemas que mantuvo con las autoridades liberales moderadas53.

  • 54 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 209.

44Aparte de estos dos periódicos, que iniciaron la década de 1860, otros rotativos se publicaron con una cierta regularidad, por lo que podemos considerar estos años como los de la normalización periodística en la ciudad. Así ese mismo 1860, el 15 marzo, también aparecía El Escolar, una publicación que tuvo 3 épocas (1860, 1864 y 1866), pero que no consiguió cuajar del todo entre la comunidad. Dirigida por el maestro Pedro Latorre, era una publicación semanal y tenía intereses culturales, los cuales no podemos contrastar porque no se conserva ningún ejemplar. En esta primera época solo apareció hasta el mes siguiente, pues el 25 de abril editaba el último número54.

  • 55 La Academia Bibliográfico-Mariana, fue fundada por el sacerdote José María Escolà Cugat (Fatarella, (...)

45En 1863 se publicaron por primera vez los Anales de la Academia Bibliográfico Mariana, que eran una síntesis de las actividades de la Academia Bibliográfico Mariana fundada en 1862, y que desde el año siguiente publicó una recopilación de los textos poéticos premiados el año anterior, los cuales estaban dedicados cada año a una virgen nacional distinta55.

  • 56 En el Espai Sol-Torres de la Universidad de Lleida se conservan dos números de El Monitor de Lérida (...)

46El año siguiente (1864) aparecían unos cuantos rotativos casi al mismo tiempo, de los cuales se ha conservado poca información. El primero en salir a la luz fue El Monitor de Lérida, una publicación de intereses materiales, sociales y otros, que tenía periodicidad bisemanal y fue dirigida, primero, por Joaquín Portién y, después, por el profesor de gimnasia del instituto Tomás Casals Ibars. Tuvo una duración de un año, de enero de 1864 al 2 de enero de 186556.

  • 57 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87.
  • 58 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, pp. 50 y 206.
  • 59 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 363.

47Después deberíamos citar El Bien Leridano, publicación semanal de noticias aparecida en agosto de 1864, de la que no se conserva ningún ejemplar y que cesó el 30 de enero de 186557; y, posterior en el tiempo, ya que aparece en diciembre de 1864, el periódico satírico La Escoba, del cual tampoco se conserva ningún ejemplar58. Finalmente, también debemos citar el Observatorio Meteorológico del Instituto Provincial de Lérida, que era una publicación del Instituto de Secundaria de Lérida en la cual se recogían los datos meteorológicos de la ciudad. De esta publicación se conservan tres ejemplares en el Institut d’Estudis Ilerdencs pertenecientes al año 186459.

  • 60 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 439. Concretamente, ha (...)
  • 61 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87. En la Universitat (...)
  • 62 Informaba de la desaparición El Ilerdense, número 32 (24.12.1865), p. 1. También SOL, Romà, 150 año (...)

48Posteriormente, en 1865, también saldrían otros tres nuevos periódicos. El primero El Segre: Diario de intereses morales y materiales, noticias y anuncios, un diario trisemanal de temática variada, avisos y noticias de ideología liberal, dirigido por el funcionario y escritor Agustín Prim Tarragó. Publicó el primer número el 1 de febrero de 1865 y cerró puertas el 31 de agosto de ese mismo año60. El segundo y más duradero fue El Ilerdense, periódico de intereses generales, literatura, noticias y anuncios, que, con el tiempo, se convirtió en el tercer diario más importante de la época por detrás de El Alba y el Aquí Estoy. Tenía una periodicidad bisemanal y, como los dos anteriores, se dedicaba a temas culturales, con alguna pequeña incursión en la política. Apareció el 3 de septiembre de 1865 y cesó, en una primera fase, el 25 de febrero de 1866 (nº 50). Posteriormente, reapareció el 10 de junio de 1866 (nº 51) y prolongó su vida hasta el 12 de julio de 1865 (nº 60), siendo su editor responsable durante las dos épocas Mariano Forgá61. Finalmente, el Fénix del Segre, que publicaba el primer número el 17 de septiembre de 1865 y el 24 de diciembre de 1865 ya había cerrado62. Era una publicación de ciencias, literatura e industrias dirigida por el abogado Felipe Montull Biscarri.

  • 63 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87 y SOL, Romà, 150 a (...)
  • 64 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 234. En el Fons Sol-To (...)

49Ese mismo año (el 4 de noviembre de 1865) aparecía El Eco Administrativo, una publicación de carácter profesional que informaba sobre cuestiones administrativas municipales63. En una línea similar, el año siguiente (1866/1867) aparecía la Gaceta de la Instrucción Primaria, una revista semanal con una voluntad totalmente administrativa y orientadora dedicada a la educación64.

  • 65 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 129. Se pueden consult (...)

50El 2 de octubre de 1867 aparecía El Catalán Occidental, periódico de Lérida de intereses morales y materiales, que tenía una periodicidad bisemanal. En una primera fase estuvo dirigida por Agustín Pleyan y el 21 de diciembre fue substituido por Fernando Miralles, uno de sus redactores habituales. Sin embargo, siete días después de este cambio de dirección cerraba con unos 25 números publicados65.

  • 66 Aprovechamos este momento para decir que todo lo que contiene este trabajo es, seguramente, una par (...)

51En su escrito de presentación, elaborado en 1867 por F(elip) M(ontull) B(iscarri) el abogado leridano sentaba las bases, quizá sin proponérselo, de la Renaixença en la Cataluña Occidental. Montull, demócrata y futuro cronista de la ciudad, explicaba con una lucidez sorprendente, y decimos sorprendente porque el texto es tan fácil de leer y claro de entender que cuesta creer que nadie antes en esta zona de Cataluña hubiera podido escribir una evidencia así66, que

  • 67 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, nú (...)

«hay en la Ibérica Península un vasto territorio limitado por los Pirineos, el Ribagorzana, el Ebro y el Mar Mediterráneo, con extensas comarcas ya cortadas por elevados montes con bosques impenetrables, ya cubiertas de fértiles llanuras fecundadas por caudalosos ríos llamado Cataluña, patria de varones distinguidos, poblado por agrupaciones de laboriosos moradores de gloriosos recuerdos en su pasado, en lo presente de actividad incansablemente productora y de un brillante porvenir»67.

52Hecha la concisa presentación, Montull penetraba en el terreno diferencial por encima del tiempo, ya que este concepto se construía desde el pasado, se vivía en el presente y se proyectaba en el futuro para afirmar que

  • 68 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, nú (...)

«entusiastas esos pueblos, lucharon con admiración de los demás, contra los enemigos invasores cuando la honda y el dardo, la espada y la lanza, la lucha en fin, eran la profesión de los hombres, y el triunfo ó la derrota el vivir de las edades, así como hoy guiando el provechoso arado obtienen los frutos de la tierra, ó impulsando las industriales máquinas consiguen por la fuerza de guiada corriente ó bien por la del oprimido vapor, acabados productos del artefacto; para seguir mañana, sin atraso, la marcha de la humanidad por las progresivas sendas que ella recorra»68.

53Y, sin embargo,

  • 69 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, nú (...)

«no siempre los habitantes de este país obtienen entre sus connacionales la consideración de que son merecedores, pues preciso es convenir en que no en todas ocasiones distinguen, los demás de esta nación, al pueblo catalán cual sus veneradas tradiciones y su laboriosidad constante le hacen digno»69.

54Además, para el tema que nos ocupa, Montull distinguía que

  • 70 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, nú (...)

«es más sensible aun, ver que al ocuparse cualesquiera de este antiguo Principado bajo favorable concepto, únicamente á una parte de él haga referencia, región bien digna, pero que no por esto merecen completo olvido las demás, y entre ellas las dilatadas Cuencas del Segre y de los Nogueras, el Urgel, las Segarras, la Garriga, el Valle de Arán, en una palabra el Occidente de Cataluña ó sea la provincia de Lérida, pues está cuasi olvidada por las demás de la Península Española. ¡Triste recompensa á sus sacrificios realizados en pro de la gloria y de la prosperidad nacional»70.

  • 71 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, nú (...)

55Montull relacionaba este olvido, en parte, por la deficiencia de prensa estable que diese a conocer la provincia, « pero aun así ese pueblo no desmaya; aun así olvidado, continua el catalán de estas comarcas en su adelantada marcha por lo que le guía su espíritu trabajador ». El Catalán Occidental pretendía cubrir este vacío y colaborar en el progreso provincial para « prestar servicio a todas las clases »71.

IV – El inicio de la consolidación periodística (1868-1874)

56Este periodo puede considerarse como el de la auténtica consolidación del periodismo en Lérida, pues aparte del número de publicaciones, que creció ostensiblemente en relación a años anteriores, se hizo evidente una mayor variedad de opiniones y temática de los rotativos. En concreto, en estos siete años aparecieron 21 nuevos títulos, de los cuales solo uno fue de carácter oficial, el Boletín Oficial del Ayuntamiento Popular de Lérida (1873); cuatro fueron de iniciativa institucional: La Juventud Escolar (redactado en 1868 por los alumnos del Instituto de Secundaria); la Revista del Colegio de 1ª y 2ª enseñanza de Lérida (1869); el Boletín de la Juventud Católica de Lérida (1871) y la Revista del Ateneo Leridano (1873); y los otros 16 de iniciativa privada. Este resultado manifiesta el periodo cronológico más prolífico de toda la época estudiada, ya que en menos años que los dos anteriores nacieron más publicaciones periódicas.

  • 72 Véase los dos números en Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: El Siglo, número 10 (31.05.1868), (...)
  • 73 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: Don Pepito, número 7 (27.09.1868), p. 1.
  • 74 Véase un suplemento en Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: El Segre, suplemento extraordinario (...)

57De esta manera, en 1868 aparecieron cinco nuevas publicaciones que confirmarían la afirmación anterior. Antes de la Revolución progresista y demócrata de septiembre de 1868 había nacido el semanario El Siglo, de carácter político y tendencias demócratas. Estaba dirigido por Luís Aixalá y Jaime Gomis era el editor responsable. Esta publicación cerró puertas en septiembre de 1868 para ser continuado por la segunda época del Aquí Estoy72. Posteriormente, nació el semanario Don Pepito, de intereses culturales y apolítico, dirigido por el jefe de estadística provincial José Merelo y con Pedro Gómez como editor responsable. De esta publicación sólo se conserva el número 7, del 28 de septiembre de 1868, y parece, por su contenido, de tendencias liberales conservadoras73. Sin fecha exacta, pero en este 1868, Romà Sol situaba a El Segre: periódico liberal, que se manifestó monárquico democrático y alargó su vida hasta 1872, y del cual se conservan algunos ejemplares. El último corresponde al número 336 del 11 de mayo de 1872, por lo que tuvo un mínimo de cuatro años de vigencia en la prensa escrita local74.

  • 75 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: El Constituyente, número 16 (25.12.1868), p. 1.
  • 76 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: PEREÑA, Manuel, « Al Público », in La Juventud Escolar, nú (...)

58Por otro lado, algunas de las publicaciones aparecidas en 1868, como el bisemanal El Constituyente, del cual sólo se conserva el número 16, nacieron después de la revolución progresista y demócrata de septiembre de 1868. Este rotativo, dirigido por el abogado Pedro Miró fue defensor y divulgador del liberalismo y se oponía al republicanismo75. Otra publicación singular y muy interesante para nuestro objeto fue La Juventud Escolar, dirigida por un joven Manuel Pereña y Puente, que años después sería una de las personalidades intelectuales más influyentes del último tercio del siglo XIX. A Pereña lo acompañaban en la redacción otros futuros precursores de la Renaixença en la ciudad como Magín Morera Galicia, Federico Castells Ballespí y Agustín Godomí. Aunque se ha querido ver como una publicación apolítica, en el primer número de la Juventud Escolar aparecido el viernes 27 de noviembre de 1868, Manuel Pereña se dirigía « Al Público » para manifestar que « entre las muchas y gloriosas conquistas que ha llevado a cabo la revolución de Setiembre, esa revolución que es aún el asombro de la Europa, del mundo entero, ninguna ha producido frutos tan copiosos como la libertad de imprenta ». El periódico quería ser la « expresión de los sentimientos que animan á la juventud de nuestro país » y había surgido « del seno de una reunión de alumnos del Instituto, escrito por algunos de ellos mismos y dedicado a esa porción de la sociedad ». Además informaba, a modo de saludo, que en ese momento se publicaban en Lérida otros tres diarios: Aquí Estoy, en su segunda época, el semanario citado más arriba El Constituyente, y La República Federal, diario federal del que no se conservan ejemplares76. La Juventud Escolar sólo duró 12 números y en febrero de 1869, tres meses después de publicar el primer número, cerró puertas. Sin embargo, aquellos atrevidos adolescentes plasmaron en las páginas de su semanario algunos temas que nunca se había tratado en la prensa pública leridana como el maltrato de los animales, la recuperación de la lengua catalana, la abolición de la esclavitud o los derechos que tenía que alcanzar la mujer.

59A modo de ejemplo, Agustín Godomí, un estudiante del instituto de Lérida del que conocemos muy poco, escribía sobre la lengua catalana en 1869 que

  • 77 GODOMÍ, Agustí, « Consideraciones sobre la literatura catalana », in La Juventud Escolar, número 8 (...)

«actualmente, si exceptuamos alguna que otra producción dramática de más o menos mérito y algunas publicaciones periódicas de más o menos erudición, ni siquiera da señales de vida nuestra literatura. Y aun haremos notar que estas mismas composiciones dramáticas y estos mismos periódicos, están atestados de voces incultas muchas veces, y otras se presentan sazonados por chistes chabacanos y de mal género que conducen á la corrupción del idioma, y harto sabido es, por los ejemplos que nos presentan las literaturas griega, romana y castellana, que la corrupción de un idioma conduce necesariamente á su decadencia y á su ruina»77.

60Y eso sucedía, en parte y según Godomí, porque

  • 78 GODOMÍ, Agustí, « Consideraciones sobre la literatura catalana », in La Juventud Escolar, número 8 (...)

«los juegos florales, que son para muchos el mejor medio para llegar á la perfección de nuestra literatura, según nuestro entender la señalan un rumbo completamente opuesto al que debería seguir para su verdadero desenvolvimiento; pues parece que los jueces del certamen tienen un empeño decidido en premiar solamente aquellas composiciones que presentan las voces más retumbantes y desconocidas y un estilo ridículamente afectado que nos recuerda el lenguaje culto de Góngora y Espinel. Además, en muchas de las composiciones apadrinadas por los juegos florales, hemos observado cierto lirismo, puramente imitativo, resabio del francés y el alemán, lo cual ciertamente no aboga por su favor»78.

  • 79 Véase el artículo de presentación en ALIÓ, Agustí Marià, « Lérida, 1 de Noviembre de 1868 », in Aqu (...)

61Además, de este periodo se tiene que destacar la segunda época del rotativo republicano Aquí Estoy, dirigido otra vez inicialmente por el periodista Agustín Mariano Alió, que vio la luz un mes después de la revolución de septiembre de 186879. En esta segunda fase el periódico se posicionó abiertamente a favor de la República y en oposición a la Monarquía para hacer de portavoz del Comité Demócrata Federal de Lérida. Por lo tanto, sus principales redactores fueron la nueva hornada de políticos republicanos que encabezaban los cargos directivos del partido y ocupaban cargos representativos en el gobierno local como Carlos Nadal Ballester, Francisco Camí, Alberto Camps Pairat y Gaspar Rubiol entre otros. El tono del diario, en esta segunda época, fue exclusivamente político hasta que dejó de publicarse en mayo de 1871, y dejaba de lado el interés cultural de los primeros números de 1859-1860. Este hecho se puso todavía más de manifiesto cuando se proclamó la primera república en febrero de 1873, ya que dos meses después reaparecía Aquí Estoy en su tercera y definitiva época para durar unos pocos meses.

  • 80 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres, La Luz liberal, número 7 (07.02.1869).

62En este sentido, la libertad de imprenta ocasionó un estallido periodístico en Lérida y el año siguiente (1869) aparecieron cinco nuevos periódicos, que, como la mayoría de los anteriores, tuvieron en común una corta duración y una determinada filiación política. El primero en salir aquel año fue La Luz Liberal: periódico monárquico democrático, del cual sólo se conoce el número 7, de febrero de 1869, que se dedicaba a publicar los movimientos del nuevo ayuntamiento democrático surgido a raíz de la revolución de septiembre de 1868. Parece ser que tuvo una corta duración de poco más de un mes80.

  • 81 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres, Revista del Colegio de 1ª y 2ª Enseñanza de Lérida, número (...)
  • 82 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, pp. 17, 219, 385 y 506.
  • 83 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 320.
  • 84 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 14.

63Después apareció El Album Ilerdense, que fue una revista mensual divulgativa de un centro docente de la cual no se conservan ejemplares; la Revista del Colegio de 1ª y 2ª Enseñanza de Lérida, de la cual se conoce un número, que estaba dirigida por el historiador José Pleyan de Porta, uno de sus profesores y en la cual también participó Manuel Pereña81; y La Voz de Lérida Católica, un periódico trisemanal de tendencias carlistas, en el cual escribían los principales responsables de Juventud Católica amantes de la tradición y la cultura religiosa leridana dirigidos por José Antonio Mostany. Este periódico tuvo una vigencia que alargó del 6 de enero de 1869 al 22 de abril de 187282. Finalmente para este año, en diciembre aparecía ¡¡¡La Luz!!!, un rotativo de temática religiosa, que contaba entre sus colaboradores con el poeta Luís Roca, y que alargó su vida hasta el 20 de marzo de 187083. En una línea similar aparecía en 1870 La Luz Católica, que se publicaba cada diez días84.

  • 85 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 312.

64Este impulso posterior a la publicación de la ley de libertad de imprenta de 1868 se vio frenado a partir de 1870, año en que, aparte del título anterior, sólo apareció el bisemanal La Libertad, portavoz del partido monárquico demócrata formado por progresistas y liberales de centro, del cual no se conserva ningún ejemplar, aunque Romà Sol afirmaba que se publicó hasta el 19 de marzo de 187185.

  • 86 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 14.

65En 1871 aparecieron dos nuevos títulos. Por un lado, según Alfred Pereña se publicó La Hoja Volante, aunque este autor da muy poca información sobre este título, y no se conserva ningún ejemplar; y el Boletín de la Juventud Católica de Lérida, que era una publicación para difundir las ideas de esta asociación religiosa próxima a los carlistas86.

  • 87 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres, El Leridano, periódico constitucional monárquico, número 4 (...)
  • 88 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, pp. 309 y 481. Universita (...)

66Posteriormente en 1872, se fundaron el semanario El Leridano, periódico constitucional monárquico, dirigido por Jaime Salazar que defendía el ideario de este partido político y del cual se conserva un ejemplar87; y desde el 2 de enero Las Urnas, periódico progresista radical, que como el anterior era defensor de un ideario concreto y la Constitución radical de 1869, y del cual se conservan dos ejemplares88.

  • 89 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 219.
  • 90 PÉREZ, Pedro, « Introducción », in Revista del Ateneo Leridano, Año 1º, número 1 (abril de 1873), p (...)

67Para acabar este apartado de prensa anterior a la Restauración Borbónica, se debe destacar la aparición de dos rotativos de talante federal republicano. Por una parte, en 1873 aparecía El Federal Leridano, una publicación semanal dirigida por el funcionario de Hacienda Pedro Pérez y el médico Mariano Pérez, de la cual no se conserva ningún número89. Más suerte se ha tenido con la Revista del Ateneo Leridano, una publicación que informaba sobre las actividades de esta institución cultural, y de la cual se conoce un único número, de primero de abril de 1873. La riqueza de contenidos de este ejemplar da fe de las actividades del ateneo y de la variedad de la cultura republicana leridana de aquel momento. Pedro Pérez (1818-1897), uno de sus líderes, fue el encargado de redactar el artículo inicial de presentación, poco tiempo después de proclamarse la I República Española (11 de febrero de 1873). Por tanto, era el momento adecuado para afirmar sin tapujos que « LIBERTAD, DERECHO, DEBER, y como síntesis JUSTICIA; he aquí el sagrado triangulo, la verdadera trilogía revolucionaria, la bandera del porvenir, la clave del mundo moral y del derecho »90.

  • 91 PÉREZ, Pedro, « Introducción », in Revista del Ateneo Leridano, Año 1º, número 1 (abril de 1873), p (...)

68Pérez, abogaba por el « racionalismo, no solo no es un mal, sino que es el único sistema verdadero y al cual puedan someterse las inteligencias. Somos racionalistas y por eso somos liberales; pero mal y gravísimo es que el racionalismo sea fuente del realismo desolador y del utilitarismo grosero »91.

69El Ateneo Leidano, creado en 1870 por Miguel Ferrer, que fue también su primer presidente, y otros republicanos, presentaba una composición social heterogénea, que reunía los efectivos más destacados de la intelectualidad leridana del momento en todos los campos del conocimiento, pero con un claro predominio republicano y demócrata. En cierta manera se oponía, en contenidos y voluntad moral e ideológica, al tradicionalismo de la Academia Bibliográfico Mariana fundada en 1862.

  • 92 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: Boletín Oficial del Ayuntamiento Popular de Lérida, número (...)
  • 93 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 14.

70Ese mismo año (1873) aparecía el Boletín Oficial del Ayuntamiento Popular de Lérida, dirigido en 1873 por el alcalde republicano José Sol Torrens, quien consideró necesario publicar a partir de mayo un semanario dominical donde se hacían constar las actividades de la municipalidad y otras noticias gubernamentales. Este Boletín editó 31 números hasta el 28 de diciembre de 1873, y debió cesar su publicación tras la acción del general Pavía el 3 de enero de 187492. Finalmente, para acabar esta relación citaremos la publicación de El Noticiero Leridano, fundado en 1874, del que no se conservan números y tenemos muy poca información93.

V - Conclusión

71En definitiva, estos años vieron la aparición de algunos rotativos oficiales que se han mantenido hasta nuestros días, aunque con nombres diferentes, como el Boletín Oficial de la Provincia de Lérida y el Boletín Oficial de la Diócesis de Lérida, que han sido y son una fuente de información para el público leridano al servicio de las instituciones que representan.

72Por el contrario, si exceptuamos los casos de El Alba, Aquí Estoy, El Segre y El Ilerdense, los diarios o revistas privados de esta primera época liberal (1808-1874) publicados en Lérida tuvieron una duración muy corta y tuvieron una influencia social relativa, pero mostraban por primera vez una iniciativa y la voluntad general de las diversas tendencias culturales y políticas de la ciudad de salir a la luz pública y expresar sus inquietudes. Este movimiento cuajó definitivamente en el último cuarto del siglo XIX, pues en aquellos 25 años de la Restauración se vio la consolidación periodística definitiva en la ciudad, con publicaciones de todo tipo que alargaron mucho más su vida que las aparecidas en este primer periodo.

Haut de page

Notes

1 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964. Romà Sol Clot (Lérida, 12 de noviembre de 1927 - 20 de noviembre de 2009) fue un abogado y estudioso catalán. Casado con la historiadora Carme Torres Graell, la pareja dejó una voluminosa obra formada por más de cuarenta libros en los que trataban biografías, instituciones o periodos históricos sobre todo lo acontecido en los siglos XIX y XX. Su primer libro conjunto fue Lleida i el fet nacional català (1978), un ensayo sobre el desarrollo del catalanismo de principios de siglo. Posteriormente, la pareja realizó ensayos sobre la historia de Joventut Republicana de Lleida, el Canal de Pinyana, del que fue secretario, o biografías sobre Humbert Torres, Romà Sol i Mestre (su padre), Josep Estadella i Arnó o Alfred Pereña i Reixachs, además de ensayos sobre la influencia de la Mancomunitat de Catalunya en la provincia, o el impacto de la Guerra Civil. Hombre religioso, Sol escribió la historia de la Congregació de la Sang e impulsó una gran obra que ha podido ver concluida, « Arrels cristianes de Lleida ». Su nutrida biblioteca y el archivo especializado en publicaciones periódicas y documentación diversa de los siglos XIX y XX estaban abiertos a la consulta pública, razón por la cual le fue otorgada en 2003 la Cruz de Sant Jordi.

2 La Impremta Sol, fundada en 1840 por el que fuera alcalde progresista de Lleida de 1863 a 1864 Josep Sol Bertran (1815-1889) fue instalada en la antigua Casa Tapias, en el vértice de la calle Major con la de Cavallers de Lleida, en el centro histórico de la ciudad y muy cerca del río Segre. Sol fue el primer impresor de origen leridano. Años más tarde la imprenta se trasladó y abrió una librería que regentó hasta el año 1874, año de su traspaso. Este mismo año, su hijo, Josep Sol Torrens (1843-1923), un destacado republicano de Lérida que fue alcalde en 1873, 1890 y 1893 y diputado a Cortes en 1905, asumió la titularidad de la imprenta en la cual dio un nuevo empuje. Fue él, quien preocupado por la renovación tecnológica, introdujo en Lérida las primeras linotipias. En 1893, se asoció con Jaime Benet y crearon una nueva razón social « Sol&Benet » que perduró hasta el año 1925. En esta fecha, fallecidos todos los socios, la imprenta pasó a la familia Gensana que continua manteniendo el nombre de Imprenta Sol. « Imprenta Sol. Ciento setenta años de vida », in La Prensa de la industria y la comunicación gráfica, nº 34 (2010), p. 6.

3 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 220.

4 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), pp. 83-90.

5 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), pp. 13-16; y número 85 (10.12.1928), pp. 16-18. Perenya no cita, por ejemplo, El Miguelete Leridano (1837) o El Pronunciamiento (1843). Alfred Perenya i Reixachs (Lérida, 1882-1930). Abogado de profesión, siempre mostró mucho interés en la difusión de la lengua catalana. Destacó por su pensamiento crítico a favor del mundo obrero y su desarrollo cultural y humano, tema que lo animó a llevar a cabo iniciativas como el Casal Social de la Juventud Republicana de Lérida y el Camp d’Esports, dos de las obras más importantes que se hicieron en la Lérida de aquellos años. Fue miembro fundador del Partido Republicano Catalán y del Centro Excursionista de Lérida, entidad en la cual fue vicepresidente y desde donde emprendió la celebración del Primer Congreso excursionista catalán. GUIMET, Jordi, Una altra manera de fer política: Alfred Perenya i Reixachs (Lleida, 1882-1930), Lérida, Pagès editors, 2005.

6 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964; BOTARGUES, Meritxell, Consumo cultural en la ciudad de Lleida (1808-1874), Lérida, Pagès editors, 2000; GINÉ, Marta, Premsa hispànica i literatura francesa al segle XIX: petites i grans ciutats, Lérida, Universitat de Lleida, 2004; y SÁNCHEZ CARCELÉN, Antoni, « El Semi-Semanario Ilerdense (1822) », in El Argonauta Español, nº 6 (2009), http://argonauta.imageson.org/document120.html.

7 LLADONOSA, Josep, Història de Lleida, Tárrega, Camps i Calmet, 1972-1975; Coneixes la teva ciutat...? Lleida Vuitcentista, Lérida, Ateneu Popular de Ponent, 2003; PONS ALTES, Josep Maria, El Sistema polític a Lleida durant els anys de consolidació del liberalisme censatari (1843-1868), Barcelona, Universitat Pompeu Fabra, 2002, (http://tdx.cat/handle/10803/7457); y LLADONOSA, Manuel; JOVÉ, Antoni y VICEDO, Enric, Història de Lleida. El segle XIX, Volum 7, Lérida, Pagès editors, 2003.

8 La Renaixença es un movimiento cultural catalán del siglo XIX. Su nombre surge de la voluntad de hacer renacer el catalán como lengua literaria y de la cultura propia después de siglos de diglosia con respecto al castellano (periodo nombrado genéricamente Decadencia). Es paralelo en otros similares, como el Rexurdimento galego.

9 En este punto precisamos que en nuestro sumatorio solo hemos tenido en cuenta un título aunque haya publicaciones que tuvieron segundas y hasta terceras épocas cronológicamente hablando como Aquí Estoy o El Escolar. El motivo es que en las redacciones solían estar las mismas personas y las temáticas e intereses de las publicaciones eran los mismos.

10 En este punto solo situaremos a los periódicos públicos e institucionales, con el año de su aparición, para facilitar la comprensión del texto posterior. Fueron de iniciativa pública: Boletín Oficial de la Provincia de Lérida (1834); Boletín Oficial de las Ventas de Bienes Nacionales (1855); Boletín Eclesiástico de la Diócesis de Lérida (1856); El Eco Administrativo (1865); Gaceta de Instrucción Primaria (1866); Boletín Oficial del Ayuntamiento Popular de Lérida (1873). Fueron de iniciativa institucional: Diario de la ciudad de Lérida (1808); El Pronunciamiento (1843); El Eco de la Instrucción Primaria (1857); Anales de la Academia Bibliográfica Mariana (1863); Observatorio Meteorológico del Instituto Provincial de Lérida (1864); La Juventud Escolar (1868); Revista del Colegio de 1ª y 2ª enseñanza de Lérida (1869); Boletín de la Juventud Católica de Lérida (1871); y Revista del Ateneo Leridano (1873).

11 VALLS, Josep Francecs, Prensa y burguesía en el XIX español, Barcelona, Anthropos Editorial, 1988, p. 16; y TUÑON DE LARA (M.), ELORZA (A.), PÉREZ LEDESMA (M.), Prensa y sociedad en España (1820-1936), Madrid, Edicusa, 1975.

12 DÍAZ DOTA, Miguel Ángel, « La prensa absolutista y sus crónicas de Cortes en el Cádiz del periodo constituyente. El Diario de la Tarde y su forma de expresión », in RAMOS SANTANA (A.), ROMERO FERRER (A.) 1808-1812: los emblemas de la libertad, Cádiz, Universidad de Cádiz, 2009, pp. 205-228. También en Valencia, a modo de ejemplo, hubo periódicos que preparaban en 1813 la reacción absolutista de 1814 como El Fernandino o El Lucindo. PESET, Mariano, Historia de la Universidad de Valencia: La universidad ilustrada, Valencia, Ediciones Universidad Politécnica de Valencia, p. 139.

13 Biblioteca Nacional de España: http://hemerotecadigital.bne.es/cgi-bin/Pandora.exe?fn=select;collection=cabeceras_internet;query=id:0000000307;xslt=header-details;lang= Su fundador y único redactor es uno de los más destacados escritores antiliberales de la época, el abogado sevillano José María Díaz del Río. Son textos de carácter político escritos con lenguaje popular, a modo de diálogos entre El Tío Tremenda, Epidémico y Castaña, en los que no sólo se ataca a los invasores sino a los liberales y constitucionalistas españoles, siendo uno de sus temas preferidos, precisamente, el de la libertad de imprenta o expresión, pero también ataca a la francmasonería y defiende instituciones derogadas como la Inquisición. Otro ejemplo de prensa antiliberal de Sevilla fue El Censor general, publicado en noviembre de 1812, que se manifestaba defensor del altar y el trono.

14 MEJÍAS ALONSO, Almudena y ARIAS COELLO, Alicia, « La prensa del siglo XIX como medio de difusión de la literatura hispanoaméricana », in Revista General de Información y Documentación, Vol. 8, número 2 (1998), pp. 241-257.

15 En el Espai Sol-Torres de la Biblioteca de la Universitat de Lleida se conservan 4 números de este diario. El primero, cronológicamente hablando, es el número 3 del día 3 de julio de 1808, y el último el número 90 del 9 de agosto de 1809. Por otro lado, en el Archivo del Instituto de Estudios Ilerdencs se conservan otros 7 (números 16, 50, 64, 67, 129 y 206 del año 1808, y nº 20 de 1809). Además, según consta en el catálogo de GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución:los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, CSIC-Doce Calles, 2009, también se conserva el n° 5 (7 de mayo de 1809) en la Colección del Fraile.

16 Un estudio concreto sobre esta publicación SÁNCHEZ CARCELÉN, Antoni, « El Semi-Semanario Ilerdense (1822) », in El Argonauta Español, nº 6 (2009), http://argonauta.imageson.org/document120.html. También LLADONOSA, Manuel, Carlins i Liberals a Lleida, Lérida, Pagès editors, 1993. En el Archivo del Instituto de Estudios Ilerdencs se conservan los 8 números publicados.

17 En España, en 1803, el analfabetismo se situaba en torno al 94% y en la década de 1820 bordeaba el 85-90 %. El porcentaje disminuyó en los primeros 40 años del XIX, ya que en 1841 el 9,6% de españoles sabía leer y escribir, a los que se podía sumar un 14,5% más que sólo leía, para un total aproximado del 24,1% de población en cierta manera instruida. Aparte, había enormes desigualdades sociales, pues el mayor número de alfabetizados se situaba en el grupo de los hombres, y entre éstos los que vivían en las ciudades y pertenecían a los sectores con mejor poder adquisitivo, quedando en unas peores proporciones, casi al margen de la formación elemental, las mujeres, los campesinos y jornaleros. Véase CASALS, Quintí, Tots a l’escola?: el sistema educatiu liberal en la Lleida del XIX, Valencia, Publicacions Universitat de València, 2006. Véase para la cuestión entre el periódico y el consistorio SÁNCHEZ CARCELÉN, Antoni, « El Semi-Semanario Ilerdense (1822) », in El Argonauta Español, nº 6 (2009), http://argonauta.imageson.org/document120.html.

18 La colección, casi completa, se puede consultar a través de internet en la página oficial de la Diputación de Lérida: http://www.diputaciolleida.cat/tramits/informacio-general/butlleti-oficial-provincia-lleida/

19 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 341.

20 Todos los autores consultados dan una periodicidad diferente. Romà Sol, por quien nos decantamos, dice que era trimestral (p. 19); Alfred Perenya que era trisemanal (p. 13), y Montull, que da la fecha de inicio, que era semanal (p. 87).

21 Archivo Comarcal del Pallars Jussà (Tremp), El Pronunciamiento, número 1 (02.07.1843).

22 Arxiu de l’Institut d’Estudis Ilerdencs, El Pasatiempo: semanario de intereses materiales y de literatura, números 1-14 (mayo-agosto de 1845).

23 Ramón Ferrer Garcés: (Aitona, 18.10.1803–Barcelona, 01.01.1872), médico y profesor de la Universidad de Barcelona. Licenciado en medicina a la Real Academia de Medicina de Barcelona en 1830 y doctor en el mismo centro en 1831. En el campo médico fue toda una institución y pertenecía a las principales academias médicas españolas y algunas extranjeras. Ferrer fue presidente del Ateneo Barcelonés en 1863 y director del Casino Barcelonés. También se manifestó públicamente en la política en las filas del Partido Progresista y fue alcalde de Barcelona en 1841 y 1854. Anteriormente, había sido diputado en Cortes por Lérida en 1836. Ferrer fue perseguido por sus ideas liberales y hecho prisionero en Barcelona y deportado a Cuba en 1836. Cuando volvió fue homenajeado y, más adelante, fue nombrado caballero de Isabel la Católica en 1841 y de Carlos III en 1855 por su trayectoria progresista. Colaboró con revistas médicas como El Telegrafo Médico, publicada a Barcelona, y en 1853 participó en la fundación del Repertorio de la higiene Pública y Medicina Legal, revistas en las que publicó algunos artículos. CASALS, Quintí, Polítics de Lleida, Lérida, Universitat de Lleida, 2002, pp. 256-257; y Els Inicis de la historiografia contemporània a Lleida, Pobla de Claramunt, Ajuntament de Pobla de Claramunt, 2010.

24 El Pasatiempo, núm. 8 (29.06.1845), p. 122.

25 Bonaventura Carles Aribau Farriols escribió este poema en Madrid en 1832 para felicitar al banquero Gaspar de Remisa (1784-1847). El poema que inicialmente se titulaba « La Pàtria (Troves) », fue rápidamente conocido como « Oda a la Patria », era un canto de añoranza de Cataluña y de reivindicación y exaltación de la lengua catalana. Primero fue publicado sin la sexta octava en el diario El Vapor y, más adelante, volvió a ser reproducido en 1836 en Memorias para un Diccionario crítico de los escritores catalanes de Fèlix Torres Amat, en las que se incluía la sexta octava.

26 El Pasatiempo, número 12 (27.07.1845), pp. 4-5.

27 El Pasatiempo, número 12 (27.07.1845), pp. 4-5.

28 Miguel Ferrer Garcés, (Lérida, 1816-1896), abogado y maestro de geografía e historia en el instituto desde 1846. Ferrer fue, sin duda, uno de los líderes más carismáticos de los progresistas radicales, primero, y republicanos, posteriormente, de Lérida. En 1840 apoyó el pronunciamiento progresista de septiembre y fue condecorado por Espartero por su adhesión. Sin embargo, Miguel Ferrer retiró el apoyo al general-regente porque su gobierno había degenerado a posiciones despóticas y participó, junto en el resto de progresistas de la ciudad, en el levantamiento de junio de 1843 contra el duque de la Victoria, que finalmente triunfó. Con todo, los años de la década moderada (1844-1854) lo relegaron a un segundo plano político y no fue hasta 1854 que volvió a la escena pública al ser escogido vocal de la Diputación. De nuevo participó en el levantamiento revolucionario de aquel año a favor de más libertades, pero entonces su posicionamiento político parece ser federal, como lo demuestra el hecho de que al ser elegido diputado a Cortes aquel mismo año votara en contra de la monarquía de Isabel II. De nuevo volvió a ser marginado de la vida política en los años posteriores a una nueva reacción moderada y no fue hasta 1868 que su nombre vuelve a aparecer comprometido con el levantamiento democrático de 1868 al formar parte de la junta creada en Lérida. En octubre y en noviembre de aquel año fue gobernador civil de Lérida, volvió a ser diputado a Cortes en 1869 y 1870, declarándose partidario de la I República, cosa que favoreció su nombramiento como gobernador civil de Barcelona en 1873. Poco después fue nombrado director general de Instrucción Pública y de los Registros de la Propiedad y del Notariado en Madrid. En 1872 había sido nombrado director del instituto, cargo que continuó desarrollando hasta 1878, año en que el gobierno de la Restauración le destituyó de director y de catedrático del centro. Más adelante fue repuesto en su cargo docente. Por otro lado, fue uno de los principales impulsores de la vida cultural leridana a lo largo de todo el siglo XIX, ya que fue nombrado secretario y dos veces director del Instituto de Enseñanza Secundaria (1872-17.09.1878 y 18.07.1893-18.01.1894), presidente del Orfeón Leridano en 1869, primer presidente de la Sociedad Leridana de Bellas Artes creada en 1875, presidente del Ateneo de Lérida de 1870 a 1875 y presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País. Aparte, entre 1874 y 1896 fue nombrado tres veces decano del Colegio de Abogados de Lérida. Véase Memoria sobre el estado del Instituto de 2a Enseñanza de la provincia de Lérida durante el año escolar de 1885 a 1886 que en el solemne acto de la apertura del curso de 1886 a 1887 leyó el doctor don José Oriol Combelles y Navarra, Lérida, Imprenta Católica de Jaime Cardona, 1886, p. 43; CASALS, Quintí, Polítics de Lleida, Lérida, Universitat de Lleida, 2002, pp. 256-257; y Els Inicis de la historiografia contemporània a Lleida. Pobla de Claramunt: Ajuntament de Pobla de Claramunt, 2010.

29 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 180. Este mismo autor, página 146, cita otro periódico, Clamor Público, que supone se publicaba en 1852, pero del cual no se han visto ni localizado ejemplares. Tampoco figura en ninguna relación de prensa, por lo cual consideramos su existencia o publicación en Lérida muy dudosa.

30 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 200.

31 Eco del Segre, número 1, (01.08.1854), p. 1.

32 Eco del Segre, número 1, (01.08.1854), p. 1. Juan Miguel Sánchez de la Campa, (1809 - Burgos, 1885), matemático y profesor de instituto. Sánchez de la Campa, licenciado en ciencias físico-matemáticas, estuvo relacionado con Lérida hasta 1855. Hasta aquella fecha fue profesor de matemáticas del Instituto de Secundaria de Lérida en dos fases, centro en el cual también actuó en algún momento como secretario. Catedrático interino de matemáticas desde el 27.08.1842, de 1843 a 1853 Sánchez de la Campa fue profesor y catedrático del Instituto de Lérida. El curso 1853-1854 fue trasladado a Cuenca, pero más adelante, una vez triunfó la revolución de junio-julio de 1854, volvió a Lérida y formó parte de la Junta de Gobierno creada en la ciudad para coordinar el movimiento revolucionario del verano de 1854. Después se marchó a Cáceres, donde en 1857 ejercía de profesor de secundaria, y posteriormente a Burgos, donde acabó trabajando de conservador del Museo Histórico Arqueológico de aquella ciudad de 1871 a 1885. Fue nombrado caballero de Carlos III y de Isabel II. También fue un prolífico escritor en temas de educación. Sus principales obras fueron La instrucción pública y la sociedad. Consideraciones acerca de la influencia de la instrucción pública en España, Madrid, 1854; e Historia Filosófica de la Instrucción Pública en España, 2 V, Burgos, 1871-1874. Véase Revista de Instrucción Pública, Año V, número 14 (05.01.1859), p. 438; SOL, Romà y TORRES, Carme, Gent de Ponent, Vol. 3, Lérida, La Mañana, s/d, p. 82; Biblioteca Cervantes, Carpetilla de expediente sobre la propuesta de nombramiento de Manuel Martínez Añibarro como Conservador del Museo de Burgos, en sustitución de Juan Miguel Sánchez de la Campa, http://213.0.4.19/FichaObra.html?Ref=302613&portal=111

33 SÁNCHEZ DE LA CAMPA, Juan Miguel, in Eco del Segre, segunda época, número 1 (01.08.1854), presentación.

34 SÁNCHEZ DE LA CAMPA, Juan Miguel, in Eco del Segre, segunda época, número 21 (24.08.1854), pp. 1-2.

35 Universitat de Lleida, Fons Sol-Torres, El Correo de Lérida, número especial (1855).

36 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 13. En el Institut d’Estudis Ilerdencs se conservan varios números de esta publicación de los años 1855 (números 1-13, 16-26, 28-37, 39, 40) y 1856 (números 20, 21, 23 y 25); mientras que en el Fons Sol-Torres de la Universitat de Lleida también hay números de 1866 (n° 206), 1869 (nº 345), 1881 (nº 575), 1882 (nº 590-594), 1886 (nº 671 y 674) y 1897 (nº 806).

37 Una colección casi completa en el Archivo del Obispado de Lérida.

38 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 200. En el Fons Sol- Torres de la Universitat de Lleida se conserva el número 29 del año 1867; mientras que en el Institut d’Estudis Ilerdencs se conservan números de 1862 y 1863.

39 Sobre esta cuestión se puede consultar a LLADONOSA (Manuel), CASALS (Quintí) y PONS (Josep Maria), La construcció de la modernitat a Lleida: Manuel Fuster Arnaldo i el seu temps (1808-1864), Lérida, Segre, 2009.

40 Se puede consultar la colección completa del periódico en el Fons Sol- Torres de la Universitat de Lleida y el Institut d’Estudis Ilerdencs. El Alba Leridana inició su publicación el 3 de octubre de 1859 y terminó en octubre de 1860.

41 Diego Joaquín Ballester (Lérida, 1824-1865) fue abogado y trabajó un tiempo de profesor de historia en el Instituto de Lérida. Sin embargo pronto dejó el puesto arropado por una de la mayores fortunas de la ciudad, pues en 1851 y 1853 era el segundo mayor contribuyente del municipio. Fue un político progresista y resultó escogido concejal para el periodo 1852-1853. Más adelante, en el Bienio Progresista fue nombrado alcalde segundo en 1854. A finales de 1858, apoyó al partido de centro de la Unión Liberal de acuerdo con otros destacados progresistas. El año siguiente fundó el diario Alba Leridana, donde escribió artículos de prensa y sobre los viajes que efectuó en 1857 por Francia, Italia, Inglaterra, Suiza, Grecia, Egipto, Turquía, Siria y Jerusalén. En los años de gobierno de la Unión Liberal, Ballester volvió a ejercer cargos en el ayuntamiento al ser escogido teniente de alcalde primero, por detrás del alcalde Manel Fuster Arnaldo, de 1859 a 1860 y concejal de 1861 en 1862. En 1863, el ayuntamiento lo nombró cronista y archivero municipal. En la Diputación también tuvo diversos cargos como secretario en 1845 y de 1854 a 1856, y vocal en 1860 y 1864. Coleccionista de renombre, donó libros y monedas de gran valor al museo del instituto de Lérida. Véase una biografía en CASALS, Quintí, Els Inicis de la historiografia contemporània a Lleida, Pobla de Claramunt, Ajuntament de Pobla de Claramunt, 2010. Lluís Roca Florejachs (Lleida, 21.02.1830–02.11.1882), escritor y médico. Estudió la primera y segunda enseñanza en Lérida, y tres años de filosofía en el Seminario de Lérida. Después fue a Barcelona donde obtuvo el título de bachiller en 1850, licenciado en medicina en la Universidad de Barcelona en 1852 y doctor en medicina (1870). En 1852 presentó y leyó en castellano un poema manifiesto sobre las Glòries de Lleida que años después tradujo al catalán. Destacó también en el campo de la historiografía para ejercer de cronista de la ciudad hasta su muerte. Roca, que pertenecía a una antigua saga de médicos leridanos, se definió como apolítico y propagador del dogma católico, pero era un hombre religioso y nacionalista conservador. CASTELLS, Frederic, « Biografia del Doctor Lluís Roca Florejachs », in Revista de Lleida (junio 1876), pp. 317-318; MONTULL, Lluís, « Efemèrides Lleidatanes. Mor el llorejat poeta nostrat Dr. En Lluís Roca i Florejachs », in Lleida, número 40 (diciembre de 1926), pp. 264-266; y CASALS, Quintí, Els inicis de la historiografia contemporània a Lleida, Pobla de Claramunt, Ajuntament de Pobla de Claramunt, 2010 p. 86.

42 En el Instituto d’Estudis Ilerdencs y en el Fons Sol-Torres de la Universitat de Lleida hay también dos buenas colecciones completas de Aquí Estoy, que inició su publicación el 16 de octubre de 1859 y finalizó el 31 de diciembre de 1860.

43 Véase BORRELL, Josep y SANVICÉN, Paquita, La Renaixença a Lleida. Lluís Roca i Florejachs – Josep Pleyan de Porta, Lleida, Universitat de Lleida, 1995, pp. 9-11; y PONS, Josep Maria, El sistema polític a Lleida durant els anys de consolidació del liberalisme censatari (1843-1868), Barcelona, Universitat Pompeu Fabra, 2002, p. 557.

44 PÉREZ, Pedro, « Aquí Estoy », in Aquí Estoy, número 1 (16.10.1859), pp. 1-3.

45 Así, por ejemplo, el Aquí Estoy se hacía eco del hallazgo « en un rincón de uno de los patios del Plá se ha encontrado intacta y perfectamente conservada la lápida que recuerda el día en que el Rey de Aragón D. Pedro II puso en el año 1203 la primera piedra de la Catedral antigua de esta ciudad, hoy convertida en cuartel del castillo principal », in Aquí Estoy, número 5 (13.11.1859), p. 3.

46 El Alba Leridana, número 39 (29.01.1860), p. 1.

47 Aquí Estoy, Suplemento número 16 (29.01.1860), pp. 1-2.

48 Aquí Estoy, Suplemento número 16 (29.01.1860), pp. 1-2.

49 Aquí Estoy, número 134 (03.10.1860), p. 1.

50 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87.

51 MESTRES, Antoni, « Aquí Estoy. Su nacimiento, su vida, su muerte », in Aquí Estoy, número 208 (30.12.1860), pp. 2-3.

52 MESTRES, Antoni, « Aquí Estoy. Su nacimiento, su vida, su muerte », in Aquí Estoy, número 208 (30.12.1860), pp. 2-3.

53 Aquí Estoy, número 208, segunda época (30.12.1860), p. 4.

54 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 209.

55 La Academia Bibliográfico-Mariana, fue fundada por el sacerdote José María Escolà Cugat (Fatarella, 1820 - Lérida, 09.10.1884). Esta entidad fue la primera privada creada por elementos conservadores en Lérida. Ayudaron los primeros años al sacerdote Escolà, que actuó como director hasta que murió en 1884, el gran terrateniente y neocatólico José Mensa Font y el poeta Luís Roca Florejachs, que fue nombrado secretario, formando estos tres una pequeña y restrictiva junta directiva que perduró inalterable hasta la muerte de Mensa en 1882. Bajo el lema: Todo por María! Todo para María!, los socios fundadores constituyeron una « sociedad de literatos, formada con el objeto de componer, publicar y propagar libros y escritos relativos exclusivamente a la Santísima Virgen ». Dos años después de la fundación, la Academia contaba con 1.322 socios de toda España, de los cuales 193 vivían en Lérida. Certamen Poético celebrado con motivo del concurso de premios abierto por la expresada academia para solemnizar el quinto aniversario de su instalación en la noche del 13 de octubre de 1867, Lleida, Academia Bibliográfico-Mariana, 1866, p. 151; Anales de la Academia Bibliográfico-Mariana, año 1 (1863), p. 9; y PONS ALTES, Josep Maria, El Sistema polític a Lleida durant els anys de consolidació del liberalisme censatari (1843-1868), Barcelona, Universitat Pompeu Fabra, 2002, p. 555.

56 En el Espai Sol-Torres de la Universidad de Lleida se conservan dos números de El Monitor de Lérida, una publicación de intereses materiales, sociales y otros, número 18 (03.03.1864) y número 142 (30.12.1864).

57 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87.

58 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, pp. 50 y 206.

59 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 363.

60 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 439. Concretamente, hay 2 ejemplares de 1865 en la Universitat de Lleida, Espai Sol-Torres: El Segre, número 42 (22.03.1865) y número 84 (11.05.1865). Agustín Prim (Lérida, 1839-1904), aunque trabajó de funcionario de la Diputación de Lérida, destacó como escritor, arqueólogo, historiador y cartógrafo. Se dedicó sobre todo al estudio de temas locales y comarcales de Lérida. Publicó: Sellos municipales de la provincia de Lérida (1888), Cosas viejas de Lérida (1893), Gente de Lérida (1901), Noticias sobre la beneficencia pública en Lérida (1901), Datos hidrográficos de la provincia de Lérida (1903), Pía Almoina de Lérida (1908), etc. En catalán publicó poemas humorísticos y de temática histórica como Lleida, fi de segle (1900) y Coses de Lleida (1901). Fue autor de un plano de la provincia de Lérida que donó a la Diputación, donde trabajaba como oficial, en 1876. Véase Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana, v. 47, Madrid, Espasa, p. 390; y Revista de Lérida, número 45 (16.01.1876), p. 7.

61 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87. En la Universitat de Lleida, Espai Sol-Torres se conservan 28 ejemplares que van del número 9 (01.10.1865) al número 60 (12.07.1865).

62 Informaba de la desaparición El Ilerdense, número 32 (24.12.1865), p. 1. También SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 220.

63 MONTULL, Lluís, « Memorias Leridanas », in Lleida, número 26 (05.05.1926), p. 87 y SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 197.

64 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 234. En el Fons Sol-Torres de la Universitat de Lleida se conservan dos números del año 1879. El número 20 (15.05.1879) y el número 38 (25.09.1879), en los cuales aparece la indicación que pertenecían al año XIII, con lo que es posible que este boletín iniciase su andadura en 1867 y no 1866 como en su día afirmó Romà Sol.

65 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 129. Se pueden consultar cinco ejemplares en la Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: El Catalán Occidental, del 2 de octubre al 25 de diciembre de 1867. También en el Institut d’Estudis Ilerdencs se conserva el número 4 (12.10.1867).

66 Aprovechamos este momento para decir que todo lo que contiene este trabajo es, seguramente, una parte substancial pero recortada de lo que debió producir el periodismo en la Cataluña Occidental en aquel momento. Muchos de los rotativos publicados no han llegado a nuestros días y seguro que se ha perdido mucha información por el camino del tiempo histórico hasta la actualidad, por lo que podemos decir que aquí presentamos lo que conocemos y podemos consultar, pero que no están todos los que debieron ser entonces.

67 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, número 1, (02.10.1867), pp. 1-2.

68 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, número 1, (02.10.1867), pp. 1-2.

69 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, número 1, (02.10.1867), pp. 1-2.

70 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, número 1, (02.10.1867), pp. 1-2.

71 F(elipe) M(ontull) y B(iscarri), « El Catalán Occidental, su misión », in El Catalán Occidental, número 1, (02.10.1867), pp. 1-2.

72 Véase los dos números en Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: El Siglo, número 10 (31.05.1868), y número 26 (09.08.1868).

73 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: Don Pepito, número 7 (27.09.1868), p. 1.

74 Véase un suplemento en Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: El Segre, suplemento extraordinario (03.01.1870); y 2 ejemplares de 1869 y 2 de 1872 en la Universitat de Lleida, Espai Sol-Torres.

75 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: El Constituyente, número 16 (25.12.1868), p. 1.

76 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: PEREÑA, Manuel, « Al Público », in La Juventud Escolar, número 1 (27.11.1868), pp. 1-3.

77 GODOMÍ, Agustí, « Consideraciones sobre la literatura catalana », in La Juventud Escolar, número 8 (30.01.1869), p. 3.

78 GODOMÍ, Agustí, « Consideraciones sobre la literatura catalana », in La Juventud Escolar, número 8 (30.01.1869), p. 3.

79 Véase el artículo de presentación en ALIÓ, Agustí Marià, « Lérida, 1 de Noviembre de 1868 », in Aquí Estoy (2a. época), número 1 (01.11.1868), p. 1. Se conserva la colección completa de esta segunda época del periódico en el Espai Sol-Torres de la Universitat de Lleida.

80 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres, La Luz liberal, número 7 (07.02.1869).

81 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres, Revista del Colegio de 1ª y 2ª Enseñanza de Lérida, número 4 (01.11.1869).

82 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, pp. 17, 219, 385 y 506.

83 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 320.

84 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 14.

85 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 312.

86 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 14.

87 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres, El Leridano, periódico constitucional monárquico, número 4 (04.08.1872).

88 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, pp. 309 y 481. Universitat de Lleida, Espai Sol Torres, Las Urnas, periódico progresista radical, número 21 (03.04.1872) y número 29 (01.08.1872).

89 SOL, Romà, 150 años de prensa leridana, Lérida, Escuela Provincial, 1964, p. 219.

90 PÉREZ, Pedro, « Introducción », in Revista del Ateneo Leridano, Año 1º, número 1 (abril de 1873), pp. 1-3.

91 PÉREZ, Pedro, « Introducción », in Revista del Ateneo Leridano, Año 1º, número 1 (abril de 1873), pp. 1-3.

92 Universitat de Lleida, Espai Sol Torres: Boletín Oficial del Ayuntamiento Popular de Lérida, números 15 a 31 (del 07.09.1873 al 28.12.1873).

93 PERENYA, Alfred, « Una llista de periodics lleidatans », in Lleida, número 84 (25.11.1928), p. 14.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Quintí Casals Bergés, « El papel de la prensa en la Renaixença cultural de la Cataluña Occidental (1808-1874) », El Argonauta español [En ligne], 8 | 2011, mis en ligne le 15 mai 2011, consulté le 22 mars 2017. URL : http://argonauta.revues.org/212 ; DOI : 10.4000/argonauta.212

Haut de page

Auteur

Quintí Casals Bergés

Universidad de Lleida

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org