Navigation – Plan du site
Livraison juin: La prensa y el levantamiento militar del 18 de julio de 1936

Los discursos catastrofistas de los líderes de la derecha y la difusión del mito del « golpe de Estado comunista »

Eduardo González Calleja

Résumés

En utilisant la théorie des processus d’encadrement culturel de l’action collective (framing processes), cet article examine la campagne de délégitimisation du régime républicain menée au printemps 1936 par les porte-parole politiques et journalistiques de la droite anti-libérale sur deux points étroitement liés dans l’esprit du conservatisme espagnol de l’époque : l’incapacité du régime à résoudre le problème de l’ordre public et son rôle en tant que prélude à une action révolutionnaire communiste. Ces processus d’encadrement jouèrent un rôle clé dans la mobilisation de grande ampleur qui appuya le coup militaire du 18 Juillet, et la légitimisation du régime franquiste

Haut de page

Texte intégral

  • 1 CRUZ, Rafael, En el nombre del pueblo. República, rebelión y guerra en la España de 1936, Madrid, S (...)

1Durante la primavera de 1936 fue necesaria una redefinición de la naturaleza de la violencia como amenaza inminente a la integridad personal, social y política de determinados grupos para que éstos optaran por una respuesta armada expeditiva y sin cuartel que adoptó la forma de una guerra civil1. El miedo, instrumentalizado y agitado como un trapo rojo delante de la población, provoca que, a veces, ésta no constatara el desfase entre el grado real de violencia sufrida y su percepción en las tensas circunstancias que se estaban viviendo. El generalizado estado de miedo y de ansiedad generado por la incertidumbre aceleró la dinámica de represalias y contrarepresalias, en medio de continuos llamamientos a la resolución de los problemas políticos por medio de la fuerza.

  • 2 « Introduction : Opportunities, Mobilizing Structures, and Framing Processes. Toward a Synthetic, C (...)
  • 3 GAMSON, William A., Talking Politics, Cambridge, University of Cambridge Press, 1992, p. 7 ; LORENZ (...)

2La acción contrarrevolucionaria no fue sólo el resultado de la vulnerabilidad del régimen republicano o de la capacidad organizativa de los distintos grupos de la derecha, sino que también fue una construcción cultural. La justificación de la rebelión militar ante un pretendido estado de caos social y contra la « amenaza roja » cuajada en el mito del golpe comunista fue un exponente señero de un proceso de encuadramiento cultural que permitió a la derecha concitar adhesiones para incitar a la movilización electoral y emprender luego la acción contrarrevolucionaria. Los procesos de encuadramiento son « esfuerzos estratégicamente conscientes emprendidos por grupos de gente para elaborar concepciones comunes del mundo y de ellos mismos que legitiman y motivan la acción colectiva »2. Los marcos de acción colectiva son un conjunto de creencias y significados compartidos (ideas, tradiciones, discursos políticos, lenguajes, actitudes mentales, símbolos, ritos, mitos y valores), orientados a la acción, que permiten a los colectivos movilizados dar sentido al mundo social que les rodea y elaborar discursos críticos, es decir, interpretar las circunstancias políticas en tono contencioso y autoidentificarse como grupo3.

3La definición e identificación, por parte de los portavoces de la derecha, del Frente Popular como caos o tiranía, cuyo programa político actuaba por acción u omisión como antesala de la revolución comunista, tuvo la virtualidad de generar, atizada por el miedo, el clima cultural necesario para alentar el enfrentamiento civil. Durante la primavera de 1936, los voceros de las distintas formaciones de derecha destacaron la ilegitimidad de ejercicio del régimen republicano a través de la denuncia de dos aspectos clave e íntimamente relacionados en la mentalidad del conservadurismo español de los años treinta : su incapacidad para resolver el problema del orden público y su papel como antesala de una acción revolucionaria de tipo comunista. Estos procesos de encuadramiento serían clave para conseguir la movilización de amplia base que dio cobertura al golpe de Estado del 18 de julio y legitimó a posteriori al régimen franquista.

I - Los debates parlamentarios sobre la cuestión del orden público

  • 4 P. Manuel VÉLEZ, « Después de la batalla electoral, cap. II : Las causas », in Acción Española, nº (...)
  • 5 Editorial « Contra la tibieza y por la acción contrarrevolucionaria », in La Época, 3-III-1936, p.  (...)
  • 6 CRUZ, op. cit., 2006, p. 93.

4Tras la derrota electoral de febrero, la prensa monárquica en sus diversas tendencias no cesó de atizar el espectro de la revolución y la guerra civil. En su opinión, la « táctica » gilrroblista de « asalto » y legalista a la democracia republicana no había hecho sino esterilizar el triunfo de las derechas en 1933 y conceder a la revolución el tiempo necesario para reponerse del golpe sufrido en octubre de 1934. Se imponía una nueva actuación que abandonase el « retrasado concepto sobre la legalidad » de los dirigentes cedistas, que no era « lo que exige en nuestra época en la lucha contrarrevolucionaria »4. Era necesaria una nueva táctica, esta vez inequívocamente movilizadora y rupturista con la legalidad : « O rinde España un supremo esfuerzo —decía La Época—, sumando las energías de todos sus ciudadanos o desaparece como nación, sepultada bajo la ola roja de Moscú, cuyas primeras víctimas serían precisamente los ciudadanos que aún intentan en vez de combatir, contemporizar con la revolución »5. Fue entonces cuando el discurso político de la extrema derecha, que no había tenido reparos en hablar de « contrarrevolución » y « reacción » durante la campaña de febrero, alcanzó su caracterización definitiva, que mantendría durante la guerra y la posguerra. Un relato basado en la maniquea contraposición de símbolos : « civilización o barbarie », « por España o por Rusia », « la bandera española contra la bandera roja », « cruz por un lado, de otro, la hoz y el martillo, « el voto contra el puño », etc.6 La inoculación de un ambiente guerracivilista que rompiera con la normalidad democrática fue su principal misión. Como reconoció el activista monárquico Jorge Vigón :

  • 7 VIGÓN SUERODÍAZ, Jorge, Milicia y Política, Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1947, p. 402.

« En los últimos años de la Segunda República había aquí muchas gentes que se resistían a entender que estábamos ya en guerra civil : algunos lo decíamos, pero apenas nadie aceptaba la idea ; donde unos cuantos veíamos las típicas acciones de extrema vanguardia que conducen a la toma de contacto de dos ejércitos, los demás se obstinaban en ver solamente atentados, represalias y contrarrepresalias. Parecían afectados de una ceguera irremediable que le colmaba a uno las medidas de la irritación. Y los mismos que mataban y morían se imaginaban protagonistas de episodios anormales de una lucha política muy corriente »7.

  • 8 GONZÁLEZ CUEVAS, Pedro Carlos, Acción Española. Teología política y nacionalismo autoritario en Esp (...)
  • 9 Declaraciones de Calvo Sotelo a ABC, 21-II-1936, cit. por GALLEGO, Ferrán, Barcelona, mayo de 1937. (...)
  • 10 Cit. por LLEIXÀ, Joaquim, Cien años de militarismo en España. Funciones estatales confiadas al Ejér (...)

5Esta tarea de ruptura retórica de la normalidad a través de la difusión de un discurso catastrofista fue la tarea prioritaria de los portavoces más cualificados de la derecha, que convirtieron las Cortes en lo contrario de un ámbito de argumentación, conciliación y deliberación : el Congreso se erigió en caja de resonancia que amplificaba los antagonismos que fraccionaban al conjunto de la sociedad, de suerte que la Guerra Civil se declaró antes en el Parlamento que en la calle8. Tras la estrepitosa derrota electoral de Gil Robles, la pérdida del acta por el líder de Renovación Española Antonio Goicoechea y la entrada en la cámara de una decena de parlamentarios afectos al Bloque Nacional, José Calvo Sotelo se convirtió en el más influyente portavoz de la derecha antirrevolucionaria y transformó su escaño en altavoz de una propaganda violenta destinada a preparar el ánimo de las masas derechistas a favor de un golpe de Estado. El 21 de febrero, indicaba que el movimiento actual ya no era político, como en 1931, sino social. La misión de las derechas era « no estorbar, antes al contrario, ayudar a los creadores del Estado mientras sinceramente traten de convertirlo en instrumento de paz ciudadana ; y cuando les falle el propósito —cosa segura, más o menos pronto, porque ya ocurrió en 1932, 1933 y 1934—, ir derechamente a la sustitución integral de ese Estado. En esta fase, naturalmente, no se juega el problema de régimen, pero sí en la posterior »9. Llegado el momento, llamaba a « actuar como cirujano con el Ejército en el seno de la sociedad »10.

  • 11 Sir Henry S. Chilton a Anthony Eden (Madrid, 31-III-1936), in TNA.FO, General Correspondence, Polit (...)
  • 12 DSC, 15-IV-1936, pp. 309‑310. La declaración política de gobierno Azaña y la respuesta catastrofist (...)
  • 13 Datos de desastres del 16-II al 15-IV-1936 leídos en las Cortes por Calvo Sotelo, en « Resumen de l (...)
  • 14 La relación de hechos violentos expuesta por Calvo Sotelo desde el 16-II al 4-V-1936 fue publicada (...)

6El gobierno, que había pospuesto en dos ocasiones el debate sobre el orden público en la Comisión Permanente de las Cortes de 1933, a la espera de que se calmaran los ánimos11, tuvo que afrontarlo en el peor momento, al día siguiente de los tumultos ocasionados en Madrid con ocasión del Día de la República, que habían provocado dos muertos, y en vísperas de una nueva jornada luctuosa que arrojó un balance de cinco muertos y más de 30 heridos. Desde el primer momento, el antiguo ministro de la Dictadura mantuvo una actitud provocadora : presentó de forma marcadamente sectaria la cuestión del orden público, relatando prolijamente supuestas violencias sociales mezcladas deliberadamente con conflictos sociolaborales e incluso delitos comunes, cifrando en 74 muertos y 345 heridos las víctimas provocadas desde el triunfo del Frente Popular al 15 de abril, e intentando justificar con ello un freno a la « revolución » que se plasmaría en la instauración de un « Estado autoritario y corporativo », lo que llevó al diputado comunista José Díaz a proferir una amenaza de muerte12. Dos días más tarde, los principales diarios conservadores publi­caron una prolija relación de los supuestos in­cidentes violentos protagonizados por la izquierda, entrando deliberadamente en el juego de denuncias y aliento de los desórdenes callejeros mantenido por la extrema derecha toda esa primavera13. La publicística de extrema derecha acogió acríticamente estos datos, que fueron publicados sin apenas enmienda en numerosos libros durante la etapa franquista14. El embajador norteamericano Claude Bowers explica muy gráficamente la estrategia desarrollada por la prensa ultraconservadora :

  • 15 BOWERS, Claude G., Misión en España, Barcelona, Grijalbo, 1977, p. 206. Curiosas referencias a la p (...)

« Todos estos incidentes eran cuidadosamente y sistemáticamente compuestos diariamente y publicados en los periódicos antidemocráticos bajo un titular permanente : “Desórdenes sociales en España”. La prensa extranjera daba la mayor importancia a esto. Era como si en los Estados Unidos, por ejemplo, todas las peleas, todas las muertes, todos los robos, crímenes, huelgas, no importa lo insignificante que fuesen, se anotaran y se publicaran en la primera página del The New York Times bajo el título permanente : “Desórdenes sociales en los Estados Unidos” »15.

  • 16 Véanse relaciones de violencias entre abril y mayo, en CDMH, PS Madrid, carp. 1.626, leg. 1.326. La (...)

7La progresiva merma del poder legitimador del discurso parlamentario ante la sociedad tuvo su plasmación más acabada en la prensa diaria. Todo parece indicar que las denuncias y recuentos de desmanes expuestos por Calvo Sotelo y Gil Robles en el Parlamento procedían de una red de informadores establecida ex profeso por los partidos de derecha, si bien en el caso del líder bloquista no parecen órdenes directas, sino unas informaciones espontáneamente remitidas por sus seguidores16.

  • 17 BARREIRO GORDILLO, Cristina, La prensa monárquica en la segunda República. Los diarios madrileños, (...)
  • 18 FERNÁNDEZ LONGORIA, Miguel, « La percepción de los acontecimientos políticos españoles de enero a j (...)
  • 19 Bowers a Hull (Madrid, 23-III-1936), in NARA, Confidential U.S. State Department, Central Files, Sp (...)

8Durante esa primavera reaparecieron en la prensa conservadora secciones fijas tituladas « Alteraciones de orden público », « Síntomas », « Cuestiones sociales », « Conflictos de trabajo, etc., que magnificaban todo tipo de desorden público17. La prensa conservadora británica reforzó la imagen que tenía el Foreign Office de los sucesos de España : periódicos como The Times, The Daily Mail y The Daily Telegraph incluyeron los informes que Calvo Sotelo y Gil Robles ofrecían regularmente en las Cortes contabilizando los actos de violencia en España18, lo que indujo al gobierno a convocar a todos los corresponsales extranjeros al Ministerio de Estado para amonestarles « por enviar reportajes sobre la situación de España, que eran tendenciosos, engañosos y deliberadamente exagerados »19.

  • 20 Véanse las cartas enviadas a José Calvo Sotelo en la primavera de 1936 y reseñadas en MURILLO PÉREZ (...)

9Los voceros de la derecha más radical denunciaban el deterioro constante del principio de autoridad debido a la ausencia de un gobierno fuerte que controlase los excesos de las masas, ya que las autoridades locales y provinciales campaban por sus respetos sin acatar las órdenes superiores, y con el apoyo de las « milicias socialistas »20.

  • 21 « Sinceramente lo digo, sólo por una traición criminal de algún partido gobernante podría encaramar (...)

10El día 25 de abril, en una entrevista concedida al diario ABC, Calvo Sotelo volvió a ex­poner la alternativa maniquea que se cernía sobre España : o el comunismo o un Estado « nacional » que en su boca adquiría caracteres marcadamente totalitarios. Sin embargo, el 11 de julio daba su opinión al periódico bonaerense La Nación de que, a pesar del aumento de las huelgas, creía que había menos riesgo de que se produjese otra insurrección izquierdista del que había existido en febrero, ya que ninguno de los partidos revolucionarios estaba planeando semejante actuación en un futuro inmediato21.

  • 22 El Socialista, 20-V-1936, p. 2.

11El 19 de mayo, el nuevo primer ministro Santiago Casares Quiroga anunció desafiante que « se han acabado las con­templaciones con los enemigos, claros o encubiertos, de la República », declarando además que « hace algún tiempo yo dije que no estaba dispuesto a tolerar una guerra civil. Pues bien ; cuando se trata de un movimiento fascista —digo fascista sin determinar esta o aquella organización, pues todos sabemos qué es el fas­cismo y cuáles son las organizaciones fascistas—, cuando se trata de atacar a la República democrática y las conquistas que hemos logrado junto al proletariado, ¡ah !, yo no sé permanecer al margen de esas luchas y os manifiesto, señores del Frente Popular, que contra el fascismo el Gobierno es beligerante »22.

  • 23 Cit. por CIERVA, Ricardo de la, Historia de la Guerra Civil Española, I : Perspectivas y antecedent (...)
  • 24 DSC, 19-V-1936, p. 704, cit. por CIERVA, Ricardo de la, Los documentos de la primavera trágica. Aná (...)

12Esta terminante declaración de defensa de la República motivó una airada réplica del dirigente monárquico. En su opinión, el Gobierno no podía ser beligerante, sino « aplicar la ley inex­orablemente a todos. Pero el Gobierno no puede convertirse en un enemigo de hombres, de compatriotas, cualquiera que sea la situación en que éstos se coloquen, porque para castigar la delincuencia existen leyes y un Poder Judicial, que es el encar­gado de aplicarlas y de sancionar a los que las infringen ». El líder bloquista advirtió que, frente al sectarismo del gobierno, « un general [...] sería siempre un dique magnífico, probablemente irrebatible, contra la anarquía, porque sabría interpretar el deber patrio, y en aras del deber patrio el deber militar, que consiste en servir legalmente cuando se mande con legalidad y en servicio de la Patria, y en reaccionar furiosamente cuando se manda sin legalidad y en detrimento de la Patria »23. Acto seguido, y tras solicitar la adopción en España de las medidas económicas corporativas italianas y alemanas, Calvo Sotelo mantuvo un violento incidente con el diputado socialista santanderino Bruno Alonso, a quien insultó gravemente, y concluyó con un llamamiento al deber patriótico del Ejército en reaccionar contra las asechanzas antinacionales24.

  • 25 Según Gil Robles, desde el 16-II al 15-VI se habían producido los siguientes sucesos : 160 iglesias (...)

13El 11 de junio, el Gobierno presentó al presidente de las Cortes una petición para que la Cámara prorrogase el estado de alarma, petición que Martínez Barrio llevó a la Cámara pese a no estar incluida en el orden del día. El resultado fue que la minoría monárquica no pudo exponer su postura, con lo que Calvo Sotelo presentó al día siguiente la oportuna protesta. El 16 de junio, en otro histórico debate sobre orden público, Gil Robles hizo otra prolija relación de actos violentos provocados supuestamente por la izquierda25, e interpeló al Gobierno para que arbitrase las « medidas necesarias para poner fin al estado de subversión en que vive España ». Marcelino Domingo le respondió recordando las más graves crisis de la Monarquía :

  • 26 Cit. por BALLARÍN AURED, Manuel, La razón en marcha. Crónica del Frente Popular de Zaragoza, Zarago (...)

« Más grave era la situación en 1917, cuando, por la actitud del régimen, hubo de convocarse una asamblea de parlamentaros en Barcelona, y siguió a la asamblea de parlamentarios un movimiento revolucionario de gran volumen. Más grave fue la situación producida en 1921, como consecuencia de una descomposición de los organismos del Estado a que no se ha llegado en ningún momento en la República, situación de descomposición que determinó la catástrofe de Annual. Mucho más grave en 1923, cuando hubo necesidad de producir una sublevación militar ; porque, agotados todos los partidos del régimen, fue necesario acudir a un general insurrecto para salvar con una situación de fuerza, la monarquía. ¿Quiere ofrecerse la monarquía como un régimen de superioridad en la conservación del orden público en parangón con la República ? Pues ahí quedan todos estos hechos para evidenciar, primero, la herencia ; segundo, la inferioridad »26.

  • 27 DSC, 16-VI-1936, p. 1.388.

14En esa misma sesión, Calvo Sotelo volvió a denunciar la anarquía existente y achacó al Frente Popular « el 60 % del desorden público », económico y militar. En cuanto al compromiso manifestado por el gobierno de poner coto a la situación, advirtió con su habitual tono apocalíptico : « Estos propósitos podrán ser sinceros, pero os falta la fuerza moral para convertirlos en hechos […] Han sido precisos 250 ó 300 cadáveres, 1.000 o 2.000 detenidos y centenares de huelgas. Por todas partes, desorden, pillaje, saqueo, destrucción »27. En realidad, el líder monárquico no acusaba del deterioro del orden público al gobierno ni al Frente Popular (FP) sino « al sistema democrático-parlamentario y a la Constitución del 31 », y acabó propugnando de nuevo un Estado donde no se permitieran huelgas ni lock‑outs : « A este Estado llaman muchos Estado fascista, pues si ése es el Es­tado fascista, yo, que participo de la idea de ese Estado, yo que creo en él, me declaro fascista ». Esta declaración, no por evidente, dejó de indignar a las izquierdas, pero fue su indirecta y famosa invocación al Ejército lo que motivó una enérgica respuesta del presidente Casares. El líder bloquista reivindicó...

« ... el principio de autoridad, cuya más augusta encarnación es el Ejército. Vaya por delante un concepto en mí arraigado : el de la convicción de que España necesita un Ejército fuerte, por muchos motivos que no voy a desmenuzar [...] Para mí el Ejército —lo he dicho fuera de aquí y en estas palabras no hay nada que signifique adulación—, para mí el Ejército —y discrepo en esto de amigos como el señor Gil Robles— no es en momentos culminantes para la vida de la Patria un mero brazo, es la columna vertebral [...]

  • 28 DSC, 16-VI-1936, pp. 1.384‑1.386.

No creo que exista actualmente en el Ejército español, cualesquiera que sean las ideas políticas individuales, que la Constitución respeta, un solo militar dispuesto a sublevarse en favor de la Monarquía y en contra de la República. Si lo hubiera sería un loco, lo digo con toda claridad, aunque considero que también sería un loco el militar que al frente de su destino no estuviera dispuesto a sublevarse en favor de España y en contra de la anarquía, si ésta se produjera »28.

  • 29 Marqués de la ELISEDA, « Consciente sacrificio », in ABC, 13-VII-1960.

15El presidente del Consejo responsabilizó de futuras intentonas golpistas al diputado monárquico, reproche que éste, naturalmente, aceptó, ya que, ante la conciencia de la debilidad de los monárquicos, in­tentaba atraer al Ejército hacia posiciones afines, afirmando que España podría salvarse de esta situación con un régimen autoritario y corporativo, cuyo primer paso sería una dictadura provisional apoyada por las fuerzas armadas. Como confió al marqués de la Eliseda y a Jorge Vigón, « en la rectificación pienso puntualizar claramente mi solidaridad con cuanto pueda hacer el Ejército »29. Este fue uno de sus últimos llamamientos a un proceso in­stauracionista gradual mediante una intervención militar de titularidad no necesariamente monárquica. Pero consignas como ésta, repetidas en tantas ocasiones por Calvo Sotelo en los meses anteriores, se hallaban camino de materializarse un mes después a través de un golpe de Estado al que no pudo asistir.

  • 30 DSC, 1-VII-1936, pp. 1.765‑1.776.
  • 31 PRESTON, Paul, « Teoría y práctica del fascismo español », in Cultura, sociedad y política en el mu (...)

16Su último desplante lo realizó en la sesión del 1 de julio, cuando abundó en su conocida tesis de que el fascismo era una reacción instintiva de la burguesía contra la inminente revolución marxista y el consiguiente peligro de proletarización. En actitud desafiante, afirmó que la derecha no permitiría ensayos izquierdistas y que implantaría un Estado corporativo. En ese momento fue interrumpido por un formidable escándalo y el antiguo Director General de Seguridad Ángel Galarza aseveró que « contra el sr. Calvo Sotelo toda violencia es lícita », frase que el presidente de la Cámara Martínez Barrio solicitó fuera borrada del acta de la sesión30. No cabe duda de que los escalofriantes discursos de Gil Robles y Calvo Sotelo sobre la anarquía en España atizaban el pánico de las clases medias y altas, que fueron inducidas a creer que sólo el Ejército podría salvarlas31.

17Los portavoces de las derechas aprovecharon los debates sobre prórroga de los estados de alarma para denunciar sucesivamente, el 15 de abril, el 16 de junio y el 15 de julio, el deterioro de la autoridad gubernativa a nivel estatal, aireando una serie de estadísticas violentas de dudoso rigor y veracidad. En la dramática reunión de la Diputación Permanente de las Cortes celebrada el 15 de julio, Gil Robles añadió 64 muertos y 224 heridos más a los datos fechados desde su última intervención parlamentaria hasta la muerte de Calvo Sotelo, y argumentó de este modo su oposición a avalar la prórroga del estado de alarma :

  • 32 GIL ROBLES, José María, Discursos parlamentarios, Madrid, Taurus, 1971, p. 623.

« La suspensión de garantías constitucionales tiene dos finalidades muy claras, encaminadas al mantenimiento del orden público, incluso tal como lo define nuestra ley orgánica en la materia, que dice : ‘Se garantizan los derechos cívicos, políticos, sociales e individuales de los españoles’, y para garantizar también el normal funcionamiento de los organismos del Estado. Si no sirve para cumplir estas dos finalidades, el estado de alarma no puede tener la menor justificación. Si el estado de alarma no tiene eficacia para garantizar los derechos de los ciudadanos y el normal funcionamiento de los órganos del Gobierno, el estado de alarma, resorte normal y legítimo de todos los gobiernos, se convierte en una facultad abusiva »32.

  • 33 MALEFAKIS, Edward, Reforma agraria y revolución campesina en la España del siglo XX, 5ª ed., Barcel (...)

18Nunca se sabrá con qué métodos democráticos pensaba la derecha « accidentalista », embarcada de pleno en la conspiración, resolver el tan traído y llevado problema del orden público. Lo que resultaba evidente era que, a tenor de las grandes movilizaciones observadas durante esos meses, el Gobierno no quiso o no pudo aplicar una política estrictamente represiva que hubiese incrementado el malestar de las masas obreras y justificado una involución en sentido conservador (al estilo de la que propuso Miguel Maura en sus seis artículos aparecidos en El Sol del 18 al 26 de junio) e incluso contrarrevolucionario (como la que acabó por producirse el 17 de julio), y pensó que una gestión del orden público basada en una coacción moderada y selectiva y en la concesión rápida de reivindicaciones sociales podía estabilizar la República con apoyo del ala más moderada del PSOE33. El caso es que los discursos apocalípticos de los portavoces derechistas calaron en el inquieto ánimo de las clases conservadoras, exacerbaron su sentimiento de precariedad y sentaron los fundamentos psicológicos necesarios para apoyar y justificar la intervención « salvadora » del Ejército.

II - El mito « golpe de estado » comunista : la falsificación y la difusión de los documentos

  • 34 ELAHAM, Chris, La lucha por Barcelona. Clase, cultura y conflicto, 1898-1937, Madrid, Alianza, 2005 (...)
  • 35 Por ejemplo, la insurrección comunista de 1-VIII presentada por COMÍN COLOMER, Eduardo, Insurrecció (...)

19La trayectoria de la República puede interpretarse como la historia de la espiral de pánicos morales sufridos por las élites económicas, sociales y políticas del país, que como reacción reclamaron energía y autoridad fuerte34. Una de las manifestaciones de ese pánico que actuó como baza justificativa del golpe militar fue la afirmación de la existencia de un completo plan insurrec­cional comunista previsto para la primavera de 1936. El publicitado « golpe comunista para el 1 de agosto » fue el fruto tardío de una extensa maniobra propagandística de intoxicación de la derecha española, enfrascada en la tarea de difundir consignas y rumores de amenaza revolucionaria que propiciaran el clima moral para una insurrección y, una vez desencadenada ésta, justificaran la actuación del bando rebelde durante la Guerra Civil35.

  • 36 GARCÍA FERNÁNDEZ, Hugo, « Historia de un mito político : el peligro comunista en el discurso de las (...)
  • 37 Sobre la burda elaboración por los conservadores británicos de un supuesto « complot bolchevique » (...)
  • 38 EHRT, Adolf, Rebelión armada. Revelaciones sobre la intentona revolucionaria comunista en vísperas (...)
  • 39 Además de las obras antisectarias del padre Tusquets, destacan los panfletos del policía KARL. Maur (...)

20Como ha destacado Hugo García, la forja a escala continental del mito político del « peligro comunista » tuvo lugar inmediatamente después del triunfo bolchevique en Rusia36. La primera vez que se habló de « complot bolchevique » fue durante la primera etapa de gobierno laborista en Gran Bretaña en 192437. En Alemania, la rápida transformación en sentido autoritario que el país sufrió desde la llegada del nazismo al poder fue justificada, tras el incendio del Reichstag el 27 de febrero, como respuesta a la presunta amenaza de una inminente insurrección comunista38, y así fue aceptada por la prensa conservadora española. En los tres primeros años de la República hubo escasas alusiones al « peligro bolchevique », ya que la derecha proyectó su retórica intransigente contra la revolución, la república, el separatismo, la masonería y el marxismo genérico. El discurso anticomunista recobró su autonomía en 1934 a raíz de la presunta « bolchevización » del PSOE y las « atrocidades » del octubre asturiano, que fueron comparadas con las de la revolución bolchevique y la guerra civil rusa, en base a narraciones truculentas de popes crucificados, monjas violadas e hijos de guardias blancos sin ojos que fueron incorporadas sin mayor problema al relato derechista de la insurrección asturiana. La revolución de octubre brindo, en efecto, una nueva oportunidad para agitar el espantajo del peligro que entrañaba el comunismo identificado con la « Anti-Patria », en sintonía con la campaña sobre las atrocidades perpetradas por los revolucionarios que lanzó la prensa de derecha, que fue paulatinamente silenciada con la imposición de la censura. En ese ambiente de paranoia antirrevolucionaria se enmarca la difusión de las primeras teorías de un complot masónico-bolchevique en la más rancia línea del antisectarismo reaccionario39. La firma del pacto franco-soviético en mayo de 1935 y la celebración del VII Congreso de la Komintern en agosto dio nuevos bríos a la campaña anticomunista de las derechas españolas, que contemplaron la evolución hacia la unidad de las izquierdas en Francia y en España como un proceso de convergencia revolucionaria que obligaba a los grupos conservadores de ambos países a enfrentarse a un peligro común.

  • 40 « La futura revolución de socialistas, anarquistas y comunistas está dirigida y financiada desde Mo (...)
  • 41 GARCÍA FERNÁNDEZ, art. cit., p. 16.

21La mitología anticomunista fue revitalizada en el contexto favorable que brindaba la campaña electoral de enero-febrero de 193640. Esta paranoia no decayó tras la derrota electoral, y el 4 de abril. Azaña criticó a los « propaladores de rumores » y calificó de « patraña » la posibilidad de una inminente revolución comunista41. Fue entonces cuando se fue forjando el mito del « contubernio comunista ». El anticomunismo se convirtió en el eje de los discursos parlamentarios de Calvo Sotelo, que junto con la prensa afín fue construyendo la imagen de un enemigo que se difundió en toda su crudeza durante la guerra civil.

  • 42 MINA, art. cit.
  • 43 Las declaraciones de Azaña, en ABC, 5-IV-1936. Esta tesis la volvería a desarrollar en su famoso di (...)
  • 44 Alfonso MERRY DEL VAL, « Los planes comunistas sobre España », in El Debate, 7-IV-1936, p. 3. Ademá (...)
  • 45 PUELL DE LA VILLA, Fernando, « La trama militar de la conspiración », in Francisco SÁNCHEZ PÉREZ (c (...)

22Desde ese momento, la prensa conservadora de uno y otro lado de los Pirineos denunció la política de « Frente Popular » como un « Caballo de Troya » soviético. Tras las elecciones de febrero, esta idea fue ampliamente reflejada en las páginas de diarios como ABC, que mantuvo el tema de la amenaza comunista en la agenda política española hasta el estallido de la Guerra Civil42. A fines de marzo, la prensa derechista aseguró que el revolucionario húngaro Bela Kun había llegado a Barcelona desde París con un millón de pesetas para sufragar la revolución comunista. Toda esta campaña estaba perfectamente sintonizada con el catastrofismo parlamentario de los voceros más cualificados de la extrema derecha. Después de que Azaña criticase el 4 de abril a los « propaladores de rumores », y calificase de « patraña » la posibilidad de una inminente insurrección de cuño marxista, Calvo Sotelo hizo suyas las tesis del « peligro comunista » y de la identidad del Frente Popular con los intereses soviéticos, precisamente en los mismos discursos parlamentarios en los que denunció el deterioro del orden público43. Justo por esas fechas, y pocas semanas después de que la prensa obrera acusase a la CEDA de estar preparando grupos paramilitares para desestabilizar la situación, El Debate hizo públicas unas supuestas órdenes dictadas por la Komintern, en las que instruía al campesinado para formar destacamentos que se enfrentaran al Ejército y la Guardia Civil en estrecho contacto con una « guardia roja ciudadana »44. La campaña de agitación anticomunista puesta en marcha por los generales Franco y Mola en Marruecos y por Goded en Madrid y Baleares, con el entusiasta concurso de la prensa más conservadora, caló profundamente en la oficialidad joven, que se sumó prácticamente en bloque al golpe45.

  • 46 Claridad, 6-IV ; 10 y 30-V-1936. En este último artículo, titulado « Grotesco y criminal. Cómo vamo (...)
  • 47 Los documentos secretos del complot comunista y su recorrido propagandístico e historiográfico, en (...)
  • 48 El informe de George Ogilvie-Forbes a Anthony Eden (Madrid, 9-VI-1936), in TNA.FO, General Correspo (...)

23La proliferación en abril de falsos panfletos que contenían planes detallados de una revolución izquierdista, con listas negras de derechistas a eliminar fue denunciada desde el momento de su aparición por periódicos como Claridad46. Pero fue Herbert R. Southwort el debelador de este engaño, en varias obras y artículos47 que muestran el recorrido realizado por cuatro de estos documentos desde su envío por Frederick Ramón Bertodano y Wilson, marqués del Moral, al Foreign Office (que ya entonces los calificó de poco fiables48) en agosto de 1936 hasta su publicación en numerosas obras dedicadas a los antecedentes y desarrollo de la guerra, que incurren en sistemáticas contradiccio­nes sobre su autoría y localización :

  • 49 TNA.FO, leg. 371/20.538. Según Jacques BARDOUX, « Le Complot russo‑communiste », in Revue des Deux (...)

24El primer documento es un titulado « Informe Confidencial nº 3, que incluye « Instrucciones y contraseñas para los jefes locales » y « Organización de Madrid » sobre una sublevación a iniciar entre el 10 de mayo y el 29 de junio de 1936, que expone las contraseñas generales (entre las que figuras unas dirigidas a la ejecución de aquellos que se encontrasen en listas negras) ; la organización revolucionaria en Madrid dividida en Radios supuestamente comunistas y el plan insurreccional a seguir, que deberían hacer efectivo 50 células de 10 hombres cada uno y los soldados comprometidos en los cuarteles49.

  • 50 Como dato curioso, en un documento del Estado Mayor de Franco fechado en VII-1937, donde se solicit (...)

25El segundo documento o « Informe Confidencial nº 11 » consta de una lista con los integrantes del Soviet Nacional presidido por Francisco Largo Caballero ; una serie de enlaces regionales y la organización general de las milicias, dirigidas por Santiago Carrillo y divididas en tres clases : grupos de asalto nada menos que con 150.000 hombres, de resistencia con 100.000 hombres y grupos sindicales de los que se afirma desconocer el número, aunque posteriormente, en un desglose por regiones, aparece una cifra total de 120.000 implicados50, lo que supone un total de 370.000 milicianos dispuestos a actuar con 25.000 armas largas, 30.000 pistolas ametralladoras y 250 ametralladoras.

26El tercer documento o « Informe Reservado » refiere una reunión preparatoria del golpe celebrada en la Casa del Pueblo de Valencia el 16 de mayo entre un delegado de la Komintern, sindicalistas franceses, representantes soviéticos y tres representantes de la Central del Comité Revolucionario de España, además de otros implicados, donde se habría discutido un plan revolucionario de diez puntos, entre los que figurarían la desautorización de los dirigentes centristas y reformistas del PSOE, la censura al gabinete Casares Quiroga, la convocatoria de una serie de huelgas o el encargo de diferentes asesinatos de personalidades contrarrevolucionarias.

27El cuarto y último documento son instrucciones encaminadas a la « neutralidad del Ejército y sus oficiales ».

  • 51 CIERVA, op. cit., 1969, vol. I, p. 709. El 26-IX-1974, Comín Colomer reconoció a FRASER, Ronald, Re (...)
  • 52 GARCÍA ESCUDERO, José María, Historia política de las dos Españas, Madrid, Editora Nacional, 1975, (...)

28Ricardo de la Cierva reconoció en 1969 que el autor de los supuestos documentos comunistas era el periodista de Falange Tomás Borrás, quien los había distribuido por medios falangistas y militares tras reproducirlos con ayuda de una mecanógrafa que trabajaba en el Ministerio de la Guerra, pero en su opinión, esta « manifestación de agit-prop falangista » era una « simple anécdota »51. El asunto también le merece un comentario incómodo y displicente al propagandista José María García Escudero, quien concuerda con Cierva que « tratar de reducir las causas de la subversión y del alzamiento (que es lo que pretende Southworth) a una disputa de papeles es llevar el análisis histórico a un absurdo terreno burocrático »52. Como si hubieran estado depositados en un armario y no se hubieran difundido ampliamente con intención exculpatoria antes, durante y después de la guerra.

  • 53 WEBER, Eugen, L’Action Française, París, Fayard, 1985, pp. 430 y 439.
  • 54 BOURDREL, Philippe, La Cagoule, trente ans de complots, París, Albin Michel, 1970, pp. 199‑200 ; MA (...)

29El mito del golpe comunista, que había migrado desde Alemania a España, llegó a Francia ese mismo verano con intenciones igualmente desestabilizadoras : de noviembre de 1936 a enero de 1937, la página militar de L’Action Française consagró una serie de artículos a la « autodefensa » en caso de guerra civil contra los « rojos », y mostró unos supuestos planes comunistas para la neutralización del Ejército calcados de la mixtificación española. La sociedad secreta ultranacionalista CSAR (Cagoule) trató de justificar una movilización contrarrevolucionaria basándose en un inminente levantamiento comunista, pero a diferencia del caso español, la orden de movilización general dada en la noche del 15 al 16 de septiembre de 1937 condujo al descubrimiento por la Sûreté de numerosos depósitos de armas y a la detención el día 18 de unos sesenta cagoulards implicados en un supuesto complot que buscaba la instauración de « un régimen dic­tatorial que preparara la restauración de la Monarquía »53. Resulta muy reveladora la circulación por esas fechas (15 de noviembre de 1937) en el seno de un Ejército francés enormemente sensibilizado con el mito de la infiltración comunista, de los documentos españoles sobre un posible golpe de Estado comunista. Esta maniobra de intoxicación tuvo su origen al parecer en el segundo jefe del Estado Mayor, general Paul-Henri Gérodias, quien fue destituido inmediatamente54.

  • 55 « Claridad publica el texto de una hoja, que supone de origen fascista », in La Constancia, 31-V-19 (...)
  • 56 Testimonio de Vittorio Vitali (« Carlos Contreras ») a ALPERT, Michael, « The Spanish army and the (...)

30La paciente indagación de los dudosos orígenes y los canales de difusión de estos documentos apócrifos realizada por Southworth no nos impide realizar al­gunas consideraciones sobre su contenido a la luz de la estrategia desarrollada por el PCE y la IIIª Internacional en la primavera de 1936. Evidentemente, la política soviética y de la Komintern no podía estar más lejos del aliento a una inverosímil acción concertada entre socialistas y comunistas para dar un golpe de Estado, y mucho menos la SFIO habría estado dispuesta a colaborar en un golpe revolucionario contra el Frente Popular según lo presenta el « Informe Reservado » de la reunión de Valencia. Además, en el documento 2º aparecen ciertos integrantes del « Soviet Nacional » (Jiménez de Asúa, Jerónimo Bujeda) y en­laces revolucionarios (Belarmino Tomás) que pertenecían a la fracción centrista del PSOE, precisamente la que se pretende desautorizar en el punto 6º del documento 3º. Como hemos visto, Claridad denunció los documentos como una maniobra intoxicadora de la derecha, algunos de cuyos órganos de prensa insertaron sin mayores comentarios estas hojas55, con lo que el tan cacareado complot secreto comunista alcanzó al tiempo dominio público y perdió su eficacia hasta que se promovió su utilización en el extranjero en los meses posteriores al golpe militar. Ninguno de los supuestos delegados de la Komintern que visitaron España eran militares ni parecen haber tomado un mínimo contacto con las supuestas milicias obreras56. Por último, resulta evidente que ni el ala izquierda socialista ni el comunismo jugaban en la primavera de 1936 la baza del derrocamiento de la república democrática. En el caso del PCE, y como hemos visto, el reducido aparato militar comunista no encaraba en la primavera‑verano de 1936 la eventualidad de una acción insurreccional, sino que se definía como organización de autodefensa obrera de cara a un eventual golpe contrarrevolucionario. El apoyo defensivo al régimen suponía la culminación de un lento pero inexorable proceso de renuncia a las veleidades insurrec­cionales y de integración en el esquema político de la República, siguiendo las resoluciones frentepopulistas surgidas del VII Con­greso de la Komintern. Además, las MAOC y las milicias socialistas no disponían de los efectivos adiestrados ni de la infraestructura que menciona el documento nº 2, como quedó demostrado en los continuos llamamientos al armamento de las masas en los meses anteriores y los días posteriores al 18 de julio.

  • 57 ESTADO ESPAÑOL, Dictamen de la Comisión sobre ilegitimidad de poderes actuantes en 18 de Julio de 1 (...)
  • 58 Por ejemplo, BENÍTEZ DE LUGO, Luis, Responsabilidades civiles y políticas. Indemnización de los dañ (...)
  • 59 ALLEN, Jr., David Edwards, The Soviet Union and the Spanish Civil War, 1936-1939, Ph.D., Stanford U (...)

31En los trabajos para la elaboración del Dictamen sobre ilegitimidad de poderes actuantes en 18 de julio se exhumó el supuesto plan revolucionario preparado por la Komintern en Moscú el 27 de febrero de 1936 y la reunión de la Casa del Pueblo de Valencia el 16 de mayo57. En la Carta Colectiva de 1937, el episcopado afirmó que « El 1 de mayo siguiente [1936] centenares de jóvenes postulaban públicamente en Madrid para bombas y pistolas, pólvora y dinamita para la próxima revolución ». Otros autores reprodujeron los documentos —con preferencia, el apócrifo de la Komintern— en su afán de justificar la legislación de Responsabilidades Políticas58 o denunciar las asechanzas soviéticas durante la Guerra Fría. Como ejemplo señero de paranoia anticomunista de esa época, el norteamericano David E. Allen presentó en su tesis doctoral el plan revolucionario de diez puntos presuntamente elaborado por la Komintern en febrero, que incluía terrorismo, guerra contra Portugal y la independencia del Marruecos español. Incluso relató la llegada entre febrero y abril de un número importante de agentes comunistas como Bela Kun y de unos treinta exiliados de la revolución de Asturias, que es lo único cierto de su historia59. El propio Franco seguía dando pábulo a esta mentira en la posguerra :

  • 60 « ¿Dónde Estamos ? », in La Revue Belge, 15-VIII-1947, en FRANCO BAHAMONDE, Francisco, Palabras del (...)

« La revolución comunista que debía estallar en mayo fue pospuesta para junio, y, por último, hasta finales de julio. Informados a tiempo, la hicimos abortar con un levantamiento de carácter puramente defensivo »60.

  • 61 Las medidas presuntamente adoptadas por la Komintern el 27-II-1936 (eliminación del presidente Alca (...)

32El arraigo cultural de este mito queda de manifiesto en su continua reproducción a lo largo del tiempo, desde los primeros propagandistas del régimen de Franco hasta el actual revisionismo de factura más o menos académica61.

III - Balance : la obra del miedo

  • 62 RIVAS CHERIF, Cipriano, Retrato de un desconocido. Vida de Manuel Azaña, Barcelona, Grijalbo, 1982, (...)
  • 63 La velada en Benicarló, en AZAÑA, Manuel, Obras Completas, México, Oasis, 1966-1968, vol. III, p. 4 (...)

33Con todos estos antecedentes que acabamos de exponer (la crisis del orden público, los mensajes apocalípticos de los líderes políticos, la proliferación de rumores insensatos y la divulgación de documentos provocadores), la situación psicológica de los sectores más movilizados de la sociedad española a mediados de julio de 1936 puede condensarse en el reflejo de temor como elemento desencadenante de la violencia. Había, sobre todo, miedo a los partidos rivales por su indefinición, su programa oculto, su estructura de movilización beligerante (milicias, matones, pistoleros, etc.) y su carácter de movimiento mesiánico, místico, sectario, con mezcla de religión y política. El miedo desmoviliza o disuade cuando el potencial de coacción es muy intenso, la fuente de la amenaza no está perfectamente definida y no se está seguro de disponer de los recursos coactivos para afrontarla con éxito porque ya se ha mermado con anterioridad la posibilidad de resistencia. Esta fue la impresión que tuvo la masa de trabajadores izquierdistas tras los sucesos de 1934. Pero el miedo puede movilizar cuando se conoce la fuente y el potencial de la amenaza, y se piensa que se puede acabar con ella mediante el empleo de la violencia preventiva. Esta es la tesis de la resistencia a la tiranía que fue asumida por gran parte de la derecha en la primavera de 1936. El generalizado estado de miedo y de ansiedad aceleró la polarización y luego la dinámica de represalias y contrarrepresalias, en medio de continuos llamamientos a la resolución de los problemas políticos por medio de la fuerza. El temor a la revolución y a la guerra civil provocó la violencia preventiva de unos y la repuesta defensiva de otros, en una espiral que condujo, en definitiva, en una particularmente siniestra self-fulfilling prophecy, a ese fin no deseado. Esta violencia crecientemente organizada, que no pudo ser constreñida con los mecanismos precautorios y sancionadores del Estado republicano, generó una dinámica de polarización que acabó arrojando a buena parte de la derecha en brazos del Ejército. Azaña, que en la primavera de 1936 había confesado a su cuñado Cipriano Rivas que había « una gran ansiedad pública », una evidente « situación de pánico » y que « el hombre neutro está asustadísimo »62, reconoció en 1937 que « el hecho político de la rebelión se ha incubado al calor del miedo. El coco de la revolución social, manejado por los propagandistas de la dictadura, le quitaba el sueño a mucha gente pacífica »63. También el ex-comunista Enrique Castro Delgado recuerda que, en la primavera de 1936…

  • 64 CASTRO DELGADO, Enrique, Hombres made in Moscú, Barcelona, Luis de Caralt, 1963, p. 232.

« España entera era miedo. Un miedo escondido y repartido en el fondo de figuras humanas para los que el día era un tormento de temblores interiores, de miradas oblicuas, de blasfemias a flor de labios, de plegarias, de un andar viviendo y pensando en la muerte. Al anochecer… Al anochecer el miedo era el amo y señor de España. Se le veía entrar en las iglesias y penetrar en el cuerpo y en el alma de mujeres enlutadas que rezaban precipitadamente… Se le veía entrar en los cuarteles y ahogar las risas de los oficiales, poner fin a sus partidas de póker… Se le veía entrar en la Casa del Pueblo para provocar un silencio angustioso o parea dar vida a un mundo de murmullos… El miedo ahogaba la risa de todo un pueblo, provocaba el insomnio de toda una nación »64.

  • 65 ROMERO PÉREZ, Luis, « Fracasos y triunfos del levantamiento », in Edward MALEFAKIS (dir.), La Guerr (...)

34El miedo y el hastío de la violencia dieron lugar a la característica reflexión de « esto no puede seguir así » precursora de los grandes estallidos involucionistas como liberadores de tensión política. Luis Romero analiza que « en gran parte de los españoles predominaba el deseo, quizá fatalista, de que estallara de una vez la violencia para quemar las reservas de acometividad dirigida a aniquilar al odiado contrario. Creían que el choque sangriento rompería la insostenible angustia que les atormentaba »65.

  • 66 ELAHAM, op. cit., p. 239.

35A partir del día 17 de julio, el Ejército cortó sin contemplaciones el nudo gordiano del recelo mutuo. Fue entonces cuando el « miedo a » los adversarios ideológicos dejó paso al « terror contra » los enemigos políticos, dirigido a su eliminación física a través de prácticas de exterminio. En los primeros meses de la guerra civil se aplicó una violencia indiscriminada marcada frecuentemente por lógicas terroristas. En su factura inmisericorde, el conflicto de 1936-39 fue una guerra de liquidación y de exterminio similar a la emprendida en Europa del Este en ambos conflictos mundiales. Esta realidad, que fue común a los dos bandos contendientes, tuvo en la zona rebelde características peculiares que impulsaron una « barbarización » creciente de los comportamientos individuales y colectivos, y el empleo sistemático de la violencia intimidatoria contra colectivos de ciudadanos a los que se asignó la categoría de hostiles o, simplemente, de desafectos. Como observa Chris Ealham, la historia de la República puede entenderse en parte como la historia de la espiral de pánico moral de las élites económicas, sociales y políticas del país, que reclamaron sistemáticamente energía y autoridad a la hora de ejercer el poder66. La cultura política dominante en los sectores de la población que apoyaron a los militares facciosos contempló la violencia, no como un mero instrumento, sino como un valor en sí misma que orientaba su conducta moral y política. Escudándose tanto en el bando de estado de guerra (que fue confirmado y extendido el 28 de julio al territorio bajo su mando por la Junta de Defensa Nacional) como en el predominio del fuero castrense establecido por decreto de 31 de agosto de 1936, los sublevados desplegaron una política de acoso e intimidación de amplias capas de la población que tuvo su ultima ratio en el empleo sistemático de la violencia. Una estrategia de aplicación del terror para anular políticamente a los vencidos en la guerra que se mantendría activa hasta los últimos estertores de la dictadura, y que tras ella generaría esa duradera onda de temor vinculada a la memoria y el olvido del conflicto fratricida.

Haut de page

Notes

1 CRUZ, Rafael, En el nombre del pueblo. República, rebelión y guerra en la España de 1936, Madrid, Siglo XXI, 2006, p. 191.

2 « Introduction : Opportunities, Mobilizing Structures, and Framing Processes. Toward a Synthetic, Comparative Perspective on Social Movements », in Doug McADAM, John D. McCARTHY y Mayer N. ZALD (eds.), Comparative Perspectives on Social Movements : Political Opportunities, Mobilizing Structures, and Cultural Framings, Cambridge, Cambridge University Press, 1996, p. 6.

3 GAMSON, William A., Talking Politics, Cambridge, University of Cambridge Press, 1992, p. 7 ; LORENZO CADARSO, Pedro Luis, Fundamentos teóricos del conflicto social, Madrid, Siglo XXI, 2001, p. 49 y SNOW, David A. y BENFORD, Robert D., « Master Frames and Cycles of Protest », in Aldon MORRIS y Carol M. MUELLER (eds), Frontiers in Social Movement Theory, New Haven-Londres, Yale University Press, 1992, p. 137.

4 P. Manuel VÉLEZ, « Después de la batalla electoral, cap. II : Las causas », in Acción Española, nº 85, marzo 1936, p., 562.

5 Editorial « Contra la tibieza y por la acción contrarrevolucionaria », in La Época, 3-III-1936, p. 1.

6 CRUZ, op. cit., 2006, p. 93.

7 VIGÓN SUERODÍAZ, Jorge, Milicia y Política, Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1947, p. 402.

8 GONZÁLEZ CUEVAS, Pedro Carlos, Acción Española. Teología política y nacionalismo autoritario en España (1913-1936), Madrid, Tecnos, 1998, p. 324. La táctica de la provocación verbalista de los dirigentes de la derecha, en RAMOS OLIVEIRA, Antonio, Historia de España, México, Compañía General de Ediciones, 1952, vol. III, pp. 245-246.

9 Declaraciones de Calvo Sotelo a ABC, 21-II-1936, cit. por GALLEGO, Ferrán, Barcelona, mayo de 1937. La crisis del antifascismo en Cataluña, Barcelona, Debate, 2007, p. 228.

10 Cit. por LLEIXÀ, Joaquim, Cien años de militarismo en España. Funciones estatales confiadas al Ejército en la Restauración y el franquismo, Barcelona, Anagrama, 1986, p. 54.

11 Sir Henry S. Chilton a Anthony Eden (Madrid, 31-III-1936), in TNA.FO, General Correspondence, Political, Spain, leg. 371/20.520, pp. 249-250.

12 DSC, 15-IV-1936, pp. 309‑310. La declaración política de gobierno Azaña y la respuesta catastrofista de Calvo Sotelo, en despacho de Henry S. Chilton a Anthony Eden (Madrid, 18-IV-1936), in TNA.FO, General Correspondence, Political, Spain, leg. 371/20.521, p. 90. Según Calvo Sotelo, desde el 16-II hasta el 2-IV-1936 había habido : 163 sedes políticas y domicilios particulares asaltados, 106 iglesias quemadas y otras 36 asaltadas, 72 edificios incendiados, 11 huelgas generales, 169 motines, 39 tiroteos, 85 agresiones, 24 atracos con 345 heridos y 74 muertos. Un resumen de los discursos parlamentarios de Calvo Sotelo entre IV/VII-1936, en MINA APAT, María Cruz, « ABC en la preparación ideológica del 18 de julio », in Manuel TUÑÓN DE LARA (dir.), Comunicación, cultura y política durante la II República y la Guerra Civil. II Encuentro de Historia de la Prensa, Bilbao, Universidad del País Vasco, 1990, tomo II, pp. 15- 23.

13 Datos de desastres del 16-II al 15-IV-1936 leídos en las Cortes por Calvo Sotelo, en « Resumen de los sucesos acaecidos en España desde el 16 de febrero de 1936 hasta el 2 de abril del mismo año », in La Época, 17-IV-1936, pp. 2-3 ; El Debate, 17-IV-1936, p. 2 ; ABC, 17-IV-1936, pp. 37-42 y El Siglo Futuro, 17-IV-1936, pp. 3-5.

14 La relación de hechos violentos expuesta por Calvo Sotelo desde el 16-II al 4-V-1936 fue publicada por EL CABALLERO AUDAZ (seud. de José María Carretero Novillo), La agonía de España : los culpables, Madrid, Eds. Caballero Audaz, 1936, pp. 265-304, y luego en los apartados « situación del orden público » de la obra de PLA, Josep, Historia de la Segunda República Española, Barcelona, Destino, 1940-1941, vol. IV, pp. 290-300, 311-323, 342-356, 375-383 y 411-422. Hay de todo, desde crímenes comunes a ocupaciones de fincas e invasiones de pisos desalquilados. Significativamente, acaba la relación el 4-V, lo que indica que no lo confeccionó el autor, sino que lo tomó de los periódicos derechistas que no pudieron dar más información porque fueron sometidos a censura. Fue esta relación la que, por ejemplo, usó veinticinco años más tarde COMÍN COLOMER, Eduardo, Historia del Partido Comunista de España, Madrid, Editora Nacional, 1965.

15 BOWERS, Claude G., Misión en España, Barcelona, Grijalbo, 1977, p. 206. Curiosas referencias a la paz social reinante en Andalucía, en pp. 207‑212.

16 Véanse relaciones de violencias entre abril y mayo, en CDMH, PS Madrid, carp. 1.626, leg. 1.326. La mayor parte son cartas de adhesión incondicional a Calvo Sotelo y de felicitación por sus intervenciones parlamentarias. Menos de la mitad relatan hechos violentos. Según RANZATO, Gabriele, La grande paura del 1936. Come la Spagna precipitò nella gerra civile, Bari, Laterza, 2011, pp. 162-163, la mayor parte de las fuentes relacionadas con las persecuciones realizadas por los ayuntamientos socialistas en perjuicio de los propietarios están constituidas por protestas enviadas personalmente, por las asociaciones o por los diputados de derecha.

17 BARREIRO GORDILLO, Cristina, La prensa monárquica en la segunda República. Los diarios madrileños, Bilbao, Grafite Ediciones, 2004, p. 144.

18 FERNÁNDEZ LONGORIA, Miguel, « La percepción de los acontecimientos políticos españoles de enero a julio de 1936 en la prensa inglesa », in Espacio, Tiempo y Forma, Serie V : Historia Contemporánea, nº 17, 2005, p. 196. El asesinato del ciudadano británico en Barcelona, Jack Mitchell Hood, director de la firma textil « La Escocesa », el 2-VII-1936 conmocionó a la opinión pública de las islas.

19 Bowers a Hull (Madrid, 23-III-1936), in NARA, Confidential U.S. State Department, Central Files, Spain, Internal Affairs, parte 1, bobina 42, documento nº 852.00 P.R./440, pp. 1 y 18, cit. por BOSCH, Aurora, Miedo a la democracia. Estados Unidos ante la Segunda República y la guerra civil española, Barcelona, Crítica, 2012, p. 92.

20 Véanse las cartas enviadas a José Calvo Sotelo en la primavera de 1936 y reseñadas en MURILLO PÉREZ, María Guadalupe, « La derecha contrarrevolucionaria en 1936 », in Studia Zamorensia, nº 0, 1989, p. 126.

21 « Sinceramente lo digo, sólo por una traición criminal de algún partido gobernante podría encaramarse al poder el marxismo. Y aun así sería fugaz el éxito. Son significados marxistas los primeros en dudar del mismo y aún en desear sigilosamente que no se produzca » (ABC, 15-VII-1936, p. 22).

22 El Socialista, 20-V-1936, p. 2.

23 Cit. por CIERVA, Ricardo de la, Historia de la Guerra Civil Española, I : Perspectivas y antecedentes, 1898‑1936, Madrid, Ed. San Martín, 1969, p. 727.

24 DSC, 19-V-1936, p. 704, cit. por CIERVA, Ricardo de la, Los documentos de la primavera trágica. Análisis documental de los an­tecedentes inmediatos del 18 de julio de 1936, Madrid, Sección de Estudios de la Guerra de España de la Secretaría General Técnica del Ministerio de Información y Turismo, 1967, p. 488. Véase también La Vanguardia, 20-V-1936, p. 24.

25 Según Gil Robles, desde el 16-II al 15-VI se habían producido los siguientes sucesos : 160 iglesias destruidas y 251 asaltadas, 269 muertos y 1.287 heridos, 341 huelgas, 161 atracos y 863 actos varios de violencia (DSC, 16-VI-1936, p. 1.374). El debate, en carta de George Ogilvie-Forbes a Anthony Eden (Madrid, 17-VI-1936), in TNA.FO, General Correspondence, Political, Spain, leg. 371/20.522, p. 97. Véase también « Reflexiones y lecciones del último debate », El Socialista, 18-VI-1936, p. 1.

26 Cit. por BALLARÍN AURED, Manuel, La razón en marcha. Crónica del Frente Popular de Zaragoza, Zaragoza, Fundación Rey del Corral de Investigaciones Marxistas, 2004, p. 270.

27 DSC, 16-VI-1936, p. 1.388.

28 DSC, 16-VI-1936, pp. 1.384‑1.386.

29 Marqués de la ELISEDA, « Consciente sacrificio », in ABC, 13-VII-1960.

30 DSC, 1-VII-1936, pp. 1.765‑1.776.

31 PRESTON, Paul, « Teoría y práctica del fascismo español », in Cultura, sociedad y política en el mundo actual Nuevos Cuadernos de La Magdalena, Madrid, Universidad Internacional Menéndez Pelayo, 1981, p. 225.

32 GIL ROBLES, José María, Discursos parlamentarios, Madrid, Taurus, 1971, p. 623.

33 MALEFAKIS, Edward, Reforma agraria y revolución campesina en la España del siglo XX, 5ª ed., Barcelona, Ariel, 1982, pp. 428-430.

34 ELAHAM, Chris, La lucha por Barcelona. Clase, cultura y conflicto, 1898-1937, Madrid, Alianza, 2005, p. 239.

35 Por ejemplo, la insurrección comunista de 1-VIII presentada por COMÍN COLOMER, Eduardo, Insurrección armada. Técnica del golpe de estado comunista, Madrid, publicaciones de Policía, revista técnico‑legislativa, 1950, pp. 225 ss. no es sino una transcripción de los planes expuestos en NEUBERG, A. (seud. colectivo), La insurrección armada, Madrid, Editorial Roja, 1932 y LANDSBERG, A. (seud. colectivo), El camino de la victoria : el arte de la insurrección armada, Barcelona, Ed. La Batalla, 1936.

Un estudio de la apelación al « coco comunista » y su instrumentalización en los portavoces de la derecha en la República y la literatura de combate franquista y posterior, en HERNÁNDEZ SÁNCHEZ, Fernando, « Con el cuchillo entre los dientes : el mito del “peligro comunista” en España en julio de 1936 », in Francisco SÁNCHEZ PÉREZ (coord.), Los mitos del 18 de julio, Barcelona, Crítica, 2013, pp. 276-280.

36 GARCÍA FERNÁNDEZ, Hugo, « Historia de un mito político : el peligro comunista en el discurso de las derechas españolas (1918-1936) », in Historia Social, nº 51, 2005, pp. 3-20.

37 Sobre la burda elaboración por los conservadores británicos de un supuesto « complot bolchevique » (carta de Zinoviev publicada por el Daily Mail el 15-X-1924), que tras la comparación de Ramsay MacDonald con Kerenski llevó a la derrota electoral laborista en octubre de 1924, véase BAKER, Nicholson, Humo humano. Los orígenes de la Segunda Guerra Mundial y el fin de la civilización, Barcelona, Debate, 2009, pp. 16-17.

38 EHRT, Adolf, Rebelión armada. Revelaciones sobre la intentona revolucionaria comunista en vísperas de la Revolución Nacional, Berlín-Leipzig, Eckart-Verlag, 1933.

39 Además de las obras antisectarias del padre Tusquets, destacan los panfletos del policía KARL. Mauricio (seud. de Julián Carlavilla del Barrio), El comunismo en España, Madrid, Impta. Sáenz, 1932 y Asesinos de España. Marxismo, anarquismo, masonería, Madrid, Ed. Bergua, 1935.

40 « La futura revolución de socialistas, anarquistas y comunistas está dirigida y financiada desde Moscú », La Nación, 4-I-1936, p. 3 : « La táctica es bien clara : los partidos republicanos de izquierda harían el papel de “aupadores” de cucaña o de puente, para que con comodidad asalten el poder y el Estado ». Otra acusación similar : « A las órdenes de Rusia », in El Debate, 16-I-1936, p. 1.

41 GARCÍA FERNÁNDEZ, art. cit., p. 16.

42 MINA, art. cit.

43 Las declaraciones de Azaña, en ABC, 5-IV-1936. Esta tesis la volvería a desarrollar en su famoso discurso pronunciado en el Ayuntamiento de Barcelona el 18-VII-1938 : « En la base del ataque armado contra la República había, entre otros, unos errores que conviene señalar. Había, en primer término, un error de información, abultado y explotado por la propaganda : el error de creer que nuestro país estaba en vísperas de sufrir una insurrección comunista. Todos sabemos el origen de esa patraña. Es un artículo de exportación de Alemania e Italia que sirve para encubrir empresas mucho más serias. ¿Una insurrección comunista en el año 36, cuando el Partido Comunista era el más moderno y el menos numeroso de todos los partidos proletarios [...] ¿Quién iba a hacer esa revolución ? ¿Quién la iba a sostener ? ¿Con que fuerza ? Suponiendo, que ya es suponer, que alguien hubiera pensado semejante cosa, la lógica hubiera prescrito que ante una amenaza de este tipo o de otro semejante y contar el Estado republicano, contar el Estado español, que no era comunista, ni estaba en vías de serlo, de alto abajo ni de los costados, todas las fuerzas políticas y sociales amedrentadas por esa supuesta amenaza se hubiera agrupado en torno del Estado para defenderlo, Hubieran hecho cuadro en torno suyo, porque el fin y al cabo era un Estado burgués ; pero, lejos de eso, lo cual prueba la falsedad de la tesis, en lugar de defenderlo, lo asaltaron » (AZAÑA, Manuel, Obras Completas, Madrid, CEPC-Gobierno de España/Taurus, 2007, separata del CD original, p. 12).

44 Alfonso MERRY DEL VAL, « Los planes comunistas sobre España », in El Debate, 7-IV-1936, p. 3. Además, se dice que la inminente instalación de la Embajada soviética en España sería el refugio de activistas revolucionarios. Un editorial de El Debate, 30-V-1936, p. 1 afirmaba que los incidentes y conflictos que se multiplicaban en España respondían al plan insurreccional ya esbozado por Lenin en cuanto a la táctica comunista de sembrar la confusión y fomentar la movilización de masas hasta el momento propicio para la actuación de una minoría de activistas revolucionarios. Precisamente por esas fechas, Pío XI, al inaugurar la Exposición Internacional de la Prensa Católica en mayo de 1936, pronunció palabras que preconizaban la resistencia frente al « pericolo grande, totale e pericolo universale » del comunismo « en todas sus formas y gradaciones », especialmente en Rusia, México, España., Uruguay y Brasil (ÁLVAREZ BOLADO, Alfonso, « Guerra civil y universo religioso. Fenomenología de una implicación », in Miscelánea Comillas, vol. XLIV, nº 85, 1986, pp. 243-245).

45 PUELL DE LA VILLA, Fernando, « La trama militar de la conspiración », in Francisco SÁNCHEZ PÉREZ (coord.), Los mitos del 18 de julio, Barcelona, Crítica, 2013, p. 76.

46 Claridad, 6-IV ; 10 y 30-V-1936. En este último artículo, titulado « Grotesco y criminal. Cómo vamos a realizar la revolución antes del 29 de junio. Claves y radios. Cinco petardos, cinco. Ejecución de los contrarrevolucionarios y expulsión de los republicanos. El primer Soviet nacional, presidido por Largo Caballero. Organización de las milicias », in Claridad, 30-V-1936, p. 16 se reproducen el « Informe confidencial número 3 » y el « Informe confidencial número 11 ».

47 Los documentos secretos del complot comunista y su recorrido propagandístico e historiográfico, en SOUTHWORTH, Herbert R., La destrucción de Guernica. Periodismo, diplomacia, propaganda e historia, Barcelona, Ibérica de Ediciones y Publicaciones, 1977, pp. 124-126 ; « Conspiración contra la Repúbli­ca Los ‘Documentos secretos comunistas’ de 1936 fueron elaborados por Tomás Borrás », in Historia 16, nº 26, junio 1978, pp. 41‑57 ; El mito de la Cruzada de Franco, Madrid, Plaza & Janés, 1986, pp. 195‑213 y El lavado de cerebro de Francisco Franco : conspiración y guerra civil, Barcelona, Crítica, 2000, pp. 22-186.

48 El informe de George Ogilvie-Forbes a Anthony Eden (Madrid, 9-VI-1936), in TNA.FO, General Correspondence, Political, Spain, leg. 371/20.522, pp. 67-69 incluye como anexo un presunto documento procedente de la Casa del Pueblo de Madrid sobre actividades revolucionarias de los pioneros comunistas tras el entierro del alférez de los Reyes el 16-IV : vigilancia de los gobernadores civiles y alcaldes, vigilancia en los cuarteles del ejército e incursiones en los mismos, eliminación o destitución de generales y oficiales al mando. Una vez se inicie la revuelta, grupos de la Milicia comunista vestidos de Guardia Civil o Asalto detendrán a las cabezas de los partidos antimarxistas con el pretexto de asegurar su defensa personal. Eliminación de familias completas, etc. Es decir, el típico documento apócrifo creado para ampliar el miedo. El propio diplomático piensa que « it reads very much like a Fascist forgery ». Los planes de la Casa del Pueblo de Madrid o instrucciones de la Komintern, remitidas por el crédulo cónsul británico en Vigo, William H. Oxley, en VIÑAS, Ángel, « Madrid, mayo y octubre de 1936 », in El valor de la historia. Homenaje al profesor Julio Aróstegui, Madrid, Editorial Complutense, 2009, pp. 277-279 y La conspiración del general Franco y otras revelaciones acerca de una guerra civil desfigurada, Barcelona, Crítica, 2011, pp. 216-217. Los enviados por Félix Ramón Bertodano al Foreign Office, en TNA.FO, leg, 371/20.538.

49 TNA.FO, leg. 371/20.538. Según Jacques BARDOUX, « Le Complot russo‑communiste », in Revue des Deux Mondes, 1-X-1937, pp. 640‑671, los dos primeros documentos fueron copiados en los locales de la UGT de Madrid en VI-1936, y otros tres ejemplares con ligeras variantes fueron encontrados en archivos comunistas de Lora del Río (Sevilla), una aldea de Badajoz y en La Línea. En CDMH, PS Madrid, carp. 2.050 existe una reproducción diferente del primer documento, que titula « Instrucciones y contraseñas para el movimiento revolucionario preparado por los rojos en el verano de 1936 », que al parecer fue encontrada en la escalera de una casa madrileña y que además de la omisión de algunas palabras no significativas omite por completo la segunda parte del mismo, dedicada a la organización revolucionaria en Madrid. El único sello impreso es el perteneciente al Servicio de Recuperación de Documentos. Una versión resumida de los dos primeros documentos, al parecer en­contrada en Palma de Mallorca durante los combates de VII/VIII-1936, fue publicada por el semanario Gringoire el 9-X-1936, y otros dos ejemplares de los mismos fueron publicados por GERAHTY, Cecil, The Road to Madrid, Londres, Collins, 1937, p. 375, tras ser obtenidos « en el cuartel general comunista en La Línea, cerca de Gibraltar ». Cinco copias diferentes con ligeras variantes fueron encintradas por las tropas rebeldes, una en las sedes comunista o anarquista, otro en los papeles de Alberto Bayo en Palma y los otros en pequeñas ciudades y pueblos (Exposure of the Secret Plan to Establish a Soviet in Spain, Londres, s. ed., 1938). LOVEDAY, Arthur F., World War in Spain, Londres, John Murray, 1939, pp. 55-56 y ¿Hacia dónde va España ? 1923-1945. De la Guerra Civil a la Guerra Mundial, Santiago de Chile, Zig-Zag, 1947, pp. 80-81) asegura haber conseguido una copia del documento en Londres en VI-1936. Otras, según KNOBLAUGH, H. Edward, Correspondent in Spain, Londres, Sheed & Ward, 1937, p. 28, fueron enviadas por correo anónimo a las embajadas españolas en el extranjero. Sobre la controversia de la conspiración comunista FLANARY, Barbara Jean Dawson, The conflicts of the Second Spanish Republic : a historiographical survey, Ann Arbor, UMI, Dissertation Information Service, 1988, pp. 319-332. Los documentos falsos de la conspiración comunista, también están en AGMA, AGL, Documentación Roja, leg. 70, carp. 165 y leg. 74, carps. 2 y 13.

50 Como dato curioso, en un documento del Estado Mayor de Franco fechado en VII-1937, donde se solicitaba información sobre el Ejército antes del golpe militar y su ulterior evolución, se presentaban como auténticos datos estadísticos muy similares de los efectivos de milicias republicanas : 150.000 hombres « de asalto », 100.000 « de resistencia » y 300.000 de « sindicales y otras organizaciones » (AGMA, Cuartel General del Generalísimo, arm. 1, leg. 91, carp. 2).

51 CIERVA, op. cit., 1969, vol. I, p. 709. El 26-IX-1974, Comín Colomer reconoció a FRASER, Ronald, Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. Historia oral de la guerra civil española, Barcelona, Planeta DeAgostini, 2006, pp. 124-125 nota 23 que suscribió a sabiendas el bulo del complot comunista.

52 GARCÍA ESCUDERO, José María, Historia política de las dos Españas, Madrid, Editora Nacional, 1975, vol. III, pp. 1.316-1.318 y CIERVA, op. cit., 1967, p. 428.

53 WEBER, Eugen, L’Action Française, París, Fayard, 1985, pp. 430 y 439.

54 BOURDREL, Philippe, La Cagoule, trente ans de complots, París, Albin Michel, 1970, pp. 199‑200 ; MARTÍNEZ PARRILLA, Jaime, Las fuerzas armadas francesas ante la guerra civil española (1936-1939), Madrid, Eds. Ejército, 1987, pp. 121 ss. y VIÑAS, Ángel, El escudo de la República, Barcelona, Crítica, 2007, pp. 308-309.

55 « Claridad publica el texto de una hoja, que supone de origen fascista », in La Constancia, 31-V-1936.

56 Testimonio de Vittorio Vitali (« Carlos Contreras ») a ALPERT, Michael, « The Spanish army and the Popular Front », in Martin ALEXANDER y Helen GRAHAM (comps.), The French and Spanish Popular Fronts. Comparative Perspectives, Cambridge, Cambridge University Press, 1989, p. 18.

57 ESTADO ESPAÑOL, Dictamen de la Comisión sobre ilegitimidad de poderes actuantes en 18 de Julio de 1936, Madrid, Editora Nacional, 1939, pp. 67-68.

58 Por ejemplo, BENÍTEZ DE LUGO, Luis, Responsabilidades civiles y políticas. Indemnización de los daños y perjuicios ocasionados por el Frente Popular y sus afines y su exigibilidad jurídica por el Estado Nacional, Barcelona, casa Editorial Bosch, 1940, pp. 75-85 presenta las órdenes apócrifas de la III Internacional a sus delegados en España (16-XI-1935), el « Informe Confidencial nº 3 » aparecido en Gringoire el 2-VIII-1936 ; el « Informe Confidencial nº 11 » y el informe reservado sobre la reunión de 16-V en la casa del Pueblo de Valencia

59 ALLEN, Jr., David Edwards, The Soviet Union and the Spanish Civil War, 1936-1939, Ph.D., Stanford University Press, 1952, pp. 103-106.

60 « ¿Dónde Estamos ? », in La Revue Belge, 15-VIII-1947, en FRANCO BAHAMONDE, Francisco, Palabras del caudillo, 19 de abril de 1937-diciembre 1942, Madrid, Editora Nacional, 1943, pp. 414-415.

61 Las medidas presuntamente adoptadas por la Komintern el 27-II-1936 (eliminación del presidente Alcalá-Zamora, expropiación de fincas, destrucción de edificios religiosos, exterminio de la burguesía, terror general, creación de milicias, dictadura proletaria, independencia de Marruecos y guerra con Portugal) son dadas por ciertas por ARRARÁS, Joaquín et alii, Historia de la Cruzada Española, Madrid, Ediciones Españolas, 1939-1944, vol. II, p. 451 ; COMÍN COLOMER, op. cit., 1965, p. 185 ; GUTIÉRREZ, Ricardo, Memorias de un azul, Salamanca, Impta. Comercial Salmantina, 1937, pp. 107-109 y RIVAS GÓMEZ, El Frente Popular (antecedentes de un alzamiento), Madrid, Ed. San Martín, 1976, pp. 197-208, quien en pp. 331-334 expone las famosas informaciones confidenciales del Soviet Nacional, que achaca a la UME. Lo sorprendente es que a estas alturas del siglo XXI aún den pábulo a estas historias autores como TOGORES, Luis, Yagüe. El general falangista de Franco, Madrid, La Esfera de los Libros, 2010, p. 170 o SACANELL RUIZ DE APODACA, Enrique, El general Sanjurjo, héroe y víctima. El militar que pudo evitar la dictadura franquista, Madrid, La Esfera de los Libros, 2004, pp. 196-198. Este último describe un Soviet Nacional liderado por Largo Caballero y un mando supremo de milicias detentado por Carrillo, y fecha el inicio del levantamiento revolucionario para el 11-V o el 29-VI-1936. MARTÍNEZ BANDE, José Manuel, Los años críticos. República, Conspiración, Revolución y Alzamiento, Madrid, Encuentro, 2007, p. 181 nota 56 sigue creyendo en el mito del golpe comunista, pero riza el rizo al presentarlo como un complot que debería haber estallado de forma simultánea de Francia y España. La sintonía golpista correspondió más bien a los grupos de extrema derecha de ambos países. La teoría de la conspiración bolchevique en la primavera de 1936, y las justificaciones posteriores del Alzamiento para adelantarse a la conspiración rusa en España, son bien analizadas por CRUZ, Rafael, « ¡Luzbel vuelve al mundo ! Las imágenes de la Rusia Soviética y la acción colectiva en España », in Rafael CRUZ y Manuel PÉREZ LEDESMA (eds.), Cultura y movilización en la España contemporánea, Madrid, Alianza, 1997, pp. 298-301 y op. cit., 2006, p. 194. Véase también MÁRQUEZ HIDALGO, Francisco, Las sublevaciones contra la Segunda República. La Sanjurjada, Octubre de 1934, Julio de 1936 y el Golpe de Casado, Madrid, Síntesis, 2010, pp. 108-110.

62 RIVAS CHERIF, Cipriano, Retrato de un desconocido. Vida de Manuel Azaña, Barcelona, Grijalbo, 1982, pp. 672 y 674

63 La velada en Benicarló, en AZAÑA, Manuel, Obras Completas, México, Oasis, 1966-1968, vol. III, p. 406. El miedo como acción defensiva de ambos bandos y factor desencadenante del golpe de Estado, en PALACIO ATARD, Vicente, « El Gobierno ante la conspiración de 1936 », in Vicente PALACIO ATARD, Ricardo de la CIERVA Y HOCES y Ramón SALAS LARRAZABAL, Aproximación histórica a la guerra española (1936‑1939), Madrid, Universidad de Madrid, 1970, pp. 138-146.

64 CASTRO DELGADO, Enrique, Hombres made in Moscú, Barcelona, Luis de Caralt, 1963, p. 232.

65 ROMERO PÉREZ, Luis, « Fracasos y triunfos del levantamiento », in Edward MALEFAKIS (dir.), La Guerra Civil Española, Madrid, Taurus, 2006, p. 75.

66 ELAHAM, op. cit., p. 239.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Eduardo González Calleja, « Los discursos catastrofistas de los líderes de la derecha y la difusión del mito del « golpe de Estado comunista » », El Argonauta español [En ligne], 13 | 2016, mis en ligne le 20 octobre 2016, consulté le 18 août 2017. URL : http://argonauta.revues.org/2412

Haut de page

Auteur

Eduardo González Calleja

Universidad Carlos III de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org