Navegación – Mapa del sitio
Livraison juin: La prensa y el levantamiento militar del 18 de julio de 1936

La Guerra Civil en Álava a través de la prensa : un estudio de los discursos propagandísticos en Pensamiento Alavés y Norte

Virginia López de Maturana

Resúmenes

Durante la Guerra Civil, Vitoria y la mayor parte de Álava se mantuvieron del lado de los rebeldes sublevados contra la República. Pensamiento Alavés (carlista) y Norte (falangista) hicieron de portavoces de sus diferentes ideologías e imprimieron en la población local los discursos y símbolos de la nueva España que las nuevas autoridades franquistas trataban de forjar.

Inicio de página

Texto completo

I - Introducción : la Guerra Civil en Álava

  • 1 Sobre la Guerra Civil en Álava, véanse : RUIZ LLANO, Germán, Álava : una provincia en pie de guerra (...)

1Tras la sublevación militar del 18 de julio de 1936 la provincia de Álava quedó dividida en dos zonas, una en manos de los militares sublevados y otra, más pequeña, en poder de la República. Esta última comprendía el valle de Aramayona (cercano a la localidad guipuzcoana de Mondragón) y la cuenca cantábrica alavesa (muy influida por Bilbao). Eran dos zonas situadas al norte, donde no solo el nacionalismo vasco contaba con importantes apoyos sino que, geográficamente, tenían más relación con Vizcaya y Guipúzcoa que con la Llanada alavesa, por lo que se mantuvieron fieles a la República. Por el contrario, el resto de la provincia (incluida su capital, Vitoria) cayó inmediatamente en manos de los militares rebeldes1.

2Aunque en la decisión de cada provincia para disponerse a favor o en contra del golpe de Estado intervinieron factores muy diversos en cada caso, en la composición del escenario alavés jugó un papel fundamental, por un lado, la amplia tradición carlista alavesa y por otro, la trascendente actuación llevada a cabo por José Luis Oriol (líder del tradicionalismo alavés) en los orígenes de la sublevación. No en vano, Oriol había sido el primer dirigente carlista que había tenido contacto con el general Emilio Mola para conspirar contra la República.

3La mañana del 18 de julio llegaron rumores a Vitoria del levantamiento militar en Marruecos, que se vieron confirmados cuando Radio Madrid anunció la sublevación de parte del ejército en el protectorado. La noche del 18 al 19 de julio todos los grupos políticos permanecieron en vilo. Por un lado, las izquierdas y los nacionalistas temían lo peor, esto es, una sublevación militar que tratara de deponer al legítimo Gobierno de la República. Por otro lado, los tradicionalistas hicieron guardia en la sede de Hermandad Alavesa, así como en las casas de destacados líderes de la derecha local, ante el temor de un asalto en sus locales, por parte de los grupos opositores.

4A las siete de la mañana del 19 de julio el teniente coronel Camilo Alonso Vega proclamó el estado de guerra en Vitoria y Pedro Rodríguez Llamas fue nombrado gobernador civil, aunque de facto asumió dicho cargo el carlista José María Elizagárate, no por casualidad secretario personal y mano derecha de Oriol. Por su parte, el gobernador saliente, el republicano Ramón Navarro Vives (que sometió su autoridad sin oponer resistencia) marchó de Vitoria en un taxi hacia Bilbao, donde, al contrario que en la capital alavesa, las autoridades republicanas controlaban la situación.

  • 2 DE PABLO, Santiago, « Represión y cambio político en Álava », in RUIZ MANJÓN, Octavio y GÓMEZ OLIVE (...)

5Pocas horas después de que los derechistas fueran liberados, comenzaron las detenciones entre los grupos opositores al Movimiento. Así, la noche del 19 al 20 de julio fueron detenidos el alcalde en funciones Tomás Alfaro Fournier (Izquierda Republicana, IR), el socialista Gabriel Martínez de Aragón y el presidente de la Gestora de la Diputación, Teodoro Olarte (también de IR), que cumplió prisión domiciliaria por orden del nuevo alcalde, Rafael Santaolalla2.

  • 3 CANTABRANA, Iker, « Octavistas contra oriolistas : la lucha por el control de las instituciones, 19 (...)

6Los sublevados se apoderaron así sin problemas de las diferentes instituciones locales y provinciales, hasta ese momento en manos de la izquierda republicano-socialista. Por un lado, una junta militar se hizo cargo de la Diputación Provincial de Álava, con el coronel Cándido Fernández Ichaso a la cabeza3. Por su parte, el Ayuntamiento vitoriano se configuró también rápidamente : los militares citaron el 19 de julio al alcalde accidental Tomás Alfaro en el edificio consistorial, quien hizo entrega del bastón de mando a Pedro Rafael Santaolalla. En cuanto al Gobierno Civil, tras el efímero mandato de José María Elizagárate y de Pedro Rodríguez Llamas, el 23 de julio asumió el cargo de gobernador el general Germán Gil Yuste. Poco después, el 29 de julio, fue sustituido por Cándido Fernández Ichaso, quien asumió momentáneamente en su persona los cargos de gobernador civil y presidente de la Diputación.

7Como se observa, el nombramiento de las nuevas autoridades fue hecho directamente, sin tener en cuenta ninguna normativa legal, por las nuevas autoridades militares. Esta apariencia de legalidad refleja el modo incruento y sin apenas resistencia seria en que se desarrolló la sublevación en Vitoria, una ciudad en la que el carlismo tuvo una importante influencia. En este artículo analizaremos dicha influencia del tradicionalismo en las instituciones y en la sociedad a través de la prensa, así como la irrupción de un elemento extraño, Falange, que progresivamente fue ganando terreno con su nuevo discurso maximalista.

II - Pensamiento Alavés : Oriol y la influencia del carlismo en Álava

  • 4 Al parecer, Oriol no militó en ningún partido político hasta su llegada a Álava en mayo de 1931. So (...)
  • 5 Heraldo Alavés fue un periódico vespertino nacido el 8 de enero de 1901. Si bien no pertenecía a ni (...)
  • 6 Antonio Sáenz de Santamaría, además de dos de sus redactores (Francisco Javier Landáburu y José Lui (...)
  • 7 DE PABLO, « Las empresas », p. 576.
  • 8 Arrese había sido nombrado director del periódico el 19 de enero de 1932. Cf. DE PABLO, « Las empre (...)
  • 9 Desde la proclamación de la República comenzó en el País Vasco una intensa campaña autonomista, lid (...)

8Desde que logró ponerse al frente de las derechas en Álava en junio de 1931, Oriol vio la necesidad de hacerse con un órgano de prensa que fuera portavoz de sus ideas políticas en la provincia4. Por ello, en diciembre de 1931 compró Heraldo Alavés5, un periódico que entonces sufría problemas económicos y en el que trabajaban un buen número de nacionalistas vascos6. De hecho, « la presencia casi mayoritaria de nacionalistas en la redacción de Heraldo Alavés hizo que el diario católico no se alineara con claridad, una vez proclamada la República, bajo una bandera política determinada »7. En los primeros meses de 1932, su director, Domingo de Arrese y Magro8 logró mantener en Heraldo la armonía que se auspiciaba. Sin embargo, la retirada de Navarra del Estatuto Vasco traería como consecuencia un cambio drástico en la política de Oriol9.

  • 10 DE PABLO, « Las empresas », p. 581.
  • 11 Ibíd.

9A partir de entonces, la situación del director de Heraldo Alavés y de sus redactores vinculados al nacionalismo vasco fue complicada, dado que no podían expresar libremente su opinión en el medio de prensa en el que trabajaban. De este modo, Oriol trató de librarse de los redactores nacionalistas que trabajaban en su periódico. Tras una serie de maniobras10, el líder tradicionalista alavés logró cerrar el diario el 7 de noviembre de 1932, arguyendo para dicho cierre motivaciones económicas. Sin embargo, lo que Oriol logró fue « deshacerse de los redactores que profesaban ideas nacionalistas » y « empezar, partiendo de cero, un nuevo periódico »11.

10Así, el 13 de diciembre de 1932 nació Pensamiento Alavés, que transformó a partir de entonces en el órgano de prensa de la Comunión Tradicionalista en la provincia. Durante el tiempo restante hasta el golpe de Estado de 1936, el diario vespertino se dedicó a atacar a la República, las izquierdas y los nacionalistas vascos.

  • 12 Pensamiento Alavés, 18-VII-1936.

11La noticia de la sublevación de los militares rebeldes (18-VII-1936) llegó pronto a Vitoria, donde la prensa, tanto la tradicionalista (Pensamiento Alavés), como la liberal (La Libertad), quiso reflejar, en un primer momento, la calma total que se vivía en el país, mientras sorteaban los primeros instantes de incertidumbre antes de mostrar claramente su posicionamiento ante el golpe de Estado. Así, Pensamiento Alavés publicaba ese 18 de julio un titular en portada que decía « Las autoridades del Frente Popular afirman que la tranquilidad es completa en toda España. Lo consignamos ». Sin embargo, otros titulares confirmaban que dicha tranquilidad no era tal : se informaba de que una misa organizada por Hermandad Alavesa para el día siguiente (domingo) había sido suspendida y se celebraría en una fecha « más propicia »12. El hecho de que un diario de clara vocación católica anulara y postergara una celebración religiosa, más tratándose de la misa del domingo, debió dar que pensar a los lectores.

  • 13 Pensamiento Alavés, 22-VII-1936.

12Sin embargo, los acontecimientos se sucedieron rápidamente y, tras varios días de silencio, la prensa se hizo eco de la nueva situación. Así, a partir del 22 de julio, fueron sucesivas las portadas en las que Pensamiento Alavés dejaba patente su compromiso con la causa de los sublevados. Por ejemplo, ese mismo día, un gran titular decía : « Álava por España. El movimiento sigue camino del triunfo »13. En similares términos se publicaba la portada del 4 de agosto : « Álava en pie, por Dios y por España. Hacia la salvación de la Patria ».

13Al mismo tiempo que mostraba su fervoroso apoyo a los militares rebeldes en su lucha contra la República a través de sus titulares, Pensamiento Alavés comenzaba a presentar a la sociedad alavesa a las nuevas autoridades. Como se ha indicado anteriormente, en Álava este traspaso de poderes se produjo desde el mismo 19 de julio de 1936, en el que se había proclamado el estado de guerra en Vitoria. Así, se informaba del nombramiento del general Germán Gil Yuste como nuevo gobernador civil de la provincia. Del mismo modo, se publicaba el primer bando del alcalde Rafael Santaolalla, en el que se instaba a los vitorianos a mantener la calma ante la retirada de los símbolos de republicanos en las calles de la ciudad. Hacía referencia fundamentalmente a las rotulaciones de las calles, en las que aparecían los nombres de estas, y que estaban siendo retiradas por la fuerza por algunos vitorianos :

« ¡Vitorianos ! El espléndido resurgir del alma nacional, amparador del generoso, heroico e inteligente Movimiento patriótico de nuestro Glorioso Ejército, necesita de todos vosotros colaboración de estricta y fuerte disciplina, que no empañe lo más mínimo tan esplendoroso resurgimiento.

A este fin os ruego y mando que os abstengáis en estos sublimes momentos, de impulsos tal vez explicables, pero inadmisibles.

  • 14 Pensamiento Alavés, 23-VII-1936. Al parecer, una situación similar tuvo lugar en San Sebastián, don (...)

No puede la iniciativa privada realizar actos en la vía pública, deteriorando placas, emblemas, ni imponiendo o forzando símbolos »14.

  • 15 Por ejemplo, la batalla de Villarreal (noviembre y diciembre de 1936), que puede ser seguida con de (...)

14Pensamiento Alavés dedicó entre 1936 y 1939 numerosas páginas en homenaje a los mártires de su causa y a las batallas en las que iba avanzando el Ejército rebelde15. Pero también se destacó en grandes titulares y con enormes reportajes fotográficos la llegada de importantes personajes del bando sublevado. Este fue el caso de la visita a Vitoria de José Millán Astray, fundador de la Legión Española y entonces jefe de Prensa y Propaganda del Ejército sublevado, que arribó a la ciudad para encender los ánimos de la población local. Y es que unos días antes de su llegada, el periódico había publicado un duro artículo criticando la tibia actitud de los vitorianos ante la nueva situación. Si bien Vitoria era una ciudad con una clara vinculación política con las derechas, el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 había sido acogido con poco entusiasmo :

  • 16 Pensamiento Alavés, 4-VIII-1936.

« Es lamentable ; pero es así y así hay que decirlo. Vitoria está dando una sensación de tibieza que contrasta con todo el resto de España. No basta, para disculparla, la referencia de acontecimientos viejos. Lo que está pasando en España es demasiado singular, demasiado grande, para compararlo con nada. España entera está vibrando en estos momentos al impulso de un sentimiento patriótico admirable. Este sentimiento patriótico debe animar a Vitoria, ciudad privilegiada, que gracias a Dios no sufre rigores de ninguna especie y vive –en estas horas de inquietud– la vida plácida de los tiempos normales »16.

  • 17 Pensamiento Alavés, 24-VIII-1936. La Libertad, 25-VIII-1936.

15Como decíamos, con el objetivo de atenuar esa sensación de tibieza ante el nuevo contexto, y de reforzar el fervor patriótico de los vitorianos, a finales del mes de agosto de 1936 llegó a Vitoria Millán Astray. Su visita significó que, por vez primera, la población vitoriana hiciera alarde de « un espontáneo entusiasmo ante la nueva situación » bélica. Así lo indicaba también la prensa local, que publicó sendos editoriales en los que ya se exponía la idea de superación de la inicial frialdad de la que habían dado muestras los vitorianos durante las primeras semanas, tras el golpe de Estado de julio de 193617.

  • 18 Pensamiento Alavés, 13-VIII-1936. Cfr. LANNON, Frances, « Un desafío vasco a la Iglesia española de (...)

16A pesar de estas críticas a la supuesta tibieza de la población vitoriana, Pensamiento Alavés siempre trató de mostrar en sus portadas el entusiasmo de la ciudad con diferentes sucesos relacionados con los triunfos o la movilización de las tropas sublevadas. Por ejemplo, el periódico vespertino se volcó en la narración de la despedida a las tropas que iban a luchar al frente. Fueron varias las manifestaciones de apoyo a la movilización castrense que tuvieron lugar en agosto de 1936 en la ciudad. La primera de ellas (12-VIII-1936) se formó en torno a la salida de un tren militar con destino a Burgos integrado por dos escuadrones del regimiento de Caballería de Vitoria. Un día más tarde (13-VIII-1936) tuvo lugar una nueva concentración en la estación del ferrocarril para saludar a un tren de veteranos que se dirigía a Pamplona y a quienes se obsequió con medallas y escapularios. Al salir de la estación, los congregados (realizando el saludo romano o fascista) se agolparon en torno al líder tradicionalista José Luis Oriol, quien, « subido en un camión pronunció una arenga fervorosa de patriotismo ». En su discurso, el líder alavés propuso a los asistentes convocar una manifestación y dirigirse al seminario de Vitoria con el fin de izar allí la bandera bicolor, « para que el centro donde se forman los pastores de nuestras almas sea de donde irradie también el más decidido amor a la gran Patria España ». Así, tal y como narraba el periodista, « se formó la manifestación, llevando delante una gran bandera española, con asta y demás, con el fin de colocarla en dicho centro »18. La idea de Oriol de dirigirse al seminario de Vitoria a izar la bandera roja y gualda no era baladí, pues este centro tenía fama (entre los derechistas y entre los generales de la Junta de Defensa Nacional, con sede en Burgos) de ser un semillero de sacerdotes nacionalistas vascos. Se trataba también de una advertencia contra el obispo de Vitoria Mateo Múgica que, a pesar de haber publicado el 6 de agosto una pastoral en la que condenaba la alianza entre el PNV y el Frente Popular, era considerado por los sublevados un prelado próximo al nacionalismo vasco. De hecho, tras diversos intentos de llegar a una solución a su caso, el 14 de octubre de 1936 Múgica sería obligado por los sublevados a abandonar su diócesis y a marchar al exilio. Por tanto, imponiendo la bandera bicolor en el edificio, Oriol mostraba su inquina a Múgica y al seminario de Vitoria, por su supuesta connivencia con el nacionalismo vasco.

  • 19 Pensamiento Alavés, 25-XI-1936. A pesar de que la portada decía que el homenaje se rendía a Alemani (...)

17Con gran pompa se celebró en Vitoria el reconocimiento del Gobierno de Franco por parte de la Alemania nazi y la Italia fascista el 18 de noviembre de 1936. Pensamiento Alavés lo reflejó en sus páginas el 25 de noviembre, cuando un gran desfile tuvo lugar en todo el centro de la capital alavesa. Así, las calles aparecieron engalanadas con los símbolos de las potencias nazi-fascistas, esto es, la esvástica y el fascio littorio, a los que se unieron banderas rojigualdas, así como los símbolos de Falange y del carlismo y otros símbolos locales, como la bandera de la ciudad. Asimismo, asistieron al acto representantes de la Alemania nazi y de la Italia fascista. Pese a su gran vistosidad, estos homenajes fueron acontecimientos excepcionales en la apática Vitoria. No obstante, la prensa hizo una enorme propaganda de estos eventos. Pensamiento Alavés recogió el acto en portada : « Los grandiosos actos de hoy. Una inmensa muchedumbre tributa público homenaje a Alemania, Italia, Portugal y América »19. Un editorial publicado en esta misma fecha describía de este modo el acto :

« Mucho nos han complacido los actos de hoy. Jamás, estamos seguros, se ha visto en nuestra ciudad cosa semejante. Todo el pueblo, con unanimidad de clases sociales, de sexos y de edades, se ha sumado a ese merecidísimo homenaje tributado a los grandes países que han reconocido a nuestro Gobierno, al Gobierno de España que preside el generalísimo Franco. Dudamos mucho de que en ninguna otra provincia, aunque es grande el fuego patriótico que a todos abrasa, se haya superado lo de hoy en nuestra ciudad.

  • 20 Ibid.

(…) ¡Viva Alemania ! ¡Viva Italia ! ¡Viva Portugal ! ¡Vivan los pueblos de América !  »20.

  • 21 No existe ninguna documentación en el Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz (AMVG) que explique los (...)

18Efectivamente, no eran habituales en Vitoria semejantes actos. Es más que probable que las autoridades se esmeraran en su preparación para impresionar a unas autoridades nacionales que, a pesar de la fidelidad mostrada desde el comienzo de la guerra, se habían quedado con la impresión de que Álava era una provincia poco abierta a mostrar emociones. Si bien no tenemos pruebas documentales de ello21, posiblemente las autoridades franquistas de la provincia lanzaron una potente propaganda con el fin de movilizar a la población para acudir al acto y engalanar de manera tan recargada la ciudad.

  • 22 Pensamiento Alavés, 8-XI-1937 ; 13-XI-1937. AGUIRREGABIRIA, La batalla.

19Si bien, como hemos comentado, este tipo de actos no eran habituales en el día a día en Vitoria, sí es cierto que en el transcurso de la guerra la propaganda franquista hizo lo posible para sacar a la población local a la calle y mostrar la potestad del nuevo régimen. Buena prueba de ello fue el homenaje que tuvo lugar en noviembre de 1937 para conmemorar el primer aniversario de la batalla de Villarreal22. Esta había tenido lugar entre los meses de noviembre y diciembre de 1936 y demostró la superioridad militar de los franquistas sobre republicanos y nacionalistas vascos. La dictadura nunca dejó de evocar (a lo largo de sus cuatro décadas) la victoria en esta batalla, cuyo recuerdo ha dejado impronta en el callejero vitoriano hasta la actualidad.

20En definitiva, Pensamiento Alavés fue, desde el comienzo de la guerra, portavoz de los sublevados en Álava. Se mostró, desde sus orígenes, firme partidario de la sublevación, reflejando en sus páginas todos los actos propagandísticos que debían hacer ver a la población alavesa la fortaleza del régimen. No obstante, su visión benévola con los rebeldes la formuló siempre desde su óptica tradicionalista, recordando continuamente los más importantes personajes y efemérides carlistas, o a los denominados mártires de su causa.

III - De La Libertad a Norte : el periódico más antiguo de Vitoria absorbido por Falange

  • 23 RIVERA, Antonio, « Un arma para la guerra. (La Libertad y Norte, 1936-1939) », in TUÑÓN DE LARA, Ma (...)
  • 24 Ibíd., p. 210.

21El diario La Libertad fue fundado en 1890 por el catedrático de literatura del Instituto de Vitoria Herminio Madinaveitia « para representar a los sectores más progresistas de la sociedad vitoriana »23. Durante la República su director y propietario fue Luis Dorao Merino quien, en los últimos años de esta etapa, fue evolucionando hacia el Partido Radical de Alejandro Lerroux. Sin embargo, « no cabe duda que la significación e identificación de este periódico era más amplia », de manera que podemos decir que La Libertad continuó siendo el órgano de prensa de los republicanos en Álava24.

22En este sentido, en un primer momento, tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, La Libertad se mantuvo fiel a su ideario republicano. El propio 18 de julio publicaba un titular muy similar al ya mencionado de Pensamiento Alavés, de manera que reproducía las palabras del gobernador civil, Navarro Vives : « El gobernador habla con los periodistas. Y afirma terminantemente que en la península hay absoluta tranquilidad ». Incluso amenazaba con imponer duras sanciones a quienes propagaran falsos rumores sobre la situación política, a la vez que se reafirmaba en sus principios republicanos :

« Después de tres días de aislamiento forzoso y de incomunicación con nuestros lectores, LA LIBERTAD reanuda hoy su publicación.

El pueblo conoce la realidad de las circunstancias que el movimiento militar iniciado en España, triunfante en la nación.

Los hechos nos relevan de todo comentario. Por la salud de la Patria, por la defensa de la República, por la paz que tanto anhela el país, por el orden público y respeto mutuo de ideales, estamos y estaremos siempre en nuestro puesto.

  • 25 La Libertad, 23-VII-1936.

(…) ¡Viva España ! ¡Viva la República ! »25.

23Sin embargo, a la vez que se producían esas declaraciones, el periódico informaba del cambio de autoridades, como si dicho relevo se hubiera producido con absoluta normalidad, obviando que en Vitoria se había declarado el estado de guerra, y los sublevados habían tomado todas las instituciones. No en vano, va a producirse un cambio en la dirección del periódico que va a ir inclinando su línea editorial hacia el falangismo. Así, con la finalidad de equilibrar la presencia de las familias políticas que habían apoyado el golpe de Estado (siempre teniendo en cuenta la primacía del tradicionalismo en Álava), Falange fue imprimiendo su discurso en las páginas de La Libertad. No podía ser de otra manera, teniendo en cuenta que existía ya en la provincia un periódico de ideología carlista (Pensamiento Alavés) y había de producirse ese ansiado equilibrio entre las fuerzas sublevadas.

  • 26 RIVERA, « Un arma », p. 211.

24Su director, Luis Dorao, abandonó la dirección del periódico, pasando a ejercerla su hijo Hilario, a la vez que irrumpieron colaboradores de clara inclinación falangista que, como indicábamos, dieron un giro hacia una línea editorial en consonancia con dicha ideología. Así, « noticias, símbolos, fraseología, referencias ideológicas y, por último, comunicaciones oficiales de este partido, comienzan a ocupar cada vez más espacio en sus páginas, pero sin que todavía se llegue a confirmar de manera oficial quién está detrás »26.

  • 27 La Libertad, 11-VIII-1936 y 15-IX-1936. Esta última, entrevista a Ángel Velarde, gobernador civil d (...)
  • 28 La Libertad, 25-XI-1936.

25En un principio, el lenguaje de los nuevos redactores fue más prudente, pero progresivamente se fue haciendo más evidente la vinculación del diario con Falange. Así, por ejemplo, La Libertad comenzó a publicar las notas del jefe provincial de Falange a los afiliados con el clásico saludo (¡Arriba España !) o entrevistas en las que se criticaba duramente al nacionalismo vasco (« Hay que acabar total y absolutamente con la idea nacionalista vasca »)27. Se destacó con premura (septiembre de 1936) el futuro reconocimiento del Gobierno de Burgos por parte de Alemania, Italia y Portugal, además de algunos países de América Latina. Como ya hemos indicado, dicho reconocimiento se produjo el 18 de noviembre de 1936, a lo que Vitoria respondió con un fastuoso homenaje que fue descrito en la portada de La Libertad como « apoteósico ». Al igual que Pensamiento Alavés, incrementaba la importancia y la carga simbólica que suponía este desfile en la calle Dato (arteria principal de la ciudad) al indicar, de claro modo desmedido y con fines propagandísticos, que « ha constituido un acontecimiento jamás conocido en esta ciudad »28.

  • 29 La Libertad, 29-X-1936.
  • 30 RUIZ LLANO, Álava, p. 89.
  • 31 BOX, Zira, España año cero. La construcción simbólica del franquismo, Madrid, Alianza, 2010, pp. 29 (...)

26En esta misma línea de gran despliegue propagandístico (propio de los partidos de tendencia fascista, como lo era Falange), fue significativa la publicación íntegra (y a página completa) del discurso de José Antonio Primo de Rivera en el Teatro de la Comedia de Madrid el 29 de octubre de 1933, con motivo de su tercer aniversario29. Sin duda, el periódico vitoriano pretendía buscar espacio político para Falange en una provincia en la que en julio de 1936 no había más de cuarenta camisas viejas, hecho que se puede explicar « por el predominio en la provincia de un carlismo que copaba el ámbito político de la extrema derecha y el antirrepublicanismo »30. Así, si, como hemos visto, Pensamiento Alavés enaltecía en sus páginas la religión católica y a los mártires de la tradición, La Libertad difundía en sus páginas los nuevos símbolos y ceremoniales de Falange, del fascismo y de esa nueva España que pretendían forjar. Y es que, si el discurso del tradicionalismo se había caracterizado por la defensa de la patria (España) y de la religión católica, el de Falange tuvo un carácter mucho más místico e historicista. Si para los primeros la redención llegaba a través del derramamiento de sangre por España con el objetivo último de llegar a Dios –el verdadero fin para los carlistas–, los falangistas utilizaron la religión católica como retórica propagandística, pues su verdadera deidad era la nación española. Así, los carlistas asumían « la confesionalidad estatal como esencia nacional indiscutida », se oponían « a la separación entre la Iglesia y el Estado que pregonaban los falangistas » y entendían « el catolicismo como última definición de lo que era la nación ». Sin embargo la religión católica supuso para Falange « una asunción subordinada a otra deificación : la nación palingenésica que, a modo de absoluto, estructuraba el discurso del Imperio y de la revolución »31.

  • 32 En un principio tuvo el subtítulo de Diario Nacional Sindicalista. A partir del 19 de julio de 1937 (...)
  • 33 Norte, 10-V-1937.
  • 34 El Führer era presentado por la prensa local vitoriana como « caudillo y forjador de la nueva Alema (...)
  • 35 « GANARÁS EL PAN… El trabajo no es una maldición, sino la bendición del hombre. Por él precisamente (...)
  • 36 Norte, 19-IV-1937.

27Asimismo, fueron profusas las referencias que este periódico (denominado Norte a partir del 18 de enero de 1937)32 realizó sobre Hitler y Mussolini para ensalzar sus regímenes. Así, por ejemplo, el dictador italiano aparecía ante este periódico como « el forjador de un imperio »33, muy en la línea de esa idea de vocación imperial de España que pretendía propagar Falange. Norte, además, celebraba los aniversarios de la llegada de Hitler al poder con gran profusión en portada34, al tiempo que lanzaba mensajes de líderes del NSDAP, como Joseph Goebbels35, o reproducía en sus páginas reiteradamente saludos de corte nazi (¡Heil Hitler !) y anuncios del filmes alemanes36.

  • 37 Norte, 31-X-1940.
  • 38 Archivo General de la Administración (AGA), Presidencia, 20545. Parte mensual del jefe provincial d (...)

28Norte desapareció el 31 de octubre de 1940. Un editorial de despedida, explicaba los motivos de dicho final : la escasez de papel en Europa en plena Segunda Guerra Mundial y la necesidad de que desaparecieran algunos periódicos en beneficio de los restantes porque « España necesita tener una Prensa pujante y poderosa »37. No existen otras fuentes que nos aclaren si estos eran los verdaderos motivos del ocaso del periódico falangista vitoriano, pero sí es cierto que fue un arma propagandística muy poderosa para una Falange que competía con un potente y arraigado carlismo en la provincia. Su existencia sirvió, sin duda, para que la población interiorizara determinados discursos y símbolos que eran ajenos a la cultura local, en una provincia en la que, una vez terminada la guerra, ni siquiera los propios afiliados al partido único se entregaban a la causa « con el espíritu que fuera necesario »38 .

IV - Conclusiones

29Tras la proclamación del estado de guerra en Vitoria, la prensa alavesa se posicionó ante la nueva situación. Mientras el carlista Pensamiento Alavés (propiedad del importante empresario José Luis Oriol, líder del tradicionalismo en la provincia) se identificó desde el comienzo con la causa de los sublevados, La Libertad (periódico de tradición republicana) trató de mantener una postura ambigua, indicando, sin mucho entusiasmo, los cambios producidos en las instituciones alavesas. Este fue enseguida absorbido por una Falange con escasa fuerza en Vitoria que progresivamente intensificó su discurso fascista en una provincia de fuerte raigambre carlista.

30Pensamiento Alavés mantuvo un discurso en la línea del carlismo, destacando la defensa de la religión católica, de la tradición y de la cultura local en sus páginas. Como no podía ser de otro modo, dada su clara identificación con los sublevados, cubrieron todos los frentes de guerra en el País Vasco y lanzaron discursos contra líderes nacionalistas vascos, como el lehendakari José Antonio Aguirre y Manuel Irujo, mientras ensalzaban de modo continuo a Oriol. Destacaron en sus páginas las victorias y el avance de los rebeldes sobre los republicanos, así como su propio martirilogio, no solo relacionado con los muertos de la Guerra Civil, sino también con su pasado carlista del siglo XIX.

31Sin embargo, La Libertad, y más tarde su sucesor, Norte, difundieron un discurso mucho más radical de clara adhesión a las potencias nazi-fascistas y mucho menos localista. Se ensalzaron las figuras de los líderes de Alemania e Italia y sirvió de portavoz de Falange en una provincia poco entusiasmada (en palabras de las nuevas autoridades) con su discurso, puesto que los vitorianos percibían a este partido como un elemento extraño en la tradición política local, mayoritariamente vinculada a otros grupos de derechas, como el carlismo.

32No obstante sus diferencias ideológicas, ambos periódicos sirvieron con efectividad a la causa de los rebeldes en la provincia durante la Guerra Civil : gracias a ambos, se propagaron sus discursos y sus nuevos símbolos, himnos y fórmulas rituales que poco tenían que ver con la cultura local vitoriana.

Inicio de página

Notas

1 Sobre la Guerra Civil en Álava, véanse : RUIZ LLANO, Germán, Álava : una provincia en pie de guerra. Voluntariado y movilización durante la Guerra Civil, Bilbao, Ediciones Beta, 2016. AGUIRREGABIRIA, Josu M. y TABERNILLA, Guillermo, El Frente de Álava, Bilbao, Ediciones Beta, 2006. AGUIRREGABIRIA, Josu M., La batalla de Villarreal de Álava, Bilbao, Ediciones Beta, 2014. LÓPEZ DE MATURANA, Virginia, La reinvención de una ciudad. Poder y política simbólica en Vitoria durante el franquismo (1936-1975), Bilbao, UPV/EHU, 2014, pp. 33-86. GÓMEZ CALVO, Javier, Matar, purgar, sanar. La represión franquista en Álava, Madrid, Tecnos, 2014. UGARTE, Javier, La nueva Covadonga insurgente. Orígenes sociales y culturales de la sublevación de 1936 en Navarra y el País Vasco, Madrid, Biblioteca Nueva, 1998.

2 DE PABLO, Santiago, « Represión y cambio político en Álava », in RUIZ MANJÓN, Octavio y GÓMEZ OLIVER, Miguel, Los nuevos historiadores ante la Guerra Civil española, Granada, Diputación Provincial de Granada, 1990, tomo I, pp. 367-388.

3 CANTABRANA, Iker, « Octavistas contra oriolistas : la lucha por el control de las instituciones, 1936-1957 », in RIVERA, Antonio (dir.), Dictadura y desarrollismo. El franquismo en Álava, Vitoria-Gasteiz, Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, 2009, pp. 121-174.

4 Al parecer, Oriol no militó en ningún partido político hasta su llegada a Álava en mayo de 1931. Solo en 1918, y como favor personal a su amigo Antonio Maura, había sido diputado maurista por el distrito andaluz de Linares. Una vez finalizó dicha legislatura, Oriol abandonó la vida política. Casado con la vitoriana Catalina de Urquijo y Vitórica, hasta la proclamación de la República, Oriol no tuvo relación con la política alavesa ni era conocido por sus ideas carlistas. De hecho, su primera opción para participar en la vida política de la provincia fue el PNV, partido que finalmente rechazó su propuesta, ya que Oriol solicitaba ser designado su candidato por Álava a las elecciones a Cortes constituyentes que se celebrarían en diciembre de ese mismo año para ingresar en dicho partido. Ante esta negativa, Oriol buscó el apoyo de las derechas. A partir de entonces, articuló a todas ellas en torno a Hermandad Alavesa, una asociación cuyo fin era la defensa de las tradiciones alavesas en los terrenos social, religioso y político. Hermandad Alavesa enseguida se transformó en un partido político, que, además, el 6 de febrero de 1932 acordó integrarse oficialmente en la recientemente reconstituida Comunión Tradicionalista.

5 Heraldo Alavés fue un periódico vespertino nacido el 8 de enero de 1901. Si bien no pertenecía a ningún partido político, ideológicamente se situaba en la línea del tradicionalismo, a la vez que se decía « defensor de los intereses políticos alaveses ». Cf. DE PABLO, Santiago, « Las empresas periodísticas de José Luis Oriol : Heraldo Alavés y Pensamiento Alavés », in La prensa de los siglos XIX y XX, Bilbao, UPV/EHU, 1986, pp. 571-586.

6 Antonio Sáenz de Santamaría, además de dos de sus redactores (Francisco Javier Landáburu y José Luis de la Lombana) y el encargado de administración (Francisco Ruiz de Arbulo) se afiliaron al PNV en 1931. Cf. DE PABLO, « Las empresas », p. 576.

7 DE PABLO, « Las empresas », p. 576.

8 Arrese había sido nombrado director del periódico el 19 de enero de 1932. Cf. DE PABLO, « Las empresas », p. 577.

9 Desde la proclamación de la República comenzó en el País Vasco una intensa campaña autonomista, liderada por el PNV. Tras el fracaso del Estatuto de Estella (apoyado por el PNV, la Comunión Tradicionalista y los católicos independientes), en diciembre de 1931 el Gobierno republicano aprobó un decreto que concedía a las Gestoras de las Diputaciones (y, por tanto, a la izquierda) la dirección del proceso autonómico. El 19 de junio de 1932 se reunieron en el Teatro Gayarre de Pamplona los representantes de más de quinientos municipios vascos para votar sobre el Estatuto. Este fue aprobado por alaveses, guipuzcoanos y vizcaínos, pero fue rechazado por los navarros. Ante la negativa de Navarra, desde este momento el proceso autonómico se redujo a Álava, Guipúzcoa y Vizcaya. Para Álava el rechazo de Navarra al texto estatutario tuvo una consecuencia relevante : a partir de entonces el tradicionalista Oriol cambió su postura frente al Estatuto, mostrándose contrario a él. Oriol creía que « sin la ayuda de Navarra, el Estatuto fracasado en Pamplona sería perjudicial para Álava » (Heraldo Alavés, 27-VI-1932). Según indica Santiago de Pablo, « en el cambio de actitud de Oriol influyó un hecho real –la escasa importancia que Álava podía tener dentro de una Comunidad Autónoma Vasca capitalizada por el industrialismo vizcaíno–, pero también su deseo de que el carlismo fuera una fuerza política de gran poderío en el País Vasco autónomo, lo que se hubiera conseguido seguramente con la inclusión de Navarra. Separada Navarra, el tradicionalismo pasaba a ser un partido político más en el conjunto de las tres provincias, mientras que Álava sola podía convertirse muy pronto en otra comunidad autónoma de gran predominio carlista ». Cf. DE PABLO, Santiago, Los problemas de la Autonomía Vasca en el siglo XX. La actitud alavesa (1917-1979), Oñate, IVAP, 1991, p. 111.

10 DE PABLO, « Las empresas », p. 581.

11 Ibíd.

12 Pensamiento Alavés, 18-VII-1936.

13 Pensamiento Alavés, 22-VII-1936.

14 Pensamiento Alavés, 23-VII-1936. Al parecer, una situación similar tuvo lugar en San Sebastián, donde el nuevo alcalde, José Múgica, tuvo que tomar cartas en el asunto ante la actitud de la iniciativa popular, que incentivó la imposición de nuevos nombres a determinadas arterias donostiarras. Cf. CALVO, Cándida, « Socialización y espacio urbano : el callejero de San Sebastián durante el franquismo », Cuadernos de Sección. Historia-Geografía, 21 (1993), pp. 345-356. Véase también, LÓPEZ DE MATURANA, La reinvención, pp. 71-86.

15 Por ejemplo, la batalla de Villarreal (noviembre y diciembre de 1936), que puede ser seguida con detalle a través de las páginas de Pensamiento Alavés en estos dos meses. Un año más tarde, tuvo lugar en Vitoria un ostentoso homenaje a quienes lucharon en dicha batalla, y las calles de la ciudad aparecieron engalanadas no solo con los símbolos de la nueva España, sino también con esvásticas y banderas de la Italia fascista puesto que militares de estas dos nacionalidades se encontraban en ese preciso momento en Vitoria. Pensamiento Alavés, 8 y 13-XI-1937. Sobre la batalla de Villarreal, véase : AGUIRREGABIRIA, La batalla.

16 Pensamiento Alavés, 4-VIII-1936.

17 Pensamiento Alavés, 24-VIII-1936. La Libertad, 25-VIII-1936.

18 Pensamiento Alavés, 13-VIII-1936. Cfr. LANNON, Frances, « Un desafío vasco a la Iglesia española de la pre-guerra civil », Revista Internacional de Estudios Vascos, vol. 31, 1 (1986), pp. 77-96. MEER, Fernando de, El Partido Nacionalista Vasco ante la guerra de España (1936-1937), Pamplona, EUNSA, 1992, pp. 166-167. Véase GARCÍA DE CORTÁZAR, Fernando, « Mateo Múgica, la Iglesia y la Guerra Civil en el País Vasco », Letras de Deusto, 35 (1986), pp. 5-32. DE PABLO, Santiago, GOÑI, Joseba, LÓPEZ DE MATURANA, Virginia, La Diócesis de Vitoria. 150 años de historia (1862-2012), Vitoria-Gasteiz, ESET, 2013, pp. 335-374.

19 Pensamiento Alavés, 25-XI-1936. A pesar de que la portada decía que el homenaje se rendía a Alemania, Italia, Portugal y América (en referencia a los países de América Latina que habían mostrado su apoyo a Franco), el acto se centró en el tributo a Alemania e Italia.

20 Ibid.

21 No existe ninguna documentación en el Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz (AMVG) que explique los preparativos de ese acto. Ni siquiera las actas de plenos del Ayuntamiento dejaron constancia de lo sucedido. Solamente se anunció en prensa el día anterior (Pensamiento Alavés, 24-XI-1936), con un editorial y un mensaje del alcalde, Santaolalla. Sin embargo, lo fastuoso del acto (en el que hubo, incluso, un ágape que tuvo lugar en el frontón vitoriano) hace pensar que se organizó con mayor premeditación desde las instituciones, fundamentalmente desde el Ayuntamiento.

22 Pensamiento Alavés, 8-XI-1937 ; 13-XI-1937. AGUIRREGABIRIA, La batalla.

23 RIVERA, Antonio, « Un arma para la guerra. (La Libertad y Norte, 1936-1939) », in TUÑÓN DE LARA, Manuel (coord.), Comunicación, cultura y política durante la II República y la Guerra Civil : II Encuentro de Historia de la Prensa, Bilbao, UPV/EHU, 1990, pp. 209-227.

24 Ibíd., p. 210.

25 La Libertad, 23-VII-1936.

26 RIVERA, « Un arma », p. 211.

27 La Libertad, 11-VIII-1936 y 15-IX-1936. Esta última, entrevista a Ángel Velarde, gobernador civil de Vizcaya durante la República, procedente ideológicamente del Partido Radical.

28 La Libertad, 25-XI-1936.

29 La Libertad, 29-X-1936.

30 RUIZ LLANO, Álava, p. 89.

31 BOX, Zira, España año cero. La construcción simbólica del franquismo, Madrid, Alianza, 2010, pp. 29-30.

32 En un principio tuvo el subtítulo de Diario Nacional Sindicalista. A partir del 19 de julio de 1937, el subtítulo pasó a ser Diario de Falange Española Tradicionalista y de las JONS. RIVERA, « Un arma », pp. 213-214.

33 Norte, 10-V-1937.

34 El Führer era presentado por la prensa local vitoriana como « caudillo y forjador de la nueva Alemania ». Norte, 29-I-1938.

35 « GANARÁS EL PAN… El trabajo no es una maldición, sino la bendición del hombre. Por él precisamente el hombre se hace hombre (Goebbels, 28-7-28) », Norte, 18-I-1938.

36 Norte, 19-IV-1937.

37 Norte, 31-X-1940.

38 Archivo General de la Administración (AGA), Presidencia, 20545. Parte mensual del jefe provincial del Movimiento (diciembre 1940).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Virginia López de Maturana, « La Guerra Civil en Álava a través de la prensa : un estudio de los discursos propagandísticos en Pensamiento Alavés y Norte », El Argonauta español [En línea], 13 | 2016, Publicado el 20 octubre 2016, consultado el 20 octubre 2017. URL : http://argonauta.revues.org/2454

Inicio de página

Autor

Virginia López de Maturana

Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Inicio de página
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org