Navigation – Plan du site
Livraison juin: La prensa y el levantamiento militar del 18 de julio de 1936

La prensa portuguesa ante la IIª República y la Guerra Civil Española : salazarismo, diplomacia y propaganda

Alberto Pena-Rodríguez

Résumés

Au cours de la guerre d’Espagne, la presse portugaise, contrôlée par la dictature de l’Estado Novo, réalisa une intense propagande favorable aux intérêts de Salazar et du général Franco. Les médias, en raison de leur adhésion idéologique ou de la répression de l’Etat, mobilisèrent l’opinion publique contre la seconde République, qu’ils accusaient d’être un pion du communisme international, et justifièrent la rupture des relations diplomatiques que décida unilatéralement la dictature. Ce travail analyse la stratégie que met en place le salazarisme contre le gouvernement républicain et la façon dont elle est appliquée par les principaux journaux portugais au cours des premiers mois du conflit.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

Guerra Civil, Portugal, propaganda
Haut de page

Texte intégral

Introducción

1La prensa portuguesa tuvo un papel extraordinariamente importante durante la Guerra Civil española. Desde el golpe militar del 18 de julio de 1936, los principales medios de comunicación portugueses informaron con profusión de noticias y editoriales sobre los acontecimientos bélicos que se fueron sucediendo en territorio español con un gran éxito de público. Los periódicos diarios incrementaron sensiblemente sus tiradas, enviaron a España a numerosos corresponsales y publicaron, en diversas ocasiones, varias ediciones sobre algunos de los principales momentos de la contienda militar. La versión que ofrecían sobre la guerra respondía a la estrategia del gobierno portugués, que mediante sus recursos diplomáticos y su aparato propagandístico y censor, trató de ofrecer una visión favorable a los intereses franquistas. Porque el estallido bélico del 18 de julio de 1936 podía representar para el Portugal de Salazar un camino hacia el entendimiento con España, con la « nueva » España del general Franco, dentro del complicado panorama de las relaciones ibéricas. Salazar se identificó rápidamente con el bando rebelde del caudillo español porque era el complemento ideológico perfecto para desarrollar, sin peligrosos contagios democráticos provenientes del país vecino y con garantías de futuro, su proyecto político autoritario en Portugal.

  • 1 Léase a DELGADO, Iva, Portugal e a Guerra Civil de Espanha, Lisboa, Publicações Europa-América, s.d (...)

2Este trabajo se centra en la descripción y análisis de la estrategia política del gobierno salazarista y su reflejo propagandístico en la prensa portuguesa durante los momentos previos y posteriores a la ruptura de las relaciones diplomáticas entre España y Portugal, el 23 de octubre de 1936, cuando Salazar decidió suspender unilateralmente el marco de convivencia e intercambio político entre los dos Estados ibéricos, algo más de tres meses después de la eclosión de la Guerra Civil española. Gracias a los estudios científicos que se han ido publicando, hoy se conocen las verdaderas razones que llevaron al gobierno salazarista a poner fin oficial a las relaciones diplomáticas con el gobierno de la II República española1. Esta aproximación intenta aportar algunos elementos nuevos sobre el papel de la propaganda de la dictadura lusa y la representación de sus decisiones políticas sobre este asunto en los principales diarios de Portugal.

3La metodología que se utiliza en este abordaje es esencialmente cualitativa, con fuentes primarias de carácter diplomático y hemerográfico, que ayudarán a describir aspectos simbólicos o paradigmáticos que permitan comprender mejor este episodio histórico de las relaciones peninsulares. La aproximación se basa en un marco teórico de análisis que concibe la propaganda como un modelo de comunicación persuasiva al servicio de emisores institucionales, en este caso el Estado Novo, que se sirvió de técnicas y medios de comunicación públicos para controlar y manipular políticamente a los receptores de sus mensajes, con el objetivo de afianzar y conservar el poder. En el contexto de la Guerra Civil de España, como se verá a continuación, la propaganda salazarista trató de que la sociedad portuguesa apoyara sin críticas su posición favorable al golpe militar liderado por el general Franco contra el gobierno legal español.

4En los momentos previos al enfrentamiento fratricida, las relaciones luso-españolas eran tensas y difíciles, agravadas en muchos casos por la recíproca campaña de propaganda. La prensa de ambos países peninsulares fue utilizada por los respectivos gobiernos para atacar al contrario en un intento por crear un clima de desestabilización política en ambas sociedades ibéricas. Se trataba, sobre todo, de fomentar movimientos contestatarios en el territorio enemigo con el objetivo de que, en último término, pudiesen servir de detonante para derribar al gobierno oponente.

  • 2 Sobre la naturaleza política de ambos regímenes y las relaciones luso-españolas, pueden leerse los (...)
  • 3 OLIVEIRA, César, Portugal e a IIª República de Espanha (1931-1936), Lisboa, Perspectivas & Realidad (...)
  • 4 PENA, Alberto, Salazar, a Imprensa e a Guerra Civil de Espanha, Coimbra, MinervaCoimbra, 2007.

5Había una manifiesta incompatibilidad entre los dos sistemas políticos : el español era un modelo republicano con una constitución demócrata-liberal instaurado el 14 de abril de 1931, y el portugués era un régimen autoritario nacido en 1926 de un golpe militar que fue refundado por Salazar bajo la denominación de « Estado Novo » en 1933, con una estructura corporativa e ideológicamente encuadrable como un régimen de perfil fascista2. Esta falta de complementariedad política e ideológica entre los gobiernos, provocó un natural deseo de cambio de rumbo político mutuo, como se ha explicado en la literatura científica sobre la historia de las relaciones ibéricas. De hecho, el gobierno del Estado Novo estimuló una visceral campaña de propaganda contra la II República, especialmente a partir de la victoria del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero de 19363. Para Salazar, y así lo reflejó mayoritariamente la prensa portuguesa, el Frente Popular representaba los intereses de la Internacional Comunista. Por esta razón fundamental, el principal leit-motiv propagandístico del régimen portugués en este período era el miedo a un renacido perigo espanhol, esta vez alegóricamente identificado con la amenaza potencial de una invasión del llamado (por la prensa salazarista) terror vermelho, con el que relacionó a los defensores de la República española, que le permitió alimentar un exacerbado sentimiento nacionalista, muy presente en las informaciones y artículos de fondo de los medios de comunicación portugueses.4 Poco antes de finalizar el conflicto español, el órgano del partido único del régimen luso, el Diário da Manhã, resumía con orgullo cuál fue el papel que desempeñaron Salazar y la prensa portuguesa durante la guerra :

  • 5 Diário da Manhã, 23 de marzo de 1939, p. 1.

« (...) Salazar se bateu desassombradamente contra a maldade e a hipocrisia duns e a inconsciência ou a imcompreensão de outros, pela victória da dignidade, da nobreza e da honra de Espanha. Nas conferências de não-intervenção, na Sociedade das Nações e em todos os areópagos internacionais, onde os inimigos de Franco eram muitos e outros se deixavam enredar por fórmulas jurídicas em contraste com as realidades, os delegados de Portugal batalharam por uma causa justa e bela que além de ser a portuguesa no seu profundo significado o era também da honra da Europa e da Humanidade. A atestar uma tal campanha firmemente seguida ficam alguns notáveis discursos e “notas oficiosas”, sem as quais não se poderia compreender e escrever a história da guerra civil de Espanha. Quando os Exércitos vitoriosos de Franco fizeram desabar num mundo podre de mentiras marxistas e entraram em Barcelona, pode-se dizer que nós lá estavamos com êles, porque na guerra internacional que se travou ocupámos desde a primeira hora uma trincheira que nunca abandonamos (...) »5

6Mediante una metodología basada en técnicas cualitativas y de análisis de contenido, este trabajo pretende explorar algunos de los aspectos más interesantes de las relaciones luso-españolas y su representación periodística y propagandística durante los meses anteriores y posteriores al inicio de la guerra en España. Con el objetivo de aproximarse a las causas y consecuencias del comportamiento político del régimen salazarista y sus medios de comunicación social en este período histórico, se utilizan fuentes hemerográficas (sobre todo la prensa diaria lusa) y fondos documentales diplomáticos de varios archivos portugueses y españoles, así como bibliografía sobre el objeto de estudio que ayude a desvelar las claves de este fenómeno político y su dimensión mediática.

I - La estrategia contra la España comunista : prensa, censura y propaganda

  • 6 BORDA, João, A Revolta dos Marinheiros, Lisboa, Edições Sociais, 1974, pp. 18-31 ; GOMES, Varela, G (...)
  • 7 Portugal y la Guerra Civil de España. Documentos y notas, Lisboa, Ediciones del SPN, s.d., 1939, p. (...)
  • 8 Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores (AMAE), RE-35, carpeta nº 42 (según método de registro (...)

7Tal y como se puede constatar en la lectura de los periódicos lusos de la época, la mayoría de los grandes diarios, como el Diário de Notícias, O Século, el Diário de Lisboa, el oficialista Diário da Manhã, el diario católico A Voz y el principal periódico de Oporto, O Comércio do Porto se convirtieron en instrumentos de una campaña anti-comunista, anti-republicana y contra el gobierno de Madrid impulsada por el Secretariado de Propaganda Nacional. Unos lo hicieron por convicción propia, plenamente identificados con los principios ideológicos del salazarismo, otros por acción o imposición de la censura, y algunos por prudente omisión o autocensura. Cualquier brote de oposición interna, Salazar lo achacaba directamente a los manejos de los « comunistas » españoles, como ocurrió el 8 de septiembre de 1936, poco después de inicio de la Guerra Civil, con la revuelta de los marineros, cuya verdadera causa era la reclamación de mejoras salariales y la reintegración de 17 compañeros expulsados de la Marina6. « (...) En el espíritu de sencillos marinos fue posible, gracias a la insistente acción de desnacionalizados de todos los pueblos, a la campaña de los periódicos españoles y folletos portugueses, a la influencia contagiosa de los malos ejemplos, lanzar la idea del auxilio internacional a los “camaradas” rojos, uniendo los barcos propios a los de ellos (...) », decía Salazar en el comunicado oficial publicado por la prensa portuguesa el 9 de septiembre7. Nota oficial que el salazarismo difundió de forma masiva, aderezada con agresivas críticas contra el Estado español8.

  • 9 Archivo Rafael Heras/Fundación Largo Caballero (ARH/FLG), 536-50-1/1. Discurso de Claudio Sánchez-A (...)
  • 10 PENA-RODRÍGUEZ, Alberto, « Sintonía de combate. La propaganda del Rádio Club Português en la Guerra (...)
  • 11 ARH/FLG, 536-50-1/3, in MARTÍN, José Luis (compil.), op. cit, documento nº 5, pp. 103-106.

8Con este desalentador panorama, el historiador y lusitanista Claudio Sánchez-Albornoz llegó a Portugal en calidad de nuevo embajador de España el 15 de mayo de 1936, dispuesto a reconducir las relaciones por senderos más amistosos y fomentar el entendimiento entre los gobiernos peninsulares9. Tuvo una recepción amigable por parte del gobierno luso : se le brindó incluso la oportunidad de hablar por los micrófonos de la emisora que sería uno de los peores látigos propagandísticos contra el gobierno español y él mismo, el Rádio Club Português,10 a través del cual pidió al pueblo portugués el olvido de las rencillas « siempre pasajeras » de los dos países, dentro de un discurso que era todo un canto a la fraternidad peninsular11.

  • 12 AMAE, R-1031, expediente nº 111. Informe del embajador en Lisboa al ministro de Estado, 08/08/1936  (...)
  • 13 ARH/FLC, 538-50-3/1, in Martín, José Luis (compil.), op. cit., documento nº 8, p. 109.
  • 14 Claudio Sánchez-Albornoz se quedó prácticamente solo ante el peligro. Únicamente contaba con la ayu (...)

9Sin embargo, pronto comenzaron las tiranteces diplomáticas y el acoso. Nicolás Sánchez-Albornoz resistió en Lisboa todo tipo de presiones y calumnias provenientes del gobierno portugués, de los agentes franquistas y de la prensa lusa para que abandonara su puesto tras el golpe militar del 18 de julio12. El presidente de la Junta de Defensa Nacional rebelde, el general Miguel Cabanellas, le envió un telegrama ordenándole que abandonara la embajada y cediera sus poderes en favor de los representantes facciosos13. La mayoría de los funcionarios de los consulados españoles en Portugal se adhirieron el movimiento fascista14. Pero el diplomático leal a la República aguantó hasta que las relaciones oficiales se vieron cortadas por decisión de Portugal. En sus informes, el embajador español dejó constancia del vendaval propagandístico de la prensa portuguesa, que dio rienda suelta a sus ansias de denigrar al gobierno de Madrid en apoyo de los insurgentes :

  • 15 ARH/FLG, 538-50-3/4. Informe del embajador de España al ministro de Estado, s.d. (agosto de 1936), (...)

« (...) La prensa portuguesa se ha empleado a fondo desde el primer día de la insurrección atacando furiosamente a todo lo que represente la legalidad republicana española y ensalzando hasta el infinito los generales y tropas insurrectas. La censura periodística, que en este país es estrechísima, tacha inexorablemente cualquier noticia que directa o indirectamente denote una situación favorable al Gobierno de Madrid y en cambio fomenta por medio de los censores que controlan cada periódico, toda la campaña de falsedades y ataques al gobierno legítimo que hasta hoy se ha desarrollado (...) »15

  • 16 El papel de Pedro Teotónio Pereira durante la Guerra Civil española fue extraordinariamente importa (...)
  • 17 Correspondência de Pedro Teotónio Pereira para Oliveira Salazar (1931-1939), op. cit., documentos n (...)

10A pesar de esta hostilidad hacia el Estado español, Pedro Teotónio Pereira, amigo personal y ministro de Comercio e Industria de Salazar,16 que sería posteriormente nombrado embajador portugués en España, creyendo que el Alzamiento no tendría éxito, recomendó al dictador portugués ayudar al gobierno democrático de Madrid a los pocos días del estallido bélico17. Creía que esta actitud sería una buena oportunidad para acabar con los recelos y las insidias en las relaciones peninsulares. Pereira propone difundir un comunicado de solidaridad con el pueblo español en el que el gobierno portugués ofrece su ayuda militar a Madrid. El comunicado propuesto por Pereira decía lo siguiente :

  • 18 Idem, documento 27a, p. 47.

« A Nação portuguesa vem assistindo com dôr sincera ãos acontecimentos que enchem de luto a vida da Espanha e faz todos os votos para que a nação irmã regresse em breve a uma vida de paz e harmonia entre os seus cidadãos. Certamente o Governo de Madrid não tem conhecimento dos actos de banditismo que ha alguns dias veem sendo cometidos em algumas localidades da provincia de Badajoz e que teem tranzido de horror e indignação as populações portuguesas da zona fronteiriça. (...) O Governo português não podendo assistir com indiferença - dados os laços profundos que unem Portugal ao povo espanhol - a acontecimentos da natureza daqueles a que acima se refere, está na disposição de oferecer ao Governo de Madrid e sob a fiscalização do seu adido militar em Lisboa, os elementos militares necessários para restabelecer imediatamente a ordem naquela região e entregar a mesma às autoridadaes que o Governo espanhol para ali enviar. »18

  • 19 Idem, documento nº 27c, p. 54.
  • 20 SWARTZ, Fernando, La internacionalización de la Guerra Civil española (julio de 1936-marzo de 1937)(...)

11Pero como la propuesta era meramente coyuntural, ligada al fracaso del golpe rápido que pretendían realizar los militares rebeldes, Pereira cambió automáticamente de opinión al ver que los sublevados avanzaban hacia Madrid. Entonces, trazó un plan de apoyo urgente a los franquistas, convencido de que la única salida que había para la supervivencia del Estado Novo era precisamente ésa : ponerse del lado de los golpistas : « (...) Afirmo que nada nos livra já de uma ofensiva, de uma guerra do governo comunista espanhol, se este vencer e esmagar o exército. Dificilmente, muito dificilmente, só por milagre, podemos suportar esse ataque. Ao passo que, se o conflito se establecesse agora, apoiados no exército espanhol, a vitória para nós seria provável », decía el ministro luso19. Salazar iba a preferir jugárselo « todo a una carta », según la expresión de Fernando Schwartz20.

  • 21 Ibídem.

12El plan de Pereira desglosado por puntos proponía cerrar la embajada portuguesa en Madrid, expulsar inmediatamente al embajador español en Lisboa, nombrar un comisario financiero secreto para asesorar a los facciosos en sus compras de armamento, acusar a Madrid en la Sociedad de Naciones por proporcionar armas a los comunistas que proponen la anexión de Portugal (sic), hacer propaganda en otros países a favor de los rebeldes alegando « legítima defensa » y movilizar al ejército portugués. Pero como para llevar a cabo este ambicioso plan era necesario crear un clima de apoyo popular al gobierno, Pereira propuso estimular la movilización social por medio de una campaña de propaganda. Según sus propias palabras era imprescindible « (...) organizar a preparação do espirito público para os acontecimentos, num sentido de defeza nacional anti-comunista e anti-iberista (...) »21.

  • 22 En el Arquivo del Ministério do Interior (Arquivos Nacionais Torre do Tombo), concretamente en los (...)
  • 23 Correspondência de Pedro Teotónio Pereira para Oliveira Salazar (1931-1939), op. cit., documento nº (...)
  • 24 Ibídem.

13Los acontecimientos que se sucedieron tuvieron mucho que ver con este proyecto del ministro de Comercio e Industria, como se podrá comprobar a lo largo de este trabajo. Para Pedro Teotónio Pereira, era urgente extender la telaraña de propaganda anti-Madrid, anti-comunista, a todos los rincones del país para evitar que los opositores, los denominados reviralhistas, aprovechasen la Guerra Civil española para prender la mecha de una revolución social en Portugal. La preocupación del régimen por el « contagio comunista », se convirtió en una obsesión durante toda la guerra. Su red de confidentes era infinita. Por todo el país, había agentes al servicio del Estado Novo pertenecientes a los organismos corporativos, que alertaban inmediatamente a las fuerzas de seguridad en cuanto percibían alguna señal de propaganda reviralhista o favorable al bando leal español. La propaganda clandestina fue, en este sentido, sistemáticamente perseguida y castigada. En Portugal, durante la Guerra Civil española circularon algunos periódicos de resistencia anti-fascista cuya atención informativa al conflicto español era preferente, con llamamientos a la rebelión contra la dictadura portuguesa para apoyar a los “hermanos” de España. Periódicos como Avante, Barricada, Solidariedade, entre otros, atacaron al Estado Novo por su apoyo al fascismo español22. « (...) É precisso que eles sintam por toda a parte um pulso de ferro. A propaganda assume, porém, tais proporções que me convenço que isto vai com uma verdadeira mobilização das forças sãs do Pais e com uma forte contra-ofensiva antes que a deles tome corpo », escribe Pereira el 9 de septiembre a Salazar23. En la misma carta, le informó que su ministerio concedió una subvención de 100.000 escudos a la Federação Nacional de Alegria no Trabalho (FNAT) para el adoctrinamiento político anti-comunista de los operarios portugueses24.

  • 25 Dez Anos de Política Externa..., op. cit., documento nº 39, p. 28. Telegrama nº 69 del Secretário G (...)
  • 26 El diario República, dirigido por Ribeiro de Carvalho, era el único eco, controlado, de disidencia (...)
  • 27 Boletim de Registo e Justificação de Cortes, nº 169, 22/07/1936. AMI-GM/ANTT, M 482, C 35.

14Las quejas del gobierno de la II República por la actitud de los medios de comunicación portugueses fueron constantes25. Pero sirvieron de muy poco. Al servicio de los intereses del salazarismo y el franquismo, los periódicos lusos de referencia defendían a los sublevados, haciendo una intensa campaña contra el gobierno legítimo español. Por más que Nicolás Sánchez-Albornoz intentó hacerse oír por la opinión pública portuguesa, la censura le obligó al silencio. Así, la entrevista concedida el 22 de julio de 1936 al diario República (crítico con el salazarismo que funcionaba como una especie de válvula de escape para canalizar la oposición al régimen), fue suprimida por los censores26. En ella, el diplomático republicano hacía afirmaciones que resultaron muy molestas a Salazar por su ataque, precisamente, al régimen de censura previa y sus elogios a la resistencia del República27. El embajador republicano español advertía a la opinión pública portuguesa sobre la manipulación de los medios de comunicación lusos sobre lo que ocurría en España :

« (...) Desejaria pôr em guarda a opinião pública portuguêsa contra as informações tendenciosas que se tem dado em Portugal sôbre a situação da minha Pátria. Mas estou seguro de que os amigos de Espanha não acreditam nesses boatos, cuja origem é tão conhecida que não vale a pena acentuar demasiadamente

  • 28 Boletim de Registo e Justificação de Cortes, nº 169, 22/07/1936. AMI-GM/ANTT, M 482, C 35.

(...) - Diga que estou ainda muito sensibilizado com a atitude do “República” cujos esforços para nos dar notícias exactas de Espanha são evidentes. E diga ainda que como representantes da República Espanhola acreditado em Portugal me cumpre agradecer e pôr em destaque os honestos esforços do seu jornal para informar os seu leitores. »28

  • 29 O Século, nº 19 520, 19-07-1936, p. 1.
  • 30 Véanse, entre otros : A Voz, nº 3386, 26-07-1936, p. 8 ; idem, nº 4341, 29-04-1939, p. 1 ; Diário d (...)
  • 31 PRESTON, Paul, Franco. Caudillo de España, Barcelona , Grijalbo, 1994, p. 195.
  • 32 VILA SAN JUÁN, J. Luis, Enigmas de la Guerra Civil española, Barcelona, Ediciones Nauta, Círculo de (...)

15En cambio, tres días antes, sí fueron permitidas las declaraciones del general faccioso José Sanjurjo a O Século a favor de la revuelta en España, manifestando entonces el conocido como León del Riff que « (...) o movimento militar espanhol corresponde a um estado de opinião do país, que não pode manifestar-se de outro modo. O Exército, que partilha dos sentimentos da nação e é a única fôrça organizada que ainda existe em Espanha, viu-se obrigado a pôr termo a um estado de coisas absolutamente intoleravel » (cursiva en el original)29. Sanjurjo, además de líder de la rebelión militar y exiliado en Estoril, era uno de los personajes españoles más admirados por la prensa salazarista30. A su muerte, algunos diarios le rindieron un fraternal homenaje. Su fallecimiento, como consecuencia de un accidente aéreo el 20 de julio de 1936, cuando pretendía unirse a los facciosos en territorio español, siempre se atribuyó al probable fallo mecánico o al exceso de carga de la avioneta31. La hipótesis del atentado, barajada en algunas ocasiones, nunca se pudo sostener por falta de pruebas, a pesar de que se llegó a atribuir a los anarquistas portugueses32.

  • 33 Archivo General de la Administración (AGA), Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 417 del embajador r (...)
  • 34 AGA, Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 472 del embajador rebelde en Lisboa al ministro de Asuntos (...)
  • 35 AGA, Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 444 del encargado de Negocios rebelde al ministro de Asunt (...)
  • 36 AGA, Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 443 del encargado de Negocios rebelde al ministro de Asunt (...)
  • 37 PORTELA, Artur, Nas Trincheiras de Espanha, Lisboa, Parceria António Maria Pereira, 1937, p. 14.
  • 38 Diário de Lisboa, nº 4911, 20-07-1936, p. 3, 3ª edición.
  • 39 Diário de Lisboa, nº 4926, 04-08-1936, p. 1.
  • 40 OLIVEIRA, César, Salazar e a Guerra..., op. cit., p. 212.
  • 41 Comércio do Porto, nº 278, 23-10-1936, p. 2.
  • 42 O Século, nº 20 120, 24-03-1938, p. 9.

16Durante las primeras semanas de guerra, algunos diarios portugueses realizaron varias ediciones. Según los informes elaborados por el que fue embajador franquista en Lisboa a partir de mayo de 1938 y hermano del general Franco, Nicolás Franco, y su encargado de Negocios, Álvaro Seminario, el Diário de Notícias tenía una tirada diaria de 120.000 ejemplares,33 O Século alcanzaba los 100.000,34 A Voz, alrededor de 25.00035 y Novidades 20.00036. Estas amplias tiradas se explicarían porque miles de ejemplares de periódicos eran enviados al territorio en poder de los rebeldes españoles, tanto a las zonas fronterizas como a las capitales de provincia no limítrofes como Ávila, Valladolid o A Coruña. Según el enviado especial a España del Diário de Lisboa Artur Portela, los periódicos portugueses eran “ávidamente procurados” en Salamanca, poco después de la conquista de los sediciosos37. Noticia confirmada por Norberto Lopes, otro de los periodistas enviados por el Diário de Lisboa a la guerra, quien el 20 de julio escribía : « (...) Nas estações ferroviárias formam-se grupos que lêem ávidamente os jornais portugueses, pois os espanhóis limitam-se a publicar notas oficiosas fornecidas pelo Governo e pelas autoridades militares de Madrid »38. Quince días después, Norberto Lopes volvió a referirse al interés de los españoles por la prensa portuguesa, que llegaba a los pueblos más importantes de las provincias fronterizas con gran rapidez39. Varios periódicos, principalmente el Diário da Manhã, O Século y el Diário de Notícias, así como otras publicaciones de carácter nacionalista como Alma Nacional, fueron ampliamente distribuidos en España. Por tanto, la prensa portuguesa no realizó únicamente una “cobertura externa” de los facciosos, como apunta César Oliveira,40 sino que su influencia se extendió al territorio nacional español, “interviniendo” en suelo español a favor de los franquistas. En algunos casos, como por ejemplo en Galicia, la popularidad de las cabeceras portuguesas fue notable. El Comércio do Porto afirmaba el 23 de octubre de 1936 que los periódicos portugueses tenían en la región gallega « (...) larga venda e benévola aceitação que traduz honrosa preferência a todos os jornais estrageiros (...) »41. O Século llegó incluso a incluir en sus páginas anuncios publicitarios de comerciantes de varias ciudades gallegas, a las que dedicó algunos reportajes especiales sobre los logros sociales conseguidos por la Falange Española42.

II - El corte de las relaciones diplomáticas entre el Estado Novo y la II República

  • 43 Dez Anos de Política Externa. A Nação Portuguesa durante a Segunda Guerra mundial (1936-1947), op.  (...)

17El corte de las relaciones diplomáticas entre el Estado Novo y la II República sobrevino por una serie de circunstancias derivadas del estallido de la Guerra Civil española que resultaron ofensivas para el gobierno portugués y a las que la prensa lusa le dio la oportuna difusión. Salazar encontró « excusas » suficientes para suspender las relaciones diplomáticas. En principio, antes de que los rebeldes franquistas se hiciesen con toda la línea fronteriza con Portugal, a mediados de agosto de 1936, tras la conquista de Badajoz, el gobierno luso advirtió al español de supuestas vulneraciones de la soberanía nacional portuguesa durante los combates próximos a la frontera entre ambos ejércitos. Hechos sobre los que no recibieron una explicación « satisfactoria » de Madrid43.

  • 44 Ibíd.
  • 45 DELGADO, Iva, op. cit., pp. 74-81 ; OLIVEIRA, César, Salazar..., op. cit., pp. 190-201.

18El gobierno legítimo español reconoció su incapacidad para hacer las investigaciones oportunas en aquellos momentos, ya que los territorios fronterizos quedaron en poder de los facciosos44. A este motivo se sumaron otras quejas oficiales de Salazar, relacionadas con la supuesta aprehensión de correspondencia diplomática, un incidente con el buque de guerra portugués Nyassa, supuestas antipatías hacia el cuerpo diplomático portugués acreditado en España y las acusaciones de Sánchez-Albornoz contra el gobierno del Estado Novo. Pero lo que precipitó la ruptura diplomática de Salazar fue la decisión del gobierno de Madrid de presentar ante el Comité de Londres, a principios de octubre de 1936, pruebas de la intervención portuguesa, alemana e italiana en España. El fin de las relaciones, de todas formas, venía a confirmar lo que ya era evidente : el irrefrenable deseo del gobierno del Estado Novo de retirar el reconocimiento implícito del derecho legítimo de la II República a defenderse del golpe militar, para poder actuar así con mayor coherencia en los foros internacionales en contra del gobierno español elegido democráticamente45.

  • 46 Dez Anos de Política Externa..., op. cit., documento nº 526, pp. 508-512. Nota nº 27, proceso nº 28 (...)
  • 47 ROSAS, Fernando, « A Guerra Civil de Espanha na Sociedade das Nações. Salazar, ministro dos Negócio (...)
  • 48 Diário de Notícias, nº 25 397, 18-10-1936, p. 1.
  • 49 Ibíd.
  • 50 Ibíd.
  • 51 Diário da Manhã, nº 1 982, 24-10-1936, p. 1.

19Las consecuencias políticas del corte oficial de relaciones diplomáticas,46 agravó aún más el panorama diplomático de la II República, porque a partir de entonces Portugal pasó a establecer un contacto fluido con el gobierno de Burgos. En una acertada expresión de Fernando Rosas, Salazar se convertiría de facto en el ministro de Asuntos Exteriores de Franco,47 aunque el reconocimiento de jure del nuevo gobierno español no se produjo hasta el 28 de abril de 1938. A partir de entonces, la prensa portuguesa se transforma en el adalid de la opinión pública mundial contra los « vermelhos » de Madrid. El 18 de octubre de 1936, cinco días antes del fin de las relaciones con la II República, el Diário de Notícias hizo un minucioso relato, ilustrado con la foto del embajador ruso en Madrid, sobre las « miseráveis campanhas do marxismo espanhol contra Portugal »48. Recordaba la conspiración de Manuel Azaña con los emigrados políticos portugueses para « bolchevizar » la Península Ibérica desde la plataforma de la asociación madrileña Amigos de Portugal, instigados, según el diario, desde la prensa « marxista »49. Sus comentarios periodísticos atacaban la campaña de « mentiras » del gobierno de Madrid contra Portugal y los insurgentes españoles. Y también criticaba la actitud pasiva del embajador español en Lisboa ante la propaganda de la prensa española contra el Estado Novo, mientras éste disfrutaba del sosiego lusitano : « (...) [El embajador español] passeia livremente pela nossa capital, satisfeito, por certo, de assim se ver longe de aquele terror “vermelho” (...). Porque não desmente o sr. embaixador de Espanha em Lisboa, como legítimo representante do seu Governo, as miseráveis atoardas espalhadas sobre Portugal em Madrid, Barcelona, Alicante e outras terras onde ainda flutua a bandeira bicolor (...) ? », se preguntaba el Diário de Notícias (cursiva en el original)50. Por su parte, el Diário da Manhã, calificó de « inevitável » la suspensión de las relaciones entre los dos gobiernos, apuntando que sería « indecoroso » no poner fin a aquella situación. Por eso, decía el editorial del órgano de la União Nacional el 24 de octubre, « (...) o Govêrno tem a absoluta certeza de que a Nação aprova incondicionalmente a sua decisão, disposta a correr todos os riscos e a suportar todos os sacrifícios para a sustentar como, onde e até onde fôr preciso ! »51. El Diário da Manhã publicó tres días después la foto de Claudio Sánchez-Albornoz disponiéndose a embarcar en el barco Almada Star camino de Francia, junto a la nota oficial entregada por el ministro de Negócios Estrangeiros, Armindo Monteiro, al diplomático español, en el que se le anunciaba que debía abandonar Portugal. El Diário da Manhã elogió la firme actitud patriótica del gobierno, mientras llamaba traidores a los que apoyaran a Madrid :

  • 52 Diário da Manhã, nº 1 985, 27-10-1936, p. 1.

« O sr. Ministro dos Negócios Estrangeiros falou a única linguagem que usa o Govêrno de Portugal - a linguagem da verdade, a linguagem da dignidade nacional !. (...) Seria, na verdade, trair o sentimento e o interesse nacional, não querer ver na resolução tomada a única atitude digna do Govêrno dum País como Portugal. Se há alguém que ouse pensar diferentemente, é porque não pensa, procede ou vive como português, mas como traidor ou estrangeiro dentro da própria Pátria. Pensar como os marxistas de Madrid e já não ser português - é ser contra Portugal ! ».52

  • 53 A Voz, nº 3 475, 24-10-1936, p. 1.
  • 54 Idem, nº 3 489, 7-11-1936, p. 1.
  • 55 Ibíd.

20A Voz apoyó « sem hesitação »53 el corte de las relaciones al tiempo que intentó rebatir la « legitimidad democrática » de la II República, argumentando que las elecciones de febrero de 1936 habían sido un fraude y que el Frente Popular había obtenido muchos votos prometiendo la independencia del País Vasco y Cataluña (sic)54. Además, hacía un particular balance del gobierno español, aportando una estadística de sus « logros ». A Voz evaluó el período del gobierno de las izquierdas españolas cuantificando en 178 el número de incendios terroristas, 199 saqueos a iglesias y 700 tiroteos callejeros : « (...) Formidável balanço da mentirosa legitimidade do Govêrno da Frente Popular (...) » (cursiva en el original), concluía la cabecera católica55. O Século aplaudió también la decisión de Salazar contra la « crápula comunista » mientras aguardaba la llegada de un nuevo embajador de España, de la España « nacional » :

  • 56 O Século, nº 19 619, 27-10-1936, p. 1.

« (...) Essa sanção aplaude-a o país, apoina-na todos os portugueses que nem querem ser escravos de Moscovo, nem ver o prestígio nacionaldeminuido. Esclareceu-se uma situação incompatível com a nossa dignidade de povo livre e honrado. Ainda bem. Já saiu de Portugal o embaixador do sr. Azaña junto do Govêrno português. Dentro em pouco virá outro. E será êsse o verdadeiro representante da Espanha redimida. »56

  • 57 Diário de Lisboa, nº 5 008, 26-10-1936, pp. 4 y 5.
  • 58 Comércio do Porto, nº 287, 1-11-1936, p. 1.

21El Diário de Lisboa es el que más espacio dedicó a la marcha del embajador español, en cuya noticia había un cierto lamento. Pero, en cambio, el artículo editorial, titulado « Uma atitude », justificó la actitud del gobierno portugués por la fuerte división de España57. El Comércio do Porto publicó algunas cartas de asociaciones y organismos corporativos dirigidas a Salazar en las que demostraban su incondicional apoyo a la política seguida por Lisboa respecto de la España leal58. Además, reprodujo un elogioso editorial del Faro de Vigo por el comportamiento diplomático de la nación vecina, del que el Comércio do Porto se muestra orgulloso ante sus lectores, titulando el texto con el lema « Portugal, exemplo das Nações » :

  • 59 Comercio do Porto, nº 289, 03-11-1936, p. 1.

« (...) Á diplomacia portuguesa somos, também, em grande parte, devedores do fracasso das hipócritas manobras com que preparavam a traidora intervenção nos nossos assuntos certos poderes exóticos ligados á “Frente Popular”. É verdade que outros Estados têm contribuido para o malogro desses sinistros projectos, porém, a atitude de Portugal tem importancia decisiva dada a sua vizinhança com a Espanha e a clareza e desassombro com que foi exposta. Esta conduta acaba de definir-se e caracterizar-se com a resolução tomado pelo Govêrno do dr. Oliveira Salazar de romper as relações diplomáticas que ainda vinha sustentando com aqueles que falam em nome da legalidade que unicamente existe nas suas imaginações. O documento em que se consigna esta resolução é notabilíssimo pela concessão dos factos em que se funda e pela forma como se qualifica. Põe-se, nêle, em evidência, a absoluta falta de autoridade do Ministério de Azaña sobre os elementos que deveriam obedecer-lhe. Portugal teve de defender como Espanha, e ao lado desta, a sua independencia ameaçada no século passado por um invasor que menospresava as nossas glórias e ria das nossas crenças e tradições. Um perigo identico se apresenta ãos dois povos irmãos, ainda que a sua origem seja distinta. »59

III - La propaganda en la calle : los « actos patrióticos » de apoyo a Salazar

  • 60 Diário da Manhã, nº 1989, 31-10-1936, p. 1.
  • 61 Idem, pp. 1 y 8.

22La campaña de propaganda anti-comunista contra el gobierno español no utilizó solamente los medios de comunicación, sino que la orquestación fue acompañada también de celebraciones y actos populares de homenaje a la política exterior del Estado Novo, a los que la propia prensa les daba la máxima resonancia pública. El corte de las relaciones con Madrid fue motivo de una gran manifestación de agradecimiento al dictador, por su resuelta y decidida actitud frente a España, que los organismos corporativos y el Diário da Manhã se encargaron de convocar para la noche del 31 de octubre : « (...) O país inteiro vibra de orgulho e entusiasmo neste momento histórico em que o Govêrno do Estado Novo defende com desassombro e galhardia o bom nome de Portugal perante as insólitas agressões de dos Govêrnos de Moscovo e Madrid », decía el día de la « manifestação patriótica » el órgano salazarista,60 que hace un llamamiento para que toda la sociedad portuguesa se dé cita en Lisboa para proclamar su derecho a defenderse contra los ataques del « comunismo español »61.

  • 62 Idem, p. 1.
  • 63 Diário da Manhã, nº 1990, 01-11-1936, p. 8.
  • 64 Ibíd.

23El cortejo discurrió por las calles lisboetas de acuerdo con un plan oficial y un orden preestablecido. Todo salió según las directrices marcadas por los propios estamentos oficiales. El Diário da Manhã, que ofrecía todos los detalles sobre su organización, advertía a sus lectores que « (...) é indispensável a maior pontualidade e acatamento ás indicações da comissão (...) »62. Los manifestantes recorrieron las principales calles de Lisboa en medio de una programada parafernalia paramilitar, con centenares de miembros de la Mocidade Portuguesa, la Legião Portuguesa, la União Nacional y diversos organismos corporativos uniformados y portando pancartas y banderas contra el gobierno de Madrid y a favor de Salazar. Luego, acudieron a la Praça do Comércio, donde el Presidente do Conselho, después de escuchar el mensaje de apoyo del « pueblo » portugués en boca del comandante de la Mocidade Portuguesa, Francisco José Nobre Guedes, representante « electo » de la multitud allí congregada, se dirigió a todo el país, gracias a la retransmisión en directo realizada por la Emissora Nacional. La plaza, abierta al Tajo, estaba perfectamente iluminada63. Para que hubiese luz suficiente, varios barcos de guerra anclados en el río proyectaban potentes focos sobre el lugar. Antes de la llegada de Salazar, hubo lanzamiento de fuegos de artificio y se cantaron los himnos patrióticos64. El discurso de Salazar se publicó íntegramente en la mayoría de los diarios portugueses. En su alocución, el dictador declaró su deber de proteger el país frente a las amenazas contra la independencia nacional procedentes del gobierno español, por lo que defendía el derecho a realizar las « campanhas diplomáticas » contra Madrid en Europa :

  • 65 Véase el discurso completo de Oliveira Salazar in Dez Anos de Política Externa..., op. cit., docume (...)

« (...) Terminaram vitoriosamente as últimas campanhas diplomáticas e, com isso, nos devemos regosijar ; mas sôbre a minha alma insatisfeita uma pequena nuvem paira ainda, porque se por aqueles triunfos se pode aferir a excelência dos nossos princípios, também infelizmente pela sua pretensa novidade, se pode medir um pouco a decadência moral da Europa, contra que ainda a mêdo de nalguns se reage. Que fizemos ou fazemos que não possa ou não deva ser feito em toda a parte ? (...). Confesso que me dõeu êste último e forçado acto da nossa política externa : nós e a Espanha somos dois irmãos, com casa separada na Península, tão vizinhos que podemos falar-nos das janelas, mas seguramente mais amigos porque independentes, e ciosos da nossa autonomia. Como peninsulares, episódicos inimigos e constantes colaboradores nas descobertas e divulgação da civilização ocidental, cobrem-nos de luto as desgraças e horrores da sua guerra civil, sentimos como nossas as perdas do seu património material e artístico, o derramamento do seu sangue, o trágico desaparecimento de alguns dos seus maiores valores ; e parece-nos que alguma coisa se quebrou -embora confiemos não ser por muito tempo - dêstes laços que á Espanha nos ligavam. Mas as realidades eram dolorosas e espressivas demais para sôbre elas se asentarem relações com algum sentido ; nem vimos outro meio de mantermos dentro do direito senão evitar que tombe em pura ficção o responsabilizar pelas faltas cometidas os que perante o Mundo se apresentam tendo a autoridade e a força efectiva suficientes para o fazerem acatar (...) ».65

  • 66 Diário da Manhã, nº 1 990, 1-11-1936, p. 8.
  • 67 Diário de Notícias, nº 25 411, 1-11-1936, pp. 1 y 4.
  • 68 Diário da Manhã, nº 1 989, 31-10-1936, p. 1.

24El Diário da Manhã interpretó, al día siguiente, que el pueblo « (...) pôs-se ao serviço do Chefe para que este o guie e faça do sacrifício da sua vida a grandeza e imortalidade da Pátria. »66 El Diário de Notícias cifró la asistencia a la manifestación en 50.000 personas67. Y el Diário da Manhã publicó durante varios días una lista interminable con los nombres de cientos de personas que quisieron hacer constar su respaldo público a la política internacional del gobierno68.

25La manifestación de Lisboa tuvo su réplica en Oporto pocos días después, el 5 de noviembre de 1936. Para convocar a todos los portugueses, la União Nacional y las demás instituciones corporativas difundieron pasquines y carteles por toda la ciudad con textos como el siguiente :

  • 69 Idem, nº 1 993, 04-11-1936, p. 1.

« 1) “Se és pela desordem - Pelos assaltos - Pelo crime - Pelo incêndio comunista, não vás a manifestação da quinta-feira”. 2) Homens do Porto !. Cumpri o vosso dever. Manifestai na quinta-feira o vosso aplauso de bons portugueses ao melhor dos portugueses ! 3) Estudantes !. Vós que sois a vanguarda da Pátria, estai com ela na manifestação da quinta-feira. 4) Portugueses : o povo do Porto e de todo o Norte de País, através da União Nacional, vai na próxima quinta-feira exprimir o Govêrno a sua gratidão e aplauso pela sua digna e enérgica atitude no presente momento internacional. Ninguém pode, nem deve faltar, a esta grandiosa manifestação que se realizará pelas 21 e 30. Operários, estudantes, povo do Porto, é necessário gritar bem alto a nossa admiração por Salazar. »69

  • 70 Idem, nº 1 995, 06-11-1936, p. 1.

26El « acto patriótico » de Oporto tuvo una cobertura periodística similar a la realizada en Lisboa. La manifestación se inició en la Praça da Batalha y la Rua Alexandre Herculano, para continuar después por las calles Santa Catarina, Rodrigues da Fonseca, Sá da Bandeira, Praça da Liberdade, Avenida do Aliados y, finalmente, Praça do Município, donde intervinieron el escultor Teixeira Lopes y el ministro del Interior, Mário Pais de Sousa, quien dijo que la raza portuguesa era la raza de un pueblo fuerte, a imagen y semejanza de Salazar y que, por lo tanto, estaba predestinado a civilizar el mundo70. Acorde con el mensaje de Pais de Sousa, durante el desfile salazarista, los miembros de los estamentos corporativos del Estado Novo distribuyeron un manifiesto dirigido a los trabajadores, a los que se pedía el reconocimiento público por la magna obra política y social de Salazar :

  • 71 Ibíd. Al poco tiempo, el dictador portugués decidió tomar él mismo las riendas de la política exter (...)

« A gloriosa epopeia da nossa Pátria, cantada e glorificada em todo o Mundo pelo génio conquistador e colonizador dos Lusitanos, revive na hora presente, no hino de rendenção e soberania, que todos vós ireis cantar, perante os ilustres membros do Govêrno da Nação pelo Portugal Grande, que êles tão digna e galhardamente representam ! (...) Em oração, no altar da Pátria, em grito de guerra, no campo de luta, aclamemos o seu nome, como canto de vitória : Salazar !. Salazar ! Salazar ! »71

Conclusiones

27Las relaciones peninsulares entre el gobierno del Estado Novo salazarista y la II República española fueron extraordinariamente difíciles y complejas. Tanto Lisboa como Madrid desearon un cambio de sistema político en el país vecino para favorecer unas relaciones ibéricas que, en los años previos a la Guerra Civil española, estaban basadas en la desconfianza mutua. En este contexto de inestabilidad política entre el régimen autoritario del Estado Novo y la democracia republicana española, las elecciones de febrero de 1936, en las que venció el Frente Popular, agudizaron la tensión ya existente. Para protegerse de posibles contagios y revueltas reviralhistas estimuladas por los exiliados políticos portugueses en España, por los planes iberistas de algunos partidos y, sobre todo por el « comunismo », con el que se identificaba al gobierno republicano, el salazarismo desarrolló una intensa campaña contra la democracia española.

28Los roces entre el sistema republicano español y la dictadura portuguesa derivaron en una intensa campaña de propaganda del Estado Novo contra el llamado nuevo perigo espanhol, al que atribuía ambiciones territoriales sobre Portugal. Cuando estalla la Guerra Civil española, Salazar decide ponerse del lado franquista en la creencia de que la fundación de un régimen autoritario en España garantizaría la supervivencia de su proyecto político en Portugal. En esta situación, el salazarismo utilizó todos los instrumentos diplomáticos y mediáticos a su alcance para favorecer los intereses de los golpistas españoles. La prensa, especialmente los diarios de referencia de Lisboa y Oporto, como el Diário de Notícias, O Século, A Voz, Diário de Lisboa o el Comércio de Oporto se convirtieron en unos magníficos altavoces propagandísticos al servicio de la causa del general Franco en España. Con un lenguaje patriótico cargado de apelaciones constantes a la unidad nacional y alabanzas a las gestiones diplomáticas de Salazar en defensa de los intereses franquistas, su principal argumento contra la II República se fundamentaba en la idea de que el gobierno legal español era un satélite de Moscú que pretendía exportar a la Península Ibérica el llamado terror vermelho.

29A pesar del esfuerzo del embajador español en Lisboa por evitar la ruptura en las relaciones peninsulares, el gobierno de Salazar cortó las mismas el 23 de octubre de 1936 para poder actuar con más margen de maniobra contra la II República. A partir de entonces, la colaboración estratégica con Franco se hizo más estrecha y la campaña anti-comunista más intensa. Además de la acción diplomática y radiofónica, algunos periódicos portugueses fueron incluso distribuidos en diversas ciudades españolas como órganos de propaganda del franquismo. Gracias a la acción directa de la censura y al aparato de propaganda del propio régimen, la prensa portuguesa ejerció un papel muy relevante como correa de transmisión de los mensajes oficiales del régimen salazarista y como legitimadora del golpe de Estado en España. La actuación de la prensa lusa y los servicios diplomáticos portugueses son, por tanto, claves para entender la dinámica política derivada del golpe militar en España, dentro el contexto ibérico, así como la respuesta del salazarismo para afianzar su poder y evitar la disidencia interna.

Haut de page

Notes

1 Léase a DELGADO, Iva, Portugal e a Guerra Civil de Espanha, Lisboa, Publicações Europa-América, s.d., 1980, pp. 74-81 ; y a OLIVEIRA, César, Salazar e a Guerra Civil de Espanha, Lisboa, Edições O Jornal, 2ª edición, 1987, pp. 86-122.

2 Sobre la naturaleza política de ambos regímenes y las relaciones luso-españolas, pueden leerse los siguientes libros : DE LA TORRE GÓMEZ, Hipólito, La relación peninsular en la antecámara de la Guerra Civil (1931-1936), Mérida, Uned, s.d., 1988, y REIS TORGAL, Luis, Estados Novos, Estado Novo, Coimbra, Coimbra University Press, 2009, 2ª edición.

3 OLIVEIRA, César, Portugal e a IIª República de Espanha (1931-1936), Lisboa, Perspectivas & Realidades, s.d., 1985.

4 PENA, Alberto, Salazar, a Imprensa e a Guerra Civil de Espanha, Coimbra, MinervaCoimbra, 2007.

5 Diário da Manhã, 23 de marzo de 1939, p. 1.

6 BORDA, João, A Revolta dos Marinheiros, Lisboa, Edições Sociais, 1974, pp. 18-31 ; GOMES, Varela, Guerra de Espanha. Achegas ao redor da participação portuguesa, Lisboa, Versus, 1987, pp. 94-97.

7 Portugal y la Guerra Civil de España. Documentos y notas, Lisboa, Ediciones del SPN, s.d., 1939, p. 29.

8 Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores (AMAE), RE-35, carpeta nº 42 (según método de registro antiguo). Oficio s/nº del embajador de España al ministro de Estado, 10/09/1936. In MARTÍN, José Luis (compil.), Claudio Sánchez-Albornoz. Embajador de España en Portugal (mayo-octubre 1936), Ávila, Fundación Sánchez-Albornoz, 1995, documento nº 23, pp. 145-148.

9 Archivo Rafael Heras/Fundación Largo Caballero (ARH/FLG), 536-50-1/1. Discurso de Claudio Sánchez-Albornoz ante el presidente de la República portuguesa, el general Óscar Carmona. s.d. (1936), in MARTÍN, José Luis (compil.), op. cit., documento nº 1, pp. 94-96.

10 PENA-RODRÍGUEZ, Alberto, « Sintonía de combate. La propaganda del Rádio Club Português en la Guerra Civil española (1936-1939) », in Historia Crítica, nº 58 (octubre-diciembre 2015), pp. 95-115. Doi : dx.doi.org/10.7440/histcrit58.2015.05

11 ARH/FLG, 536-50-1/3, in MARTÍN, José Luis (compil.), op. cit, documento nº 5, pp. 103-106.

12 AMAE, R-1031, expediente nº 111. Informe del embajador en Lisboa al ministro de Estado, 08/08/1936 ; idem, RE-35, carpeta nº 42. Informe de Claudio Sánchez-Albornoz para el ministro de Estado, 30/08/1936, in MARTÍN, José Luis (compil.), op. cit., documento nº 22, pp. 130-145.

13 ARH/FLC, 538-50-3/1, in Martín, José Luis (compil.), op. cit., documento nº 8, p. 109.

14 Claudio Sánchez-Albornoz se quedó prácticamente solo ante el peligro. Únicamente contaba con la ayuda del agregado militar, Manuel Golmayo, el secretario comercial y personal subalterno. Véase : ARH/FLC, 538-50-3/3. Oficio nº 361 del embajador de España al ministro de Estado, 08/08/1936, in MARTÍN, José Luis, op. cit., documentos nº 12 y 13, pp. 122-123. Manuel Golmayo pasó a ser considerado persona « non grata » por el gobierno luso, el 4 de agosto de 1936, por intentar organizar supuestamente una conspiración militar en territorio portugués. Consúltese : Dez Anos de Política Externa (1936-1947. A Nação Portuguesa e a Segunda Guerra mundial, Lisboa, Imprensa Nacional, vol. 4, 1964, documento nº 94, p. 76. Telegrama nº 93 del ministro dos Negocios Extranjeros al encargado de Negocios de Portugal en Madrid, 04/08/1936.

15 ARH/FLG, 538-50-3/4. Informe del embajador de España al ministro de Estado, s.d. (agosto de 1936), in MARTÍN, José Luis (compil.), op. cit., documento nº 26, p. 159.

16 El papel de Pedro Teotónio Pereira durante la Guerra Civil española fue extraordinariamente importante, no sólo como miembro del gobierno, sino también como propagandista. El 7 de diciembre de 1937 fue nombrado « agente especial » del Estado Novo ante el gobierno de Burgos y el 28 de abril de 1938, cuando Salazar reconoce de jure a las autoridades franquistas, se convierte en embajador portugués en España. Véanse los siguientes libros de Pedro Teotónio Pereira, Memórias. Postos em que servi e algumas recordações pessoais, Lisboa, Verbo, vol. 1, 1973, pp. 269-345 ; idem, vol. 2, 1973, pp. 17-208 ; Correspondência de Pedro Teotónio Pereira para Oliveira Salazar (1931-1939), Lisboa, Presidência do Conselho de Ministros, vol. 1, 1987 ; y A batalha do futuro. Organização corporativa, Lisboa, Livraria Clássica Editora, 1937.

17 Correspondência de Pedro Teotónio Pereira para Oliveira Salazar (1931-1939), op. cit., documentos nº 27 y 27a, pp. 46 y 47. Carta de P.T. Pereira a Oliveira Salazar, 29/07/1936 y comunicado adjunto.

18 Idem, documento 27a, p. 47.

19 Idem, documento nº 27c, p. 54.

20 SWARTZ, Fernando, La internacionalización de la Guerra Civil española (julio de 1936-marzo de 1937), Barcelona, Ediciones Ariel, 1971, p. 127.

21 Ibídem.

22 En el Arquivo del Ministério do Interior (Arquivos Nacionais Torre do Tombo), concretamente en los documentos del Gabinete do Ministro, se encuentran decenas de documentos que prueban la precoupación de las autoridades portuguesas por eliminar cualquier brote de apoyo al “comunismo” español. Véase : AMI-GM/ANTT, M 493, C 48.

23 Correspondência de Pedro Teotónio Pereira para Oliveira Salazar (1931-1939), op. cit., documento nº 28, p. 57. Carta del 05/09/1936.

24 Ibídem.

25 Dez Anos de Política Externa..., op. cit., documento nº 39, p. 28. Telegrama nº 69 del Secretário Geral del Ministério dos Negócios Estrangeiros al embajador de Portugal en Paris, 25/07/1936. También : Telegrama nº 43 del encargado de Negócios de Portugal en Madrid al ministro de Negócios Estrangeiros, 26/07/1936, p. 31.

26 El diario República, dirigido por Ribeiro de Carvalho, era el único eco, controlado, de disidencia respecto a la propaganda oficial del gobierno portugués, adoptando en ocasiones una postura de simpatía hacia el régimen español.

27 Boletim de Registo e Justificação de Cortes, nº 169, 22/07/1936. AMI-GM/ANTT, M 482, C 35.

28 Boletim de Registo e Justificação de Cortes, nº 169, 22/07/1936. AMI-GM/ANTT, M 482, C 35.

29 O Século, nº 19 520, 19-07-1936, p. 1.

30 Véanse, entre otros : A Voz, nº 3386, 26-07-1936, p. 8 ; idem, nº 4341, 29-04-1939, p. 1 ; Diário da Manhã, nº 1888, 21-07-1936, p. 1 ; idem, nº 1890, 23-07-1936, p. 8 ; idem, nº 2244, 20-07-1937, p. 1 ; y O Século, nº 19.757, 19-03-1937, p. 1.

31 PRESTON, Paul, Franco. Caudillo de España, Barcelona , Grijalbo, 1994, p. 195.

32 VILA SAN JUÁN, J. Luis, Enigmas de la Guerra Civil española, Barcelona, Ediciones Nauta, Círculo de Lectores, 1977.

33 Archivo General de la Administración (AGA), Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 417 del embajador rebelde en Lisboa al ministro de Asuntos Exteriores de Burgos, 15/10/1938.

34 AGA, Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 472 del embajador rebelde en Lisboa al ministro de Asuntos Exteriores de Burgos, 15/11/1936.

35 AGA, Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 444 del encargado de Negocios rebelde al ministro de Asuntos Exteriores de Burgos, 01/11/1938.

36 AGA, Exteriores, caja nº 6640. Oficio nº 443 del encargado de Negocios rebelde al ministro de Asuntos Exteriores de Burgos, 01/11/1938.

37 PORTELA, Artur, Nas Trincheiras de Espanha, Lisboa, Parceria António Maria Pereira, 1937, p. 14.

38 Diário de Lisboa, nº 4911, 20-07-1936, p. 3, 3ª edición.

39 Diário de Lisboa, nº 4926, 04-08-1936, p. 1.

40 OLIVEIRA, César, Salazar e a Guerra..., op. cit., p. 212.

41 Comércio do Porto, nº 278, 23-10-1936, p. 2.

42 O Século, nº 20 120, 24-03-1938, p. 9.

43 Dez Anos de Política Externa. A Nação Portuguesa durante a Segunda Guerra mundial (1936-1947), op. cit., documento nº 215, p. 194. Telegrama R-78 del ministro de Negocios Extranjeros al encargado de Negocios de Portugal en Londres, 25/08/1936.

44 Ibíd.

45 DELGADO, Iva, op. cit., pp. 74-81 ; OLIVEIRA, César, Salazar..., op. cit., pp. 190-201.

46 Dez Anos de Política Externa..., op. cit., documento nº 526, pp. 508-512. Nota nº 27, proceso nº 28/1. « Nota comunicando ao embaixador de Espanha a rotura das ralações diplomáticas entre Portugal e o seu país », 23/10/1936.

47 ROSAS, Fernando, « A Guerra Civil de Espanha na Sociedade das Nações. Salazar, ministro dos Negócios Estrangeiros do Governo de Burgos », História, nº 82 (1985), pp. 32-53.

48 Diário de Notícias, nº 25 397, 18-10-1936, p. 1.

49 Ibíd.

50 Ibíd.

51 Diário da Manhã, nº 1 982, 24-10-1936, p. 1.

52 Diário da Manhã, nº 1 985, 27-10-1936, p. 1.

53 A Voz, nº 3 475, 24-10-1936, p. 1.

54 Idem, nº 3 489, 7-11-1936, p. 1.

55 Ibíd.

56 O Século, nº 19 619, 27-10-1936, p. 1.

57 Diário de Lisboa, nº 5 008, 26-10-1936, pp. 4 y 5.

58 Comércio do Porto, nº 287, 1-11-1936, p. 1.

59 Comercio do Porto, nº 289, 03-11-1936, p. 1.

60 Diário da Manhã, nº 1989, 31-10-1936, p. 1.

61 Idem, pp. 1 y 8.

62 Idem, p. 1.

63 Diário da Manhã, nº 1990, 01-11-1936, p. 8.

64 Ibíd.

65 Véase el discurso completo de Oliveira Salazar in Dez Anos de Política Externa..., op. cit., documento nº 566, pp. 536-538. « Os grandes princípios da política exterior portuguesa. Suspensão das relações diplomáticas com a Espanha », 31 de octubre 1936.

66 Diário da Manhã, nº 1 990, 1-11-1936, p. 8.

67 Diário de Notícias, nº 25 411, 1-11-1936, pp. 1 y 4.

68 Diário da Manhã, nº 1 989, 31-10-1936, p. 1.

69 Idem, nº 1 993, 04-11-1936, p. 1.

70 Idem, nº 1 995, 06-11-1936, p. 1.

71 Ibíd. Al poco tiempo, el dictador portugués decidió tomar él mismo las riendas de la política exterior, asumiendo la cartera de Negócios Estrangeiros y enviando a Londres a su anterior titular, Armindo Monteiro, que pasó a ejercer como embajador en Inglaterra. Sobre Oliveira Salazar y Armindo Monteiro, véase : Fernando ROSAS, Júlia LEITÃO DE BARROS, y Pedro de OLIVEIRA, Armindo Monteiro e Oliveira Salazar. Correspondencia diplomática, Lisboa, Estampa, 1996.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alberto Pena-Rodríguez, « La prensa portuguesa ante la IIª República y la Guerra Civil Española : salazarismo, diplomacia y propaganda », El Argonauta español [En ligne], 13 | 2016, mis en ligne le 20 octobre 2016, consulté le 23 mai 2017. URL : http://argonauta.revues.org/2462

Haut de page

Auteur

Alberto Pena-Rodríguez

Universidad de Vigo

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org