Navegación – Mapa del sitio
Livraison juin: La prensa y el levantamiento militar del 18 de julio de 1936

La Vanguardia, el liberalismo conservador y catalanista con la II República

José Mª Sanmartí Roset

Resúmenes

A finales del S. XIX, La Vanguardia se convirtió en un periódico informativo y de masas, producido por una empresa familiar catalana, los Godó, que lo convirtieron en un negocio floreciente. En el primer tercio del S. XX se asentó en esta política y se adscribió a un liberalismo conservador y catalanista, muy marcado por los intereses y las tendencias de la alta burguesía barcelonesa y de muchos intelectuales y artistas vinculados al modernismo catalán y a la generación española del 14. Vio con buenos ojos la dictadura regeneracionista del general Primo de Rivera (1923-1930), y en abril de 1931 aceptó la II República, surgida democráticamente de las urnas. Durante esta etapa defendió siempre la legalidad republicana y las soluciones pactadas desde una óptica de derecha moderada y dialogante. Así, condenó tajantemente tanto el intento de golpe en Barcelona el 6 de octubre de 1934, como en las primeras horas el golpe militar de 18 de julio de 1936. Incautada el 21 de julio por el gobierno catalán, durante la Guerra Civil apoyó la causa republicana.

Inicio de página

Texto completo

La Vanguardia, como negocio familiar

  • 1 VVAA, La Vanguardia. Centenario, Barcelona, Ed. La Vanguardia, 1 de febrero 1981.
  • 2 Origen del Partido Liberal Fusionista en 1880.
  • 3 CALVET, Agustí, Història de La Vanguardia, París, Edicions Catalanes de París (reeditado en Barcelo (...)
  • 4 CAROL, Màrius, « La obra de cuatro generaciones de editores », in 1881. La Vanguardia, 125 años de (...)

1La Vanguardia nació asociada a un proyecto político, pero se desarrolló como un periódico de empresa con el fin de obtener beneficios económicos1. En efecto, en 1881 dos hermanos, Carlos y Bartolomé Godó Pié, procedentes de la ciudad catalana de Igualada, fundaron La Vanguardia como órgano de expresión en Cataluña del Partido Constitucional (o Liberal). Tenían intereses en la industria textil en expansión y se trasladaron a Barcelona primero y al País Vasco más tarde, dado que en Bilbao se había instalado un intenso comercio de fibras naturales. Allí se casaron y contactaron con el Partido Constitucional2, dirigido por Práxedes Mateo Sagasta3. A causa de la Tercera Guerra Carlista (1872-76) regresaron a Barcelona, donde reanudaron sus negocios textiles y los ampliaron al sector ferroviario. A través de esta vía empresarial entraron en contacto como socios e incluso como parientes con varias familias de la alta burguesía, entre las cuales se hallaban los Milá, mecenas del arquitecto Antoni Gaudí. Al mismo tiempo, prosiguieron sus actividades como miembros del Partido Liberal, optando a cargos en la administración local catalana. Ambos llegaron a ser diputados en Cortes por Igualada en los años 80 y 90 del siglo XIX4.

  • 5 Según los historiadores Rafael Tasis, Joan Torrent y Jean Michel Desvois, Jaume Andreu fue el funda (...)
  • 6 « La Vanguardia », in La Vanguardia, 1 de Febrero 1881, p. 2.
  • 7 VVAA, La Vanguardia. Centenario, Barcelona, Ed. La Vanguardia, 1 de Febrero 1981.

2Siguiendo una práctica corriente en aquella época, a raíz de unas elecciones municipales en Barcelona fundaron un periódico para la difusión de las ideas liberales. Su primer director fue Jaume Andreu5. Se trataba, pues, de un periódico de partido y de intención política, que salió a la calle por primera vez el 1 de febrero de 1881 con el subtítulo de Diario político y de avisos o noticias, pero añadiendo debajo que era el Órgano del Partido Constitucional de la Provincia6. Publicado íntegramente en castellano, su tirada se situó alrededor de los 1.000 ejemplares. Desde el primer momento La Vanguardia se centró en los temas municipales y ciudadanos, lo que le proporcionó unos fuertes vínculos con las clases dirigentes y los intereses de la población en unos momentos de gran expansión de la ciudad7.

  • 8 « A nuestros lectores », in La Vanguardia, 1 de Enero 1888, p. 1.

3La Vanguardia dio un gran giro en 1888 con motivo de la Exposición Universal de Barcelona. El domingo 1 de Enero de este año modificó su formato y su estructura y en lugar de venderse como un periódico de 24 páginas y tamaño reducido (203 x 131 mm), salió con un formato semejante al actual (440 x 290 mm), al precio de cinco céntimos y en edición de mañana y tarde. Eliminó el subtítulo de órgano del Partido Constitucional, y curiosamente también el de diario de avisos y noticias justo cuando entraba de lleno en esta especialidad. En consecuencia, se situó como un periódico moderado, conservador, plural y defensor de la Restauración borbónica y de la Constitución de 1876. Su editorial de presentación no ocultaba su admiración por el Time londinense, aunque « sería pretensión vana y ridícula » reproducir este modelo. Su propósito era textualmente « reflejar en primer término y con la mayor exactitud posible la vida de Barcelona, luego la de Cataluña, y por último, la de España entera, que constituyen las tres relaciones primordiales de nuestra existencia social »8.

  • 9 DOCUMENTACIÓN, « Fallece Modesto Sánchez Ortiz, director de La Vanguardia de 1888 a 1901 », in Heme (...)
  • 10 CASASÚS, Josep Mª, « Del origen a la revolución del hueco », in 1881. La Vanguardia, 125 años de vo (...)

4El impulsor de esta nueva estrategia empresarial fue el director Modesto Sánchez Ortiz (1888-1901), un periodista procedente del madrileño El Correo y un hombre de la confianza de Sagasta9. Además de proclamar la « imparcialidad y la severidad [frente a la corrupción] », el renovado diario anunciaba cuatro líneas de actuación : reorganización y profesionalización de la redacción ; colaboraciones de artistas y « escritores conocidos y reputados » ; servicios especiales para informar de los acontecimientos en Madrid y en las principales capitales de Europa ; y apertura de nuevas secciones sobre finanzas, comercio, literatura o política « para dar al periódico la variedad que el lector tiene derecho a exigir ». De este modo, siguiendo el modelo de la boyante prensa sensacionalista inglesa y francesa basado en que la información era un negocio, Modesto Sánchez abandonó la anterior trayectoria partidista y se adentró en otra de tipo empresarial y comercial, lo que exigía importantes inversiones y un gran aparato burocrático en la redacción y la administración. A partir de aquel momento, La Vanguardia se convirtió en un diario informativo y de servicios, tanto en lo periodístico como en la publicidad, destacando su sección de esquelas funerarias10. Es decir que se transformó en una gran empresa de propiedad familiar.

5Se mantuvieron las dos ediciones diarias hasta el 21 de febrero de 1890, día en que publicó en portada un largo manifiesto, en el cual exponía un nuevo plan de trabajo y su línea editorial. Además de reafirmar su profesionalización destinada a servir « al público, no al partido ni a la camarilla », proclamaba que

« nosotros no tenemos ni tendremos compromisos con ninguno. Sobre todos ellos colocamos el interés de la patria… y esta libertad de juicio en que estamos es una garantía de la imparcialidad con que trataremos de los hombres y de las cuestiones políticas ».

  • 11 « Las reformas de La Vanguardia », in La Vanguardia, 21 de febrero 1890, p. 1.

6En otro apartado del artículo defendía la idea de « una civilización catalana y en su nombre barcelonesa » insertada en Europa y en España, que pugna por ensanchar ambos límites y que iba a hallar sus « palpitaciones » en La Vanguardia. Y como « apenas hay rama de la ciencia, ni expresión del arte que no tenga en Barcelona o en Cataluña uno o muchos maestros con carácter propio » se comprometía a dar voz a todos aquellos « ilustres cultivadores del espíritu ». Por último, se comprometía a seguir la política exterior « con atención constante en los telegramas » y el estudio de los periódicos « mejor informados del mundo », como TheTimes, The New York Herald, La Gaceta de la Alemania del Norte, Le Temps, Il Dirito, O Comercio de Portugal, etc.11. Para ello se montó un servicio de corresponsalías, que se convertirían en uno de los signos de identidad del periódico.

  • 12 También algunos políticos, aunque muchos de ellos ya disponían de medios propios.
  • 13 SOTELO VÁZQUEZ, Adolfo, « Verdaguer, gran hombre de letras », in Culturas/ La Vanguardia, nº 680, ( (...)
  • 14 SOTELO VÁZQUEZ, Adolfo, « El arte de la concisión », in Culturas/La Vanguardia, nº 668, (11 de abri (...)
  • 15 SOTELO VÁZQUEZ, Adolfo, « Azorín entre nosotros », in Culturas/ La Vanguardia, nº 672, (9 de mayo 2 (...)
  • 16 PERMANYER, Lluís, « La ciudad y el diario que crecieron juntos », in 1881. La Vanguardia, 125 años (...)

7De acuerdo con esta estrategia Modesto Sánchez, bien asesorado por el crítico literario Joan Sardá, por un lado fortaleció los lazos con las clases dirigentes catalanas y con muchos intelectuales y artistas, y por otro amplió la información a los grandes focos mundiales. Rápidamente escritores, pensadores, pintores, músicos12… pasaron a colaborar con La Vanguardia, de manera que en distintos momentos fue incorporando la firma de intelectuales como los críticos Josep Yxart o Mario Verdaguer13, Narcís Oller, Frederic y Carles Rahola, Miquel Utrillo, Ramon Casas, Isidre Nonell, Santiago Rusiñol, Raimon Casellas , pero también de Emilia Pardo Bazán, Leopoldo Alas “Clarín”, Eduardo Gómez de Baquero “Andronio”14, Azorín15, Miguel de Unamuno o de un joven Pablo Ruiz Picasso. Fue uno de los impulsores del movimiento modernista, muy relacionado con las tendencias paralelas surgidas sobre todo en Alemania o en Francia16. Así, La Vanguardia reflejaba a Barcelona como una de las grandes capitales europeas, cosmopolita y con una vida cultural muy potente, que algunos, como Eduardo Mendoza, han denominado « la ciudad de los prodigios ».

  • 17 Dispuso de un sistema telegráfico propio, publicó fotos desde 1904 y un suplemento gráfico (Notas G (...)

8La renovación tecnológica17 y la ampliación de secciones obligaron a cambiar de nuevo de sede en septiembre de 1892 y en octubre de 1903, esta vez a la calle Pelai, donde ocuparía un edificio emblemático en el inicio del Ensanche barcelonés hasta abril de 2004.

  • 18 Diputado liberal en 1899, 1901, 1903 y 1905, fue nombrado conde por Alfonso XIII en 1916, siguiendo (...)
  • 19 BUSQUÉ, Jaume i BURSÓ, Lluís, « El Cànem, fàbrica dels Godó, presó franquista » , in L’Avenç, nº 38 (...)
  • 20 PEDRAZ, Manuel, « Una guerra, dos periodistas », in Culturas/La Vanguardia, nº , (13 de agosto 2016 (...)
  • 21 Agustí Calvet, Gaziel, cubrió la guerra desde París.
  • 22 Enrique Domínguez Rodiño estuvo de corresponsal de guerra allí.
  • 23 SORIA, Josep Mª, « Una manera catalana de entender la realidad », in 1881. La Vanguardia, 125 años (...)

9Bajo la propiedad de Ramón Godó Lallana18, La Vanguardia se situó sobre los 80.000 ejemplares por lo que adquirió una rotativa Koening y Bauer y en 1912 creó la Papelera Godó para disputar el monopolio ejercido por la Papelera Española y disponer así de su propia producción19. Las pérdidas financieras de los primeros años que fueron cubiertas por los otros negocios del grupo, se convirtieron en fuertes beneficios, y en competencia abierta con el resto de periódicos regionales pasó a ser el de mayor circulación. La I Guerra Mundial20 permitió alcanzar los 90.000 ejemplares diarios gracias a su buena información internacional sostenida en distintas corresponsalías, principalmente en la de París21 y la de Berlín22, siendo uno de los primeros periódicos españoles en crear esta red23.

  • 24 Modesto Sánchez hizo una discreta carrera política como diputado liberal por Mataró, gobernador civ (...)
  • 25 Miquel dels Sants Oliver, Ezequiel Boixet y Alfred Opisso.
  • 26 En 1910 Ramón Godó cedió unas naves situadas al lado de su fábrica para albergar un cuartel de la G (...)

10Habiendo dimitido Modesto Sánchez en octubre de 190124, el periódico siguió su evolución con una dirección colegiada25, según el sistema británico, y fue adoptando una línea más conservadora, que reflejaba el temor de Ramón Godó a los disturbios sociales, como por ejemplo los de la Semana Trágica en 190926.

  • 27 AMAT, Jordi, « Periodismo que influye », in Culturas/ La Vanguardia, nº 628, 2 de julio 2014, p. 3.

11El proyecto fue impulsado particularmente por un nuevo director de empuje, el mallorquín Miquel dels Sants Oliver (1916-1920). Procedente del Diario de Barcelona y bien conectado con los prohombres modernistas, reforzó tanto la política informativa como la lista de colaboradores de alcance. Intelectual cercano a las posiciones aliadófilas, políticamente defendió un catalanismo conservador y regionalista próximo al gobierno de Antonio Maura27. Esto le supuso fuertes discusiones con Ramón Godó, partidario de una línea mucho más germanófila, derechista y antiautonomista, apoyando a la Unión Monárquica Nacional enfrentada a la Lliga Regionalista.

  • 28 La propia La Vanguardia estuvo bajo control efectivo de la CNT en enero de 1920.

12Oliver tuvo que enfrentarse además a la gran crisis de 1917 (auge del pistolerismo empresarial y obrero, conflictos sociales, ascenso del catalanismo político, anarcosindicalismo28, etc.) y murió en enero de 1920. Godó mantuvo entonces la dirección colegiada, en la que trabajaba como director principal un antiguo corresponsal de guerra en París, Agustí Calvet, quien firmaba como Gaziel.

La aceptación de la dictadura regeneracionista de Primo de Rivera

  • 29 En esta época los editoriales recibían el nombre de Nota del Día.

13Como muchos otros periódicos españoles, La Vanguardia recibió con simpatía explícita el golpe de Estado de 13 de Septiembre 1923 por parte del capitán general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera, realizado con fines regeneracionistas. En concreto, el paso dado por los militares « anuncia sucesos venturosos » y había sido preparado « noblemente y patrióticamente » para sacar la política española del « envilecimiento en que ha venido viviendo ». Ahora bien, también señalaba algunas cautelas, en especial que sería « una calamidad » repetir un golpe como los del siglo anterior, ya que « la realidad actual es otra ». En todo caso, añadía el editorial29,

« el Ejército, al pronunciarse contra el desbarajuste fomentado desde el poder por unos políticos insensatos, obra como mandatario de la opinión pública y cuenta con la simpatía de todos los elementos sanos de la nación. La misma actitud del público parece indicarlo »,

14puesto que se ve el golpe como

  • 30 « Tentativa de regeneración nacional », in La Vanguardia, 14 de septiembre 1923, p. 3.

« un esfuerzo encaminado a terminar con la perturbación derivada del antiguo y constante desgobierno que hasta ahora hemos padecido. Este propósito es, pues, excelente, y lo apoyará toda España, si se comprueba que nos hallamos ante un movimiento preparado con serenidad, sin romanticismos, que podrían ser causa de un fracaso muy sensible »30.

15Primo de Rivera dimitió el 28 de enero de 1930 en un ambiente adverso y de fracaso, pero dos días después La Vanguardia mostraba su comprensión con su labor afirmando que

« sí es de justicia reconocer desde ahora mismo que el hombre que ejerció durante seis largos años el poder personal se marcha sin dejar un reguero de odios. Todavía querido y respetado, con un considerable sector de la opinión adicto y el sentimiento general de que prestó en su tiempo un servicio inolvidable a la nación española ».

16En este mismo editorial el periódico añadía por un lado que

« un país que logra pasar del desgobierno crónico a la dictadura sin perturbaciones cruentas, y que, en un momento crítico, deja la dictadura, ganoso de ensayar nuevamente un régimen legal, sin que por ello tampoco se haya alterado el orden en lo más mínimo, permite mantener la esperanza en sus destinos ».

17Y por el otro el nuevo presidente del gobierno, el general Dámaso Berenguer,

  • 31 « Una crisis histórica », in La Vanguardia, 30 de enero 1930, p. 6.

« es hombre enérgico, prudente y el más indicado para presidir un Gobierno provisional y apolítico en las circunstancias actuales. Militar disciplinado y de sólido prestigio, monárquico ferviente y hombre habituado al mando, se le concede unánimemente el crédito que puede permitirle desarrollar sus iniciativas encaminadas a devolver a España la normalidad constitucional sin las temidas perturbaciones del tránsito » 31.

El apoyo a la legitimidad democrática de la II República

18Teniendo en cuenta su filiación monárquica, es notable que La Vanguardia mostrara su beneplácito a la proclamación de la II República. El 15 de abril de 1931 explicó con detalle su implantación en Cataluña, relato en el que subrayaba la actitud pacífica de los republicanos y el orden con que se realizó el traspaso de poderes. Esto mismo es lo que destacaba al día siguiente en su editorial, además de su aceptación del nuevo régimen. Los españoles tenían que envidiar muchas cosas de los otros países,

  • 32 « Ante el mundo entero », in La Vanguardia, 16 de abril 1931, p. 6.

« pero si el cambio de régimen que experimentamos a estas horas se realiza hasta el fin, es decir hasta la definitiva consolidación del nuevo estado de cosas, con el mismo orden y en medio del profundo civismo que imperan en toda España desde hace dos días, se dará el caso de ser el mundo entero quien tenga que envidiar a los españoles la facultad excelsa de poder sufrir un trastorno público tan considerable sin caer en desafueros ni mancharse con inhumanidades ».32

  • 33 Id.

19No solo no había precedentes de un giro tan grande librándose de « las dolorosas convulsiones inherentes a esta clase de fenómenos de geología social », sino que en Europa entera y en el Nuevo Mundo se maravillaban de que se hubiera hecho por fin « un cambio que parecía reñido con el legendario conformismo de nuestro carácter político », y de que « tamaña empresa se realice hasta ahora con una limpieza, una diafanidad y una cordura infinitamente superiores a lo que en trance semejante ocurrió en los países más civilizados del globo ». En consecuencia, « consolidemos el nuevo estado de cosas, de suerte que nuestra patria salga mejorada con él y los españoles resulten ennoblecidos ». (Y una buena de ello sería la celebración en Barcelona de la prevista Conferencia Internacional de Desarme). Más aún, la ciudadanía tenía que permanecer « inalterable, tanto bajo una monarquía secular, como bajo una naciente república ». En resumen, como órgano « amigo y defensor del orden, base de nuestra prosperidad » y « al verificarse por indiscutible voluntad mayoritaria, un cambio radical en nuestra cosa pública », La Vanguardia pedía, rogaba, suplicaba al pueblo catalán que « en pleno ejercicio de su soberanía » no olvidara ni un instante que « el orden es la condición indispensable para todo triunfo, incluso el de las revoluciones » y que así se demostraría al mundo entero que « somos un país digno de la libertad que queremos de puertas adentro »33.

  • 34 Ya bajo la presidencia Carlos Godó Valls (1899-1987), hijo de Ramón Godó.

20Aprobada la Constitución republicana el 9 de diciembre de 1931, La Vanguardia34 asumía la sustitución de un Rey por un Presidente de la República como un gran paso democrático, porque los orígenes de la monarquía eran « una emanación augusta del poder divino », pero por el contrario la presidencia de la república es « un fruto de especie popular, huele a terruño. Brota del mismo suelo patrio, de las hondas y palpitantes entrañas del país ». Por otra parte, sólo uno es Rey, mientras que todos pueden llegar a ser Presidente, es decir que estamos ante « la suprema igualdad, la vía libre a todas las capacidades, la democracia pura, sistema que rige en el gobierno más antiguo, más sólido y venerable del mundo, la Iglesia de Roma ».

21En una monarquía « cabe perfectamente que los súbditos se desentiendan de la cosa pública… Y una monarquía tiene tanto más poder cuanto menor sea la preparación democrática de sus subordinados ». En cambio, en una república « es absolutamente necesario que cada grupo, cada tendencia, cada ideal, cada interés ciudadano actúe directamente en política y con la mayor intensidad posible ».

  • 35 « El nuevo símbolo », in La Vanguardia, 11 de diciembre 1931, p. 6.

22La II República iba a ser lo que decidieran los españoles, « un fiel reflejo, una resultante exacta de las corrientes que más pesen y predominen en la opinión », y, por lo tanto, si sólo creían en ella los demagogos, los alborotadores, la plebe y los exaltados de toda calaña, serían estos los que le darían su color. En conclusión, « se abre hoy para España una perspectiva insondable. Sólo de nosotros, y en especial de los catalanes, depende que ese incierto camino siga la pendiente de la decadencia histórica, o marque, por fin, una renovadora ascensión »35.

23En esta misma idea de progresión democrática de la República, La Vanguardia saludó el Estatuto de Autonomía de Cataluña, aprobado por las Cortes el 9 de septiembre de 1932, como un paso adelante irreversible. « Nadie puede decir todavía qué será de esta España remozada. Será mejor o será peor que su antecesora. Lo indudable, lo indescriptible, es que ya no volverá a ser lo que fue ». Para esta « transformación tan formidable » se había dispuesto de tres instrumentos principales. El primero, la voluntad del pueblo catalán « testarudo y enérgico, que viene luchando desde hace medio siglo, contra viento y marea, para afirmar ante la carcoma irreparable y el hundimiento de la tradición centralista española, un nuevo ideal de federalismo y confraternidad ibéricas ». El segundo fue el cambio de monarquía a república « salto tremendo, aunque por fortuna incruento, que arrancó al país de entre todos los valladares en que la tenía recluso la secular rutina del uniformismo gubernamental para lanzarlo, no sin peligro, a todas las posibilidades de transformaciones ». Y el tercero fue el presidente del gobierno Manuel Azaña, cuyo discurso en defensa del Estatuto « con la mirada ahondando plenamente en la España futura, contiene la más nueva visión política que un estadista español haya formulado desde hace siglos », permitió su aprobación.

24Para el periódico el mal llamado problema catalán « no era tal cosa, sino el problema de la España nueva ». También era falso que con el Estatuto « ya esté todo resuelto ». Y en cualquier caso,

  • 36 « En la aurora de la España nueva », in La Vanguardia, 10 de septiembre 1932, p. 4.

« Cataluña y el resto de España habrán de colaborar ahora más que nunca… El éxito o el fracaso de Cataluña importa tanto a los españoles no catalanes como a los catalanes mismos, porque el resultado de la tentativa significará… si es viable o no esa nueva ruta que nos acaba de trazar el destino, si hay o no hay salvación para los pueblos peninsulares ; en una palabra, si en lo futuro habrá o no habrá España ».36

  • 37 Id.

25En el nacimiento de una España nueva « bendigamos… el hado que nos conduce de su mano… Es inútil resistirse ; sería loco rebelarse », sin olvidar que « Cataluña ha sido y sigue siendo el instrumento capital de esta transformación prodigiosa »37.

  • 38 Había sido secretario y discípulo de Miquel dels Sants Oliver, que lo contrató.
  • 39 Dídac Priu, Josep Escofet y Manuel Rodríguez Codolá.
  • 40 CASASÚS, Josep Mª, « La periodística de Gaziel. Estudi de l’estil i la teoria », in Periodística, n (...)
  • 41 Algunos cálculos estiman que La Vanguardia editaba la mitad de los ejemplares que se vendían en Cat (...)
  • 42 GUILLAMET, Jaume, « La significació històrica de La Vanguardia », in L’Avenç, nº 313, (Maig 2006), (...)
  • 43 HUERTAS, Josep Mª, « Vint homes i una dona », in L’Avenç, nº 248, (Juny 2000), pp. 13-22.

26Aunque en la práctica ya actuaba como tal, en marzo de 1933 Agustí Calvet Gaziel38 se convirtió en el único director tras las sucesivas retiradas de los otros tres codirectores39. Era un defensor decidido de la prensa informativa, interpretativa y de reporterismo más allá del periodismo articulista, imperante en gran parte de la prensa española40. Insistiendo en la idea de periódico de masas, contrató más redactores, renovó la maquinaria con huecograbado para las portadas y nuevas rotativas, implantó el uso de teletipos y de agencias internacionales, creó un nuevo logotipo, etc. Bajo su dirección La Vanguardia se aproximó a los 250.000 ejemplares y se convirtió con diferencia en el periódico más leído de Cataluña41. Gaziel acentuó el catalanismo conservador del periódico, y compitió ideológicamente con los medios más radicales defendiendo un catalanismo en castellano, en lo que se ha llamado « la doctrina Gaziel » en expresión de Josep Mª Casasús42. Sin embargo, según él mismo, la estrategia real aplicada por Carlos Godó fue adaptarse a las cambiantes circunstancias políticas y sociales de España y de Cataluña, conservando de esta manera su masa de suscriptores y lectores y de anunciantes43. Simpatizante de Manuel Azaña al principio, más adelante se distanció de él, cosa que Azaña lamentó en sus memorias.

  • 44 FUENTES, Juan F., Historia del periodismo español, Editorial Síntesis, 1998, p. 236.
  • 45 Aprobada el 21 de octubre 1931.
  • 46 Aprobada el 28 de julio 1933.

27La Vanguardia fue uno de los periódicos liberal-conservadores que insistieron « en apoyar quienes desde la derecha o desde la izquierda, defendiesen soluciones de concordia frente a la grave crisis nacional »44. No obstante, las relaciones con los gobiernos republicanos no fueron fáciles y fue multada en varias ocasiones, sin menoscabo de la censura derivada de la Ley de Defensa de la República45 y de la posterior Ley de Orden Público46.

  • 47 « El desastroso epílogo », La Vanguardia, 9 de octubre 1934, p. 6.

28En esta línea, La Vanguardia condenó sin paliativos el intento de golpe de la Generalitat de Cataluña el 6 de octubre de 1934. Lo calificó de « abominación », de « caso inaudito de demencia de un poder público » y de « intentona de subversión revolucionaria, sin pies ni cabeza, en colaboración con toda clase de enemigos del orden social y entre verborrea radiada y discos de gramófono ». Desde el fondo de su « actual postración » se podía gritar a los responsables « ¿Qué habéis hecho del tesoro de confianza que un día mi pueblo depositó en vosotros ? ¿Qué hicisteis de mi autonomía ?.. ». La acción no tenía ninguna justificación política, ya que para discrepar del Gobierno central « no había ninguna necesidad de que el Gobierno autónomo se alzase en armas », teniendo en cuenta que los gobiernos se derriban « en el terreno parlamentario, no en la calle y con barricadas anacrónicas ». Tampoco en técnica revolucionaria había justificación, porque no había ni un mínimo de organización, ni había absolutamente nada, faltaba todo. Lo que había ocurrido « es el lógico, el previsto, el fatal, el desastroso epílogo a un largo y profundo proceso de descomposición política, en la que los aventureros han terminado por arrinconar a los responsables y los dementes a los cuerdos ». Y terminaba el editorial diciendo que el único resultado positivo de la iniciativa sería que sirviera de escarmiento para el futuro47.

  • 48 Estas Cortes eran las elegidas en noviembre de 1933 de mayoría de derechas.
  • 49 Correspondientes a las elecciones de febrero de 1936 ganadas por el Frente Popular.
  • 50 « Un gran gesto de paz », La Vanguardia, 22 de febrero 1936, p. 6.

29A pesar de ello, la amnistía a los golpistas de 1934 aprobada por la Diputación Permanente de las Cortes el 21 de febrero de 1936 fue saludada como un gesto de reconciliación entre la mayoría de derechas saliente48 y la de izquierdas entrante49 « como si los dos espíritus antagónicos que hasta ahora han venido luchando enconadamente… hubiesen por fin depuesto un instante las armas, para estrecharse las manos en ese solemne gesto de paz y de concordia que acaba de realizarse ». Pero el editorial contenía un aviso : la vida política republicana no podía ser tan tensa y conflictiva. Este acto « que viene a superar las querellas entre partidismos, que más bien han parecido a menudo fanatismos », tenía que comportar que « las luchas políticas desencadenadas en España a raíz de la implantación de la República dejen de tener la agresividad feroz que han venido presentando hasta el día de hoy ». La aceptación de este gesto de paz indicaría que « tal vez no esté muy lejano el día en que derechas e izquierdas, sin claudicar en sus ideales, ni renunciar a sus posiciones, puedan convivir y colaborar en el terreno legal, para el bien y la prosperidad de la República y de España »50.

  • 51 Con el triunfo del Frente Popular, coalición de izquierdas.
  • 52 « Hágase tu voluntad », La Vanguardia, 18 de febrero 1936, p. 8.

30Las elecciones generales de febrero de 193651 fueron recibidas con un escrupuloso respeto democrático, aunque es fácil deducir que sus resultados no fueron del agrado de La Vanguardia. El punto de vista defendido fue que el proceso electoral había sido limpio y que se debía aceptarlo con todas sus consecuencias. « Ha sido una manifestación concluyente de la conciencia popular, realizada con una amplitud pocas veces o jamás igualadas, especialmente en Cataluña, y se han desarrollado, al propio tiempo con una disciplina y una normalidad sin tacha ». Por lo tanto, « no hay más remedio que inclinarse democráticamente. La soberanía nacional reside en el pueblo. El pueblo español ha dicho lo que quiere. Lo ha dicho con claridad y serenidad extraordinarias », y los representantes tenían que estar « a la altura de la máxima responsabilidad contraída » y seguir la legalidad para conseguir los fines políticos. Previniendo intentonas golpistas, nadie podía « elegir un camino peligroso y el azar de una actitud aventurera, a la fuerza incomparable, a la seguridad incontrovertible y a la eficacia decisiva, suprema, que dan la Ley y su imperio ». Ahora bien, los ganadores tenían que « organizar la victoria », y por ello La Vanguardia, que había mantenido « una templanza inalterable y una serenidad incoercible » durante el « tormentoso período electoral », seguía pidiendo « que se respete la voluntad popular y que se la encauce por vías legales »52.

  • 53 Dirigentes de Estat Català, formación nacionalista radical que según algunos historiadores, como Ag (...)
  • 54 « Barbarie que reaparece », La Vanguardia, 29 de abril 1936, p. 7.

31Los esfuerzos pacificadores no podían obviar algunos sobresaltos graves. El 29 de mayo La Vanguardia informaba con detalle sobre el asesinato en Barcelona de los hermanos Miquel y Josep Badía por pistoleros de la FAI53. Recogiendo la idea del « oasis catalán », el atentado rompía « la normalidad política en Cataluña », que « ha pasado a ser un ejemplo para el resto de España », puesto que « todos los partidos, gubernamentales y de la oposición, se desenvuelven dentro de una convivencia civil digna de elogios ». Un crimen como éste era « inesperado y bárbaro » porque « hechos de esta naturaleza parecían desterrados ya de nuestra ciudad ». En consecuencia, su reaparición « no entraña ningún problema político, sino una pura cuestión de policía ». Se trataba de una delincuencia que « alienta en los bajos fondos de todas las aglomeraciones humanas » y que « debe ser batido en sus propios reductos por agentes especializados, enérgicos y eficaces en funciones más que represivas, de previsión y vigilancia ». Al margen del juicio político sobre las víctimas, el asesinato tenía que ser condenado por todos los partidos y ciudadanos « sin distinción de matices ». Y esperaba que las autoridades competentes « segarán en el acto la mala hierba que amenaza brotar de nuevo en nuestras vías públicas »54. De este modo, La Vanguardia reconducía el hecho hacia la delincuencia común, pero admitía que planteara una amenaza de desestabilización.

Hacia el 18 de julio de 1936

  • 55 « El proyecto sobre seguros sociales », in La Vanguardia, 1 de julio 1936, p. 4.

32Mientras avanzaban en secreto los preparativos para un golpe de Estado militar, La Vanguardia mantenía su línea de respeto a la legalidad republicana aunque con numerosos avisos de que la situación se complicaba. Sus páginas prestaban una atención especial a la conflictividad social y a las huelgas de estas semanas (portuarios, artes gráficas, garajistas, sombrereros, curtidores, etc.). El 1 de julio abría su página 4 de la Información Catalana sobre la huelga en el Puerto de Barcelona, si bien aquel día « se ha trabajado con normalidad en el Puerto ». El subtítulo hablaba de « los conflictos sociales », en plural, y se refería a otros como los garajistas o los expendedores de gasolina. La Nota del Día se centraba en el desinterés de las asociaciones obreras en la tramitación del Proyecto de Ley de Unificación de los Seguros Sociales, a pesar de que « rara vez se deja de hacer mención de alguna petición sobre determinados seguros (de paro, de enfermedad, etc.) » en las reivindicaciones laborales. Reconocía que los antecedentes no eran alentadores para los trabajadores, como por ejemplo el régimen de retiro obrero, pero el hecho cierto es que prevalecían las posturas « en contra del propósito de ensanchar la órbita de acción del Instituto Nacional de Previsión »55. Pero en la página 5 aparecía una normalidad absoluta : el Parlament « continuó la discusión de los Presupuestos » y la Comisión de Gobernación de la Cámara se reunió para estudiar el anteproyecto de ley electoral. O una nota informativa para especificar que « el comisario general [de orden público] señor Escofet recibió a los periodistas a los que dijo que no se extrañaran de que no los recibiera todos los días, « ya que la escasez de noticias así lo requiere ».

33Esta doble visión de conflictividad y de normalidad e incluso de desarrollo es visible en algunos artículos de opinión, como por ejemplo el titulado « Viva Barcelona » en el que su autor, José Escofet, afirmaba que Barcelona vivía « de lejos castigada por sacudidas políticas y conflictos sociales encabalgados, que implican una perturbación endémica del orden en el trabajo », por lo que « no es de ayer ni de hace tres meses que vivimos sin un día de tranquilidad y sin poder fiar nada al mañana incierto ». Y a pesar de ello, Barcelona « no se detiene, ni desfallece ». Según él, se construían nuevos edificios, todos los comercios importantes se modernizaban, el tráfico era cada día más intenso, la densidad de población aumentaba, se levantaban nuevos teatros y cines, crecía el número de restaurantes, de cafés y de salones de té, se organizaban grandes fiestas deportivas y « el perfil de una gran ciudad europea destaca vez más firme, más recortados sobre la vida peninsular de ritmo mucho más lento ». En una palabra,

  • 56 ESCOFET, José, « Viva Barcelona », in La Vanguardia, 2 de julio 1936, p. 5.

« languidecen y acaban antiguas industrias al propio tiempo que aparecen y prosperan otras insospechadas ; hay desplazamientos de la especulación y metamorfosis de actividades ; las huelgas, que al herir de muerte una determinada rama de la producción arruina por igual a patronos y obreros, no impedirán que la ciudad continúe sobreponiéndose a la agitación vesánica (que la conmueve peligrosamente »56.

34Al día siguiente reaparecía esta misma línea editorial en la página 6. Por un lado, la Nota del Día hablaba de la aprobación de los presupuestos anuales de la Generalitat y al lado se anunciaba el atentado mortal en Barcelona del director de una fábrica de blondas. La Nota explicaba que los presupuestos se habían votado como de costumbre « no diremos con apremios, pero sí con precipitaciones que repercuten después en la marcha de los programas de gobierno y traen aparejados esos constantes proyectos de ley autorizando transferencias de crédito ». Con ellos el Parlamento

  • 57 « Los presupuestos de Cataluña », in La Vanguardia, 3 de julio 1936, p. 6.

« ha dado al Consejo Ejecutivo de la Generalidad el mandato que ha de realizar en los seis meses que restan de este año, de mayor contenido autonómico que los que les precedieron y que, por lo tanto, si la Generalidad lo emplea inteligentemente, puede dar pie para solicitar nuevos servicios o, más simplemente, para perfeccionar algunos de los que ya posee, el de la contribución territorial, por ejemplo, que, celosamente administrado, puede ofrecer una riqueza imponible vastísima »57.

35Por lo que respecta al atentado, el periódico informaba con detalle de las circunstancias y expresaba la consternación de las autoridades, comenzando por el propio presidente de la Generalitat, Lluís Companys. Por otro lado, « había quedado resuelta la huelga de obreros garajistas » y se había encontrado « una solución » a la huelga de los obreros curtidores de Igualada.

36El 4 de julio el planteamiento era más pesimista. En la Nota del Día se pedía « el ordenamiento de la economía », ante el anuncio por parte del ministro de Industria y Comercio de un proyecto de reorganización del Consejo de Economía. El editorialista resaltaba

« la indiferencia con que el proyecto ha sido acogido en los centros

  • 58 « El ordenamiento de la economía », in La Vanguardia, 4 de julio 1936, p. 6.

económicos de esta región. Hemos querido averiguar el efecto que había producido la reforma del proyecto, y la verdad es que a nadie ha conmovido. Lo cual es atribuible, en parte, a que, después de varias experiencias del todo ineficaces y de otros tantos proyectos fallidos, se mira con frío escepticismo el que aparezca uno más, en cuya viabilidad poco se confía »58.

37Lo peor era que

« están tan mal las cosas de la economía, sumida por los de arriba, los de

  • 59 Id.

abajo y también los de en medio, en total desorden, y es tan honda la crisis, que ya no se cree en el milagro de que un “supremo organismo” pueda—por mucho que haga—ordenar de manera conveniente la economía nacional y hacerla reaccionar del colapso que sufre »59.

38Esta sombría perspectiva de la economía concluía diciendo que

  • 60 Id.

« hablar de un ambicioso plan de ordenamiento integral—cuando todos sabemos la causa de que esté desordenada, no sólo la economía, sino la vida entera del país, pues lo que falta no son prescripciones de economistas ni teóricos, sino demostración de aptitudes de gobierno— es entretener a la gente con pura literatura oficial »60.

39Y en la misma página se añadían nuevos detalles del atentado contra el gerente de la fábrica de blondas.

40En algunas ocasiones aparecían artículos llamativos, como uno firmado por José Escofet que se muestra comprensivo con el fascismo italiano, aunque no lo propone como solución para la crisis española.

  • 61 ESCOFET, José, « El justo medio », in La Vanguardia, 5 de julio 1936, p. 7.

« El fascismo, hijo de las circunstancias derivadas de la conflagración mundial, vino a llenar una necesidad cuando la democracia, extenuada por el derroche inmenso de energías hecho durante la guerra, se encontró sin fuerzas para afrontar la revolución. Pesaban, además, en su conciencia muchos pecados. Y cuando el presidente Wilson dijo :” Haced el mundo apto para gobernarse democráticamente !”, había pasado su oportunidad »61.

41Los fascistas « no podían polemizar con los demócratas, demasiado propensos a perder el tiempo en discusiones bizantinas. El fascismo se considera una fuerza por encima de todo y la fuerza no discute, aplasta, como ha hecho el fascismo en su casa y en la ajena ». Este estilo « no se parece nada al de nuestra dengosa y relamida democracia, cuyos nervios no pueden resistir lo estridente ». En cambio, el fascismo

  • 62 Id.

« impaciente y descarado, rompe con los convencionalismos fastidiosos, con las posiciones vergonzantes, con los cobardes disimulos, porque está siempre en pie de guerra y necesita contestar los retos jactanciosos del enemigo con procacidades adecuadas a la situación »62.

  • 63 Id.

42Y como conclusión, « me guardaré mucho de recomendar a nadie que se haga extremista ; pero sí puedo decir, porque está en la conciencia de todo el mundo, que la ponderación y el justo medio han pasado de moda »63.

43Las señales de alarma seguían apareciendo. El 7 de julio el cronista J. Montán Alós escribía una dura crónica sobre la situación agraria española. Concretamente se refería al

  • 64 MONTÁN ALÓS, J., « Dos cuestiones candentes. La tragedia campesina », in La Vanguardia, 7 de julio (...)

« drama horrendo en que se debaten los campesinos españoles, los pequeños y grandes cultivadores de la tierra, abrumados por un azote que en pequeña parte es expiación de culpas propias y en mayor proporción calamitosa plaga arrojada sobre ellos por los azares de la política cruel, de odios y revanchas, a que se han lanzado los bandos partidistas desde hace unos años »64.

  • 65 Id.

44Criticaba a continuación los asentamientos apresurados, las roturaciones de tierras sin previo dictamen técnico, las ocupaciones de fincas para dar cobijo como sea a los parados del agro, medidas que « en lugar de curar, estragan ». Aunque fuera loable el deseo de « corregir abusos, de saciar el hambre secular de tierra de los campesinos, de mitigar o remediar la holganza involuntaria de los braceros », todo ello « ha llevado al campo al desorden y la confusión más espantosos. La producción agraria está en muchas provincias en colapso, en paralización casi absoluta »65.

45La atmósfera ya se hacía « irrespirable ». Una Nota del Día del 9 de julio se quejaba de la censura imperante en términos muy severos.

  • 66 « Atmósfera irrespirable », in La Vanguardia, 9 de julio 1936, p. 6.

« Cada día, desde hace ya largo tiempo, en la mesa de redacción de los periódicos españoles queda un fajo de noticias candentes, suprimidas por el lápiz rojo de la censura. Con una persistencia y una monotonía elocuentísimas, por lo significativas, ocurren en toda España, cada veinticuatro horas, una serie de sucesos que revelan fielmente, con la exactitud insuperable de los hechos, el estado real del país. Una fotografía no podría dar una imagen más clara que la formada por el conjunto de esos acontecimientos. Y ¿qué hace el Gobierno ante ellos ? ¿Los ataja o suprime ? Por ahora, lo único que suprime o ataja con verdadero rigor es la fotografía »66.

46Sin embargo, lo más denunciable era que la censura no se ejercía « de una manera lógica y sistemática », es decir siguiendo criterios uniformes en todos los sitios. Ponía el caso de un joven madrileño apuñalado que fue noticia en toda España, mientras que el ametrallamiento de unos falangistas por extremistas de izquierda y la represalia 24 horas después de unos obreros socialistas por extremistas de derecha, estuvo detenida cinco o seis días. Una noticia censurada en un periódico podía salir a la luz en otro de la misma localidad, y había informaciones tachadas en la prensa de Barcelona, que llegaban « tranquilamente » con la prensa de Madrid, todo lo cual originaba un estado de rumores incontrolados y de secretos a voces.

  • 67 Id.

« El Gobierno –el de la República, y muy especialmente el de la Generalidad de Cataluña- debería preocuparse seriamente de desvanecer esta atmósfera irrespirable. ¿Qué motivos hay para que en Cataluña, por ejemplo, no pueda saberse de manera directa y verídica lo que ocurre en el resto de España, y, en cambio haya de averiguarse por vías indirectas y versiones clandestinas o falsas ? »67.

  • 68 « La ley electoral de Cataluña », in La Vanguardia, 10 de julio 1936, p. 6.

47Con todo, La Vanguardia pugnaba por mostrar que la vida política proseguía con normalidad. La Nota del Día del 10 de julio se refería al debate sobre la nueva ley electoral catalana. No sólo era un compromiso del restablecido Gobierno autonómico, sino que la vigente « ha dejado de ser reflejo fiel de nuestra opinión pública, como lo fue un día ». La conclusión del editorialista era que todos los partidos se inclinaban por « un sistema proporcionalista », excepto Esquerra Republicana que era partidaria de dar una prima a la mayoría. « Es decir, que parece abogar por un sistema híbrido, mayoritario para la mayoría, naturalmente, y proporcionalista para las minorías ». Así se evitaría una dispersión de votos que haría imposible la constitución de un Gobierno homogéneo capaz de aplicar todo un programa de gobierno « sin temor a obstrucciones eficaces ni a agrietamientos frecuentes en la mayoría ». La Vanguardia, por el contrario, se inclinaba en esta ocasión por gobiernos de coalición, ya que con ellos « más intensa ha sido la sensación que Cataluña recibía de que la obra gubernamental era fruto de una estimación más completa y total de sus necesidades públicas ». En consecuencia, Cataluña debería seguir el ejemplo de países como Bélgica, Suiza, Finlandia o Dinamarca y disponer de « un proporcionalismo sano, aplicado tanto en la elección de sus representantes, como en la designación de los que habrían de ejercer el poder ejecutivo », creando de este modo « un régimen político de equilibrio y de ejemplar democracia, de unión y colaboración »68

  • 69 Gran parte del periodo republicano transcurrió bajo el estado de alarma.
  • 70 « Discurso del señor Companys », in La Vanguardia, 11 de julio 1936, p. 8.

48También figuraba en la página 8 la reseña de un discurso del presidente Companys en el Parlament en el que defendía la necesidad de hacer cumplir la ley aunque la hubieran hecho otros. Para ello « es imprescindible acabar con esta inquietud perpetua, con estas demandas exorbitantes, con esta incompetencia en el planteamiento de los problemas, que son reflejo, más que nada, de una competencia sindical. Importa sobre todo hacer desaparecer este estado de alarma69 ». Se precisa esta mutua asistencia en la calle, en la tribuna y en la Prensa, porque « estamos asistiendo a una especie de guerra civil » y por esta razón las entidades obreras que « tengan moderación, no en sus demandas, sino en la oportunidad de sus reivindicaciones »70.

49Quizá el ejemplo más evidente de este clima de desasosiego se encuentra en la Nota del Día del 12 de julio bajo el ilustrativo título de « ¿Quién manda en España ? ». Esta era la pregunta que se formulaban diariamente los españoles « que tenemos sentido gubernamental » desde las elecciones de febrero. Los gobiernos del Frente Popular « han dado constantemente la impresión -a los amigos tanto como a los adversarios- de que tal vez hacían muchas cosas, pero gobernar, eso no. La sensación de gobierno no la hemos tenido ni remotamente », y eso que la oposición, deshecha por la derrota, no podía oponerse a la labor gubernamental. « Estamos ante el caso inaudito de unos gobiernos que no han podido ni comenzar a gobernar porque se lo han impedido sus propios correligionarios ». ¿Cómo ?

  • 71 « ¿Quién manda en España ? », La Vanguardia, 12 de julio 1936, p. 6.

« Turbas, manifestaciones de protesta, presiones continuas, hechos lamentables, querellas intestinas, conflictos diarios, peticiones absurdas, huelgas a granel : esto es lo que las masas que votaron al Frente Popular han ofrecido a sus gobiernos para que gobernasen »71.

  • 72 Id.

50Por más que tenían todos los resortes del poder, las masas no se estaban quietas, no trabajaban y vivían disciplinadamente, no daban tiempo a legislar, no esperaban confiadamente el porvenir con la seguridad de que sus representantes les darían con creces todo lo humanamente posible. « Nada de esto : no se habla más que de revolución, y no se ven más que puños en alto, y no se oye más que lo que dice la UGT o lo que le replica la CNT, y no se vive ya, a puro conflicto continuo, y todo el mundo grita y manda… menos el Gobierno ». La Vanguardia se felicitaba de que a raíz del desdichado conflicto de la construcción en Madrid al parecer el ministro de Trabajo « está dispuesto a demostrar que en su departamento manda él, o de lo contrario, a marcharse ». Asimismo, se felicitaba de que el Gobierno de la República hubiera acordado impedir por todos los medios la huelga de ferrocarriles. Y ya puestos, el editorial se preguntaba si el Gobierno de Cataluña « está también resuelto a dirigir la vida pública y no ir más en ella a modo de remolque. Cuesta mucho creerlo, ciertamente »72. El resto de la sección informaba sobre « el estado de los conflictos obreros ».

51El conflicto de la construcción en Madrid volvía a aparecer al día siguiente de forma destacada en una crónica de J. Montán sobre « La política en Madrid » para incidir en la crisis política general.

  • 73 MONTÁN ALÓS, J., « Rivalidades en el campo social », in La Vanguardia, 14 de julio 1936, p. 5.

« Sea cual sea la solución que se dé al conflicto de la industria de la edificación de Madrid, sus efectos han de repercutir durante mucho tiempo en la vida política y, social. Conflicto en su auténtico sentido, no pleito ni huelga, porque desde el primer instante se quiso hacer de él cuestión irresoluble, pretexto de desasosiego, obstáculo imposible de salvar »73.

52La buena marcha del sector se veía cortada por unas huelgas de carácter político en las que en realidad se veía la pugna entre la UGT y la CNT.

  • 74 Id.

« Lo grave es la tendencia que se observa en el proletariado de ir contra las industrias que alcanzan alguna prosperidad y cercarlas con sus exigencias hasta ponerlas otra vez en trances de ruina. Con lo que la ruina de los propios trabajadores no tarda en llegar, en forma de pavoroso paro obrero »74,

53decía. Para añadir que

  • 75 Id.

« la creación de esta mentalidad proletaria, adicta a las soluciones catastróficas, cada día más increíblemente extendida, es la única, clara y amarga lección que se desprende de este conflicto »75.

  • 76 Exministro y diputado por Renovación Española, asesinado el 12 de julio.
  • 77 Teniente de la Guardia de Asalto, asesinado el 13 de julio.

54La edición del 15 de julio informaba de los asesinatos de José Calvo Sotelo76 y de José del Castillo77 sin darle mucho resalte, al lado de noticias sobre el paro en el ramo de transportes en Cataluña y otras huelgas. El día 17, fecha en la que empezó la sublevación militar en Marruecos, La Vanguardia publicó un artículo necrológico firmado por José Escofet destacando la precariedad económica en la que vivía Calvo Sotelo, quien « a su inteligencia, a su cultura, a su tesón y demás cualidades adecuadas a un hombre de mando, con frecuencia se añade la ejemplaridad de una vida austera y diáfana », y las malas condiciones en las que dejaba a su familia. Esta situación habitual en los líderes revolucionarios, sorprendía en un político de derechas. Que

  • 78 ESCOFET, José, « Ha muerto pobre… », in La Vanguardia, 17 de julio 1936, p. 5.

« un caudillo blanco, un leader de la reacción, que sirve, aparentemente, a los ricos, no encuentre como recompensa por sus esfuerzos ningún bien material y deje desamparados, al morir, a su viuda y a sus hijos, eso ya no tiene sentido para el común de las gentes »78.

  • 79 Id.

55Se podían discutir sus intenciones y sus ideas, « lo que importa es que sus partidarios vieran en él al gobernante de rendimiento excepcional y al defensor intrépido y abnegado del sistema de gobierno autoritario que puede repeler el asalto marxista, catastrófico para cuantos tienen un bienestar »79.

56La conclusión era que los políticos morían pobres. Y esto

« se repite demasiado para no hacernos pensar que no es el bien material lo que buscan. Por otra parte, honradamente, no es posible amasar una fortuna en la política, como se podría conseguir, por ejemplo, comprando y revendiendo

cebollas. Las dietas de un diputado y el sueldo de un ministro apenas bastan para

  • 80 Id.

vivir de acuerdo con la categoría del cargo. Y las famosas asignaciones de los Consejos de Administración no hacen a nadie millonario. La política no es un negocio para el que juega limpio. No lo es ahora ni lo ha sido nunca »80.

57Curiosamente este mismo día aparecían unas nuevas declaraciones del presidente Companys remarcando la normalidad de la situación política y social. « Las noticias de todo Cataluña acusan un orden y una tranquilidad absolutos. Hemos pasado a causa del clima político en que vivimos, unas horas de nerviosismo, alimentadas por rumores y fantasías, y que se fue de la misma manera que vino ». Apelaba

  • 81 « Manifestaciones del señor Companys », in La Vanguardia, 17 de julio 1936, p. 7

« al recobramiento de la paz pública y a la desaparición del estado de alarma, que la fantasía pública, desbordada, ha llegado a producir y que no hay motivo alguno que la justifique, porque las autoridades están en sus sitios, no existen conflictos y los que hay tienden a apaciguarse y la paz pública, en fin, es perfecta »81.

  • 82 . Id.

58En resumen, el 17 de julio para él no había « motivo ninguno para esa sobreexcitación, que no tiene otra importancia que el estado de nerviosismo que la misma crea, pero que sin embargo es preciso superar »82. Sólo que el mismo periódico informaba en su página 8 de que « continúa la huelga del ramo de transportes y Puerto », mientras que los obreros transportistas de Lérida habían vuelto al trabajo.

No al 18 de julio

59Sin atisbos todavía de lo que se avecinaba, La Vanguardia abrió su edición del 18 de julio con un artículo sobre la fortaleza económica de Rusia firmado por Pedro Gual Villalbí, y otro del político democristiano Ángel Ossorio comentando las distintas interpretaciones de los crímenes políticos y específicamente los de Calvo Sotelo y del Castillo.

  • 83 OSSORIO, Ángel, « Los crímenes y la conciencia pública », in La Vanguardia, 18 de julio 1936, p. 3.

« Bárbaramente escindida la sociedad española tiene dos pesas y dos medidas para apreciar la tragedia que nos aflige. Si cae muerto un militante de la derecha, sólo se estremecen sus correligionarios. Si la víctima es de la izquierda, únicamente se sublevan los suyos. Dios me perdone si advierto que, en cada caso, la indiferencia del adversario toma caracteres de regocijo »83.

  • 84 Id.

60Puede entenderse incluso « como un fenómeno natural, fruto de la justicia y acaso conveniente para la buena causa. Ya se entiende que para cada comentarista, causa buena es la que él patrocina ». Y sugería que « una resurrección de la conciencia pública, limpia, serena, inflexible, pondría término a la barbarie ambiente ». Pero quizá lo más llamativo del artículo era que « en el momento de escribir estas palabras, en las inmediaciones de mi casa estalla un tiroteo »84.

  • 85 La falta de información el 18 de julio sobre el golpe militar fue común en muchos periódicos españo (...)

61El resto de la información política era la habitual : la huelga de transportes y la actividad parlamentaria85.

62Mientras se producían combates en el centro de Barcelona, La Vanguardia abrió su edición del día 19 titulando en portada que « el orden fue ayer completo » y con unas declaraciones del consejero de Gobernación naturalmente del día anterior.

  • 86 « La situación actual. Manifestaciones del Consejero de Gobernación », in La Vanguardia, 19 de juli (...)

« En la península no pasa nada, y sólo en Marruecos ha habido alguna guarnición que ha iniciado un movimiento subversivo. El Gobierno cuenta con los medios necesarios para sofocarlo. En Cataluña no se ha registrado ningún hecho anormal, y nosotros estamos dispuestos a defender el régimen y contamos con la gran mayoría del pueblo. Tenemos las fuerzas necesarias para hacerlo respetar y no toleraremos que se nos dispute este derecho nuestro »86.

  • 87 Id.

63Podía haber habido algún incidente la noche anterior, « porque las órdenes eran muy severas, sobre todo en lo referente a los automóviles ». Y de paso se comprometió a proporcionar papel a los periódicos para que no dejaran de publicarse87. En esta misma página el periódico comunicaba que « las circunstancias nos impiden disponer del papel necesario para publicar un número como los corrientes de La Vanguardia », y pedía la comprensión de los lectores por esta reducción de sus servicios.

64En su página 3, en la sección de Información Nacional, se publicaban los informes oficiales sobre la situación, las notas del Gobierno y la reunión del Consejo de Gobierno extraordinario, con las alocuciones gubernamentales radiadas el día 18. En síntesis, se decía que la situación estaba bajo control y que se había frustrado « un nuevo intento criminal contra la República ». Estaban también los comunicados de las fuerzas obreras condenando la intentona golpista. Al lado aparecía la cartelera de teatros y de cines, así como otras informaciones, por ejemplo disposiciones oficiales y sucesos.

  • 88 El propietario, Carlos Godó Valls, había salido al extranjero y se hallaba en paradero desconocido.
  • 89 « La Vanguardia ha pasado de depender de la Consejería de Gobernación », in La Vanguardia, 22 de ju (...)

65Los días 20 y 21 de julio La Vanguardia no salió a la calle, y el día 22 apareció con un faldón en la página 1, según el cual « El Gobierno de la Generalidad de Cataluña se ha incautado de La Vanguardia ». En la página 2 explicaba que para hacer efectiva esta resolución del Consejo Ejecutivo la tarde anterior se personó en el periódico un funcionario de la Consejería de Gobernación, Juan Pou, el cual se incautó de la Redacción y los talleres88. A continuación se reunió con la dirección, los redactores y el personal de talleres, a los que « reclamó el más estricto cumplimiento de sus deberes profesionales » con el fin de contribuir a normalizar la vida ciudadana y a aquietar y pacificar los espíritus. En caso contrario, aplicaría las sanciones previstas « con el máximo rigor »89. La misma nota informaba acerca de los otros periódicos barceloneses incautados y del nombramiento de Joaquín Vilá como nuevo comisario de prensa.

66En la página 4 pedía disculpas por « las deficiencias que necesariamente presenta este número de La Vanguardia, que ha sido confeccionado con los limitados elementos materiales y de personal, debido a las actuales circunstancias ». Las dificultades de comunicación con la Delegación de Madrid obligaba a suprimir la página de Información Nacional, así como las demás secciones habituales. Tampoco se había podido conseguir la normal Información Extranjera de las agencias. No obstante, añadía la nota, « hemos procurado recoger en la presente edición, dentro de sus reducidos límites, cuanto se relaciona con la actualidad ».

  • 90 « El triunfo de la legalidad », in La Vanguardia, 22 de julio 1936, p. 1.

67Este primer número incautado abría con un titular anunciando que « ha sido dominada totalmente la sublevación militar » y un subtítulo con la captura del general Goded y de un « gran número de jefes y oficiales ». La Nota del Día señalaba que Barcelona había sido el campo de enfrentamientos fratricidas llevados a veces « a extremos feroces », pero ninguno comparable al levantamiento de las fuerzas militares que « han intentado subvertir el orden de la República española ». Defendía su línea de defensa de la legalidad como el único camino adecuado para lograr las transformaciones políticas y sociales deseables, y consideraba incomprensible inducir a las fuerzas consagradas a la defensa del país, a su tranquilidad y su vida « a perturbarla gravísimamente, inmiscuyéndose en las querellas políticas y sus banderías ». Se veían entonces « las trágicas consecuencias » de la obra desastrosa de los que se entretuvieron en este juego abominable con España « ardiendo por los cuatro costados y los españoles hundidos en una guerra civil ». Por esto, el pueblo al sentirse agredido había reaccionado « con leonino furor », de modo que « pocas veces se habrá visto una decisión más unánime en las masas populares, un tan resuello espíritu de sacrificio y una tan temible voluntad de triunfar o sucumbir. Por esto su decisión ha resultado arrolladora ». Lo que urgía era « liquidar rápidamente esta sangrienta aventura, descartar a los perturbadores, devolver la paz a las masas febriles y dar a España entera esta sensación que se percibe al despertar de las pesadillas sangrientas ». Terminaba la Nota con un llamamiento a todos los ciudadanos « sin distinción de ideas ni intereses » para contribuir a esa obra esencial. Todos debían colocarse « al lado del Gobierno de la República y de la Generalidad de Cataluña para ofrecerles incondicionalmente nuestro esfuerzo y ayudarles en su ardua labor de pacificación »90.

  • 91 Estaba formado por representantes de la Redacción, Talleres, Administración y demás secciones.
  • 92 AMIGUET, Teresa, « María Luz Morales, el periodismo tiene nombre de mujer », in Hemeroteca de La Va (...)

68El director Agustí Calvet permaneció unos días en su puesto, pero a la vista del cariz revolucionario que tomaba la situación en Barcelona y temiendo por su vida, se trasladó a Francia. Estos días y la línea republicana seguida por La Vanguardia le valieron un consejo de guerra y un juicio en 1941, que le inhabilitaron para proseguir su carrera periodística a pesar de ser absuelto. El redactor jefe Antonio Martínez Tomás que había entrado en el Comité Obrero91, propuso el 8 de agosto a una redactora gallega de la sección de cultura y moda, María Luz Morales92, como sustituta de Calvet. Esta aceptó el cargo para evitar problemas, pero sin intervenir en la información política. Después de la guerra fue represaliada por las nuevas autoridades. Seis meses después pidió el relevo, que asumió Paulino Massip, exdirector de El Sol y la Voz y militante de Izquierda Republicana. Por su postura pro-republicana Hitler prohibió la difusión de La Vanguardia en Alemania a partir de febrero de 1937.

  • 93 Al igual que Massip, Ocaña tuvo que exiliarse a México al final de la guerra.
  • 94 HUERTAS, Josep Mª, « Vint homes i una dona », in L’Avenç, nº 248, (Juny 2000), p. 18.
  • 95 Un diplomático y periodista antiguo azañista.
  • 96 Pasó del número 22.574 el 19 de julio 1936 al 22.575 el 27 de enero de 1939.
  • 97 Carlos Godó también fue expedientado por los franquistas.
  • 98 Con la aquiescencia de Torcuato Luca de Tena que no quería devolver la dirección del ABC a Aznar.
  • 99 HUERTAS, Josep Mª, « Vint homes i una dona », in L’Avenç, nº 248, (Juny 2000), pp. 18-19.

69En diciembre de 1937 fue nombrado director un diputado socialista, Fernando Vázquez Ocaña93, que transformó el periódico en el órgano del gobierno de Juan Negrín, trasladado a Barcelona en noviembre de 193794. En cualquier caso, continuó con su línea informativa gráfica y publicó artículos de intelectuales republicanos como Antonio Machado, Ramón J. Sender o Romain Rolland. La Vanguardia intervenida se publicó hasta el 25 de enero de 1939 con el subtítulo de « Al servicio de la democracia ». El día 26 no salió a la calle y Carlos Godó recuperó la posesión, nombrando a Manuel Aznar95 como director y a Josep Pla subdirector. Cuando el 27 de enero reapareció ya bajo control franquista con el nombre de « La Vanguardia Española », retomó la numeración siguiente al 19 de julio de 193696, no reconociendo las 782 ediciones impresas durante la Guerra Civil. Se estudió la posibilidad de entregar el periódico a Falange Española por la actitud neutral mantenida durante la República, pero finalmente la propiedad permaneció en manos de los Godó97. El ministro de Gobernación, Ramón Serrano Suñer98, ordenó el 18 de mayo de 1939 que Aznar fuera sustituido por Luis Martínez de Galinsoga, un hombre de su total confianza con la misión de « hacer España en Cataluña » y promocionar el franquismo más exaltado99.

Inicio de página

Notas

1 VVAA, La Vanguardia. Centenario, Barcelona, Ed. La Vanguardia, 1 de febrero 1981.

2 Origen del Partido Liberal Fusionista en 1880.

3 CALVET, Agustí, Història de La Vanguardia, París, Edicions Catalanes de París (reeditado en Barcelona en 1996), 1971.

HUERTAS, Josep Mª, Història de La Vanguardia, Barcelona, Angle Editorial, 2006.

4 CAROL, Màrius, « La obra de cuatro generaciones de editores », in 1881. La Vanguardia, 125 años de vocación universal, Ed. La Vanguardia, 2006, p. 274.

5 Según los historiadores Rafael Tasis, Joan Torrent y Jean Michel Desvois, Jaume Andreu fue el fundador del diario y Carlos Godó lo compró en 1887. Para otros, como Josep Mª Huertas, el primer director fue Pere A. Torres.

6 « La Vanguardia », in La Vanguardia, 1 de Febrero 1881, p. 2.

7 VVAA, La Vanguardia. Centenario, Barcelona, Ed. La Vanguardia, 1 de Febrero 1981.

8 « A nuestros lectores », in La Vanguardia, 1 de Enero 1888, p. 1.

9 DOCUMENTACIÓN, « Fallece Modesto Sánchez Ortiz, director de La Vanguardia de 1888 a 1901 », in Hemeroteca de La Vanguardia, (11 de Enero 2012), http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20120111/54244211711/fallece-modesto-sanchez-ortiz-director-de-la-vanguardia-de-1888-a-1901.html

10 CASASÚS, Josep Mª, « Del origen a la revolución del hueco », in 1881. La Vanguardia, 125 años de vocación universal, Ed. La Vanguardia, 2006, p. 276.

11 « Las reformas de La Vanguardia », in La Vanguardia, 21 de febrero 1890, p. 1.

12 También algunos políticos, aunque muchos de ellos ya disponían de medios propios.

13 SOTELO VÁZQUEZ, Adolfo, « Verdaguer, gran hombre de letras », in Culturas/ La Vanguardia, nº 680, (4 de julio 2015).

14 SOTELO VÁZQUEZ, Adolfo, « El arte de la concisión », in Culturas/La Vanguardia, nº 668, (11 de abril 2015), p. 15.

15 SOTELO VÁZQUEZ, Adolfo, « Azorín entre nosotros », in Culturas/ La Vanguardia, nº 672, (9 de mayo 2015), p. 15.

16 PERMANYER, Lluís, « La ciudad y el diario que crecieron juntos », in 1881. La Vanguardia, 125 años de vocación universal, Ed. La Vanguardia, (2006), p. 15.

17 Dispuso de un sistema telegráfico propio, publicó fotos desde 1904 y un suplemento gráfico (Notas Gráficas), organizó audiciones de ópera por teléfono, distribución aérea, etc.

18 Diputado liberal en 1899, 1901, 1903 y 1905, fue nombrado conde por Alfonso XIII en 1916, siguiendo una vez más el modelo de “la prensa de los lores” británica.

19 BUSQUÉ, Jaume i BURSÓ, Lluís, « El Cànem, fàbrica dels Godó, presó franquista » , in L’Avenç, nº 385, (Desembre 2012), pp. 30-39.

20 PEDRAZ, Manuel, « Una guerra, dos periodistas », in Culturas/La Vanguardia, nº , (13 de agosto 2016), p. 10-11.

21 Agustí Calvet, Gaziel, cubrió la guerra desde París.

22 Enrique Domínguez Rodiño estuvo de corresponsal de guerra allí.

23 SORIA, Josep Mª, « Una manera catalana de entender la realidad », in 1881. La Vanguardia, 125 años de vocación universal, 2006, p. 16.

24 Modesto Sánchez hizo una discreta carrera política como diputado liberal por Mataró, gobernador civil de Burgos, Oviedo, Lugo, Castellón y Gerona, y como funcionario de Educación y Hacienda.

25 Miquel dels Sants Oliver, Ezequiel Boixet y Alfred Opisso.

26 En 1910 Ramón Godó cedió unas naves situadas al lado de su fábrica para albergar un cuartel de la Guardia Civil.

27 AMAT, Jordi, « Periodismo que influye », in Culturas/ La Vanguardia, nº 628, 2 de julio 2014, p. 3.

28 La propia La Vanguardia estuvo bajo control efectivo de la CNT en enero de 1920.

29 En esta época los editoriales recibían el nombre de Nota del Día.

30 « Tentativa de regeneración nacional », in La Vanguardia, 14 de septiembre 1923, p. 3.

31 « Una crisis histórica », in La Vanguardia, 30 de enero 1930, p. 6.

32 « Ante el mundo entero », in La Vanguardia, 16 de abril 1931, p. 6.

33 Id.

34 Ya bajo la presidencia Carlos Godó Valls (1899-1987), hijo de Ramón Godó.

35 « El nuevo símbolo », in La Vanguardia, 11 de diciembre 1931, p. 6.

36 « En la aurora de la España nueva », in La Vanguardia, 10 de septiembre 1932, p. 4.

37 Id.

38 Había sido secretario y discípulo de Miquel dels Sants Oliver, que lo contrató.

39 Dídac Priu, Josep Escofet y Manuel Rodríguez Codolá.

40 CASASÚS, Josep Mª, « La periodística de Gaziel. Estudi de l’estil i la teoria », in Periodística, nº 5, (1992), p. 82.

41 Algunos cálculos estiman que La Vanguardia editaba la mitad de los ejemplares que se vendían en Cataluña.

42 GUILLAMET, Jaume, « La significació històrica de La Vanguardia », in L’Avenç, nº 313, (Maig 2006), p. 45.

43 HUERTAS, Josep Mª, « Vint homes i una dona », in L’Avenç, nº 248, (Juny 2000), pp. 13-22.

44 FUENTES, Juan F., Historia del periodismo español, Editorial Síntesis, 1998, p. 236.

45 Aprobada el 21 de octubre 1931.

46 Aprobada el 28 de julio 1933.

47 « El desastroso epílogo », La Vanguardia, 9 de octubre 1934, p. 6.

48 Estas Cortes eran las elegidas en noviembre de 1933 de mayoría de derechas.

49 Correspondientes a las elecciones de febrero de 1936 ganadas por el Frente Popular.

50 « Un gran gesto de paz », La Vanguardia, 22 de febrero 1936, p. 6.

51 Con el triunfo del Frente Popular, coalición de izquierdas.

52 « Hágase tu voluntad », La Vanguardia, 18 de febrero 1936, p. 8.

53 Dirigentes de Estat Català, formación nacionalista radical que según algunos historiadores, como Agustí Colomines, estaba influida por las ideologías fascistas.

54 « Barbarie que reaparece », La Vanguardia, 29 de abril 1936, p. 7.

55 « El proyecto sobre seguros sociales », in La Vanguardia, 1 de julio 1936, p. 4.

56 ESCOFET, José, « Viva Barcelona », in La Vanguardia, 2 de julio 1936, p. 5.

57 « Los presupuestos de Cataluña », in La Vanguardia, 3 de julio 1936, p. 6.

58 « El ordenamiento de la economía », in La Vanguardia, 4 de julio 1936, p. 6.

59 Id.

60 Id.

61 ESCOFET, José, « El justo medio », in La Vanguardia, 5 de julio 1936, p. 7.

62 Id.

63 Id.

64 MONTÁN ALÓS, J., « Dos cuestiones candentes. La tragedia campesina », in La Vanguardia, 7 de julio 1936, p. 7.

65 Id.

66 « Atmósfera irrespirable », in La Vanguardia, 9 de julio 1936, p. 6.

67 Id.

68 « La ley electoral de Cataluña », in La Vanguardia, 10 de julio 1936, p. 6.

69 Gran parte del periodo republicano transcurrió bajo el estado de alarma.

70 « Discurso del señor Companys », in La Vanguardia, 11 de julio 1936, p. 8.

71 « ¿Quién manda en España ? », La Vanguardia, 12 de julio 1936, p. 6.

72 Id.

73 MONTÁN ALÓS, J., « Rivalidades en el campo social », in La Vanguardia, 14 de julio 1936, p. 5.

74 Id.

75 Id.

76 Exministro y diputado por Renovación Española, asesinado el 12 de julio.

77 Teniente de la Guardia de Asalto, asesinado el 13 de julio.

78 ESCOFET, José, « Ha muerto pobre… », in La Vanguardia, 17 de julio 1936, p. 5.

79 Id.

80 Id.

81 « Manifestaciones del señor Companys », in La Vanguardia, 17 de julio 1936, p. 7

82 . Id.

83 OSSORIO, Ángel, « Los crímenes y la conciencia pública », in La Vanguardia, 18 de julio 1936, p. 3.

84 Id.

85 La falta de información el 18 de julio sobre el golpe militar fue común en muchos periódicos españoles por distintas razones, como por ejemplo la censura imperante, el temor a un estallido social, la confusión general o la normalidad en muchas poblaciones.

86 « La situación actual. Manifestaciones del Consejero de Gobernación », in La Vanguardia, 19 de julio 1936, p. 1.

87 Id.

88 El propietario, Carlos Godó Valls, había salido al extranjero y se hallaba en paradero desconocido.

89 « La Vanguardia ha pasado de depender de la Consejería de Gobernación », in La Vanguardia, 22 de julio 1936, p. 2.

90 « El triunfo de la legalidad », in La Vanguardia, 22 de julio 1936, p. 1.

91 Estaba formado por representantes de la Redacción, Talleres, Administración y demás secciones.

92 AMIGUET, Teresa, « María Luz Morales, el periodismo tiene nombre de mujer », in Hemeroteca de La Vanguardia, 21 de septiembre 2015.

93 Al igual que Massip, Ocaña tuvo que exiliarse a México al final de la guerra.

94 HUERTAS, Josep Mª, « Vint homes i una dona », in L’Avenç, nº 248, (Juny 2000), p. 18.

95 Un diplomático y periodista antiguo azañista.

96 Pasó del número 22.574 el 19 de julio 1936 al 22.575 el 27 de enero de 1939.

97 Carlos Godó también fue expedientado por los franquistas.

98 Con la aquiescencia de Torcuato Luca de Tena que no quería devolver la dirección del ABC a Aznar.

99 HUERTAS, Josep Mª, « Vint homes i una dona », in L’Avenç, nº 248, (Juny 2000), pp. 18-19.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

José Mª Sanmartí Roset, « La Vanguardia, el liberalismo conservador y catalanista con la II República », El Argonauta español [En línea], 13 | 2016, Publicado el 20 octubre 2016, consultado el 17 octubre 2017. URL : http://argonauta.revues.org/2490

Inicio de página

Autor

José Mª Sanmartí Roset

Universidad Carlos III de Madrid

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Inicio de página
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org