Navegación – Mapa del sitio
Livraison janvier : Varia

La ficcionalización de las voces americanas en el género periodístico de los espectadores españoles

Klaus-Dieter Ertler

Resúmenes

El género de los « espectadores », desarrollado a partir la prensa moral inglesa de Richard Steele y Joseph Addison, conoció un auge importante durante todo el siglo xviii. Funcionando según unas pautas formales bien definidas, este género difundió valores de origen protestante que causaron reacciones controvertidas en el ambiente católico de Europa y de las Américas. La ficcionalización de las voces americanas ha sido un rasgo importante en el proceso de recepción. No hay que olvidar que los espectadores se reflejan también en los discursos criollos de la Independencia de la América.

Inicio de página

Texto completo

Los espectadores europeos

1En la Inglaterra del siglo XVIII nació un género periodístico llamado « los espectadores » cuyo prototipo fue elaborado por Richard Steele y Joseph Addison y conoció un auge importante influyendo el sistema ensayístico-moral y novelístico de la literatura europea. En pocos meses, The Spectator empezó a dominar las discusiones en los cafés, estrados y tertulias europeos generando a su vez una infinitud de nuevos títulos con el mismo principio comunicacional. Durante todo el siglo, la escritura espectatorial – es decir con una voz editorial y cartas al lector ficcionalizadas – plasmó nuevas formas comunicativas interculturales cuyo impacto se hizo notar también en el continente americano y preparó el sistema discursivo de la independencia del siglo XIX y las literaturas nacionales de América Latina. En este proceso surgían lectores como Benjamin Franklin en los nuevos Estados Unidos, José María Blanco White en su exilio londoniense, Fernández de Lizardi en México o Ventura (o Buenaventura) Pascual Ferrer en Cuba. En España se conocen una veintena de títulos que se publicaron a partir de los años 1760 y cuya influencia se hizo palpable en América, echando raíces en las naciones incipientes. Un eje importante en la migración de la escritura espectatorial hacia el continente europeo constituyen las traducciones parciales del prototipo inglés. En Francia se publicó casi de forma paralela Le Spectateur ou le Socrate moderne (1714-1723), en Italia Il Filósofo alla Moda, ovvero il Maestro universale (1727-1728) y más tarde en España El Filósofo a la Moda, o el Maestro universal (1788). A través de esta línea genealógica que se extendió a todo el siglo hubo no sólo numerosas adaptaciones, sino también la creación del sistema de la novela moderna, trasportado sobre todo del género de la novela epistolar.

2Dichos espectadores funcionaron como portavoces de una nueva moral de tinte empirista, con un trasfondo protestante, orientados hacia una educación pragmática ligada con una fuerte sensibilidad a favor a la experiencia comercial. Siguieron el modelo horaciano de lo « útil » y de lo « dulce » en el proceso educativo defendiendo un sistema axiológico nacional y global al mismo tiempo. Desde el principio, los espectadores eran los representantes de una sociabilidad muy pronunciada, basada en el diálogo como método filosófico y moral ideal. En esto siguieron al modelo socrático plasmando un sistema discursivo con orientación altamente intercultural, que encontró un terreno muy fértil en la capa criolla de las transformaciones sociales del continente. En este proceso abrieron a la vez una brecha hacia la voz del otro, a las culturas autóctonas, para fomentar el argumento de la multiperspectividad, aunque el indio ocupara solo una posición de medio de reflejo en la autodescripción cultural. Hay que decir que la base cultural de dicha prensa queda muy arraigada en el entorno tradicional del periodista o editor de origen, que fuera inglés, europeo o novoamericano, mejor dicho, criollo.

3A partir de esta base se construyen las voces de los otros a nivel de medio de reflejo discursivo, permitiendo una crítica del campo axiológico propio a partir de una vista culturalmente exógena. El procedimiento es conocido en la literatura española del Siglo de Oro generalmente por la presencia de un observador moro o un manuscrito suyo encontrado por casualidad, cuyas reflexiones sobre las sociedades europeas abrieron el juego discursivo bi- o multicultural. Es harto conocido el ejemplo de Don Quijote (1605/1615) de Miguel de Cervantes, en cuyo capítulo VIII de la primera parte el narrador español encuentra en el mercado manchego un manuscrito en lengua arábiga con una historia que le sirve de continuación de narración novelesca introduciendo una perspectiva exógena a la cultura observada.

  • 1 El título en francés es más explícito: L’Espion du Grand-Seigneur et ses Relations secrètes envoyée (...)
  • 2 SWIFT, Jonathan, A continuation of Letters written by a Turkish Spy at Paris […], continued from th (...)

4El segundo ejemplo que sirvió directamente de fuente al prototipo espectatorial inglés y a sus seguidores es el texto del Espión turco, The Turkish Spy.1 En este texto el observador extranjero, Mehemet, va describiendo la vida cotidiana en París desde una perspectiva extranjera. Se trata de cartas publicadas por el autor genovés, Giovanni Paolo Marana, quien las escribió ficcionalizando una traducción de la lengua arábiga al italiano y del italiano al francés, cuyas dos versiones se editaron en la casa editorial Claude Barbin en París (1684-1686). Algunos años más tarde se tradujeron al inglés y se añadieron nuevos volúmenes (1691-1694), lo que preparó el terreno de los espectadores y de las novelas modernas de tipo de las Lettres persanes (1721) del autor francés Montesquieu o, más tarde, en 1789, de las Cartas marruecas de José Cadalso. Incluso Jonathan Swift había preparado una continuación del Turkish Spy en 1718.2

5Por consecuencia, su plasmación constituye una empresa significativa de intercambio pluricultural, prefigurando la escritura en múltiple perspectiva del Spectator y de sus adaptaciones y translaciones europeas y americanas. En todas estas obras generadas por el Spectator, la integración de la “visión de los otros” forma también una parte constitutiva del proceso de escritura periodística y epistolar. Desde el punto de vista pragmático, dicha escritura permite la integración de una perspectiva pseudo-exógena a la estructura axiológica local, cambiando enteramente el campo de observación de tal manera que el observado se convierte en observador y viceversa, describiendo la vida cotidiana del centro por los ojos de la periferia, o mejor dicho, transformando la periferia en centro. Se prepara entonces una sensibilización para la valorización –o desvalorización– del otro, cuyo punto de vista pone en entredicho la cultura occidental. Una estrategia muy difundida, sobre todo en los periódicos españoles, es la representación de sociedades utópicas con sus representantes observadores y críticos hacia el modelo social europeo. De esta manera se elaboran las herramientas pragmáticas para lo que debía llamarse más tarde el costumbrismo. Así, este proceso literario toma su inicio en las culturas orientales o utópicas, transfiriéndose paulatinamente al continente americano y tocando también a la integración de las culturas indígenas.

Las voces americanas en las micronarraciones espectatoriales

6En el prototipo inglés, y por consecuencia en los espectadores en general, el indio propiamente dicho ocupa un espacio estereotipado, sobre todo en los espectadores españoles, aunque el continente americano se vea representado en el trasfondo de numerosas narraciones. El Nuevo Mundo se valoriza sobre todo por sus capacidades de fomentar riqueza y contribuir al establecimiento de un sistema colonial a nivel mundial. En el Spectator inglés se encuentran tres micronarraciones importantes en relación con el continente americano: por un lado, la historia del viajero inglés Thomas Inkle y su mujer autóctona Yarico en el Spectator (n° 11), por otro, la historia de las amigas Brunetta y Phyllis quienes se hicieron rivales y se disputaron la plaza de la primera dama en la Isla de Barbados (Spectator, n° 80). Pero la micronarración más representativa para nuestra temática es la visita de cuatro Reyes de las Seis Naciones, Iroqueses, quienes se hallaron en Londres como invitados (Spectator, n° 50) y dejaron un manuscrito sobre sus primeras impresiones de este viaje. La estrategia de observación sigue las pautas de los modelos anteriores y tendrá una influencia importante en el desarrollo de la interculturalidad literaria y la novela moderna.

7El terreno narrativo se prepara con una serie de micronarraciones enmarcadas, lo que será una estrategia importante para el siglo XVIII, dado que permite la composición de diferentes opiniones y de sus valoraciones. En este caso, el periodista recibe de la mano de su amigo tapicero el manuscrito de un diario de los cuatro viajeros iroqueses, que estos dejaron por descuido, donde –desde un punto de vista exógeno–, el lector encuentra la observación de la Gran Bretaña, y especialmente de Londres. Se trata de un proceso de acercamiento intercultural muy representativo aprovechando la pluralidad de marcos narrativos cuya composición despierta el interés del lector. Los cuatro textos siguen la línea de la recepción del Spectator inglés en Francia (1716), Italia (1727) y España (1788).

  • 3 Addison, Joseph / Steele, Richard, The Spectator, Vol. I, Henry Morley (Ed.), London, Routledge 189 (...)

« The Upholsterer finding my Friend very inquisitive about these his Lodgers, brought him some time since a little Bundle of Papers, which he assured him were written by King Sa Ga Yean Qua Rash Tow, and, as he supposes, left behind by some Mistake. These Papers are now translated, and contain abundance of very odd Observations, which I find this little Fraternity of Kings made during their Stay in the Isle of Great Britain. I shall present my Reader with a short Specimen of them in this Paper, and may perhaps communicate more to him hereafter. In the Article of London are the following Words, which without doubt are meant of the Church of St. Paul. »3

  • 4 Anonym (Ed.), « XXXVII Discours », in Le Spectateur ou le Socrate moderne, Vol. 1\037 (1716), pp. 2 (...)

« Sur ce que le Tapissier trouva que mon Ami étoit fort curieux d’apprendre tout ce qui regardoit ces Princes, il y a quelque tems qu’il lui remit un paquet de Papiers, qu’il l’assura être écrit de la main du Roi Sa Ga Yean Qua Rash Toυυ, & qu’il compte avoir été laissez par mégarde. J’en ai vû la Traduction, & j’avouë qu’il y a des remarques bien singulieres, que cette petite Fraternité de Rois fit durant son sejour dans l’Isle de la Grande Bretagne. J’en donnerai [237] ici quelques-unes pour servir d’Essai, & peut-être que j’en publierai davantage une autre fois. Quoi qu’il en soit, on y trouve les Articles suivans, & il n’y a nul doute que la description de l’Edifice ne regarde l’Eglise de S. Paul. »4

  • 5 FRASPONI, Cesare (Ed.): « Lezione XVIII », in Il Filosofo alla Moda, Vol. 1\018 (1727), pp. 110-116 (...)

« Vedendo il Locandiere l’Amico tanto curioso di sapere ciò che riguardava [111] que’Principi, non passò gran tempo, che gli rimise un plicco di Carte, coll’assicurarlo ch’erano scritte di mano del Rè sa Ga yean qua Rasb Tovv, e le credea lasciate per dimenticanza. Io ne ho veduta la traduzione, e confesso, che vi sono delle osservazioni assai singolari, da quella picciola Fraternità di Rè fatte nel tempo dell’loro soggiorno in quella Città. Ne inferirò quì alcune, nelle quali si ritrovano i seguenti Capi. Non vi è dubbio che la descrizione dell’Edificio non riguardi la Chiesa di S. Paolo ».5

  • 6 Anónimo (Ed.), « Número XXIX », in El Filosofo à la Moda, Vol. 2\011 (1788), pp. 165-167, cit. p. 1 (...)

« El Amigo se manejó con tanta destreza, que al cabo de pocos dias me traxo un paquete de cartas y papeles, asegurándome que aquellos Príncipes se los habian olvidado, y que estaban escritos de mano del Rey Sa Ga yean qua Rasb Tovv. Los tomé con mucho gusto, los mandé traducir, y confieso que me parecen muy singulares las observaciones que hizo aquella pequeña cofradía de Reyes, en el tiempo que estuviéron en aquella Capital. Quiero trasladar algunas aquí, previniendo que el edificio que se describe, es sin duda la Iglesia de San Pablo. »6

8En una perspectiva personal, el narrador pone en tela de juicio la manera de observar las culturas extranjeras sin referencias anteriores tal como está demostrado en este ejemplo y con las conclusiones que surgen de ello. El proceso intercultural empieza por el campo de experiencia propia de las voces narrativas respectivas en los niveles discursivos enmarcados, de manera que el yo observador al nivel más bajo de la historia –que es uno de los reyes– hace su descripción con las pautas establecidas por su cultura. La catedral se interpreta como una casa en la cual cabría toda la nación de su reino. Los otros reyes la ponen en relación con la creación del universo, viendo en la catedral un acto divino paralelo al de la génesis. Así para los observadores extranjeros, la casa de Dios queda ubicada en el ámbito religioso.

  • 7 Addison, Joseph / Steele, Richard, The Spectator, Vol. I, Henry Morley (Ed.), London, Routledge 189 (...)

« On the most rising Part of the Town there stands a huge House, big enough to contain the whole Nation of which I am King. Our good Brother E Tow O Koam, King of the Rivers, is of opinion it was made by the Hands of that great God to whom it is consecrated. The Kings of Granajah and of the Six Nations believe that it was created with the Earth, and produced on the same Day with the Sun and Moon. »7

  • 8 Anónimo (Ed.), « XXXVII. Discours », in Le Spectateur ou le Socrate moderne, Vol. 1\037 (1716), pp. (...)

« Sur le terrain le plus haut de la Ville, on voit un prodigieux Bâtiment, assez vaste pour contenir toute la Nation dont je suis Roi. Notre bon Frere E Toυυ O Koam, Roi des Rivieres, s’imagine qu’il a été fait par les mains de ce grand Dieu, auquel il est consacré. Les Rois de Granajah & des six Nations pensent qu’il fut créé avec la Terre, & produit le même jour que le Soleil & la Lune. »8

  • 9 FRASPONI, Cesare (Ed.), « Lezione XVIII », in Il Filosofo alla Moda, Vol. 1\018 (1727), pp. 110-116 (...)

« Sul terreno più alto della Città si vede una prodigiosa Fabbrica, si vasta, che sarebbe capace di tutte le nazioni, delle quali io sono Rè. Il nostro buon Frattello E Tovv O Koam; Rè de’Fiumi s’immagina che sia stata fatta dalle mani di quel gran’Dio a cui è consegrata. Il Rè di Granaiah, e delle sei Nazioni pensano che fosse creata con la terra, e prodotta lo stesso giorno, che il sole, e la Luna. »9

  • 10 Anónimo (Ed.): « Número XXIX », in El Filosofo à la Moda, Vol. 2\011 (1788), pp. 165-167, cit. pp. (...)

« En lo mas elevado de la Ciudad se ve un primoroso edificio tan vasto, que pueden caber en él todas las Naciones de que yo soy Rey. Nuestro buen hermano Etovi Ohoam, Rey de los Rios, imagina que aquel Dios grande, á quien está consagrada, la fabricó con sus propias manos. El Rey de Granaiah, y el de las seis Naciones, piensan fué criada con la tierra, y producida en el mismo dia en que tuviéron luz el Sol y la Luna. »10

  • 11 Cf. THWAITES, Reuben Gold, The Jesuit Relations and Allied Documents. Travels and Explorations of t (...)

9La estancia de los Reyes iroqueses dio a luz a otra micronarración que atravesó el siglo en los espectadores, sobre todo en lo que toca a su recepción tardía en España, especialmente en el Filósofo a la moda. Se trata de la famosa explicación del otro mundo indígena, es decir de la manera como se representa la transición de las ánimas hacia el más allá y la vida en dichos parajes. En esta época ya se conocieron estas narraciones, dado que las Cartas de los jesuitas francófonos a mediados del siglo precedente dieron largo espacio al tema y lo presentaron y lo discutieron delante de los lectores y oyentes.11 Con la visita de los Reyes iroqueses, estas narraciones entraron en el canon de las narraciones espectatoriales y se difundieron en el ambiente protestante o anglicano.

10En el número 56, la micronarración del mundo de las ánimas se inscribe una vez más en un conjunto de unos marcos narrativos, elemento clave en la arquitectura literaria del género. El Spectator lo pone en escena en relación con un amor roto por la muerte de la enamorada y los reencuentros después de la migración del amante al mundo de los muertos. El marco está constituido por la visita de los Reyes.

« The Americans believe that all Creatures have Souls, not only Men and Women, but Brutes, Vegetables, nay even the most inanimate things, as Stocks and Stones. They believe the same of all the Works of Art, as of Knives, Boats, Looking-glasses: And that as any of these things perish, their Souls go into another World, which is inhabited by the Ghosts of Men and Women. […]

There is a Tradition among the Americans, that one of their Countrymen descended in a Vision to the great Repository of Souls, or, as we call it here, to the other World; and that upon his Return he gave his Friends a distinct Account of every thing he saw among those Regions of the Dead. […]

I should have told my Reader, that this Indian had been formerly married to one of the greatest Beauties of his Country, by whom he had several Children. This Couple were so famous for their Love and Constancy to one another, that the Indians to this Day, when they give a married Man Joy of his Wife, wish that they may live together like Marraton and Yaratilda. […]

  • 12 Addison, Joseph / Steele, Richard, The Spectator, Vol. I, Henry Morley (Ed.), London, Routledge 189 (...)

The Tradition tells us further, that he had afterwards a Sight of those dismal Habitations which are the Portion of ill Men after Death; and mentions several Molten Seas of Gold, in which were plunged the Souls of barbarous Europeans, who put to the Sword so many Thousands of poor Indians for the sake of that precious Metal: But having already touched upon the chief Points of this Tradition, and exceeded the Measure of my Paper, I shall not give any further Account of it. »12

« Los Indios Americanos suponen que todas las criaturas animadas é inanimadas, las bestias, vegetables y piedras tienen alma, como los hombres; lo mismo piensan en quanto á las obras del arte, como los cuchillos, espejos, barcos, y de todo lo que se fabrica; y creen que sus almas, quando estas cosas perecen ó se rompen, van al otro mundo donde habitan los espíritus de los hombres y de las mugeres. […]

Ademas los Americanos pretenden, y es entre ellos una tradicion constante, que uno de su pais tuvo una vision, en la que baxó hasta el grande conservatorio de las almas, ó bien fué al otro mundo, como decimos aquí, y á su vuelta hizo relacion exâcta á sus amigos de todo [29] lo que habia visto en la region de los muertos. […]

Se le habia muerto á este Indio su esposa, una de las mas hermosas mugeres de aquel pais, de quien habia tenido muchos hijos. El cariño que mutuamente se habian profesado era tal, que ha quedado por costumbre entre los Indios decir en el dia que se da la enhorabuena á los novios, vivid tan unidos y con-[34]tentos como Marraton y Taratilda. […]

  • 13 Anónimo (Ed.): « Número XX », in El Filosofo à la Moda, Vol .2\002 (1788), pp. 19-36, editado en ER (...)

La misma tradicion añade, que aquel Indio vió tambien las moradas espantosas destinadas para los malvados, despues de su muerte: vió muchos lagos de oro derretido, donde estaban sumergidos los espíritus de aquellos bárbaros Europeos, que habian maltratado infinidad de Indios pobres, por saciar su desenfrenada avaricia. Pero habiendo, aunque de paso, tocado las principales cosas de esta tradicion los términos de este papel, no me permiten extenderme mas. […] ».13

11La estrategia de la micronarración consiste en una constatación general de que, según el sistema de creencia de los indígenas americanos, las almas se encuentran en otro paraje. En un caso ejemplar se cuenta la historia de Marraton quien viajó al otro mundo. Allí encontró a su hermosa, pero difunta esposa Yaratilda, lo que abre la historia romántica de los dos enamorados anunciando el romanticismo del siglo posterior. Por último, en una especie de infierno dantesco, los avaros europeos – subtextualmente españoles – se encuentran en los lagos de oro derretido para purgar sus inhumanas actividades frente a la población indígena. De modo abrupto, habiendo presentado los puntos importantes de dicha tradición, el periodista vuelve a sus preocupaciones pragmáticas constatando que se le acaba el papel para seguir con su discurso.

12El lector advertido se da cuenta de que se trata aquí de una forma de micro-leyenda negra en el sentido protestante de la palabra, dado que la búsqueda del oro fue promovida por los colonos españoles. En el subtexto se nota también la crítica de la economía basada en valores monetarios en vez de promover una economía de empresa basada en el valor de trabajo y de beneficios para la sociedad. No carece de interés el que la crítica de la leyenda negra entró por los periódicos espectatoriales a España, lo que explica la larga resistencia en contra del género. En este contexto hay que subrayar también que los artículos de Addison ya no siguen al modelo estético de la imitación clásica, privilegiando el concepto de la creación estética basada en los placeres de la imaginación. En este sentido, el reencuentro de la hermosa Yaratilda y el valeroso Marraton abre las puertas – evidentemente ‘avant la lettre’ – al espacio del romanticismo.

La adaptación de los temas indígenas en los espectadores hispanófonos

13Siguiendo el modelo inglés, en los espectadores de lengua española se trata de elaborar un ideario para mejorar las costumbres de los contemporáneos. En este afán, las perspectivas de los representantes exógenos funcionan como medio de reflexión para hacer más visible los comportamientos tradicionales. En este contexto, el discurso de los contemporáneos originarios de otras culturas como la árabe, la indígena o la utópica sirve de espejo a los miembros españoles.

14En los dos espectadores más importantes en España, El Pensador de José Clavijo y Fajardo (1763-1765; 1767) y El Censor de Luis García del Cañuelo y Luis Pereira (1781-1788), la adaptación de temas indígenas va por diferentes caminos. En el primer espectador encontramos por lo menos dos micronarraciones que difunden la percepción del continente americano en modo dialógico, siguiendo el modelo de Sócrates. En el número 32 la voz autora recurre a la estrategia de la inclusión del « otro » indígena en la racionalidad europea desarrollando una crítica de la civilización tal como la practicaron en estos años 1760 sus contemporáneos franceses Diderot, Voltaire o Rousseau. Se trata del diálogo entre Sam, criado canadiense, y su amo, un caballero. El texto no figura en el Spectator pero tiene olores de micronarración importada del ambiente cultural anglófono, dado que no corresponde a las experiencias generalmente realizadas por los españoles. Las experiencias de Sam en las guerras contra los Hurones y los Algoquines así como la pipa de fumar llamada « calumet » le identifican indirectamente como representante de las cinco Naciones canadienses, es decir de los Iroqueses.

15La historia sigue el estilo de los relatos de viaje de la época. El diálogo entre Sam y su amo es un ejemplo por excelencia para la circulación intercultural de micronarraciones. Representa la concepción de una América imaginada e importada por otras vías que la española, aunque el Pensador afirma haber oído la discusión por sus propias orejas en Madrid.

  • 14 Ver ERTLER, Klaus-Dieter, « El discurso sobre las Américas en la prensa moral española », Compluten (...)

16La misma referencia a los Iroqueses nos lleva al Pensamiento 75 del mismo periódico, donde en una carta al Pensador, un lector describe a un cacique iroqués, Grangula, figura histórica, representante de la nación de los Onondaga (1659-1688), cuyos dones retóricos atraen la atención del lector. Fue él quien intervino después de la destrucción de la Huronia por los Iroqueses.14

17El Censor por su lado –portador de una moral cercana a la del Spectator–, ofrece una serie de referencias al Nuevo Mundo manteniendo su interés por los aspectos económicos, sin ofrecer mayores elementos directos de interpretación de las culturas indígenas. En el número 34 se reconoce el himno al comercio internacional subrayando la grandeza del mundo hispánico, en el número 70, abre la discusión sobre la función del oro y de las minas americanas. El sujeto observante cae en un sueño alegórico y se pone en contacto con las personificaciones del mundo económico, lo que lleva al narrador a una crítica de la avaricia humana y de las condiciones de trabajo en las minas:

  • 15 García de Cañuelo, Luis / Pereira, Luis Marcelino (Ed.): « Discurso LXX », in El Censor, Vol.4\070 (...)

« Inmensas y obscuras galerías, cortadas unas por otras por todos lados, hacian aquel sitio un verdadero laberinto, de que [37] no hallaba salida. Bosques enteros estaban empleados en sostener las bovedas de estas grutas y galerías contra el enorme peso de la tierra, que sin cesar tendia á estrujar con su caida una infinidad de miserables, á quienes la avaricia y tiranía de otros hombres encerraba á pesar suyo en aquellos tenebrosos lugares. »15

18Otro aspecto censorino en lo que toca a la atracción del continente americano, es la destrucción del tejido demográfico por la emigración a América. En una micronarración se trata la relación trágica entre los dos amantes, el pobre Crisóstomo y Aricia, cuyo amor fue disturbado por la riqueza de un rico Indiano. (El Censor, n° 41.)

19Finalmente se puede avanzar la hipótesis de que en El Censor, el mundo indígena se encuentra sutilmente representado en las historias utópicas, es decir en la descripción de los mundos de los Ayparchontes (n°s 61 y 75) y de Cosmosia (n°s 89, 90, 101 y 106-107). Esta generalización de los pueblos de la periferia no va sin subrayar sus aspectos humanos y establecer un medio de reflejo en la auto-observación y auto-crítica cultural.

20En la carta 11 del Corresponsal del Censor de Rubín de Celis se encuentra una discusión de un hombre de honor y de la voz moral del periódico, Harnero, en una tertulia. Se discute sobre el grado de civilización de los Indios y de los Chinos. Un hombre de honor denomina estos pueblos de bárbaros difícilmente distinguibles de los animales. Harnero protesta contra tal posición introduciendo una serie de ejemplos tangibles que demuestran la sensatez y el juicio de la población indígena, que sobrepasan incluso en muchos aspectos a los europeos. Se refiere a los argumentos del hombre de honor y los deconstruye con sensatez y lógica.

  • 16 Anónimo (ed.), « Carta XI », in El Corresponsal del Censor, Vol. 1\11 (1786-1788), pp. 161-178, cit (...)

« Pintándose los indios la piel, hallan en esto una ventaja real, dictada por la naturaleza para la conservacion de su exîstencia: pero los Européos, que sin necesidad usan de [167] tan ridículos y pecaminosos ardides, para adornar el semblante, la garganta y demás partes del cuerpo que llevan desnudas, no tienen para ello otro motivo ni intencion que ocultar los defectos, ó recibidos de la naturaleza, ú ocasionados de la edad; y esto nadie podrá negar que es una hipocresia y maldad verdadera. »16

21La superioridad de los indígenas parece dominar en numerosos espectadores. Se trata de convencer a los lectores de que los habitantes de las Américas tienen unos conocimientos mucho mayores de la naturaleza que los europeos. Uno de los ejemplos de esta argumentación recurrente se ve también en el uso de la retórica. Es un lugar común en muchos de los textos refiriéndose a los saberes indígenas.

  • 17 Idem., pp. 175-177.

« La imbecilidad de los Indios aun de los que llamamos Bárbaros, se dexa conocer en las razones con que nos arguyen, y que se leen en la Historia Natural y Moral de las Islas antillas. Afeándonos aquellos naturales la insaciable sed del oro que nos llevaba á su pais, diz tomaban en la mano un pedazo de este casi siempre delinqüente metal, y presentándole decian: Este es el Dios de los Christianos: por este dexan su pais; por este nos persiguen, y arrojan de nuestros hogares; por este se dán muerte unos á otros, y están siempre inquietos y sobresaltados. ¡Qué miserables sois Christianos, exponiendo vuestras personas á tan penosos viages! El deseo de adquirir riquezas, os obliga á sufrir tantas incomodidades: siem-[176]pre estais azorados temiendo os roben, ó que trague la mar vuestros tesoros; asi envegeceis antes de tiempo, se llena de rugas vuestra frente, y os atormentan tantas incomodidades. […] Asi discurren [177] aquellos Idiotas, aquellos Bárbaros. ¡Qué no hubiese en Europa doscientos millones de hombres que discurriesen y arguyesen tan bárbaramente! »17

22Dicha carta 11 construye un discurso que sigue el modelo espectatorial en la medida en que el diálogo se presenta como el medio adecuado para buscar la interpretación correcta de la cultura indígena. El método de Harnero mete en escena todos los argumentos y contra-argumentos de una acción humana, por ejemplo, se pregunta el autor si es sensato ir desnudo y pintado en un ambiente caluroso de la naturaleza. En materias de religión, se critica la hipocresía y la barbarie de los europeos, y su relación con el oro les hace vulnerable a toda crítica razonable.

23Al final de su análisis, y a un nivel comunicativo por encima de sus palabras, está observando las reacciones de los participantes de la tertulia y tiene que darse cuenta de que nadie lo ha entendido. Se está cerrando el discurso con un proverbio de la Vulgata, según el cual resulta vano luchar contra la estupidez del mundo.

24Con esta carta, el Corresponsal del Censor se encuentra en la isotopía axiológica de la mayoría de los espectadores españoles. Se utilizan los argumentos de la vida autóctona como una versión en ciertos modos más razonable que la vida del mundo ilustrado. Ya en el primer periódico de Ramón Mercadal, El Duende especulativo, las pautas de este camino argumentativo están establecidas desde el principio.

  • 18 MERCADAL, Juan Antonio [Francisco Mariano Nipho o Juan Enrique de Graef] (Ed.): « Número VII », in (...)

« Nos parece, que porque tenemos Leyes en abundancia, Jueces para decidir, Abogados para consultar, y Escribanos para certificar, que somos mas felices, y mas civiles, que los Indios Americanos? Pero es al contrario. Ellos no requieren mas para sus casamientos, que un mutuo consentimiento, sin hacer capitulaciones, que despues perturban el sossiego, y amor de los casados. Si à nosotros, el enlace, amor, y cariño, el interès nos desune, siendo las formalidades judiciales, trampas para hacer infelices, à quienes pretextan hacer dichosos. »18

25La misma discursividad se encuentra también en el Argonauta español del Bachiller D. P. Gatell.

  • 19 Bachiller D. P. GATELL (ed.), « Número 15 », in El Argonauta Español, Vol. 1\15 (1790), pp. 113-120 (...)

« En las diferentes poblaciones de Indios que se recogieron á la campana jamás pudo conseguirse que adulto fuese á oir la doctrina: à las reconvenciones que le hacian los Curas respondian que ya ellos estaban duros; que mandarían con mucho gusto á sus hijos que estaban dispuestos para todo. Será esta la conducta de los padres de familia? No por cierto, que jueguen, que se diviertan, que no lean, que no se instruyan dexandolo para quando sean grandes. Que opuesto modo de pensar! Es digno de llorarse ver que los selvages piensen con mas madurez que la gente culta. »19

Conclusión

26Con estas consideraciones se ha podido averiguar que la ficcionalización de las voces americanas en los espectadores españoles está funcionando como mecanismo de reflexión transcultural al servicio de la auto-definición de la hispanidad. Los espectadores como los otros medios de comunicación que vehiculan discursos sobre la identidad se ven posicionados entre dos polos opuestos, es decir el concepto del indio bueno y del indio malo, pero en la mayoría de los casos prefieren la imagen positiva de la cultura autóctona. No hay que olvidar que el género de los espectadores sale de una dinámica cultural cerca de la reforma, cuyos paradigmas discursivos solían pertenecer a los argumentos de la « leyenda negra ». En dicha narración, España y su cultura eran responsables de las catástrofes demográficas en el Nuevo Mundo por difundir una religión arcaica y anacrónica. Cuando el género espectatorial fue implantado en el ambiente católico europeo a partir de los años 1760, sucedió una trasferencia cultural de gran tamaño en el sentido de que los elementos ideológicos y axiológicos del protestantismo se enraizaron en culturas como la de Austria, Italia o Francia y por consecuencia en el Nuevo Mundo. Con esta trasferencia llegaron también las pautas del ideario protestante en las regiones católicas introduciendo indirectamente las narraciones tradicionalmente anti-hispánicas. Dichos procesos se reflejan todavía en el modo de ficcionalización de las voces indígenas, muchas veces trasferidas o adaptadas por unas micronarraciones ya hechas y distribuidas por los prototipos ingleses u holandeses. Se han podido ver en los ejemplos aducidos por la prensa como la referencia explícita a los pueblos iroqueses, las historias de amor intercultural en parajes de influencia inglesa, el discurso sobre la fatalidad de la sed de oro y el autóctono como víctima de la propaganda católica. La voz americana civilizada que corresponde generalmente al criollismo adquiere una especie de « ostranenia », es decir una « defamiliarización », un distanciamiento en la observación de la madre patria evanescente, que le ayudaría en los decenios sucesivos a acceder a los puestos de mando políticos y a una construcción de unas naciones nuevas o una América autosuficiente y autorreguladora. En este proceso, las voces ficcionalizadas sobre América han preparado el terreno de dichos discursos de distanciamiento funcionando – según nuestra hipótesis – como catalizadoras del ideario independista.

Inicio de página

Notas

1 El título en francés es más explícito: L’Espion du Grand-Seigneur et ses Relations secrètes envoyées au Divan de Constantinople, découvertes à Paris pendant le règne de Louys le Grand, traduite de l’arabe en italien par le sieur Jean-Paul Marana, Paris, Chez Claude Barbin 1684, vol. I. – L’Esploratore turco e le di lui relazioni secrete alla Porta ottomana scoperte in Parigi nel Regno di Luiggi il Grande. Tradotte dell’arabo in italiano da Gian-Paolo Marana, e dell’italiano in francese da ***, vol. I, Paris, C. Barbin, 1684. – Letters Writ by a Turkish Spy Who Lived Five and Fourty Years Undiscover’d in Paris, [Jean-Paul Marana, Roger Manley, William Bradshaw, Robert Midgeley] 1691-1694, 8 vol. – L’Espion dans les Cours des Princes chrétiens ou Lettres et Mémoires d’un Envoyé secret de la Porte dans les Cours de l’Europe. Où l’on voit les découvertes qu’il a faites dans toutes les Cours où il s’est trouvé, avec une Dissertation curieuse de leurs Force, Politique et Religion. Par *****, Cologne, E. Kinkius, 1710, 6 vol.

2 SWIFT, Jonathan, A continuation of Letters written by a Turkish Spy at Paris […], continued from the year 1687, to … 1693. Written originally in Arabick, translated into Italian, and from thence into English, London, W. Taylor, 1718.

3 Addison, Joseph / Steele, Richard, The Spectator, Vol. I, Henry Morley (Ed.), London, Routledge 1891, n° 50, s. p. http://www.gutenberg.org/files/12030/12030-h/SV1/Spectator1.html#section50 [consultado el: 15.02.2017]. En esta cita como en las demás no modificamos ni la ortografía, ni la puntuación.

4 Anonym (Ed.), « XXXVII Discours », in Le Spectateur ou le Socrate moderne, Vol. 1\037 (1716), pp. 236-242, cit. pp. 236-237, editado en ERTLER, Klaus-Dieter / FISCHER-PERNKOPF, Michaela (Ed.), Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición digital, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-119-1220/sdef:TEI/get [consultado el: 15.02.2017].

5 FRASPONI, Cesare (Ed.): « Lezione XVIII », in Il Filosofo alla Moda, Vol. 1\018 (1727), pp. 110-116, cit. p. 110-111, editado en ERTLER, Klaus-Dieter / FUCHS, Alexandra (Ed.), Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición digital, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-08C-37/sdef:TEI/get [consultado el: 15.02.2017].

6 Anónimo (Ed.), « Número XXIX », in El Filosofo à la Moda, Vol. 2\011 (1788), pp. 165-167, cit. p. 166, editado en ERTLER, Klaus-Dieter / HOBISCH, Elisabeth (Ed.), Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición digital, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-111-810/sdef:TEI/get [consultado el: 05.02.2017].

7 Addison, Joseph / Steele, Richard, The Spectator, Vol. I, Henry Morley (Ed.), London, Routledge 1891, n° 50, s. p. http://www.gutenberg.org/files/12030/12030-h/SV1/Spectator1.html#section50 [consultado el: 15.02.2017].

8 Anónimo (Ed.), « XXXVII. Discours », in Le Spectateur ou le Socrate moderne, Vol. 1\037 (1716), pp. 236-242, cit. p. 237, editado en ERTLER, Klaus-Dieter / FISCHER-PERNKOPF, Michaela (Ed.): Los "Spectators" en el contexto internacional. Edición digital, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-119-1220/sdef:TEI/get [consultado el: 15.02.2017].

9 FRASPONI, Cesare (Ed.), « Lezione XVIII », in Il Filosofo alla Moda, Vol. 1\018 (1727), pp. 110-116, cit. p. 111. Editado en ERTLER, Klaus-Dieter / FUCHS, Alexandra (Éd.), Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición digital, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-08C-37/sdef:TEI/get [consultado el: 15.02.2017].

10 Anónimo (Ed.): « Número XXIX », in El Filosofo à la Moda, Vol. 2\011 (1788), pp. 165-167, cit. pp. 166-167, editado en ERTLER, Klaus-Dieter / HOBISCH, Elisabeth (Ed.): Los «Spectators» en el contexto internacional. Edición digital, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-111-810/sdef:TEI/get [consultado el: 05.02.2017].

11 Cf. THWAITES, Reuben Gold, The Jesuit Relations and Allied Documents. Travels and Explorations of the Jesuit Missionaries in New France 1610-1791. The Original French, Latin, and Italian Texts, with English Translations and Notes, Cleveland, Burrows Brothers 1896-1901, 73 vol. [Se volvió a editar en New York, Pageant Book Co., 1959, 36 vol.] Cf. también ERTLER, Klaus-Dieter (ed.), Von Schwarzröcken und Hexenmeistern. Robes noires et sorciers. Jesuitenberichte aus Neu-Frankreich. Relations des Jésuites de la Nouvelle-France (1616-1649), Hamburg, Reimer, 1997.

12 Addison, Joseph / Steele, Richard, The Spectator, Vol. I, Henry Morley (Ed.), London, Routledge 1891, n° 56, s. p. http://www.gutenberg.org/files/12030/12030-h/SV1/Spectator1.html#section50 [consultado el: 15.02.2017].

13 Anónimo (Ed.): « Número XX », in El Filosofo à la Moda, Vol .2\002 (1788), pp. 19-36, editado en ERTLER, Klaus-Dieter / HOBISCH, Elisabeth (Ed.): Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición numérica, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-111-801/sdef:TEI/get [consultado el: 15.02.2017].

14 Ver ERTLER, Klaus-Dieter, « El discurso sobre las Américas en la prensa moral española », Complutense, Madrid, 25 de octubre de 2016.

15 García de Cañuelo, Luis / Pereira, Luis Marcelino (Ed.): « Discurso LXX », in El Censor, Vol.4\070 (1785), pp. 35-50, cit. 36-37, editado en: Ertler, Klaus-Dieter / Hobisch, Elisabeth (Ed.): Los "Spectators" en el contexto internacional. Edición numérica, Graz 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/objects/o:mws-103-427/methods/sdef:TEI/get?locale=en&context=es;context:mws-censor-tomo-iv [consultado el: 31.05.2017].

16 Anónimo (ed.), « Carta XI », in El Corresponsal del Censor, Vol. 1\11 (1786-1788), pp. 161-178, cit pp. 166-167, editado en: ERTLER, Klaus-Dieter / HOBISCH, Elisabeth (ed.): Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición numérica, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-105-613/sdef:TEI/get [consultado el 16.02.2017].

17 Idem., pp. 175-177.

18 MERCADAL, Juan Antonio [Francisco Mariano Nipho o Juan Enrique de Graef] (Ed.): « Número VII », in El Duende especulativo sobre la vida civil, Vol. 1\07 (1761-07-08), pp. 135-158, cit. p. 158, editado en: ERTLER, Klaus-Dieter / HOBISCH, Elisabeth (ed.), Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición numérica, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-093-241/sdef:TEI/get [consultado el 16.02.2017].

19 Bachiller D. P. GATELL (ed.), « Número 15 », in El Argonauta Español, Vol. 1\15 (1790), pp. 113-120, cit. p. 116, editado en: ERTLER, Klaus-Dieter / HOBISCH, Elisabeth (Ed.), Los “Spectators” en el contexto internacional. Edición numérica, Graz, 2011-2017. http://gams.uni-graz.at/archive/get/o:mws-109-721/sdef:TEI/get [consultado el 16.02.2017].

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Klaus-Dieter Ertler, « La ficcionalización de las voces americanas en el género periodístico de los espectadores españoles », El Argonauta español [En línea], 14 | 2017, Publicado el 30 mayo 2017, consultado el 22 agosto 2017. URL : http://argonauta.revues.org/2558

Inicio de página

Autor

Klaus-Dieter Ertler

Institut für Romanistik - Universität Graz (Austria)

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Inicio de página
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org