Navigation – Plan du site
Appel à collaboration

La prensa reaccionaria

La promulgación del decreto de las Cortes del 10 de diciembre de 1810 sobre la libertad de imprenta supuso para los liberales una victoria aplastante sobre los serviles. Pero no duró mucho su triunfo. A falta de impedir la adopción de este texto, los defensores de la religión y de la monarquía absoluta se valieron de él para multiplicar, por toda la España no ocupada por las tropas imperiales, las publicaciones adversas a cuantas reformas pudieran promover los representantes de la Nación. Mientras reclamaban a voces (en nombre de sus principios) la prohibición del Diccionario crítico burlesco así como el castigo de su autor, denunciaron (en aplicación del aborrecido principio de la libertad de imprenta) a sus adversarios en términos de extrema violencia y unas veces auténticamente soeces.

La guerra de la pluma (expresión ya utilizada, por ejemplo, por Leclerc en su Histoire des Provinces Unies (1728) o Voltaire en su correspondencia, y empleada también por El Conciso) que opuso redactores de diarios o periódicos liberales y serviles tomó incluso, de vez en cuando, la apariencia de una auténtica guerra civil: así en el Tío tremenda o los Críticos del malecón (Sevilla, 1812), José María Diez del Río se preguntaba (en su idioma singular) « cual de las dos guerras nos está dando más daño, si la de los gabachos o esta que nos ha traído la libertá de jablar y de escrebir, o para icirlo mejor, el abuso de la libertá ».

Mientras que todos los regímenes absolutistas o dictatoriales (desde Fernando VII hasta el general Franco, pasando por Primo de Rivera) amordazaron sistemáticamente cualquier tipo de prensa de oposición, los sistemas democráticos (monarquías constitucionales o repúblicas) no supieron, no pudieron o sobre todo no quisieron, las más veces, silenciar a la prensa reaccionaria como consecuencia de libertad de pensamiento y de expresión considerada, desde el 26 de agosto de 1789, como uno de los derechos fundamentales del Hombre y del Ciudadano.

Esta presencia ininterrumpida de una prensa reaccionaria de 1810 a nuestros días nos obliga a prestarle especial atención, incluso si los investigadores (como es lógico) manifiestan hacia ella alguna reticencia por su pretendida falta de originalidad. Por ello El Argonauta español decidió consagrar la primera entrega del número 9 (enero 2012) a este tema. El estudio de periódicos publicados durante toda la época contemporánea permitirá solucionar algunos problemas fundamentales como la financiación de dichos periódicos, la procedencia de sus redactores, su difusión e impacto, la evolución de los principales temas, etc.

El programa es ambicioso y amplio. Demasiado amplio incluso en caso de cometer el abuso de idioma (tan frecuente en la dialéctica política) de confundir « reaccionario » con conservador. Por cierto el matiz es a veces tenue. Pero deseamos ceñirnos a la definición de « reacción » tal como quedó aceptada, en Francia, desde 1796, o sea: « corriente de ideas, acción que se opone al progreso social procedente de la Revolución [de las revoluciones, por lo que se refiere a la larga duración] y aspira a restablecer las instituciones anteriores ».

Los investigadores que deseen embarcarse con El Argonauta español para explorar aquellas tierras si no incógnitas, por lo menos poco conocidas, deberán remitirnos, como más tarde el 31 de mayo de 2011, una propuesta de colaboración detallada. Pero la aceptación por el comité director de dichos proyectos no supondrá un compromiso firme de publicación, puesto que, como ya será regla para cualquier artículo comunicado, el texto integral de los artículos (que habrá de ser remitido, como más tarde, el 31 de octubre de 2011) se someterán a la apreciación de dos expertos independientes que habrán de convalidar el nivel científico de la publicación. A pesar de esta vuelta a prácticas propias de la época remota en la que el Consejo de Castilla amenazaba a los autores con su terrible « no ha lugar », rogamos a nuestros lectores y colaboradores de no incluir a El Argonauta español entre las revistas « reaccionarias ».

NB: las propuestas y artículos se remitirán a: argonauta@mmsh.univ-aix.fr

  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org