Navigation – Plan du site
Livraison janvier : La presse espagnole et la Guerre civile. Entre rupture et propagande (1936-1939)

De la Guerra Civil Española al exilio: discurso, propaganda y reflexión a través de la revista Nuestra Bandera

Ana Martínez García

Résumés

Pendant la Guerre Civile la presse fut l’une des armes plus utilisées par les belligérants. À sa fin, les groupes partisans de la République qui firent entendre leur voix pendant le conflit ne devinrent pas muets, ils survécurent à distance, leur pensée outrepassant les limites géographiques de l’exil à travers d’importants projets éditoriaux. C’est le cas de Nuestra Bandera, revue née à Valence en 1937 et continuée à Barcelone en 1938 aux mains d’un groupe de militants du Parti Communiste dirigé par Dolores Ibárruri. L’objectif était de promouvoir l’unité entre ceux qui luttaient en faveur de la cause, d’informer sur le déroulement de la guerre, etc. Et, à la différence des autres revues, elle ne périt pas après la défaite: elle s’expatria au Mexique et en France tandis qu’elle survivait dans la clandestinité en Espagne.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 CRUZ, Rafael, «Del partido recién llegado al partido de todos. El PCE, 1920-1939», Historia del PCE (...)

1Durante la Guerra Civil, la prensa fue una de las armas arrojadizas más utilizadas por los contendientes, quienes eran conscientes del valor de este medio de comunicación para movilizar a las masas. Antes del inicio del conflicto, los diferentes bandos ostentaban diversas publicaciones con las que intentaban movilizar a sus seguidores. Entre ellos se encontraba el Partido Comunista Español, que contaba con diversas publicaciones de tirada nacional como El Comunista, La Lucha, Mundo Rojo, Mundo Obrero , etc., además de otras muchas difundidas a nivel regional, provincial y local1.

2Mientras se desarrolló el conflicto, con el fin de dotar de mayor fuerza y unidad al partido, continuaron editando algunas de estas revistas e inauguraron nuevas ediciones, como la que es objeto del presente trabajo, creada con el fin de obtener un órgano teórico desde el que transmitir las ideas del partido.

3Con el final de la guerra y la llegada del Régimen Franquista, la voz de los grupos afines a la República y los antifascistas no enmudeció, como suele ocurrir con la prensa de los vencidos, sino que sobrevivió en el destierro. Desde la distancia consiguieron que su pensamiento trascendiera los límites geográficos y temporales a través de importantes proyectos editoriales durante las décadas de su largo exilio.

4En los diferentes países de destino, los españoles dejaron huella de la producción cultural que continuaron desde la distancia. Por ello, las revistas fueron uno de sus principales modos de expresión, como se demuestra a través de las numerosas publicaciones conservadas del primer tercio del siglo XX y de la Guerra Civil.

  • 2 AZNAR SOLER, Manuel, «El Partido Comunista de España y la literatura del exilio republicano (1939-1 (...)

5Entre la multitud de revistas que surgieron, encontramos publicaciones de carácter científico, literario, cultural, político, etc. Dentro de éstas últimas hallamos un valioso grupo de corte comunista, entre las que sobresalieron Cultura y Democracia (1950), España Popular (1940-1968), España y la Paz (1951-1955), Independencia (1946-1947), Juventud (1946-1950), Lucha (1944), Mujeres Antifascistas Españolas (1946-1950), Nuestro Tiempo (1949-1950 y 1951-1953), Paz (1950-1951), Unidad y lucha (1945-1946), entre otras2 .

6La mayoría de las ediciones lideradas por españoles en el exilio, del corte que fueran, eran de nuevo cuño. A pesar de ello, en algunos casos se decidió resucitar publicaciones que habían iniciado su andadura en España, como en el caso de la literaria Litoral. Entre estos curiosos casos, hallamos el de Nuestra Bandera: revista mensual de orientación política, económica y cultural , iniciada durante la Guerra Civil, continuada en el exilio mexicano y francés, con una réplica española coetánea a partir de 1940.

I - Una nueva publicación política de guerra: Valencia, 1937 (Primera época)

7Nació en Valencia con el subtítulo « Órgano del Comité Central del Partido Comunista de España (S.E. de la I.A.) », con el que indicaba su orientación política y la identidad capital de sus fundadores. Su primer número vio la luz el 15 de julio de 1937 acusando meses de retraso por los diferentes problemas técnicos que la guerra conllevaba. Su objetivo era informar al pueblo obrero y a las masas antifascistas sobre los temas que más les preocupaban en aquel momento. Deseaban convertirse en un órgano de información esencial para dicho público y mostrar su lado político, sin caer en la abstracción más teórica. Esta última idea les llevaba a desear que con la lectura de los pensamientos que vertían pudieran llegar a conformarse nuevos grupos afines que podrían colaborar con su causa, que con ello reunirían más seguidores para tener más fuerzas en la lucha.

  • 3 RIVAYA, Benjamín, «Wenceslao Roces y la Guerra Civil», in Comunismo y compromiso intelectual: Wence (...)

8El domicilio social de su redacción estuvo situado durante esta breve etapa en la Plaza Congregación número 3. En cambio, la sede de la administración, de su distribuidora, estaba en la C/ Paz nº 42. A pesar de ello, su editora era la del Partido Comunista, regida por la Comisión Nacional de Agitación Propagandística, en la que trabajaban Rafael Alberti y María Teresa León3 .

9Su formato era tetrangular, con unas medidas próximas a los 20x15 centímetros. Su tipografía, según indicaba la dirección de la revista en la última página del primer número, no se correspondía totalmente con sus deseos, sino que había sido fruto de la premura con la que se había editado el ejemplar tras meses de retraso. En el segundo número estos cambios se aprecian esencialmente en la disposición de los títulos de los artículos y del sumario.

10A lo largo de las páginas de esta etapa nunca se indicó quienes componían la dirección de la revista, las personalidades que formaban el equipo redactor, etc., a diferencia de otras épocas de la publicación.

11En la portada de ambos números apareció una bandera ondeando con el símbolo de la hoz y el martillo. En el primer número se indicaba en ella la periodicidad con la que aparecería la publicación, de carácter quincenal, premisa que desconocemos si se llevó a cabo puesto que el segundo número apareció sin fechar y carente de indicación alguna sobre la regularidad de su tirada.

Portada del nº 1 de 1937, correspondiente a la primera etapa de Nuestra Bandera.

Portada del nº 1 de 1937, correspondiente a la primera etapa de Nuestra Bandera.

12Otro dato relevante que se ofrecía en la portada era el coste de la publicación, que se elevaba a los 75 céntimos de peseta, un precio nada despreciable en momentos de guerra.

13Los textos que la componían poseían una estructura formal que perduró durante los dos números editados con este formato en 1937. En la primera página se incluía un editorial de la revista, donde se explicitó el nacimiento de la revista en el primer número y, en el segundo, se puso de relieve uno de los temas cruciales durante las diferentes épocas de la revista: la necesidad de llegar a la unidad. Tras la nota inicial de la redacción seguían varios artículos escritos por personalidades afines al partido o militantes, tales como Antonio Mijé, José Silva, Manuel Delicado, Dolores Ibárruri, etc.

14En las últimas páginas se incluyeron, dentro de la sección « Textos y documentos », reproducciones de informes de gran relevancia del Partido Comunista. En el caso de estos dos ejemplares, publicaron los documentos relativos a la reunión de las Internacionales y el Reglamento de las Elecciones al Congreso Europeo de la URSS.

15Respecto a la redacción de los textos, en la nota inicial de la revista reseñaban que sería forjada a manos de diferentes personalidades para darle mayor fuerza y veracidad a sus palabras, además de pluralidad, pues declaraban que sus páginas estaban abiertas a todos, no se trataba de un « coto cerrado ». Afirmaban que participarían desde figuras inmersas en el campo de batalla a trabajadores de las fábricas de una España en guerra, premisa que consiguieron sólo en cierta medida en las siguientes épocas.

16En cuanto a las colaboraciones que conforman la revista, en ellas prima un importante grueso dedicado a difundir las actas de los plenos del partido, a publicar discursos de los líderes comunistas más renombrados, etc. Entre estos textos encontramos los que giran en torno a los objetivos de la revista, con una temática que permanecerá durante las siguientes épocas.

17Encontramos artículos que promueven la unidad entre los diferentes bandos contrarios a los sublevados con el fin de resolver la situación española. Tal es el caso del artículo escrito por su Secretario General, José Díaz, titulado « Carta del buró político del Partido Comunista a la comisión ejecutiva del Partido Socialista » en el que, abogando por la mejora de la situación del pueblo español, solicita la unión de estos dos partidos de base común:

  • 4 DÍAZ, José, Secretario General, «Carta del buró político del Partido Comunista a la comisión ejecut (...)

«Ciertamente, la unidad política del proletariado, para que sea eficaz, debe edificarse sobre una base sólida de principios fundamentales. Sobre este problema esencial no existen ni pueden existir dificultades, puesto que no hay divergencias de principio entre los dos Partidos. Ambos se inspiran en la ideología marxista-leninista, cuyo mejor representante y continuador es actualmente el camarada Stalin, y se señalan como misión histórica la destrucción del sistema de explotación y opresión del hombre por el hombre o de una nación por otra, y la instauración de la sociedad socialista (comunista) sin clases, sin explotación ni opresión de ningún género»4 .

  • 5 Ibid, p. 6. El subrayado es mío.

18Para ello ofrece una serie de pautas de actuación, de carácter orientativo, con las que podrían alcanzar el objetivo que compartían, así como unos principios de organización con los que arrollarían todas las dificultades 5 .

19En la misma línea encontramos las palabras de la redacción en el editorial del segundo número, titulado « El Partido Único puede y debe crearse », donde se detallan muchos de los puntos que les invitan a luchar juntos:

  • 6 s/a, «El Partido Único puede y debe crearse», Nuestra Bandera, nº 2, 1937, p. 3.

«Y no se trata de una exigencia sentimental que impele a unir los Partidos Socialista y Comunista sólo a la vista de los inmensos peligros que acechan al proletariado y al pueblo español, haciendo abstracción de las diferencias que en el programa, en la línea política y en la táctica de ambos Partidos pudieran existir.
Se plantea el problema de la unidad, hoy, teniendo presente que en el discurso de la lucha terrible que sostiene el pueblo español, y a su cabeza el proletariado, contra la reacción y el fascismo, se ha ido forjando de hecho la unidad de socialistas y comunistas.
Unidos en las trincheras, en el frente de la producción y en los puestos de Gobierno, han ido borrando las diferencias que entre ambos aun restaban y estableciendo una comunidad en la lucha, en la acción, paralela a la cual ha ido lográndose la comunidad de objetivos, de línea política, de táctica, de ambos partidos, que ya poseían, en cuanto a los problemas de principio, una posición semejante»6 .

20Otro de los temas más sobresalientes es la reflexión sobre la situación en la que se encuentra el país, las causas que han llevado a España a la guerra y cómo se han sucedido los acontecimientos. En el primer número de la revista encontramos, en esta línea, el texto anónimo « España se juega la paz en el mundo », en el que se realiza un balance del primer año de guerra. Para ello, indican los grandes objetivos que el pueblo tiene para luchar: procurar el bienestar, el avance y la mejora de las condiciones en las que resiste el pueblo español, el obrero, quien realmente habita y construye el país. Por ello rechazan el retorno a un pasado de opresión e injusticias:

  • 7 s/a, «España se juega la paz en el mundo», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 8.

«[…] La sublevación militar fascista fue el golpe de fuerza organizado por los grupos reaccionarios y semifeudales para mantener en España el régimen de miseria y de esclavitud que imperaba durante la monarquía. Los grandes terratenientes, la Iglesia, los usureros y los grupos capitalistas más reaccionarios no se resignaban al triunfo democrático obtenido por el Frente Popular en las elecciones del 17 de febrero. Querían sostener en el campo los jornales de dos pesetas y la jornada de sol a sol, destruir las organizaciones obreras, anular todas las conquistas de los trabajadores y volver al estado de opresión y explotación en que ha vivido en España durante los tres últimos siglos. […]»7

21Una de las grandes mejoras que creen haber introducido es en el campo de la retaguardia. Renovaron el abastecimiento de armamento y víveres gracias a un transporte mejor; procuraron el alimento al pueblo aumentando la producción en los cultivos; incidieron en la reforma de la organización de las diferentes industrias para evitar carecer de productos de primera necesidad alimenticia y de logística, etc.

  • 8 Ibid.

«Unido a la obra militar hemos logrado una serie de realizaciones sociales, ligadas claro es, a la guerra; notable mejoramiento del orden en la retaguardia, el incremento de la producción agrícola, un servicio de transporte bastante mejorado con relación a los primeros momentos de la guerra, un trabajo más ordenado y disciplinado en las fábricas y talleres y, por último, una limpieza cada vez más extensa y profunda de la retaguardia.»8

22Además, también surgieron algunas de las cuestiones que reaparecerán y persistirán a lo largo de las diferentes épocas de la revista, tales como la colaboración de fuerzas extranjeras con el bando fascista y la superioridad logística que ello implicaba:

  • 9 Ibid, p. 7.

«[…]Los rebeldes se alzaron con la mayor parte del armamento nacional; apoyados por los grupos capitalistas más reaccionarios y semifeudales del país, contaban con una sólida base económica. La sublevación disponía también de la ayuda extranjera. El pueblo, en cambio, estaba indefenso. Al producirse la rebelión tuvo que acudir, para dominarla, a sus propios medios. El retraso con que el Gobierno Casares Quiroga se decidió a entregar parte de las pocas armas que los facciosos no se habían llevado, determinó en algunos sitios el triunfo de la rebelión.[…] Las primeras victorias populares fueron conquistadas casi con las manos. En muchas ciudades -Madrid es un ejemplo- los obreros antifascistas lucharon los días de julio con un armamento enormemente inferior al de los sublevados.[…]»9

23O la crítica a la tardía actuación de la Segunda Internacional y, sobre todo, a la política de « No intervención » que llevaron a cabo varios países, permitiendo el apoyo alemán e italiano para el bando sublevado como vemos en el siguiente fragmento:

  • 10 Ibid, p. 9.

«[…] Los Gobiernos fascistas de Italia y Alemania, ayudados por el Gobierno portugués, han ido avanzando en la intervención a medida que se lo permitían las debilidades y claudicaciones de los Gobiernos de Francia e Inglaterra. Mientras la Unión Soviética ha sostenido desde el primer momento una actitud enérgica y consecuente en defensa de los derechos del pueblo español y de la paz del mundo, única actitud que podía contener las audacias fascistas, los Gobiernos de Francia e Inglaterra en vez de seguir este ejemplo, iniciaron y se acogieron a la política de No Intervención, que ha venido a ser, prácticamente, el bloqueo del Gobierno legítimo de España y la Celestina de la intervención fascista.[…]»10

24A pesar de ello, como indican líneas después, sienten el apoyo de otros países por su causa, que no están solos ante la lucha.

25Como es propio de los textos escritos en tiempos de guerra, la exaltación del heroísmo de los combatientes sobresale en cada una de las páginas escritas por cada bando. En este texto encontramos la enardecida descripción de un valiente pueblo obrero que con pocos recursos logra convertirse en un potente, aunque humilde, ejército que comienza a ofrecer victorias a los españoles:

  • 11 s/a, «En España se juega la paz del mundo», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 7.

«Los cuadros militares que no habían logrado arrastrar la sublevación a la totalidad de los soldados sirvieron entonces para formar, con los hombres reclutados en Marruecos, un Ejército regular, al que Hitler y Mussolini proporcionaron aviones y artillería. El pueblo español tuvo que enfrentarse entonces con una nueva realidad. Para contener al enemigo hacía falta un Ejército. Las primitivas milicias no eran ya, a pesar de su heroísmo, suficientes. Sin abandonar la lucha, con el fusil en la mano, disputándole palmo a palmo la tierra de España el Ejército faccioso e invasor, nuestro pueblo fue creando su ejército. Ésta es la primera gran obra realizada durante el año de guerra. Hoy tenemos un Ejército potente y disciplinado; más de medio millón de hombres están sobre las armas; la industria de guerra ha comenzado a funcionar; los mandos militares provienen en su mayoría del pueblo mismo; son jefes y oficiales forjados en la lucha, hijos del pueblo, conscientes de la causa que defienden y entusiasmados por el anhelo de victoria […]»11

26Con éste ánimo y alabanza al pueblo, que lucha desde el frente y la retaguardia, nos introducimos en la vertiente propagandística de la publicación. Siguiendo las palabras de Alejandro Pizarroso en sus diferentes escritos acerca de la propaganda en la prensa de la Guerra Civil Española, podemos decir que en Nuestra Bandera encontramos varios de los temas claves que se insertan dentro de las pautas de difusión utilizadas en tiempos de guerra.

27Como hemos visto, el diálogo, el apoyo y el ánimo a los combatientes y todos aquellos implicados en la lucha, está presente en esta primera época de la publicación, aunque aflorará con mayor fuerza en la segunda, cuando tras dos años en guerra, el pueblo necesite reunir más fuerzas que nunca.

28El debate con el enemigo siempre está presente, pero no sólo interpelan al bando sublevado, sino también a los otros grupos que conforman el Frente Popular y que según ellos esforzándose en desunirlos no conseguirán la victoria:

«¿Qué han visto en el Partido para afluir a él? Algunos elementos de los que esgrimen el fantasma del “proselitismo” como instrumento contra el Partido Comunista y la unidad, emplean argumentos tan miserables como pretender explicar el grandioso hecho de la incorporación a la lucha política revolucionaria activa de grandes masas de la población por móviles mezquinos o de ambición personal.
A esto nosotros replicamos: ¿Quién tiene los puestos más decisivos del aparato del Estado y quien los ha tenido? Gobernación, Finanzas, Defensa, Justicia, Estado, etc., no han estado ni están bajo la dependencia de comunistas de forma que justifique que a nuestro Partido vengan por ambición miles de militantes que son no sólo nuevos luchadores del antifascismo y de la revolución, sino viejos luchadores sindicales de la U.G.T., de la C.N.T. y de otras organizaciones antifascistas».

29Al tratarse de una publicación con un marcado corte ideológico, el uso de la persuasión en sus páginas irá en relación con el deseo de difusión de las ideas de su partido, nociones alejadas de lo puramente teórico, de propuestas individuales, etc. Tratan de ofrecer en todo momento una constante invitación a efectuar una serie de acciones con las que favorecer la situación del país. Es decir, son conscientes del valor de la prensa y, por medio de ella, intentan mostrar las medidas resolutivas que propone su partido, explicar en qué nociones se basa el partido… De este modo, esclarecerían su ideario a las masas y conseguirían más afiliados con los que fortalecer su partido y, con ello, ganar terreno en la lucha, como demuestran en el siguiente extracto del artículo « El partido único puede y debe crearse »:

  • 12 s/a, «El partido único puede y debe crearse», Nuestra Bandera, nº 2, 1937, p. 11.

«Nuestro Partido, que comprende el valor inmenso de la acción de masas, considera un deber revolucionario elemental orientar en todo momento a éstas, sobre la base del marxismo-leninismo, que constituye su principal basamento; dar a conocer su criterio, su opinión sobre todos los acontecimientos, explicar lo que deben hacer o dejar de hacer las masas para contribuir a ganar la guerra, para obtener la victoria. Y es por ello, repetimos, por lo que crecemos y nos desarrollamos.
Y no es posible admitir la teoría de que hay que aguardar a que la guerra termine para aceptar a nuevos militantes. El reforzamiento de las organizaciones del Frente Popular ayuda y contribuye en gran medida a que la guerra se gane porque refuerza el Frente Popular, la organización de las masas en la lucha, su disciplina y cohesión, las educa y forma y eleva su conciencia antifascista.»12

  • 13 s/a, «Los problemas del Pleno», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 15.

30Muchos de estos asuntos serán tratados de igual modo en los discursos interpolados en la revista. En esta primera etapa de la revista destacan en el primer número por su grueso, dado que la mayoría de los textos pertenecen a cuestiones discutidas en el Pleno del Comité Central del PCE en Valencia durante el mes de Junio de 193713. Concretamente se trata de extractos de las palabras expuestas por Delicado, Uribes, Girola e Ibárruri, a los que añadirían en las últimas páginas, en la sección « Textos y documentos », todos los documentos relativos a la reunión de las Internacionales.

31La temática de las arengas sigue la línea de los artículos que conforman la revista: promoviendo la unidad, esclareciendo las ideas del Partido, etc. Entre ellas resaltaremos unas líneas pronunciadas por Manuel Delicado en las que hace referencia al papel de la mujer en la guerra y a la necesidad de formarlas para que continúen siendo un gran apoyo desde la retaguardia, ideas que se corresponden con la apertura que experimentó la situación para las españolas durante la guerra:

  • 14 DELICADO, Manuel, «La guerra y los problemas de producción», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 29.

«En sexto lugar, reconociendo la ayuda y el concurso que la mujer puede aportar en el terreno de la producción, es necesario que los sindicatos se interesen por educarla y prepararla en el trabajo en las fábricas, en el transporte, en los servicios públicos, con el fin de asegurar en un momento dado la marcha de la producción y de los servicios, si la guerra exige que los hombres tengan que abandonar las herramientas para empuñar las armas. Los sindicatos deben considerar a la mujer en la producción no como inferior al hombre, sino reconociéndole los mismos derechos que a éste en orden al salario y al derecho a intervenir en la vida y dirección de los Sindicatos. El principio de “a igual trabajo, igual salario”, debe llevarse a la práctica en lo que concierne a la mujer»14 .

II - Apoyo homónimo: Alicante, 1937-1939

32Aunque nuestro objetivo es rescatar la revista Nuestra Bandera, debemos hacer un inciso para indicar que, de forma coetánea surgió en Alicante un diario homónimo. Su subtítulo era « Órgano del Partido Comunista (S.E.I.C.) », información que nos lleva a entender que poseía un objetivo distinto, que deseaba establecerse como un medio de comunicación exento de la carga teórica que tuvo la revista durante sus diferentes etapas.

33Su primer número apareció el 8 de Julio de 1937, domiciliado en la alicantina calle Quintana nº 42. Su tirada era diaria, aunque poseía numerosos errores de numeración. Llegó a ostentar, durante sus tres años de vida, casi 600 números, en los que ocasionalmente incluyó un suplemento, como el aparecido junto al número 147, publicado el 25 de Diciembre de 1937, centrado en la Conferencia Provincial del Partido Comunista celebrada en esas fechas.

34Las causas de su desaparición se deban probablemente a la desintegración del Gobierno Republicano y la caída de Alicante, junto a los últimos reductos, durante el mes de Marzo de 1939. Su último número probablemente sería el 584, publicado el día 5 del último mes en guerra.

III - El final de una etapa: Barcelona, 1938 (Segunda época)

35Casi medio año después de la desaparición de la etapa valenciana de la revista Nuestra Bandera, reapareció en la Barcelona de 1938 la que sería su segunda época. Allí adquirió un nuevo subtítulo: «Revista mensual de orientación política, económica y cultural» y experimentó un cambio de rumbo a manos de un valioso conjunto de militantes del Partido Comunista dirigidos por Dolores Ibárruri.

36El primer número de esta nueva época fue doble, el 1-2 de Enero y Febrero de 1938, domiciliados en la barcelonesa calle Valencia, en el nº 302, como indicaba la solapa delantera de la nueva portada con la que apareció. Habían dejado atrás el dibujo de la bandera ondeante y se habían decidido por un nuevo formato en el que presidiera cada número la fotografía de una importante personalidad del comunismo. Concretamente en este primer número apareció la fotografía de Iósif Stalin.

Portada del nº 1 de 1938, relativo a la segunda etapa de Nuestra Bandera.

Portada del nº 1 de 1938, relativo a la segunda etapa de Nuestra Bandera.

37En la siguiente tirada el ejemplar fue numerado como el 3-4 de Marzo y Abril de 1938. En él se habían realizado varios cambios, su portada (ilustrada con una fotografía de José Díaz, Secretario General del PCE en aquel momento) había variado, ya no tenía solapas, provocando que dejara de aparecer en ellas el sumario del número y se trasladara a las primeras páginas de la publicación. Apareció con un nuevo domicilio, en la C/ Balmes nº 205, donde se había instalado su dirección y administración.

38Meses más tarde apareció el que sería el número 5-6 de Mayo y Junio, continuando con las características anteriores, en cuya portada aparecía una fotografía de Dolores Ibárruri, la directora de la revista.

Portada del número especial del 18 de Julio de 1938 de Nuestra Bandera.

Portada del número especial del 18 de Julio de 1938 de Nuestra Bandera.

39En el mes siguiente se publicó un número especial, fechado el 18 de Julio de 1938, dos años después del inicio de la Guerra Civil. Su tamaño era mayor, próximo al formato A3, con un una distribución distinta a los ejemplares anteriores. En esta ocasión en sus páginas se halla una mayor carga fotográfica, en detrimento del contenido teórico que había primado en ocasiones anteriores. Sus artículos eran muy breves y escritos por grandes figuras del Comunismo Español y políticos de la República, como José Díaz, Vicente Uribe, Manuel Azaña, Juan Negrín, etc.

40Su último número fue probablemente el publicado en octubre de 1938 con carácter extraordinario y formato tetrangular de 20x15, como los primeros números de la etapa, con la fotografía de Vicente Uribe en la portada.

41La periodicidad de Nuestra Bandera en este periodo era supuestamente mensual, al menos así lo publicitaba el subtítulo, pero como hemos podido comprobar, fue bastante irregular, seguramente debido a la crítica situación en la que se encontraban.

42Durante esta etapa tuvo dos impresores: la Imprenta Sopena y los Talleres Gráficos de la Sociedad General de Publicaciones, quienes hicieron de forma discontinua unos y otros números.

43El precio de los ejemplares fue de 3 pesetas, aún mayor que en la época anterior, excepto en el caso del número especial de Julio, que bajó el precio a 1 peseta.

44En ninguno de los números se indicó quienes conformaban su consejo de redacción, pero suponemos que eran sus principales colaboradores, entre los que sobresalieron José Díaz, Pedro Checa, Vicente Uribe, Antonio Mijé, etc.

45Sobre los temas que imperan en los textos de esta etapa, siguen respondiendo a la línea establecida en los números publicados en el año anterior. La unidad volvió a ser uno de los motivos esenciales, tratada junto a la desunión entre los diferentes flancos antifascistas y la propaganda del PCE:

  • 15 MIJE, Antonio, «La marcha del movimiento anarquista español hacia la unidad», Nuestra Bandera, nº 3 (...)

«Resultado inevitable y fatal de todo este conjunto de posiciones y actividades que por su “totalitarismo” más o menos acentuado no podían ayudar a la causa de la unidad, y resultado asimismo de incomprensiones, errores, tendencias sectarias y falsas que se manifestaron en otros movimientos y partidos antifascistas (por nuestra parte siempre hemos denunciado abiertamente estos errores cuando se produjeron en nuestras filas y hemos combatido para eliminarlos) fue un retardo enorme en la unificación de la clase obrera y la existencia durante mucho tiempo de una situación en que se hablaba de unidad, pero se actuaba en contra de ella. Pactos entre la C.N.T. y otras fuerzas obreras fueron firmados en diferentes ocasiones y un estudio atento nos haría ver como en cada uno de ellos hay un mayor acercamiento, consecuencia de concesiones y comprensiones recíprocas. Pero todos estos pactos no tuvieron vida larga y pronto quedaron sin efecto, continuando cada organización su trayectoria particular, que no siempre favorecía la unidad, como ya hemos tenido ocasión de ver. […]»15

46La reflexión se convirtió en un acto clave para la consecución de la victoria, inundando los cientos de páginas de esta nueva época:

  • 16 Ibid, p. 43.

«Si la clase obrera hubiera estado unida y, en particular, si las dos centrales sindicales hubiesen trabajado juntas desde el inicio de la guerra, la tarea de unificar y movilizar a todo el pueblo y la de poner en acción todos los recursos del país se hubieran resuelto mucho más rápidamente, y quizá la guerra ya hubiera terminado con nuestro triunfo. Examinar algunas de las causas que han impedido la rápida realización de esta unidad sólo puede ser cosa útil, particularmente si esto se hace no con espíritu de polémica ni para sacar «responsabilidades», sino para fijar la línea de una evolución histórica que incomprensiones, errores, o malas voluntades, podrán hacer más o menos rápida, pero no han podido ni podrán cambiar»16 .

47Entre los numerosos textos dedicados a llevar a cabo un balance de lo sucedido, sobresalieron los textos publicados en el número especial dedicado a los dos años de guerra, donde se examinaron muchas de sus actuaciones, dejando un lugar para el recuerdo de las figuras más importantes del conflicto. Uno de los artículos más destacados fue el titulado «Héroes del Ejército Popular» donde, incluyendo las fotografías de Buenaventura Durruti, el Capitán Lacalle, Antonio Coll, etc., se recuerda también a los héroes anónimos:

  • 17 s/a, «Héroes del Ejército Popular», Nuestra Bandera, nº especial del 18 de Julio de 1938, s/p.

«Millares de héroes han caído gloriosamente en los campos de batalla luchando contra el fascismo invasor. Murieron por la independencia de su patria, para impedir que el fascismo convirtiese a España en un pueblo esclavo, en un gigantesco campo de concentración; porque sus mujeres y sus hijos no conocieran jamás los horrores, el hambre y la miseria de la sangrienta opresión fascista»17 .

48Una de las novedades que se introduce en esta etapa es la aproximación de personalidades del mundo literario a la publicación. Ejemplo de ello es el texto aparecido en el nº 3-4 titulado « Torrijos y sus compañeros » y firmado por Antonio Machado, donde se rescatan unos versos de Espronceda dedicados a los héroes de otra guerra de España.

49El poeta sevillano y sus textos fueron de gran interés para los creadores de la cultura española en el exilio. Por ello, años después de su muerte, el texto fue reeditado en una de las muchas revistas del destierro que homenajearon al poeta. Se trataba del primer número de la parisina Cultura y democracia.

50En este mismo número de Nuestra Bandera apareció una reseña en la sección « Libros y revistas » escrita por Manuel Altolaguirre donde se hace referencia al libro homenaje que acababan de editar en memoria de Federico García Lorca. Se trata de su única incursión en esta revista, dentro de sus muchas etapas, probablemente debido a que tras el final de la guerra el malagueño se dedicó a su obra, abandonando su vertiente la política.

51Varios ejemplares después, Lorca volvió a aparecer en la revista, concretamente en el número especial dedicado a los dos años de guerra publicado el 18 de Julio de 1938. Él, junto a Machado, serían los dos grandes literatos homenajeados desde la distancia.

“Como se vive en el territorio faccioso”, Nuestra Bandera, nº especial del 18 de Julio de 1938, s/p.

“Como se vive en el territorio faccioso”, Nuestra Bandera, nº especial del 18 de Julio de 1938, s/p.

52Este interés en que los escritores formaran parte de la publicación ya lo habían llevado a cabo en el alicantino diario homónimo, en el que participó una de las figuras afines al comunismo más conocidas del mundo literario. Se trata del poeta Miguel Hernández, quien llevó a cabo durante la guerra una considerable labor periodística, trabajo que le llevó a colaborar en dos ocasiones en el alicantino diario Nuestra Bandera. La primera fue en el nº 40 del 22 de Agosto de 1937, bajo el título «La fuerza del Manzanares». En su texto nos hablaba de él, de sus orígenes, de su labor como poeta, la que no le impedía luchar por España. Junto a estas líneas, incluía el poema homónimo, perteneciente a Viento del pueblo.

Hernández, Miguel, «La fuerza del Manzanares», Nuestra Bandera, nº 40, 22 de Agosto de 1937.

Hernández, Miguel, «La fuerza del Manzanares», Nuestra Bandera, nº 40, 22 de Agosto de 1937.

53En el número siguiente publicó otro texto, «Pasó el Fascismo. El hogar destruido», donde se identificaba con las tristes circunstancias de todos los españoles que habían visto caer todo lo que construyeron hablando de sí mismo, de los estragos de la guerra en su casa, la que cimentó junto a su esposa y de la que sólo quedan cenizas, al igual que en la España por la que luchan.

Hernández, Miguel, «Pasó el Fascismo. El hogar destruido», Nuestra Bandera, nº 41, 23 de Agosto de 1937.

Hernández, Miguel, «Pasó el Fascismo. El hogar destruido», Nuestra Bandera, nº 41, 23 de Agosto de 1937.

54En las diferentes épocas del destierro la presencia de las figuras literarias no desapareció, aunque su relevancia fue menor. A pesar de ello, no dejaron de aparecer textos dedicados a ellos y a sus acciones durante la guerra en momentos conmemorativos. Muestra de ello es el texto de Esteban Vega titulado «Antonio Machado, ejemplo de patriotas», incluido en el nº 3 de 1941.

IV - El exilio: primera parada, México, 1940-1944 (Tercera época)

55Al finalizar la guerra, la publicación se retomó desde México con el mismo subtítulo que adquirió en 1938. Su primer número salió a la venta en junio de 1940 y el último en diciembre de 1944. Continuó con el mismo subtítulo, implicando que la periodicidad fuera la misma, es decir, de carácter mensual, que llevó a cabo con gran regularidad durante los cinco años que vivió en México.

56La dirección, tras la marcha de Dolores Ibárruri a Rusia, pasó a manos de otros camaradas del partido. Su director fue Antonio Mijé y su gerente Ángel Sánchez, quienes permanecieron al frente durante todo este nuevo ciclo.

57Sus objetivos, aunque con un trasfondo similar, adquirieron un nuevo viraje, el que primó en la mayoría de sus colaboraciones: ofrecer su experiencia para la lucha contra la nueva situación española, puesto que se trataba de una publicación, de una serie de personas que combatido con hechos y palabras durante la guerra. Como novedad, mostraban una de las constantes propias del destierro español, la posibilidad de servir al país y a su causa desde la distancia:

  • 18 «Saludo», Nuestra Bandera, nº 1, Junio de 1940, p. 2.

«Al pueblo español se le sirve desde muchos sitios. NUESTRA BANDERA continuará ocupando la trinchera en el combate por la victoria de la clase obrera española, por la libertad de los cientos de miles de presos en las mazmorras de la moderna inquisición franquista, por la unión revolucionaria del pueblo español, por el triunfo del marxismoleninismo»18.

58El formato y la estructura también fueron los mismos. Cada número se abría con el editorial escrito por la redacción o con el sumario del número, en los casos en los que no se incluía en la portada, ilustrada en ocasiones como en la anterior etapa con figuras relevantes del Partido Comunista Español.

59Tuvo algunos números extraordinarios, tales como el 6-7 de Junio-Julio de 1941, donde se recordaba la triste fecha del 18 de Julio de 1936; y ostentó una estructura formal similar, encabezando cada número con el editorial e incluyendo en sus últimas páginas, la sección «Hechos del mes». Ésta, como en los números de la guerra nos informaba de las novedades en España y en la política internacional.

60Su domicilio social cambió en varias ocasiones. Los primeros números vieron la luz con domicilio en la calle Rosales, en 1941 se trasladaron a la calle Tacuba y posteriormente a la calle Dinamarca. Su última dirección fue en la conocida avenida Morelos del México Federal y su principal editora fue la mexicana Industrial Gráfica.

61El precio del ejemplar osciló entre los 30 y los 50 céntimos de peso, dinero que recibían con gran apremio dado que acusaban en sus números tener problemas económicos. Por ello, ofrecían la posibilidad de hacerse suscriptores desde numerosos países e invitaban a los lectores a brindarles donativos o erigirse como benefactores de la publicación.

62El fin de la revista fue propiciado probablemente por la liberación de París y el traslado de numerosos militantes a Francia, país desde el que continuarían la revista comprobando que al deseado regreso le quedaban varias décadas.

63Sus principales temas y colaboradores fueron los mismos que en años atrás. La guerra y los deseos de retorno, de cambio en España continuaron siendo el tema esencial de sus páginas, aunque el tono y el trato en los textos variaron. La reflexión pasó a tomar mayor protagonismo, teñida de experiencia, como anunciaron en el «Saludo» con el que iniciaron este nuevo ciclo:

  • 19 Ibid, pp. 1-2.

« NUESTRA BANDERA no es nueva en las lides del pueblo español. Tiene un pasado glorioso al servicio de las más grandes aspiraciones de la clase obrera española y las masas populares, durante la guerra nacional revolucionaria de nuestro pueblo inmortal.
NUESTRA BANDERA luchó con ardor y tenacidad por una línea política clara y precisa, para dotar al pueblo de las armas ideológicas necesarias para el combate. Contribuyó al esclarecimiento hondo y profundo de las más arduas cuestiones planteadas por la guerra, cuando cientos de miles de hijos del pueblo necesitaban una guía política para la acción.
Con su obra, NUESTRA BANDERA ayudó a forjar a los militantes que en España luchan contra el feroz régimen franquista sin doblegarse y llenos de confianza en la victoria final de la clase obrera y de todo el pueblo, a los militantes que en los campos de concentración de Francia permanecen fieles al internacionalismo proletario, a los militantes que diseminados por todo el mundo muestran ser dignos hijos del pueblo español »19 .

V - Grandes esperanzas: Francia y la clandestinidad española

  • 20 LILLO, Natacha, «El PCE en Francia: relaciones con el PCF y evolución (1945-1975)», in Historia del (...)

64Tras la liberación del pueblo francés, muchos de los dirigentes del Partido Comunista, exiliados en Hispanoamérica y la Unión Soviética, se trasladaron al país galo, donde restablecieron de nuevo la dirección del partido. Se instalaron en Toulouse, ciudad en la que residían numerosos españoles desterrados, y retomaron la publicación de Nuestra Bandera20 . Allí surgió en el mes de enero el primer número de una nueva y controvertida etapa francesa, en la que brilló, como en el caso de otras muchas publicaciones del exilio español, la esperanza de un cercano retorno a España. Buen ejemplo de ello es el escrito con el que se inicia la etapa, « Carta abierta de la Delegación del Comité Central a los miembros del Partido, simpatizantes y a todos los antifranquistas en general », donde leemos diversas actuaciones protagonizadas por españoles que vivían bajo el franquismo:

  • 21 «Carta abierta de la Delegación del Comité Central a los miembros del Partido, simpatizantes y a to (...)

«Pero aún hay otros episodios de lucha acaecidos en la primera quincena de noviembre. En Campamento (Carabanchel), en el cuartel de Carros de Combate, los mandos falangistas formaron la tropa y pidieron voluntarios para ir a luchar con las fuerzas de represión contra los guerrilleros. A pesar de los ruegos y las amenazas, ni un solo soldado salió para ir a luchar contra los guerrilleros. Tres días más tarde, volvieron a formar los soldados, esta vez con más aparato y coacción, insultándoles y amenazándoles con fusilamientos, con el mismo resultado negativo […]»21.

65También podemos apreciar que otros temas cruciales, como la necesidad de la unidad, siguen presentes con el paso de los años:

  • 22 Ibid, pp. 20-21.

«A la vez que imprimir un carácter más combativo a Unión Nacional, barriendo las influenciad de la pasividad, hay que conseguir atraer a la Junta Suprema y a los organismos de Unión Nacional una mayor representación de las fuerzas republicanas, socialistas y cenetistas . Todos los republicanos sinceros deben ocupar su puesto en el movimiento de Unión Nacional y estar representados en la Junta Suprema. Con este fin, la Junta Suprema debe proceder -y en parte lo está haciendo ya- a su ampliación y organización. Las exigencias de la lucha reclaman estas medidas, con las cuales la Junta se pondrá en condiciones de rellenar más plenamente y a fondo su papel de organizadora y dirigente de la lucha»22.

66Y que la vertiente reflexiva persistió junto a la propagandística:

  • 23 Ibid, p. 3

«LOS COMUNISTAS TENEMOS QUE ROMPER RÁPIDAMENTE, EN DÍAS, EN SEMANAS, LA ATMÓSFERA DE PASIBIDAD QUE RETARDA AÚN EL DESENCADENAMIENTO DE LA REBELDÍA POPULAR Y PATRIÓTICA EN ACCIONES DE MASAS, EN LUCHAS DE TODO GÉNERO CONTRA FRANCO Y FALANGE. Para ello debemos enjuiciar con toda claridad la situación, y examinar con una mirada autocrítica nuestros éxitos y debilidades.[…]»23

67En este nuevo ciclo, dividido entre Toulouse y París, tuvo diferentes sedes en las dos ciudades francesas. A pesar de ello, conservó idéntico subtítulo, formato, estructura, frecuencia, colaboradores, etc., a los que había mostrado desde 1938. Apenas notamos un leve cambio, en el formato de la portada, a partir del cuarto número de 1946, momento en el que desaparecen las fotografías que antes habían ilustrado la revista, así como la bandera ondeante con el símbolo del comunismo que había permanecido desde su inicio.

68Una de las ausencias más destacadas es la información acerca de la composición de su equipo de redacción, que creemos que fue prácticamente la misma que en México dado que su anterior director se trasladó también por las mismas fechas a Francia.

69En Toulouse fue impresa en una editora homónima y, desde su traslado a la capital francesa, por Ediciones Nuestro Pueblo.

70Este nuevo ciclo duró cinco años, pereciendo probablemente con el número de Mayo de 1950. Su desaparición iría de la mano del crecimiento y supervivencia de las impresoras clandestinas de la revista, o de publicaciones homónimas, que se produjeron a partir de 1943 aproximadamente en Madrid, Valencia y Alicante. En ocasiones se conservó el formato y subtítulo de la edición iniciada en 1938 y en otros, como en la edición madrileña publicada entre 1944 y 1945, ostentó diferente subtitulado y formato. Pasó a subtitularse « Revista política de Combate » y apareció mecanografiada, con un escaso número de páginas y exenta de toda información acerca de sus directores, impresores, etc.

Primera página de un número clandestino publicado en Madrid en Diciembre de 1944.

Primera página de un número clandestino publicado en Madrid en Diciembre de 1944.

71A partir de 1952 surgió con el subtítulo « Revista de educación ideológica del Partido Comunista de España » y perfeccionando el formato anterior, perdurando hasta la caída del Régimen Franquista.

72En las últimas décadas del siglo XX logró unificarse en una sola publicación, que en la actualidad sobrevive, bajo el título Utopías/Nuestra Bandera.

73A modo de conclusión, indicaremos que la longevidad de esta publicación nos lleva a ver la importancia que de la prensa en los tiempos de guerra, conflicto que tras la derrota se convirtió en un exilio que les empujaba a seguir luchando. Ellos eran conscientes del valor de este medio de comunicación, como vimos en el número 3-4 de la revista en 1938, donde Esteban Vega dejó claro que se trataba de una de las armas más valiosas para llegar a hasta la victoria:

  • 24 VEGA, Esteban, «La prensa del Partido», Nuestra Bandera, nº 3-4, 1938, p. 1.

«Ser políticamente ágiles, estar presentes en cada acontecimiento, reaccionar inmediatamente ante cada situación: he aquí las reglas y el lema para todos y cada uno de nuestros periódicos, especialmente ahora en que la Prensa como una consecuencia natural de la misma importancia de los acontecimientos, ha adquirido una influencia política y social como jamás la tuvo en nuestro país.
Ni el cinema ni la radio, ni el libro ni el folleto, con ser valiosos medios de expresión, llegan a la altura del periódico, de esas hojas impresas que cada día se colocan ante el lector con su cargamento de noticias, con informaciones políticas, económicas y culturales, por medio de las cuales se influye, oriente y mueve a grandes masas, día tras día, tenazmente, en un sentido determinado.
Utilizar ampliamente esta arma gigantesca para hacer llegar a las entrañas del pueblo la justa política del Partido para aumentar el entusiasmo y la energía creadora de todos los antifascistas, para vences las mayores dificultades y colocarnos en condiciones de aplastar al fascismo, debe ser la mayor preocupación de cada uno de nuestros periodistas»24 .

74Además, sabían que se trataba de un efectivo medio de propaganda desde el que difundir las ideas de partido, en el que había que creer y en el que debían trabajar para que creciera:

  • 25 Ibid, p. 86.

«En este sentido se ha conseguido desde la Conferencia de la Prensa hasta hoy, eliminar muchos errores y deficiencias, pero aún nuestros periódicos en su conjunto no han llegado a la altura que las circunstancias exigen de ellos. Esto ha ocurrido porque en muchos casos los camaradas no conceden la importancia necesaria a la Prensa como elemento difusor de nuestra política, como propagandista, como agitadora y educadora. Comprender en todo su significado esta importancia política de la Prensa significa que cada Comité del Partido cuide a sus periódicos con el mayor cariño, ya que ellos son el mejor vehículo que les permite ponerse en relación diaria con los militantes del Partido y con millares de antifascistas de todas las tendencias»25.

75Y, como se apunta en este y otros muchos textos, nunca dejaron de poner de relieve que la disparidad ideológica con la que convivían era la que minaba desde dentro el proyecto republicano.

76Fueron siempre fieles a sus deseos de mejorar las diferentes publicaciones del PCE porque pensaban que se trataba de un esencial medio de comunicación; creyeron siempre que debían continuar con su lucha y seguir difundiendo sus ideas; nunca dejaron de invitar a todos los partidos a la unidad para lograr la caída del Régimen Franquista, etc. Iniciaron en 1937 una larga andadura que continuaron durante décadas, bien en el destierro, bien desde la clandestinidad. Avivaron sus ansias de retorno a través de una publicación que, mientras los principales colaboradores que la iniciaron estuvieron bajo su mando, no mostró en ningún momento un ápice de flaqueza, algún signo de abandono o ganas de doblegarse ante las circunstancias.

77Por otro lado, recuperar esta revista, su intensa y prolongada vida, valorar su continuidad durante décadas experimentando durante años la penuria de la guerra, el destierro y la clandestinidad; observar cómo cambia de formato y de consejo adaptándose a circunstancias como la escasez económica o la dispersión de sus antiguos componentes, etc., nos lleva a rescatar un interesante y olvidado caso. No sólo luchó durante la guerra por sus ideas y por sobrevivir publicando las ideas en las que creía, intentó servir a unas ideas y a un país desde el destierro con el deseo de unir a los españoles por una causa que muchos daban por perdida. Fue capaz de subsistir durante décadas en la clandestinidad que el Franquismo imponía y, tras la caída del Régimen, se recompuso tras renovarse, conservando su histórico y valioso nombre.

Haut de page

Notes

1 CRUZ, Rafael, «Del partido recién llegado al partido de todos. El PCE, 1920-1939», Historia del PCE. Congreso 1920-1977, Vol. I, Oviedo, Fundación de Investigaciones Marxistas, Universidad de Oviedo, coord. Manuel Bueno, Carmen García, José Hinojosa, 2007, p. 147.

2 AZNAR SOLER, Manuel, «El Partido Comunista de España y la literatura del exilio republicano (1939-1953)», in El exilio literario español de 1939: actas del Primer Congreso Internacional (Bellaterra, 27 de noviembre- 1 de diciembre de 1995), Vol. II, p. 38.

3 RIVAYA, Benjamín, «Wenceslao Roces y la Guerra Civil», in Comunismo y compromiso intelectual: Wenceslao Roces, Papeles de la FIM nº 14, Madrid, Fundación de Investigaciones Marxistas, 2000. Edición digital, http://www.wenceslaoroces.org/arc/roces/trab/cciwr/4.htm#_ftn22

4 DÍAZ, José, Secretario General, «Carta del buró político del Partido Comunista a la comisión ejecutiva del Partido Socialista», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 3.

5 Ibid, p. 6. El subrayado es mío.

6 s/a, «El Partido Único puede y debe crearse», Nuestra Bandera, nº 2, 1937, p. 3.

7 s/a, «España se juega la paz en el mundo», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 8.

8 Ibid.

9 Ibid, p. 7.

10 Ibid, p. 9.

11 s/a, «En España se juega la paz del mundo», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 7.

12 s/a, «El partido único puede y debe crearse», Nuestra Bandera, nº 2, 1937, p. 11.

13 s/a, «Los problemas del Pleno», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 15.

14 DELICADO, Manuel, «La guerra y los problemas de producción», Nuestra Bandera, nº 1, 1937, p. 29.

15 MIJE, Antonio, «La marcha del movimiento anarquista español hacia la unidad», Nuestra Bandera, nº 3-4 de Marzo-Abril de 1938, p. 51.

16 Ibid, p. 43.

17 s/a, «Héroes del Ejército Popular», Nuestra Bandera, nº especial del 18 de Julio de 1938, s/p.

18 «Saludo», Nuestra Bandera, nº 1, Junio de 1940, p. 2.

19 Ibid, pp. 1-2.

20 LILLO, Natacha, «El PCE en Francia: relaciones con el PCF y evolución (1945-1975)», in Historia del PCE. Congreso 1920-1977, Vol. I, Oviedo, Fundación de Investigaciones Marxistas, Universidad de Oviedo, coord. Manuel Bueno, Carmen García, José Hinojosa., 2007, p. 85.

21 «Carta abierta de la Delegación del Comité Central a los miembros del Partido, simpatizantes y a todos los antifranquistas en general», Nuestra Bandera, nº 1 de 1945, pp. 12-13.

22 Ibid, pp. 20-21.

23 Ibid, p. 3

24 VEGA, Esteban, «La prensa del Partido», Nuestra Bandera, nº 3-4, 1938, p. 1.

25 Ibid, p. 86.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Portada del nº 1 de 1937, correspondiente a la primera etapa de Nuestra Bandera.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/357/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 516k
Titre Portada del nº 1 de 1938, relativo a la segunda etapa de Nuestra Bandera.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/357/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre Portada del número especial del 18 de Julio de 1938 de Nuestra Bandera.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/357/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Titre “Como se vive en el territorio faccioso”, Nuestra Bandera, nº especial del 18 de Julio de 1938, s/p.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/357/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Titre Hernández, Miguel, «La fuerza del Manzanares», Nuestra Bandera, nº 40, 22 de Agosto de 1937.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/357/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 372k
Titre Hernández, Miguel, «Pasó el Fascismo. El hogar destruido», Nuestra Bandera, nº 41, 23 de Agosto de 1937.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/357/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Titre Primera página de un número clandestino publicado en Madrid en Diciembre de 1944.
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/357/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana Martínez García, « De la Guerra Civil Española al exilio: discurso, propaganda y reflexión a través de la revista Nuestra Bandera », El Argonauta español [En ligne], 7 | 2010, mis en ligne le 15 janvier 2010, consulté le 23 novembre 2017. URL : http://argonauta.revues.org/357 ; DOI : 10.4000/argonauta.357

Haut de page

Auteur

Ana Martínez García

Universidad de Cádiz

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org