Navigation – Plan du site
Livraison janvier : La presse espagnole et la Guerre civile. Entre rupture et propagande (1936-1939)

El factor cristiano. Católicos y sacerdotes antifranquistas en los medios republicanos

Luisa Marco Sola

Résumés

Malgré la vision généralement acceptée, il faut souligner la présence de prêtres catholiques parmi les défenseurs du gouvernement pendant la Guerre Civile Espagnole (1936-1939). Ils ont vécu leur choix politique comme une décision émanée de leur foi catholique et de leur profonde conscience sociale. D'ailleurs, la République a fait appel à eux d'une manière constante à des fins propagandistes. Par conséquent, ils sont fréquemment et ouvertement intervenus dans les médias de l'époque, qui se sont faits l'écho de cette situation au niveau national tout autant qu'international. Dans ce travail, l'attention sera focalisée sur ce sujet.

Haut de page

Texte intégral

1La base ideológica de la propaganda franquista tras el fracaso del golpe de Estado de julio del 36 tomaría como pilar ideológico la catolicidad de su lucha, subrayando para ello la persecución anticlerical en zona republicana. Gracias a esta consustancialización de la religión con la causa nacional una simple guerra civil se transformaba en « Cruzada ». Y con ello, los militares que se habían sublevado contra un gobierno electo se transformaban en héroes de una cristiandad en peligro de muerte por las medidas secularizadoras de la II República.

2Sin embargo, el peor de los temores de los ideólogos de la Guerra Santa se hacía realidad al comprobar con estupor la presencia de católicos fervientes y sacerdotes autodenominados « antifascistas » entre las filas gubernamentales. Estos, además, argumentaban su elección de bando no como una incongruencia con su fe, ni mucho menos, sino precisamente como una imposición dictada por esta misma fe. De hecho, ello se convertirá en el argumento vertebrador de sus alegatos en diferentes medios de comunicación, tanto españoles como extranjeros. La lucha dialéctica, fundamentada en principios teológicos y doctrinales cristianos, entre los propagandistas de ambos bandos en pugna se tornará apasionada en los mass media de la época.

3La militancia de aquellos que optaron por la causa republicana, aunque minoritaria, generaría un fortísimo impacto en la opinión pública europea, permaneciendo sin embargo casi desconocida hasta nuestros días. A las diferentes intervenciones de sus plumas más relevantes en medios diversos, así como a la enorme repercusión ideológica y propagandística de sus argumentaciones dedicaremos nuestra atención en el presente trabajo.

La reivindicación del catolicismo en la prensa en zona republicana

  • 1 A modo de apunte, decir que muchos de los sacerdotes que mencionaremos ya colaboraban en medios div (...)

4Mucho antes del fracaso del golpe de Estado de 19361, la necesidad de actuar a través de la prensa había sido reivindicada, entre otros, por el clérigo Arboleya quien afirmaba que «al público le conviene que haya en la redacción del periódico católico algún sacerdote, porque así puede estar más seguro de que aquél no publique cosa alguna contraria a sus creencias».

5Era según él la mejor forma de enfrentarse al mayor problema que en ese momento tenía la Iglesia, lo que él mismo había definido como « la apostasía de las masas ». Así, frente al interés de la jerarquía por construir templos cada vez más ostentosos, se preguntaba:

  • 2 ARBOLEYA, M., El clero y la prensa, Salamanca, Imprenta Calatrava,1908, p. 295.

« ¿nos apercibimos lo bastante de que poco a poco nuestras iglesias se iban quedando sin fieles, de que la palabra de los oradores sagrados y las melodías del órgano iban recibiendo mayor sonoridad en el desierto cada vez más grande en el que sonaban? Y, sobre todo, al investigar la causa de semejante deserción, ¿Hemos fijado suficientemente la atención en la táctica de nuestros enemigos, para aprender en su escuela?- Mientras nosotros construíamos iglesias, ellos fundaban periódicos. Esos periódicos formaban opinión; esta opinión por ellos formada estaba en sus manos. La dirigieron contra nosotros, y ellos han sido quienes han despoblado nuestros templos. Este hecho indiscutible debiera ser una lección para nosotros »2.

  • 3 Sobre su figura, véase BENAVIDES, Domingo, El fracaso social del catolicismo español: Arboleya-Mart (...)

6Arboleya3inauguraba con su pensamiento social la línea que continuaban los clérigos propagandistas republicanos de los que nos vamos a ocupar.

  • 4 José M. Margenat Peralta en 1983 en su artículo « Manuel de Irujo: La política religiosa de los gob (...)

7Contrariamente a la visión generalmente ofrecida de la propaganda bélica en zona republicana, la reivindicación de la catolicidad fue un elemento recurrente. Dentro de la heterogénea amalgama ideológica que caracterizó la difícil coalición republicana, jugaría un papel a no despreciar, a pesar de la escasa atención que ha merecido hasta el momento4.

  • 5 El dramatismo de la explosión anticlerical era admitido por todos los católicos y sacerdotes de los (...)

8En esta misma línea, serán variadas las ocasiones en las que los medios gubernamentales atacarán la falta religiosidad de sus contrincantes. Las acusaciones contra la catolicidad franquista se centraron, al igual que en todas las diferentes manifestaciones anticlericales5, en denunciar su falta de adecuación con la verdadera doctrina cristiana. Esto es, la fe católica es percibida como intrínsecamente bondadosa mientras que se denuncia que aquellos que enarbolan la bandera de la catolicidad lo hacen desde un sentimiento fingido y no ajustado a la palabra de Cristo.

  • 6 « Mientras en los palacios los obispos había millones de pesetas, los pobres tenían que pedir limos (...)
  • 7 El Mundo Obrero, 21/8/1936.

9En esta línea, un artículo aparecido en Mundo Obrero el 21 de agosto de 1936 criticaba la presencia de musulmanes entre las tropas nacionales bajo el epígrafe « Los católicos con Cristo sarraceno ». En ese mismo número, criticaba la riqueza de la Iglesia6frente a su percepción de que « Jesucristo siempre estuvo del lado de los humildes y combatió con rudeza a los que hacían de los templos lonja de contratación ». Profundizaba el rotativo en estas contradicciones entre la verdadera doctrina y su plasmación en las instituciones, que zanjaba con un « los católicos honrados están con nosotros ». De esta « buena práctica » de la fe se deducía el respeto a la religión que manifestaban: « Nosotros (esto es, España, la España que piensa, trabaja y combate) no atacamos a los que creen, sea cual fuere la índole de su fe. Respetamos por encima de todo a los católicos honrados, hijos del pueblo. En ellos hemos pensado con amargura cuando hemos visto las iglesias convertidas en fortalezas de los traidores y a los curas sin entrañas haciendo fuego contra sus hermanos »7. El enemigo, una vez más en las proclamas anticlericales, no es la religión sino su interpretación pervertida.

  • 8 El Mundo Obrero, 19/8/1936.

10Profundizaba este rotativo en la misma percepción pocos días después en respuesta a unas declaraciones de Ángel Ossorio y Gallardo, a quien calificaba de « Un cristiano sincero, para quien nosotros, los comunistas, tenemos un respeto profundo, de igual manera que respetamos todas las convicciones religiosas ». Con ello, sentenciaban de nuevo « quienes sienten profundamente, honradamente, la religión católica están a nuestro lado »8.

11Precisamente a Ossorio y Gallardo, punta de lanza de los católicos republicanos, iba dirigida una carta a la que daba voz El Socialista en septiembre de ese mismo año. Se trataba de las palabras de un canónigo cuyo nombre preferían no dar. Este se mostraba muy distante de la línea oficial seguida por la Iglesia:

  • 9 El Socialista, 13/9/1936.

« Comprendo que, desgraciadamente, las menguadas excepciones de los que discrepábamos de las orientaciones oficiales no pueden desvirtuar el terrible hecho que las circunstancias actuales han subrayado con tan tremendo relieve: en los palacios episcopales millones y millones; en las filas fascistas, curas y frailes entre moros y legionarios… ¿Cómo me ha de extrañar que el pueblo nos repudie y se niegue a ver en nosotros lo legítimos representantes de Cristo ? »9

  • 10 A destacar las siguientes: « Conferencia pronunciada por el Excmo. Sr. Embajador de España el día 1 (...)
  • 11 Es especialmente reseñable el artículo de Xabier de Sabulu, « La cuestión religiosa entre los rojos (...)
  • 12 Études, « L'Histoire religieuse du temps présent » t. 229, p. 385

12Ossorio y Gallardo, como decíamos, sería de hecho el pilar institucional de la actuación de estos propagandistas católicos. Organizó e impartió diversas conferencias reivindicando la presencia de católicos entre los partidarios de la república10. Su figura fue por ello profusamente tratada y denostada por la prensa nacional11. En esta línea, tratarían de deslegitimar por todos los medios a este, el « primer católico gubernamental », como con sorna lo etiquetaba el Padre Ives de Brière12.

  • 13 Sobre su figura véase IBARZÁBAL, Eugenio, Manuel de Irujo, Donosita, Erein, 2001; VIGNAUX, Paul, Ma (...)
  • 14 Cit. en ARASA, Daniel, Católicos del bando rojo , Barcelona, Styria, 2009, p. 263.

13Junto a él, un segundo apoyo fundamental tanto práctico como moral será el vasco Manuel de Irujo13, que ocupará diversas carteras durante el conflicto. Para su entrada en el Gobierno de Largo Caballero impuso como condición la aprobación del Estatuto Vasco, que en julio de 1936 estaba siendo tramitado en la Comisión de Estatutos del Congreso. A pesar de que el ofrecimiento inicial era la cartera de Obras Públicas, al final entraba al gobierno como ministro sin cartera. El sucesor de Largo Caballero, Negrín también contaba con él para su equipo. Esta vez para justicia. En esta ocasión las condiciones impuestas por el vasco pasaban por la independencia de los tribunales, y « el respeto a la autonomía de Cataluña y a la conciencia religiosa »14. Su reivindicación de la propia catolicidad será constante y notoria. Con ello, emprendería diversas iniciativas para regularizar la actividad religiosa en zona republicana, con éxito diverso y mayormente escaso. La última de ellas, ya en las postrimerías de la derrota gubernamental, era la creación del Comisariado de Cultos, para la cual contaba para territorio madrileño con un sacerdote, el Padre Leocadio Lobo. Para el caso barcelonés, el proyecto del Ministro Irujo chocaría frontalmente con múltiples obstáculos y se desvanecería frente a uno insuperable: la oposición de la propia autoridad eclesiástica, encarnada en el Padre Torrent. Éste retraso la concesión de una autorización alegando la falta de garantías de seguridad suficientes para los religiosos en Barcelona. Subyacía, sin embargo, una clara reticencia a facilitar una iniciativa que, a la poste, poseía un innegable potencial propagandístico para los republicanos.

  • 15 La Vanguardia, 16/12/1938.

14En el otro extremo del espectro político respecto a Torrent, El P. Salvador Hijar apoyaba como sacerdote la creación del comisariado. Se pronunciaba en La Vanguardia el viernes 16 de diciembre de 1938, definiéndolo como « la luminosa floración del espíritu de tolerancia religiosa y de libertad de conciencia de este sublime pueblo español ». Afirmaba, incluso, que significaba un antes y un después en la trayectoria republicana, ya que « con el Comisariado General de Cultos ha iniciado la República su era esplendente de libertad religiosa »15. No era la primera vez que alzaba su voz al lado de la República, habiendo pronunciado ya varias conferencias negando la persecución de la religión por parte del gobierno: « La República, interpretando fielmente los sentimientos del pueblo, quiere liberarnos, pero respetando las creencias de cada cual ». El Heraldo de Madrid plasmaba sus palabras en primerísima plana el 31 de octubre de 1938.

  • 16 Heraldo de Madrid, 27/06/1937.
  • 17 « La prueba es copiosa y concluyente: lista de los sacerdotes vascos fusilados por los que de crist (...)

15La aparición del panfleto « Religión y Fascismo. Queman, roban y asesinan en tu nombre », editado por el Socorro Rojo, también sería publicitado en la prensa como exponente de la actitud del gobierno. Así, Heraldo de Madrid apuntaba al mismo « escrito por autoridades católicas » como « la mejor propaganda a favor del espíritu de respeto y tolerancia de la España republicana hacia la religión y una denuncia documentada de los crímenes cometidos por los facciosos con los católicos antifascistas en el terreno en que dominan por el terror y la violencia »16. El ABC de Madrid iba más allá y dedicaba un editorial firmado por Roberto Castrovido a la aparición del libreto, que consideraba sintomático de dos actitudes: el apoyo de los católicos a la República y el desprecio hacia la religión por parte del bando nacional17.

  • 18 ABC, Madrid, 28/01/1937.
  • 19 Entre las diversas crónicas, destacaremos la ofrecida por El Socialista el 12 de septiembre de 1936 (...)

16Se dará especial cobertura, en esta línea de pensamiento, a dos acontecimientos vinculados a sacerdotes en zona leal. En primer lugar al asesinato en Burgos del sacerdote P. Revilla a manos de los nacionales. Tal suceso, cobraría una importancia capital en la propaganda católica prerrepublicana, puesto que la versión oficial de lo ocurrido afirmaba no sólo que había sido condenado por protestar contra los fusilamientos sino que había muerto gritando « ¡Viva la República! »18. En segundo lugar, recibiría una especial cobertura la entrada del Padre Vázquez Camarasa, canónigo de la Catedral de Madrid, para celebrar una misa solicitada por los atrincherados dentro del Alcázar de Toledo. Tras celebrar la homilía y bautizar a dos niños, el clérigo habría intentado mediar por la liberación de las mujeres y los niños, a lo que se habría opuesto Moscardó19.

Informaciones, 3 de septiembre de 1936

Informaciones, 3 de septiembre de 1936

Sacerdotes antifranquistas en los rotativos progubernamentales

  • 20 Véase MORILLAS BRANDY, José Antonio, « Juan García Morales: un cura republicano. Obrero de la pluma (...)
  • 21 El Socialista, 5 de septiembre de 1936.

17Los medios republicanos publicitarán enormemente las actuaciones de estos clérigos antifranquistas. Así, anunciaron todas y cada una de las conferencias de « Juan García Morales », apodo tras el cual se presentaba el Padre Hugo Moreno20. Sobre una de ellas, la que tuvo lugar el 4 de septiembre de 1936 en el patio del cuartel de los regimientos de Ferrocarriles y Zapadores de Leganés, El Socialista afirmaba esperarla incluso « con gran expectación »21resaltando el carácter de sacerdote del orador y su apuesta por el bando republicano.

18En El Heraldo de Madrid escribía éste su serie « Cartas al frente ». Nos quedamos por su interés con la aparecida el 20 de febrero de 1938. En ella anima a los hombres a salir a la batalla sin miedo a morir. Lo hace por boca de una madre, dándole un final con cierta tendencia al barroquismo:

« Todavía hay mujeres en España que llevan en sus venas la sangre de la guerra de la Reconquista. ¡Benditas sean estas mujeres que animan y alientan a sus hijos! ¡Benditas las mujeres que en los momentos actuales lanzan el grito famoso!
Lánzate al combate y muere;
Tu madre te vengará ».

  • 22 « Vamos, hijo mío, a la reconquista de España. España no puede ser de los burgueses ni de los arist (...)

19Es significativo en este sentido el recurso al mito de la Reconquista al igual que se hace en zona nacional. Esta vez en defensa del ideal republicano, resulta una paradoja a resaltar22.

  • 23 Varias de ellas serían publicadas como folletos, como « Tres grandes católicos españoles os hablan: (...)

20En este sentido y a pesar que las intervenciones públicas de estos sacerdotes serán mayormente individuales (como las antedichas de « Juan García Morales »), intentarán organizarse en múltiples ocasiones para ofrecer conferencias23y publicar manifiestos colectivos. El más importante y el primero de éstos será sin duda el titulado « Palabras cristianas ». Esgrimían de hecho su condición de sacerdotes desde el primer momento.

« Como sacerdotes católicos nos hemos decidido, después de maduro examen, a dirigirnos a todos nuestros hermanos en la fe, para que en las gravísimas horas que estamos viviendo oigan palabras de consuelo y aliento que les hagan levantar los corazones hacia Dios Nuestro Señor, en cuyas manos están las vidas de los hombres y los destinos de los pueblos ».

21De este modo, se trataba de una obligación emanada de su condición el dirigirse a sus fieles, perdidos a falta de un pronunciamiento oficial del episcopado.

« Ni pretendemos formular un juicio definitivo sobre los trascendentales acontecimientos de que somos testigos, ni mucho menos osamos definir los deberes que nuestra fe nos impone ante la situación actual. Ello incumbe a nuestros legítimos prelados, a cuya indiscutible autoridad nos remitimos; pero como diversas circunstancias, todas ellas muy dolorosas, no nos dejan esperar que ejerzan por ahora su magisterio, séanos permitido publicar las siguientes autorizadas enseñanzas, cuyo recuerdo tal vez calme las inquietudes espirituales de muchos católicos y les ayude a comprender lo que su condición de tales les exige en los momentos presentes ».

22El artículo, se articula en torno a tres puntos, todos ellos apoyados por textos pontificios, episcopales o de grandes padres de la Iglesia:

  • 24 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., La pequeña grey. Testimonio religioso sobre la guerra civil española, Barc (...)

« 1.- La rebelión contra el gobierno legítimo es ilícita.
2.- Son justas y necesarias hondas reformas sociales.
3.- Ningún partido político se identifica con el catolicismo, y el fascismo en sus más fundamentales aspectos está en pugna con él »24;

23Firmaban la carta José Manuel Gallegos, Canónigo y profesor de la Universidad Central, Leocadio Lobo, Teniente Mayor y Enrique Monter, Capellán de Hospital. No lograron, a pesar de los enormes esfuerzos desplegados, secundar el manifiesto con más firmas de sacerdotes. En la situación del momento, muchos tenían miedo de ser identificados como religiosos.

24La iniciativa así como la redacción en sí eran de Gallegos, quien consideraba fundamental romper con tal documento la percepción de unidad eclesiástica en torno a la causa franquista. El canónigo cordobés logró incluso autorización eclesiástica para publicarlo, por boca del autorizado religioso, padre Postins. A posteriori, conseguía igualmente la autorización de la oficina de Censura, sita en el Ministerio de Gobernación. El texto, firmado el 12 de octubre de 1936, día de la Virgen del Pilar, tras ser repartido como folleto aparecía en diversos diarios de la capital los días siguientes.

25Un nuevo documento colectivo, esta vez secundado por católicos seglares era el enviado a The Manchester Guardian que luego reproducía La Vanguardia el 27 de enero de 1937:

« Nosotros, cristianos de diferentes clases sociales, divididos también tal vez por nuestras varias opiniones políticas, pero unidos por lazos espirituales de una fe común en los mandatos de Dios, hemos decidido levantar nuestra voz con toda modestia para protestar contra todos estos actos de injusticia y crueldad. Cada día se cometen nuevos crímenes; de hora en hora las negras nubes de la guerra se ciernen sobre nuestras cabezas. ¿Es posible que en el siglo XX de la Era cristiana, pueda haber hombres que se dicen católicos, que de este modo olvidan su deber más elemental? No tenemos intención ni aún de expresar nuestra opinión sobre la brutalidad de una guerra civil en la cual están siendo violadas las reglas más elementales en cuanto a la seguridad de la población civil en tiempo de guerra ».

26En este caso la crítica se centraba en los bombardeos nacionales contra población civil y venía firmado por « Ossorio y Gallardo, embajador español en Bruselas. Leocadio Lobo, vicario de la parroquia de San Ginés de Madrid. Profesor García Gallego, canónigo de Segovia. José Gallegos Rocafull, canónigo de la Catedral de Granada, profesor de la Universidad de Madrid. José Bergamín, director del periódico católico “Cruz y Raya”. José M. Semprún, escritor católico. José Garnés, escritor católico. Galligas, canónigo de Cordoba. Eugenio Imaz, secretario del periódico católico Cruz y Raya ».

27De entre estos sacerdotes antifranquistas, el Padre Leocadio Lobo fue sin duda el más célebre de todos ellos. Su militancia prerrepublicana será de hecho la más encendida y clara desde un primer momento. En el momento del golpe era Coadjutor de la madrileña parroquia de San Ginés, aunque contaba con una dilatada experiencia en barrios desfavorecidos y había luchado en Marruecos, donde perdió a un hermano. Su actividad a favor del gobierno durante la guerra fue frenética y su producción literaria y periodística ingente, por lo que aquí nos quedaremos sólo con algunos ejemplos de su pensamiento.

  • 25 El ABC la publicitaba el 13 de diciembre de 1938 en su página 4 apuntando su condición de presbíter (...)
  • 26 ABC, 7/12/1938.

28En el ciclo de conferencias que la Delegación de Propaganda y la Alianza de Intelectuales Antifascistas organizaba una sería impartida por el Padre Lobo25. En ella, titulada « La liturgia cristiana y el arte », el clérigo realizaba un recorrido por la evolución histórica del ritual litúrgico católico. Durante el acto, presentado por Miguel San Andrés, ilustró su ponencia con música sacra de diversos compositores, entre ellos el padre Vitoria. La conferencia, retransmitida luego por Unión Radio, habría terminado según la crónica de ABC con el ponente pidiendo a los asistentes que no aplaudieran puesto que, según éste « ante la grave prueba que ha atravesado la Iglesia católica en España, por culpas que no es necesario declarar, me basta con la satisfacción de haber puesto todo mi esfuerzo a su servicio y al de España »26. Resulta especialmente destacable de la cobertura realizada por este periódico del acto el hecho de que se refiere a él como un « distinguido sacerdote católico » en varias ocasiones, subrayando su condición por ello.

  • 27 El Socialista de Madrid, 20/9/1936.

29En un discurso pronunciado en la emisora del partido comunista, de que informaba El Socialista de Madrid mantenía esta misma reivindicación. En su intervención subraya la libertad con la que acude a la emisora a pronunciar su discurso a la vez que su condición de sacerdote en plena comunión con sus superiores. Destacó el llamamiento a los católicos a unirse a la república, « porque la religión católica es la afirmación más rotunda de la personalidad humana, personalidad que el fascismo combate y niega ciegamente »27.

  • 28 El Pueblo Manchego de Ciudad Real, 23/3/1937.

30Sin embargo, una de sus intervenciones más destacables fue la realizada en El Pueblo Manchego de Ciudad Real, titulada « Confesión del Padre Leocadio Lobo, sacerdote católico e hijo del pueblo »28. En ella sintetiza lo más destacado de su pensamiento. En este ensayo, para comenzar, el rechazo al clero franquista es mucho más abierto y encendido que el de sus compañeros:

« Y ahora, la más dolorosa, pero también una de las más augustas y sinceras confesiones de mi vida. Yo maldigo la guerra y detesto y abomino también la sublevación de los militares españoles. Yo no entiendo cómo algunos católicos han podido sumarse a esta sublevación. Yo no sé cómo pueden disparar contra el pueblo. Deberían caérseles al suelo las armas y el corazón antes de matar, de haber matado un solo obrero español, cualquiera que fuera su ideología. Dios y la Iglesia condenan el pecado, pero mandan amar y perdonar y redimir a los pecadores. Pero ¿qué digo? ¿De quién y de quiénes son los pecados, los terribles pecados que secan y corrompen los claros manantiales de humanidad y bondad? Vale más callar. ¿Cobardía? No quiero que los fariseos y doctores de la ley rasguen sus vestiduras. Son demasiado ricas. No quiero que los Pilatos del siglo XX se laven las manos. ¿Dónde encontraríamos agua bastante para lavar tanta inmundicia? »

31Dejaba constancia de su profundo pesar por las desigualdades sociales. Igualmente, criticaba el divorcio histórico entre la Iglesia católica y las reivindicaciones de los desfavorecidos, causa ésta, a su parecer, de la « apostasía de las masas » anunciada por el Padre Maximiliano Arboleya.

32Esta visión social era compartida también por quien fue su colaborador más cercano, el sacerdote cordobés José Manuel Gallegos Rocafull. Nos quedaremos, igualmente, con una breve muestra de su obra, de una extrema riqueza y complejidad.

33El artículo que nos interesa aparecía en las páginas de la revista Esprit el 1 de enero de 1937, aunque había sido escrito en Bruselas a finales del año anterior. Su tÍtulo, « Réflexion d'un prêtre catholique sur la guerre d'Espagne ».

  • 29 Urbino, Argalìa, 1974.
  • 30 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., La pequeña grey. Testimonio religioso sobre la guerra civil española, op. (...)
  • 31 Por citar un ejemplo, el Padre Carles Cardó llega a utilizar hasta siete pseudónimos diferentes. En (...)
  • 32 La Voz de Madrid 30/07/1938 y 6/08/1938.

34Firmado por « G.R. », Lucio Pala anticipaba su identificación con Gallegos Rocafull en su libro Il cattolici francesi e la guerra di Spagna29. Este extremo quedaba confirmado con la aparición de las memorias de Gallegos30, donde él mismo adjuntaba como anexo el texto traducido del artículo. No era la única vez que Gallegos Rocafull no firmaba con su nombre, a pesar de no ser de los más proclives al uso de pseudónimos31. En el parisino La Voz de Madrid veía la luz en dos entregas32« Un caso de conciencia » presentado como « Folletón de Voz de Madrid ». Éste, firmado por Pedro Diana, es, a mi parecer, un texto hasta ahora olvidado del canónigo cordobés.

35Volviendo al texto que nos ocupa (« Réflexions d'un prêtre… »), la traducción que figuraba en los apéndices de las memorias del clérigo (a cargo de Francisco González Aramburu) no era la primera que se hacía del texto, no obstante. La había realizado en varias ocasiones el propio canónigo cordobés a lo largo de la guerra civil, para publicarlo (esta vez sí, con nombre y apellidos) en medios diversos. Esta circunstancia confirma, todavía más si cabe, la autoría adelantada por Lucio Pala.

36Paradójicamente, las traducciones del texto originariamente preparado para Esprit llegarían a la calle antes que el número correspondiente de dicha revista. Y lo hacían además bajo títulos diferentes. Era publicado, en primer lugar, como « Las razones de una actitud católica » en La Vanguardia de Barcelona el 10 de diciembre de 1936. Luego como « Por qué estoy al lado del pueblo. Las razones de una actitud católica » en el jiennense La Mañana el 11 de diciembre de 1936 y reproducido después por La Noche barcelonesa y por el mejicano El Nacional.

  • 33 Sólo esto ya le sitúa a años luz de una gran parte del catolicismo europeo del momento, que contemp (...)

37En su exposición, argumenta la oposición entre el catolicismo y las ideologías totalitarias encarnadas tanto por el comunismo como por el fascismo33. El clérigo sostiene la obligación de los católicos de defender la República, puesto que tal era a su parecer la línea marcada por las directrices vaticanas expresadas en la alocución papal de Castelgandolfo (14 de septiembre de 1936).

  • 34 Su profunda decepción al leer la Carta Colectiva del Episcopado Español le llevará a dar a esta una (...)
  • 35 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., La pequeña grey. Testimonio religioso sobre la guerra civil española, op. (...)

« ¿Guerra santa? ¿Cruzada? No, evidentemente. La religión es demasiado sagrada y demasiado divina como para meterse en este caos desazones sin dudas justas, pero también de intereses demasiado humanos. ¿Abstenerse en la más estricta neutralidad? Muy difícil para todo el mundo; casi imposible para los españoles, al menos la neutralidad de la indiferencia, pues todos se ven en la obligación de intervenir en la medida de sus posibilidades para reprimir los excesos e imponer a la guerra y a la retaguardia el respeto por las leyes, ya que no de la fraternidad, sí de la humanidad. ¿Condenar la guerra? Indudablemente, y nunca nos lamentaremos lo bastante de que haya comenzado y jamás nos esforzaremos lo bastante para que termine. ¿Tenemos el deber de inclinarnos por alguno de los dos bandos por razones religiosas? En lo más mínimo, pues todos estamos en plena libertad, mientras el Episcopado español o a la Santa Sede no impongan una línea de conducta34. Una sola aspiración debe ser común a todos los católicos: que la guerra termine cuanto antes y que, durante la misma, no se cometan excesos abominables, indignos de cualquier hombre civilizado »35

38En su argumentación, Gallegos esgrime la vocación social que necesariamente ha de tener la cristiandad. Con ello, y únicamente así, se puede asegurar una vuelta de las masa al seno de la Iglesia católica. Va incluso más allá, al afirmar que estas masas desengañadas con la religión han de ser un objetivo prioritario para la acción pastoral:

  • 36 A modo de acotación, resulta destacable que en las diferentes versiones del texto únicamente en las (...)
  • 37 La Mañana, 11/12/1936.

« Pero, además no es una paradoja afirmar que un sincero apostolado cristiano tendría, por los argumentos humanos, muchas más probabilidades de éxito en el Frente Popular36que en el lado contrario. Es una gran vida espiritual que se manifiesta corrientemente en su elevación moral, en su sacrificio por el ideal, en su magnífica solidaridad, en su desprendimiento cristiano de los bienes terrestres, y en su ejemplo heroico de virtudes naturales »37.

  • 38 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., Crusade or class war? The Spanish military revolt, Londres, Spanish Embass (...)
  • 39 VVAA, La religion dans l'Espagne de Franco, Paris, Ediciones de los Archivos Españoles, 1937.

39Esta mismo ensayo de Gallegos Rocafull (« Por qué estoy al lado del pueblo. Las razones de una actitud católica. ») era traducido en 1937 por el Departamento de Prensa de la Embajada Española en Londres a modo de folleto. El título elegido, sin embargo, resultaba mucho más directo: « Crusade or Class War? The Spanish military revolt »38. Ese mismo año, el autor, esta vez como editor desde su puesto de Director de los Archivos Españoles de París, elaboraba con textos diversos de católicos antifranquistas el libro La religion dans l'Espagne de Franco39. En él encontramos artículos aparecidos en La Croix, Social Forum o La Vie Intellectuelle, todos con un denominador común: la impugnación de la visión de la guerra civil española como una Cruzada en defensa de la religión cristiana.

40Y es que es necesario decir que a pesar de la ingente labor llevada a cabo en territorio ibérico, conviene destacar que la labor de estos sacerdotes autodenominados « antifascistas » tiene un objetivo primordial: la opinión pública católica extranjera. Con ello, junto a diferentes actos celebrados en territorio nacional, unirían sus esfuerzos en conferencias diversas impartidas fuera de nuestras fronteras. En esta misma búsqueda del favor de la opinión católica europea, el Padre Laborda impartía una conferencia en el teatro Gaeity de Dublín auspiciada por su homólogo irlandés el padre Michel O'Flamagan. Leocadio Lobo viajaría a su vez a EEUU con idéntica intención (quedaría exiliado allí tras la derrota republicana), tras culminar una gira por Europa junto con José Manuel Gallegos Rocafull.

41A estos esfuerzos, que califica de « formidable campaña », respondía el mismísimo Isidro Gomá, Cardenal Primado, en el Heraldo de Aragón del 22 de agosto de 1937. Zanjaba cualquier tipo de polémica calificando a todos estos sacerdotes, a quienes de momento reconocía su catolicidad, de « hijos espurios de la Patria ».

La Vanguardia, 22 de diciembre de 1938

La Vanguardia, 22 de diciembre de 1938

La crónica de « Víctor Montserrat » para La Croix

42El 8 de mayo de 1985 moría en La Garriga el sacerdote Josep Maria Tarragó i Ballús, el hombre que se ocultaba detrás de « Víctor Montserrat », uno de los sacerdotes antifranquistas más conocidos. Le dedicaremos más atención al haber trabajado como enviado especial en zona nacional para el periódico católico galo La Croix.

  • 40 Abundantes detalles de su vida nos han llegado gracias al guión que envió a Josep Benet y Josep M. (...)

43Tarragó había nacido en Vilanova del Camí en 1906 y era ordenado sacerdote en 192940. Su concepción social la plasmaba con posterioridad en la fundación de la Unió de Treballadors Cristians de Catalunya. Al estallar la guerra lograba ser evacuado de Cataluña en agosto de 1936 con la protección de la Generalitat.

  • 41 Añaden el ejemplo del prólogo escrito por Raymond Laurent para Pierre Dumas y su libro Les basques (...)

44Sin lugar a dudas fue una de las plumas disidentes que más eco lograron, pero lo fue gracias a un libro en el cual defendía la causa vasca. Y es que la polémica en torno a lo ocurrido en el País Vasco se prolongaría toda la guerra en tierras galas, con una ingente producción de folletos al respecto, principalmente de plumas nacionalistas. La cuestión vasca tocó especialmente a los católicos galos. Así, según Javier Tusell y Genoveva García Queipo de Llano « los católicos de centro-izquierda, centristas y democristianos, que podían tener muy pocos motivos para enfeudarse con ninguno de los bandos, en cambio se identificaban con los nacionalistas vascos, que para ellos representaban una posición como la propia, la cual, aparte de ser cristiana, era también demócrata en lo político y reformista en los social »41. A esta sensibilización inicial se unió las informaciones de uno de los momentos más dramáticos de la toma de Euskadi; el bombardeo de la villa de Guernica. Esta crónica, les había llegado de otro de los más importantes sacerdotes gubernamentales, el Padre Onaindía. Éste consagró su testimonio del bombardeo en la revista L'Aube y luego en Esprit en su número de enero de 1937, dentro de un dossier titulado « Guernica ou la technique du mensonge », que sería profusamente reproducido por los medios internacionales.

45Volviendo a Tarragó, su libro Le drame d'un peuple incompris. La guerre au pays basque, aparecía por vez primera en 1937 « chez H.-G. Peyre ». Una segunda edición, que incluía un prólogo escrito por François Mauriac, veía la luz en 1938. El texto del prólogo de Mauriac correspondía a un artículo publicado por Le Figaro el 17 de junio de 1937. En él defendía que los vascos, que en ningún momento podían ser considerados cómplices ni de Rusia ni de las matanzas ocurridas en zona republicana, únicamente se había circunscrito a acatar su obligación de respeto a los poderes constituidos.

  • 42 Véase CLARA, Joseph, El bisbe de Girona devant la guerra d'Espanya, Girona, Gòthia, 1983, p. 85.

46Dado el predicamento que logró, Joan Estelrich trataría de contrarrestar su influencia desde la Oficina de Propaganda franquista de París. Junto a ello, en esta ocasión el obispo Cartañà será el interlocutor elegido por el franquismo para tratar de impedir su publicación. Éste llegaría a ofrecer a Tarragó una importante suma de dinero por no sacar a la luz la segunda edición42.

47Y es que el libro de Tarragó había conseguido levantar ampollas entre muchos personajes ilustres. Uno de ellos era el propio Mateo Múgica, obispo de Vitoria. Profundizando en el problema vasco, en su ensayo, « Víctor Montserrat » afirmaba poseer pruebas de que Múgica habría firmado la Instrucción Pastoral de 6 de Agosto de 1936 contra su voluntad. El Obispo contestaba al sacerdote en una Carta titulada « Justa defensa del Excmo. Y Rvdmo. Dr. D. Mateo Múgica, Obispo de Vitoria » que aparecía en el Boletín Eclesiástico de dicha diócesis el 1 de agosto de 1937.

48El libro, sin embargo, nacía de la experiencia del clérigo como corresponsal de guerra en zona nacional del periódico galo La Croix . Estas crónicas, no obstante, han merecido menos atención por parte de los investigadores que el libro surgido de ellas. Sin embargo, es en sus crónicas donde podemos encontrar el origen de la profunda crisis de Tarragó y sobre todo la evolución de su pensamiento a partir de una postura que en un principio era claramente y taxativamente profranquista.

49En esos momentos La Croix, con una tirada de 150000 ejemplares y una amplia notoriedad entre los círculos cultivados del país galo, era sin lugar a dudas el principal periódico católico de Francia. La postura del rotativo, dirigido por el P. Merklen, se había caracterizado desde el momento del golpe de los militares españoles por la búsqueda de una neutralidad que le permitiera abogar por la paz frente a ambos bandos en liza. De este modo, La Croix se circunscribió en un primer momento a condenar la violencia en ambas zonas. Esta postura, que respondía al llamamiento del Cardenal Verdier de rezar para que « la paz suceda a la guerra » llevaría a Serrano Súñer a tacharla con desprecio de « pacifista ». Conforme trascurrían los meses, y a pesar de la dramática crónica que Veuillot dio de la matanza de Badajoz, se dejaba paso en la redacción a posturas más claramente profranquistas, al ampliarse la magnitud de la persecución anticlerical en zona republicana. Las crónicas que Víctor Montserrat enviaría de su paso por la zona nacional a finales del año 36 se inscribirían en esa primera actitud de no alineamiento.

50El primero de sus retratos del frente se centraba en Navarra, donde plasma una visión apasionada y sentimental de la enorme adhesión al movimiento franquista:

« Les défilés militaires des "requetés", des phalangistes et des troupes toutes jeunes des "Pelayos" se succèdent continuellement à travers les rues de Pampelune, toujours chaleureusement accueillis par une multitude qui les salue en levant la main aux cris sans cese (sic) renouvelés de Viva España ! Viva la religión ! Sur toutes les poitrines, aux couleurs nationales se mêlent les emblèmes religieux. Les églises sont pleines de gens. A chaque jour de fête, presque, s'organisent de pieuses et interminables processions qui parcourent les rues de la ville et auxquelles prend part tout le peuple en prière et répétant avec une foi et une ferveur vraiment émouvantes le refrain du cantique populaire :

  • 43 La Croix, 23/12/1936. « Dans l'Espagne des nationaux. A travers la Navarre. Subt: Les heures héroïq (...)

Salvad, salvad a España
Sagrado Corazón
Sauvez, sauvez l'Espagne
Sacré Cœur »43

51La crónica refiere la enorme cantidad de navarros que se enrolaron en el Requeté carlista en los primeros días del golpe, hablando de 80000 hombres en sus filas de una población total de 350 000 habitantes. Se dieron casos, contaba, de verse obligados a rechazar voluntarios, dado que « la idea de salvar España era algo que electrizaba a Navarra ». Partían, según él, al frente con tal alegría que « leur histoire semble une page arrachée au livre des Actes des premiers martyrs ». Víctor Montserrat, en su alabanza del pueblo navarro, llega incluso a defender el recurso a la violencia frente al gobierno y sus medidas secularizadoras:

« D'un tempérament vaillant et intrépide, quand ils ont vu venir le jour ou l'on pouvait en finir avec cette politique persécutrice de ses croyances religieuses et de ses traditions, et empêcher l'instauration d'une Espagne rouge, les Navarrais n'ont pas hésité à recourir aux armes, à descendre dans la rue et à présenter leur poitrines découvertes au feu de leurs ennemis ».

52Entrelaza con ello en su relato ejemplos de historias individuales que hablan de martirio y honor, entre ellos el de una madre orgullosa de haber perdido un hijo luchando éste por su patria.

53Su siguiente crónica se centraba en el País Vasco, donde paradójicamente, se duele de la postura adoptada por los vascos al aliarse con la II República:

  • 44 La Croix, 24/12/1936. « Dans l'Espagne des nationaux. Ceux du béret rouge. Subt : Une légion de hér (...)

« Il est très douloureux pour les amis de l'Espagne de voir, dans la persécution actuelle, les catholiques eux-mêmes divisés.
Tous sans doute réprouvent les abominations des communistes et des sans-Dieu.
Mais comme certains dirigeants des nationaux mettent à honneur les doctrines et les pratiques de violence et exagèrent de jour en jour leurs intransigeances politiques, la réaction des catholiques basques, qui tristement ont fait alliance avec les gouvernementaux, tout en restant par ailleurs fidèles à leurs splendides traditions chrétiennes, permet de moins en moins d'espérer une entente et une réconciliation »44.

54Dentro de una visión idílica del cuerpo, describe el surgimiento del Requeté durante las guerras carlistas. En su visión, durante las mismas, se habría producido una confrontación equiparable a la que tenía lugar en el presente momento. Entonces, como ahora, un « libéralisme laïcisant et persécuteur » materializado en la dinastía alfonsina se enfrentaba contra los carlistas, quienes defendían « la religion, et avec elle toute la tradition espagnole ». De hecho, estos principios son los que los convierten en nuevos cruzados de la causa: « L'amour, la foi, l'héroïsme, dont les requetés ont donné tant de preuves pou la défense de la religion et de la patrie, en ont fait une légion de héros et de martyrs. C'est un fait indéniable». La unión de patria y religión aparece en sus palabras como un todo. De hecho, define a los requetés como « un des éléments les plus précieux du mouvement des nationaux ». Ellos son los « véritables héros » para él. Los presenta, igualmente, como un ejército del pueblo al servicio de sus intereses y tradiciones, y afirma con ello que son la parte del movimiento nacional que atrae más simpatías y atribuye a Unamuno la loa « los requetés son los más sinceros y los que tienen las manos más limpias ».

  • 45 La Croix, 25/12/1936. « Dans l'Espagne des nationaux. En son quartier général, le chef national des (...)

55El martirio, lugar común del universo simbólico cristiano, cobra protagonismo indiscutible en la evocación que hace Montserrat, cargada de sentimentalismo. La dignidad de morir por la patria como eje conductor de la vivencia del requeté queda plasmada en el libro de oraciones que lleva siempre encima, del que señala dos máximas: la alegría de morir en el frente y la consigan de gritar « Viva España » antes de hacerlo. Así se explica según él que los carlistas mueran siempre en batalla con una sonrisa en los labios: « C'est une véritable mystique qui anime en ce moment l'organisation carliste ». Este tipo de muerte se trata dentro de esta mística como la muerte ideal de las grandes almas. Encuadrada en esta misma admiración, Tarragó plantea su entrevista con el líder de los requetés45.

56Dentro de la panorámica que Montserrat dibuja de las organizaciones encuadradas en el bando nacional, dirige después su atención a la Falange. A ellos se deberá mayormente, según él, junto con los carlistas el triunfo franquista. Con ello, al igual que había hecho con el jefe de los requetés, se entrevista ahora con Manuel Hedilla, substituto al frente del movimiento de « el ausente » José Antonio.

57A continuación viajaba al centro de la península para su siguiente crónica aunque su pensamiento nunca abandona el caso vasco. Tras recordar brevemente como en el frente de Talavera los contendientes declaraban principios antagónicos en sus proclamas, Víctor Montserrat se duele de las similitudes de los enemigos en tierras vascas. Es este uno de sus pasajes más conocidos:

  • 46 La Croix, 01/01/1937.

« On aurait dit que les deux parties combattaient pour un Dieu différent, et cependant les adversaires de l'un et de l'autre champ se sentant frappés à mort approchaient de leurs lèvres les même crucifix.
Leurs coutumes étaient opposés peut-être, mais tous avaient les mêmes aïeux. Ils étaient héritiers.
Les uns étaient les nationalistes basques, les autres les requetés.
La lutte en Euzkadie, le beau pays basque, est un drame atroce qui se joue à la face du monde.
Pour nous, catholiques, c'est l'épisode le plus douloureux qui se déroule aujourd'hui en Espagne. Catholiques et catholiques se battent entre eux »46.

58Con ello, Montserrat plasma la vivencia vasca de la guerra civil como una guerra de vascos contra españoles, del nacionalismo periférico contra el centralismo español. Son esas ansias nacionalistas las que hacen que los vascos, según el sacerdote, no duden en ponerse del lado de « los rojos ». Ello dentro de la esperanza de lograr la autonomía. Apuesta, claramente, por la necesidad de una mediación.

  • 47 La Croix, 6/01/1937.

59Acto seguido se traslada a Barcelona para continuar sus retratos del frente. La crónica de lo ocurrido en Cataluña nace de la semejanza que el autor encuentra entre ésta y el País Vasco. Sendas regiones apegadas a su lengua y a sus costumbres y enriquecidas por la fuerte industrialización que en ellas tuvo lugar. Junto, a ello, a ambas les une el desprecio que despiertan entre los nacionales, cuyas ansias unificadoras necesariamente chocan contra sus aspiraciones regionalistas. En ese caso, a su parecer, el proyecto nacional corre el riesgo tanto en Cataluña como en el País Vasco de ver surgir un clamor popular que achaque que la lucha en defensa de la religión y contra el marxismo no han sido más que pretextos para alzarse contra el espíritu popular y tradicional47.

60La denuncia del anticlericalismo en la crónica de Tarragó, a pesar de su crudeza, participa de argumentaciones propias del discurso republicano, sin embargo. En esa línea, achaca la eclosión iconoclasta a la alianza de la religión con la derecha:

  • 48 Ibídem.

« Le fait que le soulèvement militaire avait été secondé par des éléments de droite espagnols, bien connus pour leur catholicisme, particulièrement en ce qui concerne les carlistes, fit que les rouges, par représailles, déchargèrent des les premiers moments de la révolution, toutes leur colères sur l'Eglise et ses ministres en les accusant d'avoir prépare un mouvement dirigé directement contre le peuple »48.

61Este desencuentro secular habría sido instrumentalizado por los líderes más extremistas de las izquierdas para movilizar al pueblo. En consecuencia, los desmanes serían imputables únicamente al dominio que determinados líderes de extrema izquierda ejercen sobre una colectividad desideologizada y dócil. Sin embargo, en esta misma argumentación, exculpa a la propia Iglesia de las acusaciones vertidas contra ella por los anticlericales.

62Su visión del anticlericalismo, no obstante, retoma la simbología clásica de la sublimación a través del martirio. Para ello, recurre a un relato fabulado de un encuentro que dice presenció entre un grupo de milicianos y un anciano cuya moraleja es que el cristianismo saldrá reforzado de la eclosión anticlerical.

63A continuación, Montserrat relata en la entrega del 8 de enero de 1937 cómo ambos bandos descartan taxativamente cualquier solución al conflicto que no pase por una victoria total sobre el enemigo. Según su visión, el odio mutuo y el fanatismo han llegado a unos extremos tales que nada que no sea la exterminación total el contrario tiene cabida en la península. « Il n'est que d'assister à un de ces combats où se trouvent face à face les deux adversaires, pour voir jusqu'où peut aller la passion qui les aveugle ». Con ello, denuncia igualmente de que en la presente guerra no se respeta ni a heridos ni a prisioneros. « La guerre civile espagnole n'a pas d'entrailles ».

64Relata la represión contra las personas de izquierdas en la retaguardia nacional. Aventura cifras de 2400 detenidos en ese momento en la prisión de Burgos y más de 1000 en la de Logroño. De allí deduce una de sus citas más célebres, profusamente utilizada en diversos panfletos republicanos:

« On a dit que la guerre civile espagnole avait éclaté pour la défense de la civilisation chrétienne.
En présence de scènes horribles qui se déroulaient au front ou à l'arrière, je me suis arrêté pour méditer sur ces deux mots : civilisation, civilisation chrétienne.
Et j'ai douté.
Si c'est pour la civilisation, pour quoi des actes de barbarie ?
Si c'est pour la civilisation chrétienne, comment concilier avec eux le précepte du Maître : “aimez-vous les uns les autres?”
Mais, hélas ! Je l'ai dit, je le répète :
La guerre civile espagnole n'a qu'un seul objectif :
L'extermination. »

65En esta misma línea de pensamiento, y ya en su última crónica, Víctor Montserrat se detiene a dibujar el panorama desolador que traza España tras seis meses de guerra civil. Habla para ello, de medio millón de muertos en las cunetas, la destrucción de iglesias y monumentos, la ruina de la industria y el derroche de las reservas de oro del país. Remontándose a lo vivido en la Barcelona de los primeros días del levantamiento, descarta la conveniencia de una victoria republicana. Las ideas preconizadas en la zona republicana intrínsecamente desembocarían en la destrucción del país:

  • 49 La Croix, 9/01/1937.

« C'est pourquoi un triomphe possible de la part des rouges équivaudrait a la ruine totale de la nation espagnole ; ce serait la consécration d'un communisme destructeur, et les nations seraient fatalement entraînées dans une conflagration mondiale.
Non, l'Espagne rouge ne peut ni doit triompher »49

66La opción del sacerdote es clara. Celebra el hecho que frente a la « España roja » se encuentre la « España blanca ». Su victoria ya se habría producido, de hecho, si no hubieran intervenido los Soviets en Madrid, considera. Esta victoria es, no obstante, la única esperanza para la nación:

  • 50 Ibidem.

« Le triomphe des nationaux signifiera pour l'Espagne, et même pour le monde entier, le triomphe de l'ordre sur l'anarchie dans laquelle se débat l'Espagne rouge, la sauvegarde de la propriété, base de la civilisation chrétienne, contre la socialisation intégrale projetée par le communisme et la défense de la religion contre la persécution systématique de l'Eglise par les rouges.
Ce même triomphe, pour être complet, doit marquer une nouvelle ère dans la vie sociale, dans la vie religieuse et dans la vie politique du pays. Ainsi l'espère l'Espagne entière »50.

  • 51 « Il est hors de doute que ce régime, indispensable en de tels moments, pourra garantir une période (...)

67Este triunfo completo previsiblemente adoptaría la forma de una dictadura militar presidida por el general Franco y apoyada por una Junta Técnica como la que ya existe en Burgos. A esta dictadura sucedería una monarquía, toda vez que la opción republicana está totalmente desterrada en España. Sin embargo, marca una condición para el éxito de esta alternativa: el rechazo de cualquier forma de coerción51.

  • 52 « L'expulsion de la démocratie entraîne fatalement l'instauration d'un régime totalitaire, donc l'i (...)

68Un inconveniente se plantea, por otro lado, para este futuro nacional: la enorme fuerza tanto de falangistas como de carlistas, cuyos planes para el país son excluyentes e incompatibles. Ni tan siquiera confía en la capacidad del General Franco para contenerlos satisfactoriamente a largo término. Sí confía, por el contrario, en que ambas se pongan de acuerdo sobre la base de su repulsa a la democracia. En ello encuentra la semilla de un plausible totalitarismo hispano52, que rechaza taxativamente. Es este totalitarismo lo que a su parecer puede abocar el plan nacional al rechazo de la población:

« Si les dirigeants de la nouvelle Espagne ont cru se lever contre le communisme pour implanter le régime fasciste en Espagne, ils se sont lourdement trompés. L'Espagne n'aime pas les extrémismes ; aussi je suis bien sur que, hormis quelques phalangistes, personne, et il l'avait prévu, ne serait allé au front. Le peuple espagnol hait tout autant le fascisme que le communisme ».

69Paradójicamente, la crónica de Montserrat cierra un círculo en torno al carlismo y la falange desde la profunda admiración que le despertaban en el comienzo a encarnar sus mayores temores para el futuro de España. Estos temores sobre el porvenir de la península se basarían en su conocimiento de la psicología de ambas organizaciones. ¿Cómo justifica sus elogios a ambos grupos? Montserrat distingue para ello entre el respeto que debe al sacrificio realizado por las bases de dichas organizaciones y la ideología de los mandos. Es por ello que habría optado por retrasar la crítica hasta su última crónica.

70La necesidad de renunciar a la violencia tras la contienda es la única alternativa para una paz verdaderamente duradera. Cita para ello las palabras que Unamuno le habría referido: « Vencer no es convencer, ni conquistar convertir ».

71Con ello, encontramos en el clérigo, en síntesis, numerosas contradicciones que marcarían la evolución del pensamiento de Tarragó desde una postura clara y abiertamente pronacional a convertirse con su libro en una de las voces sacerdotales disidentes más célebres.

  • 53 Discurso pronunciado en Bilbao el 19 de julio de 1938, cit. en RAGUER, H., La pólvora y el incienso(...)

72Sin embargo, y a pesar de la moderación que marca esta primera etapa, las informaciones que escribió para el rotativo francés merecieron en su momento una respuesta más que encendida del mismísimo Ramón Serrano Súñer. Éste le definió sin tapujos como un « monstruo español que vistió el traje de sacerdote, a quien el santo Obispo de Barcelona (Irurita) le negó licencias » al haber escrito en « ese periódico manchado por la pasión, contra el honor y contra la fama de España »53. La crítica de Súñer, como ya vimos, alcanzó a la propia revista, que la definió despectivamente como « pacifista ».

A modo de conclusión

73Las actuaciones de los clérigos alcanzaron una notoriedad cierta, si nos guiamos por el hecho de que los diversos organismos de propaganda del Régimen se verían obligados a darles respuesta. José María Gil Robles lo haría dirigiéndose al editor del rotativo The Universe, en un alegato que consagraba la división entre católicos:

« Por esto todos los católicos de España si omitimos a un grupo de vascos, están del lado del Movimiento Nacional, que no está ni estará nunca a sueldo de intereses extranjeros, sino es y será genuinamente y tradicionalmente español de carácter y, sobre todo, muy profundamente humano.

Comprenderá Vd. Que ante estos hechos innegables no tienen ningún valor posible las declaraciones contenidas en el folleto “Católicos y la Guerra Civil en España” hechas por personas que no pueden ser sino sospechosos, como el librepensador Sr. Bergamín, editor de una revista, casi muerta, el Padre Juan García Morales, a quien han negado durante muchos años todas facultades las autoridades eclesiásticas, como el Sr. Ossorio y Gallardo, que aunque se llama católico nunca ha practicado su religión notorio en España.

  • 54 The Universe, 22/01/1937.

En cuanto a los vascos católicos son un ejemplo vivo de cómo la política separatista puede ahogar todo espíritu cristiano. Los separatistas vascos, han sostenido frecuentemente la tesis de que han nacido vascos y que solo por el bautismo llegan a ser cristianos y que por tanto los intereses vascos tienen más peso que el Cristianismo. El que dude la verdad de esta manifestación de herejía vasca, no tiene más que leer las obras del fundador del separatismo vasco Sabino Arana Coiri (sic). Así ha ocurrido que los separatistas vascos, con Aguirre a su cabeza, se han aliado con los comunistas, quemadores de Iglesias, asesinos de Obispos, sacerdotes y religiosos y profanadores de aquellas cosas que son sagradas a la Religión. Para aquellos el separatismo vasco viene primero y el catolicismo en segundo lugar. Aquí está la explicación de por qué nosotros los católicos desde el primer momento nos hemos alineado enteramente y sin reserva con el actual movimiento militar. Nuestra voluntad estaba completamente libre, seguimos nuestra conciencia »54.

74Ésta, entre las múltiples respuestas que se produjeron y que por su abundancia merecerían un estudio aparte, consagra de nuevo la reivindicación de la alteridad del adversario, esta vez y paradójicamente dentro del mismo catolicismo.

75La elección de bando de estos sacerdotes opuestos a la Cruzada, se trata de una opción personal e individual. No será hasta una vez superada profunda crisis que cada uno de ellos atravesará tras el golpe de Estado fallido de julio de 1936 que tratarán de organizarse o de contactar entre ellos.

76Les unirá en primer lugar una profunda conciencia social, como ya apuntó Marisa Tezanos Gandarillas:

  • 55 En TEZANOS GANDARILLAS, Marisa, « El clero disidente frente a la legitimación religiosa del Régimen (...)

« El único punto que parecen tener en común la mayoría de estos sacerdotes, incluidos los más representativos del colectivo vasco, es la sensibilización ante la problemática social de su tiempo. Muchos habían desarrollado una intensa actividad en el seno del sindicalismo católico, dentro del cual defendieron planteamientos avanzados y difícilmente admisibles para el catolicismo español de su época, aunque siempre dentro de la doctrina social católica »55.

77En segundo lugar, su opción común será el accidentalismo como concepción de la sociedad civil en la línea marcada por los cardenales Ángel Herrera Oria y Francesc Vidal i Barraquer. Se unirán por ello en torno, no de la república como modelo de gobierno en sí, sino mayormente del respeto a las formas políticas que el pueblo se había dado, independientemente de los reparos que muchos tenían contra la II República y sus medidas secularizadoras. Se trata de un accidentalismo vivido en este caso no como una alternativa táctica concreta sino como una concepción llevada hasta sus últimas consecuencias.

78La unión de estas dos variables les hará confluir para situarse como sacerdotes católicos frente a la interpretación franquista de la guerra civil como una Cruzada por la Cristiandad.

  • 56 Párroco de Broto (Huesca) se uniría a las milicias, siendo conocido como el « cura miliciano », pue (...)
  • 57 Véase al respecto VVAA, Le clergé basque: rapports présentés par des prêtres basques aux autorités (...)

79A pesar de ello, no se puede decir que constituyeran un colectivo realmente organizado, con tres grupos tampoco especialmente vertebrados interiormente: el vasco, el catalán y el que podríamos denominar castellano o no-nacionalista. Destacarían en ellos, junto a los ya mencionados, nombres como Jerónimo García Gallego, Cándido Nogueras56, Luis de Sarasola, José María Llorens, Joan Vilar y Costa, Marino Ayerra o Carles Cardó, entre otros. Nunca llegarían a vertebrarse como un grupo compacto, si bien sí se darán contactos o incluso colaboraciones entre algunos de ellos sin llegar nunca a organizarse en su totalidad. Sí se darían colaboraciones puntuales entre algunos de los miembros de este colectivo, como las que hemos abordado entre José Manuel Gallegos Rocafull y Leocadio Lobo. También se reuniría Gallegos en marzo de 1938 en Barcelona con el canónigo Onaindía, quien le habló de su visita al Obispo de Teruel, preso en zona republicana. Todos ellos, eso sí, denunciarían al mundo el caso del clero vasco57. Éste fue el grupo más organizado y que más relevancia, como sabemos, logró alcanzar dentro de aquellos cristianos que eligieron situarse frente a la « Cruzada » franquista sin renunciar, por ello, a su fe.

80Este discurso católico nacido, como decimos, de una conjunción entre el catolicismo social y el accidentalismo político se ve modificado, asimismo, por una prensa, la del periodo bélico, supeditada absolutamente a fines propagandísticos. En último término, la censura asegurará la entrada en filas de todos los medios de comunicación, tanto los vinculados a grupos empresariales (Heraldo de Madrid o El Liberal) o aquellos que actuaban como portavoces de partidos y sindicatos ( El Socialista, Mundo Obrero o CNT).Para el caso de estos sacerdotes se añade el hecho, ya apuntado, de que al haber sido incautados todos los periódicos conservadores, monárquicos y de derechas, la única vía de expresión en zona gubernamental a su alcance (ya habituados a intentar actuar sobre la sociedad a través de los medios) serán estos periódicos claramente de izquierdas.

81En terreno nacional, la actuación de estos religiosos (también de Montserrat) se inscribe dentro de una corriente de la prensa republicana que intenta extraer de su catolicidad una legitimación a añadir a su naturaleza democrática. El gobierno electo personificado en la II República se caracterizaría por un profundo respeto a la libertad de credo y al hecho religioso en sí, según estas argumentaciones. Las iniciativas de regularización de la vida religiosa capitaneadas por Manuel de Irujo se inscriben en esta línea de igual modo. Posiblemente esta coyuntura de urgencia bélica desvirtúa el mensaje de estos sacerdotes y católicos, más pacifistas que progubernamentales y más accidentalistas que propiamente republicanos. Nada escapa al compromiso político. La polarización de sus posturas intelectuales nace por ello de un doble empuje, el que alcanza al propio clérigo a través del drama de su vivencia personal y el que nace de una prensa al servicio de la victoria donde no hay lugar para posturas matizadas. Paradójicamente, en el caso de las crónicas de « Víctor Montserrat » para La Croix, las intervenciones del clérigo significarán la toma de posiciones de un medio que hasta el momento no había querido implicarse más allá de la reprobación de la violencia en ambas zonas. En este caso concreto, y fuera de nuestras fronteras, las opiniones del clérigo actuarán como elemento de polarización del periódico. Al sur de los Pirineos, sin embargo, una coyuntura dicotomizada antagónicamente entre victoria y derrota no dejaría lugar a posturas intelectuales intermedias.

Haut de page

Notes

1 A modo de apunte, decir que muchos de los sacerdotes que mencionaremos ya colaboraban en medios diversos antes del golpe. El hecho de que todos los rotativos católicos fueran clausurados en zona republicana a partir de julio de 1936 hará que su único medio de expresión posible sean los periódicos de izquierdas.

2 ARBOLEYA, M., El clero y la prensa, Salamanca, Imprenta Calatrava,1908, p. 295.

3 Sobre su figura, véase BENAVIDES, Domingo, El fracaso social del catolicismo español: Arboleya-Martínez 1870-1951, Barcelona, Nova Terra, 1973.

4 José M. Margenat Peralta en 1983 en su artículo « Manuel de Irujo: La política religiosa de los gobiernos de la República en la Guerra Civil » (Cuadernos de Historia Moderna y contemporánea. Univ. Complutense de Madrid, número 4) llamaba la atención sobre el desconocimiento en torno a las actuaciones de la República en materia religiosa durante la guerra civil. Años después, este vacío historiográfico parece lejos de estar totalmente solventado, si bien han aportado mucha luz las diversas investigaciones de Hilari Raguer. Es igualmente reseñable el recientemente publicado Católicos del bando rojo de Daniel Arasa (Barcelona, Styria, 2009).

5 El dramatismo de la explosión anticlerical era admitido por todos los católicos y sacerdotes de los que nos ocupamos en el presente trabajo, no obstante, si bien no comulgaban con sus superiores en lo relativo a las causas de la misma. La ira contra la Iglesia se cobró, según las cifras ofrecidas por Antonio Montero Moreno en Historia de la persecución religiosa en España, 1936-1939 (Madrid, B.A.C. 1961), la sobrecogedora cifra de 6845 sacerdotes asesinados.

6 « Mientras en los palacios los obispos había millones de pesetas, los pobres tenían que pedir limosna y recoger las sobras de la comida de los cuarteles », El Mundo Obrero, 21/8/1936.

7 El Mundo Obrero, 21/8/1936.

8 El Mundo Obrero, 19/8/1936.

9 El Socialista, 13/9/1936.

10 A destacar las siguientes: « Conferencia pronunciada por el Excmo. Sr. Embajador de España el día 19 de noviembre de 1938 en el Teatro Rivera Indarte de Córdoba ». Editada por el Centro Republicano Español y el CAPE (Córdoba, 1938); « El Drama de España. ¡Paso a la verdad! .Discurso irradiado el 6 de Septiembre de 1936 desde Madrid ». Editado por el Centro Español de Unión Republicana. (Rosario, 1936), « Las injusticias que sufre España. Discurso pronunciado por el Excmo. Sr. Embajador de España el día 13 de Agosto de 1938 en el cine Real », Rosarion Publicaciones del Ateneo Luis Bello, 1938), y La guerra española y los católicos, buenos Aires, Publicaciones de Patronato Hispano-Argentino de Cultura, 1942, entre otros.

11 Es especialmente reseñable el artículo de Xabier de Sabulu, « La cuestión religiosa entre los rojos », en Razón y Fe, Julio-agosto 1938, números 486-487

12 Études, « L'Histoire religieuse du temps présent » t. 229, p. 385

13 Sobre su figura véase IBARZÁBAL, Eugenio, Manuel de Irujo, Donosita, Erein, 2001; VIGNAUX, Paul, Manuel de Irujo. Ministre de la République dans la guerre d'Espagne, Paris, Beuchesne, 1986; o UGALDE, Martín de, Manuel de Irujo: Un hombre leal a su tiempo, San Sebastián, Txertoa, 1992.

14 Cit. en ARASA, Daniel, Católicos del bando rojo , Barcelona, Styria, 2009, p. 263.

15 La Vanguardia, 16/12/1938.

16 Heraldo de Madrid, 27/06/1937.

17 « La prueba es copiosa y concluyente: lista de los sacerdotes vascos fusilados por los que de cristianos blasonan: relato de la ejecución del agustino Padre Revilla, famoso por sus vuelos sobre el Rif y Tetuán cuando la campaña hipanomarroquí; la conmovedora carta del gobernador republicano de Valladolid, D. Luis Lavín ; relatos del bombardeo de Guernica; opiniones emitidas por sacerdotes imparciales o francamente republicanos; el mausoleo del cardenal Jiménez de Cisneros , en Alcalá de Henares, destruido por la aviación enemiga; fotograbados de la Iglesia de los jesuitas de Durango, destrozada por las bombas de los rebeldes, y de otro templo casi destruido por granadas fabricadas por protestantes y utilizadas por católicos. El informe es tan aplastante como las bombas de un trimotor luterano contratado por los feroces católicos, descendientes de aquellos carlistas que se levantaron contra el rey caballero, D. Amadeo, porque era un Saboya, un masón y un carcelero del Papa, y combaten ahora a los españoles y a España, para gloria y provecho del restaurador del nuevo paganismo, de ese Hitler, al que dan Bilbao y las ruinas de hierro de Vizcaya ». ABC, 23/7/1937.

18 ABC, Madrid, 28/01/1937.

19 Entre las diversas crónicas, destacaremos la ofrecida por El Socialista el 12 de septiembre de 1936 por su abundancia de detalles. Es de subrayar igualmente que también se dio cobertura a la entrada de Vázquez Camarasa en las televisiones de la época, apareciendo en un reportaje de British Movietone News. « Spain. Fall of San Sebastian and grim story of Toledo Alcázar ». (fecha edición 21/9/1936).

20 Véase MORILLAS BRANDY, José Antonio, « Juan García Morales: un cura republicano. Obrero de la pluma », en Cuadernos Republicanos , nº 23 (1995), pp. 99-112.

21 El Socialista, 5 de septiembre de 1936.

22 « Vamos, hijo mío, a la reconquista de España. España no puede ser de los burgueses ni de los aristócratas, que se han bebido nuestra sangre a costa de privilegios », Heraldo de Madrid, 20/02/1938.

23 Varias de ellas serían publicadas como folletos, como « Tres grandes católicos españoles os hablan: Ossorio y Gallardo, Leocadio Lobo y José Manuel Gallegos Rocafull » (Santiago de Chile, Comité pro-España republicana, 1936) o « Deux prêtres espagnols parlent de la tragédie de l'Espagne. Leocadio Lobo y José Manuel Gallegos Rocafull » (Anderlecht, S. Hiernaux, 1937).

24 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., La pequeña grey. Testimonio religioso sobre la guerra civil española, Barcelona, Península, 2007, p. 213.

25 El ABC la publicitaba el 13 de diciembre de 1938 en su página 4 apuntando su condición de presbítero.

26 ABC, 7/12/1938.

27 El Socialista de Madrid, 20/9/1936.

28 El Pueblo Manchego de Ciudad Real, 23/3/1937.

29 Urbino, Argalìa, 1974.

30 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., La pequeña grey. Testimonio religioso sobre la guerra civil española, op. cit.

31 Por citar un ejemplo, el Padre Carles Cardó llega a utilizar hasta siete pseudónimos diferentes. En el caso de Hugo Moreno, su nombre de pluma llegará a remplazar su verdadera identidad hasta el punto que la biografía que dedica Andrés Mª del Carpio tras su muerte (Juan García Morales, Presbítero. Algunos rasgos del hombre y de su obra, Lyon, Imprimerie Juhan & Cía. 1946) no aclara en ningún momento su nombre real ni utiliza siquiera comillas en su pseudónimo. Afirma incluso que le llamaban Padre Juan.

32 La Voz de Madrid 30/07/1938 y 6/08/1938.

33 Sólo esto ya le sitúa a años luz de una gran parte del catolicismo europeo del momento, que contempla los fascismos como un mal menor en la lucha contra el máximo enemigo: el comunismo.

34 Su profunda decepción al leer la Carta Colectiva del Episcopado Español le llevará a dar a esta una encendida respuesta en su folleto « La Carta Colectiva de los Obispos Facciosos. Réplica », donde plasmaría una de sus frases más célebres: « Los obispos españoles no le temen a la servidumbre porque desgraciadamente hace mucho tiempo que viven en ella ».

35 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., La pequeña grey. Testimonio religioso sobre la guerra civil española, op. cit., p. 231.

36 A modo de acotación, resulta destacable que en las diferentes versiones del texto únicamente en las dos aparecidas en la prensa española se usa el término “Frente Popular” mientras que en la versión francesa, en la traducción inglesa y en el original citado por el propio autor en su libro La Pequeña Grey habla de “el pueblo”. La variación en las versiones aparecidas en la prensa española no se puede decir que traicionen el espíritu del autor. De algún modo desarrollan el sintagma de éste al plantearse “¿Por qué estoy del lado del pueblo?”, basando su opción por el bando republicano en el hecho de que éste es el que Gallegos identifica con el más cercano al “pueblo”, entendido éste como “las clases más desfavorecidas”. En este sentido, cambiar el término “pueblo” por “Frente Popular” obviaría la inexactitud para ganar en fuerza propagandística.
Pero la sustitución de un término por otro hace perder un matiz importante de lo que a mi parecer sería el pensamiento de José Manuel Gallegos Rocafull: el accidentalismo. Su opción por la república no se basa en un apoyo a la idea republicana como forma de gobierno ni al programa del Frente Popular en sí, sino que se circunscribe al acatamiento de los poderes constituidos en la línea más pura del pensamiento del Cardenal Herrera Oria.
Así, esta apreciación fundamental para entender al canónigo queda aplastada por una coyuntura, la bélica, profunda y comprensiblemente necesitada de mensajes con una importante fuerza emotiva y política. Así, para su uso en panfletos propagandísticos como el de « Religión y Fascismo. Queman, roban y asesinan en tu nombre », editado por el Socorro Rojo, la utilidad de tal variación es indiscutible. Pero centrándonos en el autor en sí y sin negar su apuesta en el plano práctico por el gobierno republicano, conviene no obstante no perder de vista este tipo de matices para una comprensión más ajustada de su militancia.

37 La Mañana, 11/12/1936.

38 GALLEGOS ROCAFULL, J.M., Crusade or class war? The Spanish military revolt, Londres, Spanish Embassy in London, 1937.

39 VVAA, La religion dans l'Espagne de Franco, Paris, Ediciones de los Archivos Españoles, 1937.

40 Abundantes detalles de su vida nos han llegado gracias al guión que envió a Josep Benet y Josep M. Solé i Sabaté, quienes se desplazaron a La Garriga poco antes de su fallecimiento a indicación de Antoni Pladevall con intención de escribir las memorias del clérigo. El guión fue publicado ese mismo año por Josep M. Solé i Sabaté en « Víctor Montserrat, el pseudònim escaient de Josep Maria Tarragó », in Qüestions de vida cristiana, 128-129 (1985), pp. 112-120.

41 Añaden el ejemplo del prólogo escrito por Raymond Laurent para Pierre Dumas y su libro Les basques devant la guerre d'Espagne : « Un diputado democristiano prologó, por ejemplo, un folleto en el que se presentaba a los vascos como “un pueblo cristiano que habiendo tomado en serio el Evangelio… ha realizado en su vida colectiva la formula, bella como una bandera, de un gran diario católico de otro tiempo, “Dios y libertad” ». En TUSSEL, J. y GARCÍA QUEIPO DE LLANO, G., El Catolicismo Mundial y la Guerra de España, Madrid, BAC,1993, pp. 95 -96.

42 Véase CLARA, Joseph, El bisbe de Girona devant la guerra d'Espanya, Girona, Gòthia, 1983, p. 85.

43 La Croix, 23/12/1936. « Dans l'Espagne des nationaux. A travers la Navarre. Subt: Les heures héroïques d'un peuple qui se réveille ».

44 La Croix, 24/12/1936. « Dans l'Espagne des nationaux. Ceux du béret rouge. Subt : Une légion de héros et de martyrs ».

45 La Croix, 25/12/1936. « Dans l'Espagne des nationaux. En son quartier général, le chef national des “requetés » nous parle… »

46 La Croix, 01/01/1937.

47 La Croix, 6/01/1937.

48 Ibídem.

49 La Croix, 9/01/1937.

50 Ibidem.

51 « Il est hors de doute que ce régime, indispensable en de tels moments, pourra garantir une période de paix relative aux Espagnols s'il sait se maintenir dans les limites de la justice et s'il repousse tout système de coercition et de violence », La Croix, 9/01/1937.

52 « L'expulsion de la démocratie entraîne fatalement l'instauration d'un régime totalitaire, donc l'intronisation pompeuse d'un régime inévitable de violence et de coercition. C'est le premier pas vers ce qu'on est convenu d'appeler le fascisme », La Croix, 9/01/1937.

53 Discurso pronunciado en Bilbao el 19 de julio de 1938, cit. en RAGUER, H., La pólvora y el incienso, Barcelona, Península, 2001 p. 286.

54 The Universe, 22/01/1937.

55 En TEZANOS GANDARILLAS, Marisa, « El clero disidente frente a la legitimación religiosa del Régimen Franquista », en VVAA., Tiempos de Silencio. Actas del IV Encuentro de Investigadores del Franquismo (Valencia 17-19 de noviembre de 1999), Fundació d'Estudis i Iniciatives Sociolaborals, p. 427.

56 Párroco de Broto (Huesca) se uniría a las milicias, siendo conocido como el « cura miliciano », pues entendía que tal hubiera sido la actitud de Jesucristo. Detenido en Zaragoza, fue condenado a prisión e internado en la Prisión Especial de Sacerdotes de Carmona. Véase MARCO SOLA, Luisa, Sangre de Cruzada. El catolicismo oscense frente a la guerra civil (1936-1939), Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2009.

57 Véase al respecto VVAA, Le clergé basque: rapports présentés par des prêtres basques aux autorités ecclésiastiques , Paris, HG Peyre, 1938; ESNAOLA, Serafín, El clero vasco en la clandestinidad , Elorrio, Jaime de Kerexeta, 1994; EA TALDE, En la persecución: archivos del clero vasco , S.l., EA TALDE, 1978.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Informaciones, 3 de septiembre de 1936
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/421/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Titre La Vanguardia, 22 de diciembre de 1938
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/421/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 17k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Luisa Marco Sola, « El factor cristiano. Católicos y sacerdotes antifranquistas en los medios republicanos », El Argonauta español [En ligne], 7 | 2010, mis en ligne le 15 janvier 2010, consulté le 27 mai 2017. URL : http://argonauta.revues.org/421 ; DOI : 10.4000/argonauta.421

Haut de page

Auteur

Luisa Marco Sola

Doctorante, Universidad de Zaragoza / Université de Nantes

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org