Navigation – Plan du site
Livraison juin

Papel y poder de la prensa en la Guerra de la Independencia (1808-1809). El caso valenciano

Vicente León Navarro

Résumés

La presse d’information joua, en général, un rôle essentiel dès le début de la Guerre d’Indépendance. Notre étude, consacrée à la presse valencienne de 1808-1809, porte non seulement sur les périodiques les plus importants mais également sur ceux qui furent éphémères et se distinguèrent par leur caractère satirique, ironique ou philosophique. Tous, chacun à sa manière, participèrent à la lutte contre Napoléon et ses troupes. Tantôt en exaltant les esprits, tantôt en en appelant à l’unité, à l’obéissance, en invoquant l’espoir de la victoire et, finalement, en exigeant de nouvelles lois capables de faire l’union de la nation face à l’ennemi.

Haut de page

Texte intégral

I - Introducción

  • 1 VILAR, Pierre, Hidalgos, amotinados y guerrilleros. Pueblo y poderes en la historia de España, Barc (...)
  • 2 El Correo de Valencia apareció en 1797. Publicación intermitente, sin presencia durante los años de (...)
  • 3 Era el momento adecuado pues « ahora ya estamos en tiempo en que todos hablan y escriben con libert (...)
  • 4 LA PARRA LÓPEZ, Emilio, La libertad de prensa en las Cortes de Cádiz, Valencia, Nau Llibres, 1984.

1El levantamiento contra Napoleón en mayo de 1808 necesitaba medios de expresión capaces de manifestar los sentimientos políticos y religiosos de los españoles. Surgieron así distintos papeles que se convirtieron en canales vivos de cuanto deseaban y necesitaban manifestar, lo que Pierre Vilar denominó «la abrumadora riqueza de la literatura política»1. En unos casos sirvieron los diarios existentes, poco numerosos; en Valencia, el Diario de Valencia desde 17902. En otros, aparecieron por doquier periódicos y folletos de todo tipo dirigidos a atacar a los franceses y a exaltar el patriotismo español, en general, y valenciano, en particular, en el caso que nos ocupa. Se produjo una eclosión literaria excepcional y se manifestó una conciencia política que, con todos los matices que se quiera de «conservadores» o de «ilustrados-liberales», sorprendió a propios y extraños. Se rompieron las barreras que la censura había impuesto para controlar la información y surgió un inesperado torrente de libertad para escribir e imprimir, fuera en defensa del rey, de la patria, de la religión o de ideas que buscaban su lugar en esa nueva etapa que se abría en España3. Iniciativa que auguraba la futura y controvertida Ley de Imprenta (10-XI-1810)4, criticada, entre otras publicaciones, por La Diarrea de las Imprentas. Abundaron, sin embargo, impresos autorizados por el Vicario General de Valencia, Agustín Aicart, por la Junta o simplemente «con la censura necesaria». No obstante, la Junta Central Suprema, impuso censuras como medio de controlar la situación según su particular visión de la situación.

  • 5 LEÓN NAVARRO, Vicente, «La presse valencienne face à la Guerre contre les Français», in L’Espagne e (...)

2Nos hemos ocupado ya parcialmente de la prensa valenciana de 1808 en un anterior trabajo5. En aquel momento nos interesaban las dos publicaciones más importantes, el Diario de Valencia, como prensa consagrada y la Gazeta de Valencia que vio la luz el 7 de junio como órgano de la recién constituida Junta Suprema de Valencia. Aparte de uno y otra surgieron numerosos papeles que, con distintos nombres y métodos, querían lo mismo, informar, cada cual a su manera, atacar a los franceses, contrarrestar su influencia propagandística, mantener vivo el espíritu de lucha, de cohesión colectiva, defender leyes y costumbres y ridiculizar a un enemigo presentado como omnipotente.

  • 6 PALAU Y DULCET, Antonio, Manual del librero Hispano Americano, Barcelona, Librería Palau, 1951, vol (...)
  • 7 BLASCO, Ricard, La premsa del País Valencià. 1790-1983, vol. I, València, Instituciò Alfons el Magn (...)
  • 8 La Gazeta del Cielo consta de 4 y 3 más que contiene el « Sermón segundo que predicó en Pamplona el (...)

3En esta línea queremos presentar los rasgos más importantes de tres publicaciones: el Diario Napoleónico de hoy martes, aciago para los franceses, y domingo feliz para los españoles, publicado en la Oficina del Diario, en Valencia en 18086, y el Correo del otro mundo. Ni el uno con un número, ni el otro con seis tuvo carácter militar o noticioso. Tampoco lo tuvo la Gazeta del Infierno, cuyo número supuestamente publicado en Valencia nos ha resultado imposible encontrar, por lo que no podemos asegurar que el contenido sea el mismo que presentamos, con fecha de 13 de agosto. La edición valenciana sólo la registra Ricard Blasco y, consultada ésta en la hemeroteca municipal de Valencia, Serrano Morales, coincide con la de la Biblioteca Nacional7. A pesar de todo, aludimos brevemente a ella por su interés. Por contra, sí hemos encontrado la Gazeta del Cielo que, aunque lleva fecha del 14 de octubre de 1808, aparece publicada en Valencia por la Viuda de Martínez Peris en 1809. Lo curioso de esta publicación es su parecido con la Gazeta del Infierno. Hasta tal punto que con iguales o distintos lugares se refiere a hechos idénticos manteniendo o cambiando algunas palabras8.

II - Un diario diferente

  • 9 Humor similar presentaba Lista de los géneros franceses que con motivo de la feria acaban de llegar (...)
  • 10 Unas coplillas publicadas en la Oficina del Diario aludían a ese martes: «Si en martes Valencia /Fu (...)

4El Diario Napoleónico, de ocho páginas, presentaba el mismo formato que el Diario de Valencia, en cuya oficina se imprimió, guardando sus apartados tradicionales: santoral, avisos, pérdidas, hallazgos, etcétera, pero difería en su intención. No aparecía como un diario informativo al uso, más bien trataba los temas más serios con humor mordaz e inmisericorde e ironía ácida y corrosiva, centrando la atención, por una parte, en Napoleón y sus generales, en Godoy y en Francia9 . De todo daba una visión negativa frente a España, sus gentes, sus virtudes y su rey. Una publicación intencionada y bien pensada que, creemos, aludía a tres martes aciagos para los franceses. El primero, la derrota de Moncey ante los muros de Valencia (28 de junio)10 . El segundo, la de Dupont en Bailén (19 de julio). El tercero, la huida de José I de Madrid (2 de agosto, como informaba la Gazeta de Madrid). Tres momentos que, en meses consecutivos, presagiaban el fin de Napoleón y la victoria definitiva de los españoles. De ahí su presentación como El primer año de la libertad, independencia y dicha española, de la decadencia y desgracia de Bonaparte, del abatimiento de la Francia y salvación de la Europa, y último de la tiranía Napoleónica. No cabía mayor alborozo para una nación despreciada y considerada de tercera que ponía fin al despotismo de Godoy que había profanado las más sagradas virtudes y leyes de la nación. La libertad proclamada con entusiasmo no era política en sentido estricto, se refería tanto a la caída de Godoy como al presumible fin de Napoleón y al derecho de los españoles a ser gobernados por el rey elegido.

  • 11 LAGUNA, Antonio, «Prensa y revolución burguesa», in Revolución y revolucionarios en el mundo hispan (...)

5El Diario napoleónico carece de fecha. La única referencia es la de hoy martes aciago para los franceses, y domingo feliz para los españoles. Pensamos que podría fecharse en septiembre tras el martes aciago del 2 de agosto11 y el anuncio, al que alude, de la vuelta del marqués de la Romana con su ejército de Dinamarca «aprovechándose para ello de los favorables vientos que reinan en todos los mares». Según el diarista, los soldados españoles habrían prometido a los franceses que «en llegando a España pasarán sin detenerse un punto a los Pirineos a volverles la visita y pagarles el hospedage, reconociendo (entre los muertos) a su novel y efímero ex soberano Pepillo botellas, alias el Tuerto». El marqués llegaba a Inglaterra el 17 de septiembre y dos días más tarde desembarcaba en La Coruña.

  • 12 Ibidem.

6Antonio Laguna ha dado una interpretación del Diario napoleónico de la que disentimos. En su opinión se trata de una publicación de carácter liberal, consciente de que la lucha contra los franceses por la libertad e independencia incluía la independencia de las naciones, independencia de mercados y libertad política frente a las desigualdades jurídicas que establecía el feudalismo. En fin, defendía «el proceso de transformación social en sentido capitalista de la sociedad»12 . No coincidimos con esa lectura. Las referencias a la libertad de las naciones y a la independencia son las normales en todas las publicaciones de la época que hemos visto, como se puede apreciar en el caso valenciano; el Diario de Valencia y la Gazeta de Valencia esgrimían continuamente la independencia de la patria y de la Europa sometida al tirano Napoleón. España se presentaba no sólo como luz, guía y ejemplo de heroísmo, honor y dignidad para esas naciones carentes de unidad, adormecidas y esclavizadas por el Emperador de los franceses, sino también como su libertadora. En ningún apartado se alude ni a la lucha ni a la revolución social. El Diario napoleónico expone en clave de humor lo mismo que los demás de forma seria o adecuada al estilo periodístico de la época.

  • 13 Existe un dicho: «Arde mejor que la pólvora de Villafeliche». El Diario de Madrid da noticias sobre (...)

7Veamos algunos apartados más significativos. El Termómetro y barómetro militar y político medía el valor francés, situado en cero por la pólvora de Villafeliche y el plomo de Linares. Alusión a la población zaragozana y a la batalla de Bailén13 . Pero subía a cien tratándose de la maldad, embuste y falacia del supuesto Emperador, cuya fortuna, que había alcanzado el máximo grado, empezaba a declinar. Distinta era la situación en España donde el valor y el heroísmo de sus hombres, rompiendo toda contención, «no se le puede sujetar a graduación ni medida alguna ». Entendemos que la frase alude al levantamiento popular al margen del ejército, a sus graduaciones y jerarquía.

8El estado de la Francia lo describía con claridad. Abundancia suma de sarna y de miseria. Felicidad del pueblo que ni come, ni bebe ni viste. Libertad absoluta de hacer cuanto a Bonaparte se le antoja esclavizando a su pueblo. Igualdad perfecta, los ricos son pobres y éstos pobrísimos. Las sabias leyes hacían florecer la agricultura sin brazos (enrolados en el ejército) y a ellas se debía la paz universal (ironía de la guerra permanente) reinante durante los últimos ocho años.

  • 14 Referencia a sus oficios y a sus humildes orígenes en El sueño del Tío José que quiso ser primero y (...)
  • 15 El primer número del Correo del otro mundo menciona la relación de Júpiter, Mercurio y Napoleón.

9En el apartado de Avisos se anunciaba la venta del título de Príncipe de la Paz, «tasado en veinte años de miseria española (tema muy de moda) y se da por la mitad o algo menos al que se atreva a cargar con él, y lo que venga». También se vendía el de Almirante de España y sus Indias, «está sin estrenar» y era muy barato. Se ofrecía igualmente gran acopio de proclamas, discursos y órdenes de Napoleón «con más muchas resmas del Diario amonitorado, que salió en Madrid baxo la gobernaduría del Príncipe arlequín (el gran duque de Berg), [...]». En el apartado de Sirvientes Murat buscaba colocarse como peluquero, sacamuelas, paje, lacayo etcétera14 . En el de las Pérdidas figuraba el título de Omnipotente, «expedido en el Olimpo por el sumo Jove a favor, según parece, de un muchachuelo Corso que se le escapó de las gabias del infierno, y anda por el mundo dando porrazos (...)»15 . También se habían perdido en Cuenca, Córdoba o Jaén ejemplares de una obra incompleta titulada el Honor francés y en Valencia, Zaragoza y Cataluña el Valor francés y extraviado carros cargados con obras de humanidad, sensibilidad, igualdad, libertad y otras baratijas de fábrica francesa. La alusión a los ideales de Francia, luz de la libertad, de la igualdad y de la justicia es evidente, como hacen muchos escritores de la época para los que la guerra no es contra Francia sino contra Napoleón. Francia, no obstante, había traicionado y pisoteado todos sus sueños, cayendo bajo la tiranía de Bonaparte. Los generales franceses, ante el miedo a los españoles, huyeron de España y andaban aún desaparecidos.

  • 16 LA PARRA LÓPEZ, Emilio, Manuel Godoy. La aventura del poder. Prólogo de Carlos Seco Serrano, Barcel (...)

10Curioso resulta el apartado de las nodrizas. Madame Francia ha perdido «una ama de leche muy robusta llamada María España, la qual por no morir extenuada se ha deshecho de la cría; y no pudiendo los hijitos de tan buena madre pasarse sin un muy abundante y substancioso alimento, se solicita otra nodriza, sea de Turquía, de Rusia o de donde se halle; con la precisa condición de que no ha de recibir salario alguno, que se ha de dexar chupar la sangre (...)». Sirva como ejemplo las dificultades económicas españolas desde la paz de Basilea. El profesor Emilio La Parra señala las condiciones desfavorables en que se negoció un préstamo con la casa Hope de Amberes para hacer frente a la deuda exigida por Napoleón en virtud del tratado de subsidios de 1803. Como la cantidad prestada no era suficiente, Carlos IV solicitó al papa poder poner a la venta la séptima parte de los bienes eclesiásticos y, además, realizar un trasvase de piastras mexicanas al tesoro francés16 .

11El Diario cerraba su edición firmando sin complejos CON PRIVILEGIO DE LOS PUÑOS ESPAÑOLES y con las licencias necesarias.

III - Entre el cielo y el infierno: España

  • 17 MARTÍNEZ GALLEGO, Francesc, «La palabra hecha munición. El periodismo fue campo crucial de batalla (...)

12La Gazeta del Infierno no difería mucho del Diario. Escrita en clave de humor socarrón y mordaz tampoco presentaba ninguna característica que la identificara con el liberalismo, que quieren ver algunos17 ; más bien repetía los tópicos al uso de la época respecto a Napoleón, que tan bien expusiera Capmany en su Centinela contra franceses y recogían multitud de folletos, sin olvidar a Godoy y a Pepita Tudó.

13La Advertencia inicial aclaraba la intención del redactor:

  • 18 Bajo el título Gloria Celestial 10. de Octubre, la Gazeta del Cielo escribía: «Aunque está cortada (...)

«Como los Reynos y Pueblos que suministran las noticias para esta Gazeta, están tan remotos, y por otra parte la carrera directa de algunos se halla cubierta de Franceses, no deberá extrañarse el retraso de las noticias, las quales unas son de oficio y otras no, pero todas particulares y exactísimas, de suerte que al leerlas rabiarán muchos, y harán mal, otros reirán, y harán bien, y no faltará quien las critique, mas al redactor nada se le dará de unos y de otros, de todos se burla, y es muy regular que dexe a todos se burlen de él»18 .

14El gacetista se movía en cuatro espacios distintos, el de la España real, cuya situación conocía bien, celebrando la alianza con Inglaterra, nación entonces sublime. La actualidad de los distintos países europeos, africanos o asiáticos. El religioso, situando la acción en el infierno y sus relaciones con el cielo y el purgatorio y, finalmente, el mitológico. En cada momento trataba de ridiculizar a Napoleón y sus secuaces, entre los que destacaba Godoy y la Tudó. Interés especial tenía el tratado firmado entre España y la corte celestial el 19 de marzo, fecha que podemos relacionar con la proclamación de Fernando VII, desbaratando «todos los planes de nuestro íntimo y fiel aliado Napoleón (…)». El tratado mostraba a España como la nueva Israel, la nación predilecta del Dios de los ejércitos.

  • 19 Los demonios se quejaban de su bonhomía frente a la maldad de Napoleón: «El Imperio Infernal va a r (...)
  • 20 CAPMANY, Antonio, Centinela contra franceses, Estudio introductorio de Jesús Laínz, Madrid, Edicion (...)

15La Gazeta recogía el sentir general respecto a los franceses, a quienes Capmany definía como «gente revoltosa por genio natural en su casa, y revolucionaria por política en las ajenas», y el mismo Napoleón representaba perfectamente la maldad como hechura del infierno, donde le incluso temían. Los diablos se quejaban de que nada podían enseñar a los franceses y la corte imperial del infierno estaba alarmada ante la posibilidad de que el Emperador se hiciese con el poder y crease un «nuevo infierno mejor organizado (…)»19 . Idea que se dejaba entrever en el folleto El Fin de Napoleón. Capmany incluía un refrán con su moraleja « Quand le français dort, le diable le berce (cuando el francés duerme, el diablo le arrulla). ¿No es esto decirnos que el diablo no quiere que despierte, temiendo no le quite el oficio? ».20

  • 21 La escena habría sido recogida por papeles clandestinos con esta letrilla: «De la Francia Emperador (...)

16Se ridiculiza a Napoleón y se le presenta como un impío que ataca al papa, descatoliza a Francia y obliga a Dios a firmar tratados de paz con España en su contra. Y aún llega más lejos al mostrarlo enamorado de la Tudó en el baile de la celebración de la supuesta victoria de Moncey sobre Valencia, siendo sorprendido en actitud sospechosa por una Josefina encolerizada y vengativa21 . No escapa al redactor la necesidad de zaherir a Godoy y evidenciar sus escandalosos amores con Pepita Tudó, ahora en manos del Emperador.

IV - El trasmundo hispano

  • 22 El Correo del otro mundo apareció en Valencia en 1808. Hemos encontrado seis números. Los tres prim (...)

17El Correo del otro mundo presentaba, como el Diario Napoleónico o la Gazeta del Infierno, un nuevo aire periodístico a través de sus seis números 22 . Los tres primeros se imprimieron en casa de Miguel Estevan y los restantes en la de la Viuda de Agustín Laborda. Para Gómez Ímaz se trata de un periódico más patriótico que político. Nos parece, sin embargo, que ambos aspectos se funden, intentando presentar desde una perspectiva, que quiere ser histórica, (valor, dignidad, grandeza, honor, leyes, costumbres, etcétera) el drama español contemporáneo, mezclando a conciencia presente y pasado, aliñados con humor trascendente, gravedad, patriotismo y política esperanzada. Convenía no olvidar el pasado para corregir el presente.

  • 23 Con este estilo parecía identificarse el folleto Discurso pronunciado en estos días por un expectro (...)

18El número uno (7-VIII) presentaba la crónica del Olimpo, firmada por Filópolo, donde tenía lugar el congreso entre Pedro el Grande, Federico II, Lorenzo de Médicis, Enrique IV y Carlos I23 . Los reunidos, atendiendo a las circunstancias de Europa, discutían el plan más conveniente para que ésta recobrase su independencia y destruyera al ambicioso Napoleón a quien el mismo Júpiter quería eliminar de la faz de la tierra con toda su familia, cuyos miembros eran «polillas reales». A los congresistas les preocupaba la situación de sus respectivos y antiguos reinos tan deteriorados por culpa de Napoleón. Entre todas las quejas y lamentaciones destacaban las de Carlos I sorprendido por la ceguera e incapacidad de Godoy para conocer las intenciones del Emperador francés.

  • 24 William Pitt fue primer ministro de su majestad británica entre 1784-1801 y 1804-1806.

19El número dos (25-VIII) insertaba una carta de William Pitt a Napoleón fechada en «de este mundo a 24 de agosto de 1808»24 . Como político experimentado, Pitt, poco dado a extravagancias y con talante filosófico, se dirigía a Napoleón, cuya patria adoraba por ser el país de la libertad, en tanto que el emperador sería recordado por las generaciones futuras como su opresor. El ministro reconocía sus errores como político, pero comparándose con Napoleón salía muy bien parado, pues siempre le había guiado la razón y el bien de Inglaterra.

  • 25 Mosén Diego Valera, nacido en Cuenca (1412) y muerto en el Puerto de Santa María (1488). Doncel de (...)
  • 26 Juan II nació en Toro (1405) y murió en Valladolid (1454). Rey de Castilla (1406-1454).

20El cinco de septiembre se publicaba el tercer número. En la portada podía leerse una frase muy apropiada dirigida por Mosén Diego Valera 25 a Juan II26 : «Más es tiempo de buscar remedio que de llorar ni decir nuestros males». La publicación llevaba por título: Templo de la inmortalidad. Interesa anotar el concepto de patria transmitido por el Correo, haciendo coincidir sus raíces con la aparición de la primera monarquía y en los reyes que buscaron siempre defender y mantener su gloria. A este fin se convocaba a algunos prohombres de la historia española para aportar sus testimonios desde ese mencionado Templo de la inmortalidad en el que habitaban: el Gran Capitán, Diego de Saavedra Fajardo, el Cardenal Cisneros, fray Bartolomé de las Casas y Antonio Pérez. De su boca salían palabras que, reviviendo el pasado, analizaban las circunstancias presentes de España bajo la tiranía de Napoleón, mezclando conceptos antiguos y modernos y dando a la patria y a la nación valores inexistentes en los siglos XV, XVI y XVII. Aún en la época de la Guerra de la Independencia tenían un valor más afectivo que político, acorde con el Antiguo Régimen.

21Para el Gran Capitán «jamás el entusiasmo militar debe ser mayor en España que en las actuales circunstancias». España es una nación guerrera, noble, religiosa y afecta a sus usos y costumbres. Esta nación que nunca ha cedido a la esclavitud se encontraba ahora abatida y engañada, por eso «se ha comunicado eléctricamente el grito de independencia» capaz de levantar un ejército de hombres libres, intrépidos, generosos, valedores de la virtud y de la religión. Era la voz de un militar quien así hablaba asentando el mito de la nación invencible. El soldado español de 1808 lejos de dominar y sojuzgar a otros, abría los caminos del bien entregado a la justa causa de la humanidad. España no había nacido para emprender empresas frívolas, ni especular vanamente sobre derechos del hombre. Para el Gran Capitán, sus guerreros querían obrar maravillas, sus sabios ilustrar al mundo, salvándole del yugo opresor.

  • 27 Publicado en Teruel el 28 de junio. El Diario de Valencia se hacía eco en sus páginas el 13 de juli (...)

22Antonio Pérez iniciaba su parlamento condenando la violencia, pues ninguna sociedad se ha formado por este medio, ni tampoco se regeneró la tiranía por la fuerza, «un déspota conquistador jamás será legislador respetado y las instituciones tiránicas (...) sólo duran mientras subsiste la fuerza que la estableció». Tal vez tenía presente el reinado de Felipe II. Toda Constitución aun siendo buena necesita reformas, pero no por la fuerza como pretendía Napoleón, en clara alusión a Bayona. Pero el antiguo secretario de Felipe II, y víctima de su tiranía, no se dejaba engañar por los cantos de sirena de una «regeneración feliz», porque «Napoleón pretendía alucinar, no regenerar, oprimir no liberar». En fin, destruir con falsas promesas de recuperación de nuestra gloria, cuando España no se había quedado tan atrás como pretendían algunos. Y apostaba por una Suprema Junta Central en que «ni el espíritu teocrático domine, ni la ambición oligárquica influya, ni la inquieta democracia oprima; en que la autoridad se haga respetar con el cetro de la justicia, no del despotismo: en que todos los miembros conozcan y se convenzan de que son los representantes de una grande Nación, no sólo de una provincia». Discusión que preocupaba a muchos en esos momentos que tanto precisaban de la unidad nacional, coherente con una idea política clara. Hacía poco que Isidoro Antillón había publicado ¿Qué es lo que más importa a la España? Discurso de un miembro del populacho, encontrando ecos favorables a su propuesta27 . Espíritu de nación exigía Antonio Pérez con unos representantes legislando para todos: andaluces, catalanes, asturianos, gallegos, etcétera, porque España, siendo diversa en muchas cosas siempre es una. La nación española invitaba a superar la idea de monarquía. Y en medio de la tormenta patriótica y de empalagosa adulación del príncipe, Antonio Pérez pedía:

  • 28 Astrea como personificación de la Justicia.

«Suene en el foro incorruptible la voz imperiosa de Astrea28 ; oígase en la tribuna nacional los acentos de la ilustrada razón para establecer el sabio código y la Constitución que ha de regir en mi patria; ámese, respétese al desgraciado monarca que por todos derechos debe gobernar; pero autoridad contenida juiciosamente, a él le hará amado y a los españoles felices. Cosa rara hallarse quien no tenga un grano de deseo de ver templado el poder del príncipe, dije yo en vida y ahora lo repito porque es muy soberana verdad ».

23Antonio Pérez tenía presente la Constitución de la Corona de Aragón y la monarquía templada integrada por los tres brazos en armoniosa convivencia legislativa, porque «una monarquía déspota y absoluta era el mayor azote de los pueblos», como podía serlo la aristocracia engreída o la democracia revoltosa. Atendiendo a lo que necesitaba su tiempo, el mejor gobierno era el inglés.

24Saavedra Fajardo, en su papel de buen diplomático, defendía la necesidad de mantener las mejores relaciones entre las potencias para asegurar una paz duradera, porque una sabia distribución de la fuerza podía evitar los atropellos de los poderosos y la esclavitud de los débiles. La casa de Austria fue un mal ejemplo haciendo desaparecer todos los estados pequeños. España debía trabajar por mantener la independencia de los estados italianos actuales, porque, como señalara Antonio Pérez, esta nación debía buscar siempre el bien de la humanidad a través de paces duraderas. Sea España la «que mire a todos los individuos de cualquier sociedad que tienen derechos imprescriptibles al bien y a la libertad». Con estos planteamientos, Saavedra se veía obligado a criticar la alianza de España con Francia tanto republicana como imperial y todos los errores cometidos hasta caer en manos de Napoleón y de su hermano José, de las que nos libramos gracias a la «pronta unión con la sabia Inglaterra».

25Fray Bartolomé de las Casas, identificado con la defensa de los indios del Nuevo Mundo frente a la barbarie de los conquistadores españoles, se congratulaba porque aquella antigua fiereza hubiera desaparecido de España para refugiarse en la actual Francia, patria de regicidas, asesinos y ladrones. Y si en su época defendió los derechos de los indios, ahora defendía los de su patria y los de América. Porque «América necesita una nueva Constitución» y reclamaba sus derechos y el habitante de México o de Lima se juzgaba acreedor del nombre de español. Reconocía que el poder absoluto de la metrópoli sobre los colonos era ilegítimo e ilegal. Las colonias debía gozar de los mismos derechos y prerrogativas que la madre patria, aunque, aseguraba, había quienes pensaban de forma distinta. Tema controvertido del que Las Casas disentía un poco, pensando que las colonias alejadas tendían a abusar si se les trataba con igualdad. Se mostraba partidario del método colonial inglés, del derecho romano y de darles representación en el gobierno. Esto es, un nuevo sistema colonial que combinara los intereses de las colonias y de la metrópoli.

26El número cuatro aparecía el 9 de septiembre impreso en casa de la Viuda de Agustín Laborda. En su portada, como en el número anterior aparecía El Templo de la inmortalidad desde el que trataba los temas de la esclavitud a través del diálogo entre un druida y un francés, y de la libertad entre Catón de Útica y un español. La intención de comparar España y Francia era evidente. En el primer caso, el francés muerto por defender el despotismo «de un odioso tirano» había sido arrojado al tártaro. Se sorprendía el druida del estado de barbarie del hombre europeo, a lo que el francés respondía que el tirano buscaba ilustrar a las naciones. No acababa de entender el druida como se podía ilustrar esclavizando ni tampoco que el francés defendiera al mismo tiempo la libertad de Francia y la eliminación de unos reyes para poner otros. Todo parecía responder a un cambio de nombre, porque la realidad era la misma. Convencido el francés, no podía dejar de criticar los vicios del nuevo sistema.

27Por su parte, Catón, sumido en sus pensamientos, vio acercarse a un español muerto en combate por su rey. En su opinión España había sido siempre víctima de la arbitrariedad. Parte de razón le dio el español, pero sólo parte porque esta nación no había cedido jamás ante nadie de forma dócil. Distinta situación era la presente al tolerar todos los males que le había acarreado «una administración avara y exterminadora» y había visto robar la corona al «monarca más generoso y desgraciado». Catón se preguntaba si podía ser feliz una nación donde anidaban tantas desigualdades. Reconocía el español la existencia del absolutismo y traía una cita de Platón muy adecuada, impium est dicere principem legibus esse solutum , consonante con las posiciones expuestas por Antonio Pérez y Saavedra Fajardo. El rey es vasallo de la ley, no un señor absoluto de su pueblo, sino un conservador de sus intereses y los españoles habían mantenido, en su opinión, la armonía social haciendo que cada uno cumpliera con sus funciones. En este sentido los defectos de las leyes españolas iban a ser corregidos. Catón reconocía que los españoles eran valedores de la humanidad, amantes de la independencia y hombres felices «por la sabia Constitución que van a establecer (...)» y a España deberá eternamente el mundo el triunfo de la libertad.

28El número quinto (15-IX) publicaba una carta del príncipe de Viana a Fernando VII destacando su destierro en Francia, preso por un Napoleón solo y rodeado de aduladores. A Fernando le había tocado un tiempo lastimoso, «navegando de desventura en desventura» hasta tomar el timón del gobierno en que España iba a recobrar su gloria perdida y su prosperidad. Duró poco, siendo arrancado de entre sus vasallos. España, tras siglos de decadencia, no había conocido nada igual a los últimos veinte años, iluminados por la esperanza de El Escorial. Estaba seguro de la victoria de Fernando sobre Napoleón, quien basaba su imperio en las armas, aquél en los corazones de sus vasallos. Todos se habían levantado por este joven rey que pondría orden en los distintos brazos estamentales para mantener el equilibrio social, porque el estado llano acostumbrado a obedecer había perdido sus derechos. « Hoy que la necesidad, la defensa y la santa unión han erigido las Juntas Provinciales para ocurrir prontamente a las urgencias de la patria, los tres brazos han olvidado sus antiguas discordias y se han tributado recíprocamente el respeto que es fruto de una sana ilustración». Nada de lucha social, mejor armonía conducente a la unión nacional. Al menos era el mensaje que se lanzaba para hacerlo realidad.

29Efectivamente, al clero, pueblo y nobleza parecían guiarles unos mismos sentimientos en aquellos momentos en que disimulaban sus graves diferencias, teniendo a Fernando como catalizador. Por su parte, la Suprema Junta Central que se organizase «va a discutir la Constitución que ha de regir en tus dominios; ella te adora, pero ella desea colocarte en el trono afirmado por el entusiasmo nacional y por las sabias instituciones que tú reconocerás». El príncipe de Viana aconsejaba a Fernando que no fuera un déspota y atendiese los votos de la Nación. El siglo XIX se presentaba, en su opinión, como el siglo de las maravillas porque España liberaría a Europa y Fernando sería el libertador de sus pueblos, estableciendo un gobierno sabio y una Constitución frente a la tiranía. «En fin, tus virtudes borrarán la dolorosa impresión que han dexado veinte años de escándalos, de rapiñas y de opresión espantosa; tu nombre será la divisa de la humanidad y la posteridad atónita, llorando tus desgracias, admirará tus acciones y nunca se cansará de celebrar la heroica Nación que has de gobernar (...)». Nación que ha arruinado la carrera de un déspota horrible. Los votos del príncipe de Viana cayeron en saco roto y sus esperanzas fallidas. Desde el templo de la inmortalidad tampoco era perceptible el futuro.

  • 29 Radamanto era hijo de Zeus y Europa. Juez de las almas de los muertos orientales de talante justo e (...)
  • 30 Hijo de Zeus y Egina, gozó de fama de hombre recto y justo, siendo a su muerte proclamado juez de l (...)

30El último número del Correo aparecía con fecha del 23 de septiembre en la misma imprenta. Con sentido trascendente recogía las quejas dirigidas a Radamanto29 y a Éaco30 contra los europeos, particularmente franceses, por parte de las sombras de algunos asiáticos y africanos, que lloraban su suerte de esclavos cuando creían tener tantas virtudes como los europeos. Aunque éstos fueran más ilustrados no por eso dejaban de ser bárbaros, el ejemplo de Napoleón era ilustrativo, llevando la tiranía a todos los países en el siglo de la ciencia y de la libertad. Y como en todos los números del Correo, no podía faltar la moraleja. Ni oriente ni la mitología impedían referirse a España, «desconocida y despreciada, pero grande por su sabiduría y virtudes, ha burlado los intentos del déspota y anuncia la prosperidad al universo atónito». Nación que los partidarios de Alá conocían bien.

31Radamanto remitió la carta a Éaco, con las razones de los orientales, destacando sus valores y los defectos de los europeos, porque «los hombres en todas partes tienen los mismos vicios y la misma suerte», sólo que los europeos eran más arrogantes y vanidosos que los demás. Éaco envidiaba a Radamanto porque era mejor lidiar con los esclavos orientales que con los europeos libres, pues al fin y al cabo ni aquellos eran tan esclavos ni éstos tan libres. Y con una sana filosofía de la vida y de la muerte decía que si no se podía hacer mucho en vida contra los tiranos y sus aduladores, esperaba que la muerte colocaría a cada cual en su sitio. Aludía a Napoleón y a sus aduladores, entre los que no podían escapar los afrancesados. Éaco esperaba que los valientes españoles harían las veces de Júpiter, castigando a Napoleón en vida, asunto que parecía no poder acometer él personalmente.

V - El amanecer patriótico y esperanzando de 1809

  • 31 La guerra de la Independencia en el reino de Valencia. Manifiesto que hace la Junta Superior de Obs (...)

32Los valencianos estaban orgullosos de sus acciones contra Napoleón como recogían muchos documentos y folletos. Una muestra de esa satisfacción la lanzaba la Junta Suprema de Observación y Defensa del Reyno de Valencia el 23 de agosto de 1809, manifestado los esfuerzos hechos por este reino en defensa de la independencia de toda la nación31 . El Diario de Valencia se hacía eco de este mismo espíritu y ejemplo (29-I-1809) imitado por todas las provincias de España, instando a mantener la guerra contra el tirano y sus secuaces con la esperanza puesta en la victoria, porque lo que se defendía, religión, rey y patria, era lo más sagrado por lo que un hombre podía derramar su sangre si fuera preciso. En España no cabía ni otra religión, ni otro rey ni otra patria. Y apelaba al patriotismo:

«¿qué verdadero Español podrá sufrir que se opere, se hable o se murmure del sumo Autor de todo, que se mire con indiferencia a su joven y desventurado monarca, hecho juguete del capricho de un Déspota cruel; y que tolere con sufrimiento que su Patria esté ocupada por ladrones y asesinos, sin que corra precipitado a verter su sangre por la conservación del culto divino, por la libertad de su Soberano y por la redención de la afligida Patria?».

33En la misma línea recogía el Diario (31-I) una proclama firmada en Sevilla (3-I) defendiendo que los españoles peleaban por la causa de Dios, de la patria y de Fernando VII. Ahora bien, introducía un elemento digno de análisis al separar los actos de la nación, de los arrebatos del pueblo siempre funestos y criminales por su propia naturaleza y avisaba de la importancia de evitar la pluralidad de gobiernos: «No haya más que un gobierno para nosotros, que a todos mande, que todo lo provea y que nada tema, el que la Nación misma se ha instituido o más bien el que Dios nos ha deparado. El gobierno soberano que nos rige quiere a toda costa salvarnos, lo juro (...)». En el fondo se adivinaba un cierto miedo inconfesado al pueblo, a las particularidades regionales y a la desunión propiciada por las facciones. De ahí las constantes alusiones a la unidad y a la obediencia a la autoridad.

34Para el Diario (24-III) la unión y concordia de los pueblos eran totalmente necesarias en las presentes circunstancias. Sin ellas el tirano habría triunfado ya. Idea que expresará sin descanso Capmany en su Centinela contra franceses . Era preciso evitar toda guerra intestina que los agentes de Napoleón procuraban introducir, y obedecer a las autoridades representantes del rey cautivo, y mantenerse unidos, demostrando «que nada tanto os importa en el día como la unión y obediencia a nuestra legítima autoridad». Defensa pues de la libertad a elegir el gobierno que mejor acomode a la nación. El demócrata puede ser libre, pero también lo es el que elige y conserva, como los españoles, una monarquía y pelea por su rey, Fernando «digno sucesor de la monarquía española, por consentimiento y aprobación del reino y del pueblo». Nadie puede privar a los españoles de su libertad a elegir lo que quiera. Si Carlos IV decidió someterse a Napoleón, no debió implicar a su hijo ni a la nación, dispuesta a morir por Fernando, como murieron numantinos y saguntinos por defender su causa. Los franceses, otrora referente de la libertad, deben avergonzarse de su sumisión al tirano de Europa.

  • 32 Alusión a que África empezaba en los Pirineos. En la misma línea Carta sobre el modo de establecer (...)
  • 33 Aparecía el 1 de julio de 1809 en la imprenta de Miguel Domingo. Sobre este periódico aparecerá pró (...)

35Bajo el concepto de España, el Diario (4-II) escribía que un pueblo libre es respetado siempre y además temido, mientras que una Nación esclava sólo merece la burla y el desprecio, caso de España a la que cualquier extranjero podría señalar con «sonrisa maligna» como africana32 . La Paz de Basilea hizo de España la sierva de Francia hasta que se levantó, poniendo fin a la tiranía de veinte años. Tema recurrente. Por ello Europa la miraba y todo el continente la aclamaba: «gloria a España, gloria a Inglaterra, gloria a su eterno enlace por habernos redimido del duro cautiverio y por haber recobrado nuestra libertad antigua». Inglaterra se miraba como un referente político y militar imprescindible. El Observador Político y Militar de España (1-VII) alababa el tratado de paz firmado con este país, grande, generoso y sensible, porque consagraba y estrechaba las relaciones, haciéndolas más amistosas33 . Una nación donde brillaban los principios liberales, como intentaba demostrar William Pitt en su carta a Napoleón. El mismo periódico (1-VIII) continuaba los elogios a los ingleses que sostenían la independencia del continente, llamándoles valerosos por combatir al lado de los españoles y defender una causa común. Las naciones europeas miraban con admiración a Inglaterra. En el mismo sentido escribía la Gazeta de Valencia (31-1). España contaba con la noble y generosa nación británica convertida en «una deidad tutelar de nuestro trono, de nuestras instituciones y de nuestra independencia; y un baluarte inexpugnable para la restauración de las libertades de la Europa». Ayuda que Napoleón intentaba contrarrestar con sus monitores publicando falsas derrotas de los ejércitos hispano-británicos.

  • 34 Extracto del discurso del Señor Canning ministro de S. M. Británica, pronunciado en la Cámara de lo (...)

36La misma Gazeta publicaba un extracto oficial firmado por el cónsul británico en Valencia, Pedro Tupper, sobre las victorias inglesas y el fracaso de Napoleón, cuyos periódicos, exponía, presentaban las cosas al revés. Inglaterra nunca abandonaría a España ni a Portugal, como confirmaba el general Wilson (Diario, 20-III), manifestando su deseo de luchar junto a los españoles por la misma causa. Se mostraba decidido a vengar los ultrajes a Dios, a la patria y al rey cautivo. Llamaba bandidos a los franceses mientras ensalzaba el valor y las virtudes de los hombres de España. Era la línea mantenida por el gobierno británico decidido a no abandonar a España, rebatiendo la idea de Champagny a Canning para que no se le admitiese como nación interlocutora, reduciéndola a una gavilla de insurgentes (Gazeta de Valencia, 31-I)34.

37El Diario, en esa aparente luna de miel hispano-británica, recogía el asunto del abastecimiento de los barcos de guerra ingleses (18-VI) en el Grao de Valencia. El capitán Fleming había solicitado 24 bueyes. El intendente Canga Argüelles dio la orden para su ejecución, pero por algún motivo la carne no llegó a los barcos como se esperaba para manifestar así la « expresión del aprecio que la Provincia mira a sus amigos ingleses».

  • 35 El Suplemento del Diario de Valencia incluía la proclama de la ciudad de San Felipe, remontando nue (...)
  • 36 ÁLVAREZ JUNCO, José, Mater dolorosa. La idea de España en el siglo XIX, Barcelona, Taurus, Edición (...)

38La prensa presentaba su propia e interesada historia de España, buscando las raíces de sus instituciones y de sus valores en los primeros monarcas35. Con ellos había nacido la nación y la patria, comunes a todos los españoles, que supieron defender con su sangre36. El Observador (1-VII) enaltecía a los cruzados extremeños renovando los tiempos heroicos de la España cristiana protegiendo la religión de sus padres. En esa línea cabe entender el canto del Diario de Valencia a los patriotas del reino, a sus milicias honradas, a sus soldados defensores de la patria (8-II). Defensores que, por cierto, cada vez eran más necesarios, por lo que la Suprema Junta Gubernativa se veía obligada a establecer nuevos alistamientos y a mantener el orden persiguiendo a los desertores, la cruz del conflicto. Los esfuerzos de todos los españoles eran los que impedían el avance del ejército de Napoleón, a quien con ironía se le recordaba que siendo el triunfador de los campos de batalla europeos, en los españoles llevaba detenido varios meses por esa gavilla de insurgentes que le cerraban el paso y despreciaban la soberanía de José I.

  • 37 La Gazeta de Valencia escribía con sorna: «Sabemos por conducto muy fidedigno que el Rey José, Teni (...)
  • 38 Frente a la idea de un rey filósofo, El Observador se burla: «Emplee en hora buena el Rey Joseph to (...)
  • 39 El sueño del Tío José que quiso ser primero y quedó cola, op. cit.
  • 40 MOR DE FUENTES, José, El Patriota, Valencia, por Miguel Domingo, 1809. De este periódico hemos vist (...)

39La nación rechazaba la esclavitud del tirano francés y la presencia de un rey intruso, ése José I títere y marioneta, objeto de burlas en todas las publicaciones y coplas, en torno a su supuesta afición al vino o fugacidad real (el rey de las once noches), Joseph el Viñador, tío Copas, rey Botellón, Palomo, Potrilla, el Cazador del Pardo, real Fantasma o rey de Burlas, por poner algunos ejemplos37. El Observador se refería a él y a «su loca manía de reynar» (15-VII). A ése «que se titula rey de España» por tener en su mano el cetro arrebatado a Fernando, sentarse en un trono tomado a la fuerza, rodeado de mala gente sin patria y sin honor y sostenido por plumas mercenarias que propagaban y anunciaban grandes bienes de un rey filósofo justo y equitativo38 . La realidad era otra, según el periódico. Los españoles lloraban su sumisión e imploraban el fin de esta esclavitud. José I, a las órdenes de su ambicioso, atolondrado y arbitrario hermano, se caracterizaba por la fiereza con que se perseguía a los españoles amantes de su rey Fernando. No en vano el Diario anunciaba en sus páginas El sueño del tío Joseph 39 y la tragedia burlesca de El fin de Napoladrón por sus mismos secuaces , nuevo término para conocer las intenciones y actividades del Emperador en España. No obstante tantas descalificaciones, aseguraba El Patriota que Bonaparte se reía de todo esto. A Napoleón, venía a decir, sólo se le podía hacer daño con un ejército preparado y disciplinado y con un conocimiento perfecto del teatro de operaciones40 .

40La prensa exageraba. Era la guerra. Y poniendo énfasis en sus proclamas y manifiestos acusaba a los franceses de falta de valor y pericia para conquistar Madrid, cuya ocupación había sido sólo obra «de la sórdida bajeza de algún español» y de la torpeza de la Junta. Y no era sólo la prensa española o valenciana, también lo recogía algún periódico londinense criticando a la prensa napoleónica por ocultar las concesiones hechas para entrar en la ciudad, o las traiciones de quienes la entregaron (Gazeta de Valencia, 7-IV).

41La Gazeta, a pesar de todo, era capaz de analizar desde una postura histórica y realista todo lo sucedido en los meses desde mayo hasta enero (6-I). Así escribía:

«Los sucesos de Valencia en el escaso término de seis meses hasta enero de 1809 presentan a la posteridad un periodo en que la imaginación más vasta debe perderse o fatigarse para abarcar unos hechos, la mayor parte nuevos y extraordinarios en las grandes crisis de las Naciones. Admirarán un pueblo valiente y virtuoso, capaz de adquirirse una Patria por la entereza e inmutabilidad de sus principios, de instituirse un gobierno modificado, según sus necesidades y sus circunstancias, de crear recursos necesarios para combatir y rechazar una fuerza enorme (...). La España por su posición y el vigor de unos principios que ha conservado en medio de una administración tan débil como depravada, sólo deseaba desembarazarse de las travas de la subordinación y del respeto para señalarse como la primera de las vengadoras».

  • 41 LEÓN NAVARRO, Vicente, sobre la revolución tal como la concebía la prensa valenciana, en «La presse (...)
  • 42 El Suplemento del Diario de Valencia (14-VI-1808) recogía el espíritu de los habitantes de la villa (...)
  • 43 El Observador Político y Militar de España escribía en una Exhortación Patriótica: «Españoles: hace (...)

42El texto nos permite subrayar tres aspectos. Uno, la conciencia de cambio que se percibe en la sociedad española en tan breve tiempo, y la correspondiente sensación de una gran crisis41 . Dos, la conjugación de cambio y permanencia adecuada a las características españolas42 . Tres, la caída del déspota Godoy, permitiendo a España ser una nación libre que, no tolerando más opresores, se levanta antes que nadie contra la tiranía napoleónica, por estar en juego no sólo la dinastía borbónica, que ya es importante, sino la libertad de la patria y la suerte del resto de naciones civilizadas. El destino de Europa estaba en España, luz, guía, ejemplo y salvación43 . Era en esta nación donde Napoleón había tropezado, pensando que su victoria sería rápida y segura; era aquí donde se había roto, con el beneplácito de la Providencia, lo que ella misma había previsto con Napoleón para castigar los desórdenes, vicios y abusos de poder y corrupción. La dialéctica divina entre el castigo y el perdón. Si Napoleón fue el instrumento de Dios para castigar a los españoles, ahora éstos lo eran para castigar a Napoleón y salvar a Europa, cual nueva redención cristológica. Los caminos de la Providencia parecían inescrutables.

  • 44 El Observador en la Exhortación Patriótica exclamaba: «Españoles: el astro que amaneció el año pasa (...)

43La Gazeta (30-VI) enfatizaba además el número de enemigos que se pasaban al bando patriota y el valor de los soldados españoles en el ejército regular, en las partidas o cuadrillas. Una semana más tarde insistía en la formación del ejército y en el número de sus miembros que ascendía a más de 50.000 hombres en toda la provincia, siendo las partidas las más temidas por sus efectos, tanto por los enemigos como por los nacionales desertores y malhechores. Gracias a esta fuerza creía el redactor de la Gazeta que José I no se atrevería a venir a Valencia, más bien se esperaba que abandonase pronto Madrid. Por su parte, El Observador (1-VII) ratificaba este ambiente de tranquilidad aprovechado para fortificar la ciudad, «En pocos meses ha concluido la obra de un siglo ». Poco después (18-VII) afirmaba que «la invencible Valencia se fortifica en todos sus puntos, guiada por el gefe que la gobierna». La Gazeta (11 y 14-VII) respiraba ese mismo optimismo y destacaba la libertad y gloria que se daba en Valencia y la valentía con que «nuestros soldados reducen a polvo a las legiones disciplinadas», esperando contar con un ejército numeroso que se una al de otras provincias y sostenga la gloria adquirida ya en Zaragoza, Alcañiz o Tudela. Ese deseo se hacía realidad el 25 de julio cuando salían de Valencia tres escuadrones de caballería de los regimientos de Húsares de la Maestranza, de los Dragones del Rey, y de Numancia, «perfectamente instruidos, montados y equipados». Y para los próximos días se preparaba la salida de seis escuadrones más. La aportación valenciana a la independencia de la patria44 .

VI - Otra guerra sin cuartel: la de pluma

  • 45 AYMES, Jean R., La guerra de la Independencia en España (1808-1814), Madrid, Siglo XXI editores, 19 (...)
  • 46 El Observador…, n.º VII (I-X-1809), p. 20.
  • 47 CAPMANY, Antonio, Centinela contra franceses, op. cit., p. 69. Coincidía con la coplilla: «En tiemp (...)

44Jean R. Aymes escribía hace años que la Junta Central y la Regencia se dieron cuenta del partido que podían sacar de la prensa, que, junto a proclamas y otras manifestaciones escritas «era la única capaz de orientar a la opinión pública»45 . Siendo esto cierto, las autoridades percibieron ya desde el principio de la guerra sus grandes posibilidades, al igual que lo había previsto Napoleón al pisar sus ejércitos tierra española. El Conciso (16-I-1814) reconocía su eficacia contra Napoleón. El Observador la llamó «guerra de los principios» 46 y el Semanario Patriótico (29-VIII-1811) puso de manifiesto la guerra político-literaria entre liberales y serviles. Ello explica la eclosión publicística tan intensa que se dio a lo largo del conflicto bélico y la toma de postura de Capmany, «desde hoy todos somos soldados, los unos con la espada, los otros con la pluma»47 .

45Efectivamente, tanto franceses como españoles, conocían el valor de la pluma al servicio de su causa y la aprovecharon para defender sus posiciones y distraer, engañar o atraerse al contrario y animar a los propios con informaciones unas veces verdaderas, otras falsas, cuando no ni una cosa ni la otra, sino todo lo contrario. La mente de los estrategas tenía prevista cualquier posibilidad, de ahí que se aprovechara la prensa diaria o periódica, las hojas volanderas, las cartas, los folletos, las proclamas, las sátiras o cualquier tipo de publicación para informar-desinformar o intoxicar. El ambiente bélico propiciaba y animaba la aparición de impresos o manuscritos patrióticos de todo tipo, creando una opinión pública favorable y partícipe.

  • 48 Son numerosos los folletos dirigidos a los franceses y a la nación francesa exhortando a la rebelió (...)
  • 49 La Gazeta de Valencia publicaba otra carta de un oficial francés a una amiga: «En ninguna guerra he (...)
  • 50 La Gazeta de Valencia incluía la información de la prensa londinense (7-IV) que destacaba el enorme (...)

46El Diario de Valencia (30-I) copiaba una carta, que se decía original, escrita por un francés sin fecha, nombre ni lugar, a Napoleón, echándole en cara sus crímenes, su codicia y la sangre derramada y anunciándole el cercano castigo divino, mientras esperaba que Francia, su patria, alcanzase la libertad48 . Condenaba la frenética e impía guerra que hacía contra una nación generosa que le había auxiliado con sus tesoros, tropa y marina. A cambio él había engañado a sus reyes y había encerrado a Fernando. Era posible, le vaticinaba, que consiguiera alguna victoria, pero España encontraría la forma de sepultarle porque, entre otras cosas, el Dios de los ejércitos estaba con ella49 . La intención de la carta no podía ser más evidente en esta guerra de la pluma, por más que la Gazeta (31-I) hiciese votos por ser creíble frente a la falaz prensa francesa y afrancesada50 .

47Madrid se había convertido en la prueba de fuego militar y representaba la dialéctica bélica entre españoles y franceses tras la huida de éstos en agosto y su necesidad de reconquistarlo. Napoleón en persona había tomado la dirección de la empresa al mando de su Grande Armée. Por más que se empeñaran la Junta Central y la prensa, la resistencia de los soldados españoles, sin ropa, alimentos ni calzado, no podía ser obstáculo para los planes del Emperador. No obstante, la capital resistía al grito de morir antes que ser vencida y todas las Juntas Provinciales se infundían ánimos unas a otras para ayudarla. En tal sentido, la Gazeta (23-XII-1808) aprovechaba la situación para diferenciar lo que pasaba en Europa y en España. Madrid era el ejemplo de un tipo de guerra distinta a la que Napoleón estaba acostumbrado. Aquí luchaba un pueblo enardecido por el deseo de independencia y de venganza. Un pueblo del que surgían héroes por doquier con el fin de defender su religión, rey y patria.

  • 51 En realidad, Napoleón tuvo que abandonar España ante las noticias poco tranquilizadoras que le lleg (...)

48La prensa avisaba de los espías vestidos de frailes o de militares introducidos por Napoleón para propiciar la insubordinación entre los soldados e invitar al pueblo a la desobediencia. La Gazeta (3-I) informaba que los franceses se disponían a abandonar Madrid repitiendo la escena del agosto último. Tal vez recogía la información de la salida de Napoleón de la capital para enfrentarse a los ingleses en el oeste peninsular y Portugal en combinación con Soult, Junot y Mortier. Salida poco exitosa y llamada al fracaso, en su opinión51 . El mismo periódico recogía la información que proporcionaba la Gazeta de Madrid (27-I) sobre las victorias adjudicadas a Napoleón para condenarlas por falsas, al igual que en febrero (7-II) y las supuestas conquistas de Badajoz, Sevilla, Valencia, Murcia y otras capitales, apuntando a Inglaterra y a los frailes como culpables de mantener la barbarie española frente a la pretendida regeneración napoleónica. La realidad era distinta, según apuntaba la Gazeta de Valencia, señalando la aparición de numerosos pasquines en Madrid anunciando que « quanto se publica es mentira; Bonaparte ha sido devorado por la Romana» y otros textos parecidos. La prensa respiraba un optimismo exagerado.

  • 52 A la traición de la Junta de Madrid se refiere PÉREZ GALDÓS, Benito, en Napoleón en Chamartín.

49Palafox invitaba a los madrileños a resistir, poniéndose él mismo como ejemplo (Diario, 5-II). Este diario (11-II) incluía en sus páginas la crónica de Vich, suponiendo que en las capitulaciones de Madrid hubo juego de codiciosos y tramposos y criticaba los alardes legislativos de Napoleón en Chamartín, prometiendo lo que no podía cumplir52 . Se refería a la religión, afirmando que «sin religión no hay ley; sin ley no hay sociedad y sin sociedad no hay reyno». Bonaparte sólo podía prometer libertinaje e irreligión. Lo que para él podía ser regeneración, para el Diario era destrucción de lo que se tenía. La moraleja era clara, vencer o morir, único lema patriótico. La Gazeta (27-I), por su parte, se burlaba de los decretos de Chamartín, tanto por su contenido como por su cantidad, «hubo día en que estampó once».

  • 53 El Suplemento del Diario de Valencia la incluía en sus páginas el 3 de junio de 1808: «Los Valencia (...)

50El Diario (20-II) proponía premiar a los soldados que desertaran para incorporarse a las filas españolas. Pretendía ser un golpe moral importante contra el enemigo. La idea no era nueva53. La Junta Central remitió a la de Valencia impresos en cuatro idiomas, ofreciendo premios a los que se pasasen al ejército español o desertasen del francés. Con este fin se firmaba una Real Orden (30-VII). El impreso iba dirigido a polacos, alemanes, italianos, suizos y holandeses, muchos de ellos jóvenes. El premio alcanzaba los 200 reales para un soldados; 300 si llevaba fusil. En caso de llevar caballo se le pagaba su precio. Con el mismo fin se dirigía el duque del Infantado a los soldados franceses en El Tomelloso (Diario, 13-III), prometiendo cinco pesos fuertes a cada soldado; siete si llevaba fusil y si aportaba caballo recibía también su precio. Y con la ilusión de la victoria proclamaba: «A los desertores franceses se les darán pasaportes para dirigirse con ellos a donde les acomode; y sus casas y propiedades serán respetadas si nuestras tropas entran en Francia, a cuyo efecto se les dará un documento de seguridad». Ánimo no le faltaba al duque.

  • 54 José Caro, hermano del marqués de la Romana. La Junta Gubernativa de Valencia le había nombrado seg (...)

51Mientras se producían las llamadas a la deserción, el Diario de Valencia (23-III) incluía la información del Diario de la Tarde de París (23-I), anunciando la vergonzosa huida de los ingleses y la rapidez con que una parte de las provincias españolas se habían sometido a los franceses de buen grado. Incluso el clero exhortaba al pueblo a la tranquilidad y a la unión y los franceses caminaban sin peligro. Todos renunciaban a las armas, siendo pocos los que seguían engañando al pueblo. Y los monitores (Diario, 11-VIII) añadían las victorias de Napoleón en Alemania. Para el Diario de Valencia, nada era creíble. La situación del Emperador era crítica tanto en Europa como en España y Francia donde resucitaba el jacobinismo y se esperaba la muerte del Emperador. Austria había declarado la guerra a Francia y en España destacaban las acciones de El Empecinado y del fraile Gilito, tenía lugar la evacuación de Galicia, la resistencia de Gerona y los enfrentamiento de José I y sus secuaces, O´Farrill y Amorós, con las guerrillas en Puente del Arzobispo. Información que destacaba también José Caro 54 en el Diario (5-VIII), ordenando un Te Deum en Valencia en acción de gracias. Información similar incluía la Gazeta en sus páginas (7-VII) para desengañar a los españoles de las falsedades y mentiras de los boletines franceses. La prensa valenciana ensalzaba las victorias españolas con el apoyo de los valencianos que aportaban soldados, dinero y víveres. Tras la anunciada evacuación de la Mancha el ejército hispano-británico pronto llegaría a las puertas de Madrid. Los descalabros de Napoleón en Europa aumentaban. Entre el 5 y 7 de julio había perdido más de 52 000 hombres. Lo peor, anunciaba el Diario, era el desgaste de poder del Emperador en Francia y la retirada de fondos de la banca nacional por parte de los capitalistas de París. Se espera la bancarrota y la insurrección. El Observador (15-VIII) apuntaba la inquietud reinante en París, el temor del pueblo y la perplejidad del senado. Panorama sombrío que alegraba infinito a los españoles.

52Las noticias de Inglaterra parecían también felices y las de la Gazeta del Gobierno (nº 46) se incluían en el Diario (8-VIII) asegurando tener sobradas razones para creer que en el ejército francés reinaba el desconcierto, porque los soldados polacos, alemanes o italianos servían en sus filas guiados sólo por el pillaje. Los oficiales franceses y alemanes estaban enemistados al igual que la tropa que había intentando sublevarse y apoderarse de Soult para entregarlo a los ingleses.

53El Diario veía la situación española buena (21-VII) a pesar de las informaciones esparcidas por los divulgadores del pesimismo y sembradores de dudas y confusión. La nación, pese a quien pese, «se levanta majestuosamente de sus derrotas» y reorganiza sus fuerzas imponiéndose a un ejército superior. Mal lo tenía el rey José; el trono de España parecía demasiado para él.

  • 55 La Inquisición era un bien nacional y nadie podía abolirla. Ésta es la idea defendida por el Observ (...)

54La Gazeta (24-II) presentaba algunos ejemplos de las falsedades de la prensa napoleónica. Uno, que todos los españoles fieles a su rey (José I) han sido declarados traidores y emigrados. Dos, que Floridablanca, un viejo supersticioso e ignorante al frente de la insurrección, era enemigo de Francia y partidario de Inglaterra. Tres, que en las cárceles de Burgos había presos muchos frailes a quienes sus paisanos apedreaban por llevarlos a la guerra. Cuatro, Palafox era un cobarde carente de valor y de talento. Cinco, que las tropas españolas eran las peores de Europa. Seis, todos los males procedían de Inglaterra y de los frailes. Siete, la fenecida Inquisición sería abolida. Para el diario español, este lenguaje ruin tergiversaba todo. No se podía llamar insurrección al patriotismo, ni fanatismo al deseo de libertad y dedicaba palabras gruesas a Napoleón y a José el Viñadero, su hermano55.

VII - Al fondo, el deseo de nuevas leyes

  • 56 Era obispo de la diócesis el cisterciense Gerardo José Andrés Vázquez Parga (1807-1821).
  • 57 El Observador…, n.º VII (1-X-1809), p. 19.

55Sobre la «Breve reflexión» de un buen patriota, el Diario proclamaba: «Españoles, habéis nacido libres». Los antiguos soberanos habían sido padres para su pueblo y la «feliz constitución» de la monarquía era en sus manos fuente de prosperidad. Recuerdo grato y apacible del reinado de Carlos III que contrastaba con la rabia producida por el engaño de Napoleón a Fernando VII, secuestrando el apoyo «de nuestras esperanzas y prenda segura de nuestra antigua prosperidad. Él nos oprime y frente a él el Dios de los exércitos ha puesto en nuestros brazos nuestras esperanzas. Conviene obedecer a nuestras autoridades y declarar la guerra al opresor de nuestra libertad, profanador de nuestros altares, verdugo de nuestro rey, el enemigo de España» (25-III). Lástima causaba también oír los gritos de ¡Viva Napoleón! lanzados por el obispo de Salamanca a la entrada de los franceses en la ciudad (Gazeta, 21-III)56 . La misma Gazeta advertía en febrero sobre la capacidad del pueblo ignorante a asumir los rumores esparcidos por agentes franceses, e invitaba a seguir sólo las huellas de los más ilustrados patriotas conocedores de las dificultades que se deben superar para adquirir de nuevo una patria, un trono y una constitución independiente y segura. En la misma idea abundaba El Observador: agentes secretos dispuestos a «esparcir en los ánimos el veneno de la desconfianza» y romper la unidad de la nación57 .

  • 58 La misma Gazeta se burlaba de esta pretensión y ridiculizaba el título una semana después, porque a (...)

56Bajo el artículo Valencia, la Gazeta (7-III) acusaba a Napoleón de no respetar la religión y de servirse de ella para dar la imagen de hombre religioso a la usurpación que llevaba a cabo, burlándose de Dios. Esa treta no podía engañar a los españoles y con un fin esclarecedor, el periódico aportaba dos artículos publicados en Madrid por el gobierno intruso. En uno se presenta a José Bonaparte rey «por la gracia de Dios y por la Constitución del Estado»58 . Título que para la Gazeta era una absoluta blasfemia y se preguntaba dónde estaba esa Constitución del Estado, quién la ha establecido y dónde. Tal vez, se respondía, se quiera pasar por Constitución aquella fantasmagórica escenificación de congreso que se hizo en Bayona. Esto es lo que parecía entender Napoleón por Constitución del Estado, pero los españoles no podían reconocer otra que la suya propia, la de siempre o aquella «que la Nación entera en caso preciso y legítimamente representada dentro de nuestra propia casa y lejos de las bayonetas de los tiranos, establezca por sí misma y tenga la sanción de la voluntad general».

57Tampoco aceptaba que se llamase rey de España, en todo caso «de los españoles recién renegados, rey de los Morlas, de los Mazarredos y de otros de este talante». Y respecto a las Indias «la América ha proclamado con noble fuego y entusiasmo a su señor (Fernando VII)». La Gazeta se mofaba de las palabras utilizadas por José I al volver a Madrid y de su interés por postrarse a los pies de Dios «que da y quita coronas (...) para la felicidad de la Nación (...)», esperando la paz y la reunión de todos los españoles en torno al rey constitucional, José Bonaparte. No había ni podía haber otro monarca constitucional que Fernando VII, entonces en manos de Napoleón.

  • 59 El subrayado es nuestro. Hay que tener presente que los términos a veces son engañosos y que no nec (...)
  • 60 Lleva la fecha de 16 de julio de 1808, in La guerra de la Independencia en el reino de Valencia..., (...)
  • 61 Carta sobre el modo de establecer el Consejo de Regencia del Reyno con arreglo a nuestra Constituci (...)

58Interesa destacar el lenguaje utilizado por la Gazeta en torno a la Constitución existente o a la que los españoles se dieran de forma legítima y sancionada por la voluntad general59 . La Junta Suprema de Valencia fue pionera en proponer una Junta Suprema Central o «formar un cuerpo Supremo compuesto de los diputados de las provincias, en quien resida la regencia del reyno, la autoridad suprema gubernativa y la representación nacional», sin aludir a la tarea legislativa60 , pues las Juntas no eran «cuerpos constitucionales»61 . Pero no se debe olvidar que la Junta valenciana fue polémica y con otras planteó serios problemas a la Junta Central. La falta de unidad y armonía no se podía ocultar.

  • 62 Aunque habla de Puyol, se refiere al obispo, entonces auxiliar de Toledo, Atanasio Puyal Poveda, pr (...)

59El otro papel mencionado por la Gazeta pertenecía al afrancesado o chaquetero obispo auxiliar de Madrid, Puyal, que, curiosamente, no pagó políticamente su proceder con la vuelta al absolutismo62 .

  • 63 Decreto 22 de mayo de 1809.
  • 64 Subrayado nuestro.
  • 65 LA PARRA LÓPEZ, Emilio, «La Central y la formación de un nuevo ejército. La Junta Militar (1808-180 (...)
  • 66 SUÁREZ, Federico, El proceso de la convocatoria a Cortes, Pamplona, Eunsa, 1982, p. 360.
  • 67 Frente a esta postura, otros se manifestaron en contra considerando el papel de las Juntas contrarr (...)

60El Observador (15-VII) alababa la convocatoria de Cortes63 . Era una magnífica idea, propia de un pueblo religioso y libre “que sabe adoptar el medio más esplendoroso y seguro de fixar la representación y el voto nacional, poniéndolo a cubierto de las siniestras influencias de los perturbadores»64 . Como señalábamos anteriormente, importa el lenguaje que utiliza la prensa, también los folletos, pero conviene aquilatar su significado y diferenciarlo del usado al norte de los Pirineos. España es diferente, es un pueblo «conservador y depositario de la verdadera religión y de la sana moral». Por eso, se piensa que será capaz de elegir entre todos los hombres de bien aquéllos que por sus excelentes cualidades, prendas y atributos le representen mejor. Mientras tanto, la Junta Suprema Central mantenía la soberanía en nombre de Fernando VII. Era una apuesta por un gobierno unificador garante del orden y de la victoria65 . Tal vez había conciencia de las disensiones internas, así como de las Juntas entre sí y de éstas con la Central66 . Ante esta desarmonía había que fomentar la ilusión de un gobierno representante de todos. Línea acorde con las ideas de Jovellanos en su Memoria en defensa de la Junta Central67 .

  • 68 MARTÍNEZ VELASCO, Ángel, La formación de la Junta Central, Pamplona, 1972.
  • 69 L´Espagne en 1808, régénération ou révolution ?op. cit.

61La Junta, «firme como la roca azotada por las olas del mar (…)», según el periódico citado (15-VIII), a pesar de todas las dificultades, no cesaba en su empeño de establecer un nuevo edificio social sobre las ruinas del Estado actual. Continuaba además buscando la felicidad y la libertad civil y preparando la regeneración de la nación68 . «El pueblo reclama su ilustración para deleytarse en las ventajas que le han procurado sus triunfos para hallar la fuerza del poder en la convicción de sus propios sentimientos, para respetar las autoridades su origen, para adorar la ley en la voluntad general de la Nación, para someterse a unas convenciones de las que deba hacer su felicidad, para dulcificar sus costumbres y comprehender el divino lenguaje de la Religión y de la virtud». Lenguaje en consonancia con la Gazeta y la conciencia de cambio dentro de la singularidad española sometida a los principios tradicionales de la religión. Algo parecía moverse en torno a una pretendida regeneración, capitaneada por la sombra del rey y bajo la protección divina, aunque ésta fuera imposible en lo tocante al rey69 . Tal vez se pensaba en una restauración de las leyes con leves mejoras y no en una Constitución nueva. Quizás la mitificación del deseado Fernando hacía concebir las esperanzas de su sumisión a las leyes. El vocabulario utilizado parece moderno si exceptuamos las alusiones a la religión y al providencialismo, entendible en su contexto religioso y político. No podemos olvidar la existencia de un lenguaje subliminal, el miedo a la revolución y la necesidad del orden frente a la anarquía. Y ese orden sólo podían garantizarlo la Junta Suprema Central y la religión, cada una por separado y ambas unidas. De ahí la llamada a la obediencia y a la unión (unión sagrada) por encima de todo porque asustaba su ausencia.

  • 70 Blanco White hacía unas «Reflexiones generales sobre la revolución española» aludiendo a las Juntas (...)
  • 71 Con alegría celebraba Jovellanos la convocatoria a Cortes: «Por fin la nación española se va a junt (...)
  • 72 Política popular acomodada a las circunstancias del día , Valencia, Imprenta de Josef de Orga, 1808 (...)
  • 73 Recuérdese que Fernando VII antes de abdicar firmó dos Reales decretos autorizando la reunión de Co (...)

62Las Juntas Supremas en su momento fueron una solución de estabilidad frente al vacío de poder y al desgobierno, pero también constituyeron un incipiente peligro disgregador capaz de romper y quebrar la aún débil idea de patria y de nación, que muchos apuntaban70 . Con perspicacia lo reconocía El Observador (1-VII) aludiendo a «aquella fatal incoherencia de la soberanía nacional» con que nacieron las Juntas de la mano del pueblo. La situación había cambiado y ahora las Juntas Provinciales estaban unidas a la Central con lazos indisolubles formando un majestuoso y firme conjunto de donde pendía la libertad. «Pero lo que más particularmente caracterizan los sentimientos generosos de estos Padres de la Patria, es la circular que han dirigido exponiendo la necesidad de celebrar Cortes generales (...), exigiendo de los sabios el concurso de sus luces y talentos en esta grande obra de nuestra regeneración social»71 . Frente al recuerdo de los últimos veinte años de despotismo y desgobierno de Carlos IV y de Godoy se presentaba por fin la panacea de la convocatoria a Cortes, como recogía el Catecismo español de 1808 en su capítulo VI o en Política popular acomodada a las circunstancias del día72 . La Junta Central fundaba sus esperanzas en un futuro feliz. En consonancia con sus deseos, El Observador pedía a estos padres de la patria indicasen «los saludables medios del soberano poder, la propiedad y libertad civil; las leyes y la religión queden para siempre afianzadas y protegidas»73 .

  • 74 Ideas defendidas por Jovellanos en su Memoria en defensa de la Junta Central. Véase también SUÁREZ, (...)
  • 75 El Observador pedía el establecimiento de una Constitución «acomodada a nuestro Estado», número XVI (...)

63Ante los peligros y ataques de los enemigos, El Observador infundía confianza, celebrando que la Junta Central resistiese en Sevilla la tiranía napoleónica y el desorden. Pero no conforme con la situación existente apostaba por una Constitución, uno de cuyos principios generales debía ser su permanencia, aunque abierta siempre a los cambios que nunca debían trastornar los fundamentos del Estado74 . He ahí una visión clara de lo que debía ser la Ley de Leyes, garantía de la sociedad civil y control de quienes buscasen el desorden. Para que una Constitución fuera duradera convenía aprender de los errores pasados, evitando tanto las vanas teorías como los principios abstractos «de una imaginación exaltada ». No son pocas las alusiones a las cortes medievales, al sistema pactista y al moderado modelo de Inglaterra que ganaba muchas posiciones como aliada de España contra la tiranía de Napoleón75 .

  • 76 Y en toda esta defensa de la educación pública, el redactor de el Observador tiene un recuerdo elog (...)

64El Observador (15-VIII), con rasgos ilustrados, apostaba por la educación pública como un bien sin el que nada era posible. De ahí su interés en relacionarla con la Constitución, pues sin educación pública el pueblo yace en la ignorancia y el fanatismo incompatibles con la Constitución, porque el pueblo ignorante se deja llevar por el instinto. «Sólo la educación puede evitar el desorden, sólo ella puede restituir la libertad, los derechos de los pueblos, la gloria de la religión, el esplendor de los tronos, las buenas máximas de los reinos, el respeto de las instituciones, los intereses de la generación presente y el bienestar de las venideras»76 .

VIII - Y al otro lado, América

  • 77 Información que daba el Diario (2-III-1809) recogiendo la noticia del Diario de Cartagena , número (...)

65La invasión francesa y el levantamiento de los españoles contra Napoleón modificaron las relaciones entre españoles americanos y españoles europeos. Las noticias tardaron en conocerse en América, así como la respuesta en la metrópoli. En ambos lados del Atlántico se magnificaron los hechos y se vivieron situaciones parecidas aunque la percepción con el tiempo fue cambiando. Aparecieron ópticas distintas del mismo hecho y se abrieron nuevas posibilidades para los españoles americanos, que, en principio, reaccionaron favorablemente enviando ayuda económica y manifestando el mismo espíritu patriótico que los de la metrópoli. No podía ser de otra forma, porque las autoridades, a las que no siempre se miraba con buenos ojos, procedían de ella. Uno de los hechos más importantes al conocerse en Nueva España la invasión de Napoleón fue la detención del virrey José Iturrigaray, hombre de Manuel Godoy, por sus sospechosas ambiciones y dudosas actitudes. La ciudad de Zacatecas se dirigía al gobierno de México para explicar los sucesos del 15 de septiembre (1808) y destacar el carácter heroico y generoso de los mexicanos dispuestos a sacrificarse y a «concurrir con sus vidas, haciendas y arbitrios a defender la causa de la Religión y de la Patria (...)»77 . Iturrigaray era detenido ese día y posteriormente enviado a la metrópoli para ser juzgado.

66Por su parte, el nuevo virrey, Pedro Garibay, comunicaba a los habitantes de Nueva España el manifiesto de la Junta Suprema de Sevilla sobre los acontecimientos políticos y militares ocurridos desde octubre de 1807 y las intenciones de Napoleón de adueñarse de España, de su corona y nombrar rey a su hermano José. En el escrito podían leerse los sacrificios de los españoles por recobrar a su rey Fernando y sus derechos imprescriptibles. El virrey exclamaba: «Allí por fin habréis reflexionado como aquella Suprema Junta nos exhorta a que siendo un mismo nuestro Rey, nuestro interés, nuestra felicidad y nuestra religión, unamos nuestros esfuerzos para sostener una causa tan grande y tan justa». Y puesto que era imposible luchar físicamente y derramar la sangre, sí era posible acudir con socorros pecuniarios, tal como podía pedirlos «nuestro FERNANDO Séptimo muy amado». Convenía tocar la fibra sensible del rey, de la religión y de la hasta entonces patria común.

  • 78 Todo odio es «odio virtuoso que once millones de almas sensibles deben a su opresor», in El Observa (...)

67En efecto, el Diario (13-II) daba cuenta de los donativos de México. El virrey había aportado 3 000 000 de pesos fuertes. El obispo de Puebla de los Ángeles, 50 000 y su deán 15 000. Los canónigos y el deán de Guadalaxara 15 000 y el obispo 3 000. El Consulado de Veracruz 66 000 y el Ayuntamiento con los vecinos 53 087. Unos días más tarde (26-II), festividad de la Virgen de Guadalupe, la Junta Suprema Central, se pronunciaba sobre el valor de los españoles americanos: «En todos los pueblos se ha proclamado con heroyco entusiasmo a nuestro muy amado soberano Fernando Séptimo y jurado odio eterno al monstruo de Córcega y prodigado sus caudales para socorrer a la metrópoli con mano liberal»78 .La misma información proporcionaba la Gazeta al día siguiente alabando el esfuerzo, entusiasmo y adhesión de «nuestros hermanos de América». Era importante el envío de recursos recogidos allí entre toda la población, incluso entre los más necesitados. La Gazeta del 7 de julio anunciaba la llegada de convoyes de América «riquísimamente cargados». Y al día siguiente escribía sobre el entusiasmo de América a favor de la justísima causa de los españoles. Incluía una carta de un caballero de Valparaíso a un familiar suyo en Valencia. Ante las noticias diversas y variadas que se daban de la situación peninsular, escribía: «de modo que sólo tenemos por muy cierto que daremos hasta la camisa por sostener nuestra justa causa y no conoceremos otra potestad que a Fernando VII y a sus legítimos sucesores (...)». Y añadía: «En esta semana se embarcan 50 caxones de plata y 3 de oro (...)».

68La Gazeta (31-I) informaba de unos papeles llegados de Honduras, manifestando al gobierno de aquella provincia su firme resolución de hacer causa común con la metrópoli para sostener los derechos legítimos de su monarca y la independencia de la Península. En el mismo sentido lo hacía el Diario (11-III), recogiendo una información del Diario de Murcia que se hacía eco de una proclama de los Negros Congos de la ciudad de la Habana contentos porque al arribar el navío San Justo de Cádiz se enteraron «Que los españoles mataron tantos franceses como hormigas y que todos los franceses que han entrado en España, unos han muerto, otros los han hecho prisioneros y los otros han huido, cogiendo los españoles sus banderas, sus cañones y todo lo que habían robado a los españoles (...)». Noticias exageradas que mitificaban el valor de los españoles en tierras americanas y no dejaba de tener su interés de cara a mantener sus posiciones políticas y militares. Los franceses son mala gente y ladrones, matan a mujeres, niños y curas, destruyen casas e iglesias y queman Cristos y Vírgenes. La pregunta era obvia, «Ustedes quieren que ese demonio y maldito señor Bonaparte, traydor, y su hermano el perrazo, caminen a la Habana por la boca del morro (...) y haga con ustedes aquello mismo que ha hecho en España?». La mala e interesada información producía contradicciones que era difícil de contrarrestar por el mismo fanatismo con que se divulgaban y se creían. Además se acomodaban a las mismas tierras donde se divulgaban. Bonaparte robó al rey, engañó a los españoles « como a los guanajos» para quitarles tierras, padres, hijos, mujeres, dinero, etcétera. Antes, pues, morir ahorcados que ser esclavos de tal ladrón, porque «somos libres y españoles» y así se disponían a jurar ante el gobernador defender la Habana hasta morir juntamente con los españoles, «defender la España, a Dios, Jesu-Chisto, La Iglesia y el rey FERNANDO Séptimo». No cabía más. No faltarán noticias de la Habana sobre derrotas de los franceses frente a los españoles e ingleses en la Martinica, Santo Domingo y Puerto Rico al sólo grito de ¡Viva la fe, viva Fernando Séptimo!

69La Gazeta de Valencia (3-II) recogía informaciones de los gobiernos de América, manifestando su repulsa a Napoleón y jurando no obedecer otra dinastía que la borbónica. Y si pudieran surgir dudas acerca de la conducta de los españoles europeos, sobre abandonar la causa de Fernando, Ruiz Huidobro, gobernador de Montevideo, escribía al capitán general de Buenos Aires, Liniers, «pero si por desgracia la España, o alguna parte de ella, fuese de distinto parecer, a la misma España declararía la guerra; a toda potencia, a toda provincia y a todo individuo que no presente guerra y guerra hasta la muerte contra el inicuo monstruo que ha quebrantado hasta tal punto las leyes de los hombres». La mística antinapoleónica había calado profundamente en el ánimo de buena parte de la población americana, como lo había hecho en la española. Una mística que defendía la figura del rey y de la religión por encima de todo. El concepto de patria quedaba sujeto a lo que hiciesen los españoles europeos, porque patria cabía otra distinta si se contaba con el rey. Y en su nombre, teniendo en cuenta la mala política colonial, se podría avanzar hacia nuevas posiciones políticas, como se demostrará poco después.

IX - Conclusión

70La prensa valenciana desde el principio del levantamiento contra Napoleón (visto como encarnación del Mal) se muestra patriótica y política. Y en cuanto tal defensora del rey, religión y patria, términos sencillos, fuertemente emotivos y movilizadores. De una patria libre de toda tiranía interna y externa. Tras veinte años de despotismo godoyista, los españoles se muestran intolerantes con la nueva esclavitud, sublevándose contra el Emperador que ha engañado a todos y secuestrado a su rey, única esperanza de cambio. En ese camino de larga lucha, la prensa desempeña un papel muy importante como sostén del patriotismo necesario para mantener la guerra y de los posibles cambios. En ningún caso cabe hablar de una revolución según el modelo francés regicida y jacobina. Lo de España es otra cosa; se aspira a mantener las leyes y a reformar aquellas necesarias con la esperanza de que Fernando VII esté de acuerdo y las acepte. Evidentemente, se aprecia una mayor conciencia política de carácter conservador, no servil, que busca soluciones a los problemas sin descartar los cambios necesarios en las leyes para que se adecuen a la sociedad y al progreso de los españoles que pasaría por que el rey estuviese sometido a las leyes, mirando el ejemplo de Inglaterra y el sistema pactista de la Corona de Aragón.

Haut de page

Notes

1 VILAR, Pierre, Hidalgos, amotinados y guerrilleros. Pueblo y poderes en la historia de España, Barcelona, Crítica, 1982, p. 211.

2 El Correo de Valencia apareció en 1797. Publicación intermitente, sin presencia durante los años de la guerra.

3 Era el momento adecuado pues « ahora ya estamos en tiempo en que todos hablan y escriben con libertad», como afirmaría el Tío Antón al cura de su pueblo, en Conversación entre el Tío Antón, arriero, y el cura de su lugar, Valencia, Viuda de Agustín Laborda, 1808.

4 LA PARRA LÓPEZ, Emilio, La libertad de prensa en las Cortes de Cádiz, Valencia, Nau Llibres, 1984.

5 LEÓN NAVARRO, Vicente, «La presse valencienne face à la Guerre contre les Français», in L’Espagne en 1808, régénération ou révolution ? Sous la direction de Gérard DUFOUR et Elisabel LARRIBA, Aix-en-Provence, Publications de l´Université de Provence, 2009, pp. 221-249. Ibid., «La prensa valenciana ante la Guerra del Francés en 1808», in El Argonauta español, n° 5, 2008, http://argonauta.imageson.org/document112.html

6 PALAU Y DULCET, Antonio, Manual del librero Hispano Americano, Barcelona, Librería Palau, 1951, vol. IV, no recoge la publicación valenciana. Se refiere a las ediciones de Madrid, Zaragoza, y México. Adjudica su aparición al Dos de Mayo en Madrid. No parece probable, porque el día 2 era lunes y el 3 martes. Ambos fueron aciagos para los españoles. TRAMOYERES, Luis, Catálogo de los periódicos de Valencia. Apuntes para formar una biblioteca de los publicados desde 1526 hasta nuestros días , Valencia, Librería París-Valencia, 1991, recoge la publicación como valenciana y con el formato del Diario de Valencia. Nuestra edición se encuentra en la Biblioteca Valenciana. El título se completa en todos los casos como Primer año de libertad, independencia y dicha española, de la decadencia y desgracia de Bonaparte, del abatimiento de la Francia y salvación de la Europa, y último de la tiranía Napoleónica. Impreso en la Oficina del Diario.

7 BLASCO, Ricard, La premsa del País Valencià. 1790-1983, vol. I, València, Instituciò Alfons el Magnànim, 1983, p. 988. El reciente libro de GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución. Los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, CSIC, Ediciones Doce calles, 2009, p. 125, desconoce la edición valenciana; alude, no obstante, a una edición de 13 de junio. Tampoco la citan TRAMOYERES, Luis, en Catálogo de los periódicos de Valencia. Apuntes para formar una biblioteca de los publicados desde 1526 hasta nuestros días, op. cit.; ALMARCHE, Francisco, Ensayo de una bibliografía de folletos y sobre la Guerra de la Independencia publicados en Valencia, 1808-1814, Estudio preliminar de RAMÍREZ ALEDÓN, Germán y LEÓN NAVARRO, Vicente, Valencia, 2009, o GÓMEZ ÍMAZ, Manuel, Los periódicos durante la guerra de la Independencia. 1808-1814. Prólogo de Manuel Moreno Alonso, Sevilla, Editorial Renacimiento, 2008. LAGUNA, Antonio y MARTÍNEZ, Francesc la citan como valenciana sin señalar imprenta o lugar donde se encuentra. La Gazeta del Infierno terminaba: «Con la licencias necesarias» y las siglas m.s.g. del c. La Gazeta de Madrid citaba el 6 de septiembre de 1808 la Gazeta del Infierno de 13 de junio. Dato que debo a la amabilidad de Elisabel Larriba.

8 La Gazeta del Cielo consta de 4 y 3 más que contiene el « Sermón segundo que predicó en Pamplona el Señor Joseph, rey intruso de España. Con motivo de querer fixar en aquella plaza su corte si es que le dexan sus rebeldes vasallos, que tenaces procuran impedírselo». Con idéntico nombre y fecha se publicó en Madrid en la Imprenta de la calle de la Espada, pero sin año.

9 Humor similar presentaba Lista de los géneros franceses que con motivo de la feria acaban de llegar al almacén de las provincias sito en esta corte , Valencia, oficina de Miguel Estevan, s/a.

10 Unas coplillas publicadas en la Oficina del Diario aludían a ese martes: «Si en martes Valencia /Fuiste (sic) victoriosa/, Tu gloria celebra/También Zaragoza/. Moncey se retira (...)». Ensayo de una bibliografía de folletos y sobre la Guerra de la Independencia publicados en Valencia, 1808-1814., op. cit., p.241.

11 LAGUNA, Antonio, «Prensa y revolución burguesa», in Revolución y revolucionarios en el mundo hispano, Manuel CHUST (Ed.), Castellón de la Plana, Universidad Jaime I, 2000, p. 74, sugiere su relación con la derrota de Moncey ante los muros de Valencia el 28 de Junio de 1808. Efectivamente, ese día era martes.

12 Ibidem.

13 Existe un dicho: «Arde mejor que la pólvora de Villafeliche». El Diario de Madrid da noticias sobre el ataque francés a este pueblo y a su fábrica de pólvora (13-VIII-1808).

14 Referencia a sus oficios y a sus humildes orígenes en El sueño del Tío José que quiso ser primero y quedó cola, Valencia, Miguel Estevan, s/a ¿1808? La Gazeta de Oviedo (2-VII-1808) ridiculizaba a Murat en este sentido.

15 El primer número del Correo del otro mundo menciona la relación de Júpiter, Mercurio y Napoleón.

16 LA PARRA LÓPEZ, Emilio, Manuel Godoy. La aventura del poder. Prólogo de Carlos Seco Serrano, Barcelona, Tusquets, 2002, p. 332.

17 MARTÍNEZ GALLEGO, Francesc, «La palabra hecha munición. El periodismo fue campo crucial de batalla en la guerra del francés», in Levante. El Mercantil Valenciano, 23-V-2008.

18 Bajo el título Gloria Celestial 10. de Octubre, la Gazeta del Cielo escribía: «Aunque está cortada la comunicación de los países infernales con dicha Corte; se sabe por disposición divina, que el Rey Omnipotente ha ratificado los tratados de paz con la España. Esta noticia ha contristado a estos habitantes, porque creen desbaratados los planes de nuestro amigo y aliado y aliado el Emperador de los Franceses». Por su parte, la Gazeta del Infierno con el mismo título y fecha 19 de marzo refería que: «Aunque está interceptada de esta Corte con nuestras lúgubres estancias, sabemos (a pesar nuestro) por disposición divina, que el Dios de los exércitos ha ratificado los tratados de paz con España. Esta noticia ha aumentado la rabia de este continente, por considerar desbaratados todos los planes de nuestro íntimo amado y fiel aliado Napoleón el grande Emperador de los Franceses».

19 Los demonios se quejaban de su bonhomía frente a la maldad de Napoleón: «El Imperio Infernal va a recibir de su íntimo aliado el Emperador de los Franceses igual premio que la España: nosotros le hemos enseñado los principios de la ciencia de la impiedad y él la hay sublimado hasta el punto de ser el menor de sus súbditos solo, superior a todos nosotros juntos», Gazeta del Infierno , p. 7. Lo mismo puede verse en la Gazeta del Cielo.

20 CAPMANY, Antonio, Centinela contra franceses, Estudio introductorio de Jesús Laínz, Madrid, Ediciones Encuentro, 2008, p. 124.

21 La escena habría sido recogida por papeles clandestinos con esta letrilla: «De la Francia Emperador/ y señor del mundo entero/, rey de España ser no quiero/; pero dándole un señor/, de Mí digno sucesor/, a París al fin me voy/ con la gloria de que soy/ (lo apruebe el Senado o no)/ protector de la Tudó/ y alcahuete de Godoy».

22 El Correo del otro mundo apareció en Valencia en 1808. Hemos encontrado seis números. Los tres primeros impresos por Miguel Estevan y los restantes por la Viuda de Agustín Laborda. El número uno con fecha 7 de agosto y el sexto de 23 de septiembre, aunque hasta octubre sólo se habían publicado cuatro números. Según Palau y Dulcet se publicó en Lisboa bajo el título de Correio do outro mundo en 1808, en Manual del librero Hispano Americano, op. cit., vol, IV, p. 122. La Gazeta de Valencia anunciaba los números V y VI el 27 de diciembre de 1808 y el 11 de julio de 1809 el tomo I de la segunda edición. Se reimprimió en 1809. El Diario de Valencia anunciaba en sus páginas el número 2 el 2 de agosto y al día siguiente el número 3. GÓMEZ ÍMAZ, Manuel, Los periódicos durante la guerra de la Independencia. 1808-1814, op. cit., p. 81.

23 Con este estilo parecía identificarse el folleto Discurso pronunciado en estos días por un expectro de Hernán Cortés , Valencia, Joseph de Orga, 1808.

24 William Pitt fue primer ministro de su majestad británica entre 1784-1801 y 1804-1806.

25 Mosén Diego Valera, nacido en Cuenca (1412) y muerto en el Puerto de Santa María (1488). Doncel de Juan II.

26 Juan II nació en Toro (1405) y murió en Valladolid (1454). Rey de Castilla (1406-1454).

27 Publicado en Teruel el 28 de junio. El Diario de Valencia se hacía eco en sus páginas el 13 de julio. LEÓN NAVARRO, Vicente, «La presse valencienne face à la Guerre contre les Français», in L’Espagne en 1808, régénération ou révolution ?, op. cit., p. 230.

28 Astrea como personificación de la Justicia.

29 Radamanto era hijo de Zeus y Europa. Juez de las almas de los muertos orientales de talante justo e inflexible. El libro VI de la Eneida Virgilio habla también de Radamanto, así como la tragicomedia de El fin de Napoleón de D.J.O.I., Málaga, Imprenta de Carreras e Hijos, 1809.

30 Hijo de Zeus y Egina, gozó de fama de hombre recto y justo, siendo a su muerte proclamado juez de las almas de los europeos.

31 La guerra de la Independencia en el reino de Valencia. Manifiesto que hace la Junta Superior de Observación y Defensa del Reyno de Valencia de los servicios y heroycos esfuerzos prestados por este desde el día 23 de mayo de 1808 a favor de la libertad e independencia de la nación, y de los derechos de su augusto y legítimo soberano el Sr. D. Fernando séptimo de eterna memoria , Valencia 1809, LEÓN NAVARRO, Vicente, «La presse valencienne face à la Guerre contre les Français, 1808», in L´Espagne en 1808, régénération ou révolution ?, op. cit., p. 247.

32 Alusión a que África empezaba en los Pirineos. En la misma línea Carta sobre el modo de establecer el Consejo de Regencia del Reyno con arreglo a nuestra Constitución, Valencia, Imprenta de José de Orga, 1808, p. 5, escribe que este insulto venía desde los tiempos de Felipe IV, considerando a los españoles más africanos que europeos, una forma de menospreciarlos.

33 Aparecía el 1 de julio de 1809 en la imprenta de Miguel Domingo. Sobre este periódico aparecerá próximamente un trabajo nuestro en la revista Cuadernos de Ilustración y Romanticismo.

34 Extracto del discurso del Señor Canning ministro de S. M. Británica, pronunciado en la Cámara de los Comunes. 31 de enero de 1809, Valencia, Viuda de Martín Peris, 1809.

35 El Suplemento del Diario de Valencia incluía la proclama de la ciudad de San Felipe, remontando nuestra progenie a Pedro el Grande y a Jaime I el Conquistador que «inmortalizaron el nombre Español (...)» (19-VI-1808).

36 ÁLVAREZ JUNCO, José, Mater dolorosa. La idea de España en el siglo XIX, Barcelona, Taurus, Edición 2005. Ver capítulos II y III.

37 La Gazeta de Valencia escribía con sorna: «Sabemos por conducto muy fidedigno que el Rey José, Teniente de Rey de su mismo Reyno, Monarca en infusión de España y de Indias, ha expedido por uno de sus Ministerios un decreto, reducido a dar las gracias al vecindario de Madrid por el buen recibimiento y acogida que ha tenido; pero que el estado actual de su salud no le permite permanecer por más tiempo en su compañía». Más delante desvelaba su intención exponiendo la suerte de los infelices madrileños y animaba a ser patriotas para no convertir toda la Península en algo peor que una mazmorra (14-II).

38 Frente a la idea de un rey filósofo, El Observador se burla: «Emplee en hora buena el Rey Joseph todas las habilidades de su filosofía para representar con exactitud el difícil papel que se ha propuesto en medio de una Corte espurea (sic), de un Pueblo que le aborrece, de una Nación que le abomina; pero tiemble no muy distante, en que trastornado el teatro donde se executan estas insultantes farsas, se vea reducido al polvo y a la propia nada» (n.º I, 1-VII-1809).

39 El sueño del Tío José que quiso ser primero y quedó cola, op. cit.

40 MOR DE FUENTES, José, El Patriota, Valencia, por Miguel Domingo, 1809. De este periódico hemos visto 6 números, de ellos 5 en 1809. El número 1 no lleva fecha, se trata de una introducción. El número 2 está fechado el 16 de diciembre y el 5 el día 27. El número 6 vuelve a aparecer el 3 de marzo de 1810 en la imprenta de los Yernos de Josef Estevan. El tema principal es la estrategia militar, la necesidad de un buen ejército y de una mejor educación. De nuevo aparece en 1813 en la imprenta valenciana de Brusola. Hemos encontrado dos números publicados el 19 y el 22 de julio. El contenido de estos números es de carácter más político que militar, centrándose en la disputa liberal, servil y patriota. Gómez Ímaz, que no vio ninguno de los números, señala que debieron salir de dos a tres números. En esto se equivocó, Los periódicos durante la guerra de la Independencia. 1808-1814, op. cit.

41 LEÓN NAVARRO, Vicente, sobre la revolución tal como la concebía la prensa valenciana, en «La presse valencienne face à la Guerre contre les Français, 1808», in L´Espagne en 1808, régénération ou révolution ?, op. cit., pp. 221-249.

42 El Suplemento del Diario de Valencia (14-VI-1808) recogía el espíritu de los habitantes de la villa de Roda (Cuenca) y su decisión de «sostener con el más heroico valor la defensa de la Patria, la sacrosanta Religión y la independencia del carácter español». El subrayado es nuestro. Tal vez entendían que ahí estaba su libertad, independencia, leyes, etcétera.

43 El Observador Político y Militar de España escribía en una Exhortación Patriótica: «Españoles: hace más de un año que la Europa nos contempla. ¿Qué guerra es ésta? ¿Quál es el obgeto y quál será su fin? De parte de los franceses es su obgeto derramar la sangre de los hombres hasta aniquilar a los enemigos de un destruidor de todas las leyes divinas y humanas y su fin introducir en todos nuestros pueblos la corrupción, la impiedad y la más vil servidumbre baxo el yugo de hierro de un obscuro extranjero. Al contrario, el obgeto de España es impedir que sus hermosas provincias lleguen a infestarse con aquellos principios subversivos de toda sociedad civil y hacer que florezca en ellas la religión de Jesucristo », nº III, pp. 62 y ss. La prensa valenciana en general esperaba con ansia la declaración de guerra de las potencias europeas a Napoleón y celebraba cualquier noticia en tal sentido con el fin de aniquilar «ese monstruo de la edad presente». Blanco White veía a los españoles libertadores del continente y destructores del trono de Bonaparte, en El Español, 1 (30-IV-1810).

44 El Observador en la Exhortación Patriótica exclamaba: «Españoles: el astro que amaneció el año pasado en Bailén, ha vuelto a comparecer sobre campos de Talavera». El Dios de las batallas guiaba y protegía los ejércitos españoles. Era el triunfo de la fe (15-VIII).

45 AYMES, Jean R., La guerra de la Independencia en España (1808-1814), Madrid, Siglo XXI editores, 1974, p. 77. Existe una edición actualizada de 2003. Resulta aclaratorio el trabajo de DUFOUR, Gérard, «Les correspondances interceptées publiées dans les presses officielles pendant la Guerre d’Indépendance», in El Argonauta Español, Numéro 3 - 2006, http://argonauta.imageson.org/document81.html

46 El Observador…, n.º VII (I-X-1809), p. 20.

47 CAPMANY, Antonio, Centinela contra franceses, op. cit., p. 69. Coincidía con la coplilla: «En tiempos de guerra/ toditos batallamos/, unos con las letras/ y otros con las armas». Citado en Guerra de la Independencia. Proclamas, Bandos y Combatientes, Edición de Sabino Delgado, Madrid, Editora Nacional, 1979, p. 359. La guerra de pluma. Estudios sobre la prensa de Cádiz en el tiempo de las Cortes (1810-1814) Tomo primero. Imprentas, literatura y periodismo. Marieta CANTOS CASANAVE, Fernando DURÁN LÓPEZ y Alberto ROMERO FERRER, (eds.), Cádiz, Universidad de Cádiz, primera reimpresión 2009. Una visión satírica en Tonadilla (a dúo) entre el diccionarista manual y el filósofo triunfador. Se cantará en una boda de gitanos, Cádiz, Imprenta del estado Mayor General, 1811.

48 Son numerosos los folletos dirigidos a los franceses y a la nación francesa exhortando a la rebelión contra el tirano Napoleón.

49 La Gazeta de Valencia publicaba otra carta de un oficial francés a una amiga: «En ninguna guerra he visto cometer tantos crímenes; no se respetan las iglesias, los robos, asesinatos y violaciones que se han ejecutado en Alcántara, no son para referidas. Ni los niños, ni los ancianos, ni las mugeres, se libran del furor de nuestros soldados; en fin, no hay delito que no se cometa con el mayor descaro» (20-VI). Esta práctica no era nueva. Tal vez era la réplica al sistema utilizado por Murat y su secretario José Marchena. Se trata de la Carta de un oficial retirado a uno de sus antiguos compañeros, fechada en Toledo el 23 de abril de 1808 a favor de Napoleón, en FUENTES, Juan Francisco, José Marchena. Biografía política e intelectual, Barcelona, Crítica, 1989, pp. 226-229.

50 La Gazeta de Valencia incluía la información de la prensa londinense (7-IV) que destacaba el enorme despliegue de las tropas napoleónicas y el escaso avance ante un ejército muy inferior. España no era Europa, aquí había tropezado con una nación exultante de patriotismo. En el mismo sentido se expresaba The Times, que añadía la orden de Napoleón a su hermano José para que propusiera la paz a la Junta Central con el fin de ganar tiempo y engañarla y poder acabar la guerra. Alarma nacional contra los periódicos franceses que circulan por la España, Sevilla, en la Imprenta de Hidalgo, 1809.

51 En realidad, Napoleón tuvo que abandonar España ante las noticias poco tranquilizadoras que le llegaban, por una parte, de París y, por otras, del rearme austriaco y su intención de declarar la guerra al Emperador, aprovechando la división de sus tropas.

52 A la traición de la Junta de Madrid se refiere PÉREZ GALDÓS, Benito, en Napoleón en Chamartín.

53 El Suplemento del Diario de Valencia la incluía en sus páginas el 3 de junio de 1808: «Los Valencianos tan amantes de su rey (...) hacen saber a los soldados del Exército Francés que altamente convencidos de la violencia (...) si se presentan para hacer el servicio militar a los Gefes de los Cuerpos que salen a la defensa de este Reyno». El Conciso (16-I-1814) escribía: «Quisiéramos que todos acabaran de persuadirse que la guerra de pluma es muy eficaz, que ella es la que ha echado por tierra la reputación de Bonaparte y que con ella se ha fomentado la deserción de sus ejércitos». La llamada a la deserción también se dirigía a los generales y oficiales, Exhortación a los generales y oficiales de los exércitos franceses para que por su mismo honor abandonen las banderas del tirano de Europa, cuyo nombre es odioso al cielo y a la tierra , en Valencia, en la Imprenta de Miguel Domingo, 1809.

54 José Caro, hermano del marqués de la Romana. La Junta Gubernativa de Valencia le había nombrado segundo General del Reino en enero de 1809.

55 La Inquisición era un bien nacional y nadie podía abolirla. Ésta es la idea defendida por el Observador político y Militar de España cuando escribía contra Napoleón por decretar la abolición de la Inquisición «sagrada barrera de la fe y de las costumbres» contra las incursiones del error y del vicio. Los ministros de José I, pretendido rey católico, proclaman la tolerancia religiosa, dan paso a las sectas y a los distintos cultos, sancionando los principios liberales. Mantenía la línea de la Gazeta de Valencia en el primero de sus números el 7 de junio de 1808.

56 Era obispo de la diócesis el cisterciense Gerardo José Andrés Vázquez Parga (1807-1821).

57 El Observador…, n.º VII (1-X-1809), p. 19.

58 La misma Gazeta se burlaba de esta pretensión y ridiculizaba el título una semana después, porque ante el avance de las tropas anglo-españolas esperaba nueva huida de ese rey llamado constitucional y de toda la chusma que le acompañaba y esclavizaba a Madrid.

59 El subrayado es nuestro. Hay que tener presente que los términos a veces son engañosos y que no necesariamente expresan lo que otros pueden entender.

60 Lleva la fecha de 16 de julio de 1808, in La guerra de la Independencia en el reino de Valencia..., op. cit., pp. 137-140.

61 Carta sobre el modo de establecer el Consejo de Regencia del Reyno con arreglo a nuestra Constitución, Valencia, Imprenta de José de Orga, 1808, pp. 13-14. Blanco White escribía que las Juntas lejos de estimular el ardor de los españoles contra Napoleón, lo extinguieron, aplicándose a mantener el orden antiguo «porque sólo apetecían disfrutar los honores vanos de que tanto abundaba (...)». El Español, n°1 (30-IV-1810).

62 Aunque habla de Puyol, se refiere al obispo, entonces auxiliar de Toledo, Atanasio Puyal Poveda, premiado en 1814 con la mitra de Calahorra y la Calzada.

63 Decreto 22 de mayo de 1809.

64 Subrayado nuestro.

65 LA PARRA LÓPEZ, Emilio, «La Central y la formación de un nuevo ejército. La Junta Militar (1808-1809)», in Antiguo Régimen y liberalismo. Homenaje a Miguel Artola, Pablo FERNÁNDEZ ALBALADEJO y Margarita ORTEGA LÓPEZ, Madrid, vol. 3, pp. 275-284.

66 SUÁREZ, Federico, El proceso de la convocatoria a Cortes, Pamplona, Eunsa, 1982, p. 360.

67 Frente a esta postura, otros se manifestaron en contra considerando el papel de las Juntas contrarrevolucionario como el citado caso de Blanco White.

68 MARTÍNEZ VELASCO, Ángel, La formación de la Junta Central, Pamplona, 1972.

69 L´Espagne en 1808, régénération ou révolution ?op. cit.

70 Blanco White hacía unas «Reflexiones generales sobre la revolución española» aludiendo a las Juntas, en El Español, números 1 y 3 de abril de 1810. Ver también Carta sobre el modo de establecer el Consejo de Regencia con arreglo a nuestra Constitución, Valencia, Imprenta de Josef de Orga, 1808.

71 Con alegría celebraba Jovellanos la convocatoria a Cortes: «Por fin la nación española se va a juntar en Cortes», in Memoria en defensa de la Junta Central, in Obras, Madrid, M. Rivadeneyra, 1858, p. 504.

72 Política popular acomodada a las circunstancias del día , Valencia, Imprenta de Josef de Orga, 1808.

73 Recuérdese que Fernando VII antes de abdicar firmó dos Reales decretos autorizando la reunión de Cortes si fuera necesario (5-V-1808).

74 Ideas defendidas por Jovellanos en su Memoria en defensa de la Junta Central. Véase también SUÁREZ, Federico, El proceso de la convocatoria a Cortes, Pamplona, Eunsa, 1982.

75 El Observador pedía el establecimiento de una Constitución «acomodada a nuestro Estado», número XVII (1-III-1810). De sus deseos no se desprendía ninguna inclinación servil, aunque tampoco revolucionaria, pero sí moderada, lo que más tarde se denominará el «justo medio». Hay que entender el tiempo, el medio y la situación española para comprender la mirada al futuro sin perder de vista ni el pasado ni el presente.

76 Y en toda esta defensa de la educación pública, el redactor de el Observador tiene un recuerdo elogiosos para el sistema educativo de los jesuitas, tan polémico en Valencia. Sobre el tema hay una amplia bibliografía. HERNÁNDEZ, Telesforo M.- LEÓN NAVARRO, Vicente, «La pugna entre jesuitas y escolapios en Valencia por el control de la enseñanza secundaria (1737-1760)», in Estudis, 24 (1998), pp. 307-337. LEÓN NAVARRO, Vicente, Jesuitas, escolapios e ilustrados en Valencia y Gandia, en prensa.

77 Información que daba el Diario (2-III-1809) recogiendo la noticia del Diario de Cartagena , número 51.

78 Todo odio es «odio virtuoso que once millones de almas sensibles deben a su opresor», in El Observador político…, nº. VIII (15-X-1809), p. 11.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Vicente León Navarro, « Papel y poder de la prensa en la Guerra de la Independencia (1808-1809). El caso valenciano », El Argonauta español [En ligne], 7 | 2010, mis en ligne le 15 juin 2010, consulté le 27 mai 2017. URL : http://argonauta.revues.org/436 ; DOI : 10.4000/argonauta.436

Haut de page

Auteur

Vicente León Navarro

Universidad de Valencia

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org