Navigation – Plan du site
Livraison juin

Anticipando la Transición en Andalucía. La Ilustración Regional (1974-1976), una revista profética

Manuel Ruiz Romero

Résumés

Cet article analyse le contexte historique et médiatique qui a permis la parution à Séville d’une revue de dimension andalouse. La Ilustración Regional fut publiée entre 1974 et 1976, années essentielles de l’histoire récente de l’Espagne en ce qui concerne la fin du Franquisme et le début du processus de Transition à la démocratie. On analyse la structure patronale à l’origine de ce projet, le développement et but éditorial de ce périodique, les caractéristiques internes d’édition, ainsi que le groupe humain professionnel qui a géré ce mensuel. Une expérience qui annonce des thématiques, des perceptions et des discours propres à la future démocratie. Notamment, l’option d’un régionalisme andalou modéré, s’appuyant sur une solide documentation.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Sobre la década de los sesenta la sociedad española experimentó un conjunto de sinergias que, pese a la rigidez del régimen franquista, alimentaron en algunos sectores la esperanza de una renovación política en paralelo al desarrollismo económico que caracterizó este periodo de nuestra historia. Superado el aislamiento internacional, la progresiva bonanza socio económica incitó a un calculado maquillaje del régimen que, tras una cosmética liberalización de sus estructuras en un relativo corto espacio de tiempo, acabó por confirmarse como un factor de catalización de nuevas mentalidades.

  • 1 El presente estudio es un avance de un trabajo de investigación más profundo que realizamos sobre l (...)

2La «Ley Fraga» de 1966 mejoraba sustancialmente la situación anterior al reconocer el derecho teórico a una información libre, si bien, en su artículo segundo matizaba el concepto de forma que su práctica real resultaba casi imposible toda vez que quedaba sujeto a arbitrarias interpretaciones. No en vano, durante los once años que estuvo vigente la norma, se abrieron cerca de seiscientos expedientes administrativos a medios y profesionales. Pese a todo, la promulgación de dicha Ley conseguirá que las iniciativas en el campo de la comunicación se alentasen con las nuevas posibilidades que ofrecía; sin amargo, la reacción desde el poder a esa alegría inicial aún tuvo consecuencias muy amargas para muchos periodistas y proyectos empresariales1.

Prensa y Transición política en Andalucía

3La prensa, durante los años de este proceso democratizador sufre una profunda transformación no sólo en su estructura, sino en cuanto al tratamiento informativo. Cierres y nuevas aperturas de medios, progresos tecnológicos, novedosos enfoques y ofertas comunicativas, desconocidas estrategias publicitarias, profesionalización del periodismo con la extensión de Facultades, etc.,... todos estos factores entre otros, precipitan como respuesta más inmediata una considerable desconfianza del lector hacia los medios oficiales que tradicionalmente venían siendo en su interés. La ansiedad informativa del momento, cuestión que nos lleva a considerar el alto índice de lectura como una característica de la época, se desplaza hacia nuevas cabeceras a fin de contrastar informaciones, encontrar otros enfoques en las noticias, o bien, para buscar nuevas temáticas informativas más adecuada a las necesidades del momento, mientras que (en paralelo) tiene lugar una lenta pero progresiva penetración de los medios de edición estatal (El País y Diario 16, fundamentalmente).

4Los albores de la Transición traen consigo nuevas aventuras empresariales en materia de edición, una diversificación de las ofertas comunicativas y la aparición de nuevas llamadas publicitarias al interés del lector. La competitividad en el mercado se muestra en la necesidad permanente de abordar constantes cambios para pervivir en el mercado de audiencias y ventas. La progresiva introducción de la informática y el diseño en el campo periodístico, los nuevos sistemas de impresión en color,… significan nuevos referentes tecnológicos con los que superar las viejas rotativas propias del anterior régimen.

  • 2 CHECA GODOY, A., Historia de la prensa andaluza, Sevilla, Fundación Blas Infante, 1991, pp. 447-491 (...)
  • 3 Son escasos los trabajos que analizan la relación prensa andaluza y tardofranquismo. Cfr.: LOMAS TR (...)
  • 4 Durante el tardofranquismo, Andalucía cuenta con 9 cabeceras que pertenecen a la Cadena de Prensa d (...)

5Tras décadas de inmovilismo, la prensa diaria andaluza realiza una completa reacomodación durante el tardofranquismo2. Por lo que, en coherencia con la nueva situación y la necesidad de estar informado, pasamos a analizar someramente algunas consideraciones generales alrededor de los títulos ya aparecidos en una etapa de aperturismo y con un progresivo acento regionalista3. Es obvio que las posiciones editoriales de cada uno de los medios varían en el seguimiento que realizan, tanto del proceso pro democratizador/autonomista (en base a su proyección, estatal o local), como en función de las realidades ideológicas y económicas que los sustentan, sobre todo, si atendemos al amplio abanico de publicaciones del momento y a la fuerte presencia de Medios de Comunicación del Estado en Andalucía4.

Las revistas andaluzas ante la Transición

  • 5 Sobre las revistas del momento: ALTED, A. y AUBERT, P. (Eds.), Triunfo en su época, Madrid, Casa de (...)
  • 6 Cfr. RUIZ ROMERO, M., « La prensa de Andalucía durante la Transición », en Ámbitos. Revista Andaluz (...)

6Como hemos señalado, con anterioridad al inicio constitucional de la libertad de expresión y, como nota característica del tardofranquismo, aparecen una serie de proyectos informativos surgidos a falta de una prensa abiertamente democrática. A través de ella, sectores de oposición al régimen hacen públicas reivindicaciones y reflexiones en demanda, tanto de libertades como de un modelo socioeconómico más justo. Temas contra el terrorismo de extrema derecha, los asaltos ultras a librerías, los antecedentes del autonomismo andaluz, la defensa del medio ambiente y el patrimonio histórico artístico, la desnuclearización, el problema de la tierra, la cruda realidad social y laboral, el pacifismo, la revolución de los claveles, el europeísmo,… resultan ser, entre otros, ejemplos objeto de un constante tratamiento informativo. Tímida, pero progresiva e inevitablemente, se insertan también de forma profusa entrevistas a personalidades de distinto ámbito social, con el denominador común de resultar abiertamente comprometidas a la hora de evaluar y buscar alternativas a un régimen que se extingue como la vida misma del General. Si entendemos el inicio de la Transición política a la fecha de la muerte de Franco, tal y como señalan tópicamente demasiados autores, quede bien claro que la transición periodística comienza antes, y en consecuencia, la sociológica5. No en vano, ya hemos apuntado la existencia de una transición periodística previa a la política, aunque como también hemos defendido, « en el ámbito de la prensa escrita, la transición andaluza no llega a culminarse hasta finalizado 1984, una vez que tiene lugar el proceso de liquidación de las cabeceras andaluzas pertenecientes a la Cadena de Medios del Estado »6.

  • 7 Estaba dirigida Torneo por Francisco Romero Villagrán, cuenta entre sus colaboradores habituales a: (...)

7Describamos ahora brevemente cual era el panorama de las revistas editadas en Andalucía, al margen de las promocionadas desde las instituciones. Inmediatamente después de la desaparición de La Ilustración Regional en enero de 1976 y, distanciándose de las posturas moderadas y regionalistas de su línea editorial, justo a la mitad de precio que la revista que analizamos (25 pesetas), nace un intento más modesto titulado Torneo, autodenominado: Semanario popular andaluz7.

  • 8 Cfr. RUIZ ROMERO, M., « Prensa sevillana y transición. El caso de ABC edición hispalense », en RUIZ (...)
  • 9 Sobre la vida y obra de este sacerdote, Cfr LORCA, A., José María Javierre, la sonrisa seductora de (...)

8En el contexto general de la prensa andaluza en esta época, Sevilla destaca no sólo por sus iniciativas empresariales, sino porque en esta ciudad se concentran los intentos informativos con periodicidad semanal8. De esta forma aparece, Tierras del Sur, promovido por la mano del sacerdote José María Javierre y autodenominada como Voz de Andalucía9. Sin embargo, desde mayo de 1976, no editará más de 108 números y, sin cumplir sus previsiones, acaba desapareciendo en febrero de 1979. La empresa editora como afirma el profesor Reig, responde al acróstico de los apellidos Rodríguez, Carmona, Fernández, (ROCAFER) es decir, la familia industrial Fernández-Palacios, como impulsora del proyecto. Comenzaría editándose en un formato tabloide sobre tres colores (verde, negro y rojo) como novedad tipográfica de la época.

  • 10 REIG GARCÍA, R., « Las revistas andaluzas en la transición (1974-1979) y el caso de `Algarabía », o (...)
  • 11 Antonio Guerra será su Director. Cfr. Sección El politicón en Suroeste, 26-XII-1978.

9Desde Málaga nace la cabecera Algarabía en febrero de 1979 al hilo de las primeras elecciones a Cortes Generales y, como semanario, apenas llega al año de vida10. De la misma forma que lo hace Naif en Almería, la cual no pasa de su tercer número, y que junto a Almería Semanal y Alborán, conformarán las iniciativas del oriente andaluz. Igualmente, y en su segunda etapa, reaparece desde Sevilla la revista Leviatán, ya editada durante la Segunda República, editando páginas de pensamiento socialista y cuyo consejo de dirección nos ofrece una clara cercanía ideológica al PSOE andaluz11. En Granada, cabe citar en los albores de la transición a Granada Semanal, cuya época más interesante finaliza tras la expulsión de España de su director, un periodista nicaragüense exiliado del régimen de Somoza llamado Mejías por causa de la publicación de un artículo sobre García Lorca.

  • 12 En este supuesto debiéramos incluir la cabecera Federación, publicada desde 1977 a 1978 por la Fede (...)
  • 13 Durante la campaña para las elecciones generales de 1979 se anuncia la presentación del primer núme (...)
  • 14 De este autor: « Prensa política en la Transición. Andalucía según El Socialista (1977-1982) », en (...)
  • 15 El anuncio de la publicación carlista en ABC (entiéndase siempre edición de Sevilla), 29-III-1977, (...)

10En referencia a la prensa de partidos cabe señalar las alusiones a la política andaluza que pudieran existir en Mundo Obrero (PCE), Nuestra Bandera (PTE) y El Socialista (PSOE), aunque propiamente no estamos ante prensa específicamente andaluza12. Junto a ellas, y propiamente inscritas en el marco andaluz, La Voz del Pueblo Andaluz editado por el Partido del Trabajo de Andalucía, quien más tarde pasaría a denominarse Pueblo Andaluz Unido-PTA13. A su vez, Andalucía Socialista, como portavoz de la Federación andaluza del PSOE (FSA-PSOE) desde 1974, que irá desapareciendo progresivamente sobre 1977 en favor de potenciar El Socialista como órgano prioritario de esta fuerza en todo el Estado14. De igual forma, el Partido Carlista en Andalucía edita Andalucía Federal cuyo primer número ve la luz en marzo de 1977. Momento éste donde aparece Andalucía, de la mano del Comité Regional del Partido Comunista de España, cuyo breve periodo de edición supone nueve números en el periodo desde enero a mayo de 197715. Ya adscritos a un ámbito centrista, El Correo Liberal de Andalucía, editado por la Federación de Partidos Demócratas y Liberales.

  • 16 Cfr. del autor de este trabajo: “Andalucía Libre”. Una revista andaluza de la Transición. Índice bi (...)

11Pero quizás dentro de este apartado de iniciativas partidistas quepa destacar la editada por el nacionalismo andaluz del PSA (Partido Socialista de Andalucía): Andalucía Libre. Y la subrayamos porque, pese a responder a unos intereses claramente partidistas, ofrecen una mayor continuidad en el tiempo durante un periodo donde dichas siglas jugarán un importante papel en el acceso a la autonomía y en la representación política de Andalucía. Igualmente, la citada cabecera representa el intento más serio y duradero por constituir un medio de comunicación que abarcara la totalidad de la Comunidad Autónoma16. Ofreciendo una visión multisectorial de la realidad verá la luz mensualmente de forma ininterrumpida desde su primer número hasta el cincuenta (diciembre de 1977 hasta octubre de 1982), sin embargo, pese a constituir una importante fuente documental de un importante periodo, su supervivencia irá vinculada necesariamente al éxito político del partido que la promueve.

  • 17 VOZ OBRERA, Cuatro años de historia del movimiento obrero en Málaga, Málaga, Bandera Roja, 1978. En (...)

12En el terreno sindical cabe citar Realidad de CCOO de Andalucía, Voz Obrera de las Comisiones Obreras malacitanas, y Nuestra Lucha de las granadinas. Tierra y Libertad órgano del SOC, junto a otros de ámbito local de UGT, así como Andalucía libertaria de CNT fundada en octubre de 1976. En un intento de evaluar los sucesos de la transición se pueden apuntar también algunos interesantes artículos en la independiente Nación Andaluza17. En cuanto a la dimensión empresarial, se edita La Voz del Campo Andaluz, órgano de comunicación afín a UAGA.

  • 18 Cfr. REIG, R., « Revistas andaluzas contemporáneas (1974-1993): pequeñas historias », op. cit., p. (...)

13Por todo lo señalado, tal y como ha señalado el profesor Reig « se constata el fracaso de la iniciativa privada andaluza tanto en el terreno de la edición de revistas como, tal vez derivado de ello, en el campo del conocimiento de las industrias culturales de información »18.

Vida y propósito: objetivos editoriales

  • 19 La Ilustración regional (en adelante ILR), (1), septiembre de 1974, p. 5.

14« La Ilustración Regional sale a la palestra pública con el decidido propósito, como consta claramente en el registro de empresas periodísticas, de informar ampliamente sobre la problemática andaluza en sus más variadas facetas: ecología, urbanismo, sanidad, economía, cultura y política »: así se comunicaba a los lectores en la primera editorial de la revista19. Sin embargo, es necesario analizar otros aspectos de ese primer anuncio de intenciones para apreciar la riqueza de los matices escondidos en dicho anunciado.

15Afirmando que Andalucía posee una riqueza singular en cuanto a recursos naturales y humanos, sobre la base de un pasado culturalmente esplendoroso, y en el escenario también de una localización geográfica privilegiada (se anuncia como contrapunto) que viene siendo sometida a una situación de subdesarrollo económico y de marginación política. Sus ejemplos más significativos reseñados son la emigración, el deterioro del medio ambiente y la destrucción del patrimonio, y ante ello, se constata un abierto desequilibrio con el resto de España, dice la editorial.

16En este análisis de la realidad que supone esta primera editorial y por ende, la presentación pública del ideario de la publicación, el medio se remonta al siglo XVIII como época donde Andalucía constituyó un espacio atractivo. Sin embargo, hoy día el texto constata un panorama de lamentaciones, recriminaciones y ausencia de diálogo, en un contexto también donde los estudios sobre su realidad más bien escasean, y la conciencia que debiera de esperarse de su población (se apunta) resulta inexistente. Entre otras cuestiones, porque la información regional no existe y, en segundo lugar se constata, porque la prensa de Estado « no sólo está centralizada físicamente », insinuándose de este modo la existencia de unos medios más propagandísticos de los intereses del régimen que verdaderamente creadores de una opinión independiente, diferenciada y crítica. La cabecera anuncia así su pretensión de ser el primer medio con ámbito andaluz.

17Así pues la exposición de la revista, no sólo recoge cuestiones a todas luces paradójicas en referencia al ámbito ciudadano y territorial al que se debe, sino que marca diferencias con la prensa oficial del régimen en la intencionalidad « dormidera » de espíritus que ésta posee. La estatalidad de sus planteamientos al amparo del régimen, comienza ya a apuntarnos, no sólo el carácter instructivo (e ilustrativo) del título por cuanto las dosis de conocimiento que esconde; sino su dimensión netamente regional. En alguna medida coherente con el regionalismo funcional y tecnocrático de los últimos años del régimen, pero como veremos en los siguientes párrafos bien diferenciado del mismo en su esencia, análisis e intenciones.

18La revista anuncia así su propósito una vez aparece. Precisándosele al lector que, el mismo, es el que ha quedado expresado en el registro de empresas periodísticas (algo por otra parte, no muy común en las publicaciones críticas de la época que buscaban de esta forma un mínimo amparo legal a sus actuaciones desde la ocultación de las verdaderas intenciones): « informar ampliamente sobre la problemática andaluza en sus mas variadas facetas: ecología, urbanismo, sanidad, economía, cultura y política ». Hablar de problemática en un régimen dictatorial que, como todo totalitarismo, se presentaba como cercano a la perfección, no deja de ser algo atrevido y a contracorriente por cuanto suponía de peligroso para el orden vigente y su particular visión de la vida pública. Pero sus pretensiones van más allá: informar de variados aspectos entre los que también se incluye la política. Como es de suponer, por pocos deseados, serían previsibles los posibles expedientes y secuestros de la revista a instancias gubernativas del régimen.

19En paralelo a las intenciones formuladas por un medio que, se precisa como inicialmente mensual, (lo cual hace abrigar entre sus promotores la posibilidad de una edición más continuada), se subraya la finalidad de abordar dicha realidad dejando al margen todo localismo y abiertamente comprometida con la problemática que rodea a España. Si pensamos que Andalucía no cuenta con un medio de dimensión regional podemos calibrar que el objeto de la publicación es harto arriesgado y complejo, pero si consideramos que, además, las provincias andaluzas cuentan con una consolidada red de prensa provincial del movimiento como aludimos en este estudio, no debe resultarnos extraña la cita expresa a la renuncia de un localismo pintoresco.

20Para cumplir estos ambiciosos objetivos La Ilustración Regional matiza que parte en su primer número con unos recursos limitados y modestos, justificando con ello su inicial distribución por el occidente andaluz: Cádiz, Córdoba y Sevilla, pero dejando manifiesta constancia, sin embargo, de su intención para incorporar temáticas y percepciones del resto de provincias, ya que, como plantea: « Andalucía es solo una ». Sentido regional unitario éste, que le hace también romper con las arbitrarias divisiones administrativas franquistas que parcelaban el territorio bajo criterios militares, universitarios, eclesiásticos, judiciales,...

21En paralelo, la editorial matiza otra característica definitoria de este primer número que aparece: la utilización generalizada entre los artículos de un cierto tono (monocorde lo llama) de escepticismo y amargura. Sin embargo, el hecho es considerado más que un defecto en la redacción, un fiel reflejo de la realidad andaluza que se desea cubrir. Incluso, el texto se cierra con una generosa invitación al optimismo: si desde el grupo de promotores no se creyera en la posibilidad de abrir un futuro prometedor y brillante (coherente con el pasado, se precisa), la revista nunca hubiese salido a la luz. Así pues, la intencionalidad se manifiesta, no tanto envuelta en una hipercrítica cercana a un negativismo, pesimista, inmovilizador y carente de alternativas, y desde el que se corre el riesgo de imprimir al lector una sensación de abrumadora impotencia; sino más bien, como generoso estímulo de búsqueda hacia un expectante futuro que se presume como necesariamente esclarecedor y positivo. Nuestra cabecera se muestra interesada en opinar sobre política más allá de lo autorizado en esos momentos: reclama la participación consciente de los andaluces a la hora de afrontar el futuro con esperanza y confianza. Renunciando expresamente a que les invada un sentimiento de inutilidad o impotencia ante los importantes años que se avecinan.

22Con seguridad, la autopublicidad que la revista se inserta entre sus páginas condensa aún más las pretensiones que motivan su nacimiento, a la vez que reclama la colaboración del lector bien con artículos, opiniones o críticas; bien (se dice), con suscripción, presencia de publicidad o simple apoyo. Las frases con las que se pretenden sintetizar sus intenciones para motivar al lector son las siguientes: « Es una revista para Andalucía, en defensa de Andalucía »; « Pretende crear un estado de opinión sobre las múltiples, graves y urgentes cuestiones que existen en este momento en Andalucía »; « Aspira llegar a más público, que sus palabras tengan más peso ante entidades, organismo y administración, que los que viven alejados de su tierra no se sientan tan olvidados y marginados, que sea leída dentro y fuera de Andalucía ». Sin duda unas ambiciosas pretensiones que se comentan solas.

Estructura empresarial

  • 20 Su depósito legal es: M 28.642-1974.
  • 21 ILR, (4), diciembre de 1974, p. 5. Se trata de un destacado publicado entre las Cartas al Director (...)
  • 22 Se hace constar en el destacado que ninguno de los accionistas posee una participación superior al (...)

23Según se refleja en todos los números, la revista estaba edita por una entidad llamada: Sociedad Andaluza de Ediciones, S. A. con domicilio social en calle San Pablo 1, de Sevilla20. Las mismas señas a donde la cabecera se remite para las suscripciones. Sin embargo, no será hasta su cuarto número (cuatro meses después de su nacimiento) donde encontremos por imperativo legal, referencias de quienes componen su Consejo de Administración21. De acuerdo a la Ley de Prensa e Imprenta en su artículo 24, recoge el destacado inserto, se hacen públicos los componentes del Consejo de administración, de la Junta de Fundadores y el balance de situación al 17 de junio de 197422.

  • 23 Por Decreto de la Presidencia del Gobierno 1.705/1972 de 22 de junio (BOE, núm. 161, 6 de julio), s (...)
  • 24 Fue Secretario del Ateneo de Sevilla y redactor de unos de los anteproyectos estatuarios para Andal (...)
  • 25 Profesor de Derecho del Trabajo y jurista de reconocido prestigio, Magistrado del Tribunal Constitu (...)
  • 26 Abogada. En 1974, ingresó en la Federación de Partidos Demócratas y Liberales, integrándose después (...)
  • 27 Marqués de Salvatierra, marido de Soledad Becerril. Miembro de la Academia Sevillana de Buenas Letr (...)
  • 28 Historiador y Catedrático de Economía. Consejero de Estado durante la II República. A finales del F (...)
  • 29 Catedrático de Derecho Mercantil en la Universidad de Madrid donde fue Decano de la Facultad de Der (...)

24Entre los componentes de su Consejo de Administración figurarían entonces personas que a la postre ocuparían un importante papel en las élites impulsoras de la restauración democrática, y que tienen en común su extracción burguesa así como su carácter liberal y moderado, ser buenos conocedores de la realidad socio-económica de la región y con un importante reconocimiento público a una labor profesional relacionadas sobre temas económicos, así como sensibles a una aspiración netamente regionalista. Algo, por otra parte, muy propio de la época. Está compuesto como Presidente: por Jaime García Añoveros23; como consejeros: Carlos Rubio Arcos24, Miguel Rodríguez-Piñero Bravo-Ferrer25, Juan Antonio Becerril Bustamante, José Alvea Hernández, Álvaro García-Carranza, y como consejera-secretaria: Soledad Becerril Bustamante26. Para la Junta de Fundadores se relacionan a las siguientes personas: Rafael Atienza Medina27 como Presidente, de nuevo a Jaime García Añoveros, Ramón Carande Thovar28, Manuel Olivencia Ruiz29 y de nuevo a Álvaro García-Carranza García.

  • 30 Licenciado en Derecho y Teología y profesor de la Escuela Diocesana de Teología de Sevilla.
  • 31 Tanto él como su hermano Álvaro, podrían tratarse de los hijos del conocido torero del mismo nombre (...)
  • 32 Ingeniero agrícola, conocido aficionado al mundo de los toros, vinculado al PCE, Más tarde a Izquie (...)
  • 33 Futuro Director General de Cooperación Económica de la Junta de Andalucía en 1985 y Director del In (...)
  • 34 Persona vinculada a importantes empresas económicas.
  • 35 El balance ahora entre activo y pasivo representa un total de 5.112.540,2 pesetas. Cfr. ILR, (15), (...)

25De nuevo, en su número 15 presentará a sus lectores dicho Consejo, bajo el mismo argumento de la Ley de Prensa e Imprenta. En dicho nuevo anuncio, Olivencia y García-Carranza son sustituidos por Rafael Sánchez de la Morena, Soledad Becerril y Manuel Malloref Lancha30. En cuanto al Consejo de Administración, se anunciarán también cambios: José García Carranza31, Ignacio Vázquez Parladé32, Ricardo Sánchez de la Morena33 y Jesús Ramos Santana34 (nuevo consejero-secretario) sustituyen a Miguel Rodríguez-Piñero y Soledad Becerril35.

Redacción y administración: los profesionales

26Esta iniciativa empresarial cercana en su motivación a otras de la época, y quizás por nuestra opinión a un Cuadernos para el Diálogo pero en versión andaluza, fue dirigida por Javier Smith Carretero (números 1 al 4); en funciones, lo sería también Concepción Cárceles Laborde (sólo en número 5); y finalmente, Miguel Angel Egea Amador (números 6 al 16). A partir de su sexto número, contará con la figura de lo que llama « corresponsal-delegado en Madrid », funciones que recaen en Manuel Pizan, responsable también de los comentarios de actualidad nacional.

  • 36 A lo largo de los diferentes números se irán añadiendo nuevos nombres tales como Jumar, Mario, A. B (...)

27Ya en su primer número posee un importante elenco de colaboradores que se citarían entre sus páginas, siempre en columna y junto al sumario de cada uno de los ejemplares: Fernando Alvárez Palacios; José Aumente; Soledad Becerril; Bernardo V. Carande; Eduardo Chinarro; Francisco Ferraro; Antonio Luque; Roberto Mesa; Ricardo Pachón; Manuel Pisan; Ignacio Romero de Solís; Pedro Romero de Solís; Juan Ruesga; Nicolás Salas; Antonio Sánchez López; Camilo Tejera y Fernando Villanueva. A la vez que se deja constancia de los responsables del apartado fotográfico: J. Antonio Parejo, Jiménez Poyato y la empresa de reportajes aéreos, Paisajes Españoles36.

  • 37 Este veterano periodista sustituirá al citado Fernández Millán. Cfr. CHECA GODOY, A., Antonio Ramos (...)

28Sólo a partir de su número catorce aparecerá de forma diferenciada a los redactores y colaboradores la existencia de un Consejo de Redacción. Se citan para este órgano colegiado a: Manuel Pizán, Antonio Burgos, Antonio Checa, Ángel Fernández Millán, Andrés Martínez Lorca e Ignacio Romero de Solís. Grupo al que se unirá en dos últimos número, Antonio Ramos Espejo37. Hoy todos ellos con importantes puestos en el mundo de la comunicación o en la enseñanza universitaria de la misma.

29De otra parte, aunque su afán por extenderse por toda Andalucía, es patente desde la primera editorial como hemos aludido, y de ahí la amplia temática geográfica reflejada entre sus páginas, en ningún número la publicación apunta la existencia de corresponsales provinciales. Siempre existirán responsables, pero de secciones. Es decir, temáticos o especializados.

30La revista, contrariamente a los objetivos que pretendía, y esto podría resultar paradójico, se editaba en Madrid en la empresa Maribel artes gráficas, domiciliada en la calle Tomás Bretón de dicha capital. Desconocemos la causa por la que esto pudiera ser. Sólo nos cabe pensar que el abaratamiento de los costos en el proceso pudiera ser la razón, máxime si pensamos en novedosos medios técnicos de reproducción, a la hora, la utilización de fotografía en color de la portada, su calidad, o bien, la mayor posibilidad de ahorro presupuestario o conveniencia logística a la hora de distribuirla por la geografía andaluza desde Madrid. Lo cierto es que hasta el último de sus números, la revista no se editará en una imprenta andaluza: la sevillana Padura, cuyo empresario, asesinado por los GRAPO más tarde, también estaría vinculado a círculos empresariales hispalenses.

31En líneas generales su impresión se realiza en papel Offset con brillo, con una correcta labor de escasos fallos, de fácil lectura y limpia presentación. Sólo en la portada es habitual que exista el color como reclamo ante el comprador y de cara a destacar las monografías o principales titulares que se recogen en su interior. Las secciones, artículos y la publicidad suelen acompañarse de fotografías, bien de los autores de los textos o de las localizaciones que procedan según las temáticas.

32Existe un deseo de buscar una personalidad propia en la cabecera, tanto por la exclusividad de sus contenidos como por su presentación. La revista pretendió llenar el vacío que dejaban otras de Estado. El diseño de sus fuentes y la composición de sus páginas sin ser atrevidos resultan avanzados, soliendo destacarse cada sección con caracteres y presentaciones distintas. Aunque las portadas también acogen este tipo de intenciones, su diseño interno a columnas de igual modo, suele cambiar por cada sección, como formato con el que se pretende identificar sus contenidos amen de ofrecer cierta comodidad lectora y dinámica estética en la publicación. Entre las cuatro y dos columnas pivota la revista. Sólo en la publicidad, con distinto tamaño, se incorpora a veces un diseño particular para presentar de forma atractiva a marcas, empresas y productos. Las suscripciones se canalizan por la propia sede de la revista en calle San Pablo 1, domicilio donde también se localiza la Sociedad Andaluza de Ediciones.

Características internas de su edición

33La edición de la revista no sufre interrupciones por lo que verá la luz a lo largo de 16 números entre septiembre de 1974 y enero de 1976. Y lo hace siempre al mismo precio: 50 pesetas el ejemplar, con idéntico formato y mismas características gráficas en su contenido. Hasta la publicidad que contiene es semejante (cuando no la misma), desde el principio al fin de su edición en muchas de las inserciones. No podemos por tanto hablar de la existencia de etapas. Ni siquiera los cambios en la dirección del medio son susceptibles ante el lector, a la hora que presenten unas transformaciones significativas en la edición. Por otra parte, los mínimos cambios que sí existen en su Consejo de Redacción tampoco representan modificaciones sustanciales de cara al lector. Más bien, entendemos como presumible que la función del órgano colegiado se concentrase en la decisión de temas y firmas para incluir en los próximos números. Su periodicidad mensual pues, es permanente a lo largo de su existencia.

34Por otra parte, pese a nuestros esfuerzos, no hemos podido localizar referencia documentada alguna sobre su tirada, comercialización y venta. No obstante, cualquier dato que apareciera debemos entenderlo como relativo, ya que la cabecera no estaba sujeta al control de la Oficina de Justificación de la Difusión, aunque también es justo decir que no existía obligación alguna al respecto.

35En cuanto al número de páginas como posible indicador (entre otras cuestiones) del éxito de la revista, cabe señalar que comienza su edición con 60. Cifra que se mantiene constantemente hasta su número 13 (septiembre de 1975). Sus dos últimos números estarán compuestos de 50 páginas, lo que denota una cierta crisis interna a la hora de una posible elevación del coste de elaboración de la revista por ejemplar, a la que se acompaña de una voluntad de mantener el mismo precio de venta al público.

36De cara al formato señalaremos que siempre se utiliza el mismo. Uno por otro lado, habitual en buena parte de este tipo de publicaciones no diarias y especializadas: 27,5 x 20 centímetros.

Secciones y asuntos referidos en la revista

37En cuanto a las secciones, la revista suele contar siempre con unos bloques muy definidos: editorial, sumario, cartas al director, actualidad, vida regional, economía, laboral, nombres propios y vida cultural. En algunos casos, se presenta también un especial donde se aborda con más profundidad algún tema destacado en portada.

38No todos los números tienen posición editorial como pórtico a la edición, sólo cuatro: Por su aparición, a la muerte de Franco, sobre el regionalismo y subdesarrollo andaluz o, una vez que padece el secuestro de su número seis por orden gubernativa. Sí existirán comentarios de actualidad e informaciones que, al no ser rubricadas por nadie, deben entenderse como suscritas por la revista desde su posición editorial. Son los casos, sobre todo, de comentarios realizados sobre otros medios de comunicación y las consecuencias de la censura sobre ellos. Constatamos una abierta solidaridad ante ese tipo de causas contrarias a la libertad de expresión.

39La sección de actualidad posee dos apartados bien definidos. Uno alusivo a la política nacional y otro para la internacional. Manuel Pizán o Roberto Mesa son siempre sus responsables, en uno u otro caso. En ambas secciones, se mantiene una línea semejante en cuanto a comentarios de actualidad acompañados de citas seleccionadas del momento (sobre todo de personalidades y medios), capaces de ilustrar los principios orientadores que justificaron la aparición de la revista: estado crítico de opinión, regionalismo, reformas legales, necesidades de reformas de todo tipo,…Para el ámbito internacional cuestiones tales como la posible vinculación a la OTAN, Portugal y su Revolución de los Claveles, el conflicto del Sahara, las bases de EEUU, la desnuclearización, el golpe militar en Chile, Europa, el conflicto árabe-israelí,…serán constantemente abordadas.

  • 38 De este primer Presidente de la Junta y del autor de este trabajo: Cfr. Política y Administración P (...)

40El apartado vida regional lo significan un conjunto de colaboraciones donde se sacan a la luz temas frutos del seguimiento que se realiza a la realidad andaluza. Afloran aquí lo que más tarde analizaremos como temáticas emergentes, de forma que se presenta ante el lector una información equilibrada sobre todas las provincias andaluzas, algo que se cuida, de una forma documentada, rigurosa y didáctica; lo suficientemente serio como para invitar a la existencia de una opinión ante el asunto. Ajena a visiones simplistas, demagógicas, indocumentadas o insolventes, responden a unos intereses, no necesariamente de actualidad, pero que ocupan una gama variopinta de sectores, aspiraciones y situaciones, capaces de abordar temas rurales y urbanos. Los artículos se hacen eco de los pareceres que ofrecen sectores sociales y ciudadanos críticos, no necesariamente radicales y más bien moderados; pero que estimulan un cambio de actitud ante el problema y una movilización ciudadana a partir de la lectura. Problemas estos cuyas soluciones no dudan en ser identificadas con conceptos políticos tales como elecciones libres, reformas legales, participación ciudadana, pluralidad, control al poder, diálogo, existencia de políticas igualitarias, democratización de la vida pública,…Los colaboradores más habituales de esta sección suelen coincidir con los que ya aparecerían en el primer número y siguientes como integrantes de su Consejo de Redacción, tal y como ya hemos citado. No obstante, a ellos se les unen firmas de prestigio como Eduardo Chinarro, José María González Ruiz, Fernando Ortiz, Alfonso Comín, Ignacio Martínez… además de otros participantes de forma más puntual. Del mismo modo, personas que posteriormente ocuparían importantes puestos de responsabilidad política también aportarán sus colaboraciones: Alfonso Guerra, Antonio Ojeda, Plácido Fernández Viagas38, Isidoro Moreno, Alejandro Rojas Marcos, José Rodríguez de la Borbolla,…

41El apartado de economía suele abordar temas relacionados con los sectores productivos de Andalucía, pero siempre en relación con las posibilidades sociales y de creación de riquezas que representan. La construcción y sus excesos, el turismo, la modernización y mejora del campo, la comercialización de productos agrícolas, las minas, el vino, la aceituna,… representan un conjunto de sectores en alza sobre los que la plusvalía no revierte en la creación de riqueza para la zona meridional de España. Se suelen usar estadísticas y datos actualizados a la vez de valoraciones de personas o grupos, bien especializados o ya sea directamente implicados en la cuestión expuesta. Sin embargo, la sección laboral es la que acoge el espacio para arremeter contra las antipopulares repercusiones sociales de una economía andaluza a la que se califica de dependiente y colonizada pese a las riquezas que pudiera aportar desde una gestión más racional y liberadas de dependencias externas. Los problemas laborales y sus conflictos con el Franquismo (proceso 1.001), la emigración, el desempleo, la reforma laboral, el problema de la tierra, los convenios colectivos, los sindicatos,…son ámbitos tratados entre sus páginas en paralelo a las reivindicaciones de algunos segmentos laborales.

42La publicación no presenta monografías, pero sí acomete la presentación de un conjunto de artículos alrededor de determinados temas que son destacados en la portada. En concreto: literatura andaluza y exilio, Tartessos, el Protestantismo en Andalucía, el fraude de Sofico, la regionalización como respuesta a su subdesarrollo, el poeta Antonio Machado, así como entrevistas a un conjunto de andaluces líderes de opinión en determinados temas de actualidad.

43Dentro de la sección nombres propios, el periodista Manuel Pizán suele ser el encargado de presentar al lector una entrevista sobre temas de actualidad alrededor de personas, con un perfil de corte moderado pero comprometido en la crítica hacia el régimen, y que destacan sobre determinados temas como para emitir un juicio mesurado y con rigor. Sobre ellas se destacarán tipográficamente algunas frases o valoraciones realizadas durante la conversación. Así, se entrevistan a: José María Armero, Joaquín Rodríguez Walker, Fernando María Castiella, Manuel Jiménez de Parga, Dionisio Ridruejo, Raúl Morodo, Luis Apostua, Joaquín Ruiz Jiménez, Ramón Tamames,… o bien, colectivamente, como la que provoca su secuestro en el número seis de la revista, realizada a: Antonio Fontán, Alejandro Rojas Marcos así como Santiago Roldan. Todos personajes de actualidad y que tienen en común su carácter reformista moderado. En otra ocasión, se recaba a 20 entrevistados su opinión sobre el futuro inmediatamente después de la muerte de Franco. En concreto a: José Aumente, Castilla del Pino, Manuel Clavero Arévalo, Alfonso de Cossío, Domínguez Valero, Antonio Fontán, Plácido Fernández Viagas, Jaime García Añoveros, Alfonso Guerra, Ignacio Romero Osborne, Alfonso Moreno Gallardo, Isidoro Moreno, Carlos Navarrete, Gabriel Navarro, José Antonio Nieto, Patricio Peñalver, Fernando Portillo, Alejandro Rojas Marcos, Bartolomé Vargas Escobar y Antonio Trujillo.

44El apartado cultural como su nombre indica, recoge un amplio abanico de posibilidades que son presentadas al lector en coherencia siempre con su línea editorial. En la mayoría de los casos son temas que se encuentran dentro de procesos de creación o difusión fuera de las estructuras del régimen, de forma que gran parte de ellos representan otra expresión más de la disidencia al mismo. Por citar algunos temas tratados: masonería, historia de Andalucía, literatura, cines clubs, erotismo literario, cantautores y nueva música, poetas andaluces ya sean consagrados pero pocos conocidos (Machado, Lorca, Cernuda…) o entonces noveles: (Caballero Bonald), cine alternativo, museos,… siempre con la intención de dar a conocer al público nuevas prácticas capaces de reafirmar ese lado moderadamente crítico que desprende la publicación, a la vez que se subraya la importancia y el valor de una cultura como la andaluza devaluada y utilizada por el Franquismo para sus intereses. La Ilustración Regional alude siempre a la existencia de una rica cultura andaluza pero oprimida, propia de un pueblo subdesarrollado.

45No falta la sección de Cartas al Director donde los lectores se comunican con una editorial que también responde si procede, así como al final de su existencia, de lo que se llama Hemeroteca: una miscelánea de noticias seleccionada, pero que pudiera esconder durante sus últimos números una ausencia de colaboraciones pese al recorte también del número de páginas.

46En cualquier caso, existe una apuesta por aquellas temáticas que podríamos llamar como de interés general emergente en la época. Bajo esta denominación nos referimos a materias, hoy institucional y popularmente más aceptadas, pero que sin embargo, en aquellos instantes, resultan objeto de un interés creciente por parte de grupos políticos y entidades, ámbitos reformistas y opinión pública en general. Nos estamos refiriendo a asuntos relacionados, entre otros, con la necesidad de un nuevo papel de la mujer en la sociedad, de la defensa del medio ambiente y del patrimonio histórico artístico, así como del pacifismo.

47Pero si algunos temas destacan entre los contenidos de la publicación son los aspectos socio económicos y por ende, los socio-laborales. De tal forma, que su transformación forma parte consustancial de los objetivos y alternativas que el colectivo impulsor de la revista propone como respuesta social. De este modo, perseveran materias relacionadas con la situación de subdesarrollo económico que envuelve a Andalucía y la necesidad de empleo y riqueza que se necesita. No en vano, detrás del núcleo promotor de la revista existen importantes personalidades de las que se presupone importante influencia a su vez dentro de ámbitos económicos.

48Los argumentos contra el desmantelamiento de la industria, la problemática pesquera, y sobre todo, la situación agraria con la necesidad decimonónica de su reforma estructural, son constantes a lo largo de sus páginas. En consecuencia, prolifera un extenso tratamiento de la realidad que este subdesarrollo constatado produce sobre las posibilidades de los andaluces como personas y pueblo. Así, las situaciones de paro y emigración resultan ser las más recordadas por su significada repercusión popular, y junto a ellas, el drama del mundo jornalero como constante decimonónica del pueblo andaluz. En este marco que describimos, son significativos los artículos sobre la repercusión de los grandes acuerdos económicos y sociales de Estado. La exposición de alternativas a las lacras sociales que el subdesarrollo andaluz padece, entre otras cuestiones, por el abandono al que se encuentra sometido por parte del « centralismo ». No se critica tanto al capitalismo como sistema de producción, sino a los perjuicios que provoca en su desarrollo irracional, así como su aplicación fuertemente centralizada sin margen a procesos algunos de decisión para unas élites regionales. Grupos estos que abogarán por la descentralización de unos macro proyectos de Estado que sólo benefician al llamado triángulo de desarrollo económico del Franquismo, y para el que los andaluces representan sólo mano de obra fácil y barata.

49De otra parte, y como una buena parte de las publicaciones ajenas a las élites del régimen, La Ilustración Regional sufre los efectos de la Dictadura. El número seis de la revista resultará secuestrado por la autoridad gubernativa, pero la medida es contestada desde el ejemplar siguiente de la publicación, de forma que los argumentos oficiales podemos deducirlos por la respuesta editorial que se ofrecerá.

Conclusiones

50Resumimos pues, afirmando que no se trata de una publicación más, aunque su existencia tiene elementos comunes con otras de su época. Más bien, no esconde su empeño por diferenciarse de otras revistas de la época, en la pretensión de ocupar el espacio que algunas publicaciones de Estado dejan con respeto al abordaje específico del tema andaluz. Pese a su intencionalidad a la hora de representar un estímulo crítico en las conciencias de un pueblo invadido por tópicos, resulta parca en sus objetivos y formas, lo cual desvela los orígenes burgueses que esconde su Consejo de Redacción y Administración. Se presenta como una revista también técnica y documentada que, lejos de la crítica fácil al régimen busca soluciones de futuro a los problemas andaluces con la complicidad del lector.

51La propia existencia de la revista nos va a ayudar a comprender mejor la existencia de un cierto renacimiento de la oposición tecnocrática al Franquismo, en una sociedad como la andaluza, donde la reflexión regionalizante sobre su propia realidad no ha sido una constante histórica. Fundamentalmente, estamos ante una empresa de comunicación al margen de sectores cercanos o amparados por el régimen, no exenta de un alto interés romántico que se aprovecha de los resquicios legales de la Ley de 1966 para constituirse en una plataforma documentada de reflexión y oposición en el ámbito regional. En cierta medida también es un vehículo para la autopromoción de unas élites regionales que, mediante prensa escrita, aspiran a ser una plataforma cultural a favor de las manifestaciones más genuinas de la identidad andaluza, sin caer por ello en una exaltación del pasado o querer construir aspiraciones nacionalistas. Más bien, este regionalismo, aún incipiente pero que brotará en el proceso autonómico al hilo de la Constitución, responde más a una lógica descentralizadora de la tecnocracia franquista (en plena expansión por el desarrollismo) que a una concepción política de la misma.

52La necesidad de una reforma del régimen desde dentro empujará a un reducido sector hispalense a iniciar un medio de comunicación en el deseo de recabar apoyos, sensibilizando con ello y marcando el camino a una élite burguesa que se siente comprometida con los designios de Andalucía, y sobre la que quiere ocupar un papel privilegiado al menos, o una buena posición ante los posibles hechos que pudieran darse en la España inmediata. En paralelo a otras experiencias del país, la experiencia de La Ilustración Regional representó un importante esfuerzo de reflexión y divulgación. Entre la crítica y la didáctica, la cabecera no escondió problemas pero proyectó la necesidad de solución desde el diálogo, el consenso y, con algo que tampoco hizo por ocultar: una democracia es modernidad europea y ésta significa elecciones libres. El repaso a la prensa de entonces, de la que La Ilustración Regional es un buen ejemplo, nos ayuda a comprender por qué habrá más tarde reforma y no ruptura, ya que las élites tecnocráticas del tardofranquismo comienzan a percibir de forma más definida la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos y sobrevivir a las transformaciones político-institucionales que se avecinan.

53Este regionalismo funcional tardofranquista, incentivado en principio a través de la propuesta mancomunal que permitía la nueva Bases de Régimen Local, crea un conjunto de imágenes y discursos, así como nuevas lecturas sobre el pasado y el presente las cuales, sin negar el nacionalismo español, impulsan el surgimiento de una demanda administrativa de índole territorial que tomará naturaleza democrática con la Constitución y su Estado de las Autonomías. Como consecuencia, el discurso del agravio comparativo se convertirá en uno de los argumentos persuasivos más recurrentes, sobre el cual cabe matizar, al menos ante el hecho catalán, una fuerte y recíproca interacción sociológica derivada de la gran presencia de andaluces emigrantes en aquel territorio.

54Desde la puesta en marcha de la política desarrollista del régimen franquista se potencian los polos de desarrollo económico y algunas élites locales abrazaron, mediante postulados académicos e intelectuales, nuevas fórmulas y reflexiones útiles para una nueva gestión descentralizada del poder público y del desarrollo económico: con carácter regionalizador y/o local. Esta dimensión favoreció la idea y el diseño, tanto de la novedosa unidad territorial con escala andaluza, como de proyectos, reflexiones e iniciativas acordes con la misma y, en paralelo, el logro de propuestas para una objetiva mejora de las condiciones sociales y económicas.

Haut de page

Notes

1 El presente estudio es un avance de un trabajo de investigación más profundo que realizamos sobre la cabecera en cuestión. Un primer avance del autor en: « La revista La Ilustración Regional y la emergencia de la conciencia autonómica en la Andalucía del tardofranquismo (1974-1975) », en Actas del Congreso la Transición de la dictadura franquista a la democracia, Barcelona, CEFID-UAB, 2005, pp. 504-512.

2 CHECA GODOY, A., Historia de la prensa andaluza, Sevilla, Fundación Blas Infante, 1991, pp. 447-491. De igual forma, a falta de un censo de fondos hemerográficos de Andalucía, las Guías de las hemerotecas municipales y provinciales constituyen un importante suministro de fuentes de donde iniciar numerosas investigaciones.

3 Son escasos los trabajos que analizan la relación prensa andaluza y tardofranquismo. Cfr.: LOMAS TRUJILLO, Mª. del C.; NUÑEZ DE CASTRO, Mª. V.; ROMERO BLANCO, Mª. D. y VERA, Mª. T.; « El referéndum de la Ley para la Reforma Política en el diario SUR (Málaga 1976) », en Actas del IV Congreso sobre el Andalucismo Histórico, Sevilla, Fundación Blas Infante, 1990, pp. 459-471; HERNÁNDEZ BRU, V. J., « Medios de comunicación del Estado: la tardía transición de la prensa en Almería », en QUIROSA-CHEYROUZE Y MUÑOZ, R. (Coord.), en Actas del II Congreso Internacional Historia de la Transición. Los inicios del proceso democratizador, Almería, Universidad, 2005 (formato CD); MEDINA CASADO, M., « La Gran Enciclopedia de Andalucía (1979-1982) », en Actas del X Congreso sobre el Andalucismo Histórico, Sevilla, Fundación Blas Infante, Sevilla, 2003, p. 265; SARRIÁ GÓMEZ, C., « Diario Sol de España. Primer diario “independiente” en Andalucía durante el franquismo », en Actas del III Congreso de Historia de Andalucía. Andalucía Contemporánea, Vol. IV, Córdoba, Caja Sur, 2003, p. 659; REIG, R., « Revistas andaluzas contemporáneas (1974-1993): pequeñas historias de un gran fracaso », en Ámbitos. Revista Andaluza de Comunicación, (1), Sevilla, 1998, p. 253; de este mismo profesor: « Las revistas andaluzas de la transición (1974-1979) y el caso de Algarabía », en Revista de Estudios Andaluces, (7), 1991, pp. 63­83; así como: RAMOS ESPEJO, A., « Represión, periodismo e imagen de Andalucía (de la dictadura a la democracia) », en Actas del II Congreso de Historia de Andalucía. Andalucía Contemporánea, Vol. IV, Córdoba, CajaSur, 2003, p. 659. Del mismo modo: RUIZ ROMERO, M., Tiempos de cambio: Andalucía hacia la Transición autonómica. Sociedad, partidos políticos e instituciones, Sevilla, Ateneo-Universidad, 2008; « Formación y socialización del discurso autonomista: prensa andaluza y Transición », en Ámbitos. Revista Internacional de Comunicación, (18), 2009, pp. 237-256; « Conquistando la libertad. Del desarrollismo franquista al Estatuto de Autonomía (1966-1982) », en LABIO BERNAL, A. (dir), Estructura, historia y contenidos del periodismo gaditano. De sus orígenes a la actualidad, Cádiz, Quórum editores, 2009, pp. 505-563.

4 Durante el tardofranquismo, Andalucía cuenta con 9 cabeceras que pertenecen a la Cadena de Prensa del Movimiento del total de 36 que conformarán este grupo comunicativo del Estado hasta 1977. A razón de un rotativo (como mínimo) por provincia [Córdoba, Jaén, Odiel (Huelva), Patria (Granada), La Voz de Almería, La Voz del Sur (Jerez), La Tarde, Sur (ambos de Málaga) y Sevilla]. Andalucía poseería 9 medios: en concreto, el 25%. Un porcentaje que demuestra una saturación de contenidos oficiales que, por otra parte, se encuentran « heredados » y disponibles en manos políticas del Gobierno. Algo que, como veremos será tenido muy en cuenta ante el 28F de 1980 por el gobierno de UCD. Precisamente, con la desaparición de este último nace en 1976 Suroeste con la pretendida y ambiciosa vocación de ser el primer intento, a la postre frustrado, de constituir un « Diario Regional de Andalucía ». Llegado 1984, este conjunto de medios serán subastados (como ha documentado el profesor Montabes Pereira), y tres cabeceras calificadas como deficitarias, pasarán a empresas cercanas a « la óptica política del PSOE » (Córdoba, Jaén y La Voz de Almería ­ a las empresas: Norinfor, Reinex, Novotécnica, Mundicom); o bien se clausurarán aquellas para las que no se logra un nuevo propietario (Patria y Suroeste en 1983, así como Odiel y La Voz del Sur en 1984) o bien, en su aislado ejemplo de rentabilidad, el diario Sur pasará a manos de trabajadores y suscriptores (Prensa Malagueña). Cfr. MONTABES PEREIRA, J., La prensa del Estado durante la transición política española, Madrid, CIS, 1989, pp. 40-41 y ss.

5 Sobre las revistas del momento: ALTED, A. y AUBERT, P. (Eds.), Triunfo en su época, Madrid, Casa de Velázquez-Ediciones Pléyades, 1995; FORMENT, A., José Martínez: la epopeya de Ruedo Ibérico, Barcelona, Anagrama, 2000; GELI, C. y HUERTAS, J. Mª., Las tres vidas de Destino, Barcelona, Anagrama, 1991; GONZÁLEZ CASANOVA, J. A., La revista “El Ciervo”. Historia y teoría de cuarenta años, Barcelona, Península, 1992; MUÑOZ SOTO, J., Cuadernos para el Diálogo (1963-1976). Una historia Cultural del segundo franquismo, Madrid, Marcial Pons, 2006. Como síntesis la copiosa obra: FONTES, I., y MENÉNDEZ, M. A., El Parlamento de papel. Las revistas españolas en la Transición democrática, Madrid, Asociación de la Prensa (dos tomos), 2004.

6 Cfr. RUIZ ROMERO, M., « La prensa de Andalucía durante la Transición », en Ámbitos. Revista Andaluza de Comunicación, (1), Sevilla, 1998, p. 251.

7 Estaba dirigida Torneo por Francisco Romero Villagrán, cuenta entre sus colaboradores habituales a: José Luis López, Juan Fabián Delgado, Rodríguez de la Borbolla, Manuel Barrios, Isidoro Moreno, Pilar del Río, Sánchez Traver, Tomás Iglesias; Rioja como dibujante y, entre otros, Pablo Juliá como fotógrafo. Junto a ellos, Ignacio Romero de Solís, como Jefe de los Servicios Informativos. Muchos de estos nombres a la postre, conocidos profesionales de la comunicación o miembros de la élite política andaluza.

8 Cfr. RUIZ ROMERO, M., « Prensa sevillana y transición. El caso de ABC edición hispalense », en RUIZ ACOSTA, Mª. J. y REIG, R., (Coord.) Sevilla y su prensa: Aproximación a la historia del periodismo andaluz contemporáneo (1898-1998), Sevilla, Universidad de Sevilla, 1998, pp. 129-168.

9 Sobre la vida y obra de este sacerdote, Cfr LORCA, A., José María Javierre, la sonrisa seductora de la Iglesia, Sevilla, Sígueme, 2010.

10 REIG GARCÍA, R., « Las revistas andaluzas en la transición (1974-1979) y el caso de `Algarabía », op. cit.; donde puede verse una introducción de carácter general de las revistas de la transición andaluza. En la presentación del número cero se define al nuevo semanario como andaluz para Andalucía. Cfr. la presentación en Málaga en Sur y Sol de España, 7-II-1979; así como la celebrada en Sevilla Nueva Andalucía, 2-III-1979.

11 Antonio Guerra será su Director. Cfr. Sección El politicón en Suroeste, 26-XII-1978.

12 En este supuesto debiéramos incluir la cabecera Federación, publicada desde 1977 a 1978 por la Federación de Partidos Socialistas, a la que pertenecen entre otros PSP y PSA.

13 Durante la campaña para las elecciones generales de 1979 se anuncia la presentación del primer número del periódico del PTA, que se dice, posee una tirada de 50.000 ejemplares. Cfr. El Correo de Andalucía, 7-II-1979.

14 De este autor: « Prensa política en la Transición. Andalucía según El Socialista (1977-1982) », en Ámbitos. Revista Andaluza de Comunicación, (7-8), Sevilla, 2002, pp. 281-304.

15 El anuncio de la publicación carlista en ABC (entiéndase siempre edición de Sevilla), 29-III-1977, p. 64.

16 Cfr. del autor de este trabajo: “Andalucía Libre”. Una revista andaluza de la Transición. Índice bibliográfico, Sevilla, Grupo de Investigación Estructura, Historia y Contenidos de la Comunicación, 2000; así como « Los intentos de una cabecera regional en Andalucía: la revista Andalucía Libre (1977-1982) », en Latina de Comunicación Social, (38), 2001. (Disponible http://www.ull.es/publicaciones/latina/2001/latina38feb/126ruiz.htm)

17 VOZ OBRERA, Cuatro años de historia del movimiento obrero en Málaga, Málaga, Bandera Roja, 1978. En esta misma línea y dentro del ámbito del Partido Comunista de España en Málaga: NADAL SANCHEZ, A., y BARRANQUERO TEXEIRA, E., Prensa y Transición política: “Venceremos”. 1975-1976, Málaga, 1982.

18 Cfr. REIG, R., « Revistas andaluzas contemporáneas (1974-1993): pequeñas historias », op. cit., p. 253. Puede también consultarse como visión generalizante y, por ello, de breve contenido para cada uno de los medios del periodo: CHECA, A., Historia de la prensa…, op. cit.

19 La Ilustración regional (en adelante ILR), (1), septiembre de 1974, p. 5.

20 Su depósito legal es: M 28.642-1974.

21 ILR, (4), diciembre de 1974, p. 5. Se trata de un destacado publicado entre las Cartas al Director y con el título del mismo nombre de la sociedad.

22 Se hace constar en el destacado que ninguno de los accionistas posee una participación superior al 10 por ciento del capital social, a la vez que se presenta un balance entre activo y pasivo que equilibran un total de 4.301.645 pesetas.

23 Por Decreto de la Presidencia del Gobierno 1.705/1972 de 22 de junio (BOE, núm. 161, 6 de julio), sería nombrado director del Instituto de Desarrollo Regional adscrito a la Universidad de Sevilla, dirigida entonces por Manuel Clavero Arévalo. Sobre la citada entidad puede consultarse: YÑIGUEZ OVANDO, R., « La vocación del Instituto de Desarrollo Regional », en Actas del VIII Congreso sobre el Andalucismo Histórico, Sevilla, Fundación Blas Infante, 1999, pp. 511-520
García Añoveros, venía siendo también Presidente de SODIAN y representante del Consejo Superior de Cámaras de Comercio. Industria y Navegación de España en la Conferencia Permanente de las Cámaras de Comercio e Industria de la Comunidad Económica Europea. Comprometido con los valores democráticos participo durante el tardofranquismo en Unión Socialdemócrata Española (USDE), que lideró Dioniso Ridruejo hasta su muerte en 1975, integrándose estas siglas en el PSLA de Clavero durante 1976. Sobre su trayectoria académica y profesional, así como labor al frente del Instituto del también más tarde Ministro centrista: YÑIGUEZ OVANDO, R., Biografía Académica de Jaime García Añoveros, Memoria inédita de suficiencia investigadora, noviembre de 1996.

24 Fue Secretario del Ateneo de Sevilla y redactor de unos de los anteproyectos estatuarios para Andalucía durante la II República en compañía de quien entonces sería futuro Ministro, Manuel Giménez Fernández. Al respecto: RUIZ ROMERO, M., « Discurso y estrategias republicanas en el mensaje del Andalucismo Histórico », en Actas del Congreso sobre Nicolás Salmerón. A propósito del centenario de Unión Republicana de 1903, Almería, Universidad, 2003 (formato digital).

25 Profesor de Derecho del Trabajo y jurista de reconocido prestigio, Magistrado del Tribunal Constitucional en 1992 y hoy Consejero de Estado.

26 Abogada. En 1974, ingresó en la Federación de Partidos Demócratas y Liberales, integrándose después en el Partido Demócrata de Andalucía que posteriormente se integró en la Unión de Centro Democrático. Diputada de UCD por Sevilla (1977-1982). Ministra de Cultura (1981-1982). Alcaldesa de Sevilla (1995-1999). En 2004 fue elegida Senadora y desde 2008 Diputada en Cortes del Partido Popular por Sevilla.

27 Marqués de Salvatierra, marido de Soledad Becerril. Miembro de la Academia Sevillana de Buenas Letras. Hermano Mayor de la Maestranza de Caballería de Ronda.

28 Historiador y Catedrático de Economía. Consejero de Estado durante la II República. A finales del Franquismo será responsable de la Sección de Hacienda del Instituto de Estudios Políticos y asesoría técnica del Banco Urquijo.

29 Catedrático de Derecho Mercantil en la Universidad de Madrid donde fue Decano de la Facultad de Derecho entre 1968 y 1971. En 1971 fue nombrado Decano de la primera Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales creada en Sevilla. Abandonó momentáneamente su cátedra para ser Subsecretario de Educación y Ciencia durante el primer gobierno de la democracia (1975-76). Entre 1982 y 1991 fue miembro del Consejo del Banco de España y en 1992 fue nombrado Comisario General de la Exposición Universal de Sevilla.

30 Licenciado en Derecho y Teología y profesor de la Escuela Diocesana de Teología de Sevilla.

31 Tanto él como su hermano Álvaro, podrían tratarse de los hijos del conocido torero del mismo nombre, famoso por su apoyo a la causa fascista con Queipo de Llano.

32 Ingeniero agrícola, conocido aficionado al mundo de los toros, vinculado al PCE, Más tarde a Izquierda Unida, y futuro Presidente de la Comunidad de Regantes del Viar y Vocal del Consejo Nacional Del Agua en 1991.

33 Futuro Director General de Cooperación Económica de la Junta de Andalucía en 1985 y Director del Instituto de Promoción Industrial de Andalucía (IPIA).

34 Persona vinculada a importantes empresas económicas.

35 El balance ahora entre activo y pasivo representa un total de 5.112.540,2 pesetas. Cfr. ILR, (15), p. 39.

36 A lo largo de los diferentes números se irán añadiendo nuevos nombres tales como Jumar, Mario, A. Becares, José Julio, Arana, Carlos Ortega, Armando López Murcia, Mullor, Espejo, Ricardo Martín o Jesús Nuño (según se nombran). Se hará también mención a los responsable del diseño, de las ilustraciones y de quien confecciona la cubierta. Se hace constar además, la empresa responsable de la publicidad: Imán, con sede en Sevilla.

37 Este veterano periodista sustituirá al citado Fernández Millán. Cfr. CHECA GODOY, A., Antonio Ramos Espejo: un periodista para un pueblo, Sevilla, Alfar, 2008.

38 De este primer Presidente de la Junta y del autor de este trabajo: Cfr. Política y Administración Pública en el primer Gobierno Preautonómico de Andalucía. La gestión de Plácido Fernández Viagas al frente del ente preautonómico, Sevilla, Instituto Andaluz para la Administración Pública, 2000, así como Plácido Fernández Viagas Presidente y juez: prensa, Parlamento y justicia democrática, Sevilla, IAAP, 2004.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Ruiz Romero, « Anticipando la Transición en Andalucía. La Ilustración Regional (1974-1976), una revista profética », El Argonauta español [En ligne], 7 | 2010, mis en ligne le 15 juin 2010, consulté le 27 juillet 2017. URL : http://argonauta.revues.org/462 ; DOI : 10.4000/argonauta.462

Haut de page

Auteur

Manuel Ruiz Romero

GREHCCO (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla)
Doctor en Historia Contemporánea especializado en Comunicación Institucional y Marketing político y doctorando en Ciencias Políticas y Sociología. Perteneciente al Grupo de Investigación en Estructura, Historia y Contenidos de la Comunicación de la Universidad de Sevilla (HUM-616). Miembro del Centro de Estudios Históricos de Andalucía y de la Asociación de Historiadores de la Comunicación. Dirección electrónica: mruizromero@ono.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org