Navigation – Plan du site
Livraison juin : Être journaliste dans l’Espagne des Lumières
Le complément de El Argonauta español (juin 2009)

De editores a periodistas: hacia el periodismo contemporáneo en Inglaterra

Elías Durán De Porras

Résumés

Le XVIIIe siècle est une période de grands changements dans tous les domaines de la vie anglaise. L’espace public croît avec le siècle et la société dans son ensemble commence à prendre part à la vie politique du pays. La presse et les journalistes qui la servaient jouèrent un rôle déterminant dans ce phénomène. L’évolution, au fil du siècle des Lumières, de la profession journalistique et du travail des tous premiers gazetiers est un intéressant exemple pour observer les changements qui se sont opérés dans les relations entre les hommes politiques, les aristocrates, les journalistes et les lecteurs.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 ASPINALL, Arthur, « The social status of journalists at the beginning of the nineteenth century ». (...)
  • 2 Para estudiar las conexiones whigs con la prensa y la relación The Morning Chronicle -Brougham pued (...)

1« Prefiero envenenar a la pobre gente con ginebra que con periódicos ». Esta frase escrita por Sir Walter Scott a un amigo y recogida por Arthur Aspinall1 demuestra la mala fama que tenía la prensa a comienzos del siglo XIX a ojos de un destacado intelectual. Y no era el único. Henry Brougham, político whig que prestó sus servicios al Morning Chronicle a comienzos del XIX, refirió que escribir en los periódicos era « un trabajo sucio, como tantos aquellos producto de la necesidad »2. Infinidad de estos testimonios pueden encontrarse a lo largo del siglo XVIII y comienzos del XIX. Los periódicos eran entendidos por muchos como un signo pernicioso de los tiempos y trabajar en ellos algo despreciable.

  • 3 BLACK, Jeremy, « Parliament, the Press and foreign Policy », en Parliament and the Press, 1689-c.19 (...)

2La mala fama de los periodistas en las primeras décadas del XIX se debió al papel de sus colegas del XVIII, cuando se consideraba aún que el único medio respetable para opinar sobre política eran los ensayos en revistas políticas o literarias que habían sustituido a los panfletos decimonónicos3. Mientras, los diarios eran repudiados por la gente que trabajaba en ellos (tanto por sus orígenes sociales como por la forma de ganarse un jornal), lo tendenciosas y partidistas que eran sus noticias y lo infames que eran sus prácticas.

3Esta opinión fue compartida por los primeros historiadores de la prensa inglesa, que a menudo solían ensalzar algunas de las grandes figuras de comienzos del XVIII, como Daniel Defoe o Johnathan Swift, y denigraban a sus sucesores. La historiografía más reciente ha cambiado la visión de aquellos periodistas gracias a los estudios sobre la prensa de la época de Sir Robert Walpole y de la Reina Ana I, que han demostrado que los periodistas de entonces, prestigiosos o no, eran tan sobornables y maleables como los de la época de Pitt y Addington. Y si a comienzos del XVIII escribían Jonathan Swift, Daniel Defoe y Joseph Addison, un siglo después lo hacían plumas tan destacadas como Samuel T. Coleridge, Charles Lamb y William Wordswood. Todos ellos con los mismos problemas que han acompañado siempre a la profesión: su independencia de los intereses políticos y empresariales.

4El objeto del presente trabajo es presentar cómo se desarrolló la profesión periodística a lo largo del XVIII y cómo se pasó de un incipiente negocio editorial, en el que apenas había periodistas o al menos no tenían peso en la decisión de los contenidos o líneas editoriales, a potentes cabeceras regidas no por meros impresores u hombres de letras, sino por periodistas que habían empezado desde abajo en el negocio como James Perry, John Bell y William Woodfall. Con ellos se llegó a un punto de inflexión en el que el modelo antiguo expiró para ver surgir una nueva prensa que luego vivió su edad de oro en el XIX.

I - 1ª Etapa. Panfletistas y políticos

  • 4 HANSON, L., Government and the Press, 1695-1763, Oxford, 1967, pp. 92 y 146.
  • 5 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole. A study of the Origins of the Modern Engl (...)

5El primer cuarto del siglo XVIII puede considerarse la época de los panfletistas y los políticos. Los panfletos, lejos de tener el mal significado que tienen hoy, eran la más elevada forma escrita de transmitir ideas. El resto de la prensa estaba compuesta por periódicos en sus diferentes formas (semanarios, trisemanarios, diarios, mensuales, etc.), donde se publicaba una miscelánea de noticias y anuncios que no tenían prestigio alguno o atraían a otro tipo de público4. El periodismo de entonces prácticamente carecía de profesionales dedicados en exclusiva y no había redacciones como las que conocemos hoy. Por consiguiente, los periodistas, término que ya se usaba en la época de la reina Ana I (1702-1714)5, eran unos « free-lance » que trabajaban de manera ocasional y que además lo hacían bajo seudónimos para evitar las leyes por libelo. A pesar de ello aparecieron las primeras muestras de una incipiente estratificación de su trabajo, como veremos más adelante.

  • 6 Ibid., pp. 100-106.
  • 7 « La palabra periodista, lejos de significar lo que es hoy, un miembro de una profesión reconocida, (...)
  • 8 SIEBERT, Frederick S., Freedom of the Press in England, 1476-1776: The Rise and Decline of Governme (...)

6Los más relevantes escritores estaban al servicio de un mecenas, en su gran mayoría políticos aristócratas, y hacían de canal entre ellos y los diarios que patrocinaban6. Era algo que no se veía como un signo de corrupción como posteriormente sería visto en el XIX7. Para los escritores era muy difícil vivir del público o de la publicidad del medio, como ocurriría a finales del XVIII, por lo que era normal que alquilasen sus talentos con fines políticos tal y como se había hecho desde siempre8. Daniel Defoe, Jonathan Swift, Joseph Addison, Richard Steele, William Arnall, Henry Fielding, Tobias Smollett y Samuel Johnson fueron los más representativos.

  • 9 HANSON, L., Government and the Press, 1695-1763, op. cit., p. 3.

7Con estos escritores la prensa pasó de ser un mero observador a una seria influencia. Los periódicos se metieron en política y la Administración empezó a temer no poder controlarlos. Era una época donde el poder político, después de la Revolución Gloriosa y con unos monarcas cada vez más frágiles debido a una oposición jacobita muy asentada, se tambaleaba, y se veía con verdadero temor el ascenso y poder de las nuevas publicaciones. Pero el mismo sistema los necesitaba. Los parlamentarios eran elegidos cada tres años y tenían que buscar recursos para mover conciencias. Sólo entre 1694 y 1714 hubo 10 elecciones y el papel del profesional panfletista se hizo imprescindible. Su protagonismo era a veces incluso mayor que el de muchos políticos, que pronto aprendieron que si querían mantener su hegemonía debían poner cortapisas a la prensa9.

  • 10 DOWNIE, J. A. Robert Harley and the Press: Propaganda and Public Opinion in the Age of Swift y Defo (...)

8Los mejores ejemplos de la relación entre políticos y la prensa de la época lo representan las figuras de Robert Harley y Sir Robert Walpole. El primer conde de Oxford fue Speaker de la cámara de los comunes y ministro. Hombre sólo fiel a sí mismo, se ganó la desconfianza entre los dos partidos, aunque siempre fue más cercano a los tories. Interesado en dominar la opinión pública y construirse un prestigio entre los electores, puso a su servicio a Daniel Defoe, Jonathan Swift, entre otros grandes escritores de la época10.

  • 11 ROGERS, Pat, « Defoe´s Distribution Agents and Robert Harley », en The English Historial Review, CX (...)

9Como es bien sabido, al comienzo de su carrera, Daniel Defoe servía a sus ideas whigs y era tenido en gran estima por su famoso panfleto The True-born Englishman (1701). En el reinado de Guillermo III fue recompensado con varios cargos en la administración y se convirtió en su panfletista estrella. Pero su alegría duró poco. Otro de sus ensayos, The Shortest way with Dissenters (1702), le llevó a la cárcel por su irónico ataque a la Iglesia y a los tories, que ya se estaban moviendo para contraatacar tanta propaganda rival. Es en dicha ocasión cuando se cruza Robert Harley en su vida. El político conocía bien el trabajo de Defoe y había adivinado la importancia de contar con escritores de su prestigio para hacer despegar su carrera política. La relación con Defoe fue clave a dos niveles. En primer lugar le encargó la misión de escribir y llevar The Review, donde contribuyó de manera intensa entre 1704 y 1713, pero además le pidió que le organizara toda una cadena de agentes por toda Inglaterra, que no sólo esparcirían las ideas del político escritas por el autor de Robinson Crusoe a través de panfletos y periódicos, sino que además enviarían noticias al conde de Oxford sobre cómo estaba la opinión pública y la política en sus respectivas comarcas. Un primitivo servicio de inteligencia clave para un político que nadaba entre dos aguas11.

  • 12 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 331.

10Defoe también sirvió a Sydney Godolphin, compañero de Harley, un tory muy cercano a los whigs. Con él volvió a sus raíces políticas aunque siguió trabajando para los tories de manera esporádica si había dinero de por medio y si las ideas no le incomodaban12. Para defender las ideas de los suyos no dudó en colaborar con el Daily Post, donde publicó su Robinson Crusoe a lo largo de 65 números, y, en 1720, con el Whitehall Evening Post , donde se enfrentaría a la fuerte prensa jacobita que representaba Mist´s Weekly Journal y al resto de la oposición presente en Mercurius Politicus.

  • 13 SIEBERT, Frederick S, Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit., p. 326.
  • 14 SWIFT, Jonathan. Journal, (June 30, 1711), citado por FOX BOURNE, H. R., Chapters in the History of (...)

11El caso de Jonathan Swift también es muy destacable para conocer las conexiones entre los políticos y los periodistas. Al comienzo de su trayectoria era considerado un whig gracias a su famoso A Discourse on the Contests and Dissentions in Athens and Rome (1701). Pero sus creencias no encajaban con un partido que mantenía un paulatino enfrentamiento con las autoridades religiosas. En octubre de 1710 también fue reclutado por Harley para el que escribiría varios panfletos en el Examiner y The Gazette13. En 1711 dejó la publicación, según él, porque no quería trabajar de manera anónima, no le gustaban los enfrentamientos políticos y porque las enemistades le habían hecho la vida imposible. En realidad siguió trabajando pero para otras publicaciones14.

  • 15 SIEBERT, Frederick S, Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit., pp. 335 y 308-14. El hi (...)
  • 16 GRIFFITHS, Dennis, Fleet Street, Five hundred years of the press. London, British Library, 2006, p. (...)

12Es curioso comprobar cómo algunos historiadores han disculpado a Swift y Defoe de su servilismo hacia el poder y en cambio han criticado prácticas posteriores de otros grandes periodistas. Del autor de Gulliver dice Frederick Seaton Siebert que fue fiel a sus convicciones y que sólo se desencantó con los tories cuando no fueron recompensadas sus aspiraciones en la administración. No es un hecho muy loable que digamos, sobre todo cuando el propio autor cita que el papel de Swift fue clave para que se dictase la Stamp Act que supuso el fin de varias publicaciones15. Con Defoe ocurre igual y ha llegado a ser denominado el « padre del periodismo inglés »16.

  • 17 HUNT, Frederick Kight, The Fourth Estate: contribution towards a history of newspapers and of the l (...)

13Tampoco tienen sentido las críticas de Fox Bourne y Knight Hunt, que en un intento de ensalzar la prensa de masas de mediados del XIX critican la que realizaban sus antecesores. A Defoe le reprochan su escasa moral y cinismo por la siguiente afirmación: « En mi parecer y como principio de mi conducta, me son ajenos los motivos por los que los Ministros de Su Majestad me emplean, y mi deber es ir con cada Gobierno, siempre que no vaya contra la Constitución o las leyes de libertad de mi país ». Para los dos autores el autor de Robinson Crusoe no tenía ética alguna porque consideraban que un periodista no podía escribir « en contra de sus principios »17. Es incuestionable que sobre estos grandes historiadores pesaba el nuevo papel de la prensa de masas decimonónica.

  • 18 HANSON, L., Government and the Press, 1695-1763, op. cit., pp. 93-94.
  • 19 BARKER, Hannah, Newspapers, politics and English Society, op. cit., p. 99.

14Laurence Hanson ha sido el que quizás ha tenido más mesura y ha representado a Defoe como un hombre de su época que sólo quiso servirse de su poder de convocatoria18. Como hemos expresado antes, vivir de la literatura era casi imposible y los escritores caían en estas prácticas. Hannah Barker ha demostrado con sus trabajos que en el XVIII el periodismo era una profesión « casi furtiva, mal pagada y propia de clases bajas » y autores como Defoe ocultaban que escribían en diarios como el Mist´s no sólo por su línea editorial, sino por la imagen que se tenía de la publicación y del trabajo que desempeñaban aquellos incipientes periodistas19.

  • 20 De Steele son conocidos sus aportaciones en Daily Courant, The Gazette, Guardian y Englishman y en (...)

15No hemos querido incluir con Defoe y Swift a Steele y Addison, grandes figuras también en su época. El motivo es que ambos participaron en las más altas esferas políticas, es decir, eran juez y parte. Richard Steele, que trabajó tanto para Harley como para whigs y tories, acabaría dejando el periodismo activo para incorporarse a la cámara de los comunes. El segundo no estaba unido a ningún sistema de patronazgo y su trabajo fue compensado con un puesto de diplomático que le permitió viajar por toda Europa y posteriormente una subsecretaría de Estado y un puesto en el Parlamento20.

  • 21 En el Craftsman podía leerse el 13 de mayo de 1727, « hay quienes se sorprenden al saber que un hom (...)
  • 22 Es muy interesante lo que apunta Simon Varey en su reseña « Revisiting a Masterpiece: Goverment and (...)
  • 23 Addison en Tatler, 21 de mayo de 1709, y Spectator, 7 y 8 agosto 1712. Citado por FOX BOURNE, Chapt (...)
  • 24 BLACK, Jeremy, The English press, 1621-1861, Stroud, Sutton, 2001, p. 11.
  • 25 Ver el libro de DOWNIE, J. A., Robert Harley and the Press, op. cit. El autor explica como Steele s (...)

16Es necesario significar, pues, que Defoe y Swift, entre otros grandes escritores que llenaron con sus obras las publicaciones de la época, no eran periodistas en sí mismos. Muchos eran nobles que servían a sus intereses con la sorpresa de sus semejantes21mientras que otros, como los citados anteriormente, poco tenían que ver con el negocio editorial. Para la mayoría era un trabajo ocasional, una colaboración más dentro del panorama literario inglés; la más baja si cabe. Quizás por eso lo hacían con seudónimos o quizás por ser identificados con determinadas líneas de pensamiento22. Muchos de ellos, asimismo, no se sentían periodistas como tales. Las impresiones de Addison son muy reveladoras sobre este aspecto. El escritor denominaba a esos primeros gacetilleros en The Tatler « news-writers », « post men » o « post boys », y sostenía que su función era compilar todo tipo de material para los lectores de los coffee-houses, « que siempre están ansiosos de noticias nuevas, dándoles igual que sean victorias o derrotas y leen con igual interés las salidas y retornos a Versalles de la corte francesa ». « Son hombres de voraz apetito pero sin gusto y prestan igual atención tanto a las noticias como a los anuncios », refiere de aquellos primeros lectores de prensa23. Como puede verse, existía poca consideración por el trabajo de los trabajadores de las exiguas redacciones de entonces y no existía identidad de grupo en el ejercicio periodístico24. Hay un ejemplo claro con las relaciones de Steele con el impresor del Daily Courant, Samuel Buckley25.

  • 26 DUNTON, John, Life and errors of John Dunton, citizen of London (Edited by Nichols, J.), 1818. Este (...)
  • 27 FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., Vol. I., pp. 63-66.

17A pesar de las críticas26, las aportaciones de estos primeros periodistas fueron muy relevantes, si no en el desarrollo empresarial de los medios, sí en sus contenidos y en ellos existía una verdadera intención de formar a los lectores y de acercar el saber a sus fieles seguidores en el más puro estilo enciclopedista. En el caso de Defoe, sus escritos lograron hacer de The Review una publicación muy apreciable, que demostró que podía estar por delante de los panfletos. A diferencia de productos similares, la llenó de asuntos políticos, tanto nacionales como internacionales, donde destacaron sus opiniones a favor de la paz y las relaciones comerciales entre Francia e Inglaterra y el Act of Union por el que Escocia e Inglaterra se unían. Ya en su primer número reflexionaba sobre la necesidad de poner en tela de juicio todo aquello que se publicaba en las gacetas y que podía confundir a los lectores. Para Fox Bourne, Defoe logró dar un salto de gigante pues introdujo un periodismo que podía ser crítico pero a la vez instructivo. Por tanto, no sólo atacó a la prensa tory representada por Flying Post y Postman desde el punto de vista político. Bajo el epígrafe Mercure Scandale llenó páginas denunciando las noticias falsas que se publicaban en esas y otras publicaciones, práctica que se extendería al resto de la prensa como un signo válido para desacreditarla ante los lectores27. También dedicó espacio a hablar de moda, asuntos cotidianos, modales, moral, etc.

  • 28 DOWNIE, J. A, Robert Harley and the Press, op. cit.
  • 29 BARKER, Hannah, Newspapers, politics and English Society, op. cit., pp. 56-61.

18Muy novedosas fueron también sus aportaciones en economía, donde intentó influir en asuntos como en la expansión del crédito nacional y el paso de una sociedad mercantilista a otra capitalista. No olvidemos que Harley tenía un puesto en la Hacienda pública28. El comercio, por tanto, era vital y atraía la atención de los anunciantes. Aunque es evidente que los productos que podían pagar los fuertes impuestos del timbre que se anunciaban no estaban al alcance de todo el mundo, sí despertaban el interés de otras clases, las burguesas, muy interesadas en saber de los gustos de la aristocracia. Y los dueños de los diarios lo sabían porque llenaban los periódicos de noticias relacionadas con las clases altas como bailes, escándalos, recepciones, cotilleos etc29.

  • 30 SCHEWEIZER, Kart W., « Parliament and de Press: A case of Sinergy », en Parliament and the Press, 1 (...)
  • 31 BLACK, Jeremy, « Parliament, the Press and foreign Policy », op. cit.

19Defoe, por tanto, no dejaba de ser un hombre de su generación que veía cómo cambiaba la sociedad inglesa. El escritor supo aprovechar la influencia de los escritos, consecuencia de la revolución Gloriosa de 1688, que provocó que la prensa expandiese las ideas parlamentarias al igual que ocurriría con Francia un siglo más tarde30. Los periódicos sirvieron para atraer la atención de los ingleses sobre asuntos que le habían sido ajenos. También para los políticos fue importante y no sólo para influir en otras clases sociales. Jeremy Black asegura que la prensa tuvo el valor « de proveer de información a los parlamentarios. Sus opiniones se basaron en lo que leían, se debatía y se asumía en las hojas impresas »31.

  • 32 Puede verse una lista de ellos y sus comentarios en BARKER, Ana, Newspapers, politics and English S (...)
  • 33 PELZER, J. y L., « Coffee-Houses of Augustan London », en History Today, octubre 1982, pp. 40-47. S (...)
  • 34 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 47.
  • 35 DUNTON, John, Life and errores of John Dunton , op. cit., Vol, 2, pp. 428-429.

20Pero para que estas ideas se propagaran tenían que existir canales y Londres los ofrecía. Los principales espacios eran los coffee-houses, que se desarrollaron en el XVII y vivieron su esplendor en el XVIII, y permitían a los caballeros acceder, por una suma de dinero y siempre que fueran bien vestidos, a un espacio donde se podía debatir, fumar, leer pasquines y prensa de todo tipo. Estos establecimientos solían tener contratados chicos que iban y venían con las noticias que corrían por la ciudad. Muchos de ellos, según refieren Defoe, Swift y Addison y un gran grupo de viajeros que visitaron la metrópoli por aquella época32, estaban adscritos a ideales políticos determinados o a publicaciones como The Tatler, The Spectator o The Guardian. Los tories y los whigs patrocinaron algunos centros y los corredores de bolsa (stock-jobbers) también hicieron de ellos sus centros de negocios33. Se calcula que para 1739 en Londres había 551 coffee-houses, 447 tabernas y 207 posadas, más un sinfín de bares, muchos de los cuales pagaban una suma anual por las publicaciones34. Los coffee-houses también daban informaciones a los periódicos, y era común ver periodistas o « news-gatherers »35en dichos sitios para recoger rumores o noticias.

  • 36 HARRIS, Bob, Politics and the rise of the press. Britain and France, 1620-1800, London, Routledge, (...)

21Para Bob Harris este fenómeno no resultó casual en un pueblo acostumbrado a las baladas y los panfletos y donde la prensa fue entendida como una continuidad. Asimismo, el gran desarrollo urbano provocó un gran interés por el comercio y los asuntos políticos, originándose una pequeña clase de artesanos y burgueses que fue creciendo con el tiempo y que entendían que interesarse por la política era un signo de los nuevos tiempos36.

  • 37 Las ventas totales de publicaciones en Inglaterra ascendían a 2,5 millones en 1713, 7,3 en 1750 y 1 (...)

22Las medidas destinadas al control de la prensa a través de los impuestos de timbre entorpecieron pero no impidieron la expansión de las publicaciones37. Los coffee-houses iniciaron la práctica prohibida de alquilar periódicos y los libreros, de los que hablaremos en breve, establecieron salones de lectura.

  • 38 DOWNIE, J. A, Robert Harley and the Press, op. cit., p. 6
  • 39 DURÁN DE PORRAS, Elías, Galicia, The Times y la Guerra de la Independencia. Henry Crabb Robinson y (...)

23Los que no podían acceder a los coffee-houses también sabían lo que se publicaba gracias a que sus puestos de trabajo se lo permitían, sobre todo a los tenderos o artesanos. Era muy común ver a hombres leyendo noticias mientras otros trabajaban y en las calles, a medida que avanzaba el siglo, cualquier ciudadano podía encontrarse con grupos de gentes que escuchaban lecturas en público38. A nadie puede sorprender por tanto, que a comienzos de la Guerra de la Independencia española muchos de los agentes ingleses en España no vieran nada raro en los grupos de españoles reunidos en público en torno a una persona que les leía gacetas, mientras que otros ingleses, conocedores del país, sabían que era un fenómeno nuevo39.

  • 40 (El primer ministro garabateador) GRIFFTH, Dennos, « Three centuries of prime ministers in the pres (...)

24Atento a ese episodio estaba otra de las grandes figuras de la política cuyas conexiones con la prensa han sido profusamente estudiadas: Sir Robert Walpole (1676-1745), el primero de la « larga lista de primeros ministros que tuvo relación con la prensa y que fue comúnmente descrito por sus oponentes políticos como the Premier Scribbler »40. Si bien su cargo era Lord del Tesoro y ministro de Economía, sus funciones eran de primer ministro y con él se articula toda una prensa gubernamental que luego será imitada por algunos de sus sucesores.

  • 41 La Stamp Act de 1725 igualaba todas las publicaciones y cubría el agujero de la de 1712, que sólo g (...)
  • 42 FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., p, 96. Walpole violaba correspondencia (...)

25Con el advenimiento de Walpole ya existía el concepto de que la prensa era un legítimo componente del sistema político como lo demuestran las referencias a su cometido y a la « opinión del pueblo ». Es evidente que el término « opinión pública » suscita muchas controversias, pero durante el siglo se fue generalizando la cultura política más allá de las elites. Sus primeras medidas fueron destinadas a corregir la Stamp Act para no ahogar a los impresores afines41. Su trabajo en este sentido estaba más destinado a entorpecer el trabajo de los impresores en vez de prohibirlos42.

  • 43 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 102. Walpole reclutó a este (...)
  • 44 Puedes citar en este caso a HORNE, Thomas: « Politics in a corrupt society: William Arnall´s defens (...)
  • 45 HARRIS, Bob, Politics and the rise of the press, op. cit., p. 16.
  • 46 James Pitt recibió un puesto en las aduanas de Portsmouth que vendería por 1.100 libras y Matthew C (...)
  • 47 ASPINALL, A., Politics and the press, op. cit., p. 66. Para conocer otros escritores que estuvieron (...)

26El político whig reclutaba y supervisaba la carrera de los periodistas que tenía bajo sus órdenes, como el caso de William Arnall, que colaboró con los principales periódicos y escribió una gran cantidad de panfletos. Incluso hay anotaciones que manifiestan que algunos de sus artículos eran dictados por Walpole en ocasiones extraordinarias43. Arnall era abogado y usaba seudónimos como Francis Walsingham. Editaba el British Journal, que dejó en 1728 para ser editor del Free Briton, uno de los más famosos diarios de Walpole. Considerado el más talentoso, infravalorado y remunerado de los periodistas en nómina de Walpole, sus trabajos para el líder whig provocaron las iras de sus compañeros en la prensa44, que los despreciaban por su escasa formación o baja condición social45. Pero Walpole sabía bien lo que se hacía pues sabía que Arnall y sus compañeros tenían una gran preeminencia entre los nuevos sectores sociales que llegaban a la esfera pública, sabían de sus gustos y su forma de hablar y aprovechaban sus talentos para mover conciencias. Sus trabajos, como el de otros tantos, eran recompensados en dinero o en puestos en la administración46. En una investigación abierta contra el político en 1742 se calculó que en 10 años de gestión se había gastado 50 000 libras en panfletos y periódicos47.

  • 48 BLACK, Jeremy, The British press, op. cit ., p. 18.
  • 49 Ambos escribían en el periódico. VAREY, Simon (Ed.), ARNALL, William. The Case of Opposition Stated (...)

27Es posible, según Black, que en la época de Walpole sea cuando los lectores comienzan a buscar noticias políticas en los periódicos y los panfletos pasen a un segundo nivel48. Las batallas con el Craftsman, fundado en 1726 por el tory Lord Bolingbroke y la oposición whig a Walpole encabezada por William Pulteney49, y el Mist jacobita atrajeron a los lectores, que presenciaron una de las primeras grandes batallas editoriales del siglo.

II - Los impresores Mist y Cave: la transición

  • 50 Simon Varey comenta que existían muchas formas de burlar esta norma pues sólo pedía el nombre de un (...)

28Hemos manifestado en el anterior epígrafe que los literatos y políticos se limitaban a colaborar o marcar la línea del medio, pero pocos hacían un verdadero trabajo de redactor o director de las publicaciones. De hecho, despreciaban ese trabajo. El peso de la redacción, del proceso periodístico de aquella época lo llevaban los impresores bajo las órdenes o no de gremios de libreros. Veremos posteriormente cómo uno de los grandes avances del XVIII fue la aparición de una « casta » de periodistas que asumieron el papel de editores con cierta independencia política o al menos como un poder paralelo y con todas las consecuencias. Pero a los pobres impresores de la primera mitad de siglo les tocó no sólo hacer rentable el negocio, sino también dar la cara en las acusaciones por libelo debido a que las leyes los hacían corresponsables50.

  • 51 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole , op. cit., pp. 65-71 y 195.

29Los libreros entraron en el negocio periodístico debido a la cantidad de posibilidades que ofrecían y por el creciente número de lectores. Trabajaban normalmente con un grupo de colegas que los apoyaban, en muchos casos desde el anonimato. Su participación en el negocio otorgó a las empresas una estructura de gestión estable y aportaron muchas novedades en el diseño, distribución y financiación. Fueron los más interesados en contratar « news-gatherers » y las redacciones empezaron a crecer y a tener jerarquía. Su presencia comenzó a comienzos de siglo y para mediados la gran mayoría de publicaciones periódicas eran de los libreros51.

  • 52 BLACK, Jeremy, The British press, op. cit., p. 65.
  • 53 THOMAS, P.D.G, « John Wilkes and the freedom of the press (1771) », en Bulleting of the Institute o (...)

30Algunos fueron muy famosos, pero la gran mayoría permanecieron en el anonimato. De hecho, no todos eran libreros, había hasta empresas como Sun FIRE Insurance Company, que tenían participaciones en algunos periódicos como British Mercury52. Pero la fuerza y corporativismo de los gremios de libreros fue creciendo y los convirtieron en un verdadero establishment, como puede verse en las revueltas wilkistas de 1760 y 1770 entre el Gobierno con el radical John Wilkes, editor del North Briton53, que recibió gran apoyo de estos gremios.

  • 54 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit. p. 30.

31Los libreros decidían la línea del medio, según afinidades políticas. Por tanto, la cadena político-escritor-impresor o librero de finales del XVII y comienzos del XVIII se había transformado poco a poco en político-librero-escritor. Poco había cambiado, pues, la situación para aquellos primitivos periodistas, que seguían siendo el eslabón final de la información. Bajo órdenes de políticos o gremios de libreros, poca capacidad de decisión tenían en los contenidos de las publicaciones. En realidad, su trabajo consistía en poco más que reunir noticias sin ningún tipo de implicación editorial. Y en muchos casos ni eso. Los editoriales aparecían bajo el título « The printer to the reader » y las cartas que se les enviaba eran « To the Printer » y ocasionalmente « To the author »54.

  • 55 HARRIS. Michael, « Journalism as a profession or Trade in the Eighteenth Century », en MYERS, Robin (...)

32Con anterioridad hemos referido testimonios de personas que tuvieron contactos con los medios y que escribieron acerca de los « news writers », « post men », etc. Este hecho es muy interesante porque demuestra que en ese primer estadio del periodismo del XVIII aparecen nuevos personajes al lado de los impresores y las grandes firmas que llevaban el peso editorial de las publicaciones. Es decir, había una incipiente estratificación del trabajo. En un artículo acerca del periodismo en el siglo XVIII, el historiador Michael Harris demuestra que existía una jerarquía en aquellas primitivas redacciones55. El historiador basa su trabajo en el panfleto The Case of Authors by Profesión or Trade Stated, publicado en 1758 por Ralph Griffith, donde se asegura que existía poca diferencia entre la vida del « escritor en su buhardilla y del esclavo en las minas, salvo que el primero vivía en el aire mientras que el segundo en las entrañas de la tierra », en palabras de Griffith. « Los dos sufren de hambre y no tienen esperanzas de liberación. El compiler (recoge noticias, compilador) debe compilar, el componer, componer, enfermo o no, con ánimo o no… sin ser merecedores de reputación alguna y sabiendo que quizás nunca se sepan sus nombres », continúa el panfletista. Este extracto es muy significativo pues de una manera u otra ya aparece estratificado e identificado el trabajo en una redacción y los males que sufren los periodistas. Según Harris, la expresión Grub (larva) o Grub Street comenzó a extenderse entre los que se dedicaban al periodismo:

  • 56 Ibíd., p. 40.

« Hoy en día la profesión periodística está formada por diversos profesionales cada uno con su misión determinada. Reporteros, articulistas y editores están conectados con una gran cantidad de colaboradores que contribuyen con sus trabajos. En el siglo XVIII el rango de diversificación del trabajo era mucho menor, pero la jerarquía estaba muy claramente establecida. En el nivel más bajo, quizás fuera de lo que hoy se llamaría un profesional de un medio, estarían los correspondents o newsgatherers que abastecían de materias primas a los periódicos. Muchos de los contenidos de los diarios londinenses procedían de la casualidad, aunque existían personas que recibían dinero regularmente por las informaciones »56.

  • 57 En un informe escrito por Henry Crabb Robinson al director de The Times en 1807 desde Altona con la (...)
  • 58 Era muy común el alquiler de columnas. Ibídem, capítulo III. El historiador Arthur Aspinall ( Polit (...)

33Para Harris es muy difícil determinar los orígenes de los reporteros pertenecientes a una redacción o con un sueldo regular que les unía de una manera u otra a una publicación, pero acredita que hacia 1720 cada diario tenía uno o dos news gatherers a sueldo o en plantilla. Asimismo, refiere que existían otros tres puestos claves: traductores, redactores y ensayistas. Los primeros estaban en todas las cabeceras de los potentes periódicos de la época y se hacían cargo de las traducciones de las publicaciones que llegaban desde el resto de Europa57; los incipientes redactores se encargaban de seleccionar y distribuir en las páginas las informaciones; los ensayistas, por su parte, eran las grandes estrellas y determinaban con sus escritos la línea del medio ya fuese por encargo del editor o de algún político58.

34En esta segunda etapa de la división que hemos hecho del siglo XVIII del periodismo inglés los editores comenzaron a tener la hegemonía de sus diarios a pesar de seguir identificados con corrientes políticas. Si bien dependían de subsidios o de gremios que les financiaban, van desmarcándose del control e imponiendo cada vez su punto de vista abriendo el paso a los grandes editores de finales de siglo. Estos nuevos « directores » tenían en mente un nuevo periodismo adaptado a los cambios que se vivían en la sociedad británica.

  • 59 El Mist´s Weekly Journal sale con esa cabecera en 1725.

35El primero en dar este importante paso fue Nathaniel Mist, la verdadera pesadilla de Robert Walpole. Su publicación más importante era el semanario Mist´s Weekly Journal, conocido también como The Weekly Journal o Saturday Post con anterioridad59, que salió a la luz en 15 de diciembre de 1716 y donde se defendían los intereses jacobitas convirtiéndose en una amenaza constante para la dinastía Hannover. Según Black, poco se sabe de la vida de Mist salvo su participación en la prensa. Sobre él pesaron varios juicios por libelo en 1717 y 1718 y a lo largo de los años veinte.

  • 60 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 105.
  • 61 Un número de impresores continuaba en el control personal de los periódicos. Los semanarios estable (...)

36Con este director no había delimitación alguna en el trabajo y su labor de editor era muy semejante a los de sus colegas de finales de siglo60. Él era el alma y la imagen del periódico y por algo su apellido formaba parte de la cabecera61. Sus lectores lo entendían igualmente. El propio periódico atestiguó el 16 de septiembre de 1727:

  • 62 Citado por HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 157.

« Mr. Mist recibe todos los días una gran cantidad de paquetes tanto de amigos como de extraños, llenos de poemas, escándalos, noticias, etc., para que sean insertados. El periódico no puede ni publicar una vigésima parte de lo que recibe, con indiferencia de que su contenido sea de interés para los lectores, como es tradicional en este negocio. Por tanto, que nadie en adelante espere una carta de Mr. Mist en la que explique por qué ha rechazado su publicación o por qué no encaja en el periódico. De lo contrario sólo se podría dedicar a eso pues le llevaría todo su tiempo »62.

  • 63 BLACK, Jeremy, The British press , op. cit ., pp. 30- 37.
  • 64 Para ver los juicios a Mist y sus resultados. HANSON, L., Goverment and the Press , op. cit.

37Su acidez editorial, que incluyó un incidente diplomático con Rusia en 1718 por acusar al Zar Pedro I de estar detrás de la muerte de su hijo y varios enfrentamientos con el Arzobispo de Canterbury por preceptos religiosos, acabaron por enemistarle con gran parte de los tories, que a priori eran los que más le apoyaban63. En 1723, 1725 y 1727 tuvo que hacer frente a varias multas y pasó varias temporadas en la cárcel debido a sus posiciones radicales64.

  • 65 Según Arnall, atacar a un periódico era un seguro para sus ventas. La persecución contra Mist en 17 (...)

38Su gran fama iba unida a sus famosas « Cartas Persas », que al más puro estilo epistolar del siglo dieciocho se suponía eran obra de un visitante persa que denunciaba o mostraba su sorpresa sobre aspectos de la vida cotidiana inglesa. Una de ellas provocó el cierre del diario y la detención de toda la redacción por mostrar las bondades de los jacobitas y la corrupción de la casa Hannover. El juicio fue muy seguido por los ingleses y el resto de la prensa y las ventas del semanario se dispararon65.

  • 66 El periodista también sacó el Fog´s Weekly Journal entre 1732 y 1733. Según Michael Harris el perio (...)

39Mist volvería a abrir su semanario pero ya no tuvo tanto éxito como con anterioridad. La publicidad del caso, las severas medidas tomadas con los jacobitas y las denuncias de contubernios entre éstos y los franceses (Mist pasó largos periodos en Francia donde seguía dirigiendo su semanario), le hicieron acreedor de mayor recelo entre los lectores66. Pese a todo, la publicación sobrevivió hasta un año después de la muerte de su creador, en 1737.

  • 67 BLACK, Jeremy, The British press in the Eighteenth Century, London, Croom Helm, 1987, pp. 25 y ss.

40Las publicaciones del azote jacobita eran originales y bien escritas, muy por encima del estilo de los panfletos que imitaban otra prensa como Craftsman. Para el historiador Jeremy Black, Mist supuso un gran avance en dos sentidos: por un lado le acercó a las incipientes clases medias o burguesas, dejando los panfletos para las altas, y por otro metió a los periódicos en la contienda política sin dejar de incluir lo que tradicionalmente habían sido: un vehículo para diseminar cartas, versos, anuncios, libros, sermones, ensayos, etc67.

  • 68 Ver PETERS, Marie, « Early Hanoverian Consciousness: Empire or Europe », en English Historial Revie (...)
  • 69 BLACK, Jeremy, The British press in the Eighteenth Century, op. cit ., p. 198. Con posterioridad y (...)
  • 70 SCHEWEIZER, Kart W., « Newspapers, Politics and Public Opinion in the Later Hanoverian Era », en Pa (...)
  • 71 HARRIS, Bob, Politics and the rise of the press, op. cit., pp. 88 y 93.

41La creciente cantidad de noticias de política internacional, en donde Mist fue un ejemplo, también ha suscitado el interés entre historiadores68. Es evidente que acercar a los lectores noticias del continente era lento y costoso, pero suponía un adelanto con respecto a los panfletos, normalmente más ágiles en la información política local pues eran más fáciles de producir. Tampoco hay que obviar el hecho de que era más difícil ser acusado por libelo por dar a conocer noticias del extranjero69. Lo que sí parece claro es que el público inglés se acostumbró a las noticias « overseas » o « from Continent » y fue tomando conciencia de país, unidad e Imperio mediante las noticias de los otros, sobre todo en las guerras, que fueron puestas en el centro de la esfera pública70. Esta identidad nacional también tuvo su contrapunto. Aunque identificó a los ingleses con sus deportes, aficiones y otros gustos propios de la ilustración (urbanidad, amor por la cultura humanista y los clásicos, moderación, convivencia, etc.) también tuvo como efecto una xenofobia incipiente por el afán de distinguirse de lo diferente71.

  • 72 LORRAINE DE MONTLUZIN, Emili, « Daily Life in Georgian England as reported in the Gentleman´s Magaz (...)
  • 73 « More in Quantity and greater variety than any book of the kind and price » rezaba la publicación (...)
  • 74 BLACK, J., The English Press, 1621-1861, op. cit., p. 12.
  • 75 SIEBERT, Frederick S., Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit., pp. 349-50.

42Otra de las figuras que a nuestro parecer representan la transición hacia los nuevos editores de finales de siglo es Edward Cave, un impresor que asumió las labores de director y redacción como Nathaniel Mist. Samuel Johnson, uno de sus colaboradores, apuntó sobre él que nunca miraba más allá de su ventana sin la mirada de The Gentleman´s Magazine or Trade´s Monthly Intelligencer y rara vez abandonaba su pequeña redacción72. A través de su magazine, fundado en 1731 y considerado el primero que se correspondía con el formato en la historia73, puede obtenerse una visión completa de la compleja vida inglesa y en la que se cultivaba todo tipo de géneros y temas: juicios, medicina, política, ciencia, moral, folklore, religión, críticas, etc. Esta revista de 48 páginas, que junto a Tatler y Spectator pueden englobarse entre las más ilustradas, fue muy famosa, además, por su interés por la política y atraía mucho a las mujeres74. Siebert refiere que en sus páginas se produjo el primer intento de dar información actual sobre el parlamento, algo que estaba prohibido y que provocaría grandes altercados a lo largo del siglo75.

  • 76 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., pp. 141-142.
  • 77 CRANFIELD, G. A., The development of the provincial newspaper, 1700-1760, Oxford, Clarendon Press, (...)
  • 78 Ibíd., 158.
  • 79 HANSON, L., Government and the Press, op. cit., p. 80.

43Procedente de una condición social más baja que la de otros de sus compañeros (era hijo de un zapatero) y con una educación deficiente y sin aspiraciones literarias (trabajó como barbero), Cave llegó, gracias al periodismo, a ocupar un buen puesto en el Post Office. Pero no se « casó » con nadie ni estuvo al servicio de mecenas o patronazgo alguno salvo en su época previa en la que hizo de impresor para un grupo tory76. Su interés por la prensa fue propio de un oportunista. Como empresario, se acercó al mundo de la imprenta por las perspectivas de negocio y antes del Gentleman´s puso en marcha el Norwich Courant en 171477. Y si se interesó por la política fue por el interés que despertaba entre los lectores y por el aumento de sus ventas. Pronto adivinó el enorme eco que tenían las informaciones del parlamento, que ofrecían tiempo después de que las sesiones acabasen, y decidió ofrecerlas cuanto antes, lo que le costó una pena de prisión en 1728 y la promesa de que no volvería a hacerlo78. En 1747 volvería a ser reclamado por publicar los juicios contra los rebeldes jacobitas del levantamiento de 174579.

  • 80 SIEBERT, Frederick S., Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit , pp. 349-50., pp. 350-3 (...)

44Poco peso tenían sus juramentos. Al poco de salir tras su primera condena, comenzó de nuevo a publicar lo que le llegaba del Parlamento. En esa ocasión a los políticos los nombraba sólo por sus siglas, como hoy se hace con las noticias de sucesos. En 1738 y ante la prohibición de hacerlo ideó una manera muy ingeniosa. Evocando el Gulliver recreó en su revista el mundo de Swift y aparecieron los « Debates in the Senate of Lilliput », donde con apodos, nombres semiinventados pero de fácil reconocimiento, etc., ofreció a sus lectores una detallada información sobre las sesiones, si bien con cierta distancia en el tiempo para no soliviantar a las autoridades80.

  • 81 Para Dennis Griffith fue el más grande de los escritores en prensa del XVIII, Fleet Street, op. cit(...)
  • 82 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., p. 146.
  • 83 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., pp. 43-44 y 159.
  • 84 CARLSON, Carl Lennanrt, The first magazine: A history of The Gentleman´s Magazine, op. cit., p. 242 (...)

45Como redactores en estos cometidos tenía a William Guthrie, que sobornaba al personal de la cámara británica para obtener información, y a Samuel Jonhson81, que lo hizo a partir de 1740 y confesó que sólo estuvo una vez en el Parlamento82. Las noticias internacionales también le preocuparon, principalmente aquellas que venían de Estados Unidos y Francia gracias a su puesto en el Post office que usaba sin reparos en su beneficio y que le enfrentó con muchos de sus colegas a los que tampoco tenía reparos en vender en exclusividad publicaciones del resto de Inglaterra o de fuera83. Cuando falleció, en 1754, le sucedieron su cuñado David Henry y Richard Cave, su sobrino, con gran éxito84.

46El gran valor de este editor fue su gestión del negocio y su oportunidad, quitándose el yugo de servilismos, como Mist. Tuvo en consideración a sus periodistas y estableció una buena red de colaboradores. Su papel puede considerarse un adelanto al de otros editores de finales de siglo como los hermanos Daniel y Peter Stuart y John Walter I.

III - Woodfall, Perry y Bell, los primeros de una nueva saga

47Con estos tres editores se inician los primeros pasos para las grandes figuras del periodismo inglés del XIX. Los hemos agrupado porque los tres comparten algo en común: desempeñaron funciones de periodistas antes o después de llegar al negocio editorial, tenían en bastante estima su profesión y disponían de relativa independencia. Al igual que Mist y Cave, sus nombres se proyectaron incluso por encima de sus cabeceras y eran síntoma de mayor o menor independencia.

  • 85 « El desarrollo de la prensa inglesa está ligada a tres nombres: James Perry, Mr. Walter y Daniel S (...)
  • 86 WOODS, O. y BISHOP, J., The Story of The Times Bicentenary Edition 1785-1985, Londres, Michael Jose (...)

48Es posible que se echen en falta dos de los nombres claves en la historia del periodismo inglés del cambio de siglo: John Walter, primer director y fundador de The Times, y Daniel Stuart, del Morning Post y Courier85. Pero no consideramos que puedan identificarse con los anteriores porque no trabajaron como periodistas. El interés de John Walter I por la prensa se corresponde al de otros hombres de negocios que a lo largo del siglo se acercaron al periodismo para aumentar sus beneficios y ver si podían ganarse el favor de la corte mediante un puesto o mediante negocios en exclusiva. Walter se había enriquecido especulando con la venta de seguros, carbón y libros. Según Henry Crabb Robinson, el primer corresponsal de guerra de The Times, era el hombre « más deshonesto » que había conocido en su vida86. Su labor más destacable fue la de hacerse con noticias del exterior antes que la competencia. Pero The Times no destacaría bajo su mando en aquella época como lo haría con la llegada de John Walter II y, sobre todo, con el director Thomas Barnes, que se hizo cargo del diario en 1817 y lo colocó en el lugar en el que ha pasado a la historia.

  • 87 HINDLE, Wilfrid, The Morning Post (1722-1937), portrait of a newspaper, London, George Routledge & (...)
  • 88 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., p. 4. Las guerras entre las grande (...)
  • 89 Es una de las tesis que defiende Michael Harris, si bien no estamos de acuerdo pues el historiador (...)

49Daniel Stuart, hermano de Peter, también en el gremio, destacó más que Walter por dos motivos. En primer lugar puso mucha atención en el diseño y en dar orden a esa amalgama de noticias que eran los periódicos de la época. También se dio cuenta, como en su día Harley, de la gran importancia de contar con firmas relevantes y contrató a Coleridge, Southey, Wordswood y Lamb, entre otros87, pero no terminó de organizar las redacciones. Estos grandes escritores, además, no se sentían periodistas y cuando pudieron se quitaron de en medio tras batallar con sus editores por la línea editorial88. Por tanto, a nuestro juicio Stuart y Walter eran una continuación del modelo de Mist y Cave y poco tenían que ver con los protagonistas de este tercer epígrafe. Es decir, su gran aportación fue independizarse de aquellos socios ocultos que manipulaban las publicaciones dirigidas por libreros o impresores y constituirse en un poder más autónomo89.

  • 90 FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., pp. 191-225.

50Pero el primero de esta nueva saga de periodistas que acabaron como directores es William Woodfall. Para Fox Bourne, este periodista perteneció a una tradición que provocó que el periodismo se empezara a constituir como un cuarto poder, sobre todo a partir del reinado de Jorge III. William Woodfall comenzó asistiendo a su hermano en el Public Advertiser, heredero del aquel Daily Post que había empezado con la ayuda de Defoe en 1719, tras fracasar su carrera de actor. Al poco de morir su padre y con 24 años decidió emprender la aventura en solitario y fundar The Morning Chronicle and London Advertiser, el órgano whig por excelencia que rivalizaría incluso con el que pertenecía a su hermano90.

  • 91 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., p. 188. Henry fue procesado en var (...)

51Pronto puso en práctica los avances aprendidos de su padre y su hermano, que habían adivinado que los mensuales habían dejado de ser los suministradores principales de política para los lectores, al igual que hacían The London Chronicle, The Daily Adventurer y The Gazetteer91. Ahí puso su empeño y, aunque contó con un reducido grupo de periodistas amateurs, llevaba el peso de su publicación en todos sus procesos.

  • 92 BARKER, Hannah, Newspapers, politics and English Society, op. cit., p. 78. También sufrió las iras (...)

52Su gran aportación fue como reportero. Woodfall gustaba de ejercitarse como periodista e ir al Parlamento a cubrir las sesiones. Quizás por su experiencia de actor, poseía una memoria increíble que le permitía seguir las sesiones sin tomar notas (estaba prohibido) y reproducirlas a los dos o tres días con nombres, datos y turno de intervenciones. Se ganó el apodo de « Memory Woodfall » y llegaba a escribir seis columnas con un total de 17.000 palabras92.

53Su labor no sólo se limitó al Parlamento. Era capaz de llenar una docena de columnas diarias con noticias entre suyas, misceláneas de otros medios y aquello que le llegaba al oído de una manera amena y dispuesta para toda clase de público. Destacó también por sus críticas teatrales debido a que seguía reuniéndose con viejos compañeros en los coffee-houses. En definitiva, fue un exponente de los nuevos periodistas y aunque parecido en los gustos a Steele, Addison o Defoe, su dirección del diario le acercaba más a Mist y Cave.

  • 93 MORISON, Stanley, The English newspapers: Some account of the Physical development of journals prin (...)

54Sobre este último aspecto hay que apuntar que cuando abandonó el Chronicle confesó en su nuevo diario que pese a haber trabajado en él veinte años, casi siempre lo hizo como impresor secundario y periodista, y sólo durante ocho lo había hecho como editor93.

  • 94 WERMEISTER, Lucyle, The London Daily Press, 1772-1792, Lincoln, University of Nebraska Press, 1963, (...)

55En su puesto como editor mantuvo un pulso casi sin precedentes con los dueños del medio del que él sólo tenía un porcentaje. Por lo que comentó con posterioridad en The Diary, un vespertino de escaso éxito, el hombre fuerte entre los accionistas era Andrew Strahan, con él terminó por distanciarse al apoyar al Gobierno en la campaña de 1788 en contra de la línea editorial que le habían encargado94.

  • 95 KNIGHT HUNT y FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., p. 192, incluyen la mism (...)
  • 96 Lo constataremos más adelante. Las descripciones sobre el trabajo de los news-gatherer, News-collec (...)

56La gran carencia de Woodfall con respecto a la dirección del periódico fue su falta de interés por los asuntos propios de un impresor, esto es, la gestión. Su hermano y su padre parece que fueron mucho más diligentes en esa materia. De hecho, hasta nuestros días han llegado algunos de sus balances contables que son muy interesantes en lo que se refiere al devenir de la figura del periodista95. En el libro de gastos correspondiente al año 1773 del Public Advertiser, Henry G. Woodfall no habla de periodistas. Sólo refiere que pagaba 100 libras al año a traductores (el coste anual del negocio era de 800 libras), un colaborador de apellido Foy, que cobraba 31 libras al año, Sir John Fielding, que recibía unas rentas de 50 libras, un contable u oficinista, 30, Mr. Green por las noticias de Port entries (informaciones procedentes de los puertos). Y luego hay una cantidad destinada a las sessions news de los news-collectors, que seguían siendo los antepasados de los futuros penny-liners. No tenía entonces periodistas parlamentarios ni corresponsales, pero es evidente que tenía ese gasto contemplado. No parece claro qué tipo de responsabilidad tenía Sir John Fielding con el diario, ya fuese escribiendo o editor. Sorprende el gasto más alto en traducciones que en colaboradores, una crítica que hizo más tarde Henry Crabb Robinson durante su corresponsalía en Altona para The Times96, pero demuestra que el interés por los periódicos extranjeros era elevado.

57La carencia en el establecimiento de una redacción, pese a los intentos, fue otro de los motivos por los que saldría Woodfall del Morning Chronicle. Sus métodos eran antiguos y no pudo competir con un nuevo profesional del periodismo que iba a liderar el panorama inglés por muchos años, James Perry.

58James Perry ocupa uno de los puestos más destacados en la historia del periodismo inglés. En él se afianza el self-made-man aplicado a la prensa. Procedente de una familia de carpinteros escoceses, James Perry nació en Aberdeen. Tras varios fracasos en su carrera como actor, llega a Londres en 1777 con 21 años para ganarse la vida como articulista y poeta, algunas de cuyas piezas logró publicar en General Advertiser, cuyo dueño, William Cooke, acabaría por contratarlo. Pronto comenzó a destacar por su forma de ver el periodismo. Su contribución capital fue cuando cubrió para el diario el juicio del almirante Keppel (1777) desde Portsmouth con largos artículos que aumentaron las ventas. Perry había adivinado que la prensa tenía la labor de informar, de trasladar a los lectores, fuera en el género que fuera, lo más importante de primera mano.

  • 97 THOMAS, P. G., « John Wilkes and the freedom of the press (1771) », op. cit., pp. 251 y ss.
  • 98 Posteriormente esa persona fue quien le prestó dinero para hacerse con la cabecera de Woodfall. FOX (...)
  • 99 GRANT, James, The Newspaper Press, its origins, progress and present position, London, Timsley Brot (...)

59El Gazetter lo contrató y en poco tiempo se hizo con el puesto de editor gracias a los whigs97. Pronto entró en competencia con Woodfall, editor del Chronicle. Para ganar a « Memory Woodfall » a la hora de cubrir las noticias del Parlamento, Perry contrató a una serie de periodistas que asistían a los debates y escribían pequeñas piezas que, si no tan fieles o elaboradas como las de Woodfall, solían publicarse un día antes. Además, se hizo con la ayuda del portero del Parlamento, que le ayudaba con algunas noticias98. Consecuentemente, el Chronicle perdió lectores y cuando estaba casi en la ruina fue comprado por Perry comenzando una de las más destacadas gestiones de un diario en la historia inglesa. De tal manera fue así, que el nombre de Perry estaba tan presente en The Morning Chronicle que ambos eran sinónimos de una misma marca99.

  • 100 « The Memoir of James Perry », en European Magazine, LXXIV, 1818, pp. 88-89. Citado por WERKMEISTER (...)

60El paso de Perry por The Gazetter también es importante porque muestra como Perry pasó de ser un simple « paragraph writer » con un salario de una guinea a la semana, más otra media guinea que recibía por ayudar al London Evening Post, a director con un salario de dos libras y en un tiempo récord100. Ya existían categorías profesionales y un concepto de los puestos que se ocupaban dentro de los diarios más allá de lo que se entendía a principios de siglo.

  • 101 DURÁN DE PORRAS, Elías, op. cit.,Capítulo III. El mejor estudio hasta la fecha del trabajo de Perry (...)

61La gestión de Perry en el Chronicle puede decirse que fue uno de los grandes avances en el desarrollo de las redacciones del XIX. Se hizo con una plantilla estable de reporteros, separó la gestión de la edición y entabló una serie de conexiones con agentes en el exterior. Este hecho le valió un gran éxito en la época de la Revolución Francesa, donde él mismo viajó a París como corresponsal para su diario. Su interés por las noticias « overseas » le hizo capaz de establecer una cadena de corresponsales por Europa. Su servilismo como órgano del partido de Grey le valió el mote de « The Chronicle of the Opposition » u « Opposition Chronicle » como solía denominarle en 1808 su gran rival tory, The Morning Post101.

  • 102 MORISON, Stanley, John Bell, 1745-1831. Bookseller, printer, publisher, typefounder, journalist. Ca (...)
  • 103 Poets of Great Britain Complete y The British Theatre.

62Otra de las figuras más representativas fue John Bell, del que poco se ha escrito y cuya figura merece una revisión, pues la única gran obra que existe sobre él es de 1930, amén de otras acerca de sus contribuciones al desarrollo de las tipografías102. Este notable periodista mantuvo un destacado interés por la literatura y el teatro inglés y fue el mentor de una vasta obra sobre literatura inglesa que acercó el mundo de las letras a los ingleses103. Su trabajo era tan destacable, que fue el principal impulsor de la British Library.

  • 104 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., pp. 239-240.

63Andrews104lo describe como uno de los frecuentes « merodeadores de Fleet-Stret (calle donde se agrupaban las redacciones de los principales diarios) en la última parte del siglo ». Según dice el autor, originaba auténtico recelo entre sus semejantes y era muy repudiado y denostado, al contrario que Perry, que sí gozaba de buena fama. Era el librero del Príncipe de Gales e impresor y dueño del Bell´s British Theatre. Hombre de escasa formación pero de muy buen gusto en artes y, según dicen, en vino y mujeres. Cualidades muy apreciadas por el heredero de la corona, que acudía a sus fiestas privadas.

  • 105 Así se hizo, por ejemplo, con las acciones del Morning Post, por ser un lucrativo negocio. WERKMEIS (...)

64En un comienzo, Bell se acerca al periodismo como todo gran impresor de entonces, por interés editorial y económico105. Una de sus mayores aportaciones fue la de trasladar sus conocimientos sobre el mundo empresarial a los nuevos diarios que fundó. Fue socio fundador o fundador él solo de The Morning Post, The World, The Oracle or Bell’s New World, Bell’s Weekly Messenger, La Belle Assemblee.

  • 106 BLACK, J., The English Press, 1621-1861, op. cit., 81.

65A todos ellos les dio un diseño muy especial y característico que fue imitado por sus competidores. Para 1800 los periódicos londinenses presentaban una morfología común. El propio Bell publicó el 12 de junio de 1796 que las nuevas tipografías y número de columnas que usaba permitía agrupar más contenidos que en dos periódicos juntos de la competencia106. Este cambio, no obstante, no afectó ni al orden de las noticias, ni a su disposición, ni a la inclusión de ilustraciones. Pero el desarrollo de las tipografías sí permitió que a finales de siglo en periódicos como Aarhus, Evening Mail, Oracle, Star and Sun puedan verse ya rudimentarios títulos, subtítulos, secciones, cabeceras, rataplanes, etc.

  • 107 MORISON, Stanley, John Bell, op. cit., p. 32.

66John Bell no sólo se limitó a trabajar en la redacción para mejorar el diseño y gestión de sus publicaciones. Al igual que Perry marchó al continente como corresponsal en 1794 del Oracle para cubrir la campaña del Duque de York en Tournai frente a los ejércitos revolucionarios franceses y que acabó en un gran fracaso. Su primera crónica de aquel viaje, publicada el uno de mayo de 1794107, es toda una declaración de intenciones:

« Hasta aquí de lejos he llegado en mi viaje en búsqueda de noticias. Mi intención es obtener y establecer una correspondencia regular con algunas activas y bien informadas personas de diferentes partes del Continente, para ofrecer una fiel representación de los procedimientos y sucesos tal y como ocurren y que serán dados con fidelidad hasta el último despacho a través del Oracle and Public Advertiser.Por ahora seré el único periodista. Por tanto, sólo podéis esperar una descripción sencilla de los hechos, y las observaciones serán las propias que le ocurran a cualquier viajero ».

  • 108 WERKMEISTER, The London Daily Press, op. cit., pp. 351,361 y 376.

67Es evidente que Bell, al igual que Perry, se consideraba un periodista y su trabajo fue semejante al de sus sucesores. Al contrario del director del Chronicle, Bell estuvo siempre más cercano a los tories pero no dudó en enfrentarse a sus líderes cuando lo creyó conveniente y también sufrió acusaciones por libelos, una de las cuales, contra la Guardia Inglesa, casi le cuesta sus negocios periodísticos por cierre de sus publicaciones108.

IV - Conclusión

68Como hemos visto a lo largo del artículo, la profesión periodística se desarrolla a lo largo del XVIII sentando las bases de lo que sería la gran prensa de masas del XIX. El concepto de periodista, denostado por la escasa formación, calidad del trabajo, y orígenes sociales de los que lo practicaban fue uno de los motivos por el que los grandes autores de comienzos del XVIII no se identificaron con la profesión, si bien realizaban tareas propias de periodistas. Asimismo, la gran politización y las medidas punitivas no invitaban a participar en un negocio en ocasiones peligroso.

69Estos impedimentos no fueron obstáculos para que los modestos « newsgatherers » fueran haciéndose un hueco en las redacciones de un negocio floreciente. Si a comienzos de siglo destacan los grandes panfletistas y a mediados los impresores, para finales de siglo ya tenemos editores que han comenzado en el negocio desde abajo y cuyos orígenes, bien humildes, no les impidieron codearse con lo más granado de la sociedad inglesa. Los periodistas, por tanto, fueron ocupando un espacio en la opinión pública y se convirtieron en referentes para algunos sectores de la sociedad británica. La clave de ello estuvo en que el público demandaba noticias frescas y no sólo panfletos o largos artículos editoriales. La noticia en sí provocó el nacimiento del periodista.

  • 109 Entre ellas destacan algunas recogidas en el libro sobre Henry Crabb Robinson escrito por el mismo (...)

70Hemos intentado demostrar, asimismo, que existía una precaria conciencia de lo que era la profesión y su desempeño. Conforme aumentó la complejidad del negocio, éste se estratificó y fueron surgiendo categorías en las que se podrían encontrar a los periodistas. A pesar de ello aún deberían pasar muchos años para que los periodistas fuesen reconocidos como tal y su trabajo tuviese una categoría concreta o al menos más corporativista. Los « penny-liners » del XIX seguirían mal vistos por mucho tiempo y los periódicos donde trabajaban también. Sólo hay que acudir a las memorias de los grandes escritores ingleses que durante alguna época trabajaron en las principales cabeceras londinenses o tuvieron más o menos relación con ellas109. De todas maneras habría que preguntarse si este fenómeno no es algo intrínseco al periodismo a lo largo de su existencia.

Haut de page

Notes

1 ASPINALL, Arthur, « The social status of journalists at the beginning of the nineteenth century ». The Review of English Studies, 1945, XXI (83), p. 218.

2 Para estudiar las conexiones whigs con la prensa y la relación The Morning Chronicle -Brougham puede verse ASQUITH, Ivon, James Perry and the Morning Chronicle (1790-1821), London University, 1973. Tesis doctoral no publicada.

3 BLACK, Jeremy, « Parliament, the Press and foreign Policy », en Parliament and the Press, 1689-c.1939, Parlamentary History, Vol. 26 Parte I, 2006. En el último cuarto del siglo XVIII los panfletos iban siendo sustituidos por la prensa diaria y en el XIX eran casi inexistentes.

4 HANSON, L., Government and the Press, 1695-1763, Oxford, 1967, pp. 92 y 146.

5 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole. A study of the Origins of the Modern English Press. Londres, Associated University Presses, 1987, p. 99.

6 Ibid., pp. 100-106.

7 « La palabra periodista, lejos de significar lo que es hoy, un miembro de una profesión reconocida, era en el siglo XVIII un término despreciativo para identificar a aquel que escribía bajo el dictado de los políticos ». Derek HUDSON, Thomas Barnes of The Times, Cambridge University Press, 1943, p. 24.

8 SIEBERT, Frederick S., Freedom of the Press in England, 1476-1776: The Rise and Decline of Government Control, University of Illinois Press, Urbana, 1965, pp. 328-335.

9 HANSON, L., Government and the Press, 1695-1763, op. cit., p. 3.

10 DOWNIE, J. A. Robert Harley and the Press: Propaganda and Public Opinion in the Age of Swift y Defoe. Cambridge University Press, 1979. Este trabajo es el más completo hasta la fecha sobre las relaciones poder-prensa y de los políticos con sus articulistas. Downie afirma que no se le ha reconocido a Harley su valor como analista de la propaganda y su valor y su contribución a la libertad de prensa y que gran parte del trabajo posterior de Walpole era heredero del que fuera Earl de Oxford y Mortimer.

11 ROGERS, Pat, « Defoe´s Distribution Agents and Robert Harley », en The English Historial Review, CXXI, 2006, pp. 146-161.

12 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 331.

13 SIEBERT, Frederick S, Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit., p. 326.

14 SWIFT, Jonathan. Journal, (June 30, 1711), citado por FOX BOURNE, H. R., Chapters in the History of Journalism , Vol. I. Londres, Chatto and Windus, 1887, p. 78.

15 SIEBERT, Frederick S, Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit., pp. 335 y 308-14. El historiador refiere que el Vizconde de Bolingbroke decidió sacar la Stamp Act o ley del timbre que gravaba con un impuesto alto cada hoja gracias al consejo de Jonathan Swift, su amigo. Defoe se opuso a la media por considerar que dispararía las críticas y no impediría que se siguieran publicando panfletos. La prensa se llenó de quejas de los impresores que aseguraban que sus negocios iban a la ruina. Parece ser que cinco semanarios desaparecieron. La medida, destinada a mantener la prensa en las altas esferas al elevar los precios de las publicaciones fue ajustando sus precios al alza pero resultó inútil por ser muy difícil de controlar. HANSON, L., op. cit., p. 8. Debido a estas tasas y a las de publicidad, un periódico llegó a costar en 1757 el equivalente al 5% de los ingresos semanales de un obrero, el 10 de un agricultor o el cuatro de un artesano. BARKER, Ana, Newspapers, politics and English Society (1695-1855), Harlow, Longman, 2000, p. 39.

16 GRIFFITHS, Dennis, Fleet Street, Five hundred years of the press. London, British Library, 2006, p. 26.

17 HUNT, Frederick Kight, The Fourth Estate: contribution towards a history of newspapers and of the liberty of the Press, Londres, 1850. Vol I. FOX BOURNE, H. R., Chapters in the History of Journalism. op. cit. pp. 65, 101 y 108-109. Hay que reseñar que el libro de Fox Bourne recopila casi todo el material de Hunt. Tampoco le perdonan que en 1715 y al ser condenado por libelo, negociase sus servicios con los whigs para librarse de la pena, p. 104.

18 HANSON, L., Government and the Press, 1695-1763, op. cit., pp. 93-94.

19 BARKER, Hannah, Newspapers, politics and English Society, op. cit., p. 99.

20 De Steele son conocidos sus aportaciones en Daily Courant, The Gazette, Guardian y Englishman y en las revistas literarias que fundó con los nombres de El hablador (Tatler) y El espectador (The Spectator) , quizás los dos mejores exponentes de la ilustración inglesa. SIEBERT, Frederick S, Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit ., p. 332.

21 En el Craftsman podía leerse el 13 de mayo de 1727, « hay quienes se sorprenden al saber que un hombre de mi edad, condición y fortuna podía prostituir su nombre participando en periódicos ». Citado por HANSON, L., Government and the Press, 1695-1763, op. cit., p. 5.

22 Es muy interesante lo que apunta Simon Varey en su reseña « Revisiting a Masterpiece: Goverment and the Press, 1695-1763 », en Studies in the Literary Imagination, primavera de 2001. Según el historiador, el anonimato pudo no deberse a las denuncias por libelo, sino por mostrar visiones de grupo, esto es, primeros editoriales destinados a presentar ideas de todos los dueños que tenía la publicación.

23 Addison en Tatler, 21 de mayo de 1709, y Spectator, 7 y 8 agosto 1712. Citado por FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., Vol. I., pp. 70-72 y 84-87.

24 BLACK, Jeremy, The English press, 1621-1861, Stroud, Sutton, 2001, p. 11.

25 Ver el libro de DOWNIE, J. A., Robert Harley and the Press, op. cit. El autor explica como Steele solo se dedicaba a orientar el medio pero el resto del trabajo lo hacía el impresor.

26 DUNTON, John, Life and errors of John Dunton, citizen of London (Edited by Nichols, J.), 1818. Este diarista descalifica a los periodistas de su época por no apegarse a la verdad pero reconoce su talento y su buena expresión. Citado por ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, Nueva York, Haskell House Publisher, ltd, 1968, vol. I, pp. 102-104.

27 FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., Vol. I., pp. 63-66.

28 DOWNIE, J. A, Robert Harley and the Press, op. cit.

29 BARKER, Hannah, Newspapers, politics and English Society, op. cit., pp. 56-61.

30 SCHEWEIZER, Kart W., « Parliament and de Press: A case of Sinergy », en Parliament and the Press, 1689 ­ c.1939, Parlamentary History, Vol. 26 Parte I, 2006.

31 BLACK, Jeremy, « Parliament, the Press and foreign Policy », op. cit.

32 Puede verse una lista de ellos y sus comentarios en BARKER, Ana, Newspapers, politics and English Society, op. cit ., p. 50. Uno de ellos, Johann Wilhem von Archenholz, llegó a decir que leer periódicos era una « epidemia » en Inglaterra.

33 PELZER, J. y L., « Coffee-Houses of Augustan London », en History Today, octubre 1982, pp. 40-47. Según los autores estos centros fueron cerrando a partir de 1780 mientras que Brian Cowan asegura que en el XIX vivieron otra edad de oro gracias a las influencias revolucionarias francesas y el romanticismo. COWAN, Brian, « Publicity and privacy in the History of the British Coffe-Hose History », en History Compass, Volume 5, número 4, 2007, pp. 1180-1213.

34 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 47.

35 DUNTON, John, Life and errores of John Dunton , op. cit., Vol, 2, pp. 428-429.

36 HARRIS, Bob, Politics and the rise of the press. Britain and France, 1620-1800, London, Routledge, 1996, pp. 4 y 18-28.

37 Las ventas totales de publicaciones en Inglaterra ascendían a 2,5 millones en 1713, 7,3 en 1750 y 10,7 en 1756. BLACK, Jeremy, The English Press , op. cit., p. 9. En 1801 ya era de 16,4 millones. Además del interés por lo público, las cifras son producto de la expansión demográfica, aumento de la esperanza de vida y el desarrollo de la revolución industrial. BARKER, Hannah, Newspapers, politics and English Society , op. cit ., pp. 30-31 y 36.

38 DOWNIE, J. A, Robert Harley and the Press, op. cit., p. 6

39 DURÁN DE PORRAS, Elías, Galicia, The Times y la Guerra de la Independencia. Henry Crabb Robinson y la corresponsalía de The Times en A Coruña (1808-1809), A Coruña, Fundación Pedro Barrié de la Maza, 2008. Capítulo VII. El único que se dio cuenta de ello, amén del corresponsal de The Times, fue el agente Charles Richard Vaughan, que en una carta a Lord Holland desde Madrid le muestra su sorpresa por cómo ha cambiado el país en ese sentido. Ambos se conocían desde 1804 cuando se encontraron en Valencia y tenían varios amigos entre los españoles.

40 (El primer ministro garabateador) GRIFFTH, Dennos, « Three centuries of prime ministers in the press come to an end », en: http://www.pressgazette.co.uk/story.asp?storyCode=31246&sectioncode=1

41 La Stamp Act de 1725 igualaba todas las publicaciones y cubría el agujero de la de 1712, que sólo gravaba a las publicaciones de cuatro páginas o menos, con la intención de encarecer los libelos. Por el contrario, muchos diarios, trisemanales o semanarios de cuatro páginas no podían hacer frente a los costes y decidieron subir a seis páginas, lo que era factible en los últimos pero no en los otros dos casos. SIEBERT, Frederick S, Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit., pp. 318-319.

42 FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., p, 96. Walpole violaba correspondencia o hacía que se perdiese, sobre todo las referidas al Mist y True Briton, entorpecía los canales de distribución a provincias y sobornaba a los hawkers que los distribuían. Para DOWNIE, J. A., Robert Harley and the Press, pp. 3 y 193, Walpole no hizo otra cosa que seguir los pasos de Harley.

43 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 102. Walpole reclutó a este periodista en 1728 cuando aún no tenía 20 años. Ningún otro periodista, como James Pitt, del London Journal o Ralph Courteville, del Daily Gazetteer, tuvo una relación tan estrecha como Arnall.

44 Puedes citar en este caso a HORNE, Thomas: « Politics in a corrupt society: William Arnall´s defense of Robert Walpole ». Journal of the History of Ideas, University of Pennsylvania Press, Vol. 41, nº 4, 1980, pp. 601-614.

45 HARRIS, Bob, Politics and the rise of the press, op. cit., p. 16.

46 James Pitt recibió un puesto en las aduanas de Portsmouth que vendería por 1.100 libras y Matthew Concanen acabó de fiscal general en Jamaica, en 1732. HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit. , p. 106.

47 ASPINALL, A., Politics and the press, op. cit., p. 66. Para conocer otros escritores que estuvieron a su servicio es muy interesante el libro de SUNDT URSTAD, Tone, Sir Robert´s Walpole Poets. The use of Literatura as Pro-Goverment propaganda (1721-1742) , University of Delaware Press, 1999.

48 BLACK, Jeremy, The British press, op. cit ., p. 18.

49 Ambos escribían en el periódico. VAREY, Simon (Ed.), ARNALL, William. The Case of Opposition Stated between the Craftsman and the People occasioned by this paper, Londres, 1793.

50 Simon Varey comenta que existían muchas formas de burlar esta norma pues sólo pedía el nombre de un impresor y algunos impresos llevaban el nombre de impresores que no sabían nada del impreso. VAREY, Simon, « Revisiting a Masterpiece », op. cit . Algunos de ellos fueron acosados por poner sus nombres en las distintas publicaciones. El caso de Richard Francklin, impresor del Craftsman, es significativo. Hasta que dio con sus huesos en la cárcel, había sido condenado y juzgado ocho veces, su librería y tienda fueron arrasadas por agitadores progubernamentales y su vida amenazada. VAREY, Simon (Ed.), ARNALL, William, The Case of Opposition Stated between the Craftsman and the People occasioned by this paper, Londres, 1793.

51 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole , op. cit., pp. 65-71 y 195.

52 BLACK, Jeremy, The British press, op. cit., p. 65.

53 THOMAS, P.D.G, « John Wilkes and the freedom of the press (1771) », en Bulleting of the Institute of historical Research , Vol. 33, nº 87, mayo 1960, p. 86-98. Ver nota 92.

54 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit. p. 30.

55 HARRIS. Michael, « Journalism as a profession or Trade in the Eighteenth Century », en MYERS, Robin y HARRIS, Michael (Ed.), Autor/Publisher relations during the Eighteenth and Nineteenth, Centuries, Oxford, Publishig Pathways, 1983, pp. 37-62.

56 Ibíd., p. 40.

57 En un informe escrito por Henry Crabb Robinson al director de The Times en 1807 desde Altona con la intención de mejorar la sección internacional del periódico, el corresponsal defiende, como según decía que se hacía en Alemania y Francia, la contratación de « redacteur » con conocimientos para que analizasen y procesasen la información y pusieran fin a las eternas secuencias de columnas rellenas de noticias extranjeras traducidas sin sentido que publicaban los periódicos y The Times entre ellos. De hecho, muchos diarios sólo publicaban el servicio de traducciones del Post Office al que estaban abonados. DURÁN DE PORRAS, Elías, Galicia, The Times y la Guerra de la Independencia, op. cit., capítulo IV.

58 Era muy común el alquiler de columnas. Ibídem, capítulo III. El historiador Arthur Aspinall ( Politics and the Press , op. cit.) explica bien estas prácticas en su obra.

59 El Mist´s Weekly Journal sale con esa cabecera en 1725.

60 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 105.

61 Un número de impresores continuaba en el control personal de los periódicos. Los semanarios establecidos después de 1712 se mantenían en posesión de una persona hasta su muerte o retiro. La aparición de nombres en las cabeceras como Aplebbe´s Original Weekly Journal o Read´s Weekly Journal, era propia del mercado de libreros, donde el impresor tenía un papel muy importante. Era una forma de identificar su independencia.

62 Citado por HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 157.

63 BLACK, Jeremy, The British press , op. cit ., pp. 30- 37.

64 Para ver los juicios a Mist y sus resultados. HANSON, L., Goverment and the Press , op. cit.

65 Según Arnall, atacar a un periódico era un seguro para sus ventas. La persecución contra Mist en 1731 disparó las ventas de la publicación. HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 150.

66 El periodista también sacó el Fog´s Weekly Journal entre 1732 y 1733. Según Michael Harris el periodista acuciado por las deudas accedió a rebajar el tono de sus críticas. HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole , op. cit., p. 123.

67 BLACK, Jeremy, The British press in the Eighteenth Century, London, Croom Helm, 1987, pp. 25 y ss.

68 Ver PETERS, Marie, « Early Hanoverian Consciousness: Empire or Europe », en English Historial Review, Vol CXXII, nº 497, junio 2007, y HARRIS, Bob, Politics and the Nation: Britain I the Mid-Eighteenth Century , Oxford University Press, 2002, pp. 106-115.

69 BLACK, Jeremy, The British press in the Eighteenth Century, op. cit ., p. 198. Con posterioridad y a medida que empiecen a cubrirse las guerras donde había ingleses de por medio el Gobierno comenzará a desarrollar mecanismos para boicotear la llegada de las noticias, ver ASPINALL, A., Politics and the Press, op. cit.

70 SCHEWEIZER, Kart W., « Newspapers, Politics and Public Opinion in the Later Hanoverian Era », en Parliament and the Press, 1689 - 1939, Parlamentary History, Vol. 26 Parte I, 2006, p. 32. HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., p. 167.

71 HARRIS, Bob, Politics and the rise of the press, op. cit., pp. 88 y 93.

72 LORRAINE DE MONTLUZIN, Emili, « Daily Life in Georgian England as reported in the Gentleman´s Magazine », en Studies in British and American Magazines, nº 7. Lewiston, Nueva York, Edwin Mellen Press, 2002.

73 « More in Quantity and greater variety than any book of the kind and price » rezaba la publicación en un ejemplo de su afán ilustrador. CARLSON, Carl Lennanrt, The first magazine: A history of The Gentleman´s Magazine. Providence, Brown UP, 1938.

74 BLACK, J., The English Press, 1621-1861, op. cit., p. 12.

75 SIEBERT, Frederick S., Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit., pp. 349-50.

76 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., pp. 141-142.

77 CRANFIELD, G. A., The development of the provincial newspaper, 1700-1760, Oxford, Clarendon Press, 1962, p. 51.

78 Ibíd., 158.

79 HANSON, L., Government and the Press, op. cit., p. 80.

80 SIEBERT, Frederick S., Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit , pp. 349-50., pp. 350-351. Fue imitado por su competidor John Wilfor, del London Review.

81 Para Dennis Griffith fue el más grande de los escritores en prensa del XVIII, Fleet Street, op. cit., p. 38.

82 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., p. 146.

83 HARRIS, Michael, London Newspapers in the age of Walpole, op. cit., pp. 43-44 y 159.

84 CARLSON, Carl Lennanrt, The first magazine: A history of The Gentleman´s Magazine, op. cit., p. 242.

85 « El desarrollo de la prensa inglesa está ligada a tres nombres: James Perry, Mr. Walter y Daniel Stuart », London saturday Review, recogido por el New Cork Times, dos de noviembre de 1857.

86 WOODS, O. y BISHOP, J., The Story of The Times Bicentenary Edition 1785-1985, Londres, Michael Joseph, 1985, p. 25.

87 HINDLE, Wilfrid, The Morning Post (1722-1937), portrait of a newspaper, London, George Routledge & Sons LTD, 1937.

88 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., p. 4. Las guerras entre las grandes firmas y sus directores fueron muy frecuentes a comienzos del siglo XIX. Ver DURÁN DE PORRAS, Elías, Galicia, The Times y la guerra de la Independencia, op.cit., capítulos III y VII.

89 Es una de las tesis que defiende Michael Harris, si bien no estamos de acuerdo pues el historiador iguala las competencias de Walter y Perry y nosotros las consideramos muy distintas. HARRIS, Michael, « Journalism as a profession or Trade in the Eighteenth Century », op. cit., p. 58.

90 FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., pp. 191-225.

91 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., p. 188. Henry fue procesado en varias ocasiones pero nunca condenado. Cada vez que iba a testificar o se conocía su detención, aumentaban las ventas.

92 BARKER, Hannah, Newspapers, politics and English Society, op. cit., p. 78. También sufrió las iras del Gobierno por cubrir noticias parlamentarias en un ambiente de creciente hostilidad entre políticos-dueños de periódicos en 1771 que acabó en las revueltas de Wilkes que provocaron la « rendición » de los parlamentarios. Entrar en este conflicto excede el cometido de este escrito pero es interesante mostrar que los libreros (dueños de los periódicos) se mostraron unidos por las decisiones arbitrarias de los políticos y demostraron el poder que tenían para soliviantar a la prensa. Para muchos esta fue la primera muestra del periodismo radical inglés. Pese a todo, la victoria de los impresores distó mucho de ser completa. Los privilegios de los parlamentarios se mantuvieron pero como el pueblo se acostumbró a leer los contenidos de las cámaras y a demandarlos, se abstuvieron de actuar. Durante los debates de las colonias americanas sí fueron más duros y las sesiones se hicieron a puerta cerrada. Lo que es evidente es que desde el triunfo de Wilkes, las acusaciones por libelo no serían por cubrir las intervenciones del Parlamento, sino por hacerlo mal o por opinar de una manera sediciosa. P.D.G. Thomas, « John Wilkes and the freedom of the press (1771) », op. cit. Las acusaciones por libelo crecerían con el tiempo. En los primeros 31 años del reinado de Jorge III hubo alrededor de 70 cargos contra periódicos. Entre 1801 y 1807 se emprendieron un total de 14 acciones contra periodistas y de 1807 a 1810, el número subió hasta 42. WICKWAR, W. H., The struggle for the freedom of the Press, London, Allen & Unwin, 1928, pp. 314-315.

93 MORISON, Stanley, The English newspapers: Some account of the Physical development of journals printed in London Betwenn 1622 y present day, Cambridge University Press, 1932, p. 173.

94 WERMEISTER, Lucyle, The London Daily Press, 1772-1792, Lincoln, University of Nebraska Press, 1963, p. 285 y ss.

95 KNIGHT HUNT y FOX BOURNE, Chapters in the History of Journalism, op. cit., p. 192, incluyen la misma relación.

96 Lo constataremos más adelante. Las descripciones sobre el trabajo de los news-gatherer, News-collector, post boys, hawkers , etc, pueden leerse en SIEBERT, Frederick S., Freedom of the Press in England, 1476-1776, op. cit ., p. 361.

97 THOMAS, P. G., « John Wilkes and the freedom of the press (1771) », op. cit., pp. 251 y ss.

98 Posteriormente esa persona fue quien le prestó dinero para hacerse con la cabecera de Woodfall. FOX BOURNE, op. cit., p. 261. Parece ser que también se hizo con ayuda de los whigs, concretamente gracias a sus conexiones masónicas, lo que le permitió trasladar su redacción a un mejor sitio y ser aceptados en los mejores círculos políticos. ASPINALL, op. cit., p. 227.

99 GRANT, James, The Newspaper Press, its origins, progress and present position, London, Timsley Brothers,1871, Volume I., p. 231.

100 « The Memoir of James Perry », en European Magazine, LXXIV, 1818, pp. 88-89. Citado por WERKMEISTER, Lucyle, The London Daily Press (1772-1792), Lincoln, University of Nebraska Press, 1963, p. 50.

101 DURÁN DE PORRAS, Elías, op. cit.,Capítulo III. El mejor estudio hasta la fecha del trabajo de Perry en el Chronicle es el de Ivon ASQUITH, James Perry and the Morning Chronicle, op. cit.

102 MORISON, Stanley, John Bell, 1745-1831. Bookseller, printer, publisher, typefounder, journalist. Cambridge University Press, 1930.

103 Poets of Great Britain Complete y The British Theatre.

104 ANDREWS, Alexander, The History of British Journalism, op. cit., pp. 239-240.

105 Así se hizo, por ejemplo, con las acciones del Morning Post, por ser un lucrativo negocio. WERKMEISTER, The London Daily Press, op. cit., p. 40.

106 BLACK, J., The English Press, 1621-1861, op. cit., 81.

107 MORISON, Stanley, John Bell, op. cit., p. 32.

108 WERKMEISTER, The London Daily Press, op. cit., pp. 351,361 y 376.

109 Entre ellas destacan algunas recogidas en el libro sobre Henry Crabb Robinson escrito por el mismo autor que este artículo, algún trabajo de Arthur Aspinall o en la tesis doctoral de Ivon Asquith sobre James Perry. También hay un artículo destacable por este mismo tema: MYERS, Robin, « Writing for Booksellers in the Early Nineteenth Century: A Case Study », en MYERS, Robin y HARRIS, Michael (Ed.). Autor/Publisher relations during the Eighteenth and Nineteenth, Centuries, Oxford, Publishig Pathways, 1983, pp. 119-141.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Elías Durán De Porras, « De editores a periodistas: hacia el periodismo contemporáneo en Inglaterra », El Argonauta español [En ligne], 6 | 2009, mis en ligne le 20 juin 2009, consulté le 18 août 2017. URL : http://argonauta.revues.org/650 ; DOI : 10.4000/argonauta.650

Haut de page

Auteur

Elías Durán De Porras

CEU Cardenal Herrera, Valencia

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org