Navigation – Plan du site
Livraison janvier

La Nueva España, los inicios de la prensa del Movimiento en Asturias (1936-1939)

Álvaro Fleites Marcos

Résumés

Cet article offre une analyse du plus important quotidien asturien du vingtième siècle, La Nueva España, pendant ses trois premières années d’existence, qui coïncidèrent avec la période de la Guerre civile espagnole (1936-1939). Y sont étudiés les aspects matériels, formels et idéologiques de ce journal qui compte au nombre des fondateurs de la future chaîne de Presse du Movimiento. Le quotidien d’Oviedo constitue un magnifique observatoire pour analyser l’attitude de la presse phalangiste face à la guerre civile, l’intervention des puissances fascistes en faveur des franquistes et l’évolution politique de la zone rebelle. Par ailleurs, l’isolement d’Oviedo et sa position avancée sur la ligne de front accentua dans le journal asturien la conception phalangiste de la presse comme instrument de combat, ce qui impliqua l’adoption de nouveaux modèles de financement, d’édition et de renseignement. De ce fait, La Nueva España constitua un original hybride entre la rudimentaire presse de la ligne du front et celle plus ordinaire de l’arrière garde.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Sobre la prensa asturiana en el período que comienza con las elecciones del Frente Popular de febre (...)
  • 2 La Nueva España ha sido objeto de una monografía, la memoria de licenciatura de Cristina Majado, le (...)

1Este estudio histórico tiene por objeto analizar el origen y desarrollo de uno de los más significativos diarios asturianos de nuestro siglo1, La Nueva España, durante sus primeros años de andadura, cronológicamente ligados a la guerra civil española (1936-1939)2. El artículo se puede estructurar en cinco partes fundamentales; inicialmente, se procederá a analizar la empresa periodística en sus aspectos económicos y técnicos para con posterioridad estudiar sucintamente la línea ideológica del diario, en la que predomina un marcado carácter falangista, con continuas manifestaciones en sus páginas. Ello explica asimismo el particular tratamiento que La Nueva España va a dedicar a la Guerra Civil, que se trata en el siguiente capítulo. Por último, se examinará la predilección del diario ovetense por los regimenes de la Italia fascista y la Alemania nazi, no sólo aliados del bando rebelde en la Guerra Civil sino también particularmente próximos a su línea ideológica.

I- Aspectos materiales y formales

  • 3 En el período prebélico existió un semanario falangista en Asturias, El Lunes, dirigido por el prop (...)
  • 4 Fuente : INSTITUTO DE LA OPINIÓN PÚBLICA. Estudio sobre los medios de comunicación en España, Madri (...)
  • 5 Cf. ZALBIDEA BENGOA, Begoña, « Prensa del Movimiento : los pasos contados hacia el aperturismo », i (...)

2La Nueva España fue el primer diario falangista asturiano3, y asimismo uno de los pioneros de la futura « Cadena del Movimiento », al aparecer su primer número el 19 de diciembre de 1936, casi tres años antes que el madrileño Arriba, auténtica piedra angular de dicha cadena. La Nueva España soportó a lo largo de todo el franquismo la competencia de nada menos que cinco diarios, incluyendo otro falangista (el gijonés Voluntad), a pesar de lo cual era en 1964 el diario no deportivo de mayor tirada de la cadena del Movimiento (superando al mismo Arriba) con 48 500 ejemplares diarios 4. Adicionalmente, La Nueva España fue uno de los escasos periódicos de la cadena que obtuvo de forma regular beneficios económicos, llegando a ser el más rentable a la altura de 19775, y subsistiendo hasta la actualidad, en la que constituye el primer rotativo asturiano por su tirada.

3Su origen estuvo en la intención de los defensores de la ciudad y más concretamente de los falangistas de contar con un medio de comunicación que les permitiera encorajinar y aleccionar a la población de la ciudad sitiada. Su objetivo no era en modo alguno informar, sino adoctrinar políticamente como se recoge explícitamente en su primer número en un editorial explicativo y teorizante titulado « Propósito »:

  • 6 « Propósito », La Nueva España, 19-XII-1936.

« [...] No obedece su publicación a un capricho, ni envuelve afanes de competencia ni pretensiones periodísticas: responde a una línea general de conducta en la Falange Española. De nada serviría aplastar bajo el peso de las armas al marxismo que amenazaba atenazar la patria, si tras ello no viniera la empresa de reconstrucción nacional rumbo a horizontes nuevos y alejados por completo de aquellos otros en los que nuestra vida se vino desenvolviendo encunada en los viejos moldes liberales y falsos conceptos de libertad y democracia [...] »6.

4A pesar de lo afirmado en este propósito y del extraordinario éxito del diario, lo cierto es que las intenciones de sus fundadores no iban más allá de la creación de un medio de comunicación provisional y de escasa duración, que permitiera comenzar el adoctrinamiento ideológico y la expansión de los ideales falangistas cubriendo simultáneamente el vacío informativo que la desaparición de El Carbayón había provocado entre amplios sectores de la burguesía ovetense.

  • 7 Así lo afirma Majado a partir de conversaciones con el propio Arias de Velasco en 1985. Vid MAJADO, (...)

5Parece ser que la idea de la creación de un nuevo diario fue de Gerardo Caballero, nuevo gobernador civil de la provincia, y asimismo la designación de Francisco Arias de Velasco para que lo fundara y dirigiera, a pesar de que desde el mismo periódico se citaba a Aranda como origen7:

  • 8 La Nueva España, 18-VII-1937.

« […] Hacemos promesa de que el depósito que se nos confió por el entonces coronel Aranda, servirá para mejor cumplimiento de la tarea patriótica que nuestro general se impuso y nos impuso [...] »8.

  • 9 El diario socialista asturiano había reaparecido el 25 de junio estrenando nuevos talleres en susti (...)
  • 10 Citado en Cristina MAJADO, op.cit, p. 11.
  • 11 En los números del diario del 19 de diciembre de 1936 y del tres y ocho de enero del año siguiente (...)

6Arias de Velasco conciliaba en su persona dos rasgos que lo hacían ideal para el cargo; en primer lugar una firme filiación falangista (su hermano Rafael llegaría a ser jefe de la Falange en Asturias), y en segundo lugar una larga y exitosa trayectoria profesional. Había sido redactor de El Carbayón, redactor-jefe de Región y redactor fundador de La Voz de Asturias hasta 1935. Su eficiente dirección del matutino le llevará a continuar en el cargo, con tan sólo una breve interrupción, durante cerca de 28 años, hasta 1964. Gracias a la colaboración del coronel Aranda se instaló la redacción del periódico en el número 9 de la calle de Asturias en Oviedo, aprovechando el confiscado local del diario socialista Avance, del que también se usarían sus recién estrenados talleres y máquinas (linotipias vulgares y una rotativa alemana del sistema Mann)9. En palabras del propio Aranda el 17 de julio de 1937, « (el local de Avance) fue puesto, con cuanto contenía a disposición de Falange, para que su poder formidable de difusión sostuviera el espíritu de la defensa y más tarde contribuyera a formar la conciencia política de la Nación »10. El uso de la maquinaria de Avance y de sus stocks de papel, la requisa de cargamentos de este último material, tan valioso en tiempos de guerra, y el nutrido número de donantes11 permitieron el siempre costoso inicio del nuevo diario. El recurso a las donaciones se justificaba desde el matutino debido a que

  • 12 « Los que nos ayudan », La Nueva España, 19-XII-1936.

« [...] un periódico de España y de todos los españoles, ni puede pertenecer a una empresa anónima, ni mantenerse con el secreto de un caballo blanco […] Esto explica el que hayamos recurrido a la generosidad de los buenos españoles para salvar los gastos iniciales, que no son pocos […] »12.

La Nueva España, n° 19-XII-1936. Incluye la primera lista de « los que nos ayudan »

La Nueva España, n° 19-XII-1936. Incluye la primera lista de « los que nos ayudan »

La Nueva España, n° 3-I-1937. ] Incluye la segunda lista de « los que nos ayudan »

La Nueva España, n° 3-I-1937. ] Incluye la segunda lista de « los que nos ayudan »
  • 13 La publicidad fue, al menos parcialmente, el nuevo mecanismo que adoptaron algunos sectores que apo (...)
  • 14 « Memorias, Oviedo, 1939 ». Archivo General de la Administración, Sección Gobernación, Subsecretarí (...)

7En cualquier caso, este medio de financiación, muy ventajoso a la hora de afrontar las dificultades económicas iniciales (la última lista de donantes arroja un total de 6.872, 50 pesetas) será abandonado a medida que el diario se consolide, siendo sustituido por los ingresos ordinarios provenientes de las ventas y suscripciones y sobre todo, por los ingresos publicitarios13. Sin embargo, no se obtuvieron beneficios de la imprenta del periódico, denominada Editorial F.E.T. y que aprovechaba la maquinaria de la antigua Editorial Obrera Asturiana, de la UGT, sino que el propio matutino se vio obligado a subvencionar a la editorial, además de anunciarla en sus páginas. Probablemente, dada esta carencia de beneficios editoriales y las limitaciones iniciales de la publicidad y los ingresos derivados de ella, el diario debió recibir cuantiosas subvenciones estatales directas o indirectas a través de la estructura de Falange en sus primeros años. Así lo indicaba entre líneas en la posguerra el propio Arias de Velasco en un documento destinado al ministerio de la gobernación: « […] (La Nueva España ), respaldado por la Falange, lleva una gran ventaja para poder sostener y ampliar esa distancia en número de ejemplares [...] »14. A pesar de ello, a las dificultades habituales en la fase inicial de desarrollo de un periódico se unieron las derivadas de la situación bélica y el aislamiento de la ciudad, como el mismo Arias reconoce en su análisis de la fundación del matutino, por lo demás lógicamente muy positivo:

  • 15 Ibid.

« [...] La Nueva España: Nació este diario en plena lucha por la defensa de Oviedo, utilizándose los recién estrenados talleres del periódico socialista Avance. El que esta memoria redacta fue el encargado de su fundación; y con el auxilio de entusiastas elementos de la Falange, se logró solventar las no pequeñas dificultades materiales consiguientes a las circunstancias especialísimas en las que vivía Oviedo [...] »15.

  • 16 Entrevista entre Francisco Arias de Velasco y Cristina Majado. Citada en Cristina MAJADO, op.cit, p (...)
  • 17 Toda la plantilla, tanto de redactores como de talleres y administración aparece citada en el númer (...)
  • 18 « Memorias, Oviedo, 1939 ». Archivo General de la Administración, Sección Gobernación, Subsecretarí (...)

8El fundador del periódico aplicó dos criterios generalmente contrapuestos a la hora de confeccionar su plantilla, contratándose personal por su fiabilidad política pero también basándose en criterios profesionales. De esta forma, el propio Arias de Velasco gestionó en ocasiones ante el gobernador civil Caballero la incorporación de personal que se encontraba cumpliendo el trabajo obligatorio e incluso contrató a José Antonio Cepeda, antiguo redactor del diario socialista Avance16. Junto a los redactores se encontraban un buen número de operarios en los talleres, bajo la dirección de José Homet, y también en la Administración, con Fernando Alberti de la Torre al frente17. Además resulta ineludible constatar la abundancia de colaboradores del periódico, como el Tebib Arrumi, seudónimo de Victor Ruiz Albeniz y que fue cronista militar de Franco, y de firmas como las de los falangistas Dionisio Ridruejo, Pedro Laín Entralgo, Giménez Caballero o José María Pemán. Por último, el periodismo gráfico estaba a cargo de Jesús Mendía Castillo, quien a sus trece años de edad era el más joven de la plantilla. Para el director Arias de Velasco, « Se eligió con acierto la Redacción compuesta por gente joven, entusiasta y muy formada en el periodismo »18. La plantilla laboral del periódico sufrió escasos cambios durante la guerra con la excepción de la dimisión de su director causada por una confrontación de visiones a la hora de expresar la línea ideológica del diario. Arias de Velasco dimitió en marzo de 1937, retornando al frente y siendo sustituido por sucesivos recambios provisionales que resultaron ineficaces. Tan sólo su vuelta, ya en marzo de 1938, estabilizará la situación comenzando una prolongada época de continuidad en la dirección que durará más de un cuarto de siglo. Al final de la guerra, el propio Arias de Velasco hacía referencia a lo sucedido:

  • 19 Ibid.

« Conflictos surgidos en el seno de la Organización, de los que no es del caso hablar en este informe, hicieron que, a los cinco meses, director y redactores dejaran el periódico. No hubo acierto en la sustitución. En realidad no se puso en ello gran empeño pues la cuestión personal predominó sobre la del interés del diario y, por consiguiente, de la Organización, a la que importaba extraordinariamente contar con un órgano periodístico de la categoría e importancia que Asturias requería. Se sucedieron los cambios en la Dirección (conocimos cinco), llegando a actuar algunos solo días; los redactores no respondían en el desempeño de sus cargos. El descuido cotidiano, el poco amor al trabajo y menos dignidad profesional hizo que la Nueva España no fuera, al liberarse Asturias, lo que en realidad debiera haber sido dada la base con que contaba cuando solo en una pequeña parte de Asturias ondeaba la enseña bicolor (sic) »19.

  • 20 Entrevista entre Francisco Arias de Velasco y Cristina Majado. Citada en Cristina MAJADO, op.cit, p (...)

9Muchos años más tarde, el mismo Arias se mostraba más explícito con respecto a lo ocurrido. Se habría tratado de un conflicto entre él y el jefe de la Falange asturiana en aquellos momentos, Yela, quien coincidiendo con Arias en la línea ideológica a desarrollar por el diario discrepaba en cambio en la mejor forma de expresarla. Según Arias de Velasco, « Yela tenía intención de hacer un periódico doctrinal a ultranza, lleno de artículos de fondo de principio a fin, muy aburrido »20.

  • 21 Que retrasaron por ejemplo la salida del segundo número hasta el 2 de enero de 1937 cuando el prime (...)

10El precio de venta de La Nueva España era de 15 céntimos por ejemplar y su periodicidad diaria. Los precios de suscripción fueron de 3 pesetas por un mes en Oviedo, y de 10,50 pesetas por trimestre o 42 por año en el resto de España. En cuanto al número de páginas del diario, éste varió significativamente en función de circunstancias como la disponibilidad de papel, los cortes del fluido eléctrico o los propios imperativos de la situación militar21. En líneas generales se puede resumir que en estos primeros años de vida del rotativo predominaron los números de 4 y más a menudo de 8 páginas.

11La cabecera de la portada del matutino constaba de su título dispuesto diagonalmente y ocupando todo el ancho de la página e inserto en un gráfico que mostraba un sol amaneciendo y sus rayos junto al yugo y las flechas falangistas. La simbología de la aurora como representación de la nueva sociedad que la Falange deseaba establecer era habitual en la prensa falangista del período. Además, como sabemos, este mecanismo simbólico estereotipado ha sido recurrentemente empleado por los movimientos que introducen elementos utópicos en su línea política, independientemente de su adscripción ideológica. Si el título del diario se ha mantenido sin cambios hasta el presente, el subtítulo sufrió dos modificaciones sucesivas durante el período estudiado, ambas originadas por variaciones del escenario político del bando rebelde. De este modo, el subtítulo original « Diario de la Falange Española de las J.O.N.S. » va ser sustituido el 24 de abril de 1937 por el de « Diario Nacional » y el 29 del mismo mes éste será a su vez reemplazado por el de « Diario de la Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. »

La Nueva España Evolución del subtítulo

La Nueva España Evolución del subtítulo

12Estos cambios se explican como consecuencia del Decreto de Unificación del 19 de abril que unía en un mismo conglomerado a la Falange, los carlistas y la mayoría de los grupos civiles que apoyaban a los sublevados. Las autoridades de la Falange asturiana, al igual que las de la mayoría de las demás regiones, se vieron descolocadas por el decreto y reaccionaron tardíamente con la introducción del genérico subtítulo « Diario Nacional », que hacia patente una clara inseguridad y expectación ante el desenlace de los acontecimientos. Consolidada la fusión, se adoptó el nuevo subtítulo que hacía referencia explícitamente a la nueva organización de la que formaba parte la antigua Falange. En la parte inferior de la cabecera un recuadro contenía de izquierda a derecha el año y el número de la publicación, la fecha del ejemplar y el precio. La cabecera de la contraportada se componía de una reproducción de la de la portada (con la excepción del recuadro inferior) en su centro, con las señas del diario a su izquierda y a su derecha los precios de suscripción.

La Nueva España. Contraportada : n° 19-XII-1936

La Nueva España. Contraportada : n° 19-XII-1936

La Nueva España. Contraportada : n° 2-VI-1937

La Nueva España. Contraportada : n° 2-VI-1937

13En la estructura temática del matutino se puede destacar el acusado contraste entre las jornadas de máxima intensidad bélica en la ciudad y aquellas de relativa estabilidad. De este modo, los mayores combates en la región, como los de la ofensiva republicana contra la ciudad a finales de febrero, provocaron la movilización del personal del periódico y redujeron su extensión generalmente a números de cuatro páginas, que se limitaban a una exposición de la situación bélica con atención preferente al frente de la ciudad y a introducir algunas noticias sueltas de otro tipo, sin ninguna estructuración en secciones diferenciadas. Estos números a menudo incluían la presencia en la primera página de lo que se podrían denominar « Editoriales de Frente » pues mostraban una redacción situada en primera línea de combate. Frente a estos números limitados por coyunturas excepcionales, la mayoría de los restantes presentaban una irregular pero cada vez más consolidada división en secciones, lo que no impedía que la mayor parte de éstas continuaran centrándose en la información bélica o en comentarios con respecto a ella.

14De esta forma, la primera página, dedicada a las noticias más importantes, solía estar ocupada por las últimas informaciones de la marcha de la guerra, introduciendo a menudo el « Boletín Oficial del Cuartel general del Generalísimo ». También fue habitual la reproducción de las famosas charlas radiofónicas del general Queipo de Llano, en artículos de amplia extensión que ocupaban toda la anchura de alguna de las páginas interiores, entre las que asimismo se contaba ocasionalmente una « Página del Combatiente ». La información bélica o relacionada con ésta aparecía también en artículos y editoriales no adscritos a ninguna sección concreta o bajo el título de « La situación en la zona roja » o « La situación en la zona rusa » para referirse a las noticias de acontecimientos del bando republicano.

  • 22 Este apartado aparece también en ocasiones en la sección « Vida de la Falange ».
  • 23 Resulta forzoso constatar la gran importancia de las consignas en la prensa sublevada : « Junto a l (...)

15Al margen de esta información bélica, también tenían cabida en La Nueva España durante este primer período secciones con otros contenidos. La segunda página se dedicaba ordinariamente a la información regional o local con apartados como las « Notas de Alcaldía », los « Sucesos Locales », la « Guía de Profesionales » (que consistía en una lista de médicos de la localidad con sus especialidades) o los « Anuncios Económicos ». También aparecían ocasionalmente en esta hoja informaciones referidas a la educación bajo el título de « Vida Docente »22, listas de suscriptores del tesoro nacional, de solicitudes de madrinas de guerra o de donantes a la Junta de Oviedo. Otra de las secciones habituales era la denominada « Vida de la Falange », situada en páginas interiores y que mezclaba noticias referentes a los últimos eventos vinculados a la organización con artículos doctrinarios, citas de José Antonio y otros líderes, y simples consignas que solían aparecer con un tipo de letra mayor23. La contraportada contaba a menudo con una viñeta humorística de Alfonso Iglesias acompañada habitualmente por un artículo sarcástico y, más raramente, por algunas noticias humorísticas.

16La publicidad era escasa en esta primera época y estaba repartida por las páginas del diario y particularmente en las secciones específicas de « anuncios económicos » y « guía de profesionales ». Por último, la presencia tanto de fotografías como de ilustraciones era bastante reducida y generalmente se limitaba a imágenes del conflicto o de los principales líderes del bando sublevado, con la masiva y casi exclusiva presencia de Franco a partir del Decreto de Unificación del 19 de abril, lo que evidenciaba el severo control del input informativo que ya caracterizaba la prensa falangista, a cuyos rasgos ideológicos intentaremos ahora aproximarnos.

II- El falangismo de la Nueva España

  • 24 Frente a la ratio-propaganda que apela al razonamiento del receptor, la senso-propaganda tiene por (...)

17Como ya hemos visto, desde su primer número La Nueva España no ocultó su evidente orientación falangista si bien durante el período estudiado predominó en sus páginas la ratio-propaganda frente a la senso-propaganda posterior24. Ya en su primer número además del « Propósito » al que ya se ha hecho referencia aparecía en su portada un amplio recuadro que ocupaba más de la mitad de ésta y que tras el titulo « ¡España! » exponía bajo los epígrafes, « Una », « Grande », « Libre », los principales fundamentos de la ideología falangista:

  • 25 « ¡España ! », La Nueva España, 19-XII-1936.

« [...] Una […] Todo separatismo es un crimen que no perdonaremos; la constitución vigente, en cuanto incita a las disgregaciones, atenta contra la unidad de destino de España; por eso exigimos su anulación fulminante […] España será una y para ello acabaremos con los últimos restos de las banderías y partidos políticos y borraremos los separatismos de la periferia peninsular […] Grande […] España será así grande, no en extensión de territorio, sino con intensidad de cultura de vuelos universales […] Libre […] Quien tenga de la libertad un concepto puramente individualista, que se marche a una selva tropical o a una estepa nórdica […] Para nosotros sólo de veras es libre quien forma parte de una nación fuerte y libre […] »25.

La Nueva España, n° 19-XII-1936

La Nueva España, n° 19-XII-1936
  • 26 « Habla el camarada Hedilla », La Nueva España, 2-II-1937.

18En el segundo número del periódico continuó la definición de su línea ideológica con la extensa trascripción de una entrevista radiofónica con Manuel Hedilla, jefe provisional de la Falange, que ocupaba la tercera página en su totalidad. De la entrevista el matutino destacaba significativamente en grandes caracteres el titular: « Que nadie sacie odios personales y que nadie castigue o humille a quien, por hambre o desesperación haya votado a las izquierdas »26. No es necesario recordar el futuro de este mensaje y de su autor.

  • 27 Como ejemplo, vid « Imperio-Servicio y Servicio-Imperio », La Nueva España, 15-I-1937.
  • 28 La Nueva España, 19-XII-1936.

19La Nueva España evidenció su adscripción política de múltiples formas, mediante consignas repetidas en casi todos los números, citas de los ideólogos falangistas, artículos de opinión y editoriales y, evidentemente, por la marcada ideologización que afecta a todas sus noticias y artículos. De esta forma se repetían en estos primeros años en la casi totalidad de los números del diario las principales ideas del falangismo. Así, la idea de Imperio aparecía regularmente y a menudo se asociaba a la propia Falange27. A este principio se unían el anti-capitalismo y el anti-liberalismo, que ya recogía la primera portada: « Los asturianos deben tener la seguridad de que no volverán los antiguos tinglados caciquiles »28. El contenido anti-capitalista fue explícito inicialmente y se ligaba también a un claro antisemitismo, como en el ya mencionado artículo « ¡España! »:

  • 29 « ¡España ! », La Nueva España, 19-XII-1936.

« [...] El capitalismo con su base, el metal amarillo, no tiene patria ni reconoce fronteras […] Para esclavizar a naciones pequeñas o para impedir el engrandecimiento de las nacientes, utiliza esos artilugios que, empezando por las sociedades anónimas, terminan por las jugadas de la Banca internacional, todo ello tutelado por el pueblo deicida y para siempre maldito [...] »29.

20A este mensaje se unía el de la reforma agraria y el ataque a los latifundios que ya el 5 de febrero era recogido en un largo artículo con el esclarecedor título de « La tierra para el que la trabaja »:

  • 30 « La Tierra para el que la trabaja », La Nueva España, 5-II-1937.

« El problema del agro español […] jamás se ha querido estudiar dentro de un sentido nacional [...] Y si a tantos disparates añadimos el concepto egoísta que (sic) de las derechas que quieren conservar las cosas como estaban, admitiendo solamente algunos pequeños toques (claro es que a su gusto) […] Nuestro movimiento combate el latifundio que predomina en algunas regiones de España [...] »30.

  • 31 El proceso es similar al efectuado por Hitler frente a las SA en la llamada « Noche de los Cuchillo (...)
  • 32 La Nueva España, 13-IX-1938.

21Este anti-capitalismo desapareció rápidamente a partir del decreto de unificación y el subsiguiente descabezamiento de la Falange que acabó con Hedilla y otros líderes de su ala izquierda, los de la retórica anti-capitalista de la « revolución pendiente » 31 justificándose el alejamiento de estas doctrinas con citas joseantonianas como: « Cuando hablamos del Capitalismo, no hablamos de la Propiedad. La Propiedad privada es lo contrario del Capitalismo »32. Este proceso era tan lógico como necesario para el bando rebelde habida cuenta de la importancia del apoyo que recibía de los sectores sociales adinerados y más específicamente de los terratenientes latifundistas y de los grandes financieros e industriales.

22La relación de la Falange con algunos sectores católicos tampoco fue fácil inicialmente, aunque La Nueva España siempre hizo gala de un evidente y marcado catolicismo, lo que se puso de manifiesto incluso antes del decreto de unificación, como en el artículo « Catolicismo y Falange » del 21 de febrero de 1937:

  • 33 « El Catolicismo y la Falange », La Nueva España, 21-II-1937.

« [...] El fascismo podrá ostentar un matiz pagano. El nacionalsocialismo podrá encubrir una tendencia herética. La Falange será esencialmente católica […] Falange Española sabe, y no lo pierde nunca de vista, que si no fuera católica no sería española [...] »33.

  • 34 Vid sobre el saludo « Camarada de Yugo y Flechas », La Nueva España, 16-I-1937, sobre el Yugo y las (...)

23Finalmente, a todas estas ideas se unía la simbología falangista, el saludo, el yugo y las flechas, y el himno « Cara el sol », todos los cuales fueron detalladamente analizados y explicados en artículos de La Nueva España34.

  • 35 « Un decreto del Caudillo de España », La Nueva España, 20-IV-1937.

24El decreto de unificación del 19 de abril de 1937 amalgamaba en una sola organización o « Movimiento » como se le denominó, a todos los grupos que apoyaban a las fuerzas sublevadas, de los cuales el más importante era la Falange. La nueva « Falange Española Tradicionalista y de las JONS » heredaba de la original su programa (menos el punto 27, que prohibía explícitamente una fusión de este tipo), su simbología e incluso inicialmente su liderazgo, aunque éste fue pronto decapitado y substituido por dóciles colaboracionistas de la nueva Jefatura del bando rebelde. El 20 de abril se reproducía en portada y a toda página el decreto de unificación, bajo el gran titular de « Falange Española y Requeté, con sus actuales servicios y elementos, se integran bajo mi jefatura en una sola entidad política de carácter nacional: Falange Española Tradicionalista de las JONS »35. En realidad la Falange, partido con ansias totalizadoras de controlar el Estado, era sometida completamente al control de este mismo Estado, que la utilizará en adelante vaciándola de su contenido ideológico original. Este proceso que tuvo lugar también en los regimenes alemán e italiano fue sin embargo mucho más rápido y evidente en el caso español. La Nueva España va a reflejar indirectamente las dudas y desconfianzas de muchos militantes falangistas ante este proceso, al verse obligado a repetir constantemente las virtudes y ventajas de la fusión por espacio de días e inclusos meses después de haberse producido ésta. Así, el 23 de abril un gran artículo titulaba: « El decreto del Generalísimo, fundiendo en una las organizaciones de la Falange, el Requeté y otras Milicias, ha producido delirante entusiasmo en toda la España liberada » y continuaba en su interior:

« Millares de telegramas de felicitación, entre los que destacan los firmados por los jefes de Renovación Española, Milicias de la Jap y Junta Carlista de Guerra - Manifestaciones desbordantes de entusiasmo patriótico en numerosos lugares - En Italia y Alemania la noticia de la unión es acogida con vivísima alegría - La masonería francesa, desconcertada y rabiosa (sic) [...] ».

25Pero ese mismo artículo dejaba entrever asimismo muy subrepticiamente cuál era el verdadero sentir de los falangistas de la ciudad:

  • 36 « Los cimientos de la Espana (sic) Imperial », La Nueva España, 23-IV-1937.

« La triste alegría de Oviedo. Con la íntima, con la inmensa satisfacción que corresponde a quien, como nosotros, estamos dispuestos a ceder en todo menos en sentirnos menos españoles que quien más lo sea, recibimos el decreto de Unificación Nacional […] No era día para discurrir callejero […] ni siquiera en la pobre medida que otros nos dejan […] »36.

26Que a pesar de la repetitiva propaganda del diario, la desconfianza y oposición al decreto aún reinaba en amplios sectores falangistas se puede observar en otro artículo del 2 de mayo:

  • 37 « La integración de la Falange », La Nueva España, 2-V-1937.

« Conviene examinar […] el auténtico sentir del Decreto unificador. La ligereza habitual y el agudo sentido crítico del español medio predisponen a más de un comentario equivocado. Se supone por algunos que el Decreto citado, significa una mera yuxtaposición de elementos, algo así como una alianza para fines concretos. Error notorio […] yerran los que la suponen (la nueva Ley) desvirtuadora de nuestro estilo y nuestro ritmo [...] »37

  • 38 « Coincidencia de Falange y Tradición », La Nueva España, 24-IX-1937. En este editorial se destacan (...)
  • 39 La Nueva España, 20-IV-1937.
  • 40 La Nueva España, 2-IV-1939.

27A pesar de esto, el diario ovetense continuó presentando ininterrumpidamente las bondades del nuevo « Movimiento » y lo acertado de su creación, intentando y aparentemente consiguiendo la cuadratura del círculo, como en el artículo del 24 de septiembre de 1937 esclarecedoramente titulado « Coincidencia de Falange y Tradición »38. Además del ya estudiado cambio del subtítulo del periódico y de la mencionada proliferación de artículos defendiendo el Decreto, éste tuvo una consecuencia más profunda en la línea ideológica del matutino que se puede advertir inmediatamente en sus páginas: el desarrollo del culto a la personalidad del Caudillo. Si hasta ese momento la glorificación del ya Jefe del Estado del bando rebelde resultaba bastante limitada en las páginas de La Nueva España, a partir de entonces ésta va a alcanzar los niveles característicos de un Estado totalitario. Análogamente a Stalin, Mussolini o Hitler, la figura de Franco comenzó a recibir el tratamiento de Jefe providencial y su imagen y las referencias a ella se van a multiplicar en las páginas del diario ovetense. Desde el « Franco, Franco, Franco.¡Arriba España! »39 en la portada del mismo 20 de abril de 1937 hasta el « Franco, Caudillo Invicto »40, con la fotografía del General ocupando la mitad de la portada del 2 de Abril de 1939, el culto a la figura del líder del bando sublevado continuó en el matutino ovetense durante toda la guerra (y de hecho hasta el final del régimen).

La Nueva España, n° , n° 2-IV-1939

La Nueva España, n° , n° 2-IV-1939
  • 41 « Propósito », La Nueva España, 19-XII-1936.
  • 42 « Nuestro Periódico », La Nueva España, 19-I-1937.
  • 43 « Del Periodismo », La Nueva España, 4-IX-1937.
  • 44 Ibid.

28El falangismo militante de La Nueva España y su equipo de redactores explica asimismo su idea del periodismo, muy alejada y hasta contrapuesta de la hasta entonces habitual en la prensa de la época. Ya hemos visto que el « Propósito » del primer número no dejaba lugar a dudas del carácter de un diario « sin pretensiones periodísticas »41. Este singular rechazo del periodismo desde un periódico se debía a la concepción de los periodistas del momento como « generación […] descarriada y sin sentido alguno de la vida, son señores de casillero mental, de mente mecanizada »42. Y algunos meses después se reafirmaba desde el rotativo ovetense que « La mejor cualidad que teníamos para triunfar era no ser periodistas profesionales »43. No, el periodismo era algo muy distinto para los redactores de La Nueva España, que se autodenominaban « falangistas de los papeles »44. La noción de la prensa como cuarto poder independiente desaparecía en la concepción falangista para integrarse en la amalgama que constituía la triada « Falange-España-Imperio », ente amorfo pero omnicomprehensivo que abarcaba y sumergía toda la sociedad política:

  • 45 « Nuestro Periódico », La Nueva España, 19-I-1937.

« [...] Tampoco quiere saber nada la Falange con eso del “Periodismo Cuarto Poder”; para nosotros falangistas, el periódico […] es de España y sólo de España; uno de tantos servicios de la Falange [...] »45.

  • 46 Ibid.

29Debido a ello, desde muy pronto se comenzó a solicitar desde el matutino ovetense una reforma del periodismo: « Una de las tareas urgentes de la Falange ha de consistir en la reforma radical del periodismo »46. Esta reforma se produjo con la imposición de la Ley de prensa del 22 de abril de 1938, concebida por el falangista Serrano Súñer, muy influenciada por la legislación del régimen fascista italiano y que sometía a la Prensa al tutelaje y control absoluto del Estado. Además la nueva legislación establecía asimismo un férreo control sobre los periodistas, los cuales eran obligados a inscribirse en un Registro Oficial de Periodistas, cuyo carné número uno recibió el propio Franco. La respuesta de La Nueva España a esta ley y sus desarrollos posteriores, aún más restrictivos, fue naturalmente entusiasta:

  • 47 « La prensa en el Estado nacionalsindicalista », La Nueva España, 21-VIII-1938.

« Tiende la disposición ministerial a hacer del periodismo una profesión […] Pro (sic) no se limita a esto el precepto legal. Algo de más trascendencia, de más enjundia y de importancia incomparablemente mayor para la vida del Estado y de la nación que aquél representa se establece en la orden del señor Serrano Súñer […] No hay duda de que para una gran labor de orientación y educativa de la extensa masa de lectores no es el número de periódicos lo que hace falta, sino que más bien resulta perjudicial. La profusión de publicaciones era la necesaria secuela de uno de los más graves vicios que padecía el país: la pululación de partidos […] Esta caterva de hojas volanderas no representa ya nada en la nación […] La prensa es un brazo valiosísimo en la empresa que el Estado emprende [...] »47.

30De esta forma, se va a intentar desde el gobierno reducir a toda la prensa a un papel de mera propagandista, despreciando la veracidad de la información y manipulando por completo la opinión pública, como correspondía a un régimen totalitario. En el caso de La Nueva España , estas directrices fueron totalmente superfluas, pues, como hemos visto, el diario ovetense ya se guiaba por estos principios desde su misma fundación, lo que se manifestó claramente en su visión de la Guerra Civil, que ahora se intentará estudiar.

III- El tratamiento de la Guerra civil en la Nueva España

31La guerra civil española fue, hasta su conclusión y aún después de ella, la protagonista indiscutible de las páginas del diario ovetense a través de noticias, artículos de opinión, editoriales, grabados o fotografías. La multiplicidad de formatos no alteró sin embargo la unicidad de tratamiento de la guerra, considerada como una « Cruzada » dirigida por el Caudillo providencial para reconquistar España de los « rojos, rusos y anti-españoles ». La continua y flagrante tergiversación de la información se puso de manifiesto en la sorprendente ausencia de mención alguna a un solo revés militar de las fuerzas rebeldes mientras que las páginas de todos los números del período desbordaban de referencias a « brillantes victorias » y « avances triunfales ». No resulta difícil sin embargo desde una perspectiva actual advertir las derrotas de las fuerzas sublevadas en las páginas del diario ovetense. Estas tomaban forma de « días de inactividad en el frente debido al tiempo » o por el contrario « jornadas de gran intensidad de lucha » e incluso de forma más atrevida, tal como se puso de manifiesto en el artículo de portada del 1 de marzo de 1937:

  • 48 « Puede considerarse como terminada la suicida ofensiva de los rusos en los diversos frentes », La (...)

« Puede considerarse como terminada la suicida ofensiva de los rusos en los diversos frentes. Quince mil hombres, protegidos por tanques, realizaron uno de los ataques en el frente de Madrid que terminó, como todos, en completa derrota […] Un oficial pasado a nuestras filas ha manifestado que los dirigentes rojos bombardean con toda inquietud, aunque carezcan de objetivos, pues prefieren terminar las municiones antes que entregarlas a nuestras fuerzas cuando entren en Madrid [...] »48.

  • 49 La Nueva España, 24-II-1937.
  • 50 La Nueva España, 24-II-1937.
  • 51 La Nueva España, 4-III-1937.

32Como ejemplo típico de los contradicciones en las que caía el propio diario debido a su parcialidad y falta de rigor puede contemplarse el tratamiento por éste de la ofensiva republicana contra Oviedo a finales de febrero y principios de marzo de 1937 que, como el mismo Aranda reconoció con posterioridad, estuvo a punto de conquistar la ciudad. Al respecto de esta ofensiva La Nueva España titulaba el 24 de febrero: « Dejar abandonados más de mil doscientos muertos ante nuestras líneas, ha sido lo único qué han conseguido los rusos en sus encarnizados ataques a Oviedo »49 y al día siguiente daba por concluida la ofensiva republicana con su derrota total: « Ante la bravura inigualable y heroica de los defensores de Oviedo, se estrelló una ofensiva que los marxistas habían preparado con toda minuciosidad »50. Pero lo cierto era que la ofensiva continuaba cada vez con mayor intensidad, y así el rotativo asturiano se veía obligado a reconocer implícitamente el 4 de marzo que « Por los preparativos bélicos, dicen las emisoras italianas, se prevé que, a no tardar, los heroicos defensores de Oviedo pasarán de atacados a convertirse en atacantes »51.

33Pero dónde más claramente se evidenciaba el incondicional extremismo del diario, que en ocasiones bordeaba el puro panfletismo, era en su tratamiento de la zona republicana. Denominada habitualmente como zona « roja » o « rusa », se pretendía remarcar así su carácter anti-español y extranjero, lo que también se intentaba subrayar al titular ocasionalmente las informaciones del bando opuesto como « Noticias de Rusia ». Éstas tenían casi exclusivamente dos únicos ejes temáticos; por un lado se presentaban los supuestos conflictos surgidos en el bando enemigo como en el artículo titulado « Disgustos en la cuadrilla de Valencia » y en el que se dejaba constancia de los,

  • 52 La Nueva España, 1-III-1937.

« [...] rumores (insistentes) sobre la dimisión de Largo Caballero […] sustituido por su compañero de gabinete García Oliver […] que se trata de ocultar por todos los medios para no alarmar a Francia e Inglaterra […] (ya que éste) sobradamente conocido en Londres por sus ideas extremadamente anarquizantes […] sería juzgado como el predominio de las ideas disolventes en el imperio despótico de la España roja [...] »52.

34Sin embargo, la mayoría de las noticias referentes a la zona republicana no se referían a los conflictos internos de sus enemigos sino que se centraban en la pormenorizada descripción de sus « brutalidades y crueldades ». Así, un artículo del 27 de marzo de 1937 subtitulado « Valencia, la roja, ejemplo de crueldades » comenzaba con las siguientes afirmaciones:

  • 53 « Episodios de la guerra en España », La Nueva España, 27-III-1937.

« Un sacerdote es obligado a “beber” plomo hirviendo - Del badajo de una campana aparece colgado un niño - Tuvieron que limitar el número diario de asesinatos porque no podían enterrar tantos cadáveres »53.

35Si bien este tipo de comentarios fueron habituales en las páginas de los diarios rebeldes, sin duda fue La Nueva España, por su carácter falangista, el que más extremó sus críticas al bando republicano y a su supuesta barbarie. Este falangismo también llevará al matutino ovetense a mostrar una particular actitud frente las potencias fascistas hermanas, Italia y Alemania, como ahora pasamos a intentar analizar.

IV – La visión de La Nueva España de Italia y Alemania

36El carácter falangista de La Nueva España y la proximidad ideológica del falangismo al fascismo italiano y al nazismo alemán fueron los principales ejes determinantes de la actitud del rotativo ovetense respecto a estos dos Estados. Dicha actitud fue siempre encomiástica y admirativa hasta el punto de que en los casi dos años y medio de vida del periódico hasta el final de la Guerra Civil no es posible encontrar una sola opinión crítica o referencia siquiera mínimamente negativa al respecto de las dos potencias fascistas.

  • 54 Vid al respecto MORADIELLOS, Enrique, El Reñidero de Europa, Barcelona, Península, 2001.
  • 55 La Nueva España, 16-X-1938.

37Esta postura resulta perfectamente lógica en el tratamiento por el diario ovetense de la actuación de Alemania e Italia en la contienda española, factor decisivo de la victoria franquista54. De esta forma se sucedieron en las páginas de La Nueva España los agradecimientos genéricos a ambas naciones, que alcanzaron su punto álgido en el número del 16 de octubre de 1938. En esa fecha culminaba la retirada de España de los « voluntarios » (en realidad muchos de ellos soldados regulares y reclutas) italianos debido a la presión internacional y a la certidumbre del triunfo franquista en la guerra. El diario ovetense dedicó toda su portada a una entusiasta despedida de los italianos, con grandes fotos de Mussolini y el Rey Víctor Manuel y la reproducción íntegra del telegrama de agradecimiento de Franco al Duce, todo ello bajo los grandes titulares: « La España nacional envía a Italia su testimonio de profunda gratitud por el valioso concurso y el sacrificio heroico de sus gloriosos voluntarios caídos »55. Se incluía además un editorial en el que se afirmaba entre otros elogios a los,

  • 56 « En el instante de la partida », La Nueva España, 16-X-1938.

« [...] heroicos soldados hermanos: El corazón español late hoy con un solo impulso: el de mostraros la gratitud a la heroica generosidad de la que disteis muestra al abrazaros a la bandera roja y gualda y el cariño a que por tal acción y tan bravo comportamiento os habéis hecho acreedores »56.

  • 57 « El ejemplo de Italia », La Nueva España, 18-VII-1937.

38Sin embargo, la intensidad del pro-germanismo y pro-italianismo del diario ovetense se mantenía al mismo nivel al tratar de asuntos de relaciones internacionales que no afectaban en absoluto o muy débilmente al conflicto español. Sin duda esta actitud se puede explicar parcialmente por la proximidad ideológica del régimen franquista en su conjunto al nazismo y al fascismo, pero la explicación más completa debe tener en cuenta la identificación ideológica entre la Falange y estos dos regímenes. Es decir, entre todas las facciones que componían el bando sublevado fue la falangista, la fundadora de La Nueva España, la más cercana al totalitarismo fascista, que tomaba como modelo repetidamente: « El ejemplo de Italia. Es magnífico. Desde el principio al fin […] Sigamos su ejemplo. Hagamos nuestra España Imperio »57.

  • 58 « La última reunión del Gran Consejo Fascista », La Nueva España, 17-III-1938.
  • 59 « El Führer habla de Austria ante el Reichstag », La Nueva España, 19-III-1938.

39Por esta razón, el diario ovetense se mostró enormemente halagador hacia las potencias fascistas, mucho más incluso que la prensa de otras facciones del régimen. Esto se hizo evidente en episodios como el Anschluss austriaco, al que amplios sectores monárquicos, católicos y militares del bando sublevado se opusieron, mostrando de esta forma su mayor proximidad ideológica al régimen católico, corporativo y autoritario de los sucesores de Dollfuss. La Nueva España por el contrario mostró de inmediato su apoyo a la ocupación alemana desmintiendo las diferencias surgidas al respecto entre Italia y Alemania58 y culminando la explicación de lo sucedido con las palabras de Hitler ante el Reichstag: « Tomé las medidas necesarias para que el país austriaco no fuera un segundo escenario de lo que hoy es España »59.

40Esta línea política incondicional a favor de los fascismos se va a mantener en La Nueva España durante todo el período anterior a la segunda guerra mundial y a lo largo de ésta hasta su mismo final en Europa, incluso a pesar de las directrices de un régimen franquista que, al ver inclinarse decisivamente la balanza a favor de los aliados, intentó congraciarse con éstos y ordenó a la prensa suavizar su postura germanófila. Será necesario esperar a la posguerra del conflicto mundial para que el rotativo ovetense reduzca algunos de sus más agresivos signos de identidad falangista, que no desaparecerán sin embargo hasta algún tiempo después del fin de un régimen franquista del que el diario ovetense fue fiel adalid durante toda su existencia.

Haut de page

Document annexe

Haut de page

Notes

1 Sobre la prensa asturiana en el período que comienza con las elecciones del Frente Popular de febrero de 1936 y concluye con el final de la Guerra Civil en la región, en octubre de 1937, Vid. FLEITES MARCOS, Álvaro, Prensa y guerra civil en Asturias, Avilés, Azucel, 2008.

2 La Nueva España ha sido objeto de una monografía, la memoria de licenciatura de Cristina Majado, leída en 1985, que realiza un solvente aunque ya algo desfasado y en cualquier caso incompleto estudio del nacimiento y primeros pasos del diario ovetense. Desgraciadamente, dicha monografía se mantiene inédita.

3 En el período prebélico existió un semanario falangista en Asturias, El Lunes, dirigido por el propio Francisco Arias de Velasco. No hay constancia de que se conserven ejemplares de este periódico. La referencia a su existencia en SUAREZ CORTINA, Manuel, El Fascismo en Asturias (1931-1937), Gijón, Silverio Cañada, 1981, p. 195.

4 Fuente : INSTITUTO DE LA OPINIÓN PÚBLICA. Estudio sobre los medios de comunicación en España, Madrid, 1981. Citado en TERRÓN MONTERO, Javier, La prensa de España durante el régimen de Franco. Un intento de análisis político, Madrid, CIS, 1981, p. 183. La mayor tirada de un diario de la cadena del Movimiento en esa fecha correspondía al deportivo Marca con 145 000 ejemplares diarios. Aunque estaba ligado a ella, el diario madrileño Pueblo, que tenía una tirada en ese año 1964 de 122 000 ejemplares, merced a las innovaciones de su director Emilio Romero, no pertenecía strictu sensu a la cadena del Movimiento, sino que era un diario sindical.

5 Cf. ZALBIDEA BENGOA, Begoña, « Prensa del Movimiento : los pasos contados hacia el aperturismo », in TIMOTEO ÁLVAREZ, Jesús (ed.), Historia de los medios de comunicación en España. Periodismo, publicidad e imagen (1900-1990), Barcelona, Ariel, 1989, p. 257.

6 « Propósito », La Nueva España, 19-XII-1936.

7 Así lo afirma Majado a partir de conversaciones con el propio Arias de Velasco en 1985. Vid MAJADO, Cristina, Un estudio de la prensa franquista. La Nueva España (1936-1945), Memoria de licenciatura inédita. Gijón, 1985, p. 10.

8 La Nueva España, 18-VII-1937.

9 El diario socialista asturiano había reaparecido el 25 de junio estrenando nuevos talleres en sustitución de los anteriores, incendiados tras la Revolución de Octubre de 1934. Avance había sido el principal medio de comunicación de los revolucionarios, sufriendo en consecuencia una suspensión indefinida por parte del Gobierno radical-cedista. Vid al respecto FLEITES MARCOS, Álvaro, op.cit, pp. 163-167.

10 Citado en Cristina MAJADO, op.cit, p. 11.

11 En los números del diario del 19 de diciembre de 1936 y del tres y ocho de enero del año siguiente estos donantes aparecen recogidos en listas bajo el subtítulo : « Los que nos ayudan ». Estas listas incluyen tanto instituciones, como el Banco de España (100 pesetas), entidades bancarias como el Banco Herrero (2000 pesetas), o particulares como Tomás Botas (50 pesetas). Vid « Los que nos ayudan », La Nueva España, 19-XII-1936, 3-I-1937 y 8-I-1937.

12 « Los que nos ayudan », La Nueva España, 19-XII-1936.

13 La publicidad fue, al menos parcialmente, el nuevo mecanismo que adoptaron algunos sectores que apoyaban al bando sublevado para subvencionar sus medios de comunicación. Por eso la reducción de las donaciones directas coincidió con el espectacular incremento de las indirectas, a través de la publicidad.

14 « Memorias, Oviedo, 1939 ». Archivo General de la Administración, Sección Gobernación, Subsecretaría de Interior, Servicio de Regiones Devastadas y Reparaciones, Sign. 2791/1. El informe no está firmado pero el hecho de que su autor afirme : El que esta memoria redacta fue el encargado de su fundación refiriéndose a La Nueva España sugiere la autoría de Arias de Velasco, quien, como hemos visto, fundó el diario ovetense.

15 Ibid.

16 Entrevista entre Francisco Arias de Velasco y Cristina Majado. Citada en Cristina MAJADO, op.cit, p. 31.

17 Toda la plantilla, tanto de redactores como de talleres y administración aparece citada en el número del 2 de junio de 1937. Vid La Nueva España, 2-VI-1937.

18 « Memorias, Oviedo, 1939 ». Archivo General de la Administración, Sección Gobernación, Subsecretaría de Interior, Servicio de Regiones Devastadas y Reparaciones, Sign. 2791/1.

19 Ibid.

20 Entrevista entre Francisco Arias de Velasco y Cristina Majado. Citada en Cristina MAJADO, op.cit, p. 32.

21 Que retrasaron por ejemplo la salida del segundo número hasta el 2 de enero de 1937 cuando el primero lo había hecho el 19 de diciembre del año anterior. Cf. La Nueva España, 2-I-1937.

22 Este apartado aparece también en ocasiones en la sección « Vida de la Falange ».

23 Resulta forzoso constatar la gran importancia de las consignas en la prensa sublevada : « Junto a la obligación de insertar determinadas noticias y comentarios provenientes del gobierno, la consigna constituye el elemento a través del cual se aseguró la orientación ideológica de todos los periódicos ». TERRÓN MONTERO, Javier, op.cit, p. 67.

24 Frente a la ratio-propaganda que apela al razonamiento del receptor, la senso-propaganda tiene por objetivo la consecución de un equivalente del reflejo condicionado Pavloviano a través del uso de símbolos simples, visuales, repetitivos y fáciles de interpretar. Durante la Guerra Civil, la propaganda de ambos bandos constituyó una mezcla de ambos tipos, aunque los modelos más puros de senso-propaganda los desarrollaron los comunistas y los falangistas en el período posbélico. Sobre los dos tipos de propaganda vid TCHAKHOTINE, Serge, Le viol des foules par la propagande politique, París, Gallimard, 1992 (1936). Sobre el carácter de la propaganda de la prensa asturiana de los dos bandos durante el período bélico vid FLEITES MARCOS, Álvaro, op.cit, pp. 312-314.

25 « ¡España ! », La Nueva España, 19-XII-1936.

26 « Habla el camarada Hedilla », La Nueva España, 2-II-1937.

27 Como ejemplo, vid « Imperio-Servicio y Servicio-Imperio », La Nueva España, 15-I-1937.

28 La Nueva España, 19-XII-1936.

29 « ¡España ! », La Nueva España, 19-XII-1936.

30 « La Tierra para el que la trabaja », La Nueva España, 5-II-1937.

31 El proceso es similar al efectuado por Hitler frente a las SA en la llamada « Noche de los Cuchillos Largos », y ambos tienen como origen al Ejército. En cualquier caso, parece muy discutible que el anticapitalismo original de los movimientos fascistas fuera más allá de la retórica. Vid al respecto BURRIN, Philippe, Fascisme, nazisme, autoritarisme. París, Seuil, 2000, pp. 49-72.

32 La Nueva España, 13-IX-1938.

33 « El Catolicismo y la Falange », La Nueva España, 21-II-1937.

34 Vid sobre el saludo « Camarada de Yugo y Flechas », La Nueva España, 16-I-1937, sobre el Yugo y las Flechas, « Yugos y Flechas », La Nueva España, 5-II-1937 y « Yugos y Flechas de Isabel y Fernando », La Nueva España, 27-II-1938.

35 « Un decreto del Caudillo de España », La Nueva España, 20-IV-1937.

36 « Los cimientos de la Espana (sic) Imperial », La Nueva España, 23-IV-1937.

37 « La integración de la Falange », La Nueva España, 2-V-1937.

38 « Coincidencia de Falange y Tradición », La Nueva España, 24-IX-1937. En este editorial se destacan principios tan sorprendentes como : « Los que sentimos como españolísima la doctrina de los veintiséis puntos de Falange tenemos que coincidir con el tradicionalismo ».

39 La Nueva España, 20-IV-1937.

40 La Nueva España, 2-IV-1939.

41 « Propósito », La Nueva España, 19-XII-1936.

42 « Nuestro Periódico », La Nueva España, 19-I-1937.

43 « Del Periodismo », La Nueva España, 4-IX-1937.

44 Ibid.

45 « Nuestro Periódico », La Nueva España, 19-I-1937.

46 Ibid.

47 « La prensa en el Estado nacionalsindicalista », La Nueva España, 21-VIII-1938.

48 « Puede considerarse como terminada la suicida ofensiva de los rusos en los diversos frentes », La Nueva España. 1-III-1937.

49 La Nueva España, 24-II-1937.

50 La Nueva España, 24-II-1937.

51 La Nueva España, 4-III-1937.

52 La Nueva España, 1-III-1937.

53 « Episodios de la guerra en España », La Nueva España, 27-III-1937.

54 Vid al respecto MORADIELLOS, Enrique, El Reñidero de Europa, Barcelona, Península, 2001.

55 La Nueva España, 16-X-1938.

56 « En el instante de la partida », La Nueva España, 16-X-1938.

57 « El ejemplo de Italia », La Nueva España, 18-VII-1937.

58 « La última reunión del Gran Consejo Fascista », La Nueva España, 17-III-1938.

59 « El Führer habla de Austria ante el Reichstag », La Nueva España, 19-III-1938.

Haut de page

Table des illustrations

Titre La Nueva España, n° 19-XII-1936. Incluye la primera lista de « los que nos ayudan »
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/760/img-1.png
Fichier image/png, 329k
Titre La Nueva España, n° 3-I-1937. ] Incluye la segunda lista de « los que nos ayudan »
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/760/img-2.png
Fichier image/png, 478k
Titre La Nueva España Evolución del subtítulo
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/760/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Titre La Nueva España. Contraportada : n° 19-XII-1936
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/760/img-4.png
Fichier image/png, 377k
Titre La Nueva España. Contraportada : n° 2-VI-1937
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/760/img-5.png
Fichier image/png, 438k
Titre La Nueva España, n° 19-XII-1936
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/760/img-6.png
Fichier image/png, 419k
Titre La Nueva España, n° , n° 2-IV-1939
URL http://argonauta.revues.org/docannexe/image/760/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Álvaro Fleites Marcos, « La Nueva España, los inicios de la prensa del Movimiento en Asturias (1936-1939) », El Argonauta español [En ligne], 6 | 2009, mis en ligne le 15 janvier 2009, consulté le 26 avril 2017. URL : http://argonauta.revues.org/760 ; DOI : 10.4000/argonauta.760

Haut de page

Auteur

Álvaro Fleites Marcos

Universidad de Oviedo

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org