Navigation – Plan du site
Livraison janvier : La presse réactionnaire

El nacimiento de la revista Iglesia-Mundo: la respuesta del catolicismo tradicional a la evolución de la Iglesia española

Juan Manuel González Sáez

Résumés

Cet article analyse l’origine de la revue Iglesia-Mundo en 1971. Cette publication fut le principal organe d’expression des secteurs catholiques réticents face à l’évolution de l’Eglise espagnole dans les années qui suivirent le Concile. Elle regroupa des évêques, des prêtres et des séculiers conservateurs critiques face au renouveau pastoral qui fit suite au Concile, aux excès des réformes liturgiques ou à l’abandon de l’étroite relation Eglise-Etat caractéristique du régime franquiste. Iglesia-Mundo fut témoin de la profonde division de l’Eglise à la fin du franquisme, dont les causes furent tout à la fois religieuses et politiques. Cette revue est une source documentaire indispensable à la connaissance de la résistance ecclésiale au processus de démocratisation de la société espagnole.

Haut de page

Texte intégral

1Tras el Concilio Vaticano II, que persiguió la renovación y adaptación pastoral de la Iglesia al mundo moderno, Pablo VI tuvo que enfrentarse a una grave crisis en el catolicismo mundial. Las diferentes interpretaciones de las enseñanzas conciliares (en muchos casos, la hermenéutica fue mucho más allá de las intenciones del gran sínodo) provocaron una fuerte división eclesial entre conservadores o tradicionalistas y progresistas o renovadores. Por otra parte, pese a los intentos de acercamiento al mundo moderno de la Iglesia, los seminarios comenzaron a vaciarse, las secularizaciones de sacerdotes se incrementaron y las sociedades católicas iniciaron un alejamiento de la práctica religiosa. La renovación pastoral, litúrgica y teológica, coincidente con el proceso de secularización del mundo occidental, debilitó y dividió a la comunidad eclesial.

  • 1 ENRIQUE Y TARANCÓN, Vicente, Confesiones, Madrid, PPC, 1996, pp. 261-262.

2En España esta situación se agravó por la coincidencia con el progresivo despegue de la Iglesia respecto del régimen franquista y con las primeras muestras severas de agotamiento político del franquismo. En nuestro país la opinión crítica con la evolución de la Iglesia posconciliar, que tenía indudables repercusiones en las relaciones con el Estado franquista, se organizó en torno a distintas asociaciones de seglares, sacerdotes y religiosos y se expresó en algunas publicaciones políticas y religiosas. Esta corriente de resistencia a la evolución eclesial fue definida por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón en sus memorias como « la otra contestación » o « la contestación de los otros » en oposición a la contestación eclesial de signo progresista y antifranquista. Este fenómeno contestatario « integrista », según el cardenal, incluía a publicaciones políticas (Fuerza Nueva y ¿Qué Pasa ?) y religiosas (Iglesia-Mundo), así como a grupos de sacerdotes (Hermandad Sacerdotal Española)1.

  • 2 Para la elaboración de este artículo se han seguido algunas orientaciones metodológicas de otras in (...)
  • 3 Entre los estudios más recientes sobre la Iglesia durante el último franquismo y la transición pode (...)

3En este artículo se analiza la génesis de la revista Iglesia-Mundo, publicación que formó parte de esta reacción defensiva del catolicismo conservador frente a los intentos renovadores de la Iglesia española. Su lanzamiento se produjo en 1971, un año marcado por la organización y posterior celebración de la Asamblea Conjunta de obispos y sacerdotes, una inédita iniciativa eclesiástica que por su espíritu democrático e intento de condena del papel de la Iglesia durante la guerra civil generó el rechazo y la oposición del catolicismo tradicional español. A lo largo de los años setenta del siglo pasado, Iglesia-Mundo mantuvo una constante censura de todos los movimientos de despegue eclesial frente al régimen franquista. Asimismo en sus páginas la Conferencia Episcopal recibió constantes críticas ante su pasividad frente a las consideradas desviaciones litúrgicas, pastorales o teológicas de los sacerdotes y religiosos « progresistas ». El análisis se centra en el periodo comprendido entre la fecha del lanzamiento del primer número de la revista en abril de 1971 y la polémica originada por la celebración de las Jornadas Sacerdotales Internacionales, organizadas por la Hermandad Sacerdotal Española, en septiembre de 1972. Durante este espacio temporal, que coincide con la toma de control de la Conferencia Episcopal por parte del cardenal Tarancón, la Iglesia incrementó notablemente su división interna en España. Junto con una mayoría situada en posiciones conservadoras pero proclives a aceptar la evolución progresiva de la Iglesia en sintonía con el nuevo espíritu conciliar y el lento despegue respecto del régimen franquista, surgieron minorías de sacerdotes y religiosos con objetivos enfrentados. Mientras un grupo buscaba acelerar el proceso de cambio, el extremo contrario pretendía, aun aceptando el Concilio, retardar la evolución y mantener la vigente relación Iglesia-Estado. En el conflicto intraeclesial entre renovadores y conservadores, entre progresistas y tradicionalistas, la revista Iglesia-Mundo se convirtió en un altavoz del catolicismo crítico con la evolución de la Conferencia Episcopal Española en sus relaciones con el régimen franquista, con los grupos de sacerdotes y seglares progresistas y con las interpretaciones consideradas desviadas del Concilio Vaticano II. El objetivo de este artículo es describir los propósitos fundacionales y las principales líneas ideológicas de la revista, el perfil de sus editores y redactores, su difusión, su financiación y, en definitiva, su impacto e influencia en la Iglesia española2. Hasta la fecha, si bien existen distintos estudios que han aportado información valiosa sobre la efectiva contribución de la Iglesia al proceso de transición democrática en España, son escasas las investigaciones en profundidad sobre la resistencia intraeclesial frente a esta actitud que tuvo repercusiones no sólo religiosas sino también políticas por la especial configuración de las relaciones Iglesia-Estado del régimen franquista3.

Contexto y propósito fundacional

  • 4 Un detallado análisis sobre el impacto del Concilio Vaticano II en las relaciones Iglesia-Estado en (...)

4Iglesia-Mundo nació en el contexto de la división eclesial generada por la evolución de la Iglesia ante el espíritu del Concilio Vaticano II y los problemas de recepción de las distintas interpretaciones de los textos conciliares, especialmente significativos en un catolicismo dominantemente conservador o tradicionalista como era históricamente el español. Además, en nuestro país, esta nueva orientación eclesial cuestionaba aspectos con indudables repercusiones en las relaciones Iglesia-Estado como la confesionalidad católica de la sociedad, los nombramientos episcopales o, incluso, el propio autoritarismo del régimen franquista4.

  • 5 El cardenal Tarancón fue nombrado administrador apostólico de Madrid en mayo de 1971, arzobispo de (...)
  • 6 El Papa anunció al cardenal Tarancón, previamente a su nombramiento como presidente de la Conferenc (...)

5En mayo de 1971 la muerte de monseñor Casimiro Morcillo, obispo de Madrid-Alcalá y presidente de la Conferencia Episcopal Española entre 1969 y 1971, facilitó que el cardenal Tarancón5 asumiese la dirección de la Iglesia española siguiendo el proyecto diseñado por el Vaticano para este país6. Este proceso había sido iniciado con la llegada del nuncio Luigi Dadaglio a Madrid en 1967 y se basaba fundamentalmente en la renovación de las jerarquías eclesiásticas a través del nombramiento de obispos más jóvenes y, especialmente, de los obispos auxiliares, que no estaban sometidos al procedimiento de designación del Concordato de 1953. En tres años el episcopado se renovó de tal manera que el control quedó en manos de una mayoría conservadora pero alineada con los planes de renovación eclesial. Esta rejuvenecida Conferencia Episcopal permitió iniciar las críticas de la Iglesia al Régimen y mostrar un lento y moderado despegue respecto de la tradicional postura de vinculación plena con el Estado. Esta evolución no fue asumida por todos los obispos y originó notables divisiones eclesiales, las cuales se pusieron de manifiesto especialmente ante la organización y celebración de la Asamblea Conjunta de obispos y sacerdotes en septiembre de 1971.

  • 7 ENRIQUE Y TARANCÓN, Vicente, Confesiones, op. cit., p. 261.
  • 8 CALDEVILLA G.-VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), p. (...)
  • 9 PIÑAR, Blas, Mi réplica al cardenal Tarancón, Madrid, Fuerza Nueva, 1998, p. 61.

6En este contexto histórico, la iniciativa de publicar la revista Iglesia-Mundo fue responsabilidad del arzobispo Morcillo. La idea fue plenamente respaldada por el sector conservador del episcopado. El Cardenal Tarancón señaló que la revista fue concebida « con magnífica intención », aunque luego el proyecto se convirtiese en una publicación ultra », por « un grupito de obispos, sacerdotes y laicos católicos cualificados » que querían orientar sobre las cuestiones planteadas en la Iglesia posconciliar a fin de evitar desviaciones de la ortodoxia7. Según Jaime Caldevilla, el primer director de Iglesia-Mundo, 32 obispos apoyaron en origen el proyecto8. Con este fin se constituyó una empresa editorial bajo la forma societaria de un sodalicio, una persona jurídica de derecho canónico con capacidad de obrar en el ámbito civil. El documento constitutivo estaba firmado por Casimiro Morcillo, arzobispo de Madrid ; Segundo García de Sierra y Méndez, arzobispo de Calahorra-La Calzada-Logroño Demetrio Mansilla Reoyo, obispo de Ciudad Rodrigo ; Ángel Hidalgo Ibáñez, obispo de Jaca ; Antonio Ona de Echave, obispo de Lugo ; Ángel Temiño, obispo de Orense ; Pablo Barrachina, obispo de Orihuela-Alicante ; Laureano Castán Lacoma, obispo de Sigüenza-Guadalajara ; José Bascuñana López, obispo de Solsona ; Luis Franco Gascón, obispo de La Laguna ; Francisco Peralta Ballabriga, obispo de Vitoria ; y Ricardo Blanco, obispo auxiliar de Madrid-Alcalá9. En fecha posterior Guerra Campos, obispo auxiliar de Madrid, y Marcelo González-Martín, arzobispo primado de Toledo, se integraron al sodalicio.

  • 10 CALDEVILLA G.-VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), pp (...)
  • 11 La sociedad anónima requirió una nueva autorización diocesana que se concedió el 14 de octubre de 1 (...)
  • 12 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, Archivo Genera (...)
  • 13 CALDEVILLA G., VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), p (...)

7La publicación recibió la autorización diocesana del arzobispo Morcillo el 13 de noviembre de 1970 y se inscribió en el Registro de Asociaciones, dependiente del Ministerio de Gobernación, ese mismo mes. La revista publicó su primer número el 16 de abril de 1971. Previamente se lanzaron dos números cero que, como afirmaba el editorial conmemorativo del primer aniversario de su lanzamiento, fueron un « rodaje » preparatorio10. Al cabo de unos meses, el sodalicio se convirtió en una sociedad anónima11. El cambio societario fue consecuencia de la mala gestión económica realizada por los obispos. Con sólo cuatro números editados la publicación arrastraba fuertes pérdidas y estaba condenada a la desaparición. No existía libro de caja ni ningún tipo de contabilidad organizada. De las diez millones doscientas mil pesetas con que contaba el sodalicio en su inicio se habían consumido sólo en cuatro números publicados seis millones y medio12. Por esta razón, Jaime Caldevilla recomendó buscar accionistas y constituir la editorial EDIMSA (Ediciones Iglesia-Mundo, S.A.)13. La nueva sociedad se constituyó el 29 de octubre de 1971. El sacerdote Manuel Alemán y de la Sota se encargó de la búsqueda de socios y ayudas económicas. Las facilidades de la imprenta Gráficas Velasco ante las deudas y pagos pendientes también fueron vitales para el mantenimiento de la revista.

  • 14 Véase MONSEGÚ, B., « Ideas, hechos y dichos », in Roca Viva, nº 40 (abril de 1971), p. 317.
  • 15 ORTEGA, Joaquín L., « La Iglesia española desde 1939 hasta 1976. Resumen cronológico », in CÁRCEL O (...)
  • 16 Sobre la resistencia tradicionalista y conservadora al Concilio véase BUONASORTE, Nicla, Tra Roma e (...)

8Iglesia-Mundo anunció su propósito de moderación durante su lanzamiento. Según observaba el P. Monsegú, director de Roca Viva y colaborador de la Hermandad Sacerdotal Española, en un análisis sobre la prensa religiosa existente en España, la revista pretendía situarse « en el justo medio » entre progresistas y tradicionalistas14. Sin embargo, rápidamente se convirtió, en opinión de Joaquín Ortega, en expresión del nacionalcatolicismo polémico e intransigente15. Su primer editorial y su declaración de principios son ejemplos de la voluntad de moderación de los editores, aunque su contenido no esconde un profundo sentido católico conservador o tradicionalista. Entre las corrientes eclesiales surgidas durante el posconcilio la revista puede ser englobada dentro del sector conservador que realiza una aceptación obediente del Concilio pero que se muestra crítica con las consideradas desviaciones litúrgicas, pastorales o teológicas de las interpretaciones renovadoras o progresistas de los textos conciliares16. No existe entusiasmo por el aggiornamento y mucho menos por la hermenéutica que puede conducir a cuestionar la confesionalidad del Estado, la autoridad de los obispos o la liturgia tradicional. Sin embargo, Iglesia-Mundo no asume posturas integristas, que pueden suponer desobediencia hacia el Papa o los obispos, ni defiende abiertamente al tradicionalismo católico cuando este muestra signos de rebeldía.

  • 17 « Puntos fundamentales de Iglesia-Mundo », in Iglesia-Mundo, nº 1 (16 de abril de 1971), p. 35.

9En la declaración de principios rectores de la revista, publicados en su número uno bajo el título « Puntos Fundamentales de Iglesia-Mundo », se planteaba la intención de trabajar, en línea con las palabras de Pablo VI, por « conservar íntegro y puro el depósito de la fe » y por defender el magisterio pasado y presente de la Iglesia. Iglesia-Mundo también manifestaba su patriotismo y su respeto a las legitimas autoridades : « El mundo es, en primer término, la Patria en que nacimos, crisol de virtudes permanentes. Procuramos que sea fiel a su servicio histórico y respetamos a sus legítimas autoridades ». Este patriotismo respondía a la interpretación tradicionalista del destino histórico de España indisolublemente vinculado a la fe católica. El respeto y la colaboración con el Estado, siguiendo la doctrina del Concilio Vaticano II que propugnaba la sana cooperación entre la comunidad política y la Iglesia, no suponía enfeudamiento o intromisiones. La publicación rechazaba por igual la teocracia y el cesaropapismo. Iglesia-Mundo defendía, aún recordando que toda actividad estaba sometida a las exigencias de la ley moral, la autonomía de lo temporal. También se manifestaba a favor del progreso « en sus vertientes espiritual, cultural, económica, cívica y social ». Sin embargo, este no debía suponer concesiones « al marxismo ateo » o al « agnosticismo religioso ». Por último, en esta declaración programática, Iglesia-Mundo afirmaba no tener « designios ni implicaciones políticas ». Su objetivo era « contribuir a difundir el Evangelio y a orientar humildemente con la luz cristiana a los hombres de buena voluntad »17.

  • 18 « Heridas ocultas... », in Iglesia-Mundo, nº 1 (16 de abril de 1971), p. 4.

10En su editorial, que profundizaba en el análisis de los objetivos de la publicación, se proclamaba la comunión absoluta con el Papa y los obispos. La revista exponía que no pretendía despertar polémicas o generar divisiones. Sin embargo, advertía que en « lo opinable » contaban con libertad para manifestar sus puntos de vista. Ante el preocupante panorama católico nacional estimaban que era necesaria « una afirmación de la Doctrina católica ». Esta necesidad era especialmente acuciante en España porque « la Iglesia Católica, Apostólica y Romana creó nuestro ser como nación y nuestra personalidad histórica universal »18.

  • 19 Véase « Informe del cardenal Tarancón sobre la revista Iglesia-Mundo », in CÁRCEL ORTÍ, Vicente, Pa (...)

11Pese a esta intención de moderación, dentro de un enfoque profundamente conservador, Iglesia-Mundo generó tensiones dentro de la Conferencia Episcopal desde sus inicios. En su número 0 la revista publicó un documento que un grupo de obispos había dirigido a monseñor Morcillo y que el presidente de la Conferencia había silenciado por la gravedad de su contenido. Estos obispos (15, según creía Tarancón que no vio el documento original) criticaban a la Conferencia por olvidar los temas propios del magisterio episcopal y preocuparse exclusivamente por temas sociales y políticos. Al mismo tiempo, amenazaban con la publicación de textos colectivos en contra de los oficiales. Para Tarancón este documento era una amenaza de ruptura de la Conferencia y una « declaración de guerra »19.

  • 20 Ibíd., p. 261.

12El cardenal Tarancón encuadró a Iglesia-Mundo dentro de la « contestación de los otros », junto con las revistas ¿Qué Pasa ? y Fuerza Nueva. La publicación « ultra » estaba controlada, según el presidente de la Conferencia Episcopal, por « ciertos seglares con fama de integristas, apoyados por algún obispo ». Desde sus páginas eran lanzados « ataques despiadados » contra sacerdotes y obispos calificados como progresistas y contra el episcopado español cuya línea la revista juzgaba desviada20.

Directores y periodistas

  • 21 Véase « Ha muerto Jaime Caldevilla », in Fuerza Nueva, nº 504 (4 de septiembre de 1976), pp. 30-31  (...)

13El director de la revista fue Jaime Caldevilla García-Villar desde 1971 hasta su muerte en 1976. Su perfil biográfico explica su catolicismo tradicional y combativo. Jaime Caldevilla fue seminarista y estuvo encarcelado en Mieres durante la revolución obrera de 1934. Cuando estalló la guerra civil, combatió en el Tercio de Requetés de Covadonga. Estudió posteriormente Filosofía y Derecho en Oviedo, aunque su principal dedicación resultó ser el periodismo. Fue director del diario asturiano Región. Posteriormente recibió el nombramiento de Consejero de Información y Prensa en la Embajada de España en Cuba y participó como experto de la delegación española en tres asambleas generales de la ONU. En Cuba asistió a la revolución comandada por Fidel Castro y contribuyó a facilitar la salida de la isla a miles de españoles y cubanos. El tradicionalismo católico y político, así como su franquismo, definen indudablemente su figura21.

14Entre los principales colaboradores de la revista se encontraban teólogos estrechamente vinculados a la Hermandad Sacerdotal Española como Teodoro Jiménez Urresti, Victorino Rodríguez, José Antonio de Aldama o Antonio Peinador. Otros muchos clérigos integrantes o cercanos a esta organización colaboraron con sus escritos a lo largo de los años setenta (P. Bernardo Monsegú, P. Luis Madrid Corcuera, P. José Ricart Torrens, P. Luis Vera, P. Gonzalo Vidal, etc.). También escribieron en sus páginas pensadores tradicionalistas como Adolfo Muñoz Alonso, Vicente Marrero Suárez, Juan Vallet de Goitisolo o Plinio Correa de Oliveira, militares como Luis López Anglada o miembros de las denominadas Uniones Seglares, agrupaciones de laicos que compartían los objetivos de defensa de la fe tradicional con la Hermandad Sacerdotal, como Francisco José Fernández de la Cigoña. Asimismo Iglesia-Mundo recogió en sus páginas los documentos y declaraciones de obispos conservadores como, por ejemplo, José Guerra Campos, Marcelo González, Ángel Temiño, Marcelino Olaechea o Pablo Barrachina.

Tirada y difusión

  • 22 Iglesia-Mundo, nº 17 (24 de diciembre de 1971), p. 4.
  • 23 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, AGA, MIT, GE, (...)

15La revista Iglesia-Mundo alcanzó una tirada media de 25 000 ejemplares durante los primeros años de su existencia. El principal canal de distribución fueron las suscripciones. En 1972 estas alcanzaban un número aproximado de 15 00022. El Ministerio de Información y Turismo, entidad de la que dependían los organismos encargados de combatir ideológicamente la disidencia eclesial, financiaba unas 2 000 suscripciones23. El resto de la tirada se distribuía prioritariamente en quioscos por toda España. Otro pequeño porcentaje de revistas era repartido gratuitamente en las puertas de las iglesias, eficaz sistema de propaganda que, sin embargo, generó numerosas críticas. Los sectores eclesiales progresistas acusaron a Iglesia-Mundo de recibir apoyo económico del Estado con el objetivo de combatir la renovación eclesial en España. Esta financiación, como se expone en este artículo, existió pero tuvo un alcance muy limitado.

  • 24 CALDEVILLA G.-VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », in Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), (...)

16En el periodo 1971-1972 sus lectores eran aproximadamente unas 60 000 personas24. Este dato fue estimado por la propia publicación y tiene coherencia con la tirada declarada. Esta difusión estaba determinada por la falta de una adecuada promoción y por los frenos que algunas diócesis pusieron a amplificar unos contenidos muy críticos con la evolución de la Iglesia. Según la propia revista, Iglesia-Mundo sólo estaba eficazmente promocionada en 12 diócesis de las 60 existentes en España.

  • 25 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, AGA, MIT, GE, (...)

17El principal objetivo de la revista, en palabras de sus responsables, era influir en los casi 150 000 sacerdotes, religiosos y religiosas que integraban el clero español con el fin de « contribuir a mantener el conocimiento de la verdad ». Iglesia-Mundo afirmaba tener capacidad para influir en un 70 % de esta comunidad eclesial. Su propósito era reforzar la oposición al progresismo y al liberalismo católico y prestar « un notable servicio a España » manteniendo inalteradas las relaciones Iglesia-Estado25.

Financiación

  • 26 Sin autor, Subvención urgente a « Iglesia-Mundo », Madrid, 8 de marzo de 1974, Archivo de la Fundac (...)
  • 27 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, AGA, MIT, GE, (...)
  • 28 Sin autor, Subvención urgente a « Iglesia-Mundo », Madrid, 8 de marzo de 1974, AFNFF, sign. 4066.
  • 29 Sin autor, Subvención urgente a « Iglesia-Mundo », Madrid, 8 de marzo de 1974, AFNFF, sign. 4.066.
  • 30 Véase GARCÍA ORTEGA, Alejo Jesús, « Los curas con sotana dan la cara », in Pueblo, 26 de septiembre (...)
  • 31 PIÑAR, Blas, Mi réplica al cardenal..., 1998, p. 62.
  • 32 CÁRCEL ORTÍ, Vicente, Pablo VI..., op. cit., pp. 912-913.

18La revista fue recibida con indudable simpatía por el Estado franquista. Tanto los obispos que la impulsaron como los seglares que la dirigían mantenían buenas relaciones con el Régimen y buscaron el apoyo para su edición. A los pocos meses del lanzamiento de Iglesia-Mundo, los problemas económicos derivados de la mala gestión empresarial inicial forzaron a buscar la ayuda del Estado. El sodalicio se convirtió, como se ha expuesto, en la sociedad anónima EDIMSA. El presidente de la editorial, Manuel Alemán y de la Sota, se entrevistó con el vicepresidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco, a finales de 1971 con el fin de solicitar el respaldo económico del Estado. Las palabras del almirante, según una nota de Manuel Alemán, fueron un claro compromiso de apoyo : « No faltaba más que un Estado Confesional no ayude económicamente a una revista, que le defiende »26. Sin embargo, esta financiación parece que, pese a las promesas de distintos organismos del Estado, fue limitada y a mediados de 1972 el presidente de EDIMSA elaboró un informe dirigido al Ministerio de Información y Turismo pidiendo nuevas ayudas. En este documento se exponía una difícil situación económica y se solicitaba una contribución mensual de un millón ochenta y dos mil novecientas pesetas para poder resolver los graves problemas económicos de la publicación, expandir su difusión y cumplir su « servicio religioso-patriótico »27. El Estado se comprometió con una ayuda de diez millones de pesetas que sería entregada en diciembre de 197328. Sin embargo, el asesinato de Carrero Blanco en esa fecha y el posterior cambio de Gobierno paralizaron esta subvención29. Es probable que esta no existiese o fuese muy limitada ya que los problemas financieros de la revista continuaron. Prueba de ellos es que en 1974 Iglesia-Mundo difundió octavillas en las que solicitaba apoyo económico y, al mismo tiempo, negaba recibir ayudas oficiales durante las jornadas sacerdotales organizadas por la Hermandad Sacerdotal Española en Cuenca30. Blas Piñar, presidente de Fuerza Nueva y personalidad bien relacionada con los obispos conservadores y con los responsables de EDIMSA, sostiene que el gobierno no tuvo nada que ver con la revista, « ni la orientó, ni la financió »31. No obstante, las acusaciones contra su financiación por parte del Estado continuaron durante los años del franquismo. Según el cardenal Tarancón, estaba extendida la opinión sobre las fuertes subvenciones del gobierno a la revista : « Se habla de apoyos sustanciales de Ministerio de Información y Turismo y aún de la vicepresidencia del Gobierno »32.

  • 33 SAN MARTÍN, J. Ignacio, Servicio especial. A las órdenes de Carrero Blanco (de Castellana a El Aaiú (...)

19Más allá de la financiación o las ayudas económicas, resulta claro que el Estado simpatizó con los contenidos y orientación de la publicación en un momento en que algunos sectores de la Iglesia estaban comprometidos (e incluso lideraban) la oposición política al régimen franquista. En este sentido, Iglesia–Mundo recibió documentación sobre las actividades religiosas del clero disidente elaborada por los servicios de información del Estado con el objeto de poder combatir intelectualmente las corrientes eclesiales progresistas. En 1971, el mismo año del comienzo de su publicación, el coronel Ignacio San Martín, responsable del Servicio Especial, amplió el campo de actuación de este organismo, dedicado a la lucha contra la subversión política, al sector « religioso-intelectual ». Su objetivo fue enfrentarse a la « subversión religiosa » a través de la difusión de documentos « destinados a combatir corrientes adversas », la creación de redes de periodistas simpatizantes con la Iglesia más conservadora o la coordinación de « la labor de grupos y publicaciones favorables »33.

  • 34 Por ejemplo, José Luis Martín Descalzo, sacerdote estrechamente vinculado al cardenal Vicente Enriq (...)
  • 35 Véase « Iglesia », marzo de 1973, Archivo General de la Universidad de Navarra (AGUN), Fondo Laurea (...)

20Las secciones dedicadas a asuntos religiosos en los principales periódicos del país como ABC, La Vanguardia Española, Informaciones o Ya estaban en manos de periodistas cercanos a los sectores de la Iglesia identificados con la evolución del catolicismo impulsada por el Concilio Vaticano II34. Asimismo, gran parte de las editoriales de libros religiosos (Mensajero, Verbo Divino, Sígueme, Desclée de Brouwer, PPC, Sal Terrae, etc.) o publicaciones de información eclesial y teológica, como Vida Nueva, Iglesia Viva o, incluso, Ecclesia, mantenían una línea de apoyo a las corrientes críticas con el nacionalcatolicismo o con el propio régimen franquista35. El Estado trató de contrarrestar esta situación apoyando a los sacerdotes conservadores de la Hermandad Sacerdotal Española o a revistas como Iglesia-Mundo. Los informes de los servicios de información estatales, que se conservan en el Archivo General de la Administración dentro de los documentos del Gabinete de Enlace del Ministerio de Información y Turismo, confirman la involucración del Estado (por otra lado, lógica en cualquier iniciativa defensiva del régimen) en la lucha periodística contra la disidencia eclesial :

  • 36 Véase informe « Sector religioso. Panorámica del año 1972 », in AGA, MIT, GE, caja 556. Citado en O (...)

« Puede afirmarse que hoy la lucha antiprogresista está perfectamente coordinada gracias a la actuación del Servicio que logra unificar las direcciones de acción, desde el núcleo de Obispos positivos hasta la masa de fieles, mediante una línea que arranca en aquellos Obispos y pasa a través de la Asesoría Religiosa del MIT, agencias informativas ya citadas, Hermandad Sacerdotal, prensa y revistas afectas y grupos de seglares. El eslabón más débil de esta cadena es precisamente el de las asociaciones de seglares dado su escaso peso específico »36.

21El Ministerio de Información y Turismo facilitaba documentación y datos a las revistas y organizaciones católicas enfrentadas a « la subversión religiosa » contra la que también luchaba el Estado :

  • 37 Ibid., in ORTIZ HERAS, Manuel, « Iglesia y control social ... », op. cit., p. 187.

« En cuanto a redes informativas se ha conseguido obtener información procedente directamente de Roma y contar con la información religiosa de Europa Press y Efe. Asimismo se tienen algunas posibilidades en la sede central de las Comisiones Episcopales.... Su esfuerzo importante con notables resultados se ha realizado en la potenciación de órganos de difusión a base de suministrarles información de interés a efectos antisubversivos. A nivel central se ha conseguido dominar en este aspecto las agencias EFE, Europa Press y CIO así como las revistas “Iglesia-Mundo”, “¿Qué pasa ?” y “Fuerza Nueva”. Se ha mejorado también la utilización de “El Alcázar” pero en cambio la sustitución del director de “Nuevo Diario” ha supuesto una pérdida casi total de este periódico, al menos de momento »37.

  • 38 « Por encargo del Sr. Ministro, hay que estudiar la posibilidad de introducir 500 ejemplares de “IG (...)

22Iglesia-Mundo fue utilizada por el Gobierno, como un elemento más dentro de su estrategia global antisubversiva, para difundir la existencia de una Iglesia verdadera, apegada a la auténtica tradición, que no seguía las desviaciones de la Conferencia Episcopal o de los sacerdotes progresistas. En esta línea, la revista era difundida en embajadas, agregados culturales o agencias de noticias de Roma38. En cualquier caso, más allá de los lógicos apoyos del Estado que pudiera recibir, Iglesia-Mundo ejerció su labor informativa con plena libertad y respondiendo a las motivaciones (profundamente conservadoras tanto en lo religioso como en lo político) de los obispos y seglares promotores de su publicación.

Un año de polémicas : la Asamblea Conjunta y el « documento romano »

  • 39 Según el análisis realizado por Jesús Sastre y Santiago Lorente, la encuesta describía un clero con (...)
  • 40 La mayoría de las propuestas « se alineaban en pro de una clara renovación, dentro de los límites d (...)
  • 41 MONTERO GARCÍA, Feliciano, La Iglesia : de la colaboración a la disidencia (1956-1975). La oposició (...)

23Iglesia-Mundo nació marcada por los debates, tensiones y conflictos generados por el anuncio de la celebración de la Asamblea Conjunta. Esta iniciativa de la Conferencia Episcopal, absolutamente sorprendente para la conservadora Iglesia española, pretendía conocer en profundidad los problemas reales de los sacerdotes y buscar soluciones a través de un diálogo en paridad entre los prelados y sus presbíteros. La génesis de esta reunión se encontraba en el acuerdo alcanzado en la III asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española celebrada el 1 de diciembre de 1966 que decidió constituir la Comisión Episcopal del Clero para estudiar la crisis y la contestación sacerdotal surgidas tras la finalización del Concilio Vaticano II. Los obispos decidieron realizar una encuesta entre todos los sacerdotes para conocer objetivamente y en profundidad lo que sentía y pensaba el clero. Una vez recogidas y analizadas las respuestas de 15 499 sacerdotes al cuestionario de 268 preguntas confeccionado por el Secretariado Nacional del Clero, la radiografía del sacerdocio español, que se dio a conocer en marzo de 1970, mostraba síntomas muy preocupantes de desorientación, crisis, falta de vocación y fuerte división intraeclesial39. Dada la situación sacerdotal descrita, los obispos tomaron la decisión de sustituir la proyectada asamblea de obispos, que iba a discutir sobre la realidad sacerdotal, por una asamblea conjunta de obispos y sacerdotes. Para preparar la reunión se elaboraron unos documentos base sobre la situación sacerdotal, el significado del sacerdocio ministerial y las sugerencias para resolver los problemas sacerdotales « provenientes de las estructuras » o « de dimensión personal » que fueron discutidos en reuniones diocesanas, interdiocesanas y, finalmente, en la asamblea nacional. En conjunto se estudiaron más de 4 000 proposiciones que, en términos generales, se encontraban dentro de la ortodoxia eclesial. No obstante, también se plantearon cuestiones conflictivas como la supresión del celibato o la ordenación de mujeres y hombres casados40. En definitiva, los temas de estudio y de debate, inspirados en el espíritu del Concilio Vaticano II, pretendían la renovación de la Iglesia española. Según ha observado Feliciano Montero, esto significaba también cuestionar el modelo nacional católico de relación Iglesia-Estado, el catolicismo de « cruzada » y la legitimación otorgada al Régimen de Franco desde 193641.

  • 42 ORTEGA, Joaquín Luis, « Pablo VI y la Iglesia de España », in Pablo VI y España, Giornate di studio (...)

24Los resultados de la encuesta al clero, los documentos base preparatorios de la reunión, la designación de los representantes en la asamblea nacional y el carácter colegial del encuentro despertaron fuertes críticas entre los sectores más conservadores de la Iglesia. Como señaló Joaquín Luis Ortega, esta iniciativa episcopal « se convirtió en el paradigma de una Iglesia en estado de cambio y que polarizó todas las tensiones que cruzaban entonces el subsuelo eclesial español y, por añadidura, también el social y el político »42.

  • 43 MADRID, Luis, « Si la Asamblea Conjunta fracasase... », in Iglesia-Mundo, nº 9 (6 de agosto de 1971 (...)
  • 44 « ¿Rebeldía minoritaria por primera vez en España contra S. Santidad el Papa ? », Iglesia-Mundo, nº (...)

25La revista Iglesia-Mundo, altavoz de los obispos y sacerdotes más conservadores, tuvo un notable protagonismo en la campaña de oposición a la celebración de la Asamblea. Su análisis de esta iniciativa episcopal fue prioritariamente negativo. En sus páginas, por ejemplo, el P. Luis Madrid Corcuera, miembro de la Hermandad Sacerdotal Española, se cuestionaba los posibles efectos positivos de la Asamblea ya que esta se había convertido en un problema en sí misma43. La publicación también denunció la manipulación de una minoría del clero en la organización de la Conjunta, los intentos revolucionarios de algunos clérigos contra la autoridad del Papa o la « holandización de la Iglesia española »44. En agosto de 1971 en sus páginas se alertaba sobre la manipulación de la encuesta al clero y sus resultados :

  • 45 « Un grupo de sacerdotes calificados intenta una auténtica revolución eclesiástica en España », in (...)

« El cuestionario, manipulado con gran aparato técnico, es considerado excelente por el Secretariado Nacional del Clero. Numerosos obispos, sacerdotes y seglares peritos lo juzgan condenable por la tendenciosidad y ambigüedad de no pocas preguntas… En varios temas capitales (celibato, opciones políticas, sistemas doctrinales) los equívocos son de tal monta que anulan el valor de las respuestas... los resultados de la encuesta se vienen utilizando sistemáticamente y dogmáticamente, no ya sólo como reflejo (discutible) de las posturas de hecho sacerdotales, sino como criterio y arma de presión contra las orientaciones de la Santa Sede »45.

  • 46 « Dos hechos históricos ante la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 10 (10 de septiembre de 1 (...)

26Asimismo la Asamblea era considerada una amenaza para el Estado español y su esencialidad católica. Siguiendo teorías conspirativas propias del integrismo, la revista denunciaba que la Internacional Comunista y los « Protestantes Liberales » tenían como fin común la descatolización de España. Los planes de destrucción de la fe habían tenido como objetivo prioritario el clero, los seminarios y las casas de formación sacerdotal. Las falsas interpretaciones del Concilio Vaticano II, facilitadas por la prensa religiosa controlada por el « liberal izquierdismo », habían favorecido el avance de la descatolización. En la Asamblea conjunta existía el riesgo de caer en la « trampa urdida en el extranjero »46.

  • 47 Véase el « Acta de la reunión conjunta de la Comisión Episcopal del Clero y su Secretariado » repro (...)

27La actitud beligerante de Iglesia-Mundo contra la Asamblea Conjunta, antes y después de su celebración, resultó molesta para los impulsores de la iniciativa dentro de la Conferencia Episcopal por « presentarse con cierta seriedad », ya que la publicación contaba con el respaldo de algunos obispos47.

  • 48 « Nota de la Hermandad Sacerdotal Española », y « Encuentro entre las dos Asambleas », in Iglesia-M (...)

28En esta función crítica hacia este acto de colegialidad, la revista dedicó amplio espacio a la asamblea paralela-previa de la Hermandad Sacerdotal Española celebrada el 9 y 10 de septiembre en Madrid y que desde sectores eclesiales renovadores se contempló como una contra-asamblea. Durante estas jornadas sacerdotales el clero conservador rechazó por completo la Asamblea Conjunta criticando los documentos base, las manipulaciones en la elección de los asistentes o su falta de legitimidad para abordar cuestiones del magisterio eclesial. Las ponencias debatidas y sus conclusiones fueron enviadas a la Conferencia Episcopal y a la Asamblea Conjunta. En estos documentos se denunciaba el temporalismo en la acción de algunos sacerdotes, los excesos de la colegialidad en el gobierno de la Iglesia y las desviaciones litúrgicas, pastorales o teológicas presentes en el sacerdocio español. La Hermandad Sacerdotal Española también manifestó su defensa del « régimen legítimamente constituido » en nuestro país frente a las denuncias del clero progresista y a las primeras muestras del despegue eclesial respecto del Estado brindadas por algunos obispos48.

  • 49 En apoyo de la carta presentada a la Asamblea la revista Iglesia-Mundo presentó un resumen de las s (...)

29Una vez iniciada la Asamblea Conjunta, una carta (firmada por diecinueve sacerdotes y presentada con el respaldo de doce obispos) que denunciaba las manipulaciones en la gestación de la reunión y la falta de representatividad del clero asistente atizó la percepción pública de la división intraeclesial. Iglesia-Mundo difundió esta carta, publicó la nota de la Hermandad adhiriéndose a su contenido y asimismo aportó datos que pretendían probar las irregularidades surgidas en las asambleas diocesanas previas49.

  • 50 « Estadísticas de la persecución religiosa en España. 1936-1939 », in Iglesia-Mundo, nº 11 (28 de s (...)
  • 51 Véase VILLAR, Santiago, « Una ofensa a la historia y a la propia Iglesia », in Iglesia-Mundo, nº 14 (...)

30Sin embargo, la gran polémica surgió con el intento de crítica de la postura de la Iglesia durante la guerra civil. El día 15 de septiembre se votó la proposición nº 34 contenida en la ponencia « Iglesia y mundo en la España de hoy ». Esta propuesta admitía los errores de la Iglesia española durante la guerra civil : « Reconocemos humildemente y pedimos perdón porque nosotros no supimos a su tiempo ser verdaderos “ministros de reconciliación” en el seno de nuestro pueblo, dividido por una guerra entre hermanos ». Los votos favorables fueron 137, los contrarios 78, los iuxta modum (sí con reparos) 19 y en blanco 10. La propuesta no fue aprobada por la mayoría exigida por el reglamento y, tras una ligera reelaboración en la que se sustituyeron las palabras « no supimos a su tiempo ser » por « no siempre supimos ser », pasó a una segunda votación. Los votos favorables fueron 123, los contrarios 113 y 10 en blanco. Nuevamente no se obtuvo la mayoría suficiente para su aprobación aunque los votos mostraron que numerosos sacerdotes estaban decididos a revisar la Iglesia de la « Cruzada ». La prensa franquista y los sectores eclesiales más tradicionales atacaron duramente a la Asamblea Conjunta. La revista recordó las estadísticas de la persecución religiosa durante la guerra civil y reprodujo distintas imágenes sobre las profanaciones y destrucciones de imágenes y templos religiosos50. También entrevistó al arzobispo Marcelino Olaechea quien criticó la propuesta y la calificó de ofensiva pidiendo que el intento de reprobación de la Iglesia de la Cruzada quedase sepultado « en la noche del olvido »51.

  • 52 « Después de la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 11 (28 de septiembre de 1971), pp. 1-2.

31Tras el fin de la reunión, Iglesia-Mundo, aun reconociendo algunos aspectos positivos de las proposiciones aprobadas, centró sus esfuerzos editoriales en recordar que la asamblea, según su reglamento, carecía de carácter magisterial o legislativo y que sus conclusiones debían ser presentadas y aceptadas por la autoridad competente52. En noviembre la revista publicaba que miles de sacerdotes estaban firmando un escrito « para el bien de la Iglesia en España » dirigido a la Conferencia Episcopal. En este texto, que recogía nuevamente la voz del clero conservador, se insistía en la falta de representatividad de la reunión, las reticencias de los asambleístas a aceptar en algunos puntos el magisterio eclesial y las ambigüedades en sus ponencias. El intento de condena de la actitud de la Iglesia durante la guerra civil era calificado de injuria contra los obispos, sacerdotes y seglares asesinados. Finalmente, se denunciaba la imposición de una opinión única sobre la Asamblea, así como los límites de sus acuerdos:

  • 53 « Millares de sacerdotes se dirigen al Episcopado. Comunican su disentimiento de la Asamblea Conjun (...)

« En lo que ha de ser norma común de pensamiento y de acción pastoral, no nos sentimos ligados sino por los principios de la doctrina y de la disciplina católica. En las interpretaciones de hechos y situaciones, y en todo lo que es opinable, exijimos [sic] que se respete la libertad de los fieles y los ciudadanos »53.

  • 54 Véase el número extraordinario « Comentarios a las conclusiones de la Asamblea Conjunta », in Igles (...)
  • 55 « El Documento de la Santa Sede sobre la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 22 (13 de marzo (...)
  • 56 Por ejemplo, véase ALDAMA, José Antonio de, « Comentarios al documento sobre la naturaleza divina d (...)
  • 57 MIRET, Enrique, « Cambios decisivos en la Iglesia Española », in Triunfo, nº 494 (8 de marzo de 197 (...)

32Meses después, Iglesia-Mundo publicó como « aportación positiva » un extenso análisis crítico de las ponencias de la Asamblea Conjunta54. La revista, no obstante, manifestaba en su editorial su decisión de aceptar las decisiones de la Conferencia Episcopal y, lo que resulta más relevante ante la polémica que se avecinaba, que aprobase luego la Santa Sede. Este análisis fue presentado una semana antes de la difusión del denominado « documento romano », un informe elaborado por la Sagrada Congregación del Clero que criticaba las conclusiones de la Asamblea Conjunta. Este documento fue un último intento de los obispos y sacerdotes más conservadores por tratar de impedir la aplicación de las conclusiones de la Conjunta y, posiblemente, de evitar el nombramiento de Tarancón como presidente de la Conferencia Episcopal. La revista dedicó un número monográfico al documento55. Se publicó el análisis del dicasterio romano, las críticas que ya había recibido la Conjunta por distintas organizaciones y periodistas, un resumen de prensa con las principales noticias sobre la polémica y una historia sobre el azaroso envío del documento. Iglesia-Mundo se adhirió al contenido del informe de la Sagrada Congregación del Clero destacando su valor como texto oficial que contaba con la aprobación expresa del Papa56. Desde la revista Triunfo, Enrique Miret señaló las similitudes entre el análisis de la Asamblea Conjunta realizado por Iglesia-Mundo, en el que habrían aportado sus opiniones varios arzobispos y obispos conservadores, y el documento de la Congregación romana57. Según Miret, este hecho planteaba o que algunos obispos españoles habían intervenido « directa o indirectamente » en la elaboración del documento o que « la mentalidad conservadora imperante » en el dicasterio vaticano era la misma que la de estos prelados.

  • 58 Véase el suplemento : « Estudio de 40 teólogos españoles sobre la Asamblea Conjunta », in Iglesia-M (...)
  • 59 « 37 teólogos, profesores y sacerdotes se adhieren al Documento llamado de los 40 », in Iglesia-Mun (...)

33Después de esta polémica, Iglesia-Mundo continuó con su denuncia de las desviaciones teológicas de la Asamblea. En abril la revista difundió un informe elaborado por 40 teólogos que repetía los argumentos del documento romano en contra de algunas de las conclusiones de la Conjunta. Gran parte de los firmantes eran sacerdotes con estrechos vínculos con la Hermandad Sacerdotal Española como Bernardo Monsegú, Eleuterio Elorduy, Antonio Peinador, Julio Campos o Francisco de P. Solá58. Posteriormente se adhirieron a este informe otros 37 teólogos, profesores y sacerdotes entre los que figuraban el P. Bachs, presidente de la Asociación Sacerdotal San Antonio Mª Claret, el P. Miguel Salaverría, en representación de la Hermandad Sacerdotal de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra que « agrupaba a más de 600 sacerdotes » y otros clérigos vinculados a la Hermandad como Jesús González Quevedo, Martín Prieto o Juan Roig Gironella59.

  • 60 La convocatoria completa en « Jornadas Sacerdotales Internacionales », in Iglesia-Mundo, nº 31 (30 (...)

34Posteriormente Iglesia-Mundo, en otro ejemplo de su defensa del catolicismo conservador, respaldó la celebración de las Jornadas Sacerdotales Internacionales organizadas por la Hermandad Sacerdotal Española en septiembre de 1972. Esta reunión se planteó como una respuesta del clero tradicional a las conclusiones de la Asamblea Conjunta. En el programa original estaba prevista la participación de jerarquías eclesiásticas como Laureano Castán, José Guerra Campos, Rudolf Graber, Marcel Lefebvre, Jean Daniélou o Agnello Rossi. El cardenal Tarancón, temiendo las críticas hacia la Conferencia Episcopal Española tras la polémica del documento romano, desautorizó (en una decisión, sin duda, discutible) la participación de obispos y cardenales en los actos previstos. Una vez modificado el programa inicial, las jornadas se celebraron finalmente con la asistencia de más de dos mil sacerdotes, entre ellos, pequeños grupos de clérigos franceses vinculados al integrismo. Sin embargo, la polémica generada por la desautorización, que fue recogida y amplificada por la prensa nacional, puso de manifiesto la profunda división de la Iglesia española. Iglesia-Mundo apoyó plenamente la organización de la reunión desde el primer momento y defendió la obediencia y rectitud de los sacerdotes asistentes. Una vez más, la revista mostró su identificación con los principios y objetivos de la Hermandad Sacerdotal, asociación en la que estaban integrados muchos de sus colaboradores y en la que Guerra Campos ejercía una influencia esencial60.

Conflictos y decadencia a partir de 1972

  • 61 « ¿Quiénes son los sacerdotes y seglares que constituyen esa Comisión Justicia y Paz ? », in Iglesi (...)
  • 62 « Nota de la Comisión Episcopal de Acción Caritativa y Social », in Los Sitios, 19 de febrero de 19 (...)
  • 63 « Rabat y la Asamblea de Canarias », in Iglesia-Mundo, nº 97 (1ª quincena de julio de 1975), pp. 33 (...)
  • 64 Véase « El Obispo Auxiliar Don Alberto Iniesta presenta tres Ponencias de falsa, dudosa y hasta con (...)
  • 65 Por ejemplo, véase « Respuesta del Papa », in Iglesia-Mundo, nº 129 (15 de febrero de 1977), pp. 1- (...)

35Este análisis del contexto y propósitos fundacionales de Iglesia-Mundo termina en 1972. Sin embargo, la revista siguió publicándose hasta 1994. Entre 1972 y 1975, año de la muerte del general Franco, continuó defendiendo la fe tradicional y el Estado católico franquista. Esta defensa, que no eludió los ataques, supuso críticas a organizaciones eclesiales como Justicia y Paz61 o Caritas62, así como a reuniones diocesanas como la Asamblea de Canarias63 o la Asamblea de Vallecas64 y, en general, a la situación de la Iglesia española, cuyo estado de crisis era responsabilidad principal del cardenal Tarancón. El tono polémico de estas críticas reforzó su distanciamiento con los sectores renovadores de la Conferencia Episcopal Española. Desde 1975 Iglesia-Mundo acentuó sus perfiles políticos y profundamente opuestos al proceso de transición democrática. La publicación se convirtió en órgano de expresión de los grupos de católicos vinculados al tradicionalismo carlista o a Fuerza Nueva. Las críticas hacia la Iglesia española también se endurecieron. No obstante, como dato relevante, que pone de manifiesto la actitud obediente del catolicismo tradicional español a pesar de su malestar con la Iglesia posconciliar, la publicación, aunque contempló con simpatía y comprensión al arzobispo Marcel Lefebvre, mostró su disconformidad con la ruptura de la comunión eclesial y las tentaciones cismáticas del integrismo católico francés a lo largo de los años setenta y ochenta65. Poco a poco la revista, mantenida por el empeño de Rosa Menéndez, la viuda de Jaime Caldevilla, fue perdiendo lectores y presencia pública en paralelo a la desaparición de toda una generación de sacerdotes conservadores, la hostilidad de la Conferencia Episcopal, la profunda secularización de la sociedad española y, sin duda, la crisis de la extrema derecha política. Su último director fue Ricardo Pardo Zancada, militar condenado por su participación en el intento de golpe de estado el 23 de febrero de 1981 y que se doctoró en Ciencias de la Información durante su estancia en prisión.

Conclusiones

36La revista Iglesia-Mundo es una fuente documental clave para conocer la conflictividad intraeclesial de la Iglesia posconciliar en España. Asimismo resulta muy útil para valorar la resistencia del catolicismo nacional al despegue eclesial respecto del régimen franquista. Como se ha pretendido mostrar en este artículo, esta publicación representa un altavoz del malestar de una minoría de la comunidad eclesial española ante la evolución de la Iglesia posconciliar y sus consideradas desviaciones, así como ante la nueva actitud de la Conferencia Episcopal Española en sus relaciones con el Estado durante el tardofranquismo.

37Iglesia-Mundo se engloba dentro de la interpretación conservadora del Concilio Vaticano II y su corriente de rechazo del progresismo y el liberalismo católico. No obstante, sus contenidos están fuertemente condicionados por la situación política y por su respaldo al Estado confesional. En definitiva, en este artículo, que se centra en su periodo fundacional, se ha pretendido ofrecer algunas claves para el estudio de esta publicación que es imprescindible en el análisis de la historia de los conflictos y divisiones de la Iglesia española a lo largo del último franquismo y de los inicios de la Transición desde la insuficientemente investigada óptica de los sectores eclesiales conservadores.

Haut de page

Notes

1 ENRIQUE Y TARANCÓN, Vicente, Confesiones, Madrid, PPC, 1996, pp. 261-262.

2 Para la elaboración de este artículo se han seguido algunas orientaciones metodológicas de otras investigaciones en revistas católicas : VERDERA, Francisco, « Algunas claves para estudiar la revista Ecclesia entre 1941 y 1954 », in Anuario de Historia de la Iglesia, 10 (2001), pp. 95-100 ; CAGIGAS OCEJO, Yolanda, La revista Vida Nueva (1967-1976). Un proyecto de renovación en tiempos de crisis, Pamplona, Eunsa, 2007.

3 Entre los estudios más recientes sobre la Iglesia durante el último franquismo y la transición podemos destacar las obras de CÁRCEL ORTÍ, Vicente, La Iglesia y la transición española, Valencia, EDICEP, 2003 ; YSÀS, Pere, Disidencia y subversión, La lucha del régimen franquista por su supervivencia, 1960-1975, Barcelona, Crítica, 2004 ; MARTÍN DE SANTA OLALLA, Pablo, La Iglesia que se enfrentó a Franco (Pablo VI, La Conferencia Episcopal y el Concordato de 1953), Madrid, Dilex, 2005 ; SERRANO BLANCO, Laura, Aportaciones de la Iglesia a la democracia, desde la diócesis de Valladolid 1959-1979, Salamanca, Publicaciones Universidad Pontificia de Salamanca, 2006 ; BERZAL DE LA ROSA, Enrique, Sotanas rebeldes, Contribución cristiana a la transición democrática, Valladolid, Diputación de Valladolid, 2007. Sobre la oposición conservadora a la evolución de la Iglesia se puede consultar la tesis doctoral del autor : GONZÁLEZ SÁEZ, Juan Manuel, La Hermandad Sacerdotal Española : la resistencia del clero conservador al cambio eclesial y político (1969-1978), tesis doctoral (inédita), Pamplona, 2011.

4 Un detallado análisis sobre el impacto del Concilio Vaticano II en las relaciones Iglesia-Estado en MARTÍN DE SANTA OLALLA, Pablo, La Iglesia que se enfrentó..., op. cit., pp. 23-68.

5 El cardenal Tarancón fue nombrado administrador apostólico de Madrid en mayo de 1971, arzobispo de Madrid-Alcalá en diciembre de 1971 y presidente de la Conferencia Episcopal Española en marzo de 1972.

6 El Papa anunció al cardenal Tarancón, previamente a su nombramiento como presidente de la Conferencia Episcopal, los planes del Vaticano en relación a nuestro país : « pronto habrá cambios importantes en España y para ese momento de la transición yo necesito un hombre de plena confianza en Madrid ». Véase MARTÍN DESCALZO, José Luis, Tarancón, el cardenal del cambio, Barcelona, Planeta, 1982, p. 99.

7 ENRIQUE Y TARANCÓN, Vicente, Confesiones, op. cit., p. 261.

8 CALDEVILLA G.-VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), p. 1.

9 PIÑAR, Blas, Mi réplica al cardenal Tarancón, Madrid, Fuerza Nueva, 1998, p. 61.

10 CALDEVILLA G.-VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), pp. 1-2.

11 La sociedad anónima requirió una nueva autorización diocesana que se concedió el 14 de octubre de 1971. Véase « Cinco calumnias o más vuelven a su nido », Iglesia-Mundo, nº 91 (2ª quincena de marzo de 1975), p. 11. Blas Piñar afirma que el sodalicio se disolvió « para evitar las presiones eclesiales inclinadas al progresismo ». Véase Piñar Blas, Mi réplica..., op. cit., p. 62.

12 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, Archivo General de la Administración (AGA), Ministerio de Información y Turismo (MIT), Gabinete de Enlace (GE), caja 574.

13 CALDEVILLA G., VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), pp. 1-2.

14 Véase MONSEGÚ, B., « Ideas, hechos y dichos », in Roca Viva, nº 40 (abril de 1971), p. 317.

15 ORTEGA, Joaquín L., « La Iglesia española desde 1939 hasta 1976. Resumen cronológico », in CÁRCEL ORTÍ, Vicente (dir.), Historia de la Iglesia en España. La Iglesia en la España contemporánea (1808-1975), Madrid, BAC, 1979, p. 697. En la revista Vida Nueva se expresaba una opinión similar « Aunque su nacimiento no es un alarde de suavidad es recibida con esperanza ; pero pronto derivará hacia posturas de notable intransigencia ». Véase PELAYO, Antonio, « El año más tranquilo entre los posconciliares », Vida Nueva, nº 812 (25 de diciembre de 1971), p. 5.

16 Sobre la resistencia tradicionalista y conservadora al Concilio véase BUONASORTE, Nicla, Tra Roma e Lefebvre, Il tradicionalismo católico italiano e il Concilio Vaticano II, Roma, Studium, 2003, pp. 94-95.

17 « Puntos fundamentales de Iglesia-Mundo », in Iglesia-Mundo, nº 1 (16 de abril de 1971), p. 35.

18 « Heridas ocultas... », in Iglesia-Mundo, nº 1 (16 de abril de 1971), p. 4.

19 Véase « Informe del cardenal Tarancón sobre la revista Iglesia-Mundo », in CÁRCEL ORTÍ, Vicente, Pablo VI y España, Fidelidad, renovación y crisis (1963-1978), Madrid, BAC, 1997, p. 912 y ENRIQUE Y TARANCÓN, Vicente, Confesiones..., op. cit., pp. 262-263.

20 Ibíd., p. 261.

21 Véase « Ha muerto Jaime Caldevilla », in Fuerza Nueva, nº 504 (4 de septiembre de 1976), pp. 30-31 ; « Jaime Caldevilla ha partido para el cielo », in El Pensamiento Navarro (28 de agosto de 1976), reproducido en Dios lo quiere, nº 41 (enero de 1977), p. 8.

22 Iglesia-Mundo, nº 17 (24 de diciembre de 1971), p. 4.

23 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, AGA, MIT, GE, caja 574.

24 CALDEVILLA G.-VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », in Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), p. 14.

25 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, AGA, MIT, GE, caja 574.

26 Sin autor, Subvención urgente a « Iglesia-Mundo », Madrid, 8 de marzo de 1974, Archivo de la Fundación Nacional Francisco Franco (AFNFF), sign. 4066.

27 ALEMÁN Y DE LA SOTA, Manuel, « Revista Iglesia–Mundo », Madrid, 29 de junio de 1972, AGA, MIT, GE, caja 574.

28 Sin autor, Subvención urgente a « Iglesia-Mundo », Madrid, 8 de marzo de 1974, AFNFF, sign. 4066.

29 Sin autor, Subvención urgente a « Iglesia-Mundo », Madrid, 8 de marzo de 1974, AFNFF, sign. 4.066.

30 Véase GARCÍA ORTEGA, Alejo Jesús, « Los curas con sotana dan la cara », in Pueblo, 26 de septiembre de 1974. En 1972 el director de la revista ya negaba, de forma indirecta, la existencia de financiación estatal. Véase CALDEVILLA G.-VILLAR, Jaime, « Primer aniversario », in Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), p. 1.

31 PIÑAR, Blas, Mi réplica al cardenal..., 1998, p. 62.

32 CÁRCEL ORTÍ, Vicente, Pablo VI..., op. cit., pp. 912-913.

33 SAN MARTÍN, J. Ignacio, Servicio especial. A las órdenes de Carrero Blanco (de Castellana a El Aaiún), Barcelona, Planeta, 1983, p. 47.

34 Por ejemplo, José Luis Martín Descalzo, sacerdote estrechamente vinculado al cardenal Vicente Enrique y Tarancón escribía en el diario ABC.

35 Véase « Iglesia », marzo de 1973, Archivo General de la Universidad de Navarra (AGUN), Fondo Laureano López Rodó (FLLR), 005, caja 1/022. Sobre el panorama de las revistas religiosas españolas en el posconcilio véase BARRERA, Carlos, « Revistas católicas y conflictos con el poder político en el tardofranquismo », in Anuario de Historia de la Iglesia, nº 10 (2001), pp. 101-142.

36 Véase informe « Sector religioso. Panorámica del año 1972 », in AGA, MIT, GE, caja 556. Citado en ORTIZ HERAS, Manuel, « Iglesia y control social. De controladora a controlada », in CUEVA MERINO, Julio de la y LÓPEZ VILLAVERDE, Ángel Luis (Coord.), Clericalismo y asociacionismo católico en España : de la Restauración a la Transición. Un siglo entre el Palio y el Consiliario, Cuenca, Universidad de Castilla La Mancha, 2005, p. 188.

37 Ibid., in ORTIZ HERAS, Manuel, « Iglesia y control social ... », op. cit., p. 187.

38 « Por encargo del Sr. Ministro, hay que estudiar la posibilidad de introducir 500 ejemplares de “IGLESIA-MUNDO” en Roma. Se pueden utilizar los canales de las Embajadas, Agregados, Agencia EFE, etc. ». Véase Jefe de la Oficina de Enlace, « Nota para monseñor Santos Beriguistain, asesor religioso de este departamento », Madrid, 6 de noviembre de 1972, AGA, MIT, GE, caja 574. En el archivo se conserva la factura de EDIMSA al Ministerio por el importe de los ejemplares solicitados.

39 Según el análisis realizado por Jesús Sastre y Santiago Lorente, la encuesta describía un clero confuso, con una formación no adecuada a las nuevas exigencias pastorales y con una notable inseguridad teológica, moral y pastoral. Véase LORENTE, Santiago y SASTRE, Vicente J., « Informe socio-religioso del clero español en 1971 », in Razón y Fe, nº 881 (junio de 1971), pp. 585-596 y « Resumen de la Encuesta–Consulta al Clero », in Asamblea Conjunta Obispos–Sacerdotes, Madrid, BAC, 1971, pp. 643-716.

40 La mayoría de las propuestas « se alineaban en pro de una clara renovación, dentro de los límites de la plena ortodoxia y de la sensatez ». Véase ANDRÉS–GALLEGO, José, PAZOS, Antón M. y DE LLERA Luis, Los españoles entre la religión y la política. El franquismo y la democracia, Madrid, Unión Editorial, 1996, p. 184.

41 MONTERO GARCÍA, Feliciano, La Iglesia : de la colaboración a la disidencia (1956-1975). La oposición durante el franquismo/4, Madrid, Encuentro, 2009, p. 264.

42 ORTEGA, Joaquín Luis, « Pablo VI y la Iglesia de España », in Pablo VI y España, Giornate di studio, Madrid, 20-21 maggio 1994, Pubblicazioni dell’Istituto Paolo VI, Brescia, 1996, p. 65.

43 MADRID, Luis, « Si la Asamblea Conjunta fracasase... », in Iglesia-Mundo, nº 9 (6 de agosto de 1971), p. 1.

44 « ¿Rebeldía minoritaria por primera vez en España contra S. Santidad el Papa ? », Iglesia-Mundo, nº 9 (6 de agosto de 1971), p. 1 y « Un grupo de sacerdotes calificados intenta una auténtica revolución eclesiástica en España », Ibídem, pp. 24-31. Según esta publicación, una persona afecta al Secretariado Nacional del Clero solicitó una rectificación a las informaciones difundidas en el nº 9 de la revista amenazando con recurrir a los tribunales por difamación. Véase « De la Prehistoria a la Historia », in Iglesia-Mundo, nº 11 (28 de septiembre de 1971), p. 6.

45 « Un grupo de sacerdotes calificados intenta una auténtica revolución eclesiástica en España », in Iglesia-Mundo, nº 9 (6 de agosto de 1971), p. 27.

46 « Dos hechos históricos ante la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 10 (10 de septiembre de 1971), p. 2.

47 Véase el « Acta de la reunión conjunta de la Comisión Episcopal del Clero y su Secretariado » reproducida en LABOA GALLEGO, Juan María, « La Asamblea conjunta de obispos y sacerdotes de 1970 en España », in Quinzá Lleó, Xavier, Uríbarri Bilbao, Gabino (eds.), Responsabilidad y diálogo. Homenaje a José Joaquín Alemany Briz, S.J. (1937-2001), Madrid, Universidad Pontificia de Comillas, 2002, pp. 98-99.

48 « Nota de la Hermandad Sacerdotal Española », y « Encuentro entre las dos Asambleas », in Iglesia-Mundo, nº 11 (28 de septiembre de 1971), p. 19.

49 En apoyo de la carta presentada a la Asamblea la revista Iglesia-Mundo presentó un resumen de las supuestas irregularidades en la designación de asambleístas en las diócesis de Lugo, Santiago de Compostela, San Sebastián, Segovia, Tarragona, Zamora, Jaca, Pamplona-Tudela, Gerona y Vitoria. Véase « Hechos que corroboran la moción... », Iglesia-Mundo, nº 11 (28 de septiembre de 1971), pp. 13-14. La nota de los sacerdotes conservadores en « Adhesión de la Hermandad sacerdotal española », Ibíd., p. 13.

50 « Estadísticas de la persecución religiosa en España. 1936-1939 », in Iglesia-Mundo, nº 11 (28 de septiembre de 1971), pp. 25 y 27. Las fotografías en pp. 23, 24, 31 y 32.

51 Véase VILLAR, Santiago, « Una ofensa a la historia y a la propia Iglesia », in Iglesia-Mundo, nº 14 (12 de noviembre de 1971), p. 17.

52 « Después de la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 11 (28 de septiembre de 1971), pp. 1-2.

53 « Millares de sacerdotes se dirigen al Episcopado. Comunican su disentimiento de la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 18 (11 de enero de 1972), p. 10.

54 Véase el número extraordinario « Comentarios a las conclusiones de la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 21 (29 de febrero de 1972), pp. 5-49.

55 « El Documento de la Santa Sede sobre la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 22 (13 de marzo de 1972).

56 Por ejemplo, véase ALDAMA, José Antonio de, « Comentarios al documento sobre la naturaleza divina de Jesucristo y la Santísima Trinidad », in Iglesia-Mundo, nº 24 (16 de abril de 1972), pp. 7-13.

57 MIRET, Enrique, « Cambios decisivos en la Iglesia Española », in Triunfo, nº 494 (8 de marzo de 1972).

58 Véase el suplemento : « Estudio de 40 teólogos españoles sobre la Asamblea Conjunta », in Iglesia-Mundo, nº 30, suplemento-documento nº 10 (15 de julio de 1972).

59 « 37 teólogos, profesores y sacerdotes se adhieren al Documento llamado de los 40 », in Iglesia-Mundo, nº 32 (25 de agosto de 1972), p. 31.

60 La convocatoria completa en « Jornadas Sacerdotales Internacionales », in Iglesia-Mundo, nº 31 (30 de julio de 1972), p. 40. La revista dedicó un número especial a las Jornadas : « Inquebrantable adhesión al Papa en las jornadas sacerdotales internacionales de Zaragoza », in Iglesia-Mundo, nº 34 (30 de septiembre de 1972).

61 « ¿Quiénes son los sacerdotes y seglares que constituyen esa Comisión Justicia y Paz ? », in Iglesia-Mundo, nº 19 (30 de enero de 1972), pp. 16-17.

62 « Nota de la Comisión Episcopal de Acción Caritativa y Social », in Los Sitios, 19 de febrero de 1975 ; « 9 consideraciones en nuestra respuesta a la Comisión Episcopal de Acción Caritativa y Social », in Iglesia-Mundo, nº 88-89 (segunda quincena febrero de 1975), pp. 1-2 ; « Carta urgente a los suscriptores y lectores de Iglesia-Mundo », Documento encartado en Iglesia-Mundo, nº 90 (1ª quincena de marzo de 1975).

63 « Rabat y la Asamblea de Canarias », in Iglesia-Mundo, nº 97 (1ª quincena de julio de 1975), pp. 33-34.

64 Véase « El Obispo Auxiliar Don Alberto Iniesta presenta tres Ponencias de falsa, dudosa y hasta contraria doctrina a la Religión Católica », in Iglesia-Mundo, nº 87 (primera quincena de febrero de 1975), p. 22 ; « 6 herejías, 25 errores teológicos y 2 desobediencias a la Iglesia » y « Destacados miembros del partido comunista francés y portugués llegaron a Madrid para asistir a la reunión vallecana », in Iglesia-Mundo, nº 91 (segunda quincena de marzo de 1975), pp. 27-32 y p. 41.

65 Por ejemplo, véase « Respuesta del Papa », in Iglesia-Mundo, nº 129 (15 de febrero de 1977), pp. 1-2 ; « Carta del Papa a mons. Lefebvre », Ibidem, 3-6.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Manuel González Sáez, « El nacimiento de la revista Iglesia-Mundo: la respuesta del catolicismo tradicional a la evolución de la Iglesia española », El Argonauta español [En ligne], 9 | 2012, mis en ligne le 15 janvier 2012, consulté le 27 mai 2017. URL : http://argonauta.revues.org/794 ; DOI : 10.4000/argonauta.794

Haut de page

Auteur

Juan Manuel González Sáez

Universidad de Navarra

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Revues.org